Carta de una esposa a su marido, prisionero durante la Primera Guerra Mundial

Futitlity Closet

La carta

En Love Letters of the Great War (Cartas de Amor durante la Gran Guerra, 2014), Mandy Kirkby cita esta carta de una esposa a su marido, prisionero de guerra en 1917:

Estimado esposo:

Ésta es la última carta que voy a escribirte, porque el día 24 voy a casarme con otro hombre. Entonces no tendré que trabajar más. Ya he trabajado por tres largos años mientras estabas fuera de casa. Todos los demás hombres vuelven a su hogar los días libres, pero ustedes los prisioneros de guerra nunca vienen. Nadie sabe cuánto tiempo pasará hasta que regreses a casa. Por eso voy a casarme de nuevo. Entregaré a los niños al orfanato. ¡Me da asco llevar una vida como ésta! No hay forma de sobrevivir con estas miserables ayudas. En el trabajo siempre se llenan la boca hablando de las mujeres. Ahora no tengo que ir a trabajar, ahora otro hombre va a trabajar para mí. Todas las esposas cuyos maridos son prisioneros de guerra van a hacer lo mismo y se desharán de los niños. Tres años de trabajo son mucho para las mujeres y 20 marcos de ayuda con 10 marcos por niño no son suficientes. No se puede vivir de eso. Ahora todo es demasiado caro. Una libra de beicon cuesta 8 marcos, una camisa, 9 marcos.

Tu esposa

El autor afirma que no sabemos lo que ocurrió con esta pareja, pero las intenciones de la esposa parecen claras.

Vía: Futility Closet. Gracias a Athini Glaucopis por el enlace.

El comentario

Sería atrevido lanzar afirmaciones sobre la situación de hombres y mujeres en el imperio alemán (o en Silesia Superior) con el contenido de una sola carta. Sin embargo, puede constituir un interesante punto de partida para cuestionar elementos que la narrativa de género tiende a dar por sentado. En este documento encontramos que:

1. El trabajo es percibido por la mujer como un mal necesario, no una aspiración para liberarse. Dado que hasta tiempos recientes la mayoría de los trabajos eran duros y sucios, no tendían a percibirse como fuente de realización personal o liberación.

2. La seguridad económica del matrimonio se percibía como una alternativa preferible a ocupar el papel laboral del varón. Las razones serían las mismas que en el primer punto. A esto hemos de añadir que si buena parte del trabajo se basaba en la fuerza física, las mujeres con casi toda probabilidad cobrarían menos, por una menor productividad real o percibida.

3. La entrega y dedicación de la madre hacia los hijos no se ajusta a las expectativas contemporáneas. Aunque nunca podré saberlo con certeza, tiendo a pensar que la autora de la carta pertenece a una clase acomodada, y hasta que llegaron las penurias de la guerra delegaba la crianza de sus hijos a sirvientas y niñeras. Ello podría explicar el distanciamiento que siente hacia sus hijos y la facilidad que tiene para desprenderse de ellos, o simplemente se trata de una persona horrible (aunque lo sería en cualquier escenario).  También puede que afirme esto para torturar a su marido, pero entonces no tendría sentido que más tarde se excusara diciendo “todas las mujeres casadas con prisioneros de guerra van a hacer lo mismo”.

Recordemos en cualquier caso que la idea de que los hijos están mejor con la madre toma fuerza a finales del Siglo XIX, pero no necesariamente evoluciona con la misma rapidez en todos los países europeos. En épocas anteriores, durante la Edad Media y Moderna, tras la muerte o desaparición del padre, la custodia de los hijos no se adjudicaba directamente a la madre, sino al tutor nombrado por el padre (que podía ser la madre, pero también un hermano u otro pariente masculino). La razón que solía darse para no otorgar la custodia directamente a la madre era que ésta tendía a casarse otra vez y podía llegar a matar o dejar matar a los niños para asegurar su enlace matrimonial o complacer a su nuevo marido. Cito (p.  316):

la muger suele amar tanto al nuevo marido, que non tan solamiente le darie los bienes de sus fijos, mas aun que consintirie en la muerte dellos por facer placer a su marido.

Si bien las viudas que ejercieron este comportamiento debían ser una clara minoría, la  carta nos indica que desenlaces similares podían efectivamente ocurrir, pues el vínculo materno-filial no sería necesariamente como lo imaginamos hoy. De hecho incidentes similares ocurren en la actualidad, aunque reemplazando el nuevo marido por un novio con el que generalmente se cohabita.

De nuevo, creo que esta carta puede ser un buen punto de partida para iniciar una investigación más amplia, y aunque por sí sola es insuficiente para sacar conclusiones rotundas, se suma a los numerosos textos recopilados en esta bitácora donde ponemos en cuestión la perspectiva histórica resultado de la narrativa de género.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Desechabilidad masculina, General, Guerra, Historia, Privilegio, Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género, Tradicionalismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Carta de una esposa a su marido, prisionero durante la Primera Guerra Mundial

  1. victorpinag dijo:

    ¿Por qué no estoy sorprendido? Pero ninguna femirrata lo vería como una pieza de evidencia objetiva, más bien diría que “la objetividad y evidencia son herramientas del patriarcado”.

    • Recuerdo que aunque esto pueda ser verdad, hace falta más documentación para sacar conclusiones. He recopilado bastante en la sección de Historia, pero queda mucho por hacer.

    • Como dije, puede ser verdad pero hace falta más documentación para emitir juicios sobre cómo era una región en un período histórico determinado. El problema es que la desigualdad de género sólo se estudia e investiga en una sola dirección: la que perjudica a la mujer.

      • victorpinag dijo:

        A largo plazo, les perjudicará aún más que, por ejemplo, la huelga de matrimonios.

  2. Anónimo dijo:

    Me parece que en lineas generales la visión que ofreces con tu articulo y con la carta de la esposa al prisionero de Guerra son acertadas pero conviene establecer alguna que otra matización.

    Me parece un acierto que hables de “matrilocalidad” y “patrilocalidad”.

    Desgraciadamente están mucho mas extendidos los términos de “matriarcado” y “patriarcado” que son muy dados a generar confusión.

    Dices que las sociedades “patrilocales” colocan al hombre en el ….centro.
    Esa centralidad del hombre creo que es cuando menos cuestionable.
    Si y lo colocan en el centro la pregunta es :

    ¿En el centro de los derechos o en el centro de las responsabilidades?

  3. Anónimo dijo:

    Como tu mismo indicas en tu articulo las “funciones” de hombre eran básicamente de “PROVEEDOR”.

    Tu mismo plantas la pregunta al mencionar las partidas de Alfonso X:

    Proveer a la esposa según la riqueza de cada uno.
    Proveer a los hijos
    Proveer a los padres y abuelos
    Proveer a los nietos y/o bisnietos,
    Dotar a las hijas,
    Dotar a las hijas y bisnietas, etc, etc, etc.

    El papel fundamental del hombre evidentemente ha sido históricamente el de PROVEER.

    Solamente que olvidas en ese listado que también debía PROVEER al Rey o Reina.

    El siervo varon debía PROVEER a la monarquia en general en época de los reinos.

    Posteriormente asimismo debía PROVEER al Estado, y también a la empresa o a la Fabrica en general.

    Los diezmos que se PROVEIAN asimismo a la Iglesia los hacían los varones.

    Toda la estructura feudal de siervos, y esclavistas se basan en obtener BENEFICIOS Y PLUSVALIAS fundamentalmente de sus trabajadores …..masculinos.

    Todo el sistema PRODUCTIVO del que CHUPAN todos los parasitos de la ONU como los de Bruselas con sus sueldazos entre siesta y siesta, y reunión y reunión se basan en la función productiva de aquellos que ejercen siempre de ……tropa.

    Por eso tenemos ese discurso de Bruselas y de la ONU en general, diciendo que esos proveedores y esa TROPA son unos vagos y no proveen lo suficiente y que no deben jubilarse NUNCA.

    Para ello, y para que sigan proveyendo al varon lo han tenido siempre atrapado a través de figuras como la de:

    Esclavo
    Siervo
    Aparcero
    Trabajador asalariado
    Marido
    Padre

    Los tributos e impuestos siempre se han derivado de tenerlo atrapado por sus obligaciones “familiares”.

    Para el varon ha sido primero su “familia” (esposa e hijos fundamentalmente sus mecanismos de “control”).

    No olvidemos que tu mismo lo has dejado claro.

    En su propia casa tenia a sus primeros………….. recaudadores de impuestos.

    La prueba irrefutable de ello es que el hombre también debía PROVEER a los hijos de su mujer, fueran estos consecuencia de uno o varios adulterios o de uno o varios matrimonios anteriores.

    Sin embargo ninguna ley ha obligado historicamente a la esposa a que cuide ni mantenga a los hijos que su esposo tenga que otra u otras.

    Esa distinción llevaba a una pirámide donde las obligaciones del hombre no acaban con un servicio militar para el estado de 3 o 4 años en una época donde era mucho mas reducida la esperanza de vida.

    Su vida laboral y como PROVEEDOR OFICIAL empezaba por ejemplo a los 11 o 12 años y no dejaba de hacerlo hasta que …..moría.

    Todo ello con la coaccion de penas de cárcel por cobardía o deserción por incumplimiento de sus obligaciones militares o penas de cárcel por su incumplimiento de sus funciones de padre, esposo o ……ex esposo.

    Es mas, en Escocia si precisamente se establecio el primer sistema moderno y antecedente del sistema de pensiones fue para garantizar que una vez muerto el varón pudiera seguir PROVEIENDO a su viuda.

    Por el contrario tu mismo has podido comprobar que ocurria cuando por guerra, enfermedad mutilación o paro o crisis económica quedaba reducida o mermada su capacidad de PROVEEDOR.

    La función PROVEEDORA parece sencilla y fácil y hasta envidiable en época de bonanza económica.

    Ello explica en buena parte los éxitos del feminismo en el periodo del despegue económico de la sociedad mas opulenta del planeta.

    No es por casualidad que el feminismo no aparezca ni se desarrolle en ….Somalia, solo por poner un ejemplo.

    Tampoco se desarrollo en Mexico, que es un pais ubicado en una parecida…… latitud.

    Ello explica que asimismo sobre los trabajos asalariados fuera de casa y sobre las tareas domesticas existiera una DOBLE PERCEPCION.

  4. Anónimo dijo:

    Es mucho mas fácil hablar de alienación del ama de casa en las sociedades opulentas que viven un despegue económico con fuerte desarrollo del sector servicios, tal como lo hiciera Betty Friedman.

    Eso se ha hecho evidente en las declaraciones de las feministas que siempre hablan de reparto del PASTEL. De repartos de sillones en parlamentos, senados, y alcaldías. Repartos de puestos ejecutivos. Repartos de tareas domesticas, etc, etc.

    Es mas facil ser feminista cuando trabajar fuera de casa siempre implica trabajar cuando menos en una…..oficina.

    Evidentemente jamas ha existido ni la siderurgia, ni su contaminacion.
    Jamas han existido ni las minas de cobre, ni las de sal, ni las de carbon.

    Nadie se pregunta de donde se obtiene el azucar que endulza el cafe que se toma por las mañanas.
    Nadie quiere saber que la caña de azucar exigió un poderoso sistema de esclavos que atendiera a su ….recolecion.

    A todas esas feministas norteamericanas que han tomado muchos cafes pero que jamas han querido ver las condiciones en que se recolecta la planta les pediría que aportaran datos y las cifras globales de mujeres norteamericanas muertas en todo el siglo XX en accidente laboral o en todos los conflictos belicos en que han estado sumergidos su país.

    Como se ha comentado, solo en la construcción del canal de Suez murieron mas varones egipcios que el global de mujeres norteamericanas e inglesas que murieron como consecuencias de todos los conflictos bélicos en los que estuvieron sus respectivos países durante todo el siglo XX e incluyendo buena parte del siglo XIX, incluyendo dos guerras mundiales.
    No hace ser falta ser muy listo para ver que el feminismo es producto de sociedades industriales y post industriales, nunca de sociedades rurales donde son perfectamente visibles el varón, su trabajo y su….sudor.
    Actualmente, por el contrario, desde la ONU o desde Bruselas se puede seguir vendiendo la imagen del hombre siempre de juerga o con un trago de whiky o un cubata en el centro de un burdel o de una barra americana.
    Siempre borracho, y siempre de juerga entre coristas de ….Saloon.
    La misma imagen de siempre que impulso en su epoca a la prohibicion del alcohol.
    El vago, borracho que no servia para nada mientras la pobre esposa esperaba en valde el retorno de aquel ser despreciable que posteriormente la iba a maltratar.
    ¿Si el hombre ha estado en el centro mi pregunta es de que?
    ¿En el centro de una gigantesca Noria donde ha ejercido de burro de un gigantesco sistema de explotación?

  5. Alex David dijo:

    Mucha razon en el ultimo comentario… Creo que en los años 60-70’s la Women’s Lib presento una perspectiva historica contando medias verdades (esto es mas peligroso que mentir). Si bien dicen que los hombres objetivizan a las mujeres por su cuerpo, del otro lado a los hombres se les mide por su utilidad (Hay excepciones claro, pero asi fue la tendencia general). (En eso y muchas cosas hombres y mujeres somos diametralmente opuestos.)

  6. Josep Albert dijo:

    Una carta aterradora… pero por desgracia ya sabemos el modus operandi habitual frente a datos que desafían la narrativa dominante… Esto se convertira de repente en el testimonio desesperado de una pobre mujer, victima de una guerra iniciada y sostenida por hombres, que seguramente ni es heterosexual, mas que a la fuerza, y que no soporta el trabajo debido al acoso masculino que sufre en el…. Si es cruel seguro que es porque además existe una historia de maltrato por debajo. Ni que decir tiene que se aduciran todo tipo de posibles reinterpretaciones y atenuantes para convertirlo… En lo que convenga… Ese es el mayor problema, que parece que no importa cuantos relatos por el estilo salgan a la luz, o cuantos testimonios de que las relaciones entre hombres y mujeres no se han cortado todas y siempre por un mismo patron inamovible. Hay todo un mecanismo alimentado por doquier para acallar toda posible disonancia cognitiva. Los datos que PODRIAN indicar opresion masculina son todos absolutos e incuestionables, los que la niegan, matizan, reducen o hasta invierten… Reciben toda una serie de supuestos adicionales hasta quedar soterrados en la duda… El resultado es que esta carta sigue produciendo en muchos simpatia hacia la pobre mujer,,, Porque es mujer, y ya se sabe,,, Hay una obra de Bertolt Brecht llamada “tambores en la noche” en la que un soldado vuelve a casa para encontrarse con su novia casandose con otro hombre. Y creo que podría recordar mas personajes asi en la narrativa y el teatro de entre siglos… Lo cierto es que ellas se cansaban de esperar. ellos iban a la fuerza, no volvian o lo hacian traumatizados o mutilados. pero los horrores de la guerra no son excusa para ellos si se “portan mal”, mientras que el aburrimiento o el tener que trabajar son excusa suficiente para ellas… Y luego dirán que no hay dobles standarts…

  7. Helena dijo:

    ¿Pero cómo podían casarse con otros hombres si ya estaban casadas? Habría que aclarar eso, ¿se les concedía el divorcio si el marido llevaba años sin venir a casa o algo así? Porque desaparecidos no estaban esos hombres, si ellas podían escribirles es porque se sabía en qué campo de prisioneros estaban, no se les podía dar por muertos o desaparecidos.

    • Buena pregunta. No tengo la respuesta, pero imagino que le permitirían un divorcio dada la situación de su marido, una vez pasado X tiempo.

      • Creo que en Alemania el divorcio es legal desde el siglo XIX:
        “La Ley del Reich de 1875 derogó todo el derecho eclesiástico todavía residualmente vigente en algunos Estados territoriales y generalizó el divorcio vincular. Se preparó el terreno para que, al promulgarse el BGB alemán, no hubiera variación sustancial en cuanto a la admisión del divorcio en todo el Imperio, aunque sí una cierta aparente moderación, pues el legislador adoptó, en esta materia, una vía media entre algunos Derechos particulares muy favorables al divorcio y el derecho canónico protestante oficial, más restrictivo.”
        http://www.iuscanonicum.org/index.php/derecho-matrimonial/indisolubilidad-del-matrimonio/286-el-fracaso-del-divorcio-en-espana-y-en-europa-anotaciones-a-la-ley-de-2005.html

      • Helena dijo:

        Athini, ya me imaginaba que el divorcio existía en Alemania, mi duda es si se concedía en un caso así, solicitado unilateralmente por la mujer y sin que el marido pudiera personarse para alegar nada (por estar prisionero).

      • En el derecho romano, a la mujer se le concedía el divorcio si su esposo era prisionero de guerra (en realidad, el derecho romano era extremadamente duro con sus propios ciudadanos si caían prisioneros del enemigo: no sólo dejaban de ser considerados ciudadanos romanos, sino que pasaban a ser considerados, a todos los efectos, como esclavos de los enemigos).

      • Helena dijo:

        Qué barbaridad, no tenía ni idea. Aunque fuesen hijos de familias patricias eran simples peones de un tablero de ajedrez.

  8. Anónimo dijo:

    La preocupación de las Sociedad por el destino de las mujeres no es……… reciente.

    Recordemos que dicha preocupación esta en el origen del sistema de la “dote”.

    Sin embargo es todavía mas evidente cuando repasamos en el autentico origen del los sistemas de pensiones públicos.

    Hacia 1744 dos escoceses estaban muy preocupados por el destino de las mujeres que se quedaban viudas.

    Fue así como surgió la idea de que EN VIDA los maridos aportaran un capital suficiente para que una vez muertos pudieran seguir las viudas disponiendo del dinero suficiente para seguir ….viviendo.

    Una idea muy escocesa y que tenia por telón de fondo asistir y socorrer a las…..viudas.

    De ese modo los hombres escoces actuaban a modo de CID, manteniendo a sus viudas una vez fallecidos.

    De ahí que a dicho fondo todavía se lo conozca como el de “las viudas escocesas”.

    La histórica preocupación de “que será de ellas” choca con la despreocupación absoluta por ….ellos.

    No existe fondo de “viudos escoceses” o …similar.

    Tampoco es ningún secreto que en la actualidad la gran mayoria de las ayudas de emergencia social se la llevan también las ….mujeres.

    Aquellas que dicen ser objeto de “maltrato” son las primeras de la lista para poder disponer de pisos de acogida o cualquier tipo de ayuda.

    Los varones lo tienen realmente crudo para que nadie les ….ayude.

    La carta de la esposa del solado no es ni mucho menos una excepción.

    Una escritora estonia dejo escrito que tras el desastre de Chernobyl fueron muchas las esposas que se divorciaron y abandonaron a sus maridos enfermos de contaminación.

    Los varones que fueron como voluntario los primeros en sacrificarse para evitar que el desastre fuera mayor fueron los primeros en ser …abandonados.

    La escritora en cuestión menciona que ellas “rehicieron” sus vidas.

    Evidentemente ellos ….no.

    Curiosamente el feminismo arranco con mucha fuerza en Estados Unidos tras una Segunda Guerra Mundial donde mientras ellos se batían el cobre ellas se dedicaban a …bailar.

    Se cuenta que durante la Guerra las Salas de baile y de ligue están en USA a ….reventar.

    Se calcula que no llegaron ni a 700 las norteamericanas que murieron en el conflicto.

    Luego la guerra de Corea y la de Vietnam.
    Etc, etc y el feminismo cada vez con mas fuerza.

    Y sin embargo son ellas las supuestas ….victimas y las que de modo SOLIDARIO entre ellas han luchado para conseguir una ley de divorcio que favorezca siempre a la mujer de tal manera que
    al menos en las clases media y baja al varón le resulta IMPOSIBLE divorciarse si ella no quiere.

    Ella en cambio a él siempre le puede dar la oportuna patada.

    ¿Que mas da para darle esa patada que sea porque él ha perdido el trabajo, o haya ido al frente a jugarse el físico, o este enfermo contaminado por una central nuclear, o porque ella ha encontrado a otro o a otra?

    Ella siempre puede divorciarse de modo unilateral.

    También lo pueden hacer ellos, los machos alfa.

    ¿Pero que ocurre con los pringaos de siempre que no tienen el contrato matrimonial de los machos alfa?

  9. Anónimo dijo:

    Para darnos cuenta del tremendo DISTANCIAMIENTO físico y emocional que existia entre los soldados norteamericanos y sus mujeres que casi ni sabian que existia una guerra en Europa Africa y Asia nos deberia recordar al famoso escritor SALINGER.

    Salinger de modo reiterado muestra la imagen de mujeres que no quieren enterarse de que sus novios, hijos o esposos estan en una ….guerra y a la que no les salpican sus problemas.

    Salinger de modo explicito lo muestra en varios de sus relatos.

    Sin embargo para mostrar ese DISTANCIAMIENTO o lejania de las mujeres respecto a los problemas de los soldados nada mas revelador que el titulo de uno de sus relatos cortos:

    “Antes de la guerra con los ESQUIMALES”.

    Evidentemente con ello Salinger sugeria que para las mujeres norteamericanas la Segunda Guerra Mundial se estaba desenvolviendo en el ……….POLO.

    La despreocupacion por la Guerra de ellas chocaba frontalmente con el impacto y el trauma que tuvo para Salinger y buena parte de sus compañeros.

    Salinger estuvo al borde del suicidio.

    Su experiencia personal le sirvio para mostrar en uno de sus relatos como un joven se suicida ante la indiferencia de su esposa y suegra que no dan importancia alguna a su ..malestar personal minimizando y despreciando el problema del suicida potencial.

    Mu apropiado si tenemos en cuenta que POSTERIORMENTE mientras a algunos y algunas eran quemadas con napalm en Camboya o Vietnam otras quemaban su ….sujetador por un concurso de Miss America.

  10. Anónimo dijo:

    ¿Con esto estas queriendo decir que a ninguna mujer le gusta trabajar? Dado el contexro de la epoca es evidente: una mujer trabajando era mal visto y además no estaban acostumbradas, bueno, al menos las de clase acomodada. Encuentro que aplicar este relato al presente es muy anacronico. Solo seria una manera de demostrar como la percepcion cultural del trabajo, las relaciones de pareja, los hijos, etc, cambian con el tiempo.

    • Ni he dicho que a las mujeres no les guste trabajar ni estoy aplicando el relato al presente. He escrito lo que he escrito. No hay mensajes ocultos.

    • Isidro dijo:

      Si hoy en día las opciones laborales para las mujeres fueran las mismas que tienen los hombres, ya llevaríamos mucho tiempo sin oír hablar del feminismo. Cualquiera que preste oídos al feminismo sin oponerle resistencia crítica, sacará la conclusión de que las mujeres estaban deseando trabajar fuera de casa. En mi opinión, esto es completamente falso. Muy pocas mujeres estarían dispuestas a trabajar en todos esos puestos laborales que exigen considerable fuerza y resistencia físicas. Ni tampoco en trabajos intelectualmente muy duros. Porque, trabajar sí, ¿pero en qué? ¿Cuántas mujeres estarían decidas a trabajar en el andamio? ¿Cuántas como basureras? ¿Y poceras? ¿Y pescadoras de alta mar?… Me parece que todos conocemos la respuesta.

      Pero no, todos esos trabajos, tanto duros, tan penosos o arriesgados están reservados a los hombres. El feminismo tiene su mirada puesta en los puestos directivos, y está muy presto a denunciar que las mujeres se encuentran “infrarrepresentadas” en la cúspide laboral, pero nada preocupado de que la mayoría de los trabajadores que ocupan el sótano laboral sean hombres. Si a la población femenina que se declara feminista (o que actúa como tal) se le dijese: “de acuerdo, a partir de mañana, habrá tantas mujeres como hombres en la cúspide laboral; pero también el mismo número de mujeres que de hombres en el sótano laboral”, ¿aceptaría el trato? La respuesta es obvia: no. Y lo es porque las feministas no son tan tontas como para no comprender que, en conjunto, las mujeres saldrían perdiendo respecto de su situación actual. Cualquier mujer con dos dedos de frente sabe que, de firmar el hipotético trato, tendrían muchísimas más probabilidades de acabar en el sótano que en la cúspide laboral. En consecuencia, mejor quedarse uno (una) como está: es decir, como ama de casa o laborando en puestos de trabajo despejados de los rigores del clima y de excesivos peligros y asperezas.
      Las mujeres querían trabajar, claro, pero bajo techo, a resguardo de la intemperie, del frío, del sol y los peligros anejos a mucho de los trabajos que los hombres realizan todos los días.

      En el artículo sobre el campesinado se constata este hecho: las campesinas no quieren tener que trabajar en el campo. Tal es así que los maridos hacen lo posible para evitar que ellas tengan que ayudarles en las tareas más penosas.

      Hablando en términos generales, jamás las mujeres han trabajado tan duro como los hombres. Yo conozco bastantes casos de mujeres que dejan de trabajar en cuanto tienen su primer hijo. Y no es que me parezca mal: siempre he creído que los hijos pequeños deben estar con su madre en la medida de lo posible. Pero es evidente que son muchas las mujeres que prefieren la vida familiar y el trabajo doméstico al remunerado. Hoy, especialmente hoy, ser ama de casa es un gran chollo. Con apenas uno o dos hijos que criar, y con todos los electrodomésticos que facilitan las labores caseras a su disposición, las amas de casa de hoy disfrutan de muchísimo tiempo libre. Adecentar la casa o el piso no lleva mucho tiempo ni son tareas penosas. Además, si algo queda por hacer, no pasa nada: ningún jefe reprenderá al ama de casa holgazana u ociosa. El marido, a lo sumo, pondrá mala cara al ver la cama sin hacer. Tal vez haya una discusión, pero nada más.
      Diríase que los hombres debemos estar dispuestos a soportar cualquier crítica, por muy injusta y parcial que sea. Hemos oído un sinfín de veces que los hombres son perezosos, viciosos, brutos, cavernícolas, haraganes, cerdos… ¿Es hora de la revancha? No. Es hora de decir la verdad, porque la verdad ha de bastarnos (debería bastarnos) para poner las cosas en su sitio, al menos en el orden teórico de las cosas. Nuestro deber como seres que se llaman racionales es decir la verdad, sea cual sea o por incómoda que nos resulte. O aceptamos un rato de incomodidad o aceptamos que la sociedad se organice de acuerdo con tesis completamente falsas. Una de las siguientes conclusiones debe aceptar la sociedad en relación a cuestiones laborales:
      1. Hay menos mujeres superdotadas que hombres superdotados, como también hay más hombres retrasados que mujeres (lo cual explica, en parte, por qué hay más hombres encarcelados que mujeres).
      2. La capacidad de trabajo es, en términos generales y estadísticos, mayor en el hombre que en la mujer.

      Soy aficionado al ajedrez. El otro día, el GM Pepe Cuenca, respondiendo a la pregunta que alguien le hizo en Internet, dijo que, por la razón que sea, hay menos mujeres interesadas en el ajedrez que hombres, y que esto explica por qué no hay apenas mujeres entre los primeros ajedrecistas mundiales. En tal caso, añado yo, también debemos concluir que a las mujeres tampoco les interesa tanto como a los hombres las matemáticas, la física o la filosofía. ¿Qué hay de cierto en esto? Pienso que es cierto: a las mujeres no les interesa tanto esas actividades intelectuales como a los varones. ¿Esto significa que, en caso de estar tan interesadas como los hombres, tendrían los mismos éxitos que ellos? No, porque, como está más que demostrado, cerca del 75% de los superdotados son de sexo masculino. Igualando los demás factores relevantes, la diferencia intelectual tiene un peso decisivo en favor de los hombres.

      Tenemos, por otro lado, la capacidad de trabajo, que tampoco es igual en ambos sexos. Incluso en aquellos casos en que las mujeres igualan a los hombres más dotados en inteligencia e interés, todavía falta considerar la capacidad de trabajo, casi siempre superior en el hombre. Esto, en realidad, no tiene nada de particular, pues la resistencia física en un trabajo intelectual es un factor a tener muy en cuenta.

      Aquí lo dejo. Quien desee saber en qué me fundamento para hacer estas afirmaciones, no tendrá más que preguntarme. Con mucho gusto le informaré.

      Tenga presente el lector que la acusación feminista nos obliga a tener que elegir entre dos conclusiones incómodas:
      1. Una conclusión (de corte feminista) es que, dado que vivimos en sociedades que dispensan la misma educación a hombres y a mujeres, y dado que ambos sexos tienen las mismas capacidades, el hecho de que haya más hombres que mujeres en puestos de dirección solo puede explicarse por la naturaleza misógina del hombre y el orden patriarcal impuesto en las sociedades.
      2. La conclusión alternativa (que, a mi juicio, es la correcta) es ésta: es falso que los hombres y las mujeres tengan iguales capacidades físicas e intelectuales hablando en términos estadísticos. No podemos pasar por alto que el número de superdotados es mayor en el sexo masculino, ni que su interés y su capacidad de trabajo intelectuales también son mayores que los de las mujeres.

      ¿Cuál de las dos conclusiones le parece más incómoda al lector? Deberá sopesar ambas y concluir cuál es verdad y cuál es falsa. Para todos aquellos a los que la segunda conclusión les resulta incomodísima e intolerable, tendrán que admitir, en consecuencia, que el hombre es misógino. Esto es lo que, hasta la fecha, estamos haciendo, y explica que nuestras sociedades se propague un creciente odio hacia el hombre, que la institución familiar esté en peligro, que millones de niños no puedan vivir con ambos padres o que crezcan odiando al masculino, que en las escuelas se inculque el desprecio hacia los varones, que éstos sufran denuncias falsas de maltrato o violación, que se les castigue con más severidad que a las mujeres, etc., etc., etc. Estas consecuencias son, a mi juicio, infinitamente peores que la (probable) incomodidad que pueda causarnos la conclusión de que los hombres son, en términos generales, superiores a las mujeres en rendimiento intelectual en los más altos niveles. Pero quien no lo vea así, ha de saber que el conflicto entre hombres y mujeres seguirá intensificándose innecesariamente, hasta que llegue el día en que nacer hombre sea equivalente a nacer en el mismo infierno.

      Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s