La deshumanización del varón. Introducción

Debajo encontrarán la introducción del libro que estoy escribiendo, basado en la experiencia adquirida con esta bitácora. La deshumanización del varón es un intento de promover esta conversación entre el público general. Si lo encuentras de interés, considera apoyar este proyecto en Patreon.

La deshumanización del varón

Introducción

¿Qué podrían tener en común 54 mujeres lapidadas en Irán[1], tres fallecidas por ablación en Egipto[2] y 276 adolescentes secuestradas por Boko Haram en Nigeria[3]? Desde una perspectiva de género la respuesta es inequívoca: padecieron por ser mujeres. La lapidación y el corte genital pueden ser identificados como métodos para controlar la sexualidad, mientras que el secuestro supone una muestra a la mujer como botín de guerra. Patriarcado, violencia de género, opresión de la mujer e incluso el término machismo podrían ser utilizados para unir estos escenarios.

Ahora bien, ¿qué podrían tener en común 71 hombres lapidados por infidelidad conyugal en Irán[4], 947 fallecidos durante rituales de circuncisión en Sudáfrica[5] y 10.000 varones adolescentes secuestrados por Boko Haram en Nigeria[6]? Pese a que la dimensión de la tragedia es comparable o superior, nadie realizaría un ejercicio unificador similar al presentado para la mujer. De hecho, aunque quisiera, muy probablemente no contaría con las herramientas para hacerlo.

La invisibilidad de los problemas masculinos, sin embargo, comienza mucho antes de las reflexiones de género. Si nos fijamos en los casos femeninos, todas las campañas conocidas para abolir sentencias de lapidación han tenido rostro de mujer. Naciones Unidas se pronunció contra las tres muertes por ablación en Egipto, condenando la práctica reiteradas veces, mientras que el secuestro de Boko Haram generó el movimiento global Bring Back Our Girls (devolvednos a nuestras niñas) que llegó a ser apoyado públicamente incluso por la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama. En marcado contraste, tragedias masculinas comparables o incluso de mayor gravedad como las presentadas no sólo han carecido de un apoyo similar, sino que permanecen invisibles para la gran mayoría del público.

¿Por qué existe tal disparidad de atención? En este libro exploraremos tres factores que se alimentan mutuamente: el menor o inexistente eco mediático en los casos masculinos, la ausencia de un hilado de género que conecte los problemas del hombre por razón de sexo a nivel global e histórico, y la presencia de una narrativa de género deshumanizadora que considera al varón como un sujeto privilegiado y opresor cuyo sufrimiento debe excluir razones de género o, como mucho, considerarlas accidentales a su posición y privilegio.

Cuando hablamos de eco mediático, nos referimos primero a la probabilidad que tiene un hecho de convertirse en noticia, y segundo, a la capacidad de dicha noticia para multiplicarse en distintos medios, cruzar fronteras y mantener el interés a lo largo del tiempo. Un ejemplo ya mencionado es el de las 276 adolescentes secuestradas por Boko Haram, noticia que traspasó fronteras, resonó con fuerza en numerosos medios occidentales y cuyo interés se mantuvo durante días, marcando un antes y un después en la visibilidad de un grupo armado hasta entonces poco conocido. El contrapunto sería el secuestro de más de 200 niños varones por parte de Al-Shabaab en Somalia[7], que no captó la atención de los medios occidentales ni logró un efecto multiplicador, lo que también influyó en la menor o inexistente presión política y los recursos destinados a su rescate.

Sin embargo, la diferencia de eco mediático no suele ser tan drástica, sino que se manifiesta de formas más sutiles. Por ejemplo cuando los medios españoles publican la muerte de una chica por circuncisión en un hospital Egipcio[8], pero ignoran la de un niño varón en Canadá[9]. O cuando deciden publicar un artículo sobre la visión de las mujeres en la guerra de Ucrania y sus penurias[10], pero no realizan un ejercicio similar para los hombres: particularmente aquellos forzados por su gobierno a empuñar las armas. O cuando se publican noticias sobre la imposición del hijab en Irán[11], pero no sobre el hecho de que en el mismo país los hombres sean privados de derechos básicos hasta cumplir un servicio militar de 24 meses[12].

Tomando India como modelo, un ejemplo podemos encontrarlo cuando la noticia de una niña vendida como esclava aparece en los medios hispanohablantes[13], pero no el hecho de que la mayoría de los niños esclavos en el país son varones[14]. El seguimiento que se le da a las noticias también es relevante. Algunos medios publicaron la historia de dos chicas indias que se enfrentaron valientemente a sus acosadores en un autobús[15], siendo aclamadas como heroínas. Para sorpresa de todos, más tarde se reveló que varias mujeres denunciaron que la disputa se originó en torno a un asiento vacante y que las chicas iniciaron la agresión[16], pero esa parte del incidente no fue recogido por nuestra prensa. Otro sería la denuncia mediática hacia la violación marital[17], que todavía no está prohibida por ley en el país, mientras se ignoran otras leyes como aquella que considera violación el que un hombre tenga sexo de mutuo acuerdo con una mujer tras haberle prometido matrimonio y finalmente no pueda o quiera cumplir con dicha promesa[18].

La diferencia de eco mediático en cuanto a la discriminación institucional es quizá el más importante. Pese a que los medios publican con cierta regularidad artículos sobre leyes discriminatorias hacia la mujer, ya sean específicos o incluso con una perspectiva global[19], casos masculinos similares son por lo general ignorados o tratados con indiferencia.

Francia, por ejemplo, penaliza las pruebas de paternidad privadas con hasta 15.000 euros y un año de cárcel[20]. Pruebas que realmente no importan en el caso de Japón, donde un fallo del Tribunal Supremo obliga ahora a los maridos a mantener a los hijos resultantes de la infidelidad de sus parejas[21]. India todavía mantiene una ley contra la infidelidad conyugal que sólo penaliza a los varones[22]. En Rusia, Bielorrusia, Tayikistán y Guatemala, sólo los hombres pueden ser condenados a muerte[23]. Los dos primeros países, junto con Albania y Azerbayán, también aplican la cadena perpetua únicamente al sexo masculino[24]. 37 países imponen una jubilación más tardía a los hombres pese a su menor esperanza de vida[25], y de los 33 que todavía permiten la aplicación de castigos corporales, 19 lo relegan exclusivamente a hombres y niños varones[26]. Por otra parte, 16 naciones africanas sólo criminalizan la homosexualidad masculina[27]. Muchas de estas injusticias, sin embargo, no llegan a convertirse en noticia o no se difunden como las que afectan a las mujeres.

Claro que un mayor eco mediático no solucionaría por sí mismo el problema. El pegamento ideológico que une las tragedias femeninas confiere una mayor fuerza a sus relatos, presentándolos como la parte más visible de un solo horror que tiene múltiples facetas, en lugar de episodios dispersos sin conexión alguna. De ahí que sea necesario un hilado de género.

Hubo noticias, como la de los 1.420 hombres muertos durante la construcción de estadios para el mundial de Qatar[28], que sí obtuvieron una difusión considerable. La tragedia fue retratada como un problema de inmigración, explotación laboral y de derechos humanos. Sin embargo, el ángulo de género permaneció ausente, desvinculando este hecho de otras problemáticas conectadas como la brutal esclavitud laboral masculina que ocurre en otros países y sectores (como el de la pesca en el Sudeste Asiático[29]), que la tasa de muertes laborales en cualquier país es abrumadoramente masculina (96% en España[30], por ejemplo), que los hombres constituyen el 82% de los inmigrantes que pierden la vida en durante la travesía[31], o que numerosos países discriminan a las víctimas masculinas de la trata en su legislación o en la aplicación de la misma[32]. El tratamiento de los varones puede ser contrastado con la forma en que distintos organismos sí abordaron una explotación similar por parte de las trabajadoras domésticas migrantes en Qatar, ligando la agresión física y/o sexual a manos de sus empleadores con la violencia de género y la violencia doméstica[33].

La ausencia de un hilado de género hace posible que ciertos datos hablen de una tragedia humana cuando deberían también apuntar a un problema predominantemente masculino. Consideremos que los hombres constituyen la mayor parte de los muertos civiles y militares en los conflictos armados: sólo en las guerras de Afganistán, Irak y Siria los varones adultos representan el 70%[34], 77%[35] y 82%[36] de las bajas civiles respectivamente, pese a que tendemos a asociarlas principalmente con mujeres y niños. Los hombres también conforman el 79% de las víctimas de homicidio a nivel global[37], el 83% de las muertes en el trabajo doméstico[38] y el 80% de los suicidios[39]. Del mismo modo se encuentran desproporcionadamente representados entre la población reclusa con un 93%[40]. Ciertamente los hombres cometen más crímenes, pero también por el mismo delito y controlando otras variables como el historial criminal terminan en la cárcel el doble de veces que una mujer y reciben condenas un 63% más largas[41]. También triplican a las mujeres como bebedores de alcohol de alta frecuencia[42], las cuadriplican como consumidores de drogas duras[43], y protagonizan el fracaso escolar[44]. Sin embargo, nunca habrá escuchado decir que una sola de las estadísticas enumeradas constituya un problema “de género”, debido a la carencia de un hilo común que pueda conectarlas.

Desde el punto de vista institucional, también ha habido noticias con un eco mediático razonable, pero siempre evitando una perspectiva que arroje luz sobre el sufrimiento masculino por el hecho de ser hombre. Un ejemplo lo tendríamos en Colombia, donde se realizan cacerías humanas para atrapar a aquellos que se niegan a prestar el servicio militar[45]. En Paraguay, 147 niños y adolescentes varones murieron realizándolo desde 1989 a 2012[46]. Mientras tanto, Corea del Sur arroja en la cárcel unos 650 hombres anualmente por negarse a cumplirlo[47]. Tampoco hubo medios que protestaran sexismo cuando Ucrania y los rebeldes pro-rusos decidieron reclutar forzosamente a varones en su territorio para enviarlos al combate[48], o cuando Lituania retomó esta medida ante el temor a una agresión rusa[49]. Mientras estos hechos nunca calificaron como problemas de género, los medios condenaban las diferencias salariales entre los multimillonarios y multimillonarias de Hollywood como evidencia de sexismo en la sociedad actual[50]. Difícilmente podría encontrase un contraste mayor que revele la necesidad de crear un hilo común para los problemas masculinos.

Finalmente, con narrativa de género, nos referimos a la interpretación dominante sobre las relaciones entre los sexos. La idea de que la posición pasada y presente de la mujer se debe a que el varón la ha oprimido históricamente para su propio beneficio, en lugar de ser el resultado de una especialización sexual del trabajo para adaptarse al entorno, además de otros factores históricos que también serán discutidos a lo largo de la presente obra.

Este discurso funciona de forma similar al hilado de género pero construido desde la negatividad: lo que une al sexo masculino son su privilegio, la opresión que ejerce sobre las mujeres, y la violencia que desata tanto contra ellas como contra sí mismo. La última razón es especialmente importante porque se utiliza con frecuencia para justificar la disparidad de atención a los problemas del varón, o en palabras de Julie Bindel[51]: “Bajo la supremacía masculina, los hombres se vigilan unos a otros, despedazando a los más débiles. Ése es un problema que los hombres deben resolver entre ellos…”. Se trata de un discurso que equipara moralmente a víctima y verdugo por pertenecer al mismo sexo, justificando silenciar al primero por las acciones del segundo, asumiendo que ambos comparten la misma forma de pensar y cuentan con el mismo poder.

El triunfo de esta narrativa deshumanizadora ha conseguido que entre los medios cualquier declaración que menosprecie al sexo masculino no sólo sea tolerable, sino merecedora de un titular o encabezado. Algunos titulares como “Confirmado científicamente: los hombres son tontos”[52], “El varón: arma de destrucción masiva”[53], “Los hombres y su pasividad ante la violencia de género (no es casualidad)”[54], “hijos de un dios machista”[55], “Llegará un día en el que los hombres no serán necesarios”[56] o “Para compensar su debilidad frente a las mujeres, los hombres buscan el poder”[57] dan fe del fenómeno.

El problema, por desgracia, va más allá de titulares o artículos anti-masculinos. Bajo esta interpretación de lo que significa ser hombre, se elimina cualquier simpatía hacia su sufrimiento por razón de género, convirtiéndolos en víctimas indignas para medios de comunicación, partidos políticos, instituciones nacionales e internacionales y organizaciones humanitarias. Aunque lo realmente grave es que esta narrativa sirve como pretexto para la aprobación de políticas abiertamente discriminatorias, que terminan contando con el apoyo o la indiferencia tanto de los medios como de la población general.

Durante la crisis migratoria de los refugiados, el gobierno uruguayo afirmó que no recibiría a hombres escudándose en un incidente de violencia doméstica nunca confirmado. Como relató el diario El Observador[58]: “El presidente agregó que el gobierno no tiene ‘denuncias concretas ni nada por el estilo’, pero ‘lo que existe es una información global de formas culturales que tienen en otras partes del mundo –entre ellas en Siria– en las relaciones del hombre con la mujer’”. Continuando en el ámbito de los refugiados, Canadá decidió no acoger a aquellos que fueran hombres sin familia[59], sin que ello despertara queja alguna entre los defensores de la igualdad. De hecho Justin Trudeau, primer ministro del país, se autodenominaba feminista[60].

El plan migratorio del gobierno marroquí incluirá la regularización de todas las mujeres inmigrantes, mientras que a los hombres se les evaluará caso por caso[61]. Lo interesante de este programa es que está financiado por la Unión Europea[62], pero su Instituto Europeo por la Igualdad de Género jamás se dignó a escribir una sola nota de protesta. El Congreso de Guatemala aprobó una ley por la en 2016 para buscar únicamente a los desaparecidos de sexo femenino[63], y España rescató el delito de autor para imponer penas superiores a los varones en casos de violencia contra la pareja[64]. Aunque quizá una de las iniciativas más sangrantes fue la exclusión de los hombres de las políticas microfinancieras para salir de la pobreza, exclusión que fue apoyada por Naciones Unidas y aplaudida desde diarios como El País[65].

La narrativa de género actual no sólo ayuda a perpetuar el silencio sobre problemas tradicionalmente masculinos, provocando que los medios ­de forma consciente o inconsciente­ rechacen noticias que no se ajustan a dicha narrativa: también constituye el recurso ideológico empleado para justificar nuevas discriminaciones. Los problemas masculinos por razón de género se niegan o minimizan debido a la calidad de opresor adjudicada a los hombres, y las medidas discriminatorias se reinterpretan como una erosión de sus privilegios. O en pocas palabras: se lo merecen.

Esta obra abordará la narrativa de género, el eco mediático y el hilado de género en tres secciones. La primera parte construirá una alternativa a la narrativa de género actual analizando la historia de las relaciones de género para desterrar una visión del pasado tan estereotipada como dañina que ha deshumanizado al varón. La segunda se centrará en el presente y prestará especial atención a problemas masculinos actuales y al comportamiento de medios, gobiernos e instituciones frente a los mismos, incluyendo la influencia o ausencia de eco mediático. La tercera sección se centrará en reflexiones para el futuro, como la adopción de un hilado de género con el que tratar los problemas masculinos, así como propuestas concretas para solucionarlos. Bienvenido a un nuevo discurso de género.

¿Te ha gustado? Considera apoyar este proyecto en Patreon.


Notas

[1] Farshad Hoseini, «List of known cases of death by stoning sentences in Iran (1980-2010)» (International Committee against Execution, 2010), 5-8, http://stopstonningnow.com/wpress/SList%20_1980-2010__FHdoc.pdf.

[2] Bismah Malik, «Egypt Reports Its First Female Circumcision Death in 3 Years», International Business Times India, 1 de junio de 2016, sec. Society, http://www.ibtimes.co.in/egypt-reports-its-first-female-circumcision-death-3-years-680860.

[3] AllAfrica, «Nigeria: Authorities -276 Kidnapped Girls Still Missing in Nigeria», Voice of America (Washington, DC), 2 de mayo de 2014, sec. Stories, http://allafrica.com/stories/201405021859.html.

[4] Hoseini, «List of known cases of death by stoning sentences in Iran (1980-2010)».

[5] Dingeman J. Rijken, «Initiation deaths in the Eastern Cape» (Ulwaluko, 20 de septiembre de 2015), http://www.ulwaluko.co.za/Problems_files/Statistics.pdf.

[6] Drew Hinshaw y Joe Parkinson, «The 10,000 Kidnapped Boys of Boko Haram», Wall Street Journal, 12 de agosto de 2016, sec. Page One, http://www.wsj.com/articles/the-kidnapped-boys-of-boko-haram-1471013062.

[7] Mohamed Beerdhige, «Shabaab Force 200 Children to Join Forces», Somalia Report, 22 de enero de 2012, sec. HomeLAND, http://www.somaliareport.com/index.php/post/2596/Shabaab_Force_200_Children_to_Join_Forces.

[8] Francisco Carrión, «Muere una adolescente de 17 años en Egipto durante una ablación», El Mundo, 31 de mayo de 2016, sec. Sociedad, http://www.elmundo.es/sociedad/2016/05/31/574d47f9268e3e29538b4641.html.

[9] Jacques Gallant, «Secrecy questioned about baby’s death after circumcision», The Toronto Star, 26 de octubre de 2015, sec. GTA, https://www.thestar.com/news/gta/2015/10/26/secrecy-questioned-about-babys-death-after-circumcision.html. La noticia tuvo mayor difusión en los medios anglófonos.

[10] Antonio Pampliega, «Mujeres a pie de guerra», El País, 12 de marzo de 2015, sec. Crisis de Ucrania, http://elpais.com/elpais/2015/03/10/planeta_futuro/1426013320_767764.html.

[11] Zahira Membrado, «Los hombres se ponen velo en Irán como señal de protesta», El Mundo, 29 de julio de 2016, sec. Sociedad, http://www.elmundo.es/sociedad/2016/07/29/579b0b02ca474156648b4604.html.

[12] MEE Staff, «Iran to crack down on evaders of military service», Middle East Eye, 20 de junio de 2016, sec. News, http://www.middleeasteye.net/news/iran-arrest-more-dodgers-compulsory-military-service-1073666426.

[13] Thomas Reuters Foundation, «Venden a una niña de 11 años por 15 dólares en India», El Mundo, 26 de septiembre de 2016, sec. Sociedad, http://www.elmundo.es/sociedad/2016/09/26/57e9477846163fec6f8b4609.html.

[14] Pauline Oosterhoff y Rituu B. Nanda, «In India child slaves are mostly boys not girls», Institute of Development Studies, 2 de abril de 2016, http://web.archive.org/web/20160402051544/http://www.ids.ac.uk/opinion/in-india-child-slaves-are-mostly-boys-not-girls.

[15] ABC.es, «Acosan sexualmente a dos chicas en el autobús y nadie hace nada por defenderlas», ABC, 1 de diciembre de 2014, sec. Tecnología, http://www.abc.es/tecnologia/redes/20141201/abci-acosan-sexualmente-autobus-201412011535.html.

[16] Varinder Bhatia y Sumegha Gulati, «Haryana Government puts bravery award on hold for Rohtak sisters», The Indian Express, 5 de diciembre de 2014, sec. Top News, http://indianexpress.com/article/india/india-others/bravehearts-haryana-government-puts-bravery-award-on-hold-for-rohtak-sisters/.

[17] Elena Del Estal, «¿Por qué la violación dentro del matrimonio aún no es un crimen en India?», Público, 16 de marzo de 2016, sec. Sociedad, http://www.publico.es/sociedad/violacion-marital-no-considerada-crimen.html.

[18] S. Rukmini, «The many shades of rape cases in Delhi», The Hindu, 29 de julio de 2014, sec. Popular, http://www.thehindu.com/data/the-many-shades-of-rape-cases-in-delhi/article6261042.ece?

[19] Europa Press, «¿Virginidad? ¿Violencia de género legal? Las leyes del mundo más denigrantes para la mujer», ABC, 3 de agosto de 2015, sec. Sociedad, http://www.abc.es/sociedad/20150308/abci-leyes-mundiales-denigrantes-mujer-201503080821.html.

[20] International Biosciences, «Paternity Testing Ban Upheld in France», International Biosciences, accedido 15 de julio de 2016, https://www.ibdna.com/paternity-testing-ban-upheld-in-france/.

[21] Japan Today, «Supreme Court rules DNA test results cannot revoke paternal status of child’s father», Japan Today, 18 de julio de 2014, sec. National, http://www.japantoday.com/category/national/view/supreme-court-rules-dna-test-results-cannot-revoke-paternal-status-of-childs-father.

[22] Dhananjay Mahapatra, «Adultery law biased against men, says Supreme Court – Times of India», The Times of India, 3 de diciembre de 2011, sec. India, http://timesofindia.indiatimes.com/india/Adultery-law-biased-against-men-says-Supreme-Court/articleshow/10964790.cms.

[23] Cornell Law School, «Women», Death Penalty Worldwide, 25 de enero de 2012, http://www.deathpenaltyworldwide.org/women.cfm.

[24] «Life Imprisonment», Wikipedia, the Free Encyclopedia, 30 de julio de 2016, https://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Life_imprisonment&oldid=732271983.

[25] «Retirement Age», Wikipedia, the Free Encyclopedia, 31 de mayo de 2016, https://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Retirement_age&oldid=723023986; Stefano Farné, «Pensiones y mujeres», El Espectador, 28 de febrero de 2015, sec. Economía, http://www.elespectador.com/noticias/economia/pensiones-y-mujeres-articulo-546621.

[26] «Judicial Corporal Punishment», Wikipedia, the Free Encyclopedia, 28 de febrero de 2016, https://en.wikipedia.org/w/index.php?title=Judicial_corporal_punishment&oldid=707377012; Colin Farrell, «World Corporal Punishment Research», CorPun, 1 de abril de 2016, http://www.corpun.com/#rrmo.

[27] Global Legal Research Directorate, «Laws on Homosexuality in African Nations» (The Law Library of Congress, febrero de 2014), http://www.loc.gov/law/help/criminal-laws-on-homosexuality/homosexuality-laws-in-african-nations.pdf.

[28] Rosa Meneses, «“Por cada partido que se juegue en el Mundial de Fútbol de Qatar habrán muerto 62 trabajadores”», El Mundo, 26 de mayo de 2015, sec. Fútbol, http://www.elmundo.es/internacional/2015/05/26/5564ad6eca4741bb698b45a2.html.

[29] Rocío Galván, «Esclavos del siglo XXI», El Mundo, 10 de junio de 2013, sec. Mundo, http://www.elmundo.es/elmundo/2013/06/07/internacional/1370620152.html.

[30] UGT, «Informe Accidentes de Trabajo. Enero-diciembre 2011» (Unión General de Trabajadores, 2012), 36, http://portal.ugt.org/saludlaboral/infor_acci_trab/informe_accidentes_trabajo_ene-dic2011.pdf.

[31] Tara Brian y Frank Laczko, eds., Fatal Journeys: Tracking Lives Lost during Migration (Geneva, Switzerland: International Organization for Migration (IOM), 2014), 27-28.

[32] Carlos Rodríguez, «Cuando su vida vale menos: la discriminación institucional del hombre como víctima de la trata», ¿Quién se beneficia de tu hombría?, 12 de julio de 2015, https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2015/07/12/cuando-su-vida-vale-menos-la-discriminacion-institucional-del-hombre-como-victima-de-la-trata/.

[33] Amnesty International, «“My Sleep Is My Break”. Exploitation Of Migrant Domestic Workers In Qatar» (London: Amnesty International International Secretariat, 2014), 6, http://www.amnestyusa.org/research/reports/my-sleep-is-my-break-exploitation-of-migrant-domestic-workers-in-qatar.

[34] United Nations Assistance Mission in Afghanistan, «Afghanistan Mid-year Report 2015. Protection of Civilians in Armed Conflict» (Kabul: United Nations Office of the High Commissioner for Human Rights, 2015), 1, 6, http://www.ohchr.org/Documents/Countries/AF/UNAMA_Protection_of_Civilians_in_Armed_Conflict_Midyear_Report_2015.docx.

[35] Iraq Body Count, «The War in Iraq: 10 years and counting», Iraq Body Count, 19 de marzo de 2013, https://www.iraqbodycount.org/analysis/numbers/ten-years/.

[36] Syrian Observatory for Human Rights, «About 2 million people killed and wounded in 47 months, and it is still not enough…», Syrian Observatory for Human Rights, 7 de febrero de 2015, https://web.archive.org/web/20150202044211if_/https://w.soundcloud.com/player/?url=https://soundcloud.com/syriahr&auto_play=false&show_artwork=true.

[37] UNODC, «Estudio Mundial sobre el Homicidio 2013», Resumen Ejecutivo (Viena: Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito), accedido 18 de julio de 2016, http://www.unodc.org/documents/gsh/pdfs/GLOBAL_HOMICIDE_Report_ExSum_spanish.pdf.

[38] T. R. Driscoll et al., «Unintentional Fatal Injuries Arising from Unpaid Work at Home», Injury Prevention: Journal of the International Society for Child and Adolescent Injury Prevention 9, n.o 1 (marzo de 2003): 6.

[39] «Defunciones según la Causa de Muerte. Año 2010.» (Instituto Nacional de Estadística, 20 de marzo de 2012), 3, http://www.ine.es/prensa/np703.pdf; WHO, «Suicide rates per 100,000 by country, year and sex (Table)», World Health Organization, 2012, https://web.archive.org/web/20130206064542/http://www.who.int/mental_health/prevention/suicide_rates/en/index.html.

[40] «Población reclusa», Instituto Nacional de Estadística, 2014, http://www.ine.es/jaxi/tabla.do.

[41] Michigan Law, «Prof. Starr’s research shows large unexplained gender disparities in federal criminal cases», University of Michigan, 16 de noviembre de 2012, http://www.law.umich.edu/newsandinfo/features/Pages/starr_gender_disparities.aspx.

[42] Lorenzo Sánchez Pardo, José Navarro Botella, y Juan Carlos Valderrama Zurián, «Estudio internacional sobre género, alcohol y cultura “proyecto GENACIS”», ed. Sociedad española de toxicomanías (Sociedad Española de Toxicomanía, 2004), 137, http://www.documentacion.edex.es/docs/1104SANest.pdf.

[43] Ibid., 304.

[44] María Calvo Charro, «Fracaso escolar: un problema principalmente masculino.», Tribuna, 23 de febrero de 2011, http://blogs.elconfidencial.com/espana/tribuna/2011-02-23/fracaso-escolar-un-problema-principalmente-masculino_727079/.

[45] José Loaiza Bran, «Ejército continuará con las batidas y dice que son legales», http://www.elcolombiano.com, 11 de marzo de 2014, sec. Histórico, http://www.elcolombiano.com/historico/ejercito_continuara_con_las_batidas_y_dice_que_son_legales-DWEC_285886.

[46] Erwing Augsten, «Víctimas del servicio militar obligatorio: casos de muerte de niños soldados y conscriptos, 1989-2012.» (Asunción: Servicio Paz y Justicia, 2012), 108, http://www.serpajpy.org.py/wp-content/uploads/2012/10/V%C3%ADctimas-del-Servicio-Militar-Obligatorio.pdf.

[47] Jeong Eun-Young, «SKorea jails hundreds for refusing military stints | The Big Story», Associated Press, 17 de enero de 2014, sec. The Big Story, http://bigstory.ap.org/article/skorea-jails-hundreds-refusing-military-stints.

[48] EFE, «Prorrusos movilizarán a 100 mil hombres para la batalla final al este de Ucrania», Crónica, 3 de febrero de 2015, sec. Mundo, http://www.cronica.com.mx/notas/2015/881536.html.

[49] Agencias, «Lituania restablece el servicio militar obligatorio», El País, 24 de febrero de 2015, sec. Internacional, http://internacional.elpais.com/internacional/2015/02/24/actualidad/1424807694_938666.html.

[50] Pablo Scarpellini, «Las mujeres de Hollywood, en guerra por la brecha salarial y la desigualdad», El Mundo, 17 de octubre de 2015, sec. LOC, http://www.elmundo.es/loc/2015/10/17/56211d05ca4741d5098b4593.html.

[51] Julie Bindel, «Why men must be excluded from feminism to stop it becoming all about them», Newsweek, 29 de septiembre de 2016, http://www.newsweek.com/why-men-must-be-excluded-feminism-stop-it-becoming-all-about-them-504298.

[52] «Confirmado científicamente: “Los hombres son tontos”», RT, diciembre de 2014, sec. Breves, https://actualidad.rt.com/ciencias/160156-ciencia-prueba-hombres-idiotas.

[53] Jose Ignacio Torreblanca, «El varón, arma de destrucción masiva», El País, 25 de enero de 2014, España edición, sec. Sociedad, http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/25/actualidad/1390669671_059501.html.

[54] Miguel Lorente Acosta, «Los hombres y su pasividad ante la violencia de género (no es casualidad)», El País, 7 de marzo de 2015, sec. Opinión, http://politica.elpais.com/politica/2015/03/05/actualidad/1425575871_482851.html.

[55] Moncho Alpuente, «Hijos de un Dios machista», Cabeza de ratón, 30 de enero de 2015, http://blogs.publico.es/moncho-alpuente/2015/01/30/hijos-de-un-dios-machista/.

[56] Bryan Sykes, «Llegará un día en que los hombres no serán necesarios», Magazine El Mundo, 14 de septiembre de 2003, http://www.elmundo.es/magazine/2003/207/1063363474.html.

[57] Pilar Quijada, «“Para compensar su debilidad frente a las mujeres los hombres buscan el poder”», ABC, 18 de mayo de 2015, sec. Ciencia, http://www.abc.es/ciencia/20150518/abci-para-compensar-debilidad-frente-201505152034.html.

[58] «Giro del gobierno: Uruguay solo recibirá mujeres y niños sirios», El Observador, 4 de febrero de 2015, sec. Nacional, http://www.elobservador.com.uy/giro-del-gobierno-uruguay-solo-recibira-mujeres-y-ninos-sirios-n297449.

[59] EFE, «Canadá solo aceptará a mujeres, niños y familias en su plan de acoger a 25.000 refugiados sirios», ABC, 23 de noviembre de 2015, sec. Internacional, http://www.abc.es/internacional/abci-canada-solo-aceptara-mujeres-ninos-y-familias-plan-acoger-25000-refugiados-sirios-201511231714_noticia.html.

[60] Robin L. King, «Justin Trudeau called out for statements made about music causing violence against women», The Star, 22 de septiembre de 2015, sec. Federal Election 2015, https://www.thestar.com/news/federal-election/2015/09/22/justin-trudeau-points-finger-at-communities-for-causing-violence-against-women.html.

[61] Elena González, «Marruecos dará la residencia a cerca de 16.000 inmigrantes, el 60% de los que lo pidieron», ElDiario.es, 22 de enero de 2015, sec. Desalambre, http://www.eldiario.es/desalambre/Marruecos-regularizara-inmigrantes_0_348566104.html.

[62] Elena González, «Así es la política de integración de Marruecos que financia Europa», ElDiario.es, 19 de febrero de 2015, sec. Desalambre, http://www.eldiario.es/desalambre/politica-migratoria-Marruecos-financia-Europa_0_358365013.html.

[63] Jessica Gramajo, «Aprobación de Ley causa disputa sexista», Prensa Libre, 28 de enero de 2016, sec. Política, http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/aprobacion-de-ley-causa-disputa-sexista.

[64] España. Ley orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género. Boletín Oficial del Estado, 29 de diciembre de 2004, num. 313, p. 42174

[65] Natalia Junquera, «Por qué es mejor dar el dinero a las mujeres», El País, 10 de junio de 2008, sec. Sociedad, http://elpais.com/diario/2008/06/10/sociedad/1213048801_850215.html.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La deshumanización del varón y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a La deshumanización del varón. Introducción

  1. Pingback: El libro “la deshumanización del varón” se financiará a través Patreon. Cómo colaborar | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  2. Glen dijo:

    muy buena introduccion, aunque en la parte “El Congreso de Guatemala aprobó una ley por la en 2016 para buscar únicamente a los desaparecidos de sexo femenino” no se entendio muy bien o te falto poner algo.

    En fin con todas las pruebas que das y su analisis imposible no darse cuenta de como el hombre cada vez es mas desechable para el mundo.

  3. Isidro dijo:

    Cuenta conmigo. Muy bien la introducción. Es imposible para cualquier ser racional refutar tantas evidencias juntas. Enhorabuena.

  4. MartinC dijo:

    Espero la salida de tu libro desde que me enteré que estabas escribiendo uno.
    Cuentas con mi apoyo, te felicito.

  5. Jose luis dijo:

    Magnífico!! Difundo y colaboro

  6. jose sanchez parra dijo:

    Muy interesante la aportación de datos. Felicitaciones al autor

  7. JuanRa dijo:

    Gracias por poner razon y datos a la incoherencia del mundo que nos rodea. Estaba destruyendo mi vida asi como la concepcion de mi mismo. He crecido en los noventa creyendo en una especie de pecado original del varon contando solo con mi orgullo como contrapunto. No hay que decir que el orgullo no es un gran razonador y por tanto un apoyo endeble. Es asombroso como esta suerte de condicionamiento mental logra hacer invisible la espina que te hace sangrar. Me estaba volviendo loco el notar dolor y no ver la herida. Ya cuentas con mi austero apoyo. Gracias, gracias, gracias.

  8. B dijo:

    Qué significa “blog masculinista”? Gracias,

  9. Alberto dijo:

    Creo que hay un diminuto fallo en el prólogo, o quizás sea yo él que está equivocado, me refiero a este párrafo ‘España rescató el delito de autor para imponer penas superiores a los varones en casos de violencia contra la pareja’
    Lo correcto sería hablar de varones heterosexuales, ¿No? Ya que los hombres no reciben penas mayores si maltratan a sus parejas masculinas, me equivoco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s