El prejuicio cultural de la OMS y la AAP en la recomendación de la circuncisión

Uno de los argumentos que encuentro con frecuencia cuando discuto sobre la circuncisión es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el procedimiento por encontrar varios beneficios. Basándose en una revisión de la literatura médica que incluía las investigaciones de esta última organización, la Academia Americana de Pediatría (AAP) decidió hacer lo propio. Y claro, si dos instituciones tan importantes lo apoyan, habrá quien se pregunte quiénes somos nosotros para denunciarlo.

Algo de lo que no se ha hablado mucho es de los prejuicios culturales que influyeron en esta revisión de la literatura médica que desembocó en la recomendación. Afortunadamente, un grupo de 38 médicos y pediatras de diversas nacionalidades revisaron la misma literatura y llegaron a conclusiones muy diferentes, apuntando la existencia de estos prejuicios culturales. Su denuncia fue publicada en la propia revista de la AAP. Algunos de estos pediatras, como Noni McDonald, trabajan o han trabajado en la OMS. Estamos hablando, por tanto, de profesionales al mismo nivel que quienes recomendaron la circuncisión.

Antes de comenzar con los problemas que ellos encontraron con la recomendación de la AAP, veo necesario responder a la pregunta “¿por qué habría un prejuicio cultural en estas organizaciones?”

Con la AAP no es muy complicado de explicar. Estados Unidos es uno de los países no islámicos con índices de circuncisión más altos del mundo, (un 57,4% de la población en 2010), tradición que se remonta a hace más de un siglo, cuando fue introducida como remedio para controlar la masturbación. Al tratarse de una cultura generalmente favorable al procedimiento, es probable que los investigadores de la AAP compartieran dicho prejuicio.

Con la OMS, al tratarse de una organización internacional, es más complicado de determinar. Sin embargo, si nos fijamos en la financiación, encontramos que Estados Unidos es el principal donante entre los gobiernos, y la Fundación Bill y Melinda Gates el primero entre los donantes privados, con más dinero que Rusia, Brasil, China y Sudáfrica combinados. Si tenemos en cuenta lo agresiva que ha sido esta fundación en la promoción de la circuncisión, y que la OMS no puede distribuir los fondos aportados por fundaciones privadas libremente, tenemos razones de peso para pensar que el prejuicio cultural estadounidense pueda haberse infiltrado en la OMS por medio de su financiación, tanto gubernamental como privada.

Pero todo esto no serían más que suposiciones de no ser por el trabajo que hizo este grupo de profesionales médicos, quienes encontraron un prejuicio cultural tras revisar la misma literatura que llevó a su recomendación. Ahora les dejo con un resumen del documento “Cultural Bias in the AAP’s 2012 Technical Report and Policy Statement on Male Circumcision”[Prejuicio cultural en el informe técnico y declaración de políticas de la AAP de 2012], publicado en Pediatrics.

Según los autores del artículo, sólo un argumento de los presentados en favor de la circuncisión goza de mérito, y es el de las infecciones urinarias. Sin embargo, los autores afirman que como puede solucionarse con antibióticos, también resulta innecesario. Veamos punto por punto:

Infecciones urinarias. Suele afectar a un 1% de los niños durante sus primeros años. Sería necesario circuncidar 100 niños para proteger a uno solo de esta infección, que como se dijo puede ser curada con antibióticos. Teniendo en cuenta que las complicaciones de la circuncisión se dan un 2% de las operaciones, se prevendría un caso de infección urinaria para saldarlo con dos de hemorragia, infecciones y otras complicaciones que pueden llevar incluso a la muerte.

Cáncer de pene. Se trata de uno de los cánceres más raros. Harían falta entre 909 y 322.000 circuncisiones para prevenir un solo caso, y además hay otros métodos menos intrusivos que consiguen el mismo efecto.

Enfermedades de transmisión sexual tradicionales. La circuncisión puede ofrecer cierta protección frente a verrugas genitales y herpes genital, pero no frente a gonorrea, sífilis o clamidia. Además, es posible prevenir todas estas enfermedades de forma más efectiva mediante el uso de preservativos.

SIDA. Algunos estudios muestran una reducción del 50% en la transmisión del SIDA mediante la circuncisión, pero otros no encuentran correlación. Señalan que Europa, con niveles de circuncisión muy inferiores a los de Estados Unidos, cuenta con menos casos de SIDA. Por otra parte, se puede lograr mayor protección empleando preservativos, entre otros métodos citados.

Complicaciones. Han existido casos de infección, hemorragia, estenosis meatal, amputaciones parciales del pene e incluso muertes. Sin embargo, no existen cifras exactas disponibles. Los autores de la recomendación consideraron el prepucio como una parte del cuerpo humano sin función, pese a que otros estudios indican lo contrario. Del mismo modo, también se ignoraron estudios que apuntaban a posibles problemas en la edad adulta. Esto indicaría que la revisión de la literatura también fue selectiva. Y aunque no hay evidencia sólida sobre estos últimos problemas, ante la incertidumbre parece más razonable buscar métodos alternativos a la circuncisión.

Aquí termina el resumen.

Lo que no me gustó de este artículo fue la insistencia en que la circuncisión no tiene mucho sentido en un “contexto occidental”, sobretodo porque no explica cuál es la diferencia con respecto a un contexto “no occidental”. Imagino que hacen referencia a la higiene y la disponibilidad de medicinas y métodos de prevención alternativos. Como vimos en artículos anteriores sobre este tema, sin embargo, en África el uso de preservativos era 95 veces más eficaz para prevenir el SIDA que la circuncisión y mucho más barato, por lo que tampoco parece ser la mejor manera de afrontar el problema. De hecho recordemos que África tiene algunos de los índices tanto de circuncisión como de SIDA más altos del mundo. Por tanto, esa idea de que “la circuncisión no es buena para nosotros, pero quizá sea buena para ellos” debería ser reexaminada, ¿o es que acaso la integridad genital de unos vale menos que la de otros?

En conclusión, la ciencia no es neutral, sino que también se ve influida por la cultura que la produce, y éste es el caso en la recomendación emitida tanto por la OMS como la APP. Sea como sea, no pretendo condenar el procedimiento en sí mismo, sino su imposición sobre personas que no tienen capacidad de decidir (caso de los bebés) o poblaciones pobres de países igualmente pobres (caso de muchos varones africanos) a quienes se soborna con incentivos económicos para adoptarla pese a que existan métodos más baratos y menos intrusivos.

Esta entrada fue publicada en Circuncisión, Discriminación institucional, General, Mutilación genital, Quién se beneficia de tu hombría, Tradicionalismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a El prejuicio cultural de la OMS y la AAP en la recomendación de la circuncisión

  1. Giulia dijo:

    Hay una feminista italiana, s.ra Barbara Spinelli, que pide la ayuda de la ONU preferencialmente para “mujeres y niñas”. Los hombres y los niños no valen nada para estas feministas sexistas.
    http://it.avoiceformen.com/suggerito/barbara-spinelli/

  2. Athini Glaucopis dijo:

    Tal vez el interés de la asociación de pediatras norteamericanos en mutilar genitalmente a todo bebé que pasa por sus manos tenga algo que ver con el hecho de que cada una de ellas es un “servicio médico” específicamente pagado por la correspondiente compañía de seguros. Como los servicios europeos de salud, por el contrario, normalmente no pagan a sus médicos por cada servicio concreto, sino que los contratan de forma genérica, en régimen funcionarial o parafuncionarial, los pediatras europeos consideran inconveniente el uso rutinario de tal mutilación. Estaría bien poder disponer de cifras.

    • Voy a buscarlo, pero si mal no recuerdo eran unos 130 dólares por cada circuncisión. Y cuando no la cubría el seguro y los padres preferían no pagarla, los números bajaban significativamente. A ver si encuentro el artículo.

  3. Pingback: Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Marzo de 2015 | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  4. Antonio dijo:

    Bueno sobre este tema se ha pasado de circunscisión a todos o a nadie a no ser que exista una malformación o impida orinar.
    Recuerdoi perfectamente a Grande Covian que dijo que el azucar no era necesario que era un añadido a nuestra sangre, poco después en otro programa dijo que al menos un gramo de azucar al día era necesario.
    En el caso de la circusncisión es igual, pero mi opinión es que hay que dejar al niño su desarrollo normal y que como ser haga sus manipulaciones en busca de su placer sexual y creo sinceramente que todo se solucionará, a no ser como digo antes, que exista un motivo imperioso para hacerle la opera´ción.

  5. Pingback: La discriminación masculina en 31 memes (con fuentes) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  6. Pingback: Las víctimas civiles en Afganistán: cómo Naciones Unidas discriminó a los hombres… otra vez | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  7. Pingback: La discriminación masculina en 41 memes (con fuentes) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  8. L.K. dijo:

    Su practica se remonta al Neolitico y se cree que junto con la trepanación son dos de las antiguas cirugías practicadas por el hombre.
    Pueblos semíticos no judíos iniciaron su uso. Posteriormente fuero los egipcios, hace mas de 60 siglos, posteriormente fueron los judíos, fenicios, sirios, cristianos, asi como culturas africanas, mesoamericanas, etc
    La organización NOCIR ha estimado que cada año mas de 13 millones de varones son circundados en el mundo sin ningun tipo de prescripción medica.
    Los egipcios la realizaban entre niños de 6 a 12 años mientras que hebreos, etíopes y musulmanes entre recién nacidos.
    En tiempos bíblicos era la madre y no el curandero ni el medico quien realizaba la circuncisión.
    Lo que no hay duda es de su tremendo significado simbolico en el que la circuncisión es una castración atenuada. Una castración light.

  9. Pingback: La discriminación masculina en 51 memes (con fuentes) | La Matrix Holografica

  10. Pingback: Anatomía de una conversación sobre problemas masculinos, o por qué ya sólo permito comentar los 51 memes en la bitácora | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s