La deshumanización del varón. Introducción

Debajo encontrarán la introducción del libro que estoy escribiendo, basado en la experiencia adquirida con esta bitácora. La deshumanización del varón es un intento de promover esta conversación entre el público general. Si lo encuentras de interés, considera apoyar este proyecto en Patreon.

La deshumanización del varón

Introducción

¿Qué podrían tener en común 54 mujeres lapidadas en Irán[1], tres fallecidas por ablación en Egipto[2] y 276 adolescentes secuestradas por Boko Haram en Nigeria[3]? Desde una perspectiva de género la respuesta es inequívoca: padecieron por ser mujeres. La lapidación y el corte genital pueden ser identificados como métodos para controlar la sexualidad, mientras que el secuestro supone una muestra a la mujer como botín de guerra. Patriarcado, violencia de género, opresión de la mujer e incluso el término machismo podrían ser utilizados para unir estos escenarios.

Ahora bien, ¿qué podrían tener en común 71 hombres lapidados por infidelidad conyugal en Irán[4], 947 fallecidos durante rituales de circuncisión en Sudáfrica[5] y 10.000 varones adolescentes secuestrados por Boko Haram en Nigeria[6]? Pese a que la dimensión de la tragedia es comparable o superior, nadie realizaría un ejercicio unificador similar al presentado para la mujer. De hecho, aunque quisiera, muy probablemente no contaría con las herramientas para hacerlo.

La invisibilidad de los problemas masculinos, sin embargo, comienza mucho antes de las reflexiones de género. Si nos fijamos en los casos femeninos, todas las campañas conocidas para abolir sentencias de lapidación han tenido rostro de mujer. Naciones Unidas se pronunció contra las tres muertes por ablación en Egipto, condenando la práctica reiteradas veces, mientras que el secuestro de Boko Haram generó el movimiento global Bring Back Our Girls (devolvednos a nuestras niñas) que llegó a ser apoyado públicamente incluso por la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama. En marcado contraste, tragedias masculinas comparables o incluso de mayor gravedad como las presentadas no sólo han carecido de un apoyo similar, sino que permanecen invisibles para la gran mayoría del público.

¿Por qué existe tal disparidad de atención? En este libro exploraremos tres factores que se alimentan mutuamente: el menor o inexistente eco mediático en los casos masculinos, la ausencia de un hilado de género que conecte los problemas del hombre por razón de sexo a nivel global e histórico, y la presencia de una narrativa de género deshumanizadora que considera al varón como un sujeto privilegiado y opresor cuyo sufrimiento debe excluir razones de género o, como mucho, considerarlas accidentales a su posición y privilegio.

Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en La deshumanización del varón | Etiquetado | 26 comentarios

Formas de poder femenino y el mito de la dominación masculina en las sociedades campesinas (III)

Campesinos

Pueden leer la primera y la segunda parte de este artículo pulsando en los enlaces 

En esta entrada les presento la tercera y última parte de la traducción del artículo académico “Formas de poder femenino y el mito de la dominación masculina: un modelo de interacción femenina/masculina en la sociedad campesina” escrito por la antropóloga Susan Carol Rogers y publicado en la revista académica American Ethnologist.

Se trata de un artículo de crucial importancia para entender las formas de poder femeninas. Debido a que se trata de un poder no legislado ni institucionalizado, resulta muy difícil de examinar, pero eso no hace que sea menos real y en algunos casos pueda llegar a imponerse al masculino.

El modelo de Rogers se aplica principalmente a las sociedades campesinas, debido a que las decisiones importantes que afectan a la aldea se toman fuera de la comunidad (por parte del gobierno regional o central, por ejemplo), dejando a los varones con un poder simbólico pero poco real, frente a un poder femenino más informal pero efectivo, ya que el ámbito doméstico es el principal centro de producción y consumo de estas sociedades.

Si bien el modelo de Rogers puede no ser aplicable fuera del campesinado, hemos de recordar que a lo largo de la Historia la mayoría de las sociedades han estados compuestas por campesinos en buena parte del planeta, por lo que su importancia no debe ser desestimada.

En esta tercera y última parte la autora da un vuelco a la usual creencia de que la mujer campesina se emancipó con la llegada de la modernidad. Por el contrario, presenta la hipótesis de que con ella llegó su pérdida de poder y el “mito” de la dominación masculina (que realmente escondía un equilibrio de poder entre los sexos) pasó a convertirse en una realidad.

La traducción del artículo ha sido realizada por Marcos Cueva. Yo me he limitado a revisar la traducción y a realizar algunos retoques estilísticos. Todo el mérito es del traductor, y cualquier falta o error que encuentren son míos.

Dado que se trata de un artículo extenso, he resaltado las partes que considero más importantes para quienes deseen realizar una lectura rápida.

Seguir leyendo

Publicado en Bibliografía, General, Historia, Patriarcado, Poder femenino, Relaciones de poder, Roles de género, Tareas domésticas, Trabajo, Tradicionalismo | Etiquetado , , | 3 comentarios

La incitación femenina en las Guerras Carlistas

La incitación femenina en los conflictos armados ha sido un tema recurrente en esta bitácora y continúa dando de sí. Esta vez mostraremos un ejemplo tomado de las Guerras Carlistas en España.

El texto pertenece a la obra de Antonio Pérez de Olaguer, Estampas carlistas, de 1950, y fue originalmente publicado por Gregorio Luri en El Café de Ocata.

Estaba don Carlos de Borbón y de Austria-Este [Carlos VII para los carlistas] en el campamento de la Plewna, rodeado de generales ruso. Naturalmente los rusos abogaban por el valor personal de sus soldados. Y todo lo más que concedían era la igualdad de méritos entre los rusos y los españoles.

-Y, sin embargo -arguyó don Carlos-, aunque a ustedes les parezca mentira, hay algo que supera a esos soldados […]. He visto en Navarra a las muchachas bailando la jota bajo una verdadera lluvia de balas; a las madres pedir con lágrimas en los ojos, por temor a ser desatendidas, que admitiéramos a sus pequeñuelos en las filas para reemplazar a los grandes, muertos aquel mismo día, y a todas, sin que nadie pudiese impedírselo, acudir a los campos de batalla, en los puntos más peligrosos, para llevar agua, vino, municiones arrebatadas por sus manos al enemigo, y cerrando los puños llamar cobardes a sus hijos, a sus hermanos, a sus esposos, ¡los soldados más bravos del mundo!, increpándoles porque no hacían bastante, y diciéndoles: ‘Si nosotras estuviéramos en vuestro lugar, no quedaba un guiri para contarlo.” Al principio del levantamiento, por miedo a las burlas de las mujeres, pedían un fusil hasta los menos belicosos, prefiriendo arrostrar las granadas enemigas mejor que los alfilerazos femeninos.

Huelga decir, como siempre, que con esto no se intenta denostar a la mujer, sino mostrar una vez más que ningún sexo era moralmente superior. Los hombres eran los ejecutores de la guerra, pero eso no quiere decir que las mujeres fueran espectadoras pasivas que miraran con desaprobación la contienda.

Gracias a Athini Glaucopis por proporcionar el enlace.

Publicado en Desechabilidad masculina, General, Guerra, Historia, Poder femenino, Privilegio, Relaciones de poder, Roles de género, Tradicionalismo | Etiquetado , | Deja un comentario

Formas de poder femenino y el mito de la dominación masculina en las sociedades campesinas (II)

Pueden leer la primera y la tercera parte del artículo pulsando en los enlaces

En esta entrada les presento la segunda parte de la traducción del artículo académico “Formas de poder femenino y el mito de la dominación masculina: un modelo de interacción femenina/masculina en la sociedad campesina” escrito por la antropóloga Susan Carol Rogers y publicado en la revista académica American Ethnologist.

Se trata de un artículo de crucial importancia para entender las formas de poder femeninas. Debido a que se trata de un poder no legislado ni institucionalizado, resulta muy difícil de examinar, pero eso no hace que sea menos real y en algunos casos pueda llegar a imponerse al masculino.

El modelo de Rogers se aplica principalmente a las sociedades campesinas, debido a que las decisiones importantes que afectan a la aldea se toman fuera de la comunidad (por parte del gobierno regional o central, por ejemplo), dejando a los varones con un poder simbólico pero poco real, frente a un poder femenino más informal pero efectivo, ya que el ámbito doméstico es el principal centro de producción y consumo de estas sociedades.

Si bien el modelo de Rogers puede no ser aplicable fuera del campesinado, hemos de recordar que a lo largo de la Historia la mayoría de las sociedades han estados compuestas por campesinos en buena parte del planeta, por lo que su importancia no debe ser desestimada.

En esta segunda entrada se conecta la tesis principal de la primera parte con ejemplos concretos de una aldea campesina francesa. En la tercera y última parte se tratarán las conclusiones.

La traducción del artículo ha sido realizada por Marcos Cueva. Yo me he limitado a revisar la traducción y a realizar algunos retoques estilísticos. Todo el mérito es del traductor, y cualquier falta o error que encuentren son míos.

Dado que se trata de un artículo extenso, he resaltado las partes que considero más importantes para quienes deseen realizar una lectura rápida.

Seguir leyendo

Publicado en Bibliografía, General, Historia, Patriarcado, Poder femenino, Roles de género, Tareas domésticas, Trabajo, Tradicionalismo | Etiquetado , , | 4 comentarios

Carta de una esposa a su marido, prisionero durante la Primera Guerra Mundial

Futitlity Closet

La carta

En Love Letters of the Great War (Cartas de Amor durante la Gran Guerra, 2014), Mandy Kirkby cita esta carta de una esposa a su marido, prisionero de guerra en 1917:

Estimado esposo:

Ésta es la última carta que voy a escribirte, porque el día 24 voy a casarme con otro hombre. Entonces no tendré que trabajar más. Ya he trabajado por tres largos años mientras estabas fuera de casa. Todos los demás hombres vuelven a su hogar los días libres, pero ustedes los prisioneros de guerra nunca vienen. Nadie sabe cuánto tiempo pasará hasta que regreses a casa. Por eso voy a casarme de nuevo. Entregaré a los niños al orfanato. ¡Me da asco llevar una vida como ésta! No hay forma de sobrevivir con estas miserables ayudas. En el trabajo siempre se llenan la boca hablando de las mujeres. Ahora no tengo que ir a trabajar, ahora otro hombre va a trabajar para mí. Todas las esposas cuyos maridos son prisioneros de guerra van a hacer lo mismo y se desharán de los niños. Tres años de trabajo son mucho para las mujeres y 20 marcos de ayuda con 10 marcos por niño no son suficientes. No se puede vivir de eso. Ahora todo es demasiado caro. Una libra de beicon cuesta 8 marcos, una camisa, 9 marcos.

Tu esposa

El autor afirma que no sabemos lo que ocurrió con esta pareja, pero las intenciones de la esposa parecen claras.

Vía: Futility Closet. Gracias a Athini Glaucopis por el enlace.

El comentario

Sería atrevido lanzar afirmaciones sobre la situación de hombres y mujeres en el imperio alemán (o en Silesia Superior) con el contenido de una sola carta. Sin embargo, puede constituir un interesante punto de partida para cuestionar elementos que la narrativa de género tiende a dar por sentado. En este documento encontramos que:

Seguir leyendo

Publicado en Desechabilidad masculina, General, Guerra, Historia, Privilegio, Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género, Tradicionalismo | Etiquetado , , , | 24 comentarios