La atracción por el hombre violento

violento

Realmente no quería hablar de este tema, pero como varias personas han pedido mi opinión, voy a abordar la polémica generada por la columna de Manuel Molares titulada “Víctimas de su sexismo” y publicada originalmente en la sección Crónicas Bárbaras de El Correo Gallego.

Los hechos

El artículo relata el asesinato de una mujer de cuarenta años y profesora universitaria a manos de un delincuente común de veinte años. Pese a que la mujer lo había denunciado por maltrato y conseguido una orden de alejamiento, volvió a residir con él, provocando el fatal desenlace. El acusado también tenía otra denuncia por maltrato de una pareja anterior y otra fuente indica que apuñaló al portero de una discoteca.

La interpretación del autor fue que la fallecida se encontraba bajo una forma de malsana dependencia sexual, y que en este caso:

Al culpar sólo al asesino, el feminismo más activo facilita la continuidad de esta cadena mortal. Debería advertir también que la mujer tiene que ser autorresponsable evitando machos violentos, por placenteros que sean: el maltratador es más peligroso cuanto mejor amante es.

Ante el torrente de críticas recibidas por culpar a la víctima, El Correo Gallego decidió prescindir de la colaboración del autor.

Aclaraciones

La primera pregunta que muchos se han hecho es si el texto realmente culpa a la víctima, como se ha afirmado. En este apartado yo diría que sí. Cuando el autor escribe “al culpar sólo al asesino, el feminismo más activo facilita…” contiene la implicación de que la culpa no es sólo del asesino, y que la víctima también merece compartirla.

Luego tenemos el veredicto de la dependencia sexual, imposible de probar. Podría ser un caso de dependencia emocional, una atracción por el peligro u otras razones que con la información que tenemos no podemos determinar.

Qué pienso

Empezaré clarificando que en caso de asesinato, la culpa es indudablemente del asesino. Sin embargo, afirmar que no hay nada más que añadir es, como mínimo, ingenuo. Adapto un ejemplo empleado en su momento por Steven Pinker sobre un tema relacionado: imaginen que sin necesidad alguna, aparco mi auto en un barrio peligroso por la noche y lo dejo abierto con las llaves puestas en la puerta, resultando en que alguien lo roba. En otro escenario, tengo el auto cerrado dentro del garaje de casa con las llaves en mi persona. Alguien destruye la puerta del garaje, rompe un cristal, le hace un puente al auto y lo roba.

En ambos casos, la culpa es indudablemente del ladrón y ha de ser castigado. Sin embargo, alguien podría decir que en el primer escenario he actuado de forma irresponsable, elevando significativamente el riesgo de que el incidente ocurra.

Entiendo que el ejemplo no es perfecto, pues en el caso del maltrato puede haber otros factores que compliquen el escenario, pero la idea central es la misma: que la culpa sea de quien comete el delito no nos exime de actuar responsablemente. Cuidar de uno mismo no equivale a asignarse culpabilidad de no hacerlo, sino de minimizar riesgos, especialmente los innecesarios.

El temor feminista

Puedo comprender por qué desde el feminismo ha habido indignación con el artículo de Molares. Centrarse en la responsabilidad de la víctima puede, incluso sin intención de hacerlo, restar gravedad al comportamiento del asesino (quien por supuesto no debería ser excusado) y simpatía por la asesinada.

El mayor problema, sin embargo, se encontraría en el daño que este incidente y otros como él pueden hacer a su narrativa. A lo largo de los años hemos oído casos de mujeres que han vuelto con sus maltratadores y han terminado asesinadas. Generalmente asumimos que regresan por una dependencia económica o por sus hijos, y probablemente así sea en buena parte de los casos. Sin embargo, este ejemplo en particular es imposible de explicar bajo dicha narrativa porque la mujer no tenía hijos en común con el asesino ni dependía económicamente de él. Ello puede hacer que el lector se pregunte cuántos casos similares hay donde se desconocen este tipo de detalles debido a decálogos periodísticos que consideran revelar dichos datos como algo dañino.

El problema, claro está, es que incluso aun estando de acuerdo en que revelar ciertos datos puede ser perjudicial, la intención de ocultarlos tiene una clara intencionalidad política. Como vemos en el quinto punto del decálogo:

5. Nunca buscaremos justificaciones o “motivos” (alcohol, drogas, discusiones…). La causa de la violencia de género es el control y el dominio que determinados hombres ejercen contra sus compañeras.

Cuando independientemente de la multiplicidad de factores sólo se señala una posible causa, se está imponiendo una visión monolítica del problema, que a la larga también puede perjudicar a las víctimas cuya situación no se ajusta a la “realidad oficial.”

En este caso desconocemos los motivos del crimen, pero la opresión estructural que se atribuye comúnmente a la violencia de género es difícil de ver, teniendo en cuenta que el asesino era joven, inmigrante y de clase baja, mientras que su víctima le doblaba la edad, era nativa y profesora universitaria. Su estatus legal, económico, educativo y social era superior al de su asesino.

Considero, por tanto, que las características y circunstancias de los involucrados en el crimen eran tan problemáticas para el feminismo como el propio juicio de Molares, quien llamó la atención sobre ellas.

La atracción por el “malote”

Otro aspecto que ha dado que hablar sobre el caso ha sido la atracción por el “malote”, que Molares definió exclusivamente como sexual pero puede abarcar mucho más. Ésta es una conversación difícil porque revela una realidad incómoda: que muchas mujeres premian a un tipo de hombres que representan todo lo contrario de lo que se nos dice ellas prefieren.

Teniendo en cuenta que convivir con alguien agresivo o violento aumentará, lógicamente, la probabilidad de recibir dicha violencia en algún momento, esta preferencia femenina debe ser tratada por todos aquellos que quieran prevenir la violencia en la pareja.

Buscando información sobre el tema, sólo he encontrado una ocasión en la que el feminismo la ha abordado. Se trata del artículo de Ruth Toledano “Los malotes, los machotes, lo canallas”, donde la autora escribe:

No me refiero a mujeres en una situación de precariedad económica, generacional, educativa o social, que las hace especialmente vulnerables. Me refiero a la precariedad sentimental de muchas mujeres independientes, inteligentes, informadas, que acaban siendo víctimas de la violencia machista. Las conocemos, y son muchas más de lo que nos gustaría reconocer. Pero, como mujeres, debemos hacerlo. Para combatir esta clase de terrorismo, debemos reconocerlo. Debemos preguntarnos por qué nuestras brillantes amigas, nuestras lúcidas hermanas se someten a ciertos comportamientos, se entregan a ciertos hombres.

He confirmado (siempre tan dolorosamente) que muchas de esas lamentables situaciones en las que se ven envueltas nuestras amigas, nuestras hermanas, y de las que acaban siendo víctimas que nos sorprenden (no llegamos a acostumbrarnos nunca a que mujeres fuertes, ejemplares, que destacan, se dejen llevar por tíos así), empiezan con la atracción explícita por un modelo de hombre: “a mí es que me gustan los malotes”, suelen decir. Se dice sin pensar: los malotes.

No tengo que estar de acuerdo con todo lo que dice el artículo para reconocer su valentía. Desgraciadamente, el debate parece considerarse uno interno en el que no se valoran perspectivas ajenas a la teoría feminista. Esto quedó reflejado en el comentario que Beatriz Gimeno hizo a este artículo:

Creo que, en definitiva, de lo que se trata es de abordar no sólo la configuaración material del patriarcado, sino también sus raíces psicologico/culturales. La manera en que el patriarcado construye no sólo la cultura, las leyes, las costumbres, sino nuestras propias identidades, e incluso el deseo mismo. ¿Crees que el hecho de que a tantas mujeres les resulte deseable un tipo con un uniforme es baladí? ¿que resulte más deseable un hombre con poder que sin él? ¿Por qué a tantas mujeres les gustó aquel espanto de 50 sombras de Grey? ¿Crees que si el protagonista fuese un hombre el libro hubiese tenido un éxito semejante? El patriarcado modela también los patrones del deseo y eso es mucho más complicado de combatir.

Lo cierto es que no está claro que la atracción por todo hombre violento haya sido aprobada por el “patriarcado”. Vayamos a la sociedad romana para ver qué se dijo de una mujer entregada a un gladiador. En la Sátira VI de Juvenal encontramos este pasaje (el resaltado es mío):

¿Qué tipo ha abrasado a Epia, qué juventud la ha seducido? ¿Qué habrá visto para que la llamen gladiadora? Pues que Sergio ha comenzado a afeitarse la nuez y a esperar el descanso por el brazo que le cortaron; mostraba la cara llena de defectos, una gran joroba en medio de la nariz maltratada por el casco y un acre humor que le destilaba de un ojo. ¡Ah, pero era un gladiador! Con eso basta para convertirlos en Jacintos y darles preferencia sobre la patria, sobre los hijos, sobre la hermana y sobre el marido (Juvenal. Sátiras, VI, 104-112).

Entiendo que aquí hay otros temas como la fidelidad o la clase social, pero como pueden comprobar, se incluye también una crítica a la atracción de la mujer.

Quizá el texto habría sido distinto de haberse tratado de un legionario. En cualquier caso, la atracción de muchas mujeres por el hombre militar también es conocida. Un estudio realizado por la Universidad de Southampton presentó a 92 mujeres con distintos perfiles masculinos, desde deportistas hasta hombres de negocios, y el preferido por la mayoría fue el héroe de guerra: el soldado condecorado por su participación en combate. Un estudio posterior realizado en Holanda por los mismos investigadores con 159 mujeres ofreció resultados similares. De hecho, el heroísmo en zonas de combate fue más valorado que el heroísmo en zonas de desastres naturales. Y aunque dos estudios con una muestra relativamente pequeña no pueden tomarse como concluyentes, lo cierto es que existe escasa investigación al respecto.

En este segundo caso alguien podría darle la razón a Beatriz Gimeno, pero en el de los “malotes” en cualquier otro escenario, es difícil de contemplar. Ambos casos tienen algo en común: el hombre es violento o, si se trata del soldado, está entrenado para ejercer la violencia. Aquí la biología nos proporciona una explicación más plausible que abarca ambos escenarios.

Vinita Mehta, en su artículo “El atractivo de los hombres agresivos” resume el principal argumento: la capacidad de ejercer la violencia es lo que nos ha hecho sobrevivir como especie durante la Prehistoria (que supone un 99% de la experiencia humana), y muchas mujeres se sienten atraídas, de forma inconsciente en buena parte de los casos, por hombres que en aquel pasado habrían tenido más probabilidades de enfrentarse con éxito a los retos de entonces, y transmitir su carga genética a los hijos.

Claro que no lo explica todo. Algo que me dio que pensar fue una conversación con unas amigas donde salió este tema. Ellas, que no seguían los debates de género, me dieron una respuesta desprovista de tintes ideológicos sobre la preferencia por el hombre agresivo: “es que de los buenos se aprovechan”.

Aunque una opinión informal no puede considerarse veredicto científico, la afirmación tenía sentido: un hombre más agresivo y predispuesto a la violencia tendrá una mayor disposición a defender su familia, su patrimonio y sus intereses que un hombre pacífico que busca el compromiso. Aunque claro, no siempre ha de ser así.

Por supuesto los hombres agresivos también tienen sus problemas, por lo que muchas mujeres siguen otras preferencias. Además, que un hombre no sea “malote” tampoco garantiza que sea una buena persona, e incluso puede tener dos caras: ser amable en público pero un monstruo y maltratador en privado. La existencia de estos individuos, sin embargo, no anula la del “malote”, a quien sería más fácil de evitar si pudiéramos tener una conversación franca al respecto.

Implicaciones para el hombre

La caricaturista Nicole Hollander dijo una vez: “¿Pueden imaginar un mundo sin hombres? No habría crimen y sí un montón de gordas felices”. Dejando a un lado el tema del crimen (ya tratado en la bitácora), lo que venía a decir era que las preferencias masculinas influyen en el comportamiento femenino. No es descabellado pensar que también ocurre a la inversa.

En el artículo de Ruth Toledano un comentarista afirmó:

Os puedo decir que muchos de los ‘tipos duros’ que se ven por esas calles de Dios y que tanto encandilan a algunas mujeres, a la hora de la verdad son unos pamplinas. Trabajo en un hospital y cuando me toca en Urgencias, más de una vez y más de dos he visto niñatos de todas la edades -que acudían al hospital por haberse metido en una pelea- suplicando entre lloriqueos ser anestesiados antes de que el médico les cosiera una herida.

En fin, siempre he pensado que si hay tanto chulito suelto es porque tienen un mercado; a no pocas mujeres les pone esta clase de ‘hombres’ (al margen de que muchos de ellos luego se hagan cacotas en el momento de demostrar lo que valen). Hay mucho teatrillo en esto. Como con casi todo.

Lo interesante es que este mismo argumento ya se hizo al menos en el Siglo XVIII. El escritor ilustrado español José Clavijo y Fajardo escribió en su semanario El Pensador ya en 1762 que:

Los hombres han sido siempre lo que Vms. han querido que sean. Antiguamente se metieron Vms. en la cabeza el ser Dulcineas, y éramos todos Quijotes. Dieron Vms. en prendarse de la valentía, y éramos matones implacables. Quisieron ser rondadas; y hechos postes de las casas, apenas había nieve, agua ni sereno que no cayese sobre nuestros hombros; estimaron los versos; y bueno, o malo, se encontraba un poeta en cada esquina. Gustaron de hombres afeminados, y cambiamos la espada y el broquel por cintas, bucles, tontillo y limpiadientes (Pensamiento XIII, sección 14, p. 402).

Aunque no cabe duda de que esto es una exageración y que los cambios en la masculinidad no sólo fueron originados por las preferencias femeninas, pensar que éstas no tienen influencia alguna en el comportamiento masculino es tan ingenuo como considerar que las preferencias masculinas tampoco tienen influencia en ellas.

Una de las quejas de muchos hombres en cuanto al sexo femenino son los mensajes contradictorios que reciben entre las preferencias declaradas y las reales. Incluso dentro del entorno feminista encontramos textos paradójicos como “Soy feminista pero creo que quiero salir con un tipo más tradicional” o “Soy una feminista que siente atraída por hombres varoniles”.

Por supuesto, las mujeres también se encuentran con este tipo de mensajes contradictorios, como la dicotomía entre “frígida” (si no acepta tener sexo) o “puta” (si lo ofrece fácilmente). Sin embargo estas contradicciones son discutidas, criticadas y el debate en torno a ellas recibe simpatía. Mientras tanto, las que afectan a los hombres rara vez pueden airearse sin recibir acusaciones de machismo.

Conclusión

Como hemos podido ver, el asunto no es tan sencillo como suele plantearse. ¿Trató Molares el tema con el cuidado que éste requería? Mi respuesta es no. Ahora bien, ¿merecía ser cesado del periódico por ello? Tampoco. El artículo, pese a sus faltas, planteaba que para reducir los casos de violencia contra la mujer deberíamos tener una conversación sobre esta preferencia, y podría haber servido para un debate mucho más productivo que una petición de censura.

La atracción por el hombre violento debería tratarse desde múltiples perspectivas, y no sólo bajo el prisma de la teoría del patriarcado. Esto será imposible mientras el discurso dominante valore más la uniformidad ideológica que la pluralidad de opiniones que implica la libertad de expresión, y sólo conllevará a una pobreza intelectual que excluirá soluciones a determinados problemas por no ajustarse a sus propias teorías.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Feminismo, General, Homicidio, Malos tratos, Masculinidad, Medios de comunicación, Poder femenino, Roles de género, Tradicionalismo, Violencia de género, Violencia doméstica y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

75 respuestas a La atracción por el hombre violento

  1. Josep Albert dijo:

    Admirablemente bien matizado, Carlos… Desgraciadamente conozco más de un caso así. Situaciones que escapan totalmente a ese arquetipo de mujer dependiente económicamente del hombre. Yo incluso le he puesto un nombre, y es el juego de rol de “La bella y la bestia”. Intuyo,(lo que no hace de ello mas que eso, una intución, nada científico) que todo parte de un sentimiento de exceso de confianza de determinadas mujeres en el poder de su, inteligencia y status y capacidad de seduccion… Domeñar a la bestia es un reto. Por si fuera poco es un reto que recurrentemente, en la cultura popular, la heroina supera airosamente. Hasta en las deleznables cincuenta sombras de Gray, o en casi todas las peliculas que recuerdo, la heroina o bien transforma a la bestia en apuesto principe, o bien, en ficciones mas elaboradas, es la que da el paso para romper con la relación dañina.
    La amarga realidad es que en numerosas ocasiones la bestia devora a la bella.
    Pienso en la serie tan de moda “Juego de tronos”, donde una de las protagonistas indiscutibles es vendida literalmente como esposa de un musculoso barbaro, para poco a poco convertirlo en su tierno enamorado y ganarse el titulo de emperatriz de toda su tribu… No todas las fantasías de poder son estrictamente masculinas. Sorprendentemente encuentro criticas despiadadas a un beso a una chica incosnciente en “La bella durmiente”, pero lo peligroso de ese mito de “La bella y la bestia” da la impresión que ha burlado la mirada atenta de la critica feminista…

    ¿Por que? ¿Será porque aparentemente es un mito que celebra la intrinseca superioridad femenina? Solo aparentemente, creo yo… La realidad es que los personajes moralmente ambiguos, canallescos, y arquetipicamente masculinos llenan la ficción con publico preferentemente femenino… No creo que se trate tanto de imponer un modelo, como de reflejar un gusto preexistente… La ficción es eso, ficción… Pero el exito de la ficción ayuda a desvelar por donde revolotean los pájaros del deseo… Gran articulo, Carlos…

  2. Babel dijo:

    Carlos, muy buen artículo por tu parte pero discrepo con algo:
    Cuando el periodista dice…”al culpar sólo al asesino” yo no entiendo que diga que la víctima tiene parte de culpa. Lo que entiendo es que fuera aparte de culpar al asesino hay que poner énfasis en el hecho de que las mujeres deben ser más precavidas, pero eso no es culpar a la muerta de estar muerta, considero importante matizar ese aspecto.
    Por lo demás, es un secreto a voces que hay mujeres (no voy a afirmar que pocas o muchas pero yo creo que demasiadas) que mojan las bragas por los malotes, y el periodista fue muy perspicaz mencionando ese dato.
    El caso es que se trata de un juego siniestro: Una mujer moja las bragas por un malote, el malote la mata y la culpa es de todos los hombres españoles aunque no tengamos antecedentes penales de ninguna clase.
    Otra cosa que hace muy bien el periodista es PREOCUPARSE DE VERDAD por la violencia que sufren las mujeres, abriendo el debate más allá de lo constreñido que está por la ideología dominante.
    Por cierto, Pablo Iglesias pidió en twitter censura para el artículo.
    Preveo una entrada con muchísimos comentarios y muchos de ellos de femitrolls acusándonos de justificar la violencia contra las mujeres.

    • Gracias Babel. Es posible que así sea, pero cuando alguien con una voz (como quien escribe en un periódico) va a tratar un tema tan controvertido, debería tener cuidado con lo que escribe. ¿Cuál es el artículo que quiso censurar Pablo Iglesias?

  3. Anónima dijo:

    He leído tu artículo en el que hablas de las preferencias femeninas
    por el malote, sé que una experiencia personal es eso y que una mujer
    no puede hablar por todas, cada una tiene su historia y sus
    preferencias , pero como yo tengo mi propia experiencia con los
    malotes en cierto modo , quería hablar de ello.

    De esa mujer que fue asesinada dijeron que era una mujer atractiva
    además de inteligente.

    La mujeres por muy atractivas que sean también tienen carencias
    afectivas y necesidad de ser queridas .

    Desde que era muy joven me acostumbré a ser casi como un imán para ese
    tipo de chicos , los malotes , y nunca llegué a nada con ninguno ,
    pero no me fue tan fácil resistirme, no es tan fácil , cuando ves que
    un chico te presta tanta atención, está atraído por ti, te hace
    sonreír , no es tan fácil rechazarlos, no es divertido hacerlo, es
    doloroso y siempre suelo dudar, pero sé que me acabarían haciendo
    daño, porque he oído historias de otras chicas o en mi propia familia
    .

    ¿Y qué pasa con otro tipo de chicos ? Pues que no puedes ni
    conocerlos, y creo que cuanto más atractiva eres menos posibilidades
    de que atraigas a un hombre que no sea el malote, y quizás no es que
    no se sientan atraídos, pero se sienten muy intimidados , no te ven
    como una persona normal, eres como un unicornio , alguien
    inalcanzable, no puedes conocerlos aunque quieras, se sienten muy
    inseguros ante ti, y a los malotes no les pasa eso .

    No entienden que al final eres una persona como lo son ellos, con tu
    historia con tus problemas y tus necesidades .

    Por eso, que aunque estoy de acuerdo que las mujeres no deberían salir
    con hombres dañinos para ellas y que también es su responsabilidad,
    hay que mirar como se comportan los hombres con las mujeres que son
    atractivas , y en mi experiencia , te tienen miedo , no se esfuerzan
    por ir más allá, luego critican a las mujeres atractivas por sus
    gustos, pero ellos tampoco veo que se esfuercen mucho por atraer a
    esas mujeres.

    Bueno, esa es mi experiencia personal .

  4. Babel dijo:

    Por cierto, se me olvidó comentar una cosa: El execrable crimen de la profesora NO ES “VIOLENCIA DE GÉNERO”, ya que hablamos de un tipo problemático a tope que lo mismo es violento con hombres que con mujeres.
    Se trata de un tiparraco violento que le busca la ruina a cualquiera que se le acerque.
    Me gustaría saber cuantos maltratadores reales tienen alguna denuncia de algún hombre por haberle pegado en la calle o al menos antecedentes de haber agredido al hombre.
    Desde luego lo que pasa es una cosa muy rara: El género que menos violencia sufre es el que sufre “violencia de género”. Si las mujeres sufriesen violencia por el hecho de serlo y los hombres no, lo más lógico sería que las mujeres sufriesen más violencia que los hombres.

  5. Isidro dijo:

    El artículo es excelente. Toca con perspicacia y prudencia las variables relacionadas con la cuestión.
    Yo, como todo el mundo, he conocido a mujeres notables o de “bandera” fatalmente atraídas por hombres desarrapados y de escaso o nulo éxito económico. En ocasiones, pudiera entenderse la elección, por tratarse de hombres físicamente muy atractivos. En otras, ni siquiera eran atractivos. De todos es sabido que los “malotes” del instituto arrancan suspiros en más de una chica, mientras que el empollón de la clase pasa desapercibido en el mejor de los casos. Helen Cronin explicaba en un programa de Redes que los hombres pueden atraer a las mujeres por muy diferentes razones: por su inteligencia, belleza, creatividad, valentía, don de mando, etc. En cambio, lo que suele atraer a los hombres de las mujeres es su físico. Casi ningún hombre (al menos de los que conozco) elegirá a una chica inteligente pero fea antes que a una muy bella pero de pocas luces. Decía un conocido de una chavala: “Está buenísima y además es tonta: es que lo tiene todo”. Esto explica en parte por qué la belleza física no abunda tanto en los hombres como en las mujeres. En cualquier calle de nuestras ciudades observaremos que hay muchas más mozas que destacan por su belleza que muchachos. No obstante, el ideal de hombre suele ser, además de valiente y exitoso, guapo, como lo demuestra el hecho de que la inmensa mayoría de los galanes de cine son hombres de gran atractivo físico.

    La atracción que muchas mujeres sienten por los hombres dominantes ha quedado más que patente a lo largo de la historia. Los más terribles dictadores del orbe siempre han tenido a su alrededor a miles o millones de solícitas mujeres, dispuestas a lo que sea por ganarse su favor. Están perfectamente documentados los casos de Hitler, Moussolini, Stalin y otros caudillos de semejante ralea.

    También sabemos que un porcentaje muy elevado de mujeres (si no recuerdo mal, un 64%) tiene fantasías sexuales con hombres que las violan. Obviamente, no son hombres del montón, sino hombres de gran atractivo, como el protagonista de 50 sombras de Grey. Pero yo soy renuente a creer que las mujeres deseen a hombres que las dominen. Desean hombres dominantes que ellas puedan dominar. ¿Por qué hay tantas mujeres que se excitan pensando que un tipo atractivo las viola? Muy sencillo: porque ese acto demuestra que ellas son sexualmente irresistibles, incluso para los hombres que, por su atractivo natural o sus recursos, lo tienen todo. Lo que emociona a esas mujeres es imaginar que ellas son tan bellas y fascinantes que hasta el más controlado de los varones exitosos pierde la cabeza por ellas. ¿No es esto lo que vemos, justamente, en 50 sombras de Grey? Un tipo que lo tiene todo, que puede poseer a las mujeres más preciosas del mundo, pierde la cabeza por una chica humilde y modesta, bonita, pero casi del montón. De lo que trata la película es, precisamente, del poder de la chica sobre un tipo que tiene el control de todo lo que maneja. Lo controla todo, menos el deseo que siente por ella. Sin duda, él, el tipo duro, silencioso, enigmático y “malote” que no se ríe ni viendo al Gordo y el Flaco, que presume de dominar los negocios y cualquier faceta de su vida, conoce a una becaria a la que le regala cochazos de lujo y trata de sorprenderla con obsequios y experiencias excitantes, como sobrevolar la ciudad a bordo de un helicóptero propio. En realidad, la chica no se deja dominar ni maltratar. Cuando la cosa se pone un poco fea, se larga. Su cometido lo ha conseguido a medias. Ella desea que él, el todopoderoso Grey, se arrodille a sus pies, que confiese que la quiere. De hecho, hay una secuencia que juega con este íntimo deseo de la chica: él le dice: “Te quiero…”, pero remata la frase con “… en la sala de juegos”. Durante unos instantes, la chica, pecho palpitante, siente la esperanza de haber doblegado al tipo, pero no. En realidad, sí lo ha doblegado, pero ella precisa más control sobre él. Su galán tiene que confesarle su amor para que el cuadro del deseo quede completo.
    Las feministas, siempre tan susceptibles, creen ver en Grey a un ogro machista obsesionado por controlar a su “víctima” femenina. Pero no: lo que en realidad se representa ahí es a un hombre obsesionado por dominar todo lo que le rodea y que, sin embargo, pierde la paz cuando conoce a la modesta becaria.

    Obviamente, la película recrea los fundamentos de casi todos los cuentos de princesas. La chica viene a ser la Cenicienta rescatada por el príncipe. Lo mismo ocurre en Pretty Woman, por supuesto. Los cuentos de Disney y muchas películas románticas están hechos para satisfacer los deseos más íntimos de las mujeres. El atractivo de estas narraciones radica en el juego de tensiones que se produce entre el encanto natural de una pobre y modesta chica (una criada (Cenicienta ), una prostituta de la calle (Pretty Woman) o una humilde becaria (50 sombras)) y el encanto de un hombre dominador y poderoso que, al caer enamorado de la chica, le CEDE o CONCEDE su poder.

    Y todo, me temo, estriba ahí: en quién controla y domina a quién. El hombre poderoso domina el mundo (o parte de él) y la mujer domina al hombre poderoso.

    Llegados a este punto, voy a llevar estas conclusiones a un terreno insólito o insospechado. Las feministas, como Beatriz Gimeno, nos dicen que el patriarcado establece los patrones de deseo de las mujeres. Nuevamente, la mujer es retratada como un ser sin inteligencia y voluntad: es una marioneta que el hombre (el patriarcado) maneja a su antojo. Se trata de una visión tan irreal e injusta con las mujeres (y con el hombre) que, de ser cierta, justificaría el (supuesto o real) papel secundario de las mujeres en la historia. Pues, ¿cómo compartir el poder con quienes son menores de edad mental y así se reconocen?

    El punto que deseo desarrollar es éste: hay un ostensible paralelismo entre las cenicientas de los cuentos y las feministas. Y hay un paralelismo claro entre los príncipes de los cuentos y eso que ha dado en llamarse patriarcado. El deseo y cometido de las cenicientas es doblegar el corazón del hombre poderoso para que éste comparta su poder con ellas. Análogamente, el deseo y cometido de las feministas es doblegar al patriarcado (al hombre, en definitiva) para que comparta con ellas su poder.

    Al igual que ocurre en los cuentos románticos, donde una pobre chica es una víctima del mundo o de circunstancias adversas, el feminismo representa a todas las mujeres como víctimas pasivas de un mundo sobre el que ellas no tienen control alguno. El mundo zarandea a la chacha, a la prostituta, a la becaria… Ellas no pueden conseguir poder peleando directamente con el mundo: lo consiguen indirectamente al doblegar a quien sí tiene poder sobre el mundo (el príncipe, el hombre de negocios, el acaudalado…).

    Por tanto, ¿qué es el feminismo sino un cuento de cenicientas que aspiran a ser princesas?
    El paralelismo, no obstante, tiene sus límites, al menos en apariencia. Mientras la Cenicienta del cuento consigue el poder del hombre a través del enamoramiento de éste, el feminismo, lejos de querer seducir al hombre con belleza o zalamerías, lo somete a base de reproches por no acudir a su rescate. Y el patriarcado, de común tan caballerosamente pendiente de las necesidades de las mujeres, se ha casado con el feminismo, como la cenicienta se casa con el príncipe y se hace princesa. El patriarcado hace las veces de ese marido manipulado por una esposa descontenta e irascible que siempre tiene en la punta de la lengua una recriminación, un reproche, una mala palabra.

    ¿Podría ser de otra forma? No, y muchas veces lo he dicho. No hay nada esencialmente nuevo bajo el sol. Nos seguimos moviendo en el terreno de las luchas por el poder (entre hombres) y las luchas por manejar a quien tiene el poder (entre mujeres). Como en los cuentos de princesas, el feminismo juega la baza de la cenicienta sin poder, marioneta de las circunstancias, criatura desvalida ante los tejemanejes del patriarcado todopoderoso. Un patriarcado que –Beatriz Gimeno dixit- establece el deseo de las mujeres sin que éstas puedan hacer nada al respecto ni decir esta boca es mía.

    No podía faltar la ironía en esta historia. El feminismo arremete contra el papel pasivo que los cuentos de princesas atribuyen a las protagonistas; sin embargo, el mismo feminismo reproduce en sus dogmas básicos la pasividad femenina de los cuentos al describir a la mujer como una criatura carente de juicio crítico, voluntad y deseos propios. Y así como la Cenicienta no lucha contra el mundo para conseguir poder, sino que embelesa a quien lo tiene, el feminismo tampoco lucha con el mundo para “empoderar” a la mujer, sino que se las arregla para dominar a quien, luchando contra el mundo, posee el poder.

    • Gracias Isidro. Muy interesante aporte.

    • Magi dijo:

      El retrato que haces de las mujeres me recuerda a Warren Farrell, autor que tiene muchos prejuicios contra las mujeres , especialmente las jóvenes y atractivas . Este tipo de mujeres es incapaz de amar y solo le importa lo deseable que es .

      Como si lo único que hubiese en la mente de estas mujeres fuera una cosa, narcisismo .

      Por supuesto que la mayoría de las mujeres quieren ser queridas y aceptadas ¿y acaso los hombres no ? Quien no tenga la necesidad de ser querido que lo diga , porque sería algo sorprendente .

      Las cenicientas solo desean tener poder sobre el hombre poderoso , para así satisfacer su narcisismo , no es por cosas más normales y pragmáticas, como que están hartas de su minusvalorado trabajo, de ser maltratadas , de los intentos de abuso, de soportar a jefes y a jefas psicópatas, de la injusticia…

      Los dictadores y tiranos tenían muchas seguidores mujeres, si, pero también tenían muchos seguidores hombres, que estaban dispuestos a hacer cualquier cosa por ellos, ser torturados , obedecerles en todo o incluso morir, como si fueran un Dios, y así lo hicieron.

      50 sombras de Grey tuvo mucho éxito entre las mujeres, pero también tiene mucho éxito entre los hombres todo tipo de libros, videojuegos o deportes muy violentos.

      Ese retrato tan antiguo que se ha hecho de la mujer , especialmente de la mujer atractiva, como un ser deseable, bonito y al mismo tiempo odiosa y malvada que lleva a la perdición . tiene su porqué , y es generalmente el dolor que produce el rechazo, el no poder tener a una de estas mujeres, el que la atracción no sea correspondida . Lo entiendo porque el rechazo siempre es doloroso.

      Pero al final solo son seres humanos, ni mejores ni peores que los demás . Y además también pueden saber lo que es el rechazo, porque el rechazo no se da solo en el ámbito sexual, también en el laboral , familiar, las amistades..

      Las personas narcisistas y egocéntricas existen y son de todo tipo, hombres, mujeres, atractivos o sin atractivo alguno, eso da igual en realidad. Es algo que yo he comprobado personalmente.

      • isidro dijo:

        No recuerdo si fue Magi la que dijo que no podría participar más en este blog. Si es así, no será posible discutir más. En cualquier caso, le responderé por alusiones.

        Magi, no sé de dónde sacas la conclusión de que, según yo, las mujeres (o las mujeres bellas) desean conquistar al hombre poderoso por narcisismo. He hablado con evidente extensión del deseo de “RECURSOS”, y esos recursos incluyen, obviamente, librarse de jefes tiránicos, un mal trabajo, o, simplemente, el natural deseo de vivir bien, etc. O sea, que solo por narcisismo no, en modo alguno. Ahora bien, ya que tú sacas a relucir el narcisismo femenino (o de muchas mujeres), bien, no seré yo quien niegue que se trata de una poderosa tendencia en muchas mujeres. También en los hombres. En las mujeres suele tratarse de narcisismo por la belleza. En los hombres suele ser por otros motivos (ostentación de poder, fuerza, autoridad, valor, etc.). La chulería y la vanidad no es exclusiva de ningún sexo. El narcisismo por belleza es mucho más propio de las mujeres por razones obvias. No es más que un reflejo de la debilidad de los hombres por las mujeres bellas. Si hay tanta oferta de belleza femenina, si tanto abunda el exhibicionismo femenino es debido a la demanda masculina de mujeres atractivas. Esto es así por naturaleza. Se puede tratar de controlar por medio de la educación, pero no se eliminará jamás la tendencia natural de cada sexo. No hay más que asomarse a Internet para comprobar que sus páginas rebosan de mujeres exhibicionistas (en el sentido apuntado). Millones y millones de mujeres muestran sus encantos al personal, a veces por interés monetario, pero no siempre. Las mujeres son exhibicionistas en gran número. Sería absurdo negarlo. ¿Una de las intenciones de muchas de esas exhibicionistas es conquistar a ciertos hombres poderosos por simple vanidad? Sí. ¿Es la única intención? No.

        Hombres y mujeres aspiran a ser bienquistos, ya lo dijo, si no recuerdo mal, el filósofo Hume. No es eso de lo que yo he hablado ni criticado en películas como 50 Sombras de Grey. Lo que yo he tratado de explicar es que, lejos de lo que critican las feministas de esa película, la protagonista (digamos, la Cenicienta) no está representando el papel de una chica que el patriarcado quiere sumisa, sino el de una mujer que, como todo el mundo, alberga la intención de ser deseada y amada por un hombre… poderoso. Que Anastasia (la protagonista) se siente epatada y abrumada por el poder de Grey es algo evidente, como evidente es que esa fascinación por los hombres poderosos y guapos afecta a muchísimas mujeres. A los hombres no. Los hombres preferirán, en su mayoría, una mujer guapa aunque sin recursos que a una mujer fea y pudiente, al menos en circunstancias que no sean de extrema penuria. Por otro lado, las mujeres pudientes no suelen atraer a los hombres por su riqueza, más bien al contrario; ni las mujeres se sienten atraídas por hombres menos pudientes que ellas. Así es nuestra naturaleza, para bien o para mal. Puede ser triste que las mujeres no se fijen en hombres buenos sin éxito y puede ser triste que los hombres no se fijen en mujeres feas pero buenas e inteligentes. Podemos lamentar que nuestra naturaleza sea así, pero nada más, o poco más.

        dices, Magi, que también los hombres siguen con fervor a los tiranos de este mundo. Por supuesto. ¿Quién lo niega? ¿Entonces, por qué decimos aquí que las mujeres (que muchas mujeres, se entiende) apoyan a los tiranos y dictadores? Muy sencillo: Lo tenemos que decir para desmentir la criminalización que ustedes, las feministas, hacen del hombre y para negar con pruebas en la mano la imagen angelical que ustedes, las feministas, transmiten de la mujer. Eso es todo. Lo nuestro no es otra cosa que medio de contrarrestar un ataque injusto y sesgado contra el varón. Si hay que darse golpes de pecho por los muchos crímenes cometidos a lo largo de la historia, que ambos sexos se los den. Es demasiado fácil echar todas las culpas al sexo opuesto y tratar de irse de rositas. El masculinosmo no es un ataque gratuito o inmotivado a las mujeres: es una defensa contra las acusaciones misándricas que muchas mujeres lanzan al hombre. En este contexto tan misándrico, Magi, comprenderás que tiene pleno sentido recordarle al personal que también las mujeres habitan el lado oscuro del mundo.

        Añades más abajo que, si bien 50 Sombras de Grey tuvo mucho éxito entre las mujeres, los juegos violentos, videojuegos o libros de todo tipo tienen éxito entre los hombres. Me remito a la contestación anterior: eso ya lo sabemos. Nadie lo niega. Si criticamos ciertos gustos, tendencias, actos u omisiones femeninas no por saña misógina, sino porque la prensa oficial retrata a la mujer como un ángel sin tacha y al hombre como a un espantoso ogro. Dicho de otra manera: si ustedes, las feministas, no nos criminalizaran, nosotros no nos veríamos obligados a defendernos con críticas o ataques a las mujeres (a una parte de ellas). O dicho de otra forma: donde las dan, las toman.

        Ese “retrato antiguo” de la mujer bonita a que te refieres puede ser en parte una reacción de dolor causada por el rechazo, pero también puede ser la justa reacción de quien se siente engañado y manipulado por una calienta braguetas, y nadie puede negar que las calienta braguetas abundan en este mundo. No seré yo quien niegue que también hay muchos hombres insensibles que rechazan bruscamente o sin delicadeza a mujeres poco atractivas. El dolor a ser rechazado es humano, como bien apuntas. Y esto no solo es cosa de hombres, obviamente: Ahí tienes a todas esas mujeres (feministas) feas o gordas que patalean como niñas lamentando que los hombres las rechacen y que hayan “impuesto” un canon de belleza determinado. La chorrada y el infantilismo no pueden ser mayores, porque aquí nadie ha establecido por decreto que Elsa Pataki nos deba gustar más que la señora obesa de la esquina. Simplemente es así.

        Saludos.

      • Sí, Magi no va a volver a comentar en esta bitácora, de modo que en adelante desaconsejo responderle porque no va a poder defenderse.

      • Isidro dijo:

        Ajá. De acuerdo. Respondí por alusiones.

    • Isidro dijo:

      El sábado pasado mi mujer quiso que fuéramos al cine a ver 50 sombras más oscuras de Gray. Acepté encantado. No por la calidad de la película, que, como la anterior, es un bodrio insufrible, sino porque tenía interés en comprobar si la segunda entrega de tantas sombras y tan pocas luces confirmaría o refutaría lo que ya dije en otro comentario acerca de las íntimas intenciones de su autora. Pronto salí de dudas: como ya dije, no estamos ante una sórdida historia de un maltratador o dominador de mujeres que goza haciéndolas sufrir, sino, simple y llanamente, ante un muchacho podrido de dinero que se rinde ante los irresistibles encantos femeninos de una chica. Ya está, eso es todo. La protagonista no es sometida a nada que merezca llamarse castigo. Del torturado ricachón recibe cuatro palmaditas en el trasero, tan vulgares y corrientes como las que pueda recibir cualquier hija de vecina (o hijo) en un inocente juego de dominador y dominada. A cambio de esas cuatro palmaditas, la chica vive como una princesa: rodeada de increíbles lujos, regalos millonarios, costosísimas fiestas, cenas de postín, fastuosos palacios, yates enormes, helicópteros… No, la señorita en cuestión no ha de soportar un infierno de sometimientos sexuales y sádicos, no precisamente. No hay mujer en el mundo que no aceptara gustosísima la vida que Gray ofrece a Anastasia.

      Las feministas pueden deponer su histeria. Pueden estar tranquilas: el maquiavélico patriarcado no ha conseguido que las mujeres deseen estar sometidas a tipos sin escrúpulos. Qué va. A las mujeres les gusta ver a sus pies a tíos con poder y recursos, y eso es justamente lo que observamos en las dichosas sombras de Gray. Y lo digo literalmente: el impenetrable potentado se arrodilla sumiso ante la bella doncella, implorando que no lo abandone. Estamos ante un dominador sádico de peluche, borracho de Mimosín, rendido a su amada.

      Ni siquiera tendrán las feministas la oportunidad de alegar que Gray gustaba de someter a las mujeres, pues a lo largo del bodrio queda claro que aquél buscaba a mujeres que le recordaran físicamente a su madre biológica para castigarlas, pues ésta, por ser toxicómana, le dio mala vida en su infancia. No había misoginia, sino un trastorno psicológico originado en una terrible relación con su madre.

      Algunos hombres afortunados, como Gray, se hacen con un inmenso poder y con inabarcables recursos. Lógicamente, las mujeres se sienten atraídos por ellos, en especial si, además de poderosos y ricos, son también físicamente atractivos. Nada más natural que sentirse hechizado por la seguridad que aporta la riqueza. Anastasia ha conseguido doblegar al gran hombre de negocios; a un tipo que parecía inaccesible pero que, al fin, se derrumba ante el amor y la paciencia de Anastasia. Ella, pese a casarse con él, quiere seguir trabajando. Éste es el toque feminista a la película. Ella vale para trabajar y no quiere ser una mantenida… ¿O eso es solo la apariencia que nos quiere transmitir la autora del engendro? Al fin y al cabo, Anastasia puede estar tranquila: salta con red. Si trabaja es porque quiere. En este punto se refleja la natural aspiración de tantas mujeres de hoy: juegan a aparentar ser independientes, al tiempo que exigen protección del Estado y un sinfín de recursos que garantice su bienestar y el de sus hijos. En términos generales, podríamos decir que los hombres necesitan poder para conseguir recursos, mientras que las mujeres, más que poder, desean recursos. Anastasia, en efecto, jamás conseguirá el poder que tiene su marido, ni falta que le hace. Ella no va a enfrentarse al mundo. No lo necesita. A ella le basta con enamorar a quien ha conseguido poder y, por ende, recursos. Ansía recursos, no poder. Tú, hombre, lucha por el poder. Yo, mujer, solo deseo los recursos que del poder manan.

  6. Pingback: Re blogeando | andreansky

  7. Jeipi dijo:

    Lo ocurrido con ese periodista no nos descubre nada nuevo. Erin Pizzey, pionera de los refugios para mujeres maltratadas, ya obserbó que buena parte de las que acogía eran adictas a la violencia, así lo dijo y también la lincharon por ello.

    El caso es que muchas mujeres se sienten atraídas por los “malotes”, igual que muchos hombres por las “buenorras”, sin importarles que puedan caer en manos de un maltratador o una vampiresa (que tampoco tiene que suceder necesariamente, como una fatalidad).

    Yo diría que estos casos se engloban en lo que se denominan “relaciones tóxicas”, relaciones que no se circunsbriben al caso de la pareja, porque pueden ser familiares, vecinales, laborales, empresariales e incluso políticas (como se observa en las dictaduras, pero no solo en las dictaduras). En estas relaciones siempre hay por lo menos una “persona tóxica” y otra(s) que se deja(n) intoxicar.

    Lo que no debemos permitir es que el discurso feminista acabe reduciendo las relaciones tóxicas al ámbito de la pareja y atribuya los papeles de intoxicador e intoxicado en función del sexo de cada cual.

  8. Helena dijo:

    Para que un artículo salga publicado en un periódico alguien tendrá que darle su aprobación, habrá un consejo de redacción, un jefe de la sección de opinión, un algo… El artículo no apareció ahí por arte de magia. De modo que primero les pareció bien publicarlo y luego, ante las críticas, despiden al autor. Me parece una actuación cobarde por parte del periódico.

  9. jaime dijo:

    vaya ¿entonces todo tiene que ver con el tipo de hombre que uno elija ,verdad?

    • No. Ya he dicho en el artículo que un tipo con otro perfil puede ser amable de puertas afuera y maltratador de puertas adentro. Eso es difícil de evitar. Lo que si se puede evitar es al hombre que es visiblemente problemático.

      • Magi dijo:

        Es verdad, no es tan fácil de saber en muchos casos . Lo ideal es la no violencia . Pero quienes son violentos no siempre lo son de manera indiscriminada con todo el mundo , a veces si, pero no siempre.

        Está el caso de el boxeador famoso, a quien llaman la bestia del este por su imponente físico , y según su mujer es un padre y marido genial , que hace las tareas domésticas en casa y que tiene intereses intelectuales :

        http://www.dailymail.co.uk/news/article-1226073/The-Beast-East-aged-10—tender-poet-giant-boxer-Nikolay-Valuev.html

        En mi caso lo visiblemente problemático de algunos chicos era algo muy evidente , por ejemplo afición por beber mucho, mucha juerga . Y eso ya es un indicador de que no vas a poder tener una relación saludable con esa persona, sobretodo si ves que eso le gusta y no tiene muchas ganas de cambiar.

        Pero me entristece pensarlo, chicos muy atractivos y simpáticos perdidos por esa cultura de borrachera y juerga que hay entre la gente joven, y acabarán muy mal..

  10. Babel dijo:

    Anónima, si los tíos normales tienen inseguridades y eso no te atrae tienes que entender que si eliges a esos tíos tan seguros de sí mismos que te resultan atractivos la consecuencia es que vas a sufrir y que más te habría valido irte con algún chico inseguro. Básicamente eso es lo que dijo el periodista.
    Eso de que a otros chicos te ha resultado difícil conocerlos suena muy poco creíble, ya que las mujeres atractivas suelen tener sus pagafantas para que las escuchen y sus malotes para abrirse de piernas. Ellas no tienen dificultad ninguna en ligarse a esos chicos más inseguros, otra cosa es que no les mojen tanto las bragas.
    Tu historia no me la creo.
    Carlos, no considero que el periodista no haya tenido cuidado, otra cosa es que haya dicho verdades políticamente incorrectas. Cuando se trata de desafiar a la ideología dominante, da igual como digas las cosas porque no hay ninguna forma de “tener cuidado”.
    El artículo que quiso censurar Pablo Iglesias es el de Manuel Molares. Dijo en twitter que es una verguenza que se publique un artículo así y después se regocijó de su retirada.

    • Aunque no has roto ninguna regla, me gustaría que eleváramos el discurso y evitáramos expresiones vulgares como “mojar las bragas” o “abrirse de piernas”.

    • Así que los tios seguros de si mismos son directamente unos cabrones?? Confundís ser una persona segura de sí misma que sabe lo que quiere y va a por ello, con maltratadores. Recuerdo que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento o que dan esa imagen de cara a la sociedad.
      Y eso de que las mujeres atractivas suelen tener un pagafantas?? Vamos, que según tú las mujeres atractivas utilizan a los que consideras los “buenos” y se “abren de piernas” con los que las tratan como una mierda, perfecto. Muy bonito y agradable pensamiento de las mujeres, gracias. Y para acabar y como todo lo que tú dices es verdad universal para todos, la historia de la chica “no te la crees”. Esto es flipante. No puedo describir lo asqueroso y degradante que me resulta esto.

      Ya sin contestar al otro:
      Sinceramente, yo estoy de acuerdo en parte en lo que dice el artículo, pero el problema viene cuando hay personajes que se dedican a generalizar y aceptar esto como una verdad absoluta hasta llegar al punto de culpar solo a la víctima porque “ellas se lo buscan”. También me gustaría comentar algo que se dijo por arriba de que los cuentos y demás están hechos para satisfacer las fantasías de las mujeres y yo pregunto? Un cuento, dirigido a una niña que no sabe nada de eso, que clase de fantasía va a satisfacer?? Ninguna, claramente. De hecho se debería replantear la gente, si no son esa clase de historias que nos meten por los ojos a las chicas desde muy pequeñas, en las que la chica siempre puede y debe cambiar al malo de turno, las que ocasionan que las mujeres de mayores aspiren a algo así. Tal vez si no se nos bombardeara con esas historias desde niñas, y se nos educara con estas mierdas desde el primer momento, nos podríamos ahorrar muchos problemas. De hecho ya hay muchas mujeres quejándose de cuentos e historias así por la imagen falsa que crean de relaciones afectivas entre hombres y mujeres, pero muchos tachan de locas o exageradas a esas mujeres por querer quitar ciertos cuentos que representan esas relaciones tóxicas ya que son solo “cuentos” pero luego bien que lloran y culpan a las mujeres porque buscan o prefieren al chico “malo”. Muy coherente todo, sí señor, Queremos que las mujeres sepan diferenciar las relaciones tóxicas, y a hombres maltratadores (que no subnormales, flipaditos o simplemente chicos con seguridad) pero las metemos bonitas historias con relaciones tóxicas desde que son niñas y las hacemos ver que eso es a lo que deben aspirar, que si un chico tiene un pasado “oscuro” está justificado que te trate mal, que si es guapo da igual lo que haga o incluso que si no eres muy guapa y un chico guapo te hace caso debes dar las gracias y aguantar lo que venga, etc. Y respecto a lo que se dijo también por arriba, de que lo que quieren las mujeres en realidad es conseguir controlar al hombre, estoy muy de acuerdo. Pero es una fantasía como otra cualquiera, (los hombres también tienen muchas otras fantasías que se podrian tergiversar y manipular y no se hace) y como fantasía no implica que en realidad les guste que las violen o peguen, lo que les gusta es la idea de control como pasa con el BDSM. Y el problema es que nos enseñan (en cuentos, y en muchisimas pelis, libros y demás) que el chico malo, en realidad es bueno solo que ha sufrido mucho, etc, y que cambiará todo su comportamiento por su gran amor, y esa idea (completamente falsa en la realidad) de amor es lo que atrae a tantas chicas. Es la idea sentimental, de que alguien hará cualquier cosa por ellas, cosas que no ha hecho por nadie más porque ella es especial. Eso es lo que les gusta, no la parte en que él las trata como un perro. Así que, como ya dije, deberíamos comprobar hasta que punto influye el que se nos eduque con esas historias desde niñas, en lugar de hacer como si fuera todo culpa de las mujeres.
      Ya acabando quiero añadir que muchísimos hombres no dan esa imagen de malote en un principio. Por los menos los casos que he visto de maltratadores, han sido siempre de chicos normales, super amables y atentos, que poco a poco fueron presionando a su pareja y aislandola sin que el resto se diera cuenta. Todo eso hasta que empiezan con insultos, ataques verbales, etc y para cuando llegan a los golpes fisicos, la víctima ya tiene una dependencia emocional lo suficientemente fuerte, como para justificar al agresor y culparse a si misma, por lo que ni se aleja, ni mucho menos denuncia. Asi que aunque si es cierto que debemos mirar todas las posibilidades, creo que muchos deberian ser conscientes de que muchos maltratadores no van de cara, por lo que las mujeres que acaban en sus garras no buscaban ningún “malote” y si aguantan no es porque les guste eso, si no por problemas mentales y porque se culpan a sí mismas (y en esto no ayudáis los que os dedicáis a decir que es culpa de las mujeres, sin mirar todos los casos diferentes que hay).
      Y se me olvidaba añadir, que que una mujer sea guapa, independiente, que sea una campeona del boxeo, que sea super fuerte, etc, no quiere decir que no pueda acabar en una relación de maltrato (y no porque busquen al chico violento). Cada persona es un mundo por dentro, como sea por fuera o lo que haga en su vida profesional, no tiene nada que ver.

      • Isidro dijo:

        Cristina:

        Dices:
        Así que los tios seguros de si mismos son directamente unos cabrones?? Confundís ser una persona segura de sí misma que sabe lo que quiere y va a por ello, con maltratadores. Recuerdo que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento o que dan esa imagen de cara a la sociedad.
        1) Aunque te estás refiriendo a palabras que ha escrito un compañero (Babel), me permito contestarle yo también, dado afirmas, pluralizando, que confundimos al hombre seguro con el maltratador. Hasta donde yo entiendo lo leído, fue una mujer anónima quien estableció una cierta relación entre la seguridad personal y los “malotes”, pues aseguró que éstos no tienen, a diferencia de los no malotes, problemas de inseguridad personal. Tal vez sea esa anónima (¿tú, tal vez?) quien confunda al seguro con el malote. En cualquier caso, dio a entender que los malotes no son inseguros.
        2) No sé de dónde te sacas eso de “muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento o que dan esa imagen de cara a la sociedad”. ¿Es una impresión suya, una opinión…? La Psicología afirma que las mujeres están mucho más capacitadas que los hombres para captar la personalidad de los desconocidos y descubrir la mentira y el engaño. De tus palabras, Cristina, cabe deducir que no es así.

        Dices:
        “Y eso de que las mujeres atractivas suelen tener un pagafantas?? Vamos, que según tú las mujeres atractivas utilizan a los que consideras los “buenos” y se “abren de piernas” con los que las tratan como una mierda, perfecto.
        Pues yo también lo afirmo. Y no solo yo: un hombre de la inteligencia de Cervantes dejó escrito en su obra cumbre (lo parafraseo): que las mujeres desdeñan a quienes las aman y aman a quienes las desdeñan. Yo he hablado con prostitutas (sí, he ido de putas) que me aseguraban sentirse atraídas por los macarras y malotes. Y no diré que este dudoso gusto represente a todas las mujeres, faltaría más. Pero es evidente que hay muchas más de las que el feminismo está dispuesto a reconocer. Y es un hecho histórico irrebatible que millones de mujeres se sintieron atraídas por los peores dictadores que el mundo ha conocido. En las películas o novelas del tipo de 50 Sombras la atracción que siente la chica por un tipo que aparenta ser cruel es más que evidente. Y el éxito de esa novela entre el público femenino ha sido apabullante.
        Yo tampoco me creo la historia de la chica súper atractiva que lamentaba en estas páginas tener que liarse con los malotes porque los no malotes son muy inseguros y no lo ponen fácil. Y no me la creo porque no es creíble. Como explica Babel, una chica atractiva lo tiene muy fácil para salir con casi cualquier hombre, por muy inseguro que sea. Si esa chica sale constantemente con malotes es porque le atraen los malotes.
        Yo conozco casos (y puedo probarlo) de mujeres que se han ennoviado de tipos que han estado en cárcel por haber golpeado duramente a otras mujeres, así no nos vengas con que las mujeres son casi siempre víctimas de un engaño. Por cierto, lo que tú escribes también me resulta asqueroso y degradante.
        Dices también que hay personajes que se dedican a generalizar y a culpar solo a la víctima porque “ellas se lo buscan”. Claro que hay personas así, pero no creo que aquí nadie haya hecho semejante generalización. Yo he hablado con Babel y sé perfectamente que él no hace esa generalización. Por tanto, ¿a quién en concreto te refieres al decir eso? ¿Quién de aquí se debe sentir aludido por tus palabras?

        Dices:
        “Un cuento, dirigido a una niña que no sabe nada de eso, que clase de fantasía va a satisfacer?? Ninguna, claramente. De hecho se debería replantear la gente, si no son esa clase de historias que nos meten por los ojos a las chicas desde muy pequeñas, en las que la chica siempre puede y debe cambiar al malo de turno, las que ocasionan que las mujeres de mayores aspiren a algo así.”
        1. Lo mismo se podría decir de las fantasías de los niños varones cuando juegan a ser súper héroes. Pero no. No se trata de fantasías inculcadas, ni en niños ni en niñas, como lo demuestra el hecho de que esas fantasías son universales. Cuando una conducta es universal, carece de sentido decir que es fruto del aprendizaje.
        2. En caso de que sean fantasías inculcadas, dime, por favor, quién las inculca. Porque la evidencia al respecto no puede ser más abrumadora: son las madres las que engalanan a sus hijas como princesas, las que las maquillan, las que les compran la ropa provocativa, las que las animan a ser reinas de las fiestas… Los padres no intervienen ni dicen ni pío.
        3. ¿Os meten por los ojos que las mujeres pueden y deben cambiar al malo de turno? Ah, claro, lo de siempre: las mujeres son títeres sin voluntad ni inteligencia que se tragan todo lo que sale por la tele. Eso es admisible si hablases de niñas, pero no de mujeres adultas, porque digo yo que las mujeres adultas tendrán la suficiente inteligencia crítica como para refutar los cuentos que, no sé quién, les metió por los ojos cuando eran nenas. Por lo demás, es que ni siquiera tengo claro que semejante cosa cierta.

        Dices:
        “Tal vez si no se nos bombardeara con esas historias desde niñas, y se nos educara con estas mierdas desde el primer momento, nos podríamos ahorrar muchos problemas”
        ¿Algún ejemplo concreto de esas historias con que os “bombardean” desde niñas? ¿Alguna película, cuento, novela…? ¿Qué títulos nos ofreces para que los podamos juzgar? ¿A qué cuentos te refieres?
        O sea, que, según tú, la culpa de que las mujeres se anden con malotes la tienen los cuentos e historias con que se os bombardea desde niñas. Ahora pareces estar reconociendo que los malotes sí os atraen. Unas líneas más arriba nos decías que lo que ocurre es que las mujeres se enamoran de chicos aparentemente buenos que, después, dejan ver su condición de maltratadores.

        Dices:
        “…pero las metemos bonitas historias con relaciones tóxicas desde que son niñas y las hacemos ver que eso es a lo que deben aspirar, que si un chico tiene un pasado “oscuro” está justificado que te trate mal, que si es guapo da igual lo que haga o incluso que si no eres muy guapa y un chico guapo te hace caso debes dar las gracias y aguantar lo que venga, etc.”
        ¿Pero tú te crees que tenemos que tragarnos cualquier mondongo que nos quieras soltar? ¿En qué cuentos y en qué películas se representa esto que dices? ¿En qué historias se justifica el maltrato perpetrado por el chico malo o guapo? Dinos los títulos de esas historias y los podremos considerar y discutir. Mientras tanto, tus palabras y tus acusaciones son gratuitas.

        Dices:
        “Y respecto a lo que se dijo también por arriba, de que lo que quieren las mujeres en realidad es conseguir controlar al hombre, estoy muy de acuerdo. Pero es una fantasía como otra cualquiera, (los hombres también tienen muchas otras fantasías que se podrian tergiversar y manipular y no se hace) y como fantasía no implica que en realidad les guste que las violen o peguen, lo que les gusta es la idea de control como pasa con el BDSM.”

        Nadie ha dicho aquí que las mujeres deseen ser violadas por nadie. Lo que yo he explicado es que la fantasía de violación de las mujeres responde a un íntimo deseo de controlar al hombre poderoso y atractivo que las viola (en sueños). Y también he explicado que lo que desea la protagonista de 50 Sombras no es ser tiranizada por Grey sino el amor de Grey y sus recursos.

        Dices:
        “Y el problema es que nos enseñan (en cuentos, y en muchisimas pelis, libros y demás) que el chico malo, en realidad es bueno solo que ha sufrido mucho, etc, y que cambiará todo su comportamiento por su gran amor, y esa idea (completamente falsa en la realidad) de amor es lo que atrae a tantas chicas.”
        Y vuelta con se os enseña a bla, bla, bla. Esto, en cualquier caso, se lo deberías decir a la exitosísima autora de 50 Sombras de Grey, ¿no? No culpes a los hombres de las fantasías que tienen muchísimas mujeres ni de las novelas o películas escritas por mujeres que representan la satisfacción de tales fantasías.

        Dices:
        “Es la idea sentimental, de que alguien hará cualquier cosa por ellas, cosas que no ha hecho por nadie más porque ella es especial. Eso es lo que les gusta, no la parte en que él las trata como un perro.”
        Totalmente de acuerdo. Y esto es precisamente lo que suele ocurrir en esas historias que tanto gustan a las mujeres. ¿Dónde está ahí la toxicidad? Si lo que ocurre en esas historias, como la de Grey, es precisamente que el hombre cae rendido a los pies de ella y que es ella la que, pese a la índole (aparentemente) malota de él, lo consigue dominar y subyugar.

        Dices:
        “Ya acabando quiero añadir que muchísimos hombres no dan esa imagen de malote en un principio. Por los menos los casos que he visto de maltratadores, han sido siempre de chicos normales, super amables y atentos, que poco a poco fueron presionando a su pareja y aislandola sin que el resto se diera cuenta. Todo eso hasta que empiezan con insultos, ataques verbales, etc y para cuando llegan a los golpes fisicos, la víctima ya tiene una dependencia emocional lo suficientemente fuerte, como para justificar al agresor y culparse a si misma, por lo que ni se aleja, ni mucho menos denuncia”

        Acabas repitiendo la misma contradicción que ya te señalé. Vamos a ver: ¿Por qué acaban algunas mujeres con hombres malos? Tú, por un lado, le echas la culpa a los cuentos que ven las niñas. Es decir, las mujeres se deben sentir atraídas por hombres malotes que les dan mala vida y establecen relaciones tóxicas con ellas. La literatura, por lo visto, es culpable de que las mujeres (en el número que sea) terminen al lado de hombres malos. Pero, por otro, nos vienes a decir que, en la mayoría de los casos, las mujeres no buscan a hombres malos, sino que se sienten atraídas por tipos con toda la apariencia de ser buenos. ¿En qué quedamos? Porque si tu conclusión es que las mujeres no se sienten atraídas por los tipos malos, ¿a qué viene todo ese rollo de que las películas os enseñan desde que sois niñas a establecer relaciones tóxicas con maltratadores?

      • Genial.
        1. No, yo no era esa anónima si lo fuera no contestaría ahora​ con otra cuenta pero gracias por esa sútil acusación.
        2. Me alegra enterarme ahora que como mujer yo se captar la personalidad de la gente y saber cuando me mienten, supongo deberé activar ese potencial o enngrasarlo un poquito porque no me va bien. Además los maltratadores siempre van de cara y te pegan desde el principio, asi que creo que nunca llegaré a tener problemas. Gracias, por aclararmelo.
        3. Ajá, indipendientemente con quien se acuesten habeis acusado a las “guapas” de aprovecharse del “bueno” y tenerle de pagafantas. Pero todo ok, tú lo afirmas y Cervantes también.
        4. Yo ya dije por ahí que era verdad, pero que había que mirar un poquito más allá de por qué podía darse todo eso, pero como veo que ya lo teneis resuelto, la cuestión es que las mujeres se van con los “malotes” deberiamos centrarnos en los tios que golpean y pasar de ellas, no? Total, ya sabemos todos al parecer lo que hacen y lo que les mola.
        5. Si, ya sé yo que las chicas buenas lo tienen todo fácil. Da igual como seas de personalidad que si estás buena consigues lo que quieras y si no, culpa tuya. Y si te aprovechas de tu belleza para conseguir algo eres una “calientabraguetas” y demás cositas, ok.
        6. No recuerdo haber dicho “casi siempre” pero hay muchos casos así. Aunque supongo será una mentira de ellas, y no tengo ni idea asi que no me preguntes mucho.
        7. Un comentario general como otro cualquiera. Y no deberías ofenderte porque a diferencia de otros yo no he hablado refiriéndome a una aplastante mayoría de hombres ni nada parecido.
        8. Ok, las fantasías las llevamos en la sangre desde pequeñitos y la educación no cambia nada. Y encima solo educan las mujeres xD por supuesto, esa parte se me olvidaba. Eso de “la princesita de papá” no existe, supongo que porque los padres nunca se implican en el cuidado de los hijos o porque ellos son los buenos del cuento? Parece que ahora los hombres no tienen nada que ver con la educación que hay en la sociedad, curioso.
        9. Si vieras la de libros para adolescentes que hay por librerías no hablarías tanto, pero eehh, tú sabes, tú me enseñas a mí. Y no, no son títeres sin voluntad pero la educación influye mucho pero baah, nuestro comportamiento solo es cosa del ADN supongo.
        10. He hablado de todo un poco y no he negado que existan mujeres que les gusten los malotes, simplemente yo he decidido (o al menos e intentado) ir más allá de todo eso y mirar todos los casos que hay, pero parece que los tios de por aquí ya tenéis muy claro que el problema es de las tias, y que encima solo están educadas por su madre, asi que no creo que tenga mucho más que decir.
        11. Jajaja digo lo de que se nos enseña y tú intuyes que le echo la culpa a los hombres xD Pero nada, aquí no se enseña nada, cada uno va con sus problemas por la vida y solo tenemos las acciones que hombres y mujeres llevan impresas en el ADN.
        12. Digo “muchisimos hombres”, hablo de casos que he visto y según dice hablo de “mayoría”. Y encima como ya aclaré en otro lado, no recuerdo haber negado nada de que a algunas mujeres les atraigan los malotes, asi que conclusión? Las mujeres les atraen los malotes y yo no debería hablar de otra cosa para intentar ver cual es el problema porque los hombres ya tienen esa parte controlada. Y mucho menos decir “estoy de acuerdo con esto pero el gran problema viene cuando la gente se pone a generalizar y culpar a la víctima”. Pero vale, ya he visto muchos comentarios como para saber la idea que tenéis todos por aquí. Además que está demostrado historicamente asi que es la verdad absoluta, por tanto me abstendré de dar mi opinión para no contradecir a la historia y a todos los comportamientos de las mujeres.
        Un saludo.
        PD: Espero que todas estas generalizaciones, también las hagáis con los comportamientos de los hombres y no os alarmeis mucho cuando alguien generalice con vosotros basándose en los hechos.

      • Isidro dijo:

        Dices:
        “No, yo no era esa anónima si lo fuera no contestaría ahora con otra cuenta pero gracias por esa sútil acusación.”

        No serás ella, pero defiendes lo que dice.
        ¿Acusación es preguntarte si tú eres la anónima cuyas palabras defiendes?

        ¿Debemos concluir que tu escasa habilidad para detectar la personalidad de desconocidos invalida la conclusión de la ciencia psicológica de que las mujeres tienen más habilidad que los hombres para penetrar en la personalidad del otro? Cualquier investigación seria trabaja con muestras representativas, no con un solo caso. Disculpa, pero tu objeción no es válida.

        Nadie ha dicho aquí que los maltratadores siempre vayan de cara. (Como tampoco lo van las maltratadoras). Si lo ha dicho alguien, remítenos a sus palabras textuales. Yo, en concreto, no he escrito nada que se le asemeje, así que, por favor, no pluralices. De hecho, he expuesto casos que prueban que no siempre van de cara ni que ellas busquen malos hombres.

        Pero también es evidente que hay mujeres que se sienten atraídas por macarras, chulos, sinvergüenzas y dictadores. Está contrastado que millones de mujeres escribieron encendidas cartas de amor a Hitler o Mussolini. ¿Qué explicación le das a eso? Estos personajes tan siniestros y bestiales recibieron más cartas de amor que los Beathles y los Roling juntos. ¿Hitler y Mussolini no iban de “cara”, escondían su bestialidad?, ¿cabe alguna duda razonable al respecto? Estamos hablando de millones de seguidoras políticas y de una ingente cantidad de admiradoras, cuando no de enamoradas. Te agradecería que te pronunciaras al respecto.

        ¿Y qué hay de las muchísimas seguidoras de grupos musicales? El otro día vi una película titulada Star Rock. En ella se cuenta la historia del grupo musical Judas Priest: Un asesor de imagen le explica a un miembro nuevo del grupo que tiene la obligación de acostarse con mujeres, ser infiel a su novia y de llevar una vida disoluta, llena de excesos y vicios. ¿Por qué? Porque ese tipo de vida hará que muchos chavales sigan al grupo en cuestión. Muchos jóvenes soñarán con ser como los miembros del grupo: copular con cientos o miles de chicas a lo largo de sus vidas, divertirse con alcohol y drogas, hacer el gamberro, vivir desenfrenadamente. Para triunfar en ese mundillo y mantenerse en el candelero, es conveniente proyectar una imagen de chico mujeriego, sinvergüenza, frívolo, gamberro. ¿Pero eso no espantará a las chicas? A muchas no, desde luego: no a todas las dispuestas a acostarse con esas estrellas del rock. Atrae, en cualquier caso, a muchas más mujeres que las que el feminismo está dispuesto a reconocer. ¿Podría extrañar a alguien con dos dedos de frente que esas chicas que buscan con denuedo a ese tipo de hombres acabasen emparejadas con alguno que les diera mala vida? Habría que ser muy tonto para extrañarse.

        Dices:
        “Habéis acusado a las “guapas” de aprovecharse del “bueno” y tenerle de pagafantas.

        Estás generalizando. Ya que ese “habéis” me incluye, te voy a pedir que trascribas las palabras textuales con las que yo haya hecho esa acusación.

        Sí, afirmo que hay mujeres que se sienten atraídas por quienes las desdeñan. También lo dijo Cervantes. ¿Todas? No, obviamente no. La cita de Cervantes puede sonar a generalización (a que todas las mujeres…). En cualquier caso, no es lo que creo ni lo que he dicho, y puedo remitirme a mis escritos para probarlo. Me cito:
        “Y no diré que este dudoso gusto represente a todas las mujeres, faltaría más. Pero es evidente que hay muchas más de las que el feminismo está dispuesto a reconocer.”
        Todas esas chicas que anhelan acostarse con la estrella del rock, a sabiendas de que cada día éste se acuesta con otras mujeres, se sienten particularmente atraídas por tíos que las usan y después las desprecian.

        Ciertamente, si estás buena puedes conseguir muchas más cosas que si eres fea. También los hombres altos y buenos mozos consiguen más cosas que los bajitos y feos. Así es la vida.

        Nadie ha dicho (yo no, al menos) que todas las guapas se aprovechen de su belleza ni que sean calienta braguetas, ni mucho menos. Simplemente, es obvio que las hay que sí se aprovechan y sí son calienta braguetas, por mucho que el feminismo lo niegue.

        Dices:
        “Un comentario general como otro cualquiera. Y no deberías ofenderte porque a diferencia de otros yo no he hablado refiriéndome a una aplastante mayoría de hombres ni nada parecido.”

        Disculpa, no sé a qué comentario te refieres.

        Dices:
        “Ok, las fantasías las llevamos en la sangre desde pequeñitos y la educación no cambia nada. Y encima solo educan las mujeres xD por supuesto, esa parte se me olvidaba. Eso de “la princesita de papá” no existe, supongo que porque los padres nunca se implican en el cuidado de los hijos o porque ellos son los buenos del cuento? Parece que ahora los hombres no tienen nada que ver con la educación que hay en la sociedad, curioso.”

        Cualquier científico serio te dirá lo mismo que yo: si una conducta es universal y enraizada de todas las épocas, se trata de una conducta natural. Sí, los niños juegan a unas cosas y las niñas a otras, y no es por causa de la educación. Esto está suficientemente probado. Tu ironía no cambia las cosas.
        La educación no tiene ningún poder para establecer los llamados “roles de género”, ni la identidad sexual de las personas (“me siento hombre/mujer”) ni sus apetitos sexuales (“soy hetero/homo/bisexual”). Si la educación tuviera el peso que el feminismo supone en estas cuestiones, no habría ni homosexuales ni transexuales, pues éstos y aquéllos lo son “PESE” a la educación que reciben de sus padres, el ambiente hostil que sufren y las leyes que los castigan en muchas partes del mundo. La educación, en este sentido, es una redundancia en relación a la naturaleza: la refuerza, mas no crea o establece nada.

        Los hombres tienen que ver con la educación de los hijos. Me encanta que lo digas y que lo reconozcas, porque una de las acusaciones más injustas que hace el feminismo a los hombres es la que se desentienden de la educación de los hijos. Esto lo dicen muchas mujeres cuando quieren sacar tajada de un divorcio. Pero cuando se trata de explicar el orden general de las cosas, lo que hace el feminismo es acusar al hombre de establecer ese orden y de impedir a las mujeres que intervengan en él. En este caso, como cabía prever, tú afirmas que los hombres sí educan a sus hijos e hijas. Bien, como supongo que no querrás sostener que las mujeres se desentienden de la educación de los hijos, podemos concluir que ambos, padre y madre, educan a los hijos. De lo cual se deduce que el orden existente es el resultado de las decisiones y la cooperación de ambos sexos.
        Los padres, desde luego, tratan a sus hijas (muchos padres, no todos) como princesitas. Pero quienes visten a las niñas de princesas son las madres. Quienes las apuntan a certámenes de belleza, son las madres y quienes más interés muestran en evitar que la hija se case con un hombre pobre, son las madres. Cuando los ingleses fueron a comerciar a La India, no tuvieron ningún problema en mezclarse con las llamadas bibis y la población india en general, aunque los indios fueran muy pobres. Cuando a La India llegaron las mujeres inglesas, apartaron inmediatamente a sus compatriotas varones de aquellas mujeres, y establecieron poblaciones británicas al margen de la población india, al margen de la “chusma”. Es un ejemplo claro de que el clasismo, si bien afecta a ambos sexos, es más fuerte en la mujer, hablando en términos generales.

        Las películas de cenicientas rescatadas por un príncipe, como Prety Woman o 50 sombras de Grey, atraen poderosamente la atención de las mujeres. El público que va al cine a verlas con gran entusiasmo es principalmente femenino, no masculino. Como es lógico, ese entusiasmo por convertirse en princesa es cosa de las mujeres. Las chicas que hoy asisten encandiladas al cine para ver una película de princesas, mañana serán las mamás que transmitan su entusiasmo palaciego a sus hijas, serán ellas las que con más alborozo las vistan de princesas para la representación teatral de la escuela y quienes les refuercen el deseo de ser mantenidas por un hombre poderoso.

        También me alegra que admitas que las mujeres no son títeres sin voluntad. Pero eso habría que decírselo a las feministas de cuyas palabras se deduce tal cosa. Pero si tanto crees que la educación influye, ¿debo deducir que, según tú, las mujeres no han tenido parte en ella en relación al establecimiento de los llamados “roles de género”?

        Pero te voy a plantear una cuestión que me parece más interesante:
        A) Si haces recaer la educación intergeneracional únicamente sobre los hombres (el orden patriarcal), hemos de concluir forzosamente que hubo un momento en la historia humana en que los hombres empezaron a educar a los niños/as de una manera NO patriarcal. Si esto es cierto, fueron los mismos hombres quienes rompieron con el supuesto orden patriarcal y establecieron uno no patriarcal. Supongo que esta posibilidad no te convence.

        Hay otra posibilidad: fueron las mujeres quienes se sublevaron contra la herencia educacional recibida; pero, entonces, es obvio que el poder de la educación no es tanto como supones.

        Dices:
        “…, pero parece que los tios de por aquí ya tenéis muy claro que el problema es de las tias, y que encima solo están educadas por su madre, asi que no creo que tenga mucho más que decir.”

        Una afirmación gratuita y una generalización de alguien que, aparentemente, abomina de las generalizaciones.

        Dices:
        “Pero vale, ya he visto muchos comentarios como para saber la idea que tenéis todos por aquí.”

        Otra generalización y otra conclusión infundadas.
        Puedes ironizar cuanto te plazca, pero tus generalizaciones son injustas. Yo he dicho que hay mujeres buenísimas que se casan con hombres bestiales. Lo hicieron equivocadas. No me corresponde a mí defenderme de la acusación de que todas las mujeres que acaban con hombres malos es porque los estaban buscando. Es al feminismo a quien le falta reconocer que la conducta de no pocas mujeres también tiene su parte en la suerte que ellas mismas corren y en cómo son los hombres (selección sexual). Millones de mujeres se interesaron por tipos como Hitler o Stalin. ¿A alguien con dos dedos de frente le podría sorprender que esos hombres hubieran podido maltratar a su mujer o sus amantes en el ámbito doméstico? ¿A ti te sorprendería la hipotética noticia de que un dictador a todas luces bestial llegó a maltratar a sus esposas o amantes?
        Afirmar que las mujeres siempre saben dónde se meten es un exceso imperdonable (un exceso que yo no he cometido), pero pretender que ninguna o casi ninguna mujer sabe con quién se acuesta es de una ingenuidad pasmosa que no tiene otro cometido que hacer recaer sobre el hombre el peso de todas las culpas.

        En todo esto de los maltratadores pasa lo mismo que con los violadores: al parecer, aconsejar a las chicas o mujeres que se alejen de ciertos tipos de hombre, constituye un atentado machista contra la libertad de las mujeres. Pero no es así. Si yo sostuviera la idea de que las mujeres son culpables de ser violadas o maltratadas, no tendría empacho en proponer que fueran ellas las castigadas por la ley. Esto sería una aberración rayana en la locura. El lugar del hombre que viola o maltrata a una mujer (o a quien sea) es la cárcel. Nadie en su sano juicio pedirá que se castigue a la víctima. Pero, una vez que esto está dicho, carece de sentido ofenderse por aconsejar a las mujeres no dar facilidades al violador o al maltratador, o por reconvenir la conducta de aquellas mujeres que se andan con malas compañías masculinas. Nadie se ofende por recibir consejos que dificulten la acción de los cacos, pero muchas mujeres se ofenden por recibir consejos (policiales a veces) que dificulten la acción criminal de violadores o maltratadores. Es absurdo.

        Cristina, pienso que si lees con atención lo aquí dicho (al menos lo dicho por mí), no encontrarás motivo para acusarnos (y menos a todos) de que culpamos a la víctima y exoneramos al perpetrador. Yo sé de hombres que se dejan arrastrar por mujeres despampanantes y de mala índole. Esos hombres se sienten tan fuertemente atraídos por cuerpos femeninos exuberantes que pueden acabar enlazados con mujeres atractivas pero malvadas. Ellos están es su derecho de emparejarse con quienes quieran, pero carecería de sentido que luego, una vez casados, se lamentaran de ser maltratados por ellas. Si yo fuera uno de esos hombres, entendería sin problemas que mis amigos me dijeran: “¿De qué te quejas? Te empeñaste en salir con una mujer atractiva pero mala. Si te da mala vida, tú te lo has buscado. Lo que ella te hace es condenable y lo que tú has hecho, emparejándote con una mujer así, es estúpido.”
        El mismo reproche cabe aplicar a la mujer que se anda con malas compañías masculinas, ¿no crees?

      • ¿Tenemos una fuente sobre el número de cartas recibidas por los dictadores? No es que no te crea pero el tema me interesa.

      • 1. Que yo esté de acuerdo con la conducta de alguien o le “defienda” no quiere decir que sea la misma persona.
        2. No, mi habilidad no invalida nada, pero tú mencionaste esa buena habilidad de las mujeres para contrargumentar lo que yo dije de que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento. Curiosamente nunca me dijiste que hubiera maltratadores que no van de cara. De hecho te cito: “no sé de donde te sacas eso de…”
        3. Diiooss!! Ya me pronuncié al respecto lo que pasa es que leeis y entendéis lo que os da la gana. Ya hablé de que SI HAY MUJERES QUE BUSCAN HOMBRES VIOLENTOS Y PODEROSOS, y saqué a relucir lo de que no todos los maltratadores van de cara para dejar claro que no todas las que acaban mal buscaban un hombre violento, pero nada, tú a tu rollo y sigue contándome la historia de las admiradoras de Hitler que aun no lo sé.
        4. Digo que habéis, porque dabas la razón a otro chico donde decía exactamente eso. Si solo te referias a la parte en que decia que a las mujeres les van los “malotes” haberlo aclarado. Porque cito al otro chico: “las mujeres atractivas suelen tener sus pagafantas para que las escuchen y sus malotes para abrise de piernas”. Yo me indigné por eso, y a ti no te pareció correcto porque te cito:
        “Dices: “Y eso de que las mujeres atractivas suelen tener un pagafantas?? Vamos, que según tú las mujeres atractivas utilizan a los que consideras los buenos y se abren de piernas con los que las tratan como una mierda, perfecto” Pues yo también lo afirmo. Y no solo yo un hombre de la inteligencia de Cervantes…” Pero eehh, que tú no has dicho nada de eso
        5. Deja de decir “el feminismo lo niega” y derivados porque aquí no tiene que ver, estás hablando conmigo no con el feminismo.
        6. En ningún momento he acusado solo a los hombres de la educación, he culpado a la educación que tú entendieras otra cosa es cosa tuya, así que no me vengas ahora con “bien reconoces que los hombres tienen que ver en la educación de los hijos”, “podemos concluir, que ambos, padre y madre educan a sus hijos”.
        7. Si, es cierto, por eso las niñas de padres solteros o gays, no visten a sus hijas de princesas, no las regalan packs de maquillaje ni muñequitas ni nada de eso, ya me ha quedado claro que los hombres no hacen esas cosas. Supongo que las madres tampoco compran a sus hijos coches, les visten de bomberos y esas cosas.
        8. Hablas sobre lo de aconsejar a mujeres de no dar facilidades al violador (que ni si quiera viene al caso), pero sabes cual es el problema? Que hay mucha gente que cuando ya ha pasado algo solo destaca que la mujer iba o hacia X cuando pasó, en lugar de juzgar lo que le han hecho. En lugar de apoyarla en un momento así, la gente le echa más mierda encima. Incluso muchas personas tienen el descaro de afirmar rotundamente que es culpa de las mujeres que se visten como zorras y provocan. Por eso podemos indignarnos? O por el hecho de que muchos casi quieran ponernos un burka encima para que no “provoquemos” a los pobres seres que se sienten tentados si enseñamos carne? Muchos no dan consejos para prevenir, van a atacar y culpabilizar a la víctima pero eso muchos no lo ven o no les importa como se pueda sentir esa persona.
        9. Pero es que ves lo que dices?!?! Reprocharias a una víctima el que haya hecho X o Y. Ha podido ser estúpida? Sí, claramente. Pero que tengas el descaro de ver a una persona pasarlo mal (por su estupidez o lo que sea) o ver que le han hecho algo malo, y solo sepas decir “tú te lo has buscado”, “no te quejes”, etc. me parece repulsivo, cuanto menos. Y me da igual si la víctima es un hombre, mujer, niño o niña. Puedes hacerle saber de buenas maneras que su conducta ha sido estúpida y que debe cambiar para que no le pase más, pero no soltarle nada más le ha pasado algo un simple “de qué te quejas si tú te lo has buscado”. Eso me parece de ser un poco cabrón, y mucho más si lo haces cuando a esa persona le ha pasado algo realmente grave. Porque perdona, pero eso ya no es prevenir, es culpabilizar de malas maneras sin preocuparte por lo que esa persona pueda sentir, o por lo que pueda estar pasando realmente.

      • Isidro dijo:

        Que tú esté de acuerdo con la conducta de alguien o la defienda no quiere decir que seas ella: ¡por supuesto! Si una cosa significara la otra, NO te habría preguntado si eras esa anónima. Oh, ¡qué ofensa he hecho al hacer tal pregunta! ¡Qué piel tan finita tienes, querida!

        No, tu inhabilidad no invalida nada. Y tú empleaste el “argumento” de que tú, siendo mujer, no tenías esa habilidad, para dar a entender que debía de tratarse de algo falso. Cometes unos pocos errores: Primero, en tu santa ignorancia estadística, te crees que un solo caso (el tuyo) es capaz de validar o invalidar una media estadística. Hay que ser muy, pero que muy ignorante para pensar esto. Segundo: error de perspectiva: muy propio de los niños ver el mundo desde su concreta perspectiva: como lo que digo no sea ajusta a ti, ah, pues eso que no debe ser cierto.

        Y si yo utilicé ese argumento para “contraargumentar” que tu dijeras que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento, es PORQUE REALMENTE lo contraargumenta, por la sencilla razón de que, según la psicología (y yo diría que es verdad) es más difícil mentirle a una mujer que a un hombre. Tú puedes hacer como que eres buena persona, pero, salvo que seas un consumado actor, antes o después te pillarán en un renuncio. No creo que sea fácil para muchos hombres o mujeres fingir largamente lo que son, porque, como la misma psicología afirma, el lenguaje corporal te delata. Las mujeres, por tratar con niños pequeños sin lenguaje verbal, suelen ser diestras en ello.

        Y te vuelvo a repetir lo mismo: no sé de donde te sacas que los maltratadores no vayan de cara. Tu forma de expresarlo fue esta:
        “Recuerdo que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento o que dan esa imagen de cara a la sociedad.”
        ¿Muchos? Te lo repito: no sé de dónde te sacas eso. Debe de ser lo que tú crees, y como lo que tú crees va a misa, pues nada, “muchos”. La mayoría que yo conozco (que yo conozco) eran bestias o bordes a quienes se les veía el plumero a una legua. Y eran bestias o bordes con hijos y mujeres. Cuando yo digo que hubo muchas mujeres enamoradas de Hitler, no es una percepción mía, sino algo constatado. Tú NO has aportado ningún dato contrastado: solo lo que a ti te da la gana decir. Pues oye, eso te valdrá en tu círculo de amistades o en una barra de bar. Aquí no. O dices algo que se pueda contrastar o asume que son solo opiniones. Y también he hablado de los millones de mujeres fascinadas por gamberros, como lo son todas esas ávidas por follarse a estrellas de rock. Tú, nada, solo lo que tú crees o has vivido. Y está bien que hables de tus experiencias personales. No pasa nada, pero si deseas que sean extrapolables, tendrás que aportar algo que no se ciña a tu mera experiencia personal o tus opiniones.

        Dices:
        “Diiooss!! Ya me pronuncié al respecto lo que pasa es que leeis y entendéis lo que os da la gana. Ya hablé de que SI HAY MUJERES QUE BUSCAN HOMBRES VIOLENTOS Y PODEROSOS, y saqué a relucir lo de que no todos los maltratadores van de cara para dejar claro que no todas las que acaban mal buscaban un hombre violento, pero nada, tú a tu rollo y sigue contándome la historia de las admiradoras de Hitler que aun no lo sé.”

        Lo que sacaste a relucir NO es “que no todos los matratadores van de cara”. No, no, lo que tú hiciste es RECORDARNOS esto:

        “ que muchos maltratadores son esos que parecen tímidos e inseguros en un primer momento o que dan esa imagen de cara a la sociedad”

        Para que esta frase tuya tenga el significado que pretende debería completarse con un “OS” (recuerdo). Ah, gracias por recordarnos que “muchos” maltratadores no van de cara. ¿Quién dice eso? Cristina Failchild. Ah, pues no se hable más: debe de ser verdad. Se ve que, además de mala gente, los maltratadores son consumados actores a tiempo completo. ¿Creíble? Ni lo más mínimo. Puede haber hombres y mujeres que finjan su maldad y den el pego en sociedad, pero se me antoja punto menos que imposible hacerse pasar por lo que no eres en la privacidad de un noviazgo, y esto es aplicable tanto a hombres como a mujeres.

        Por cierto, yo también me he pronunciado al respecto y he afirmado que no todas las mujeres que acaban con un tipo malo lo hayan buscado.

        Sí, parece que ya te has enterado de la historia de las admiradoras de Hitler (y de Stalin, y de Mao Tse Tung, y de Mussolini…). Pero sobre ello guardas silencio. No dices nada de un fenómeno que, cuando menos, debería darte qué pensar. Te he pedido que me digas qué piensas de esto, y lo que obtengo de ti son más ironías, sarcasmos e impertinencias.

        Respecto de los pagafantas dije eso que tú trascribes, pero como parece que te gusta manipular los textos a tu antojo, completo lo que dije y escrito está:
        “Y no diré que este dudoso gusto represente a todas las mujeres, FALTARÍA MÁS. Pero es evidente que hay muchas más de las que el feminismo está dispuesto a reconocer.”
        He resaltado “faltaría más” en mayúsculas para ver si te enteras de una vez que cualquier cosa que diga de las mujeres (o de los hombres) sobre estas cuestiones, no las aplico a todas. Así que, a ese chico que dices, le daba la razón en la manera como se la he dado: con mis palabras y dejando claro que ese dudoso gusto (por los chulos) NO representa a todas las mujeres, FALTARÍA MÁS”. Si ese chico se refería a todas las mujeres (guapas), lo ignoro (aunque supongo que no), pero mis palabras son lo suficientemente claras al respecto. Ese “habéis”, por tanto, es a todas luces abusivo. No manipules más lo que escribo. Pierdes el tiempo.

        Me dices que estoy hablando contigo, no con el feminismo, pero como lo que dices parece feminismo en estado puro, lo que de él diga, lo digo de ti en estas cuestiones. Sí, como tú, el feminismo afirma que los maltratadores no dan la cara. ¡Qué grandes actores son! ¡Ríete de Marlon Brando! Claro, ¿cómo podría decir el feminismo que sí que van de cara desde el primer día? También afirma que el orden cultural es cosa exclusiva de los hombres (quienes imponen el patriarcado y los “roles de género”), al tiempo que asegura que los hombres se desentienden de la educación de los hijos. Incluso hablan en tono de burla del “padre súbito” cuando los padres reclaman la custodia compartida del hijo. Debe de ser cosa milagrosa eso de ser responsable del orden establecido al tiempo que te desentiendes de la educación de los hijos. Este es el nivel intelectual del feminismo: decir una cosa y la contraria. Pero como cuela, al menos a efectos prácticos, pues adelante con los faroles.

        Pero disculpa, en realidad, también me he referido al feminismo por aquello de evitar personalizar la discusión, que es un favor que suele pedirnos el anfitrión. En lo sucesivo no evitaré la personalización.

        Vale, te estabas refiriendo a la educación y, según parece, entiendes que la educación es cosa de hombres y mujeres. ¿Y cómo es esa educación? ¿Es machista? ¿Es igualitaria? ¿Favorece sistemáticamente a algún sexo? Si lo que tú mantienes es que es una educación machista (es decir, una educación que perjudica a las mujeres sistemáticamente), tendrás que concluir que las mujeres, a lo largo de la historia, han colaborado voluntariamente con un tipo de orden educativo perjudicial para ellas. O sea, que podríamos decir que las mujeres son masoquistas o tontas. La otra posibilidad es que las mujeres hayan transmitido, POR LA FUERZA, una serie de valores e ideas a los niños. En tal caso, ya no podríamos hablar de hombres y mujeres CO-EDUCAN, sino de que los hombres, únicamente ellos, educan e imponen un tipo de educación a todo el mundo. Las mujeres, en tal caso, transmiten lo que los hombres les ordenan.
        Existe otra posibilidad: la educación tradicional no es machista (ni lo contrario), y por eso mismo las mujeres no han tenido problemas en transmitirla a los hijos. ¿Cuál de las tres alternativas defiendes? Te lo pregunto para que nos vayamos aclarando.

        Dices:
        .” Si, es cierto, por eso las niñas de padres solteros o gays, no visten a sus hijas de princesas, no las regalan packs de maquillaje ni muñequitas ni nada de eso, ya me ha quedado claro que los hombres no hacen esas cosas. Supongo que las madres tampoco compran a sus hijos coches, les visten de bomberos y esas cosas.”

        Sí, me creo que los gays hagan todo eso, desde luego. Y yo mismo le compraré a mi chica lo que desea: muñecas vestidas de princesa. También las madres compran balones de fútbol. Ahora dime, por favor: ¿quién transmite más entusiasmo por el fútbol: la madre o el padre? Hablo en términos generales. El padre, ¿verdad? Infinitamente más entusiasmo. Pues lo mismo cabe decir de las princesas: son las madres quienes transmiten a las hijas un enorme entusiasmo por las princesas, no los padres.
        Nuevamente, te mueves en el terreno de tus percepciones particulares sin aportar ningún dato objetivo. Yo te doy algunos: los lectores de 50 sombras de Grey son casi siempre de sexo femenino. Esto es comprobable. Y también los espectadores de Prety Woman, etc.

        Que a ti no te parezca que venga al caso es diferente a que no venga al caso lo de los violadores. Viene al caso porque en ambos casos (violadores y maltratadores) se trata de lo mismo: de que no se puede aconsejar a la mujer evitar ciertas conductas sin que las feministas histéricas te salgan con que estás culpabilizando a la víctima.

        Dices que hay “mucha gente que cuando ya ha pasado algo solo destaca que la mujer iba o hacía X cuando pasó”.
        Mentira. Mentira cochina. Falso de toda falsedad. ¿Dónde te crees que vas con tus burdas mentiras y tus subjetivas percepciones? ¿Nos estás intentando colar que cuando se produce una violación “hay mucha gente” que en vez ciscarse en el violador se dedica a culpar a la violada? Eso es una repugnante mentira. Te voy a dar un dato también objetivo y comprobable: los violadores de niños o mujeres son apartados de los demás reclusos en las cárceles (en nuestras cárceles). ¿Sabes por qué? Porque la mayoría de los hombres abomina de los violadores. Esto es un dato objetivo. También es constatable que en muchos lugares del mundo, cuando la población pilla al violador in fraganti, lo linchan o mutilan (La Tabla Rasa, de Steven Pinker). Y en todos los lugares del mundo hay leyes que castigan la violación de mujeres. Lo que no hay es leyes que impidan que se viole a los hombres en las cárceles (aunque no digo que en todas se permita este crimen). ¿Aportas tú alguno que sea constatable? No, solo tus sacrosantas opiniones.

        ¿Tienes pruebas de que sean los hombres quienes impongan el burka a las mujeres? Digo pruebas, no opiniones. Lo que tú has dado a entender es que hombres y mujeres educan. Ahora dices que lo del burka es una imposición masculina. ¿Pruebas? Ninguna. Pues mira lo que pasa con la ablación del clítoris. ¿Quién la practica? Las mujeres. Son las mujeres quienes cortan el clítoris a las niñas, no los hombres. Y si tal barbaridad es capaz de infligirse a sí misma la población femenina, ¿es impensable que pudieran infligirse la barbaridad de la ablación? Me parece que no es tan impensable. Qué fácil es hablar a la ligera.

        Dices:
        “Pero es que ves lo que dices?!?! Reprocharias a una víctima el que haya hecho X o Y. Ha podido ser estúpida? Sí, claramente. Pero que tengas el descaro de ver a una persona pasarlo mal (por su estupidez o lo que sea) o ver que le han hecho algo malo, y solo sepas decir “tú te lo has buscado”, “no te quejes”, etc. me parece repulsivo, cuanto menos. Y me da igual si la víctima es un hombre, mujer, niño o niña. Puedes hacerle saber de buenas maneras que su conducta ha sido estúpida y que debe cambiar para que no le pase más, pero no soltarle nada más le ha pasado algo un simple “de qué te quejas si tú te lo has buscado”. Eso me parece de ser un poco cabrón, y mucho más si lo haces cuando a esa persona le ha pasado algo realmente grave. Porque perdona, pero eso ya no es prevenir, es culpabilizar de malas maneras sin preocuparte por lo que esa persona pueda sentir, o por lo que pueda estar pasando realmente.”

        Claro, claro. Digamos que mi hijo, por negligente, se deja las puertas de casa abierta y que no es la primera vez que lo hace. Un día llega a casa y se encuentra que se la han desvalijado. Mi hijo llora desconsolado porque ha perdido muchas cosas de valor. ¿Qué he de hacer yo? Lo consuelo y le digo: sigue dejándote la casa abierta, que el culpable es el caco.
        Yo conozco una mujer de un pueblo vecino que está saliendo con un hombre que mandó a una mujer anterior al hospital. Todo el mundo sabe que es un bestia integral. Él estuvo un tiempo en la cárcel. Esta mujer (la nueva) conoce perfectamente la historia y el historial del tipo. Si el día de mañana ella fuera golpeada, tú lo que harías es consolarla y no reprocharle nada. ¿Cómo reprocharle que esté saliendo con un consumado salvaje? Oh, probrecita. Lo que habrá que hacer es animarle a seguir con tan “buenas” compañías. A mí puedes ponerme de cabrón, no me importa. No ofende quien quiere. Yo sí le haría el reproche… por su bien. A la mujer víctima de su estupidez o al hombre víctima de su estupidez. ¿Y el maltratador o maltratadora? A la cárcel. Creo que hay una diferencia apreciable entre el reproche justificado y la cárcel.
        Cuando una mujer es víctima de violación a causa de que se junta con hombres desconocidos de evidente mala catadura, a nadie se le ocurre hacerle reproches justo después de ser violada. Ese no es el momento. Pero habrá un momento adecuado para reprenderle (un amigo o familiar) el hecho de que se ande con malas compañías o que baile descocada con tipos desconocidos o drogados, precisamente porque lo que deseamos es que no vuelva a sufrir otra desgracia evitable.

      • “¡Que piel tan finita tienes, querida!” Piel finita de qué? Es que se te está yendo la cabeza con cosas que no vienen al caso. Primero con que si soy la otra, y ahora como te respondo es que tengo la piel muy finita. Es flipante.
        Noo, dije eso porque tú pretendías hacerme ver que como las mujeres perciben mejor la personalidad de otros, entonces no cabía la posibilidad de que se las engañara nunca. De ahí que soltara eso, pero nada sigue manipulando cuanto quieras mis palabras y malentendiendolas todo lo que quieras. Que por cierto, tú mismo dijiste en otro comentario que si habia quien no iba de cara, pero yo soy la mala porque he dicho que son “muchos”, que pecado y deshonra. Supongo que no hay ningún caso (o muy pocos) donde el/la maltratadora fuera de buenas y poco a poco acabara aislando a la víctima, ni nada parecido. YA DIJE QUE MI CASO NO INVALIDA NADA. Y no he negado nada, solo porque no se ajuste a mi. Pero sigue, que la ignorante soy yo. No hr hablado de que finjan siempre, pero sigue invéntandote mi comentario, que se te da de lujo.
        Si, y yo (al igual que el feminismo) no he dicho nada de que a algunas mujeres les gustan los hombres violentos, poderosos o X.
        Ya hable en uno de mis comentario de que la educación es SEXISTA, pero eso también lo obvias.
        Si, nadie comenta nada contra las mujeres nunca http://www.creatividadinternacional.com/profiles/blogs/un-sacerdote-culpa-a-mujeres-de-incitar-a-ser-violadas
        http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2017/04/25/bilardo-culpa-violaciones-uso-ropa-provocativa/00031493115715506110962.htm
        http://www.ideal.es/sociedad/201411/28/campana-culpa-mujer-violacion-no-coquetear-para-no-violen-20141128113939.html
        También hubo un caso en Brasil donde 30 hombres violaron a una cria, subieron un video a twitter y lo primero que hicieron muchos/as fue reirse y decir que seguro iba drogada. Luego claramente llegó la indignación de la gran parte de la población, pero mira que si hay quienes culpan a la víctima y se rien, que cosas.
        Las mujeres son responsables y (según algunos) pueden evitar que las violen dejando de ligar, de beber mucho, de hablar con desconocidos y de llevar ropa “provocativa”. Pero luego si un desconocido empapela una ciudad para encontrar a una chica se le llama romántico y se anima a la chica a irse con él, si alguna mujer dice que le asusta cuando algún desconocido le suelta un “piropo” es mala, etc, pero para evitar violaciones parece que debemos desconfiar asi que cual es el punto? Desconfiamos para evitar violaciones, o confiamos para que no nos llamen exageradas?
        Una vez más lees lo que te da la gana, la parte de “puedes hacerle saber de buenas maneras que su conducta ha sido estúpida y que debe cambiar para que no le pase más, pero no soltarle nada más le ha pasado algo un simple “de qué te quejas si tú te lo vas buscado”” supongo que te la has saltado, si no no me vendrias con “qué he de hacer yo? Lo consuelo y le digo: sigue dejándote la casa abierta…” Muy bonito, y tú hablas de manipulación… Y viendo todo esto, paso de seguir contestando. Dejé claro en mi primer comentario que sí, hay mujeres que se sienten atraidas por hombres violentos. Y que hay algunos (muchos o como quieras) que en UN PRINCIPIO no van de cara y que acaban aislando a la víctima, pero eso te lo has pasado por donde te ha dado la gana para intentar dejarme como la mala y como que no quiero aceptar la realidad, asi que adios muy buenas.

      • Isidro dijo:

        Fe de erratas: donde dice: “Y si tal barbaridad es capaz de infligirse a sí misma la población femenina, ¿es impensable que pudieran infligirse la barbaridad de la ablación?” debe poner “Y si tal barbaridad es capaz de infligirse a sí misma la población femenina, ?es impensable que pudiera infligirse la barbaridad del burka?”

      • Isidro dijo:

        Hola, Carlos. Me parece lógico pedir fuentes cuando se habla de cosas tan serias.
        En el siguiente enlace podrás leer, en PDF, Las Mujeres de los Dictadores, de Diane Ducret:
        http://www.abc.es/gestordocumental/uploads/Cultura/primeras-paginas-mujeres-dictadores.pdf
        Si buscas Beathles en el buscador (por acelerar la búsqueda de la cita que te interesa), hallarás esta frase:
        “Sin embargo, Adolf Hitler recibió más cartas de fans que Mick Jagger y los Beatles juntos.”
        Se aportan muchos más datos en los renglones siguientes.
        Hay otra fuente (este libro lo tengo en papel): “Dictadoras” (Las mujeres de los hombres más despiadados de la historia), de Rosa Montero, Editorial Lumen.
        En la página 67 puede leerse (refiriéndose a Hitler):
        “En sus veinte años de política activa recibió más de 150.000 cartas de sus admiradoras, quienes las remitían dispuestas a entregar todo lo que tuvieran, y muchas que incluso deseaban tener un hijo suyo o fantaseaban con su amor.”
        Saludos.

      • Isidro dijo:

        Cristina, has venido aquí sin nada, sin datos y sin argumentos, solo con tu opinión subjetiva, grandes dosis de susceptibilidad, mala educación y la típica soberbia enhebrada a la ignorancia. Lo único que te ha sobrado ha sido ganas de criminalizar al hombre y santificar a la mujer. La misma cháchara de siempre, las mismas acusaciones misándricas que llevamos años y años oyendo de boca de incontables feministas. Pero como es una cháchara peligrosa e injusta, merece la pena examinarla con detenimiento para ponerla en evidencia.

        Reducido a su esencia, has venido a decir esto:
        – Que somos machistas por culpabilizar a la víctima al afirmar que hay mujeres que se sienten atraídas por los malotes.
        – Que es verdad que hay mujeres que se sienten atraídas por los hombres poderosos o violentos, pero que ello es debido a la educación que reciben.
        – Que muchos son los maltratadores que no dan la cara desde un principio, de suerte que hay muchas mujeres que son víctimas de un engaño inicial. Una vez la mujer ha sido engañada y llevada al terreno del depredador, el círculo del maltrato se irá estrechando hasta que ya sea demasiado tarde para ella.

        Si hubiésemos de creerte, se diría que no hay mujeres naturalmente atraídas por hombres violentos. O bien es culpa de la educación que reciben o bien las mujeres emparejadas con tipos violentos creyeron juntarse con hombres buenos (eran malos pero no daban la cara).

        Es evidente cómo estableces una clara asimetría entre el hombre y la mujer: No concibes la posibilidad de que haya mujeres naturalmente atraídas por hombres violentos, pero, en cambio, no pareces contraria a la posibilidad de que haya hombres intrínsecamente violentos. Quizá en este punto tú y el feminismo digáis que la conducta violenta del hombre es el resultado de la educación que reciben, pero esto sería por completo absurdo, pues no tiene mucho sentido que alguien de natural pacífico “se eduque” a sí mismo para ser violento.
        Por tanto, esta es la primera asimetría que el feminismo y tú establecéis entre el hombre y la mujer: el hombre es de natural violento; la mujer, si se siente atraída por el violento, es debido a la educación “sexista” que recibe. El tufo misándrico se percibe al instante.

        En este discurso también destaca, como es obvio, el deseo de santificar a mujer. Para el feminismo es inconcebible la posibilidad de que haya mujeres (ignoro el porcentaje) naturalmente atraídas por el hombre violento. Oh, no, hasta ahí podríamos llegar. Si se sienten atraídas es por culpa de la educación que reciben.
        Te contradice, Cristina, cuando sostienes que son muchos los maltratadores que fingen ser buenos. Es decir, las mujeres que caen en sus manos no se sintieron atraídas por la condición violenta de esos hombres, sino por su normalidad o bondad (fingida). ¿Pero no habíamos quedado en que las mujeres son educadas para sentirse atraídas por los hombres violentos y poderosos? ¿Qué necesidad tendrá, en tal caso, un maltatador de fingir bondad? Antes los contrario: puesto que las mujeres son educadas -según tú- para enamorarse del violento, son los hombres pacíficos quienes, para ligar, deberán fingir ser gamberros y prepotentes. Y, en realidad, esto es justo lo que pasa. Cualquier hombre normal sabe que para aumentar su atractivo ante gran parte de las mujeres (tal vez una mayoría de ellas) debe dar la imagen de golfo y sinvergüenza, de frívolo y superficial. Ciertamente, lo que vemos en las películas es que la guapa se acaba yendo con el hombre duro y violento (tipo John Weyne). Ah, ¿entonces, lleva razón Cristina (el feminismo)? Solo en parte, porque el protagonista violento jamás usa su fuerza o poder contra las mujeres: solo contra los hombres; y, en general, para beneficiar a las mujeres. ¿Dónde están las películas o novelas que elogien al hombre violento con las mujeres? Hace tiempo, hice esta pregunta a otros voceros del feminismo y no obtuve respuesta. En las películas se representa el amor de las mujeres por los hombres violentos, pero no por los maltratadores de mujeres: son violentos, insisto, con otros hombres.

        De acuerdo, pero ¿no podría ser cierto, después de todo, que los hombres son educados para ser violentos? ¿No podría ser que fueran violentos por culpa de todas esas películas en las que el tipo duro obtiene como trofeo el amor de la guapa? Evidentemente, no. El cine, o la literatura, simplemente reflejan la realidad o las fantasías de hombres y mujeres: El heroísmo del hombre y la irresistible atracción de la mujer por el héroe, el tipo duro o poderoso. El cine se limita a explotar, o bien la realidad, o bien la fantasía de la gente. No es que las mujeres gusten del tipo duro porque el cine lo ponga de moda, sino que el tipo duro aparece ensalzado en el cine porque, en la vida real, el tipo duro que conquista el mundo constituye una fantasía para hombres y mujeres. De hecho, para los hombres, uno de los más poderosos alicientes anejos a ser un tipo duro y poderoso, es el aprecio, amor y sexo de las mujeres, de las admiradoras. Cualquier boxeador que aspire a ser campeón sabe que tendrá a sus pies a miles de mujeres si se alza con el título. El joven rockero también sabe que, sí triunfa y se convierte en una estrella de rock, tendrá una larga fila de chicas esperando a la puerta de su habitación de hotel. ¿Y acaso no sueñan con bellas mujeres los que aspiran a ser grandes futbolistas? Las pruebas son de una dureza lítica y están inscritas en la historia humana: ahí tenemos a las miles y miles de admiradoras de tipos tan ostensiblemente violentos como Hitler, Stalin, Mussolini o Mao Tse Tung.

        Dicho de otra manera: el feminismo acusa al hombre de ser violento, pero se calla que uno de los más grandes alicientes que animan a no pocos hombres a ser violentos (con otros hombres) es la fascinación que por ellos sentirán las mujeres (obviamente, no todas). Piense el lector en qué ocurriría si los poderosos y duros fueran despreciados por las mujeres. ¿Cuántos hombres desearían ser violentos o duramente competitivos con otros hombres si supieran que la inmensa mayoría de las mujeres fueran a despreciar todo acto violento?
        Lo que podemos ver, en definitiva, es que la historia del hombre no se diferencia tanto de la del león. Las leonas se aparean con el macho más fuerte. Durante años o décadas, el varón más fuerte fue Hitler, Moussolini, Stalin, Mao Tse Tung…
        El feminismo, por tanto, es una completa farsa.
        Me traes, Cristina, unos enlaces en que se puede comprobar que en este mundo hay indeseables que hacen comentarios repugnantes contra las mujeres víctimas de violencia. Dos cosas puedo contestar: 1) Esos comentarios no representan el sentir general (ni lo que la ley impone) de la población. 2) Precisamente porque en este mundo hay indeseables sueltos e imprevisibles aconsejamos prudencia, no solo a las mujeres, sino a quien, a ojos vista, hace cosas que, probablemente, provoquen al indeseable, ya sea caco, maltratador, violador, asesino, pederasta o lo que sea.
        Preguntas cuál es la frontera entre ser desconfiada (para evitar la violación) o confiada para que no se os llame exageradas. Creo que no hay ninguna fórmula mágica para estas cuestiones, solo el sentido común. Y es de sentido común que no puede tildarse a un hombre de violador (como hace el feminismo) por mirar a una mujer durante unos segundos. O por silbar o piropear. Eso no es violación. Exagera quien cree que sí lo es. Lo que aquí llama la atención es que vosotras, las feministas, podéis retratar rozar la paranoia viendo peligros donde no los hay y, en cambio, nosotros, los hombres, no podemos recomendaros prudencia para preveniros de peligros que son más que evidentes. Otra contradicción más del feminismo.

        Cuánto mejor nos iría a todos si nos guiásemos por teorías que hicieran un retrato realista del ser humano, donde ambos sexos se hicieran responsables de sus actos, asumiendo el lado oscuro que el ser humano habita a menudo. Pero no, lejos de eso, hoy estamos dominados por una doctrina que, en vez de apelar a la responsabilidad de cada cual respecto de las desgracias parcialmente evitables que todos padecemos, declara al hombre culpable de todas ellas, mientras exonera a la mujer de toda carga. El feminismo se ha revelado como una ideología infantil, pues quiere a las mujeres irresponsables de sus mismos actos, mientras atribuye todas las culpas a agentes externos: el hombre, la educación, la sociedad, el sistema heteropatriarcal…

        El hombre -¿quién lo niega?- es, a menudo, terriblemente violento con sus semejantes (en especial con otros varones), y esto es algo que hay que asumir y reconocer si de verdad deseamos un mundo mejor. Las mujeres tienen su parte en la maldad del mundo, unas veces por comisión personal en delitos de sangre; otras, porque de una manera u otra, incitan al hombre a obrar violentamente.

        Respecto a la manida cuestión de que recomendar prudencia a las mujeres es considerado por el feminismo como un acto de machismo, ¿qué podemos decir de nuevo? Estamos ante una tontería de enormes proporciones. Si la indignación feminista cundiera y se extendiera a cualquier situación análoga, los padres, por ejemplo no podría recomendar al hijo gay no besar al novio en un ambiente de la ciudad frecuentado por grupos de jóvenes neonazis. ¿Se imaginan ustedes la cosa? El hijo gay, tomando ejemplo de la histeria feminista, acusaría a sus padres de fijar su atención en su conducta, en vez de en la de los agresivo y homófobos neonazis. Ese chico gay se indignaría de que sus padres “culpabilizaran a la víctima”. Los padres, por tanto, deberían. en lo sucesivo, callarse sus consejos, temerosos de ver indignarse al hijo.

        Si tu hija está saliendo, a ojos vista, con un sinvergüenza o un bravucón, no oses advertirle que va por mal camino y que el día de mañana se arrepentirá de su elección. Si ves que tu hermano deja sin vigilar a su hijo pequeño en el parque, no le adviertas del peligro de que pueda ser raptado, pues tu hermano podría ofenderse y reprocharte que estás culpabilizando a la víctima y no al raptor. Y así con todo. Es tan rematadamente ridículo que parece sacado de una pesadilla. Estas acusaciones feministas parecen irreales, oníricas, rabiosamente absurdas. Pero lo malo es que son reales como la vida misma.

        ¿Qué lección podemos sacar de todo esto? Yo creo que una de las más importantes es la siguiente: a las mujeres feministas no les importa ni el poder público ni la libertad personal. No les interesa ni lo más mínimo. Lo que anhelan es algo muy diferente: recursos y seguridad. Aparentemente, solo aparentemente, reivindican libertad personal para hacer esto o lo otro (vestir así o asá, fumar, trabajar en esto o aquello…), pero lo cierto es que solo quien está dispuesto a ser responsable (y culpable si es el caso) de sus actos está en condiciones de llamarse libre. Y no es esto lo que desean las mujeres feministas. Desean libertad sin responsabilidad y esto es un imposible. Quien desea de verdad ser libre, asume que sus actos anejan una porción inevitable de inseguridad, de riesgo, de peligro para su persona. Así, por ejemplo, aquél que, siendo gay, decide conscientemente pasear de la mano con su novio por un barrio lleno de neonazis, asume el riesgo que corre y es sabedor de que se está buscando un grave problema. Si al cabo, él y su novio son agredidos, encajará de grado que su padre, o un policía, le reproche haber cometido una terrible imprudencia. Él contestará: “así es, la inseguridad es el precio de mi libertad personal. He obrado conscientemente y asumo las consecuencias”.

        ¿Están las mujeres feministas dispuestas a asumir las consecuencias de sus actos? ¿Están dispuestas a asumir que ciertos actos anejan riesgos evidentes? No, en modo alguno. Un ejemplo reciente de esto que digo lo podemos ver en eso que ahora llaman las feministas “violencia política”. ¿De qué hablan? Se lo pueden imaginar: toda oposición o crítica que reciba una mujer dedicada a la política será considerada por las feministas como violencia “política”, pues según ellas se trata de hostilidades contra la mujer y contra la promoción de la mujer. Es decir, que si usted es hombre y se dedica a la política, recibirá todo tipo de críticas a su gestión, sin que usted pueda alegar que está siendo victima de ningún tipo de “violencia” específica. Pero si es mujer, a usted le queda el recurso de invalidar a sus oponentes acusándolos de ejercer contra usted “violencia política”.

        No, no es libertad lo que reivindica el feminismo, sino, simple y llanamente, seguridad. En nuestro mundo no existe algo parecido a una libertad segura y no puede ser considerada libre una persona que se niega a asumir la realidad incontestable de que cada cosa que hacemos puede acarrear consecuencias negativas para nosotros. Las mujeres feministas exigen para la población femenina un mundo libre de toda clase de peligro. Si sufren alguno, entonces es que el mundo está contra ellas (las mujeres). Ahora se han sacado de la manga lo de la “violencia política”, porque quieren ejercer de políticas sin padecer ningún riesgo. Exigen un mundo donde ellas puedan ir por la calle cuándo y como deseen sin que les afecte ningún peligro. Gritan “¡ni una menos”!, pidiendo el IMPOSIBLE de que no haya ni una muerta más a manos de los hombres. Gritan “¡tolerancia”!, como si fuera posible evitar o prevenir todos los actos violentos que acaecen en el mundo a cada instante. ¿Y acaso no podrían los hombres demandar a los poderes públicos que no muera ni un hombre más violentamente? ¿Acaso no es más peligroso el mundo para los hombres que para las mujeres? Las estadísticas son claras al respecto.

        El hombre está obligado a desear la libertad porque no hay nadie que le pueda sacar las castañas del fuego, nadie a quien apelar para que le evite los malos tragos de la vida. Está obligado a ser libre. No es ésta la mentalidad con la que nacen y se educan las mujeres, al menos una gran parte de ellas. Las mujeres se creen en su derecho de demandar un mundo completamente seguro para ellas, un mundo que ha de ser procurado por quien, desde siempre, ha sido su protector y valedor: el hombre. Y en ésas estamos. Nada nuevo bajo el sol.

    • Isidro dijo:

      Disculpas. He cometido varias erratas en el texto anterior. Rectifico solo la que me parece que podría comprometer la intelección de lo escrito: donde puse “¡tolerancia”!, quise poner “¡tolerancia cero!”

  11. Sandra dijo:

    Otro caso que da para pensar:

    “Bruno, el portero que está en la cárcel por encargar el crimen de su amante.
    Probablemente el nombre de Bruno Fernandes no le suene de nada. En Brasil, todos saben que cumple una condena de 22 años por encargar el asesinato de una de sus amantes. El único ‘delito’ que cometió Eliza Samudio fue quedarse embarazada del guardameta del Flamengo en una orgía y no abortar. Su decisión de ser madre le acabaría costando la vida en el verano de 2010. Tenía 25 años.
    Según la Policía del estado de Minas Gerais, Bruno asistió a la ejecución de Eliza y fue quien más frío se mostró en las declaraciones para reconstruir los hechos. Tras varios días de tortura en una finca propiedad del portero, la mujer fue trasladada en una camioneta a la localidad de Vespasiano. Allí, en la casa del ex policía Marcos Aparecido dos Santos, alías ‘Bola’, fue estrangulada por éste hasta la muerte con una corbata antes de ser descuartizada. Sus huesos fueron enterrados en algún lugar y el resto lo devoraron los rotweilers del asesino.
    Participaron como cómplices en el secuestro Luiz Henrique Ferreira ‘Macarrón’, amigo del jugador, y Jorge Luiz Rosa Sales, primo de Bruno y menor de edad cuando se cometiió el crimen. Fue él quien golpeó con la culata de una pistola a Eliza para reducirla en el vehículo de Bruno. Los restos de sangre que quedaron en la tapicería resultaron una prueba irrefutable para esclarecer el crimen.
    También fue procesada Fernanda de Castro, otra de las amantes de Bruno. Su misión consistió en custodiar durante unos días al bebé, arrebatado por la fuerza a Eliza. Le había llamado Bruno, con la esperanza de que algún día su padre reconociese al hijo como suyo. Nada más alejado de la realidad. El guardameta había ofrecido 40.000 reales a quien la convenciese de no dar a luz y fue acusado de inyectarle contra su voluntad una sustancia abortiva que no dio resultado.
    Lo último que se le ocurrió fue darle muerte a manos de un matarife a sueldo. Fue el fin de la carrera deportiva de Bruno, ídolo y capitán del Flamengo. Soñaba con jugar el Mundial de Brasil 2014 con la Canarinha pero acabó entre rejas. El pasado 21 de junio, se casó en la prisión de Santa Luzia con la dentista Ingrid Calheiros, con quien inició su relación durante la investigación sobre el asesinato.”

    http://www.marca.com/futbol/america/2017/01/23/588653cae5fdea8b348b459b.html

  12. Josep Albert dijo:

    Tienes razón, Carlos,,, “La bella y la bestia” tampoco se ha librado de escrutinio… No es que me parezca mal que se haga critica feminista de nada… Siempre y cuando sea una crítica diaklogante, abierta a otros valores de las obras, y respete opiniones diferentes. Cuando se convierte en una inquisición hipersusceptible, a la busqueda de sexismo hasta donde no lo hay, y crea “Indices de libros prohibidos”, pidiendo la retirada de los mismos, pues la cosa cambia… en fin, que en una historia fantástica, donde entre otras cosas tenemos a un hombre encerrado en el cuerpo y los impulsos de una bestia, por efecto de una maldición, luchando a brazo partido por recobrar su humanidad a traves del amor… Pues mucho paralelismo con el mundo real no vamos a poder establecer…
    Nunca me ha parecido que el cuento justifique la violencia o la tiranía de la bestia… Es una historia de amor y redención entre victimas, pero claro, si partimos de la base de que los hombres nunca pueden ser victimas de nada… Que las reacciones violentas de cualquiera las puede ocasionar el dolor, menos las de un hombre… En fin…
    Por el bien de la cultura, que las cosas se queden en reinterpretar y criticar… No en las hogueras de Farenheit…

  13. Neph dijo:

    Sobre el tema del “malote” quería comentar una anécdota muy ilustrativa. Yo soy apuesto y buen conversador, así que las mujeres suelen sentirse cómodas a mi lado (especialmente las “maduritas” con cierta cultura). Pues bien, resulta que entre mis amigas hay una católica, muy conservadora y declarada antifeminista (critica la LIVG pues cree que muchas víctimas de viogen provocan a sus maridos maltratándolos psicológicamente. Esto a pesar de que ella misma fue víctima de malos tratos antes de enviudar). Explico esto para ilustrar que hablamos no de una niñata progre-feminista sino de una señora “tradicionalista”. Hace años tuve una conversación con esta persona que se me quedó GRABADA a fuego en la memoria:

    -Hace un tiempo leí una novela que narraba el paso del matriarcado prehistórico al patriarcado histórico -comenté yo.
    -Hmm, yo creo que siempre ha habido un matriarcado… -repuso ella.
    -Ahora que lo dices… los hombres suelen pensar que dominan a la mujer cuando la penetran, pero dado que la mujer puede fingir un orgasmo y el hombre no, es muy fácil para la mujer manipular al hombre a través del sexo -dije yo-. Además, la mujer se limita a dejarse hacer mientras el hombre tiene que esforzarse en la penetración, y ese esfuerzo solo le es lícito si la mujer se lo consiente, pues en caso contrario es violación. Y para que la mujer consienta, el hombre tiene que cortejarla, gastando esfuerzo, tiempo y dinero en ganar el favor de la mujer a la que desea. Por tanto, en cierto sentido es la mujer la que tiene el control.
    -¡Pues claro! -exclamó ella-. ¡Ellos se creen que nos follan, pero somos nosotras los que los follamos! Y no es solo eso -añadió-. El otro día estaba yo con G, el amigo de tu padre. Pues bien, para coger una cosa tenía que subirme a la escalera y me daba pereza. Fingí que intentaba subirme y me fatigaba e inmediatamente G se levantó, dijo “déjalo mujer, que ya lo hago yo” y me bajó lo que yo necesitaba. Yo le recompensé con la misma sonrisa que le dedicaría a un perrito obediente y él se sintió pletórico, como un verdadero machote.
    -¿Un poco humillante para el hombre, no? -comenté yo, pensativo.
    -¡Bah! ¿Qué es un hombre que no ayuda a una mujer? ¿Un maricón? -dijo ella.
    -Un hombre libre -repliqué yo con frialdad.
    Se hizo un silencio incómodo. Entonces ella me cogió de la mano afectuosamente.
    -Escucha… tú eres diferente, tú eres neutral -dijo ella-. No puedo hablar con otros hombres de las cosas que hablo contigo porque no me entienden. Tú habrías dejado que me subiera a la escalera -añadió-. Eres un poco canalla y además eres muy guapo. Si tuviera cuarenta años menos me gustaría ser tu novia.

    Nótese como, a pesar de tener a varios “machotes” caballerosos como G y mi padre intentando ligar con ella, se sintió atraída, aunque sea platónicamente, por un adolescente al que percibe como “neutral” (andrógino/asexuado) y “un poco canalla” (frío e indiferente). Las mujeres exigen caballerosidad, creen sinceramente que la desean, pero luego desprecian a los caballeros en favor del “chico malo” (el sociópata). A esto la ciencia le llama hipergamia. El artículo de Mehta ofrece la típica explicación darwinista. Como esoterista cristiano planteo esta alternativa:

    Dado que comer del Fruto Prohibido tuvo como consecuencia la mortalidad humana, quizá el Fruto sea una metáfora para el sexo (seres inmortales no necesitan reproducirse. Los primeros cristianos practicaban el “matrimonio casto” como un homenaje al Edén). Quizá Eva puso los cuernos a Adán con Naas (“el Hechicero”, mal traducido del hebreo como “la Serpiente”), engendrando a Caín, el primer asesino (un “malote”). Dado que Adán consintió el adulterio por amor a Eva (por caballerosidad), Dios consideró que era cómplice: por eso se dice que comió del Fruto cuando su mujer se lo dió. Esto explicaría el origen del “tradicionalismo”, del mito de la princesa raptada por un mago/dragón y rescatada por un caballero, que no sería sino la distorsionada perspectiva de Adán de lo ocurrido en el Edén.

    • Gracias por la anécdota Neph. Sólo pido que cuando afirmemos cosas como “Las mujeres exigen caballerosidad” no generalicemos. Saludos.

    • “Ahora que lo dices… los hombres suelen pensar que dominan a la mujer cuando la penetran, pero dado que la mujer puede fingir un orgasmo y el hombre no, es muy fácil para la mujer manipular al hombre a través del sexo -dije yo-. Además, la mujer se limita a dejarse hacer mientras el hombre tiene que esforzarse en la penetración, y ese esfuerzo solo le es lícito si la mujer se lo consiente, pues en caso contrario es violación. Y para que la mujer consienta, el hombre tiene que cortejarla, gastando esfuerzo, tiempo y dinero en ganar el favor de la mujer a la que desea. Por tanto, en cierto sentido es la mujer la que tiene el control.”

      Generación a tope. Comento. Hasta hace años si una mujer mostraba disfrute en las relaciones sexuales, era tachada de puta. (Todavía pasa)
      Fingir un orgasmo es algo estúpido que hacen las mujeres que no llegan a ellos y no quieren decir nada al chico para que no se sienta mal, por lo que ellas ahí no disfrutan, asi que quien gana ahí?? Claramente la mujer no.
      Y eso de que para que consienta debes cortejarla, gastando esfuerzo, tiempo y dinero en ganar el favor”?? Creo que nunca he visto algo más degradante. Claramente si quieres tener una relación con alguien debes gastar tiempo en él/ella, o que quieres llegar a una mujer que te guste y decirla que quieres algo y ella acepte solo porque tú quieres?? Eso de gastar dinero, aunque es cierto que algunas mujeres quieren que las inviten, también es verdad que muchos tíos lo hacen directamente solo para conseguir algo a cambio. Vamos que nos tratan como prostitutas. Y no sé donde vivas, o en que siglo pero actualmente las mujeres también”cortejan” a quienes les gusta porque como comprenderás alguien no se va a acostar contigo solo porque tu quieras. Hay que hacer un pequeño esfuerzo, y eso no demuestra que ni uno ni otro tenga el control de nada. También actualmente pagamos nuestras cositas e incluso invitamos a hombres, lo sé es una locura, pero pasa.

      “Las mujeres exigen caballerosidad, creen sinceramente que la desean, pero luego desprecian a los caballeros en favor del “chico malo” (el sociópata).” Tanto cuesta decir “algunas mujeres”?? De verdad, este es el gran problema. La generalización y la afirmación como si fuera verdad absoluta.

  14. Isidro dijo:

    Reflexionando sobre la cuestión, he podido darme cuenta de que bajo la creencia de que a muchas mujeres les gustan los “malotes” subyace otra que debemos estudiar y cuestionar, pues su refutación es enormemente trascendente para los derechos del varón: me refiero a la creencia, bastante extendida, de que hay mujeres buenas que se sienten atraídas por los hombres malos. Y esto, francamente, no tiene ni pies ni cabeza. Claro, al feminismo le conviene dar rienda suelta a cualquier especie que denigre al hombre y exonere a la mujer de cualquier culpa, pero nosotros no tenemos por qué creer nada de una ideología cuyo máximo propósito es criminalizar al varón y santificar a la mujer como sea.

    ¿Sienten atracción las mujeres por los “malotes”? Es indudable que hay muchas mujeres que sí se sienten atraídas por ellos. ¿Por qué? Probablemente porque en un mundo tan difícil y hostil como éste, la maldad se desenvuelve mejor en las esferas del poder que la bondad. Con demasiada facilidad, quien busca poder, hallará también maldad. No todos los grandes líderes políticos son malvados y maquiavélicos, pero para mí tengo por cierto que la bondad, especialmente en el mundo de la política, es rara avis. Como ya dije, fueron millones las mujeres que se sintieron irresistiblemente atraídas por personajes tan siniestros como Hitler, Mussolini, Mao Shet Tung o Stalin. Se dice que Hitler tenía más admiradoras que los Beathles y los Rolling juntos (léase “Dictadoras”, de Rosa Montero y “Las Guardianas Nazis”, de Mónica Alvárez).

    Ciertamente, la maldad y el poder hacen buenas migas, y se diría que son la cara y la cruz de la misma moneda. No es difícil entender por qué tantas mujeres suspiraban por tipos como Stalin: tenían un poder inmenso. Más difícil es explicar por qué los hombres malvados pero sin poder (los que son carne de presidio) también atraen a no pocas féminas. Podría entenderse que, al fin y al cabo, el malvado con poder subyugue a muchas, ¿pero por qué tantos malvados, pero carne de trena, tienen su particular grupo de seguidoras? Una respuesta sencilla es que, pese a los dogmas feministas, hay en el mundo un número de mujeres malvadas similar al de hombres y, que, como reza el dicho, “Dios los cría y ellos se juntan”. Juzgo muy raro que una mujer “malota” se sienta atraída por un tipo bondadoso, incluso aunque sea rico. Del rico le atraerá la riqueza, pero no él. Las “malotas” perciben que la bondad es un signo de debilidad, particularmente en los hombres. Abstenerse de robar, engañar, estafar o, incluso, asesinar no es algo que pueda seducir a una mujer realmente malvada. Si esto que digo es cierto, la atracción que sienten las mujeres (en no sé qué porcentaje) por los hombres “malotes” no es otra cosa que el reflejo de la propia maldad de esas mujeres. Pues ¿no es, acaso, un contrasentido la misma idea de que la bondad se sienta atraída por la maldad? ¡Pues vaya bondad más rara! O veámoslo desde el otro ángulo: ¿tendría sentido decir que las personas malvadas se sienten atraídas por las bondadosas? No. Este tipo de atracciones son contradictorias, son imposibles.

    Las mujeres normales (en bondad y maldad) no desean a hombres que las dominen, sino, como ya expliqué, a hombres dominantes que ellas puedan dominar para acceder a su poder o sus recursos. Pero esas mujeres normales no se sentirán atraídas por hombres malvados, pues sería un contrasentido. Si una mujer es honrada y desea ser honrada, ¿cómo podría sentirse cautivada por el latrocinio de un hombre? Las mujeres no malvadas buscarán a hombres no malvados que ellas puedan dominar y de quienes consigan el poder que ellos han logrado enfrentándose al mundo, y las mujeres malvadas buscarán a hombres malvados que ellas puedan dominar. Y es aquí donde aparece el problema para no pocas de ellas… porque dominar a un hombre realmente malo no es tan fácil como dominar a uno bueno, y siempre puede haber sustos y “previsibles sorpresas”.

    Pero vayamos a las cifras y datos que, aparentemente, apoyan la acusación feminista de que solo los cónyuges masculinos son capaces de perpetrar asesinatos maritales, de que solo ellos ejercen violencia de alta intensidad.

    Si revisamos las cifras de maltrato conyugal, veremos que los índices de violencia de baja y mediana intensidad son equivalentes para ambos sexos. Como muchos estudios internacionales afirman y confirman, los hombres y las mujeres se agreden de manera bidireccional y simétrica. ¿Pero qué ocurre con los índices de agresividad alta o muy alta? ¿Qué pasa con la violencia que causa muertes? Aquí, al parecer, se acaba la simetría y la reciprocidad: los hombres matan más que las mujeres. Las cifras cantan: hay bastantes más víctimas femeninas que masculinas dentro la violencia marital. Esta desigualdad la aprovechan las feministas para colar el mensaje de que la violencia extremosa es cosa exclusiva de los hombres, el patriarcado, la testosterona, etc. Las mujeres, al parecer, son capaces de insultar, pellizcar y dar algún que otro empujón, pero no de matar a nadie.

    Bien, a este punto, que es de la máxima importancia, quisiera que el lector prestara mucha atención. Si empleamos escrupulosamente la lógica, veremos que no tenemos datos suficientes para concluir que los hombres ejerzan la violencia desmedida contra sus respectivas cónyuges en mayor proporción que la que ejercen las mujeres. Pudiera ser que sí, ojo: solo estoy diciendo que no tenemos datos suficientes para afirmarlo categóricamente. ¿Por qué digo esto? Porque cuando ambos miembros de una pareja heterosexual desatan su ira mutuamente, es EVIDENTE que casi siempre será la mujer quien se lleve la peor parte. Si tomamos a 100 parejas que inician una pelea desenfrenada, el resultado será que, seguramente, en 90 o más casos la mujer salga perdiendo y quede contusa o muerta. Esta disparidad en las cifras de violencia conyugal más trágica es interpretada por el feminismo como una prueba de que en el mundo hay más hombres muy violentos que mujeres muy violentas, cuando no es necesariamente así. Para que este punto se entienda bien, supongamos lo siguiente: 50 hombres de 70 kilos y de 1,65 metros se enfrentan a 50 hombres de 100 kilos y 1,95 metros. Ambos grupos están igualados en agresividad (medida por diferentes pruebas psicológicas) y en cualquier otro factor que pueda ser relevante para pelear. ¿Cuál será el resultado previsible? A nadie le extrañaría que casi siempre vencieran los hombres más pesados y grandes. Es posible que ganara la pelea el 90% de los hombres grandes. Si no conociésemos otra cosa que los resultados de los combates, podríamos concluir, erróneamente, que los hombres grandes son más agresivos que los no tan grandes. Empero, lo único que ha ocurrido es que los más grandes han hecho valer su mayor potencia frente a los pequeños.

    También es plausible la siguiente posibilidad: aun siendo igual de agresivos los pequeños y los grandes, los pequeños, tras recibir los primeros golpes de los grandes, se asustan, se arredran y pierden combatividad. Pues bien, esto es lo que podría ocurrir entre hombres y mujeres. La desigualdad en las cifras relativas a las personas fallecidas por su cónyuge, no refleja necesariamente una mayor agresividad masculina, sino, simplemente, una extraordinaria diferencia en potencia física. Si ambos cónyuges se “tiran a matar” con puñetazos y patadas, es evidente que el número de interfectas será muy superior al de interfectos. En tales casos, dar por hecho que los hombres son más agresivos que las mujeres es un error de muy graves consecuencias.

    ALGUNAS ACLARACIONES IMPORTANTES
    1. Hay mujeres buenas que acaban casadas con grandes bestias. También ocurre a la inversa. Las causas pueden ser muchas, pues las circunstancias de la vida son variadas y complejas. Yo he tenido en la familia dos casos de éstos. Dos tías mías se casaron con dos tipos bordes y violentos, pero violentos con todo el mundo. Ambas mujeres son buenísimas. Tuvieron mala suerte.

    2. Si considerásemos todas estas cuestiones sin dejarnos contaminar por sesgos misándricos, es casi seguro que llegaríamos a la conclusión de que, si bien la población masculina alberga a más sujetos muy violentos o psicopáticos, las diferencias con la femenina no son tan grandes como el discurso dominante afirma y pregona. (Ya hablaré más tarde de esos sesgos misándricos). Esa parte de la población masculina muy violenta se solapa, sin duda razonable, con la parte de la población masculina que tiene graves retrasos intelectuales. Ya sabemos que hay bastantes más hombres retrasados que mujeres. El neocórtex, la región cerebral que procesa el pensamiento racional y el autocontrol, tiene mucha menos actividad en los sujetos retrasados, quedando, por tanto, a merced de los impulsos más primitivos procesados en la amígdala del sistema límbico.

    La conflictividad de estos individuos no es necesariamente de corte misógino: son conflictivos en general, con todo el mundo. El tipo sádico que maltrata por igual a hombres, hijos y esposa no es un misógino, sino un psicópata en toda regla. Es evidente que debe de haber un significativo porcentaje de mujeres muertas a manos de maridos psicópatas o de tendencias asesinas, y es un error interesado denominarlos “machistas” o “misóginos”. Tener solo en cuenta a las víctimas femeninas de esa clase de varones es algo que repugna a la razón y a la moral, pues se está ninguneando a las víctimas masculinas, como si fueran seres de menor dignidad y valor que las femeninas.

    3. Por último: para hacer comparaciones adecuadas sobre la agresividad de ambos sexos (en especial en el matrimonio), deberíamos igualar las circunstancias y la situación general de ambos sexos. Así, por ejemplo, podemos preguntarnos qué pasaría si, a partir de mañana, miles o millones de mujeres se quedaran, tras un divorcio traumático, sin piso y sin hijos y con la obligación de pensionar a éstos y al ex marido.

    En un sentido más general, también podríamos interrogarnos sobre qué suerte correrían las mujeres si mañana se vieran obligadas a ir a la guerra, sobre todo la guerra civil: ¿cuántos asesinatos y delitos cometen los hombres enzarzados en una guerra civil al finalizar ésta? ¿Cuántas venganzas se consuman?

    ¿Qué ocurriría si mañana fueran las mujeres las encargadas de satisfacer ofensas de honor? ¿Qué ocurriría si fueran ellas las que, apremiadas por situaciones de hambruna, se vieran instigadas por sus familias a robar el ganado o el pan del vecino? ¿Qué pasaría, en definitiva, si fueran las mujeres las encargadas de proteger y proveer a sus familias? ¿No es, acaso, sensato suponer que, si esto ocurriera, el monto de delitos de la población femenina se dispararía hasta alcanzar o casi alcanzar el monto de delitos de la población masculina?

    Es imposible encontrar un planteamiento tan anti-científico como el que nos encontramos al “estudiar” las diferencias entre hombres y mujeres en materia de crímenes y delitos. Mientras que el feminismo institucional lleva años dando por hecho que si hubiera igualdad de oportunidades sociales entre hombres y mujeres, habría muchas más mujeres en puestos de dirección, casi nadie –y menos las feministas- se plantea cuántas mujeres ingresarían en la trena si fueran ellas las obligadas a proteger y proveer a sus familias.

  15. victorpinag dijo:

    Me sumos, como siempre, a la respuesta evolucionista (no olvidemos el éxito de 50 sombras, ni de la frecuencia de orgasmos en violaciones). Pero creoq ue se resume en la frase de mi abuelo: “¿Qué quieren las mujeres?, Quieren todas las opciones sin tener que renunciar a ninguna.”

    • ¿Pero no podría extenderse eso a los hombres también?

      • victorpinag dijo:

        Pero, en general, cuando enfrentados a la supervivencia (en términos modernos, carrera, trabajo, etc), sabemos que una vez tomada una senda, ya es muy difícil, cuando no imposible, regresar. Usaré el ejemplo del helado: cuando hay cinco o seis sabores de helados disponibles, casi nadie se hace problema, pero si hay quinientos; el cerebro enloquece, pero en general, los hombres dejan de pensar en eso. Creo que el mejor ejemplo para los hombres se hallaría en los “builts” de los MMORPG.

  16. Anónimo dijo:

    Yo te voy a decir lo que realmente pienso sobre el caso que mencionas con una pregunta.

    ¿Al eliminar todo tipo de responsabilidad sobre la mujer que comparte su vida con un potencial maltratador que tipo de escenario …..obtenemos?

    Te voy a poner mas de un autentico caso sobre la mesa.

    Una mujer por las razones que fueren se DIVORCIA.

    Por las razones que todos sabemos se le da la vivienda y custodia de su……hija de 4 años.

    Esa mujer resuelve hacer lo que se estila con una frase muy hecha…..Rehacer su vida.

    A los 3 años del divorcio conoce a …alguien.

    En la nueva convivencia todo va sobre ruedas ……al principio.

    Pero poco a poco el nuevo “padre-” pega y maltrata a la hija.

    Además abusa sexualmente de ella aprovechando que convive en la misma casa y que tiene sobre ella una cierta….autoridad.

    La hija no entiende muy bien que su madre haya expulsado de su vida a su padre y haya introducido a un padrastro que es un …..rufian.

    Supongamos ademas que la mujer se encuentra en una franja de edad en la que considera que ya no tiene muchas oportunidades de volver a REHACER SU VIDA y que ello le induce a tolerar esa situacion.

    Ademas es mas que posible que con ella se muestre a veces …..cariñosa por lo que para ella es dificil ROMPER el actual marco de convivencia.

    Sin disculpar para nada la actuación del PADRASTRO mi pregunta es muy sencilla.

    ¿En lo que refiere al matrato y abusos sexuales de la hija pequeña tiene o no tiene la madre alguna responsabilidad?

    Lo pregunto porque no es ciencia ficción sino un cuadro que se repite muy a menudo.

    Los hijos e hijas de divorciadas tienen siempre mas riesgo de sufrir todo tipo de abusos y maltratos.

  17. nachojuncal dijo:

    Fascinante el blog. Llegué buscando otras cosas y me parecen unos artículos soberbios. Enhorabuena.

    En cuanto al tema… Yo siempre he pensado que realmente lo que acaba atrayendo en éstas “relaciones” es la cantidad de testosterona y/o la capacidad de liderazgo. Y eso, pues como dices, en la prehistoria, tiene su lógica. Pero en la sociedad actual, a mi parecer. sólo indica que alguien que se junta con personas afines a la violencia (Y ya hablo sin géneros) lo que le falta, es autoestima, y una buena dosis de inteligencia (Y no de la académica, precisamente).
    Quizá es muy duro decirlo así, pero una persona “culta, atractiva y sofisticada” tiene que saber que la ley garantiza que pasees a la noche por el extrarradio de una ciudad como derecho, pero también provee legislación para cuando te roban. Pero claro, el hecho de que te han atracado, entretanto, no te lo quita nadie.

    Con esto voy a que gente mala hay en todos lados, pero depende de nosotros mismos alejarnos de ella (De la gente mala). Si no lo hacemos, tanta culpa tiene el/la que lo hace, como el que se ha juntado con él/ella.
    Como punto, me viene a la mente el entorno D/s (Hablando de 50 sombras de Grey viene al pelo) donde debería ser tremendamente fácil que un/a sumi acabase dando con un engendro de Dominante/Dominatriz. Y, sin embargo, suelen tener muy buen ojo para distinguir las relaciones tóxicas y apartarse de ellas. Hablando con much@s, tanto Dom como sumis, algo recurrente es que el Dominante/Dominatriz tiene el poder… Que el sumi le da, dado que todo es consensuado (Lo cual suele generar discusiones sobre quién tiene el poder entonces, pero eso es otro tema).

    Tal y como lo veo, se puede perfectamente ser una persona de carácter fuerte y dominante, sin caer en ningún momento en la violencia ni ser un tirano hacia todo el mundo (Es una de las formas en las que se detecta a alguien violento, y no dominante), y se puede ser una persona sumisa, sin que lo sea para con todo el mundo, o no sepa ver en manos de quien se pone.
    De acuerdo que el entorno D/s no es lo mismo, pero los principios sí los veo extrapolables, y me viene a decir que, lo que falla es la inteligencia de la víctima y obviamente, y no quiero que se malinterprete, culpa del maltratador/a.

    E insisto, sin meterme en géneros. Asesinatos de la pareja se dan sin importar el sexo, y del mismo modo que todos hemos conocido a patanes que mandan callar a su mujer como si fuera un perro, arpías que tienen al marido como un inútil son casos comunes.

    Saludos.

  18. Babel dijo:

    Carlos, no concuerdo contigo en que yo haya bajado el nivel del discurso. Podría haber dicho que les atraen sexualmente en vez de “mojar las bragas” o haber dicho mantener relaciones sexuales en vez de “abrirse de piernas”, pero básicamente estaría diciendo lo mismo con eufemismos. Cuidaré mi lenguaje lo máximo posible.
    Discúlpame, ya me conoces y sabes que soy bastante pasional, por mucho que me guste este espacio soy consciente de que no coincido con tu tono aséptico a la hora de escribir, pero intentaré parecerme un poco.
    Por otro lado, tampoco estoy de acuerdo con lo que le has dicho a Santiavero, ya que si ella usa su vida personal para argumentar, lo lógico es que se le conteste aludiendo a su vida personal.

  19. Daniel dijo:

    Pensamiento contrafactual, causalidad y el borracho del puente
    https://evolucionyneurociencias.blogspot.com.es/2013/03/pensamiento-contrafactual-causalidad-y.html
    A mi entender esta era la intención del periodista, otra cosa es su poca pericia a la hora de exponerlo.
    Añado:
    ¿Tengo una vivienda, tengo todo el derecho a que nadie me robe, la policía lucha contra el crimen con todos los medio que dispone. Y me da consejos para evitar robos.
    https://www.policia.es/consejos/vivienda.html
    ¿Esta la Policía nacional culpando a las futuras victimas de robo?
    Y si me han robado y en el auto me señala en mi ignorancia mi negligencia en seguridad favoreció el robo para que tome las medidas oportunas.
    ¿Me esta la Policía culpando del robo, que soy la victima?

    Cuando los asuntos sociales y ONG planteen que una de las lineas de baja intensidad de prevención de maltrato y homicidios, puede ser asesorar a mujeres victimas de malos tratos dotándolas de herramientas que permitan romper la dependencia emocional de la victima con su maltratador, entonces se bajara el numero de maltrato y de victimas.

    El objetivo gubernamental y de ONG feministas es luchar con eficiencia contra el maltrato, de la mujer (el de los hombres ni se lo plantean ) desde todos los ángulos y todas las variables posibles. Eso no se cumple, y para rematar matamos al mensajero, sea periodista o investigador científico, el que ose criticar “la violencia de genero” perderá su trabajo.

  20. Anónimo dijo:

    Querría contestar a Cristina Fairchild cuando dice :

    “Ya acabando quiero añadir que muchísimos hombres no dan esa imagen de malote en un principio. Por los menos los casos que he visto de maltratadores, han sido siempre de chicos normales, super amables y atentos, que poco a poco fueron presionando a su pareja y aislandola sin que el resto se diera cuenta. “”

    Deduzco de ese comentario que Cristina insinua que las mujeres no tienen interes alguno por hombres …..dominantes o…. poderosos.

    Sin embargo la Historia es obstinada en mostrarnos precisamente lo contrario y siempre los grandes dictadores han gozado de un tremendo sex appeals para las mujeres.

    El tremendo atractivo para las mujeres de Hitler, Mussolini, etc es de sobras conocido.

    La novela “Cincuenta Sombras de Grey” ha vendido mas de 30 millones de copias, y la gran mayoria han sido…..lectoras.

    ¿Escritora y lectoras del sexo femenino que fantasean con varones …normales?

    ¿En la pelicula “9 semanas y media” el personaje interpretado por Mickey Rourke que aspecto tenia a primera vista?

    ¿No era un malote?

    Para mas INRI la autora de la novela en la que se inspiraba “9 semanas y media” era una conocidisima FEMINISTA hija de un criminal nazi fugado despues de la Segunda Guerra Mundial.

    ¿No había en 9 semanas y media ningun interes por el poder y la Dominacion en una historia escrita por una feminista?

    Yo voy a explicar mi TEORIA sobre porque a las mujeres les interesan tanto los tipos DOMINANTES.

    La explicacion la proporciona el propio Carlos cuando habla del “Mito de la dominacion masculina en las sociedades campesinas”.

    Carlos deja bien claro que cuando los campesinos varones fueron a trabajar a fabricas y siderurgias el control ABSOLUTO de las granjas quedo en manos …..femeninas.

    Literalmente se dice:

    “Las mujeres están en control de la esfera doméstica y dejan las actividades y los asuntos exteriores a ésta a los hombres. Como directriz del hogar, la mujer es responsable de cultivar, comprar y preparar la comida para su familia, llevando a cabo deberes cotidianos como la crianza de los hijos, el mantenimiento de las relaciones con parientes cercanos y externos a la familia nuclear, realizando las cuentas y registros del hogar (y el campo), y la elaboración del presupuesto familiar.”

    La mujer esta acostumbrada a DOMINAR a los animales de la granja y a los …niños.

    Ella es el jefe absoluto de esa empresa llamada…..granja.

    Ese exceso de CONTROL y de responsabilidad sobre todos los seres que pueblan esa granja en ocasiones le llevan a desear justamente lo contrario.

    A desear no ser la MADRE sino la hija pequeña de una relacion.

    A ser un ser DESPREOCUPADO de las obligaciones cotiadanas.

    ¿Y como se consigue dicha DESPREOCUPACION?

    Efectivamente DELEGANDO en otra persona ese ….CONTROL.

    El cuento de Blancanieves o Cenicienta muestra unas situaciones SIMILARES.

    Tanto una como otra tienen que hacer frent a las RESPONSABILIDADES y QUEHACERES de casa hasta que llega un ser PODEROSO que las libera de tener que barrer, fregar, etc.

    Las labores de las que son EMANCIPADAS O LIBERADAS simbolizan basicamente una sola realidad llamada …..Responsabilidad o Responsabilidades.

    Y basicamente el mensaje de todos los cuentos es que ellas necesitan alguien poderoso, un principe que antiguamente llegaba a caballo, hoy en coche y mañana vaya usted a saber si en helicoptero o en …..avion.

    En ni ¡ngun cuento de hadas nadie fantasea relaciones sexuales ni con exclavos, ni con indigentes ni con …pordioseros.

    Y en cambio actualmente son “ejecutivos agresivos” sin escrupulos o yupies cargados de dinero los “anhelados”

    Y creo que ese interés por el poder y por aquellos que lo detentan no admite mas que una unica ….interpretación.

    Un rápido repaso a las biografías de prestigiosas feminista nos muestra claramente como ellas han sido siempre las primera en ENCAMARSE con el poder o con los….poderosos.

    Esa es una realidad indudable, tal como como se ha dicho en este mismo blog.

    • Helena dijo:

      En la versión que yo conozco de Blancanieves, ella es una princesa sin ninguna responsabilidad o quehacer, su único problema es ser odiada por su madrastra. Cuando llega a casa de los enanos es cuando empieza a ejercer como ama de casa y parece contenta.
      En cuanto a Cenicienta, la cruz de la que desea librarse no son los quehaceres y responsabilidades sino el maltrato por parte de su madrastra y hermanastras.
      Muy mal elegidos esos ejemplos.

    • No lo has leído entero, no? Creo que dejo claro que sí, hay muchas mujeres que sienten atracción por hombres poderosos y dominantes, pero
      1. Hablo de que NO son todas, os guste o no, al igual que no a todos los hombres les gusta dominar. Generalizar, solo hace que pasemos de analizar cada caso, y eso nos llevará a cometer errores y pasar muchas cosas por alto. Además, que esa generalización acaba con muchos “que se joda”, “se lo merecía” y demás, cuando un hombre mata a su pareja.
      2. Un hombre “poderoso” no es igual a un maltratador. Aunque supongo que se podría investigar cuantos hombres que tienen cierto poder, llegan a ejercer violencia contra la mujer y otras personas. Pero volvamos a lo que dije, y a lo de estos casos. Muchos maltratadores no dan una imagen violenta, dominante y agresiva de cara a la sociedad. Son personas amables, educadas, etc y comienzan con los maltratos poco a poco. Al principio se reduce a pequeños arrebatos en que insulta y menosprecia a la pareja, a comentarios donde le “prohibe” hacer o decir X y con el tiempo (que pueden ser años) eso se incrementa hasta que puede llegar a los golpes (no todos llegan al maltrato físico). Con todo esto se deja claro que muchas mujeres que acaban siendo maltratadas, no buscaban ningún “malote”. Que haya mujeres que busquen un hombre dominante, no quiere decir que esas sean las (únicas) que acaben sufriendo maltrato, pero por alguna razón muchos en estos casos, solo señalan que a las mujeres les molan los “chicos malos” y no miran el perfil del maltratador. La mayoría asume que todos los maltratadores son esos chicos “malotes”. Solo hay que ver como muchos dicen eso de “es que se va con ese “malote” y deja tirado al otro que es super amable con ella”. Pero ninguno se para a pensar que ese “malote” puede ser solo un flipado y un subnormal, que va de chulo con todo el mundo, y que el “bueno” puede ser un completo cabrón y mucho peor que el otro. Se confunde mucho el que alguien sea estúpido y un cabrón, con un maltratador y se asume que los que son tímidos y amables, son angelitos caídos del cielo. Y eso, es un gran error, pero no se mira mucho porque así ya no podrían culpar tanto a las mujeres y deberían empezar a replantearse muchas más cosas.
      3. También hablo de los cuentos. Digo que la gente debería replantearse si no es esa imagen que nos meten a las mujeres desde pequeñas las que provocan estás cosas. Tú mismo has dicho que el hecho de que antes tuvieran tantas responsabilidades llevaba a que quisieran “pasar” el control a otra persona, y me parece una muy buena teoría (de hecho, la comparto, pero planteo una pregunta aparte: Por qué solo pasa con las mujeres? Muchos otros hombres controlan su trabajo, sus tierras o X, y luego quieren seguir controlando a la pareja. Es que acaso al hombre le gusta controlar absolutamente todo, hasta el punto de volverse agresivo?) pero entonces por qué pasa tanto ahora incluso en chicas que tienen 0 responsabilidades? No es cosa simplemente de ser mujer, no viene con el ADN. De ser así, no habría una sola mujer que le gustará dominar a la otra persona, ni nada parecido, y hay muchas a las que les gusta dominar o que simplemente no les mola que las controlen de ninguna forma. Así que, cuál es el problema actual? No será que se bombardea demasiado a las niñas con que son “princesitas” y necesitan un “príncipe azul”? No será que se las bombardea con muchos libros donde dejan claro que si el tio está bueno da igual que sea un capullo con todo el mundo? (También aquí creo que juega un papel importante el nivel de empatía de la mayoría de mujeres, (además, de que como todo ser humano, el físico les atrae demasiado, claro) porque a la gran mayoría de ellas con libros en donde el chico “malote” ha tenido un pasado lleno de abusos y demás mierdas, todas dicen “aaii, pero pobrecito. Es normal que se comporte así. Cualquiera que haya pasado por todo eso se volvería loco” Vamos, que casi les mola porque pueden cuidarle.)
      No influirá también, el hecho de que los padres les digan mucho a las hijas eso de “no te merece, es un muerto de hambre”, “eres muy guapa, puedes aspirar a algo más”
      Y que se les dice mayoritariamente a los chicos? “Busca una chica buena, no a una interesada”, “busca una chica guapa”, etc. Ya si hablamos de comentarios y actitudes mucho más sexistas nos encontramos con padres que inculcan a sus hijos/as (ya sea diciéndoselo directamente, con los juguetes que se regalan o con la imagen referente que tienen en casa) que la mujer es la que debe ocuparse de los hijos y de la casa, mientras que el hombre debe mantenerlas. Así que con esa idea, qué mujer va a buscar a alguien pobre? Para muchas personas, todavía está la idea de que la mujer es para tener hijos (por tanto debe ser guapa) y el hombre el que debe mantener la casa y la familia (por tanto, debe tener pasta). La propia sociedad, los familiares, las películas, etc, nos llevan a cada género hacia un lado (pero eso hay muchos que no lo mencionan, con decir que las mujeres les gusta X se dan por satisfechos, pero no buscan las razones). O por qué los príncipes en los cuentos se enamoran de la chica pobre? Porque es guapa, no hay más. Y por qué las princesas se enamoran del príncipe? Porque es el poderoso caballero que las rescata de X situación (véase, Blancanieves, la Bella durmiente, Cenicienta y muchas más) y encima está bueno (Pack completo). Actualmente cada sexo tira más para una cosa u otra, mayoritariamente porque es lo que nos venden a TODOS. Negarlo, o simplemente culpar a las personas porque actúan conforme se les ha educado es absurdo y asqueroso. Por suerte, la gente se empieza a dar cuenta de las cosas y empieza a cambiar. Pero como comprenderás, si hay personas ya mayores que tienen esa idea (sexista, machista, o X) en la cabeza y hacen libros (ej. 50 sombras) dedicados a personas que también han sido criadas con esas ideas, seguimos reforzando y normalizando todo. Y cual es el mayor problema? Que esas ideas también llegan a crios, por lo que nos quedamos igual. Es un círculo vicioso, y hasta que no empiece la gente a educar con otros valores, seguiremos exactamente igual. Y si solo sabemos decir “a las mujeres les molan los malos” pero no miramos todo el transfondo que tiene no podremos cambiar nada. Y si no miramos, por qué hay tantos hombres a los que les gusta dominar a sus parejas hasta llegar al punto de ser super posesivo y agresivo (que, también hay mujeres así) pues nos quedamos igual. Hay que señalar a todas las partes implicadas y ver (CASO A CASO, NO GENERALIZANDO) que es lo que pasa, por qué y cómo podemos cambiarlo.

  21. Anónimo dijo:

    A Cristina Fairchild:
    A mi me parece que lo que tu planteas no debería ser enfocado tanto con términos como “malote” como ….dominante o poderoso, o algo parecido.

    Lo de “malote” siempre lleva implícita una connotación de “buenos y malos” muy …..moral que no me gusta demasiado.

    Yo lo enfocaría de la manera que tu misma admites que a las mujeres se os inculca a buscar a un “príncipe azul”.

    Es decir a un ser rico y poderoso sin importaros muchos ni como obtiene ese dinero y ese…poder.

    No importa demasiado si su fortuna la ha obtenido con la venta de esclavos, la explotación infantil, el trafico de armas o la venta de heroína si aparece en un testarrosa o en un roll royce.

    Pero como tu misma dices generalizar es siempre muy injusto

    El problema es que lo que si es cierto es que si parece que entre las feministas mas destacadas hay una obsesión por el poder que parece enfermiza y patológica.

    Ello explica en buena parte su tendencia a buscar los seres mas poderosos a cualquier precio.

    ¿Qué necesidad tenia la actriz multimillonaria feminista Jane Fonda a enrollarse con el multimillonario Ted Turner poseedor de una de las cadenas de noticias mas poderosas del Planeta?
    ¿ Que necesidad de acostarse con alguien que y que ha promovido un buen número de guerras y los miles de muertos de Irak?

    ¿Su dinero y su carrera no le daban la posibilidad para encontrar un tipo medianamente….. normal?
    ¿La millonaria feminista y judía Margherita Sarfatti que necesidad tenia de ser amante del fascista y antisemita Benito Mussolini?

    ¿Qué necesidad tenia de ser su ayudante en la promoción del fascismo y el antisemitismo en Italia y en toda Europa?

    ¿No era precisamente su gusto por la Jerarquía y el poder la que la llevó a promover, apoyar y financiar una ideología que causaría tantos muertos no… solo en Italia?

    ¿No hubo fascistas italianos luchando en España gracias al apoyo de la feminista Margherita Sarfatti tanto a Benito Mussolini como al fascismo en general?

    ¿Que necesiad tenia la millonaria feminista Victoria Ocampo promotora del feminismo argentino de ser amante del fascista frances Drieu de la Rochelle?

    No lo digo yo sino el juez Garzon.

    El problema NO es que de los 35 genocidas franquistas encausados por el juez Garzon por crímenes de lesa humanidad todos tuvieran esposa, amante o ambas cosas.

    No
    No es ese el problema.
    El problema es la INTIMA RELACION que buena parte de esos genocidas hispanos tuvieron con FIGURAS O ESTRELLAS del Feminismo Español.

    Y otro tanto ha ocurrido en Francia, Argentina, Italia, Francia, etc.

    Y eso demuestra que hay en el feminismo y en las feminista una predisposición o tendencia hacia el poder y los poderosos muy marcada que no corresponde con el contrario con la mayoría de la gente , la cual e realmente no esta en el poder ni en la política y a duras penas se acuerda de cuando hay elecciones o hay que …votar.

    Sinceramente creo que a muchas mujeres los genocidas les repugnan pero en el caso de las feministas mas bien parece todo lo contrario, y para demostrarlo nos bastaría hacer un breve repaso a las biografías del feminismo hispano y ….catalán.

    Se dice que en la escuela es importante reprender los comportamientos reprensibles y premiar los…… correctos.

    ¿Qué pasa si hacemos al revés?

    ¿Qué pasa si aplaudimos y premiamos al matón de la escuela?

    Rodeados de bellas mujeres que yo sepa a los matones y pistoleros no les ha ido con las mujeres especialmente ….mal.

    No han tenido que esperar ni hacer …cola para encontrar pareja o……haren.

    Y me parece un tanto sarcástico hablar de “malotes” o “maltratadores” cuando una se acuesta con….genocidas y sencilla y llanamente contribuye a reproducir ese sistema que premia a los “matones de escuela”.
    Según parece esos malos no son tan malos cuando te ponen un chalet, una suculenta cuenta corriente, o cuanto te compran joyas, bonitos y caros vestidos y solamente son malos son con todos y todas ……las demás.

    • Ya, pero es que aquí no hablábamos de enrollarse con genocidas, simplemente. Hablábamos a nivel general que a las mujeres les gusta enrollarse con hombres violentos, poderosos, “malotes”, como quieras llamarlo. Asi que cierto o no, todo lo que has dicho, me parece una forma de ir a retorcerlo todo un poco porque esos casos no eran el punto inicial. Igualmente, el ser humano tiende mucho a ser así, no es solo cosa de mujeres. Al ser humano le gusta el poder, la ambición le llama y la idea de controlar el mundo le pone a la mayoría. Y eso de que una persona no sea tan mala en el momento que hace lo que tú apoyas, o ataca a otros que no eres tú, también me parece algo bastante general. Respecto a que se premie al malo y se joda al bueno, es algo que pasa en el día a día, y mucha gente apoya eso de que para aguantar en este mundo hay que ser un cabrón, por qué? Porque los más falsos, los más ladrones, asesinos, etc son los que más poder tienen y por tanto los que se acaban librando de castigos. En cambio que pasa con un pobre que roba para comer? Se jode y va a la cárcel, asi que realmente (aunque no sea directamente) vivimos en un mundo donde se “premia” al malo y poderoso (o al menos evita castigos y demás gracias al dinero y el poder) y se castiga al bueno y pobre.

  22. Babel dijo:

    Cristina, eso de que hay tantos hombres a los que les gusta dominar a sus parejas hasta llegar al punto de ser posesivo y agresivo no es verdad. En realidad hay pocos. Lo que pasa es que los medios de desinformación sobredimensionan y manipulan generalizando.
    En otro momento contestaré al resto de tu mensaje si no lo ha hecho antes otro usuario.

    • Bueno, pues a nivel general podemos asumir que hay tantos como personas que son víctimas de esos hombres. Asi que si podemos asumir con esas mujeres que son víctimas que “les van los malotes”, yo creo que podemos asumir lo otro, no?

      • Sandra dijo:

        “Una exinvestigadora del FBI con acceso a información clasificada se casó en 2014 en Siria con un yihadista alemán que tenía asignado investigar, según una exclusiva publicada por la CNN.

        Daniela Greene, traductora e investigadora del Buró Federal de Investigación (FBI), viajó a Siria en secreto en junio de 2014 para casarse con el rapero alemán convertido en miembro del Estado Islámico (EI) Denis Cupert.

        Greene, que por entonces estaba casada con un militar estadounidense, se arrepintió de su viaje a Siria pocas semanas después de su casamiento con el mismo yihadista que tenía que investigar y se ofreció a colaborar con las autoridades estadounidenses. En agosto de 2014, Greene consiguió escapar de Siria, cruzar a Turquía y volar a Estados Unidos para entregarse a las autoridades.
        A cambio de colaboración, Greene fue acusada por un delito menor de ocultación de información y falsedad que le acarreó dos años de prisión y que le ayudó a evitar cargos mucho más graves de colaboración con el terrorismo o filtración de información clasificada.

        Según la investigación de CNN, Greene estaba encargada de investigar a Cupert, un alemán que se cambió el nombre a Abu Talha al Almani, que se había unido al EI en Siria y es considerado uno de los responsables de las operaciones de reclutamiento del grupo terrorista en internet.

        La agente del FBI, que fue liberada el pasado verano y sobre cuyo caso pesaba hasta ahora el secreto de sumario, mantuvo contacto con el yihadista fuera del control de sus supervisores en la agencia policial federal.

        La mujer, de 38 años, se arrepintió a las pocas semanas de haberse unido al EI, asegurando en mensajes a una persona en EEUU no revelada que su vida corría peligro y que no sabía si lograría escapar de la zona de control de los yihadistas.

        Los fiscales de su caso pidieron una dura pena por su comportamiento, pero el juez tuvo en cuenta su arrepentimiento para imponerle una pena de solo dos años de cárcel. La mujer, nacida en la antigua Checoslovaquia, trabaja ahora como empleada de un hotel e intenta mantener una vida de bajo perfil por miedo a que su vida y la de su familia corran peligro.”

        http://www.libertaddigital.com/internacional/estados-unidos/2017-05-02/una-investigadora-del-fbi-se-casa-con-el-yihadista-al-que-debia-investigar-1276598129/

  23. Anónimo dijo:

    Cuando mencionais el tremendo atractivo que tienen para muchas mujeres los “dictadores” siempre aparecen las imagenes de Hitler, Mussolini, Stalin, etc.

    Otro hombre poderosisimo con mucho sex appeal fue “Kennedy”.

    Sin embargo a veces pasa desapercibido alguien que a pesar de ser Gay dicen que provocaba muchos desmayos entre las feminas y feministas de la epoca.

    Nos referimos al hijo del Dictador Primo de Ribera fundador de Falange.

    La poetisa Pilar Garcia Noreña compuso la letra de un conocidisimo himno de Falange titulado “Montañas Nevadas”

    El himno en clave “poetica” sugeria una cima de una alta montaña a la que solo podia acceder un intrepido y valiente lider al que ella si podia ofrecer su……esfuerzo.

    Una alta montaña a la que solo podoa acceder accedian el lider, el macho alfa.

    La letra dice:

    “Montañas nevadas,
    banderas al viento,
    el alma tranquila.
    Yo sabré vencer.
    Al cielo se alza
    la firme promesa,
    hasta las estrellas
    que encienden mi fe.

    José Antonio es mi guía…….”

    Decian que a pesar de su homosexualidad tenia un fuerte tirón entre feministas como Mercedes Formica o asi como muchas de las feministas que estudiaron en la Residencia Internacional de Señoritas dirigida por la feminista Maria de Maeztu la hermana del tambien falangista Ramiro de Maeztu.

    Es importante recordar que la feminista y falangista Maria de Maeztu en 1926 fundó en Madrid el Lyceum Club que fue un germen del feminismo hispano.

    Las feministas socias del mismo si por algo se caracterizaban no era precisamente por alternar ni emparejarse con don nadies y según parece el fundador de la Falange, a pesar de ser homosexual y tener por “amigo” a Gabriel Garcia Locra entre ellas tenia muchísimo tiron.

    Hay siempre una predisposicion a que los dictadores sean muy atractivos para muchas mujeres.

    De hecho es ese atractivo lo que les otorga su condicion.
    Podra tener muchos tanques o una flota entera pero si no despierta atractivo y admiracion entre el sector femenino un macho alfa, podra ser dictador pero no macho…..alfa.

  24. Anónimo dijo:

    Es posible que no tenga nada que ver con el tema de lo muy atraídas que se sienten algunas mujeres por los mas violentos y dominantes pero yo lo dejo ……ahí.

    La obra “erótica” “50 sombras de Grey” ya ha sido ampliamente comentada. Desde el tema de sus ventas millonarias, al éxito entre las lectoras, su genero de practica BSDM, etc.

    Tal vez lo que no ha sido tan comentado es que la autora Erika Leonard Mitchell presenta un personaje femenino de Anastasia Steele al que su amante le envía una obra muy polémica y escandalosa en su tiempo escrita por Thomas Hardy titulada “Tess, la de los d’Urberville” y en la que se menciona la violación de una joven.

    Por supuesto el personaje de Tess ya ha sido repetidamente llevado al cine, entre otros directores por un polémico Roman Polanski precisamente unos años despues de que este hubiera huido de Estados Unidos acusado de haber abusado sexualmente de una ….menor.

    ¿Mera Casualidad o es mas bien que en la obra de Thomas Hardy no está tan claro lo que realmente siente Tess por el violento y despreciable personaje de Alec?

    ¿No es un sentimiento mas bien …ambivalente a pesar de lo que de modo explicito transmite y dice Tess?

    Por otro lado tal vez este del todo equivocado diciendo que si “50 sombras de Grey” muestra cuales son los deseos y fantasias sexuales de muchas lectoras (no querria generalizar) otro tanto ocurria en la España de la posguerra con las llamadas “novelas rosa” que tenían tanto éxito y que mostraban las expectativas de sus fieles lectoras.

    Dicen que “algo tendrá el agua cuando la bendicen”, y autoras como Corin Tellado con mas de de 5000 titulos y mas de 400 de millones de novelas vendidas algo sabrá de deseos femeninos, de fantasias sexuales y de todo lo demas.

    ¿Cuantos varones han leído alguna novela de Corin Tellado?

    Titulos como “Torbellino de Pasion” de Rosemary Rogers o “Una mujer inaccesible” de Penny Jordan deberían dar alguna idea de sus temáticas y argumentos.

    El tema no es lo que yo…crea.

    Lo podemos corroborar hasta en la Wikipedia.

    Dice literalmente:

    “Aunque en muchas ocasiones buscan escenarios exóticos en cualquier continente, las protagonistas son casi siempre occidentales, además en esta clase de novela, por propia ambientación, debe sujetarse a estereotipos de protagonistas como heroínas vírgenes e inexpertas sexualmente y héroes experimentados”

    Respecto a esos “héroes experimentados” hay que entender a que nos referimos cuando se habla de novela rosa.

    Por ejemplo Kathleen E. Woodiwis tiene un titulo muy explicito sobre ese tema “El lobo y la paloma”.

    Lisa Keypas da alguna pista con su titulo “¿Dónde esta mi héroe?”

    Contra lo que se pueda pensar el perfil predominante de la ávida lectora de novelas rosa no era una mujer rural y con poco mundo sino una urbanita con estudios…..superiores que en la España franquista bien podía ser secretaria, abogado, enfermera o mecanógrafa.

    Lo cual no puede sorprender porque la novela rosa es el género literario mas vendido en Canada o Estados Unidos y Barbara Cartland no necesita ninguna presentación.

    Un argumento típico y archirrepetido de la novela rosa de la inmediata posguerra es el de la virginal e inocente chica que se casa con un libertino y calavera al que termina regenerando.

    Evidentemente esa chica es recompensada con la “felicidad” porque la novela rosa vendía la idea con lo que los expertos han llamado “justicia emocional”.

    ¿En que consistía dicha “justicia emocional”?

    Pues por ejemplo en que los buenos es decir los buenos partidos eran siempre elegantes galanes de alta sociedad con muy alto poder adquisitivo que les podía poner criada y cocinera en un esplendido chalet de la sierra catalana o madrileña.

    Y no es ningun secreto que buena parte de las escritoras de novelas rosa de la posguerra eran feministas y que ellas eran las que establecían entonces también el modelo social de mujer que debía ser aceptado y refrendado por la CENSURA FRANQUISTA.

    Tampoco es ningun secreto que varias de dichas escritoras feministas de novela Rosa trabajaban también para dicha censura donde tenían profesión y cobraban mientras a centenares de miles de varones los tenían encerrados y prisioneros en campos de Trabajo o de Concentracion.

    Evidentemente eso no importaba demasiado porque en dichos campos encerrados no esperaba ningún príncipe objeto de sus fantasias ni deseos amorosos ni sexuales.

    Recordemos que una de esas escritoras de novela rosa feminista era la “amiga intima” o “querida” del máximo responsable de la Censura franquista en Cataluña que era donde estaban las principales editoriales y que este a su vez era también “intimo amigo” del ministro del Ministerio de Justicia responsable tanto de las sentencias de muerte como de encarcelamiento o prisión.

    Todo ello mientras ellas seguían escribiendo títulos tan sugerentes como ……”Carcel de amor”.

    Tras el seudónimo de Vicky Lorca tenemos escritoras feministas como Victoria Sau autora tanto de distintas ponencias sobre feminismo como “La mujer, Matrimonio y esclavitud “ publicada en 1976 o “Diccionario ideológico feminista” publicada en 1981, como de novelas rosa como “Playboy” publicada en 1964 donde muestra al típico libertino que necesita una mano redentora como la de la protagonista.

    Esos héroes que necesitaban ser redimidos por la heroína de turno tranquilamente podían ser como el gallardo comandante Lisardo Doval que llegaría a alcanzar el grado de …General.

    Heroico sujeto que tenia costumbres como la de entre otras técnicas, presiones sobre los órganos sexuales o el clavar alfileres o astillas bajo las uñas, método inventado y patentado por el para atar las muñecas y las piernas de la víctima al cañón y mango de un fusil y levantarla luego del suelo por medio de una polea.

    Pero dicho comandante no lo aplicaba con su esposa o novia sino con “huelguistas” obreros.

    Es decir, con aquellos varones con los que no soñaba ninguna de dichas autoras de novelas rosa muy poco preocupadas por el destino de “escoria obrera o huelguista” asturiana.

    De hecho esas técnicas ya fueron probadas por Lisardo en Asturias.

    Sobre el heroico príncipe Lisardo podemos leer cosas como:

    “El capitán Doval ordenó una carga de caballería contra los trabajadores y más tarde autorizó que se apaleara a los huelguistas para que denunciaran a sus cabecillas. “

    Todo ello en Asturias tierra de la gran escritora de novelas rosa Corin Tellado que residió en Gijon, misma ciudad donde se producían las hazañas y heroicidades de personajes de Lisardo Doval.

    Aunque alguno de los presos golpeados por Lisardo Doval perdiera varios dedos por sus tortura tanto como comandante como general Doval encajaba perfectamente en cualquiera de los perfiles de románticos héroes reproducidos una y mil veces por las grandes escritoras de novela rosa de un periodo franquista cuando todavia era un GENERO la …….novela rosa .

    Un genero que hablaba de apuestos policias y militares: Un genero que hablaba de grandes GENERALES pero siempre femenino y singular.

    Y eso no nos sorprendería tanto sino fuera porque en la lista de grandes novelas rosas un buen numero sean escritoras ……….feministas.

    Con el pseudonimo de Regina Flavio cierta feminista madre asimismo de una de las grandes divas del Feminismo español trabajaba y colaboraba con la Censura de la Epoca siendo “amante intima” de su máximo responsable en Cataluña.

    No convenia que los lectores leyeran cosas demasiado ….. inconvenientes.
    Era mejor hablar de Carceles de amor que de carceles de vulgares presos politicos represaliados.

    Su ideología feminista no era incompatible con presentar como héroes a personajes como Lisardo Doval.

    El personaje real de Lisardo Doval ha sido readaptado por Perez Reverte y rebautizado como Lisardo Queralt, y sin embargo las novelas rosas de la posguerra están repletas de apuestos “militares franquistas de alta graduación” muy similares al perseguidor de huelguistas.

    Con preudonimos como Rosa de Nancy o Teresa Guzman la escritora Feminista Regina Opisso y Sala hacia lo propio y podía publicar articulos en la editorial vértice para la revista de Falange Y ensalzando abiertamente al partido nazi.

    El proyecto nazi “Lebensborn” fue un proyecto donde a miles de soñadoras mujeres nordicas se las emparejaba con un príncipe germánico……azul.

    Obviamente para desempeñar dicho papel de “príncipe azul” tenían preferencia los oficiales de las SS de alta graduación.

    ¿El éxito que tuvo dicho proyecto o los miles de mujeres francesas embarazadas por soldados alemanes mientras sus hermanos o maridos trabajaban como esclavos desplazados a fabricas de Alemania no enseña nada acerca del tremendo exito de “50 sombras de Grey”?

    ¿No nos enseña nada acerca de la tremenda fascinación que ejerce el poder sobre muchas mujeres?

    ¿Nada de eso nos enseña nada acerca de las vías y métodos que aceptan algunas para su empoderamiento y emancipación?

    ¿La larga lista de heroicos príncipes azules vestidos de camisa extraidos del Nodo o de un panfleto de Falange nada nos enseña sobre los llamados “malotes” , los “dominantes” y los poderosos?

    ¿Nada nos enseñas sobre los “vencedores” y su tremenda….fascinación?

  25. Anónimo dijo:

    Sobre el tema que menciona Elena acerca Blancanieves y Cenicienta es evidente que en ambos cuentos la joven se libra de las tareas …… caseras.

    Recordemos por ejemplo que el cuento de Cenicienta pertenece a un amplio folkore y que hay multiples versiones , algunas de las cuales están recogidas de forma oral.

    Alguna de la mas vieja registra la leyenda de la egipcia RODOPE, que significa mejillas rosadas y la trama se supone que tracurre en Egipto, donde algunos creen que nace la historia, aunque otros crean que es en Grecia.

    En esa historia una joven es raptada y vendida como esclava.

    Se mata a realizar las tareas de casa para su amo mientras el resto de las demas muchachas que viven donde se rien a su cara.

    El cabello de las otras es negro y lacio el de ella rubio y rizado.

    Las demas le exigen que lave, que les arregle la ropa, que de de comer a los animales domesticos, etc.

    Todo ello cambia cuando la conoce en persona el ……Faraon que en lugar de buscar estérilmente a la propietaria de un zapato bucara a la propietaria de una….sandalia de cuero.

    Antes de ser encontrada el faraón hara probarse la sandalia a todas las doncellas de Egipto.

    El significado del cuento es evidente.

    El faraón ha de “probar” a todas las doncellas sexualmente antes de decidir definitivamente que Rodope-Cenicienta es la ……..horma de su zapato.

    Evidentemente por ello el Faraon no puede ser ….virgen pero será el que libere a Cenicienta de sus….tareas de casa.

    Un ejemplo definitivo de que lo que se pretende es siempre liberar a la chica de sus tareas caseras es que en el cuento se dice que Rodope-Cenicieta canta una TRISTE cancióncilla:
    “Lava el lino, escarda el jardín, muele el grano…”

    Evidentemente liberarla de dichos quehaceres , y endilgándoselos a otra u otras o esclavas, sera como “hombre” para el rico príncipe o faraón su tarea u …obligación.

    Eso explica que la moraleja de cuentos para niña induzcan que se ha de buscar hombres ricos y poderosos.

    Principes y faraones poseedores de ejércitos y de esclavos y esclavas.

  26. Anónimo dijo:

    Bueno ese anhelo de tanto de Blancanieves como de Cenicienta para que las “emancipen” de tener que realizar las tareas de casa podría explicar muchas cosas.

    En mi ignorancia no conozco “cuentos de hadas” donde la protagonista se emancipe o libere convirtiendoes en interina de ….portal.

    No conozco cuento alguno donde a partir de la boda la joven se mate a …trabajar.

    Se creía que una de las razones por las que antiguamente unos pueblos invadían a otros era para obtener esclavos y esclavas que realizaran las tareas….domesticas.

    De hecho a dichos esclavos se les llamaba ….domésticos.

    La necesidad de esclavos y esclavas venia producida precisamante por las necesidades del “domus”.

    Es decir, fundamentalmente por una economía….familiar.

    Eran las Blancanieves de Grecia y Roma las que imponían las obligaciones “militares” a sus maridos para que ellas no tuvieran que….trabajar.

    Las espartanas estaban tan emancipadas gracias precisamente a la existencia de otros seres que trabajaban en lugar de ellos y conseguir esos esclavos sus esposos no destacaban precisamente por ser muy “cariñosos” en la guerra.

    La teoría de la atracción que sienten muchas mujeres por los varones mas violentos podría quedar bien explicada por ese fuerte deseo de no….trabajar.

    Visto desde ese punto encontrar un hombre que trabaje para ellas NO satisface sus otras necesidades ya que lo que demuestran una y otra vez dichos cuentos es que solamente pueden sentirse atraídas por un ser superior pero no…… igual.

    Eso es evidente, cuando el ser con el que se casan para ser felices es siempre rey o príncipe, o en su defecto faraón o emperador sin importar mucho la…..edad.

    Según el mensaje transmitido una vez por dichos cuentos solamente los ricos y poderosos pueden asegurarles la….felicidad.

    Bajo esa misma perspectiva el Feminismo podría ser una ideología, doctrina o medio que les asegure el busque, compare y pruebe y si encuentra algo mejor….cambie inmediatamente.

    Es decir, seria la manera de asegurar a Cenicienta de que ellas también pueden probar distintos zapatos hasta encontrar la horma de su ….pie o de sus deseos.

    Una manera de poder casarse y divorciarse….libremente hasta encontrar el ……defininitivo.

    Una manera de poder casarse y divorciarse libremente al tiempo que otro paga los…… recibos mientras que la aspirante a princesa sigue probando distintos zapatos o sandalias del príncipe que ha de liberarle para siempre de esas grandes amenazas que son la pobreza económica y la terrible necesidad de tener que tejer, zurcir o lavar.

    Tejer, lavar y zurcir o en su defecto levantarse temprano a la oficina.

    Terribles amenazas la del trabajo y la de la pobreza ….economica.

    En esos cuentos, asi como en “50 sombras de Grey” la única amenaza que no aparece es la de la “amenaza de espíritu”.

    Según dichos cuentos las “princesas” son siempre muy “sensibles” pero siempre con respecto al propio dolor.

    No son precisamente muy empáticas para con los demas.

    Y como simboliza la mordedura de la manzana por Blancanieves, la princesa es siempre ….carnal, Terriblemente……. Carnal

    Asi lo sugiere la roja manzana.

    De un modo inconsciente el propio cuento sugiere que esa falta de espíritu, esa carnalidad, pero sobre todo ese tremendo egoísmo a pesar de aquello que repite todo cuento “Y vivieron felices y comieron perdices” es mentira y provocará su……perdición.

    De hecho la malvada madrastra protagonista de todo cuento de hadas es siempre la otra cara de la misma moneda.

    Un reverso siempre de la propia Cenicienta o Blancanieves solo que mas ajada y ….envejecida.

    Porque el mensaje nunca dicho pero siempre sugerido es que ella también….envejecera.

    Y lógicamente a un ser tan egoísta, y que vive tanto de las rentas de su belleza con ese envejecer no le espera ni siquiera una madurez medianamente placida en un reino donde otras mas bellas que ellas sin aun no lo han hecho alguna vez……… aparecerán.

    Eso explica en buena parte las fobias de las feministas por los concursos de belleza y sus acérrimas y escandalizadas protestas contra el concurso de Miss America mientras sus compatriotas varones con napalm achicharraban a la gente de……. Vietnam.

    Evidentemente en aquel mismo momento lo mas importante era echar aquel concurso de belleza….atras.

  27. Babel dijo:

    Buenos días a todos.
    Carlos, te mandé un correo y si puedes confirmarme por aquí que te ha llegado te lo agradecería (a veces no se mandan bien, pero no hay prisa en contestar).
    Otra cosa: A mí me has llamado la atención varias veces por mi agresividad, y aquí Cristina no sólo habla de forma agresiva sino que incluso ha insultado a Isidro y no le has afeado su conducta.
    Cristina, te contesto:
    Yo en ningún momento he culpado a todas las mujeres de tener ese dudoso gusto. He dicho SUELEN TENER, así que no acuses a los demás de leer lo que quieren porque eres tú la que hace tal cosa.
    Eso que dices de que si se asume una cosa se asume la otra no es cierto. Malotes hay pocos en relación con la población general de hombres, mujeres que les gustan los malotes hay muchas en relación con la población general de mujeres.
    No todas son víctimas de ellos porque los malotes con la mayoría de las mujeres se limitan a una noche de lujuria y a por la siguiente.
    No seré yo quien te niegue que hay maltratadores que no van de cara, ahí se trata de mujeres que han sido engañadas y no se les puede decir lo mismo que a otras mujeres que se han ido con hombres visiblemente problemáticos.
    No intentes decir que aquí se culpa a las mujeres de ser agredidas de una u otra forma, simplemente se usa el sentido común. Yo no culpo a las mujeres y te voy a poner un ejemplo:
    En el apartado “misandria cotidiana” conté cómo un supuesto amigo mío se puso violento conmigo. Otro amigo en común estaba delante, lo vio todo y aun así no le ha dado la espalda al tipejo en cuestión. Si algún día mi amigo se lleva unas cuantas ostias del tipejo violento, él podrá denunciarlo y la ley deberá actuar (siendo injustificable la agresión), pero mi amigo habrá metido la pata hasta el fondo metiéndose en un jodido berenjenal con alguien que ha dado la cara de lo que realmente es.
    Se le podrá decir que ha sido estúpido.
    Así que ya ves: Digo eso de mi amigo QUE ES UN HOMBRE.
    Entiendo que estarás acostumbrada al trato de favor que se les da a las mujeres en los mass media y en la vida cotidiana, pero asume que aquí estamos hechos de otra pasta y no te pongas a patalear.
    Mira Cristina, a veces voy por la calle y veo mujeres cogidas de la cintura con tíos que nada más verlos soy consciente del peligro que suponen porque salta a la vista. Tíos que si me los cruzo en una calle solitaria y de noche me cambio de acera, literalmente.
    Si luego esos tíos le dan ostias a las mujeres hasta en el cielo de la boca, ni se puede culpar a todos los hombres por tener los mismos órganos genitales, ni se puede hablar de “violencia de género” porque esos tiparracos van sembrando violencia allá por donde pasan y buscándoles la ruina a todo el que se acerca a ellos.
    Lo puedo decir más alto pero no más claro.
    Hablabas de lo de andar drogado en plena calle, y por supuesto que hay que decirles a las mujeres que no anden drogadas en plena calle. También a los hombres, pero a las mujeres más si cabe por su inferioridad en fuerza bruta.
    Cuando estás drogado te encuentras en una nube, eres menos dueño de tus actos y de tus palabras y estás más vulnerable.
    ¿Soy un machista asqueroso por decir eso? Tengo claro que no, aunque tú puedes pensar lo que te plazca.
    En cuanto a la vestimenta, te contesto a eso incluso en mayúsculas para que te quede claro:
    NINGUNA VESTIMENTA ES EXIMENTE NI ATENUANTE DE VIOLACIÓN.
    Dicho ésto, que yo vaya andando solo por la calle de un barrio peligroso a las 3 de la mañana tampoco es atenuante ni eximente si me roban. No obstante, sería absurdo tomarme a mal que me recomienden que no haga tal cosa.
    Y las feministas (hablar contigo es como hablar con el feminismo porque dices lo mismo) que tanto respetáis la libertad de las mujeres de relacionaros con quien queráis, espero que respetéis mi libertad de evitar relacionarme con mujeres que visten de una manera que no considero correcta. Para adelantarme a tus manipulaciones aclaro algo: QUE YO CONSIDERE INCORRECTAS CIERTAS FORMAS DE VESTIR NO ME IMPIDE CONDENAR LA VIOLACIÓN VISTA COMO VISTA LA MUJER.
    En cuanto a los piropos, no te niego que haya mujeres que puedan sentir miedo por eso, pero la cruda realidad es que hay más mujeres que a lo que le tienen miedo es a no recibir piropos.
    Aparte de eso, los piropos son degradantes para los hombres y una manifestación de la inferioridad sexual de quien los lanza.
    Las mujeres sois el “sexo rico” y los hombres somos el “sexo pobre” (en temas de sexualidad).
    No me vale comparar a una mujer de 1.70 y 90 kilos con Cristiano Ronaldo porque ahí hablaríamos de excepciones.

    • Perdona Babel. Me llegó el correo, pero he estado tan liado que entre unas cosas y otras se me olvidó contestar. A ver si para mañana puedo.

      Reconozco que no he leído todos los comentarios de la discusión entre Cristina e Isidro por falta de tiempo, sólo los he escaneado rápidamente para ver que no había nada contra las reglas (insultos, etc.). Si hay algo problemático (de cualquier comentarista) señálenmelo y lo evalúo.

  28. David dijo:

    Buenos días.
    Me ha parecido muy enriquecedor el debate entre Isidro y Cristina sobre el tema de este hilo. Todos los que hemos sido repetidores y algo malotes en el instituto hemos percibido como “ganabamos puntos” en popularidad entre algunas mujeres. Poco tiempo después todo se esfumaba y uno tenía que espabilar con sus talentos e intelecto para poder atraer con mayores garantías de éxito a una mujer. Así fueron mis propias vivencias.

    Pero el dato de que Stalin o Hitler tuvieron muchas seguidoras detrás de ellos me ha hecho interesarme por el tema hasta encontrar esta entrevista a una psicóloga que habla de la hibristofília (atracción sexual hacia personas peligrosas o violentas). En la entrevista habla de las numerosas cartas que recibe de admiradoras tanto Miguel Carcaño como el asesino de la Katana y pone ejemplos internacionales como Charles Madson o Ted Bundy, el mayor asesino en serie de la historia. Al final habla de un tipo de mujer maltratada que puede clasificarse en esta parafilia.

    Un saludo.

  29. David dijo:

    Además, ayer mismo salió en el programa Hora Punta de TVE1 varios casos sobre este tipo de parafilia hablando de la mujer guardia urbana de Barcelona que está detenida por matar a su novio con ayuda de su amante, todos ellos guardias urbanos de la ciudad, y se comentaba que ella podía tener hibristofilia por otras parejas anteriores con el perfil de peligrosos.

    Al parecer esta parafilia es más común de lo que pensamos, dijeron en el programa.

    P.D. Carlos, cómo va todo? ¿Qué tal el libro?
    Se echa de menos la habitual actividad de la bitácora.

    • Gracias David. Aunque es para bien, me encuentro en un momento crítico tanto a nivel personal como profesional, de modo que mi actividad ha disminuido por falta de tiempo, no tanto por ganas. Es posible que todavía queden unos meses así, ya veremos. Saludos.

  30. David dijo:

    Ánimo y sabiduría entonces para este tramo del camino.

  31. Isidro dijo:

    Ayer vi unos cuantos vídeos de gran interés. Véanlos, amigos. Les aseguro que no tienen desperdicio.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s