Invirtiendo sexos. Lo que la campaña masiva para la circuncisión en África revela sobre la discriminación masculina

circumcision-propaganda-poster-2-uganda

Cartel del gobierno de Uganda. “¿Quiéres decir que no estás circuncidado?”

En este artículo no voy a realizar una comparación entre las circuncisiones masculina y femenina (quien quiera debatir dicho punto puede hacerlo en esta otra entrada). Lo que voy a pedirles es que imaginen un corte genital que extrajera una cantidad de tejido similar a la mujer, con los mismos “beneficios” y complicaciones, de modo que podamos concluir si la campaña de circuncisión masiva realizada en África por la OMS habría sido tolerable a la inversa.

Invirtiendo sexos

Imaginen por un momento que el corte genital femenino hubiera sido establecido originalmente como un ritual religioso y que numerosos testimonios defendieran su función para controlar la sexualidad femenina. Bueno, para esto no hay que imaginar mucho porque ya ocurre. Sigamos.

Como este corte no se considera ilegal ni inmoral, los interesados invierten millones en estudios para demostrar que es bueno para la salud, y consiguen encontrar algunos beneficios, incluyendo un 60% en la reducción del contagio del VIH por transmisión sexual. Hay más de una docena de investigaciones que no encuentran dicha correlación, pero convenientemente son ignoradas.

La OMS decide que un buen campo de experimentación es el África Subsahariana, debido a la elevada presencia del SIDA. Y aunque otorgando validez al hallazgo sería necesario cortar a 76 mujeres para salvar del contagio a una (mientras que otra quedaría infectada de todas formas) la OMS decide que vale la pena. Hay una protección más barata como el preservativo que reduce el contagio en un 90%, siendo 95 veces más rentable y menos invasiva, pero la OMS determina que aunque eso no le parece mal, continúa siendo necesario cortar el mayor número de mujeres posible. Sin embargo, hay un pequeño inconveniente… que las mujeres no quieren hacerlo y no pueden ser forzadas.

Para solventar este problema, se invierten enormes cantidades de dinero en publicidad, pero no meramente de tipo informativa: se realizan carteles donde los hombres muestran una expresión de rechazo a las mujeres no cortadas “¿Me estás diciendo que no te has circuncidado?”, y anuncios televisivos donde hombres afirman que el corte femenino les beneficia mucho, y que no considerarían una esposa que no estuviera cortada. La intención es que los hombres empujen a las mujeres a realizar el corte.

Como el asunto se percibe con urgencia, también realizan estudios donde valoran entregar comida a mujeres pobres (o un sorteo para obtenerla) a cambio de que realicen el corte genital. Claro que no toda la propaganda es negativa: también hay canciones interpretadas por estrellas de la región que las animan a dar el paso. Lo más dramático, sin embargo, es que quienes realizaban el corte por motivos tradicionales se ven legitimados y comienzan a cortar a otras mujeres por la fuerza.

Al final, después de 12 millones de mujeres cortadas (y contando), la OMS determina que la reducción del contagio en la última década no se ha debido a esta operación, sino a la concentración de recursos en grupos de riesgo. Es decir, no ha servido de mucho, pero se insiste en que continúe haciéndose.

Con esto tendríamos suficiente material para denunciar discriminación femenina en medios, revistas académicas, libros y programas de televisión. Pues bien, todo lo anterior le ha ocurrido y continúa ocurriendo a los hombres africanos sin que los medios hayan protestado lo más mínimo. En esta entrada les presentamos todos los detalles, así como las fuentes que sustentan el relato anterior.

Introducción

En los últimos años varios estudios han concluido que la circuncisión masculina reduce el riesgo de contraer el VIH en un 60%, provocando que la Organización Mundial de la Salud haya impulsado un programa masivo de circuncisión en varios países africanos con el objetivo de reducir el SIDA. En el momento de este escrito han sido circuncidados más de 12 millones de hombres en la que se ha considerado la primera campaña de cirugía masiva de la Historia.

La presente entrada no tiene como objetivo desmentir o poner en duda la eficacia del procedimiento con respecto al VIH, aunque algunos buenos resúmenes de posturas que lo cuestionan pueden encontrarse aquí (las citas de éste aquí) y aquí, incluyendo 17 estudios que no encuentran dicha correlación (p. 333-334). También encontramos la paradoja de que regiones con escasos índices de circuncisión como Europa contengan menos casos que África o Estados Unidos, donde la prevalencia del procedimiento es mayor.

Este artículo, por el contrario planteará por qué incluso aceptando la viabilidad de estos resultados, la circuncisión todavía sería una estrategia intolerable para solucionar este problema. Primero mostraremos los datos, exploraremos la campaña y finalmente emitiremos un juicio con la información proporcionada para preguntarnos si algo así habría sido posible invirtiendo los sexos.

Primera parte: Los datos

Qué indica realmente la figura del 60%

Los tres estudios que señalaron una reducción del 60% en la transmisión del VIH lo que realmente reportaron es que un 2,49% de los sujetos en grupos sin circuncidar contrajeron el virus, frente a un 1,18% en los grupos circuncidados, resultando en una reducción del 1,31% (p. 326).

Dicho de otro modo y redondeando los números a 2 y 1 para ilustrar el caso, en el primer grupo ningún hombre habría sido circuncidado, y dos habrían contraído el virus. En el segundo cien hombres habrían sido circuncidados y uno lo habría contraído. En definitiva, haría falta circuncidar a 100 personas para evitar que una quedara infectada. Esto supone efectivamente una mejora del 50%, pero al precio de operar a 98 personas que no lo habrían contraído, y a una que habría quedado infectada de todas formas incluso tras la operación. Otro estudio, favorable de hecho a la circuncisión, afirma que sería necesario circuncidar a 76 personas para evitar el contagio de una.

Por otra parte, este 1.31% podría (o no) verse anulado por un porcentaje similar de complicaciones severas y permanentes derivadas de la operación, que podrían ser tan dañinas para el individuo como contraer el VIH. En este sentido los porcentajes varían enormemente, desde el 0% de Sudáfrica hasta el 25% de Kenya. Los porcentajes anteriormente expuestos sólo incluyen la circuncisión médica, no la tradicional donde las cifras son mayores.

El preservativo como alternativa

Cuando se hace referencia a la protección contra el VIH proporcionada por la circuncisión, hemos de recordar que ésta sólo se aplica al hombre heterosexual y al homosexual que realice la penetración. Este beneficio no se extiende a mujeres ni a hombres homosexuales en el papel de receptor.

En contraste, la eficacia del preservativo es del 90% y protege a hombres heterosexuales, mujeres y hombres homosexuales tanto en la penetración como en la recepción, con el beneficio añadido de que no requieren cirugía para eliminar el prepucio (eliminando potenciales complicaciones), y en término económicos se calcula que sería 95 veces más rentable.

Debemos además destacar que los mismos investigadores y organizaciones que suscriben la circuncisión para reducir el contagio del VIH afirman que la cirugía debe acompañarse del uso del preservativo. De hecho, el problema en algunos países donde las campañas de circuncisión masiva han sido llevadas a cabo han tenido un efecto perverso: al bombardear a la población con los beneficios de la circuncisión para prevenir el VIH, muchos hombres han actuado como si contaran con un “preservativo invisible” (en palabras de las autoridades sanitarias de Zimbabue) llegando a aumentar los índices de contagio. Difícilmente alguien se va a someter a una cirugía de este tipo para prevenir el HIV si luego va a tener que utilizar un preservativo de todas formas.

De hecho, aunque el número de infecciones totales ha decrecido en África en la última década, el propio director de UNAIDS ha afirmado que la reducción no se ha debido ni a la circuncisión ni al uso del preservativo, sino a medidas para prevenir el contagio de la madre a los hijos y a la concentración de recursos en grupos de riesgo. Por tanto, después de haber circuncidado a más de 12 millones de hombres, no se han obtenido resultados tangibles de este procedimiento.

La campaña masiva y sus efectos

Pese a que la campaña africana para la circuncisión se basa en la decisión voluntaria del hombre, la presión para que los varones africanos se circunciden ha sido intensa, y las estrategias para conseguirlo muy variadas. Si bien los carteles publicitarios son habituales en este tipo de campañas, el contenido de los mismos ha sido en ciertos casos cuestionable. A continuación les muestro algunos que utilizaban a las mujeres para avergonzar a los hombres que no se circuncidan. El mensaje está claro: si quieres tener sexo, necesitas operarte.

circumcision-propaganda-poster-2-uganda

Cartel en Uganda. “¿Quiéres decir que no estás circuncidado?”

circumcision-propaganda-poster

“Olvídate del tamaño. ¡Me dices que no estás circuncidado!”

circumcision-propaganda-poster-3-uganda

“Estoy orgullosa de tener un marido circuncidado porque tenemos menos posibilidades de contraer el VIH”

circumcision-propaganda-poster-kenya

Anuncio dirigido a la mujer en Kenia: “Me alegro de haber animado a mi compañero a operarse con una circuncisión voluntaria médica”

También hay anuncios dedicados específicamente a las mujeres. Se espera que a su vez ellas presionen a sus maridos o familiares a hacer lo mismo. De hecho un hombre que acudió a circuncidarse en Zambia afirmó que podría aumentar sus posibilidades con las mujeres: “he oído que lo primero que te preguntan es ‘estás circuncidado’? “. Aquí tienen varios anuncios de televisión en esta línea:

Anuncio de Zimbabue. “¿Qué más puede pedir una mujer?”

Anuncio de Zambia: “pero principalmente la circuncisión masculina nos beneficia a nosotras”.

Anuncio de Uganda. En este último una mujer afirma que tanto ella como sus amigas estaban de acuerdo en que su futuro marido debía estar circuncidado. El mensaje aquí puede ser tanto para las mujeres como para los hombres.

La promoción también llegó al entretenimiento con la llamada “Canción de la circuncisión”, financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, que cuenta con tres cantantes estrella africanos y que pueden escuchar aquí.

circumcision-food-vouchers

“¿Cuánto vale la circuncisión masculina? En Kenia, cartillas de alimentos”

Por si todo esto fuera poco, algunos estudios propusieron la entrega de dinero o alimentos (o peor aún, la posibilidad de obtenerlos través de un sorteo) en zonas empobrecidas a cambio de circuncidarse, algo éticamente cuestionable cuando se llevaron a la práctica.

Pero quizá lo peor de todo este bombardeo para influir en la opinión pública es que quienes la han practicado de forma tradicional se han visto ahora validados para forzar el procedimiento violentamente en otros, algo que ha ocurrido en Uganda.

circumcision-the-atlantic

En Uganda, la campaña de circuncisión masculina acaba terminando horriblemente mal

Finalmente, como ya señalamos, la continua insistencia en los beneficios para reducir el contagio de VIH ha llevado a muchos africanos a prescindir de preservativos, llevando a un mayor contagio por transmisión sexual.

Resumiendo, se trata de una campaña especialmente problemática, particularmente en poblaciones con bajos niveles de escolarización que pueden concebir a la OMS una autoridad difícil de cuestionar. Sin embargo, en África ya hay quienes han protestado contra ella, aunque estas voces rara vez son escuchadas. Debajo les dejo un video donde pueden encontrarlas.

Conclusiones

La campaña de la OMS no es sólo sexista, sino sencillamente intolerable. Sin embargo, de alguna manera ha pasado desapercibida en los medios, particularmente los hispanohablantes, e incluso ha podido presentarse como un avance positivo. Todo ello indica, a mi parecer, algo sobre la condición del hombre: que en cuanto a la discriminación masculina estamos más dispuestos a tolerar, racionalizar o incluso defender comportamientos que de otra forma consideraríamos abominables. La inversión sexual no siempre puede ofrecernos una comparación justa de un fenómeno, pero en muchos casos logra desenmascarar injusticias que de otra forma serían cómoda y fácilmente aceptadas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Circuncisión, General, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Masculinidad, Medios de comunicación, Misandria, Mutilación genital, Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género, Tradicionalismo y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Invirtiendo sexos. Lo que la campaña masiva para la circuncisión en África revela sobre la discriminación masculina

  1. * ayer escribi desde el movil apresuradamente, puedes borrar mi entrada.

    Amigos: este asunto me esta deprimiendo mucho, demuestra como esta la medicina, la justicia, y el periodismo.

    Carlos es de los pocos que esta dando caña sobre este asunto. Aunque mi lucha va mas centrada en este tema, os sorprendera conocer mi choque con “hembristas”,
    https://sites.google.com/site/circuncisioneserrormedico/gestiones2017/6f_dia_mgf
    no voy a decir que no sientan las ablaciones africanas, pero sali con la impresion de que las usan para decir “mirad que malos son los hombres que mutilan a las niñas”. Cuando se ponga “de moda” la MGM como hoy la la F, estas a mi no me representan, a mi no me cogen por bandera.

    no es que quiera llevar el agua a mi molino, que tambien, pero explorando en esa web encontrareis mucho sobre el tema, en especial mi informe del 26/5/16, y su nula acojida por medicos, jueces, y fiscales, hasta el punto de denunciarlos en comisaria por encubrimiento e inducion de MGs, incluso a solicitar a la policia el desacato judicial. NADA ocurrio.

    ahora trabajo en pasar a video el informe,
    https://www.youtube.com/channel/UCNVkAaeLz-6BzzpSF3JbmNg

    la ultima mentira que descubri fue a raiz de este articulo.
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/03/12/actualidad/1331541653_977849.html
    explorando un poco se llega a la raiz
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3376675/pdf/nihms329793.pdf
    en la tabla 2 se ve la cosa expuesta de 3 maneras.
    1º canceres de prostata o no, en circ y en normales, casos,,,
    2º lo mismo pero desdoblando los circ en antes y despues de 1º acto sexual. Sorprendentemente, circ despues del 1º acto aumenta riesgo de cancer prostata, pero de esto no se presume. (muy interesante para los africanos,,,)
    3º lo mismo pero sumando los no circ con los despues 1º acto, (para contrapesar mas), y le da un beneficio mayor, que es del que se presume en portada. (“maquillado” de datos)

    incluso asi, a mi no me sale el 15% por ningun lado:
    circ antes 1º sexo: con cancer 64.9%, control 69% esto es lo que pone, ¿no?
    69% – 64.9% = 4.1% ¿no?.
    pero esto es 4.1% en 64.9 casos, extrapolando a 100 = 6ypico% . LA MITAD de lo presumido.

    en tabla 1 tambien se ve que haber tenido antecedentes familiares o algun amante hombre duplica el riesgo, esto se come el supuesto beneficio.
    ahora me caigo de sueño. seguire rumiando el tema,,,

    CR: Recuerdo que palabras como “hembristas” o “feminazis” no son permitidas aquí.

  2. isidro dijo:

    Es un magnífico artículo. Revela lo de siempre: que los problemas de los hombres suelen carecer de importancia para casi todo el mundo, incluidos los propios hombres.
    Si se hubiera hecho una intensa campaña para hacer algo similar a las mujeres, el proyecto se habría parado antes de empezar. Eso lo sabemos todos.

    Lo que yo me pregunto es esto: ¿Qué tendría que pasarle al hombre (qué oprobio, qué injusticia, qué desgracia…) para que el feminismo y la sociedad empezaran a cuestionar la creencia de que los hombres son privilegiados..
    Hace unos días discutí con una chica feminista en una página de Youtube. Debo decir que nuestro tono siempre fue cordial. Yo arremetí contra el feminismo, denunciando el hecho de que busque cizaña entre los sexos y criminalizar al hombre. Ella me contestó que no, que estaba describiendo al feminazismo, no al feminismo, pues éste siempre ha buscado la iigualdad. Yo, por supuesto, no sabía de qué estaba hablando según ella. Lo mío, como lo de tanta gente, era simple ignorancia. Para avanzar en la discusión le pedí que me dijera que cosas concretas ha hecho el feminismo en favor del hombre. Insistí en que se refiriera a cosas concretas, no a fórmulas abstractas como la de que “el feminismo busca la igualdad”. Pues bien, han pasado varios días y no he recibido contestación.

  3. victorpinag dijo:

    Será porque tener a los hombres idiotizados es bueno para que trabajen hasta la muerte.

  4. elinuxweb dijo:

    Hola Carlos, me encantan tus artículos y los utilizo en mi universidad para tratar las ideologías de género. Tenés fb?

  5. Nina dijo:

    Es vergonzoso el grado de manipulación al que se somete a las personas por razones tan absurdas como el imponer las propias costumbres todo ello apoyado en presunciones científicas. Soy enfermera, y hace años que intento llamar la atención sobre las mutilaciones sexuales ocultas, y la circuncisión masculina es la más escandalosa de ellas. En Estados Unidos la presión social que sufren los hombres no circuncidados es enorme y eso que no existe ninguna razón médica para hacer algo así, todo lo contrario. La misma presión se ejerce ahora sobre hombres y mujeres, aunque por razones biológicas a nosotras nos afecta menos. con las depilaciones definitivas. Es inconcebible el que una moda generada por empresas que buscan ampliar mercados, se considere sinónimo de higiene personal y casi condición indispensable para acceder al sexo, obviando los perjuicios y riesgos que esto genera. No olvidemos que por su condición de definitiva no hay marcha atrás si la moda gira. Tal vez deberíamos todos plantearnos hasta que punto permitimos que la sociedad nos manipule y debamos empezar a decir basta.

  6. Ojete Calor dijo:

    Vaya, el buen dios o la evolución cometío una estupidez o una broma pesada cuando dotó al homo sapiens de prepucio…La circuncisión, como toda mutilación, es barbarie y superstición (y también termina en ON). Un atavismo sin emargo, favorecido tanto por las costumbres religiosas como por la ideología travestida de seudociencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s