El control de la sexualidad masculina en la España medieval y la América colonial

En el imaginario colectivo se tiende a pensar que las sociedades pasadas carecían de controles jurídicos o sociales para regular la sexualidad masculina, salvo en casos de violación o acceso carnal con mujeres casadas, al contrario de lo que ocurría con la celosamente vigilada sexualidad femenina. El presente artículo demostrará, por el contrario, que la sexualidad masculina estaba sujeta a similares controles y sus transgresiones eran castigadas incluso con mayor severidad. Para ello trataremos los siguientes delitos:

  1. El adulterio
  2. La homosexualidad
  3. El estupro
  4. La bigamia
  5. El incesto
  6. Las relaciones sexuales con musulmanes y judíos

Aclaraciones preliminares

El corpus jurídico que examinaremos aquí serán las Partidas de Alfonso X el Sabio (1265 d.C.), y en particular la Partida Séptima, donde se recogen los delitos sexuales. Por tanto es necesario clarificar tres cosas:

1. En España las Partidas se aplicaron durante la Baja Edad Media, pero no en todos los reinos, sino principalmente en Castilla (donde también competirían con fueros y otros ordenamientos jurídicos). Pese a todo, se considera el conjunto de leyes más importante de la España medieval. A partir del reinado de los Reyes Católicos, las Leyes de Toro (1505) se impondrían a las Partidas, y si bien pueden considerarse herederas de éstas, trataban algunos delitos sexuales de manera diferente, como aclararemos más adelante.

2. En América, sin embargo, las Partidas serían el corpus jurídico más importante desde la Conquista hasta la Independencia (e incluso más allá), por encima de las Leyes de Toro y otras recogidas en la Nueva Recopilación de 1567. Pueden constatarlo aquí (p. 4), aquí, aquí (p. 11) y aquí (p. 7, nota 13). Esa es otra razón por la que también hemos decidido analizar las Partidas en lugar de otros ordenamientos jurídicos.

3. Los castigos estipulados por la ley no siempre se aplicaban estrictamente, pero nos ofrecen una idea de cuál era el punto de partida.

En este artículo dejaremos a un lado los delitos sexuales donde no había consentimiento por ambas partes, como la violación o la bestialidad, pues entendemos que este control de la sexualidad es legítimo. Sin embargo serán mencionados para clarificar otros aspectos de las leyes. También es importante señalar que algunos delitos como el estupro o el incesto no se definían como lo hacemos hoy.

1. El adulterio

Comienzo con el adulterio porque es aquí donde se ha acusado a las Partidas y otros textos jurídicos medievales de mantener un doble estándar: los hombres casados que cometían adulterio no eran castigados por la ley, al contrario de lo que ocurría con las mujeres casadas (Título XVII, Ley XV).

Si bien es cierto que se trataba de una ley desigual para las parejas casadas, esto no la convertía necesariamente en una ley desigual para hombres y mujeres en general. Aquí es cuando debemos examinar cuál era el castigo reservado a los amantes:

  • Para la mujer que mantenía relaciones sexuales con un hombre casado la ley no estipulaba castigo alguno, igual que ocurría con este último.
  • Para el hombre que cometía adulterio con una mujer casada, por el contrario, la ley estipulaba la pena de muerte.
  • La mujer casada era azotada, recluida en un convento y perdía tanto la dote como las arras, que pasaban a ser de su marido. Éste contaba con un plazo de dos años para perdonarla. De hacerlo podía regresar a casa y tanto la dote como las arras le serían devueltas (Título XVII, Ley XV).

Podemos afirmar, por tanto, que si bien había un doble estándar en cuanto a castigar al hombre y a la mujer dentro del matrimonio, también existía otro en cuanto a cómo castigar al hombre y a la mujer que habían mantenido relaciones sexuales con personas casadas. De cumplirse la ley tal y como fue redactada, cada adulterio femenino se habría saldado con la muerte de un hombre. Esta otra desigualdad, sin embargo, no ha recibido la misma atención.

Veamos ahora cómo serían todas las variantes:

  1. Hombre soltero y mujer soltera. La ley civil no castigaba la fornicación.
  2. Hombre casado y mujer soltera. La ley civil no castigaba a ninguno de ellos.
  3. Hombre casado y mujer casada. Pena de muerte para el hombre. La mujer recibía azotes, reclusión y pérdida de bienes, pudiendo ser perdonada antes de los dos años.
  4. Hombre soltero y mujer casada. Pena de muerte para el hombre. La mujer recibía azotes, reclusión y pérdida de bienes, pudiendo ser perdonada antes de los dos años.

Otros escenarios

De forma excepcional la mujer adúltera podía morir en dos de los siguientes escenarios.

1. Si el padre de la adúltera descubría a su hija yaciendo con un hombre que no era su marido, ya fuera en su casa o la del esposo, podía dar muerte a su hija. Eso sí, la ley estipulaba que debía matar a ambos en el acto: tanto al amante como a su hija. No podía ser selectivo: o los dos, o ninguno. De lo contrario sería juzgado por homicidio (Título XVII, Ley XIV).

Las Partidas, sin embargo, no daban tal poder al marido que encontraba a su esposa yaciendo con otro hombre en su casa. El esposo podía matar al amante ahí mismo pero no a su mujer, a quien tendría que llevar a juicio. Sólo había excepciones para el hombre si se trataba del señor del marido u otro personaje de renombre. En esos casos se debía acudir a la justicia (Título XVII, Ley XIII).

2. Cuando la esposa ha cometido adulterio con un sirviente. En ese caso la ley estipulaba que ambos fueran quemados vivos (Título XVII, Ley XV).

Este último escenario es especialmente significativo por la diferencia de poder implicada. ¿Hasta qué punto podía un criado negarse a mantener relaciones con quien podía despedirlo o arruinarle la vida? A buen seguro que habría casos donde el criado pudo tenerlas por voluntad propia, como también habría otros en los que no tuviera más alternativa. Claro que la ley no entraba en estos particulares: incluso si un hombre había sido coaccionado, terminaría quemado vivo. Este tipo de coacciones ocurrían con más frecuencia de lo que cabría imaginar, pero trataremos el tema en otro artículo.

Como puede comprobarse, todos los escenarios tienen un denominador común: el hombre que tenía relaciones sexuales con una mujer casada siempre recibía la pena de muerte, al menos según la ley.

¿Quedaba el hombre casado exento de castigo?

Como hemos visto, la ley civil no castigaba al hombre casado que mantenía relaciones con otra mujer, siempre que ésta no fuera casada. Ello se debía a que cualquier hijo nacido en el matrimonio era legalmente del marido, incluso cuando fuera concebido por otro hombre, lo que causaba una importante disrupción en el linaje y la herencia. Por el contrario el hombre casado podía o no reconocer a los hijos ilegítimos que hubiera tenido fuera del matrimonio.

Esto no quiere decir, sin embargo, que la esposa careciera de recursos legales para detener las aventuras de un marido adúltero. La ley civil no castigaba al hombre casado, pero la ley canónica sí (p. 359). La esposa podía recurrir a los tribunales eclesiásticos, que impondrían al marido una variedad de penas, llegando incluso a la excomunión.

Hoy día la excomunión puede parecernos un asunto sin trascendencia, pero la realidad es que no se trataba de una pena simplemente espiritual. Tenía consecuencias muy terrenales en un mundo donde la Iglesia penetraba todos los rincones de la vida cotidiana. Con excepción de la familia, toda la comunidad dejaría de tener contacto con el adúltero, no podía obtener empleo, testificar, interponer demandas, realizar contratos y en casos extremos incluso podía ser asesinado sin que su asesino recibiera castigo secular o eclesiástico (p. 68).

Las Leyes de Toro cobrarían más importancia que las Partidas a partir del Siglo XVI, y éstas entregaban a ambos adúlteros y sus propiedades al marido para que hiciera con ellos lo que quisiera, desde matar hasta perdonar. Sin embargo, las Partidas seguirían siendo la fuente más influente para resolver los casos de adulterio en América hasta el siglo XIX.

2. La homosexualidad

La mayor disparidad de penas la encontramos sin duda en la actividad homosexual. Los hombres acusados de sodomía eran condenados a muerte, independientemente de si su papel era activo o pasivo. No se condenaba a los menores de 14 años y a quienes habían sido forzados (Título XXI, Ley II).

Por su parte la homosexualidad femenina no se menciona en las Partidas y no existe constancia de que estuviera penada en España o América. De hecho, incluso en sociedades sexualmente más represivas como los puritanos de Nueva Inglaterra, la homosexualidad femenina apenas tenía consecuencias. Un caso este tipo descubierto en la colonia de Plymouth en 1650 involucró a Mary Hammon y la esposa de Hugh Norman. Ambas fueron acusadas de “comportamiento lujurioso en la cama”, pero la pena se limitó a una confesión pública y una advertencia.

Por su parte en 1637 el caso de dos hombres de la misma colonia, John Alexander y Thomas Roberts, se saldó con uno azotado, y otro que además de recibir este castigo fue marcado con un hierro candente y desterrado. Ninguno de ellos había incurrido en sodomía (penada con la muerte) pero sí en otros actos homosexuales, particularmente “derramar su semilla el uno sobre el otro”.

La España medieval y la América española, por tanto, no estaban solas cuando consideraban que la homosexualidad masculina era más grave que la femenina. El caso de dos mujeres acusadas de “comportamiento obsceno en la cama (una con otra)”, es decir, homosexualidad, se cerró con una admisión de culpa y una advertencia. -En el caso de dos hombres que realizaron un acto homosexual (sin llegar a ser sodomía, penada con la muerte), uno de los hombres fue azotado, marcado con hierro candente y exiliado. El otro “sólo” fue azotado.

3. El estupro

Aunque hoy día esta palabra se utiliza de forma diferente, en las Partidas el estupro consistía en el ayuntamiento carnal con viudas honestas, mujeres religiosas o vírgenes “mediante halagos o engaños”. En estos casos las mujeres no recibían castigo alguno, mientras que para los hombres dependía de su estatus (Título XIX, Ley II):

  • Los hombres “honrados” perdían la mitad de sus bienes.
  • Los hombres “viles” eran azotados y desterrados por cinco años.
  • Los siervos y sirvientes eran quemados vivos.

He de resaltar que los tres castigos citados eran para relaciones consentidas por ambas partes. Los casos de violación a este tipo de mujeres quedan recogidos aparte en el Título XX, Ley III.

4. La bigamia

La bigamia, o contraer matrimonio con dos mujeres, era penado con el destierro a una isla por cinco años y la pérdida de los bienes. Si la segunda esposa sabía que era un hombre casado antes de contraer matrimonio con él, recibía el mismo castigo, aunque era enviada a una isla diferente (Título XVII, Ley VI).

5. El incesto

Cuando se evoca la palabra “incesto” tendemos a pensar en las relaciones sexuales dentro de la familia nuclear (padre e hija, madre e hijo, hermanos, etc.). Sin embargo leyendo las Partidas se puede apreciar que no era esto lo que se tenía en mente. La única relación que se menciona de forma explícita es con las “cuñadas”. Al resto de mujeres se refiere como “parientas”, con quienes estaba prohibido mantener relaciones sexuales o casarse hasta el cuarto grado (salvo que se contara con una dispensa papal para el matrimonio). Parece, pues, que se refiere sobre todo a las primas, aunque por supuesto tampoco se excluyen las relaciones dentro de la familia nuclear.

La pena en estos casos era la misma que la del adulterio. El hombre debía morir. Si se probaba que la mujer había sido cómplice, ella recibiría azotes, perdería sus bienes y quedaría recluida en un monasterio, pudiendo ser perdonada en un plazo de hasta dos años (Título XVIII, Ley III).

De haberse casado y haber consumado el matrimonio, las penas dependían del estatus:

  • El hombre “honrado” perdería la honra, los bienes y sería desterrado para siempre.
  • El hombre “vil” sería azotado, perdería sus bienes y sería desterrado para siempre.
  • No se especifica pena alguna para las mujeres.

6. Musulmanes y judíos

Las Partidas no establecen castigos para los hombres cristianos que mantuvieran relaciones sexuales con mujeres judías o musulmanas, aunque es importante resaltar que tampoco lo hay para ellas. En el caso contrario, sin embargo, la cosa cambiaba.

El hombre musulmán que yacía con una mujer cristiana era lapidado. La mujer, si era virgen o viuda, perdía la mitad de los bienes. En caso de reincidencia perdía la otra mitad. Si era casada, ella y sus bienes quedaban a disposición del marido y éste determinaba la pena. El hombre musulmán sólo se libraba de la muerte si había yacido con una mujer “baldonada” y “dada a todos”. En ese caso ambos eran azotados, y si reincidían terminaban ejecutados (Título XXV, Ley X).

El texto no aclara qué pasa con las mujeres que no entraban en las categorías de virgen, viuda o casada. Sin embargo, teniendo en cuenta que la “virgen” reincidente ya no era virgen cuando cometía el segundo delito y perdía la otra mitad de sus bienes, podemos pensar que dicho castigo sería aplicado en esos casos.

Los judíos que yacían con cristianas también recibían la pena de muerte, aunque al contrario que ocurría con los musulmanes no se especifica que fuera por lapidación. Las mujeres recibían la misma pena que si se hubieran acostado con un musulmán: pérdida de bienes en caso de ser vírgenes o viudas, entrega al marido en caso de ser casadas, y azotes si se trataba de mujeres “de mala vida”. En este último caso el judío también podía salvar la vida, salvo que reincidiera (Título XXIV, Ley IX).

En la mayoría de los escenarios, por tanto, la relación sexual entre un hombre cristiano y una mujer de otra fe no tenía consecuencias legales para ninguno de ellos. Sin embargo, la relación sexual entre un hombre musulmán o judío con una cristiana solía terminar con la ejecución de éste.

Conclusión

Como hemos podido comprobar, la sexualidad masculina era considerada ilícita en muchos más escenarios y castigada con mayor severidad. Sin embargo no se ha concebido así por varios factores:

  • Los estudios sobre el tema suelen confundir la desigualdad matrimonial con la desigualdad sexual, como queda patente al olvidar la disparidad de penas que recibían los amantes del marido y la mujer.
  • Una situación similar se da en las relaciones interreligiosas: el hombre cristiano y la mujer de otra fe no recibían penas, pero las de un hombre judío o musulmán eran superiores a las de la mujer cristiana.
  • Las penas a la homosexualidad masculina han sido tratadas como un campo separado, de discriminación a los homosexuales, pero no como una parte integral de la represión sexual masculina.
  • No se han considerado delitos como el estupro, donde el sexo consensuado terminaba sólo con el castigo del varón.

Por supuesto hemos realizado un análisis de las leyes, sin entrar en las consecuencias sociales y familiares de estos comportamientos, donde presumimos que la sexualidad femenina estaría más vigilada. Sin embargo, como he demostrado en este ensayo, el control de la sexualidad masculina sigue siendo un tema infravalorado.

En un artículo anterior explicamos que, aspectos religiosos al margen, la circuncisión era considerada como un mecanismo de control de la sexualidad masculina. Y si examinamos la leyenda venezolana del Silbón, podemos leer que “se cree que le succiona el ombligo a los borrachos. Y que para con los mujeriegos, no tiene piedad: que cuando tropieza con uno, lo vuelve pedacitos y le saca los huesos”. Estas leyendas tenían la finalidad de advertir a quienes perturbaban la paz de la comunidad que les aguardaba un castigo por sus malas acciones, y como vemos, los mujeriegos se encontraban entre ellos. No podemos descartar, por tanto, la influencia de otros instrumentos más allá de la ley y la religión para controlar el comportamiento sexual del varón.

La sexualidad masculina era sin duda tratada de forma diferente a la femenina, pero no por ello debemos descartar su control y represión como si se tratara de un asunto trivial.

Esta entrada fue publicada en Discriminación institucional, General, Historia, Homosexualidad, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Lapidación, Legislación, Sexualidad, Tradicionalismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

79 respuestas a El control de la sexualidad masculina en la España medieval y la América colonial

  1. Raúl dijo:

    Todo lo que se hacia fuera del matrimonio, era considerado sucio, impuro. La mujer era la parte sagrada del sacramento más importante, el matrimonio. Matrimonio proviene de matriz, mater matris; madre. La mujer posee la matriz, algo puro, considerado divino, por ello que era protegida. Esa protección (que es un privilegio) tiene su parte negativa, en este caso el que una mujer casada, es decir, una mujer autentica a los ojos de Dios o dios, tuviese que cuidarse más, y por tanto su pena pudiera ser superior ante la infidelidad. Y siendo pragmáticos también por el hecho de que ese embarazo se lo comía la mujer casada y no el amante, ya que este no es el que concibe. Pero este, si que tenía una pena mayor por haber tenido la insensatez de yacer con una mujer casada. Y ese niño nacía dentro de ese matrimonio, cosa que al contrario no sucedía así. Al final es más un problema de fanatismo religioso (mala interpretación del dogma, o también el momento histórico que se vivía), de clases sociales, siendo lo menos pudientes los que tenían mayor castigo, mayor perdida y humillación (la iglesia tuvo el fallo de pactar con las clases altas, olvidándose de lo que en verdad pide el cristianismo, la ayuda a los pobres, a los débiles, a los que justamente están por debajo) y de ginecentrismo (la mujer como la que debe ser amada, protegida, como algo que es superior (al varón)). Pero han sabido pintar la situación como opresiva para la mujer sin más, borrando la autentica razón de esa situación, en la que el varón era también castigado. Su sexualidad también era controlada, pero no de la misma forma, al no poseer útero. Pero eso le proporcionada curiosamente penas más crueles, al haberse atrevido a tocar a una mujer casada. Pero no en el caso de la amante, que habiendo yacido con un varón casado estaba exenta de pena, él, del mismo modo. Y es que él no tenía ningún valor para la sociedad, valiendo solo por lo que poseía materialmente (dejándole así en una posición social alta, gozando de privilegios. Y no por su naturaleza de varón como se empeñan en adoctrinar) El varón no ha tenido ni tiene valor ni sagrada ni humanamente. Otra las razones del matrimonio, además de unir territorios, también y sobre todo era para que no quedase la mujer desprotegida en caso de fallecimiento del varón. Muy machista y patriarcal ven al matrimonio, siendo lo que es y para lo que nació.

    • Gracias Raúl. Sólo quiero señalar que las penas de la ley civil no necesariamente seguían las recomendaciones de la Iglesia. En las propias Partidas Alfonso X menciona que si la Iglesia se hubiera salido con la suya, el adulterio del hombre también estaría penado (y de hecho lo está en la ley canónica).

      • Raúl dijo:

        Cierto. He hecho una mezcla jaj. Aunque esas leyes seculares funcionan en consonancia con las eclesiásticas. Para terminar se resume que tanto lo religioso como lo que sale de este, castiga al varón y tiene sus propios instrumentos para controlarle y llevarle por el camino que se considere oportuno según los tiempos. Y personalmente, siempre detrás de la protección y valoración de su compañera de especie. Algo que no cambia se usen los instrumentos de control hacia los varones que se usen.

        Y sí es verdad que la iglesia propiamente, como ente principal que no secundario o influyente, castiga al varón casado por esos actos, y no solo si está con una casada o si él es el amante de una casada.

  2. Raúl dijo:

    Por cierto Carlos. Un buen trabajo. Gracias por la información facilitada.

  3. L.K. dijo:

    Como bien has señalado Carlos, las penas por “delitos sexuales” han sido siempre mayores para los varones que para las mujeres.
    Un ejemplo es lo que tú dices de que ha estado mucho mas penado la homosexualidad masculina que la femenina, que de hecho en la mayor parte de las legislaciones del mundo occidental no ha tenido castigo o pena ninguna.
    Por el contrario tenemos el caso de las penas por sodomía. De este enlace http://personal.us.es/alporu/histsevilla/homosexualidad_sodomia.htm selecciono lo siguiente:
    “Los tribunales de Granada y Sevilla, junto con el Tribunal de la Casa de la Contratación, instruyeron 175 casos de sodomía entre 1560 y 1699, en los que sentenciaron a unos cincuenta sodomitas a la hoguera”

  4. L.K. dijo:

    Para entender porque en Occidente no es que se haya perseguido tanto la homosexualidad masculina, sino solo la masculina hay que entender lo siguiente:
    Nos basta con analizar la etimología de la palabra “Matrimonio” .
    No hace falta ser un lince en investigación, ya la propia Wikipedia nos lo dice:
    “matris munium” proveniente de dos palabras del latín: la primera “matris”, que significa “madre” y, la segunda, “munium”, “gravamen o cuidado”, viniendo a significar “cuidado de la madre por el marido/padre”, en tanto se consideraba que la madre era la que contribuía más a la formación y crianza de los hijos. Otra posible derivación provendría de “matreum muniens”, significando la idea de defensa y protección de la madre, implicando la obligación del hombre hacia la madre de sus hijos”.
    Por tanto la “Protección de la madre” ha sido una obsesión de nuestra civilización.
    A esa madre que podían quedarse “desprotegida” la amenazaban:
    A) que los hombres tuvieran relaciones con otros hombres conclusión: delito (hoguera, horca, etc
    B) La prostitución por abaratar las relaciones sexuales: por tanto delito contra las que tiraban los precios.
    C) Las mujeres que “gratis” ofrecían sexo a cambio de ninguna prestación: por tanto persecución de “las desvergonzadas”.
    D) Los hombres que no cumplen su palabra y al final no se casaban: Por tanto delito y….
    E) Los hombres que dejaban embarazadas a esas mujeres y luego no querían reconocer su paternidad: por tanto delito y …..
    F) Los hombres que quisieran divorciarse: Delito no pero si una ley que pueda quitarles las ganas de hacerelo…..
    Etc, etc, etc,

  5. Helena dijo:

    Me interesan los puntos D) y E), ¿en algún momento y lugar, en Occidente, se ha castigado como delito que un hombre rompiera con una novia, que no quisiera casarse, que no quisiera reconocer a un hijo que ella le reclamaba?
    En cuanto a la prostitución, es un tema complicado. Ha sido legal y regulada por las autoridades en muchos momentos, incluso desde posturas conservadoras se ha considerado que protegía al matrimonio y a la familia porque permitía a los solteros desfogarse sin comprometer a las solteras “decentes” y a los casados sin echarse una amante que pusiera en peligro el matrimonio.

    • Raúl dijo:

      La mujer para tener un hijo debía estar casada, pero como ya estaba embarazada la única opción era casarse si o si, por tanto el novio tenía la obligación de casarse con ella quisiera o no. Fuese su hijo o no.

      Y creo que es más fácil entender el por qué de los datos expuestos y aceptar que tanto varones como mujeres han tenido y tienen sus controles y castigos (analizándolos objetivamente, sin intereses ocultos ni ideologías crueles) que no buscar quien sufría más, porque aunque no lo creas hay mucha más gente de la que se ve que conoce muy bien las discriminaciones, desventajas…de los varones tanto pasadas como actuales. Pero siempre ha sido un tabú además de un delito (hoy sobre todo) atreverse a denunciarlas, aunque curiosamente la sociedad se jacte de luchar y de ser igualitaria.

    • Raúl dijo:

      Y lo de la prostitución regulada en muchos momentos, miratelo, porque me da que no es así. Que el marido tuviese relaciones extramaritales podía ser más ”aceptando” en el plano personal, que no por las leyes civiles u otras. Y esa ”aceptación” se podía deber a la lejanía del varón de la familia, por obligaciones sociales. o porque la mujer sabía que no cumplía con todas sus obligaciones matrimoniales, al igual que el varón también tenía sus obligaciones matrimoniales, y era penado si no las realizaba. Eso entre otros ejemplos, hacía que en caso de haber maridos que tuviesen relaciones fuera del matrimonio fuese visto desde una óptica más compasiva, pero seguía siendo clandestino y perseguido en el plano oficial.

      • El estatus legal de la prostitución varía mucho dependiendo de la época y la cultura. No sé si es posible hablar con rotundidad sobre él (en muchos casos podía no estar regulada o legalizada, pero eso no la hacía necesariamente ilegal, sólo “no regularizada”). Lo que podría investigarse es cuál era su estatus mientras las Partidas eran el primero cuerpo jurídico de referencia. Tendré que verlo.

        Sobre el adulterio masculino, lo que he encontrado ha sido más bien lo contrario. La ley no lo castigaba, pero estaba mal visto en la comunidad. Sólo se castigaba si alguien interponía una denuncia en los tribunales eclesiásticos (pena de excomunión en algunos casos) pero no tengo constancia de que estos tribunales lo persiguieran de oficio.

      • Sobre las prostitutas, parece que el negocio estuvo regularizado desde la Edad Media hasta el Siglo XVII, cuando se ilegalizó.

        http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/839140.pdf

      • Raúl dijo:

        Me sigue pareciendo arriesgado decir que ha sido legal y regulada en muchos momentos. Si nos basamos en la historia (aquello que está escrito) sigue siendo una frase kamikaze. Y en qué momento de la Edad Medía se legalizó.

        De todas formas sigo sin ver la relación entre lo que has puesto sobre prostitución (que antes ni lo había visto, si en el comentario de Helena) y lo que pone ella, es volver a querer generar un clima de competitividad entre quién estaba ”peor” y quién ”mejor”.

    • Helena dijo:

      Vale, es lo que yo decía. Delito no era ni había armas legales para exigir a un hombre que se casara. Lo que había era presión por parte de la familia de la chica. Muchos y muchas se casaban obligados por un embarazo, ya lo sé. Pero también había mucha madre soltera, mucho niño expósito… En la actualidad el haber sido presionado/-a para casarse es causa válida para la nulidad del matrimonio eclesiástico, no sé si siempre lo fue.

  6. L.K. dijo:

    Recordemos un par de cosas relacionadas con el tema de la sexualidad.
    La conocidísima novela de Gabriel Garcia Markez “Cronica de una muerte anunciada” aunque sea una ficción trata de un hecho que antiguamente era bastante frecuente y real.
    En dicha novela es asesinado un joven llamado Santiago Nasar por los hermanos de una mujer que supuestamente ha sido “deshonrada” por él al “quitarle la virginidad”. Antiguamente eran muchos los varones asesinados por padres y hermanos por haber deshonrado a la hermana o a la hija.
    La novedad de la novela es que todo el pueblo sabe que dicho joven va a ser asesinado porque los hermanos Vicario tienen la obligación de salvaguardar el honor de la familia “castigando” al infractor de las leyes sociales que rigen en dicho pueblo.
    De la novela y estudio psicológico de los personajes los expertos “que el cura Carmen Amador considera que los Vicario no solo han probado su hombría sino que han recuperando su dignidad y el honor de su familia”.
    Para la sociedad reflejada en la novela no importa que por dicho crimen ellos vayan a la cárcel, ni que puedan ser ejecutados. Tampoco importa que Santiago Nasar haya sido asesinado.
    El problema es que para nuestra sociedad, si la nuestra, lo o único que importa es que el personaje femenino de la hermana que ha perdido la virginidad reciba algunos golpes de los hermanos que tienen la obligación de vengarla. Eso es lo único que importa.
    Tener relaciones sexuales con una joven tenia sus obligaciones, consecuencias y las sigue teniendo e incluso la sociedad lo acepta como normal.
    Hasta hace muy poco entre nosotros existían las llamadas “bodas de penalti” en donde al embarazador se le imponía y obligaba a casarse si o si.
    Una de las mas famosa obras de la literatura española es “El Alcalde de Zalamea” donde el Alcalde de dicho pueblo hacer ejecutar a varios “malhechores” que se niegan a casarse con sus hijas después de haberlas “deshonrado” quitándoles la virginidad.
    ¿Por qué no hay estudios de ningún tipo que señalen la violencia cometida contra los supuestos deshonradores? ¿Por qué ellos no merecen ninguna piedad?
    En ingles la expresión que viene a expresar la “boda de penalti” es “to have a shotgun wedding” lo cual expresa muy claramente que antiguamente muchos se casaba a punta de escopeta, y sobre ello se han hecho multitud de comedias.
    Un resto atávico de dicho carácter impositivo en nuestra sociedad es el de que actualmente, si un mujer se queda embarazada ella puede decidir si abortar o seguir con el embarazo pero el hombre, en cambio, si ella decide seguir con el embarazo este obligado a reconocer y a mantener a ese hijo lo quiera si o no.
    De hecho la Constitución española lo sigue diciendo bien clarito en su articulo 39:
    “2. “Los poderes públicos aseguran, asimismo, la protección integral de los hijos, …… y de las madres, cualquiera que sea su estado civil. La ley posibilitará la investigación de la paternidad.”

    • En las Partidas el quitar la virginidad a una doncella, considerado estupro, sólo acarreaba penas legales para el varón, aunque imaginamos que ella tendría su propio infierno al regresar a casa. Lo que he leído (no tengo tiempo ahora para buscar la fuente, pero lo haré) es que esto se debía a que la virginidad otorgaba a la mujer automáticamente la salvación, y quitársela era negarle una garantía de ser salvada, por lo que sólo se penalizaba al hombre.

    • Helena dijo:

      Perdóname una corrección sobre la novela de García Márquez: quien golpea a la novia cuando es devuelta a casa, deshonrada, no son los hermanos. Es la madre.
      Los hermanos cumplen con lo que se exige de ellos, matar al deshonrador, Pero en varios momentos se comenta que actuaban como si estuviesen deseando que alguien se lo impidiera. La novia de Pablo Vicario dice que nunca hubiera casado con él si aquel día no hubiese cumplido como un hombre. Es muy interesante cómo presenta la presión de la comunidad sobre los individuos.
      También aparece una mancebía, integrada con toda naturalidad en el pueblo, y el acoso sexual de los amos a las criadas.

      • Interesante porque apunta a esta división sexual de la autoridad y sus correspondientes obligaciones. La madre se encarga de castigar a la hija “dentro del hogar”, y los hermanos se encargan de castigar al varón en cuestión “fuera del hogar”.

  7. Jeipi dijo:

    He leído en algunos escritos feministas que “antes” (a veces incluso precisan “durante el franquismo”) el marido acusado de matar a su mujer adúltera quedaba absuelto si al mismo tiempo mataba también al amante de esta. De este modo (arguyen) qudaba demostrado que los dos hombres no se habían confabulado con el único propósito de matarla a ella. Por supuesto, nunca dan referencia de la norma en que se basaba ese supuesto, y yo siempre he dudado que alguna ley dijera tal cosa porque hubiera consagrado el absurdo juríddico de que dos crímenes son más disculpables que uno solo.

    Sin embargo, he aquí que las Partidas recogen efectivamente este supuesto, pero no referido al marido sinó al padre de la mujer. ¿Por qué precisamente el padre y no otra parsona? ¿Por qué debía matarlos a ambos y no a uno al azar? Me parece que aquí hay reminiscencias de una práctica tribal, de cuando la venganza de los agravios se consideraba una cuestión privada y las leyes del reino tenían que reconocer estas prácticas porque se veían impotentes para erradicarlas.

    A estas alturas, no sé por qué pongo en duda los absurdos jurídicos.

    • Tengo que mirarlo pero creo que las Leyes de Toro (a partir del siglo XVI en España, aunque en América se siguieron prefiriendo las Partidas hasta el siglo XIX y más allá) sí daban ese poder al marido pero bajo la misma condición: o matar a los dos, o ninguno. Pero creo que había condiciones adicionales. Claro que estas leyes también competían con numerosos fueros y otros ordenamientos jurídicos dentro del territorio español.
      Sobre por qué el padre y no el marido en Partidas, el propio texto lo explica. Ahora no tengo mucho tiempo pero lo voy a consultar más tarde.

      • Al fin lo he mirado y efectivamente las Leyes de Toro daban al marido el poder de matar a su esposa adúltera y a su amante si los descubría, pero tenía que hacerlo en el acto y acabar con la vida de ambos, no de uno solo. También se estipulaba que aunque así lo hubiera hecho, no heredaría nada ni de la esposa ni del amante (en caso de que fuera un familiar). Está en la Ley 82.
        http://faculty.georgetown.edu/sallesrv/courses/SPAN-459/span459/pdfs/leyes_toro/leyes_96.pdf
        Las referencias al “fuero” son al Fuero Real.

        Las Partidas sólo permiten hacer esto al padre, y explica que es porque el padre suele sentir compasión por la hija y generalmente no matará a ninguno, mientras que el marido quizá se sienta de otra manera (Título XVII, Ley XV). Al parecer las Partidas son en este sentido un compromiso entre la centralización de la justicia y la venganza privada, intentando canalizar estas disputas hacia la autoridad real.

  8. L.K. dijo:

    Si leemos la sinopsis argumental de la película “La Costilla de Adan” de 1949 con Spencer Tracy y Katherine Hepburn leemos lo siguiente:
    “En esta comedia sofisticada sobre la guerra de sexos, Amanda y Adam Bonner son un idílico matrimonio de abogados cuya paz conyugal se ve afectada cuando un caso los enfrenta en los tribunales como defensor y fiscal respectivamente: una mujer es juzgada por disparar contra su marido y la amante de éste. Adam no duda de la culpabilidad de la acusada, pero Amanda no es de la misma opinión.”
    En dicha película la esposa acusada de disparar contra el marido y la amante obviamente es defendida por Katherine Hepburn y queda libre porque la sociedad norteamericana de la época muestra que esa esposa tiene derecho a defender su “espacio” que es su familia.
    Es el mensaje de dicha película y de una sociedad tan feminista y matriarcal como la norteamericana y hoy también la española. La película ya digo que es de 1959. De hecho la abogado viene a preguntar durante el juicio como (no es literal porque hace tiempo que no he visto la pelicula) “¿Que mujer no haría lo mismo por defender su familia y hogar?”
    La película es de 1949, y lo que nadie plantea, es que en perfecta consonancia con lo que plantea la película, que cualquier mujer celosa que matara al marido históricamente ha quedado absuelta o ha recibido penas minimas.

  9. isidro dijo:

    Nuevamente, Carlos, gracias por estos artículos. Hace unos minutos, indagando en Internet, he hallado un “privilegio” histórico masculino. Si fue verdad, creo que merecería incluirse en en artículo, aunque se refiera a épocas diferentes.

    • De nada, Isidro.

      Vi unos instrumentos parecidos pero se trataba de, por así decirlo “reposapenes” y “reposatestículos” de una tribu, no sé si en Polinesia o dónde, que tenía función ornamental. Desconozco si esta foto muestra un instrumento diferente o si se trata de un error. Tendré que investigarlo.

      • Acabo de investigar el tema y parece que efectivamente es auténtico. Aquí hay otro parecido en el Museo de las Ciencias de Londres:

        http://www.vam.ac.uk/content/articles/s/sex-and-sexuality-19th-century/

        Y por lo visto había muchos más. Tema para otro artículo. Gracias Isidro.

        Es increíble que de estas cosas se oiga tan poco.

      • isidro dijo:

        De nada, Carlos, Gracias a ti.
        La cosa es seria. Imagino que no habrá ningún documento médico que informe sobre la cantidad de problemas urológicos, epidérmicos, etc., que produjo el pudendo chisme en cuestión (o número de afectados), pero basta con tener un poco de sentido común y unos mínimos conocimientos higiénicos para inferir graves efectos para la salud de quienes se vieron obligados a llevarlo. Esto, sin embargo, no es nada nuevo. Sin ir tan lejos en el tiempo ni en la gravedad de los procedimientos para prevenir la masturbación, quienes peinamos canas recordamos que hace apenas unas décadas era común la creencia religiosa de que masturbarse producía ceguera u otros males terribles. Y común la creencia de que el desahogo onanista sería castigado con el infierno. Sí, es increíble que no se hable nada de estas aberraciones contra el hombre, que la memoria sea tan selectiva y que a nadie le importe un pepino el destino funesto de tantos hombres. O tal vez, a estas alturas, lo increíble es que nosotros nos lleguemos a sorprender de que prevalezca una visión tan distorsionada y subjetiva de la realidad.
        Una cosa más. Cualquier persona medianamente culta sabe que la ciencia rechaza las teorías infalsables. Una teoría infalsable es la que “explica” todos los resultados posibles, una cosa y su contraria. La infalsabilidad de una teoría es un signo de debilidad, pero las feministas, tan ayunas de conocimientos científicos (o tan marrulleras), creen que es de fortaleza. Así, por ejemplo, si las feministas encuentran algo en la historia que perjudicaba exclusivamente a las mujeres, concluyen que el feminismo es necesario para liberarlas. (Llamaré a esta versión feminista “daño misógino o parcial”). Sin embargo, cuando se aportan pruebas de que los hombres también sufrían leyes o costumbres injustas, y tal vez exclusivas de su sexo, el feminismo, lejos de replegar velas, saca pecho y reafirma la necesidad de su presencia para liberar a los mismos hombres de sí mismos. (Llamaré a esta versión “daño antropológico o total”). Da igual, por tanto, cuál sea el resultado (parcial o total): el feminismo se reputa a sí mismo como movimiento inexcusable.
        Digo todo esto a propósito de la parte de este artículo en que se habla de los castigos que otrora sufrían los hombres homosexuales. Como es perfectamente lógico, los agravios que sufrieron (o sufren) a lo largo de la historia pueden computarse como atentados contra los varones y oponerse a la queja feminista, y es más que razonable que el artículo así lo entienda y recoja. Pero nos deberíamos preguntar si el feminismo no querrá hacer suyo el mérito anejo a las conquistas civiles de los homosexuales varones (aparte, por supuesto, el de las lesbianas). De hecho, ¿no es esto lo que hace? El movimiento feminista y el movimiento por los derechos de los homosexuales parecen participar de la misma aversión al patriarcado, ¿no creen? Es más, se diría que los derechos del homosexual pertenecen a la ejecutoria feminista en algún grado. ¿Por qué? Bueno, es sencillo de entender desde la versión feminista “daño antropológico o total”: los mismos hombres se dañan a sí mismos. Pero hay algo más aquí; a saber:
        1. El caso de los agravios a los homosexuales (hombres o mujeres) es, bajo el prisma feminista, un agravio hacia el concepto de feminidad. Por tanto, una razón más para enarbolar la bandera del feminismo. Y…
        2. La homosexualidad en sí puede ser utilizada como un acto de rebeldía contra el statu quo patriarcal y, por tanto, un aval más de la teoría de “género”.
        El ítem 1 no encierra misterio: así como, según el feminismo, el hombre odia a la mujer, odiará al homosexual, en especial si es afeminado. Si el hombre ha de comportarse como un hombre de verdad (ya sabemos a qué nos referimos), un gay (y más si es amanerado) resultará repulsivo para los principios machistas. También será repudiado el hombre heterosexual amanerado u ostensiblemente nada bravo o aguerrido. En las guerras, nada tiene de insólito que el torturador trate de humillar a los prisioneros arrebatando su masculinidad o cuestionándola, demostrando que son mujeres o como mujeres. Se les castra, sodomiza, se les inflige dolor para que lloren… como mujeres. Todo esto es cierto, pero solo la mitad de la verdad. Porque la verdad completa es que también las mujeres reprochan a los hombres que se comporten como mujeres cuando el peligro acecha o cuando quieren conseguir algo que exija de actos agonistas, corajudos, heroicos o guerreros; y esto, obviamente, no significa que las mujeres odien a las mujeres. Análogamente, las lesbianas y las marimachos (aunque sean heterosexuales) también pueden ser víctimas de burlas, tanto de hombres como de mujeres (y me parece que más de éstas), y esto tampoco se podría aducir como prueba de misandria.
        El ítem 2 es más complicado de explicar, pues forma parte del enredo propio de la teoría de “género”. Hace unos días vi un fragmento de un documental en la televisión que trataba de las personas intersexuales. Las feministas que allí hablaban tenían un lío en la cabeza rayano en la locura. Reunidas varias personas intersexuales, levantaban sus copas para celebrar “la deconstrucción del género”. Rizo rizado. La historia empezó, como bien sabemos, por un ataque indocto de las feministas al concepto de sexo o identidad sexual entendido como algo natural. No –nos dijeron-: una cosa son las gónadas y demás caracteres sexuales y otra la conducta del individuo. Con aquéllos se nace, pero la conducta típica de hombre o mujer es fruto de la educación, de la socialización, de la cultura. Eso nos dijeron y eso nos dicen, pero no hay falsedad más lustrosa que ésta. El sexo del individuo no se reduce a sus gónadas: el cerebro tiene sexo y la conducta también.
        La periodista que hizo el reportaje le preguntó a una transexual qué haría si tuviera un hijo: ¿Cómo vestiría a la criatura si naciera con atributos físicos masculinos (o femeninos), cómo la llamaría (con un nombre de hombre (o de mujer)…? La interrogada se limitó a encogerse de hombros y solo acertó a decir que dejaría a la criatura que ella decidiera su “género”. Esto, sin duda, es un paso más hacia la Torre de Babel que ya tenemos delante de las narices. Ahora debemos dejar a las criaturas que decidan ellas mismas si son hombres, mujeres, mitad hombres, mitad mujeres, o un cuarto de hombre y un tercio de mujer… El disparate más absoluto ya está instalado entre nosotros. Si bien el feminismo nos había hecho creer que el descubrimiento del concepto de “género” asestaba un duro golpe a la noción naturalista o esencialista de los sexos, pues permitía educar a las criaturas en y para la igualdad, “construyendo” las identidades socialmente, a conveniencia y a voluntad, ahora, para enfangar más el asunto, nos dicen que hay que “deconstruir” el “género”. ¡Pero si con el concepto de “género” deconstruyeron el sexo! ¿Cómo se va a “deconstruir el “género” si no es utilizando las mismas herramientas de propio “género”? Es decir: ¿Con qué se va “deconstruir” el “género” si no es con la planificación educativa o socializadora? De estos líos conceptuales, tan ridículos como innecesarios, quisiera hablar más adelante.
        De momento, reparemos en cuan ofensivo es para el varón (y más para el masculinista) que su peor enemigo –el feminismo radical- pretenda que las ofensas que han sufrido o sufren los homosexuales varones no puedan presentarse como una prueba (una más) de que el varón no es el sexo privilegiado, sino que, al contrario, tache de misógino al patriarcado por atacar, acosar o perseguir a los homosexuales varones.

      • El tema de la homosexualidad es complicado, porque la pena de las Partidas especifica que es la misma tanto para el homosexual “activo” como para el “pasivo”, sin distinción, de modo que (al menos en este caso) no tendría que ver con el afeminamiento del varón, en cuyo caso se penalizaría más al actor pasivo.

        En Grecia, sin embargo, aunque no tengo constancia de que se penara al pasivo, sí se le consideraba mal en caso de ser mayor de edad, pero no al activo.
        La verdad es que el tema merecería un artículo aparte, pero adelanto que el movimiento gay se está separando del feminismo:

        http://www.publico.es/actualidad/lucha-derechos-gays-independiza-del.html

        y teniendo en cuenta noticias como ésta (donde el dogma ideológico se impone sobre la protección de las personas) la verdad es que no me extraña.

        http://sociedad.elpais.com/sociedad/2009/06/12/actualidad/1244757607_850215.html

    • Raúl dijo:

      Parece que les importaba bien poco que el varón que llevaba este tipo de artilugio podía tener consecuencias nefastas más allá de la higiene y del control sexual entre otros efectos. Ya que el pene, necesita oxigenarse, es un necesidad fisiológica, anatómica que nada tiene que ver con la excitación o el placer sexual, aunque en los 2 casos acabe en erección. Para que os hagáis una idea, es como hacer un torniquete a una pierna o a un brazo sin necesidad durante unas horas, menuda aberración.

  10. Enric Carbó dijo:

    Gran artículo. Magnífica investigación y divulgación, contra tanto mito y sesgo misándrico

  11. Arturo dijo:

    Estos artilugios, algunos con pinchos que se clavaban con las erecciones, y prácticas como atar las manos a la cama para evitar la masturbación, así como las terribles amenazas con infiernos y toda clase de enfermedades, se dirigían siempre contra la masturbación de los chicos. La masturbación femenina simplemente se ignoraba, se les suponía virtud y castidad por naturaleza. Incluso se les “inventaron” los vibradores como “cura para la histeria femenina”
    http://doctorbalmori.com/medicina-sexual/histeria-el-vibrador/

  12. L.K. dijo:

    Históricamente una consecuencia no “lógica” pero si biológica de las relaciones sexuales han sido los hijos, y querria hacer una reflexión sobre esa…..consecuencia biológica de la ….sexualeidad.
    Si en lugar de tragar todo lo que nos dicen hiciéramos un poco de reflexión sobre la historia tal vez no tendríamos que escuchar y leer todas las tonterías sobre temas de genero que leemos.
    Sabido es que durante la época vikinga en toda la cultura escandinava existían los Thrall que eran los “esclavos”.
    Un esclavo o Thrall lo podía ser básicamente por tres motivos:
    a) Haber nacido en una familia Thrall;
    b) Por haber sido capturado en una acción de guerra;
    c) Haber nacido libre pero convertido en Trhall como consecuencia de una venta.
    Para muchos habitantes de la época la manera de hacer frente a la pobreza y a las hambrunas era la de ponerse en venta a ellos mismos o a sus familiares: hijos, hijas, etc.
    Para mantener una granja escandinava (Noruega, Dinamarca, Suecia, et) se necesitaba mucha mano de obra y muchos Thrall, que eran los que hacían los trabajos mas duros: siembra, abono, ganado, recoger leña, limpieza de casa y establos, etc.
    Las mujeres thrall además de cocinar, limpiar etc también se utilizaban como esclavas sexuales de los amos.
    El tema que merece ser analizado seriamente desde una perspectiva de genero es que cuando una mujer thrall tenia un hijo o hija con un hombre libre la criatura seguía siendo Thrall.
    Pero cuando un esclavo o thrall tenia un hijo o hija con una mujer libre el hijo o hija era también libre.
    Por tanto la esclavitud en las sociedades nórdicas de la época de los recién nacidos se decidían según el carácter libre o trhall de la madre, no del padre.
    Igual que en Roma con las mujeres patricias, las amas nórdicas podían conseguir siempre un reconocimiento favorable de la ley para sus hijos. Los varones no.
    Si los varones no hemos conseguido eso ni para nuestros hijos ni para nuestras hijas…….
    ¿Entonces en que diablos mandamos o tenemos el poder? ¿En el mando del televisor?

  13. L.K. dijo:

    Por poner un ejemplo en esta pagina http://www.vikinganswerlady.com/thralls.shtml se aborda el tema de la esclavitude en la sociedad escandinava medieval “Slavery and Thralldom: The Unfree in Viking Scandinavia”
    Y en dicha pagina se dice literalmente “The child of a slave was always a slave, no matter the rank of his father”.
    Se habla de father pero no de parents o de mother.
    Si la “mother”era libre The child era ….libre.
    Por eso respecto a las relaciones sexuales, en la sociedad escandinava no solo se garantizaba que la esclava concubina siguiera siendo esclava concubina sino que sus hijos….. también.
    En cambio los hijos de la mujer libre tenían una mejor consideración.

    Podemos leer aquí https://aforjar.wordpress.com/2013/09/04/los-vikingos/ lo siguiente:

    “Según parece los thralls si podían casarse con otros thralls o incluso con personas libres e incluso tener hijos. Si el hijo nace de una mujer thrall es considerado thrall aunque su padre fuera libre, pero si nace de una mujer libre hereda dicho status independientemente de que el padre fuera thrall.”
    Por tanto en la sociedad escandinava feudal, en los emparejamientos sexuales, es la madre la que marca el rango y carácter de los hijos.

  14. L.K. dijo:

    De todos modos un enlace muy interesante sobre los esclavos vikingos es el de
    http://thevalkyriesvigil.com/2014/07/09/sociedad-vikinga-ii-organizacion-social-parte-iii-la-piramide-social-en-la-era-vikinga-jarls-nobles-boendr-hombres-libres-y-thraell-esclavos/

    En dicho enlace se dice literalmente:
    “el linaje de un esclavo era de ascendencia materna según nos cuenta Régis Boyer; esto es, los recién nacidos heredaban el estatus de la madre. Si ésta era esclava, en principio los hijos también.”

    Por tanto era la condición de la madre la que otorgaba el carácter de esclavo o libre al recién nacido o nacida.
    La esclavitud ha sido una realidad hasta hace muy poco y en miles de casos los amos dejaban encinta a las esclavas.
    No solo en las culturas nordicas, en la mayoría de las culturas esclavistas los hijos e hijas de esclavas también lo eran.
    Era una manera de preservar los derechos de herencia de las mujeres “libres”, lease esposas, etc.
    Por eso los derechos de las mujeres libres y las esclavas han sido opuestos.
    De hecho uno de los principales motivos de las guerras para los varones vikingos era conseguir esclavos y esclavas que se ocuparan de las tareas domesticas liberándolas de ellas a las esposas, hermanas, etc.
    Evidentemente si dejaban encinta a las esclavas no convenia que esos hijos o hijas de los “supuestos amos” heredaran de el. Por eso convenia que siguieran siendo esclavos y las costumbres se adaptaban para “favorecer” a las “mujeres libres”, lease esposas.

  15. L.K. dijo:

    Para entender de que va el tema y no tragarnos todas las mentiras que nos dicen podemos leer lo siguiente sobre el tema del mestizaje sexual en America.
    Un tema polémico que afecto a millones de personas.
    Podemos leer textualmente lo siguiente en la Wikipedia mismo:
    “El conquistador español tenía una edad promedio de 25 años, y entendía su misión en América como extensión de la reconquista española. Las mujeres españolas que emigraron a América fueron en una menor proporción, entre una por cada 9 u 8 hombres”
    “En general primaban las relaciones monógamas, como extensión cultural española, pero con descendencia sujeta a legitimación por la corona, que en general concedía. De hecho, la mayoría de los descendientes de los grandes conquistadores españoles en la primera mitad del siglo XVI, eran mestizos, cifra que podría llegar a más del 65 % de españoles de rangos inferiores.”
    “Los varones blancos eran los que se mestizaban con mujeres indias, mestizas, negras y mulatas en uniones casuales, generalmente en relaciones de amo-esclava o amo-sirvienta.8 En cambio la corona española de aquella época, prohibía las relaciones sexuales entre mujeres blancas con hombres indígenas y africanos. Si esto ocurría, los hombres nativos eran condenados a muerte, con un pretexto de abuso sexual.”
    Es decir, pena de muerte para los nativos varones por haber “abusado” de mujeres blancas.
    La historia ya nos resulta muy conocida, como en USA que linchaban a todo varón negro que osara tocar a una mujer blanca acusándolo de violación.
    La idea subyacente siempre es la misma y la que explica el racismo en una única dirección y la hipergamia.
    Dicha idea es la que la mujer blanca y libre, no la negra, ni la nativa, ni la esclava, de suyo es un ser moralmente superior que no debe ni puede ser degradado con el contacto con varones de clases bajas, ni de razas inferiores.
    De hecho la segregación racial en las escuelas norteamericanas tenia por objetivo proteger a las mujeres blancas de los varones negros, no a las mujeres negras de los varones blancos.
    Por eso el feminismo nórdico y norteamericano han tenido desde sus orígenes siempre una herencia tan racista y reaccionaria.

    • Ésta era la pieza del puzle que me faltaba: el trato a negros e indios que se acostaban con españolas, ya que las Partidas recogen sólo a moros y judíos por haberse redactado en la Edad Media. ¿Recuerdas por casualidad en qué corpus jurídico se estipulaba esto?

  16. L.K. dijo:

    Pero por si alguien le quedara alguna duda de que todo lo relacionado con la sexualidad de las mujeres “libres” y de castas altas han ido en dirección contraria a la de las mujeres esclavas o castas bajas recomiendo leer http://www.artehistoria.com/v2/contextos/12838.htm
    El titulo es “Esclavas y libertas”:
    Entre otras cosas muy interesantes dice textualmente:
    “Las madres esclavas transmitían a sus hijos la condición de esclavitud, por lo que algunas intentaron cambiar las precarias condiciones de vida de su familia. Una manera era separarse de la casa donde servían e introducirse en el hogar de un propietario más compasivo con la esperanza de quedar incorporada”
    “En otros casos la legislación otorgaba a los padres libres que hubiesen procreado con una esclava la prioridad de la compra de sus propios hijos en condiciones de esclavitud.”
    Pero si eso no es suficiente, podemos añadir lo que viene a continuación:
    “Por lo general, las esclavas escondían la preñez a sus amos para evitar legar a sus hijos su condición servil y planeaban el alumbramiento en la clandestinidad. En el momento del nacimiento los enviaban a bautizar encargándolo a personas libres como hijos de padres desconocidos. Esta estrategia condenaba a las madres esclavas a la separación definitiva de sus hijos.”
    Por si no se entiende, esas personas a las que se encargaban a bautizar a sus hijos eran frecuentemente los amantes de las esclavas y padres de las criaturas declaraban haber tenido el hijo con una mujer libre a la que no querían comprometer. Esa era la manera de intentar que la criatura naciera libre porque, era la condición de la madre, y no la del padre, la que otorgaba el carácter de libre o esclavo.
    Esa la manera de salvaguardar los intereses de las “mujeres libres” en toda Sudamérica. Sus derechos a herencia, etc. Que los hijos e hijas de esclavas, que eran la competencia, siguieran siéndolo.
    Algo así como la obsesión y manía persecutoria de las feministas contra las prostitutas a las que se mira como esquiroles que “tiran precios” en materia sexual.

  17. L.K. dijo:

    Respecto al trato que se había de dar a los indios Se pueden mencionar las Leyes de Burgos de 1512 ORDENANZAS REALES PARA EL BUEN REGIMIENTO Y TRATAMIENTO DE LOS INDIOS (Leyes de Burgos, 1512) que si no estoy equivocado son 35 articulos donde se recogen los derechos y obligaciones de los indios y conquistadores.
    Pero ya entrando en el tema “sexual” o del intercambio sexual entre conquistadores

    Por otro lado esta la Real Pragmatica de matrimonios de 1776 que autorizaba a los padres (lease sobre todo a las madres) a denegar el matrimonio a sus hijos, sus hijos menores en caso de una desigualdad social del cónyuge elegido.
    Aun cuando siempre se habla en términos neutros de “la posibilidad de los padres denegar a los hijos la posibilidad de dichos matrimonios” lo que oculta es la posibilidad sobre todo de las padres-madres de negar a las hijas la posibilidad de casarse con gente socialmente y racialmente inferior ya que el mestizaje entre varones blancos e indias era mas que habitual.
    La mujer blanca y española debía ser protegida de uniones con gente de clase baja o racialmente inferior.

    Así podemos leer “a partir del año 1776, aumentó considerablemente el poder de los padres para impedir los «matrimonios desiguales» de sus hijos”
    Obviamente se trataba de “proteger a las hijas de mujeres españolas y blancas” una vez mas. Protegerlas económica, física y racialmente para que no tuvieran relaciones sexuales ni con indios, negros, ni con don nadies.
    La Hipergamia actual es una vestigio de ese pensamiento del pasado.

    Sobre el tema sexual-racial y la situación jurídica de los mestizos podemos leer en este enlace http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/historia/hicol/hico10.htm en el que se habla de mestizaja y segregación en Colombia.
    “Diferente es la situación del hijo de español e india criado entre españoles. Desde el comienzo, razones legales y religiosas lo separan de los demás españoles: se trata de un hijo ilegítimo (no siempre, es cierto)16, que tiene por lo tanto una serie de limitaciones en sus derechos legales: no puede ingresar a la carrera eclesiástica, le está prohibido portar armas, no tiene derecho a recibir encomiendas ni a desempeñar determinados empleos. La legitimación podía obviar en parte estas dificultades, y permitir a algunos de esos mestizos incorporarse completamente dentro del grupo español; otros podían lograr esta aceptación pese a su ilegitimidad, pero los casos son pocos, y en general se dan cuando el padre no ha tenido hijos con ninguna mujer española, de modo que el mestizo no tropieza con los celos de la mujer legítima contra los hijos de otras uniones ni con los intereses de estos últimos en relación a derechos de herencia y posiciones sociales. Esta última posibilidad era por supuesto mayor en la primera generación de conquistadores, pues a partir de la segunda el desajuste numérico entre los sexos se corrige.”
    Por tanto el problema siempre era salvaguardar los intereses y derechos de la mujer “no india”, la española, y la de sus hijos.
    Alli donde no había intereses de mujer blanca y sus hijos, los mestizos tenían mas “oportunidades”. De hecho los mestizos de mujer india o negra siempre se han visto perjudicados por la necesidad de salvaguardar los intereses de herencia de los hijos de la madre blanca, la cual salvaguarda siempre los intereses de sus hijos en beneficio propio. Lo mismo que ocurría con las mujeres Thrall en la Escandinavia feudal.
    Pero por si hay dudas el propio texto mencionado lo expresa asi:
    “Varios ejemplos de las situaciones mencionadas antes pueden darse. …… Diego García Zorro, mestizo hijo de Gonzalo García, fue regidor de Tunja; el padre se había casado con una española, pero no había tenido hijos con ella, de modo que legitimó dos de sus hijos mestizos; el otro fue ordenado clérigo. Este parece haber sido uno de los caminos favoritos de los mestizos de la primera generación para conseguir un lugar aceptable en la sociedad colonial.”

    Por tanto los derechos de indias y negras y los de sus hijos chocaban con el derecho de las mujeres blancas llegadas de Europa. Y por eso se habla de la Pragmatica y de leyes similares como “leyes del honor”. Honor que por cierto solo tenían determinadas mujeres de America. Mujeres de casta o elite.

  18. L.K. dijo:

    Para no extenderme, tal vez convenga mirar este enlace http://www.bdigital.unal.edu.co/45108/1/seduccionamancebamientoyabandonoenlacolonia.pdf donde existe un trabajo llamado “Seducción y abandonamiento en la Colonia” de Pablo Rodriguez, que tal vez, solo tal vez, peque de los mismos prejuicios de siempre y se habla de “machismo” etc, etc.
    Sin embargo en dicho trabajo se dice
    “las elites blancas empleaban la alianza matrimonial como un medio para conservar los privilegios de su grupo social.
    Los españoles vedaban las uniones de sus hijos con miembros de otros grupos, tanto para preservar la cohesión del propio, como para concertar alianzas de fortunasy de fuerzas politicas. Las leyes eclesiásticas que protegían la libre elección del cónyuge no lograron romper este mecanismo de exclusión que los blancos impusieron contra los individuos de otros grupos raciales”
    El problema es en querer negar lo evidente y que nadie se plantee porque se castigaba hasta con la muerte a varones de clases o razas que se veían como inferiores por mezclarse con mujeres a las que se suponía superiores y no al revés.
    Y el problema es no querer ver que además siempre se ha tratado de proteger los derechos de herencia de los hijos e hijas de mujeres de castas altas.
    Mientras sigamos erre, que erre hablando de machismo y de la pobre mujer a la que históricamente se ha marginado no podremos nunca explicar el conjunto de los fenómenos y tragedias que se han producido en torno a unas evidencias tan fuertes como son la segregación racial y las manifestaciones mas violentas de dicha segregación: exclusión social, asesinatos, linchamientos, marginación social, etc, etc.
    Y hay que ver que el origen y la causa ultima de dicha segregación y de todo racismo es la consideración de que existe una casta de mujeres que a modo de vírgenes vestales deben ser protegidas por toda la sociedad.
    Y lo que realmente es penoso es leer a diario todas las tonterías habituales acerca del “machismo” etc.
    Pero la Tatarabuela de Michelle Obama era una esclava del sur llamada Melvinia que quedo embarazada de un blanco. Dicha tatarabuela tuvo con un blanco desconocido a un hijo llamado Dolphus.
    De cuatro hijos que tuvo su tatarabuela al menos 3 fueron mestizos. Por tanto que los blancos se acostaran con mujeres negras era habitual.

  19. L.K. dijo:

    No olvidemos que Pablo Tarso escribió en Galatas:

    “Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.”
    P
    Por tanto la explicación es clara, había que proteger los derechos de herencia de los hijos de la mujer libre. Y esa es una constante tanto en las culturas cristianas como en las que no lo son. La sociedad vikinga, siendo pagana participa de ese deseo de proteger los intereses de los hijos de la mujer libre, y de ese modo proteger realmente a la “madre libre” ..
    Algo similar a las leyes de divorcio actuales, donde en nombre de la protección del menor se protege a la madre.

  20. L.K. dijo:

    Voy a poner otro ejemplo que demuestra que en el mestizaje sexual siempre se ha castigado siempre más al varón.
    Muy conocido y mencionado es el caso de las mujeres alemanas “arias” casadas con varones judíos que en el invierno de 1943 en la Rosenstrsassbe se manifestaron y lograron que liberaren a sus maridos.
    Se ha escrito mucho sobre las protestas de Rosenstrsassbe llevadas a cabo por mujeres no judías para liberar a sus maridos.
    Lo que nadie menciona ni quiere mencionar desde una perspectiva de género es una evidencia, y es que por haber estado con judíos nadie las detuvo ni las castigo. Yo no quiero negar para nada el heroísmo de dichas mujeres pero nadie quiere reparar en el hecho de que por estar casadas con judíos nadie las encarcelo.
    Mas recientemente sin embargo se ha destapado el caso de August Landmesser.
    Sin embargo si analizamos el caso de August Landmesser, alemán ario para las leyes de la época, veremos que primero le impidieron casarse con la que era el amor de su vida, una mujer judía que fue deportada a un campo de exterminio donde murió.
    Pero a él también le castigaron, por haber tenido hijas con ella.
    En la Alemania nazi el termino Mischling o “hibrido” hacia referencia a los hijos e hijas entre ario y judía o aria y judío.
    August Landmesser hoy es conocido por ser el único hombre en una foto que se niega a realizar el saludo nazi mientras permanece rodeado de una multitud de obreros alemanes que lo esta haciendo.
    En la Alemania nazi se castigaba a los varones que cometían Rassenschande, que venia a definir la violación del articulo 2 Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes de 15 de septiembre de 1935 (una de las tres leyes de Nuremberg) y que castigaba al varón que cometía Rassenschande con una pena de prisión con o sin trabajos forzados.
    Insisto en que dichas penas se aplicaban a los varones que supuestamente “ensuciaban la sangre aria” con judías.
    Dichas penas solo se aplicaban a los varones. De hecho una de las hermanas de la propia Eva Braun tenia relaciones con un judío. Cuando las mujeres arias tenían relaciones con judíos el riesgo era sobre todo para ellos.
    En cambio el caso de August Landmesser es revelador. Su mujer fue condenada por judía pero ¿Qué paso con él?
    Le condenaron en un primer momento con dos años y medio en el campo de concentración de Borgemoor, mas tarde lo volvieron a obligar a trabajar en trabajos forzados y posteriormente le obligaron a alistarse en el I Batallon de Libertad Condicional para ir a primera línea de batalla como carne de cañón, donde murió.
    Recientemente alguna de sus hijas ha hablado de sus padres. Tanto de la madre como de su padre. Padre que por cierto aparece en fotos de época en bañador orgulloso de su mujer y de sus “hijas” en la Alemania Nazi de …..
    Se puede estudiar a fondo dichas fotos y ver el carácter falócrata, autoritario y dominador de August, propio de todo padre, y varón.
    Bueno, es lo que toca decir en consonancia don la ideología que rige en este momento. Una ideología que no dudo también mandaría a August a otro campo de trabajos forzados, pero no por ser judío, ni ario, ni haber cometido Rassenschande sino por ser machista y varón, lo que es….mucho peor.

    • Sandra dijo:

      Hay que ser muy valiente para atreverse a manifestarse contra una medida del Régimen en plena calle y durante una semana en la Alemania nazi de 1943 (http://es.wikipedia.org/wiki/Protestas_de_Rosenstra%C3%9Fe). Porque lo previsible sería que en aquel contexto histórico -con Alemania perdiendo la guerra- la policía hubiese liquidado de inmediato cualquier manifestación de disidencia, y de igual manera que mandaban fusilar a los soldados alemanes que retrocedían en el frente. Entonces, ¿cómo es posible que esas manifestantes de Rosenstraße no hayan sido detenidas, apaleadas y torturadas? Por una sencilla razón: porque eran mayoritariamente mujeres (y no sé si igualmente bien situadas socialmente). Y no sólo ha sucedido en la Alemania nazi. También las madres de la Plaza de Mayo pudieron manifestarse con relativa impunidad en la muy sangrienta dictadura argentina. Cambiando de régimen político, las llamadas “damas de blanco” han estado haciendo lo mismo en la Cuba comunista. Da igual que el régimen sea de extrema derecha o de extrema izquierda, y con gobiernos encabezados por varones “duros” (Hitler, Videla, Castro). Hombres implacables contra otros hombres, pero que siempre se han comportado como “caballeros” con las señoras. La realidad es justamente la contraria de la que pretende el feminismo cuando habla de “violencia específica contra la mujer”. Porque es precisamente la condición femenina la que previene la violencia contra las mujeres, merced al tabú de la agresión contra los miembros del sexo opuesto. Las mujeres de Rosenstraße, de la plaza de mayo, y las damas de blanco, se han manifestado en la medida que eran conscientes de gozar de una protección consuetudinaria que no tenían sus pares masculinos. Porque la violencia, social o policial, siempre ha sido más dura para con los varones. No entiendo por eso -y permíteme el sarcasmo, Carlos- cómo es que nuestro conglomerado femiprogresista criminaliza hoy en día a Billy el Niño, cuando ha demostrado haber sido un policía que creía en la igualdad entre hombres y mujeres, ya que trataba a estas últimas de igual manera a como trataba a los varones (http://m.publico.es/politica/1902820/billy-el-nino-mientras-torturaba-a-lidia-falcon-ya-no-pariras-mas-puta).

      • Muy buena observación en cuanto a las manifestaciones femeninas bajo regímenes dictatoriales. Digna de una entrada.
        Aunque me temo que no puedo perdonar ese sarcasmo. Por muy en desacuerdo que esté con Lidia Falcón, no me parece bien bromear con la tortura.

      • Sandra dijo:

        Sospecho que son muchos los episodios de manifestaciones femeninas en épocas de dictaduras. Un protagonismo que viene dado porque ellas sabían que gozaban de una protección -relativa- respecto a lo que podían esperar sus parejas masculinas. En el siguiente ejemplo de la isla de La Gomera en 1947-48 (en plena dictadura franquista) (http://tagaragunche.com/areas/5/gomera.php?mod=doc&pag=58&iddoc=243&listD=5), fueron las mujeres las que se pusieron delante de la guardia civil, pero no porque fuesen más “valientes” que los hombres, sino porque esperaban que por ser ellas las que protestaban les cayesen menos palos que a ellos. Al final una de estas mujeres -campesinas pobres- murió por balas de la guardia civil, pero no me consta que María Laffitte (http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Laffitte), que en esa misma fecha publicaba “La secreta guerra de los sexos” (un libro feminista libremente publicado en la España de Franco), haya protestado por ello.

      • Estás tratando un tema con mucha miga. ¿Te animarías a escribir un artículo al respecto?

  21. L.K. dijo:

    ¿Porque nadie quiere hablar del distinto trato que se daba en función del sexo a quellos que infringían las leyes de Nuremberg a aquellos que infringían la normativa nazi en materia sexual y cometían Rasseschande?
    En Bradeburgo había un campo de concentración. El de Sachsenhausen,.
    Alli muchos presos eran alemanes arios que estaban allí no solo por “crímenes políticos” sino también por haber cometido Rasseschande, por ser “la vergüenza de la raza”.
    Eran varones, evidentemente que penaban por el articulo 2 Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes de 15 de septiembre de 1935.
    Entonces también, una vez mas, se penaba mas a los varones que a las mujeres que infringían la leyes en materia de Protección de la Sangre y el honor alemanes.
    Se habla muy poco de dicho campo.¿Porque? ¿Tal vez porque eran muchos los varones que penaban por Rasseschande?

  22. L.K. dijo:

    En la ideología nazi vemos algunas constantes y obsesiones en materia sexual que aparecen en toda ideología parecida y muy próxima a toda ideología puritana y misandrica, y que explica perfectamente el doble trato porque se castigara tanto a los varones arios que cometieran Rasseschande y no tanto a las mujeres que se casaran con judíos (aunque a ellas también se las humillara de distintas formas).
    Para empezar todos los biógrafos de Hitler subrayan su tremenda veneración por la figura de su madre y su odio respecto a la del padre.
    Sin embargo buenas pistas nos las puede dar Daniel Fraekel. Tiene un trabajo titulado “La ideología nazi y sus raíces en el que dice literalmente “El miedo a la corrupción racial con sus asociaciones erótico-sexuales se convirtió en una obsesión de los pensadores völkisch . La imagen del judío oscuro, astuto, lujurioso, que seduce a la inocente y rubia doncella alemana rondaba las mentes de estos autodesignados defensores del Volk alemán”.
    Por tanto la que siempre estaba en peligro era la “madre alemana” que simbolizaba a toda la nación alemana.
    Era la indefensa madre a la que había que proteger.
    Los nazis, igual que los miembros del Ku-klus-klan se veian a si mismos como caballeros andantes protectores de pobres e indefensas “doncellas germánicas” amenazadas por sátiros.
    ¿Qué mas da que dichos sátiros sean judíos, negros…..u hombres en general?
    Tal como señalan Julian Etxezarreta Carrión y Guillermo Lopez Garcia en su trabajo “Manipulacion de las masas y propaganda en la Alemania Nazi”, en 1940 en Alemania se estreno la película “El judío Juss” que fue un tremendo éxito que fue visto por mas de 20 millones de espectadores y que muestra claramente esas obsesiones sexuales, y que nos nos relataba la vida de un consejero judío del conde Karl Alexander von Württembertg quien es condenado a morir, no por intentar usurpar el poder del estado, sino porque se acerca como hombre judío a una doncella alemana prometida con un honrado escribiente..
    El argumento tranquilamente lo hubieran podido firmar, Mercedes Formica, Lidia Falcón o Beatriz Gimeno, o Ines Alberdi, pero siempre sustituyendo el carácter de varón judío por varón a secas.

  23. L.K. dijo:

    Pero para no extendernos. En dos palabras.
    No puede existir racismo (ni alemán, ni americano, ni español, ni italiano, etc) de ningun tipo sin misandria.
    Y si alguien cree lo contrario que me mencione un solo racismo no misandrico.

  24. L.K. dijo:

    Ya que pides fuentes te voy a dar alguna muy significativa.
    De paso demostraremos que es totalmente imposible que una cultura sea racista si no es misandrica y androfóbica.
    Pero para que nadie niegue dicha evidencia vamos con un filme que hemos mencionado: “El judío Sub”
    Dicho filme supuestamente es histórico y hoy podemos leer que gracias a el se permitieron las deportaciones masivas de millones de mujeres y hombres judíos a los campos de exterminio, o sea que no estamos ante ninguna tontería.
    Ya en la Wikipidedia leemos:” es una película alemana de Veit Harlan de 1940 creada por encargo del Ministerio de Propaganda nazi de Joseph Goebbels”
    O sea, hecha por encargo por el Ministerio de Propaganda Nazi.
    Del Directo Veit Harlan podemos decir que era una joya que ya durante los años 30 hizo varios filmes antisemitas.
    Se sabe que Veit Harlam estuvo primero casado con la actriz y cantante judía Dora Gerson de la que se divorcio. Ella, su segundo marido y sus hijos fueron apresados por los nazis y enviados a un campo de exterminio donde murieron todos. Por eso este “feministo” nazi Veit Harlam es uno mas de tantos que…..
    Pero vayamos al contenido del filme
    En la Wikipedia podemos leer: “La cinta narra la vida de Joseph Süß Oppenheimer (1698–1738), consejero de origen judío del décimo primer duque Carlos Alejandro de Wurtemberg. Se basa parcialmente en la novela homónima (1925) de Lion Feuchtwanger y la novela corta escrita en 1827 por Wilhelm Hauff”.
    O sea que además del filme existen varias novelas sobre dicho personaje.
    Se dice también:” Ni la película ni ninguna de las dos obras es fiel a la biografía de Oppenheimer”
    Claro que la exactitud y fidelidad históricas son lo de menos en filmes propagandistas, y este lo era.
    En la Wikipedia se nos dice que “La película muestra a los judíos desde una óptica antisemita, representándolos como seres físicamente poco agraciados, manipuladores, materialistas, inmorales y taimados, de acuerdo con los estereotipos nazis. “
    Lo que no dice la Wikipedia y lo debería decir para decirlo claramente es que fundamentalmente presenta a los judíos varones como “sátiros lujuriosos” que solo piensan en tener sexo con mujeres arias.
    Siempre siguiendo la Wikipedia podemos leer que en el filme de propaganda de la ideología nazi, el personaje judío de Oppenheimer mediante sucesivos prestamos consigue hacerse con el favor del duque Carlos Alejandro de Wurtemberg, y le obliga a tomar decisiones desleales con respecto a su pueblo y las Cortes.
    La Wikipedia nos dice “primero le convence de que le deje entrar en el ducado (cuyas leyes raciales, curiosamente similares a las de los nazis, prohíben la entrada a judíos”.
    Pero donde queda claramente que a los varones judíos se les presenta como sátiros violadores hasta la Wikipedia lo deja mas tarde:” De forma paralela, Oppenheimer intenta constantemente seducir a Dorothea, una joven “aria” casada con uno de los detractores del duque. Al final, Süß termina violándola mientras varios hombres a sus órdenes torturan al marido. La muchacha al fin se suicida y estalla una revolución en el ducado.
    Tras la repentina muerte del duque, Oppenheimer es detenido y condenado a muerte por violar las leyes de pureza racial, que, nuevamente, al igual que en la Alemania nazi, prohíben a un judío mantener relaciones sexuales con una cristiana”.
    Si leemos ese ultimo párrafo vemos que el mensaje de ese filme de propaganda nazi es un calco del filme “El nacimiento de una nación” que es un mensaje de propaganda del racismo norteamericano. En este último filme un negro viola a una blanca y los caballeros del ku-klux-klan se juntan para vengarla y salvar a otras mujeres del sur.”
    Otro calco cinematográfico similar lo tuvimos en España con otro “gran filme” “Rojo y negro” la película también propagandística de 1942 de carlos Arevalo. En este filme, como no podía ser menos, unos milicianos republicanos violan a la protagonista, una falangista de enorme corazón.
    No puede existir ningún racismo sin el correspondiente mensaje de doncella que va a ser violada.
    El mensaje de la dama en apuros y el valiente héroe que acude a defenderla es patrimonio de todas las ideologías ultrarracistas y ultranacionalistas de todo el mundo, y todas ellas son androfobicas y misandricas. Y si examinamos todos los grandes genocidios cometidos por naciones “civilizadas” todos insisten en el carácter lujurioso de los barbaros a los que hay que aniquilara. No puede existir un genocidio si previamente no existe una “justificación” misandria y androfóbica.
    Al final parece que todas las sociedades quieren olvidar que han existido filmes como “El judío Sub” , “El nacimiento de una Nacion•” “Rojo y Negro” o la misma “Lo que el Viento se Llevo”, y ya es difícil visto el calado y la importancia de dichos filmes.
    Se habla mucho de racismo pero hay poco valor para denunciar la misandria clasista que subyace debajo.
    La heroína aria, blanca y de clase alta siempre a punto de ser violada por judíos, negros, indígenas o chusma proletaria. Ese mensaje es una constante.
    La hipergamia esta siempre presente, y la heroína se merece a un “príncipe-heroe” que la redima de tener que pecar sexualmente con él.
    Luego nadie se preocupa realmente de lo que les ocurrió mujeres como Dora Gerson, ni de su marido ni de sus hijos.
    Solo importa la imagen de una doncella aria que va a ser violada por …..Y para salvar a dichas doncellas siempre existe mucha música Wagneriana, mucho Sigfrido dispuesto a salvarla y mucho “feministo” como Goebbels o el propio Veit Harlan.

  25. L.K. dijo:

    Existen un libro que habla de las Mujeres en Alemania, que corresponde a unos estudios feministas publicado por Patricia Herminghouse y Susanne Zantop.
    Dentro de dicho trabajo Susanne Zantop tiene un estudio titulado “Kolonie and Heimat: Race, Gender, and Postcolonial Amnesia in Veit Harlan´s Opfergang (1944)”
    Yo creo que es muy fácil explicar dicha “Amnesia” pero mi diagnostico difiere totalmente del de Susanne Zantop.
    Cada vez que se habla de genero, raza, racismo, etc oímos y leemos siempre las mismas ideas basadas en los mismos prejuicios.
    Filmes como “El Judio Subb” que provocaron que millones de personas tuvieran que hacer la maleta para irse a un campo de exterminio y directores como Veit Harlan nos hacen preguntarnos porque tanta “amnesia” cuando dicho filme, que tuvo muy buenas criticas en el festival de Venecia de 1940, fue visto por mas de 20 millones de personas en su época.
    Susanne Zantop ha realizado estudios sobre la mujer alemana en el periodo nazi y el problema es siempre partir de la misma idea equivocada.
    Yo le contestaría a Susanne Zantop que precisamente la explicación de todo racismo esta en algunas de las película de Veit Harlan. Alguna de ellas la menciona la propia Susanne Zantop, Opfergang de 1944.
    Como no podía ser de otra forma, esta protagonizada por la segunda esposa de Veit Harlan, la actriz sueca Kristina Sonderbaum que fue la protagonista de la mayor parte de sus películas.
    Una joven hija de Henrik Gustaf Söderbaum, que era secretario permanente de la Academia sueca Real de Ciencias, y que formaba parte del comité de elección del premio nobel.
    En Opfergan Kristina Sonderbaun, que ya llevaba unos años casada con Veit Harlan, es una heroína que monta a caballo a pelo, sin silla alguna, y que al galope dispara certeramente a las dianas.
    Luego se baña en el mar sin descabalgar ante la admiración de su enamorado, un señor con bigote que recuerda mucho a Hitler..
    En dos palabras, el personaje de Kristina Sonderbaun en la película Opfegang de 1994 encarna al nuevo modelo de mujer alemana de los años 40. Es una feminista alemana de los pies a la cabeza.
    Una mezcla de amazona y walkiria.
    En Opfergang Kristina se comporta como Eva Braun en los documentales que le filmaron, ejemplificando a una mujer activa, atlética a la que le encanta el tiro con arco y montar a caballo. Una amazona. ¿Las amazonas ejemplifican el ideario feminista?
    ¿Hace falta explicar la simbología sexual del caballo que monta Kristina Sonderbaum?
    Con las bridas ella domina al animal. Con las bridas ella domina al varón y la situación.
    ¿Por cierto quien negaría hoy que la cineasta, bailarina y fotógrafo Leni Riefensthal ética y estéticamente era otra feminista de la época?
    A todo esto. Leni era bisexual. Sabido es que la suerte que corrieron los bixesaules y los homosexuales en la Alemania Nazi. Los bisexuales y homosexuales …..varones quiero decir.
    Volviendo al otro filme “EL judío Subb” hay que recordar que el punto culminante es, como ha dicho algún critico “la violación de la virginal muchacha aria sobre una ostentosa cama en la que se distingue la estrella de David.”
    Lo que muestra claramente que además de ser un filme racista es totalmente misandrico es la escena en que el juez que va a establecer el castigo lee: “cuando un judío mezcle su carne con una mujer cristiana deberá ser colgado en la horca”
    En el filme al malvado judío le van a dar su merecido se repite esa la frase “cuando un judío mezcle su carne con una mujer cristiana deberá ser colgado en la horca” y a posteriori se añade: “como castigo bien merecido y un ejemplo para el pueblo”.
    Mis pregunta son muy fáciles:
    Tenemos dos frases ejemplificadoras:
    a) “cuando un judío mezcle su carne con una mujer cristiana deberá ser colgado en la horca”
    b) b) “como castigo bien merecido y un ejemplo para el pueblo”

    Pregunta 1: ¿Existe algún filme nazi donde un inocente joven ario es violado y sodomizado por un grupo de mujeres judías y se ahorque a dichas mujeres?
    Pregunta dos: ¿A quien protege dicha ideología a los hombres o a las mujeres arias?

  26. Sandra dijo:

    Carlos Rodríguez me propone escribir un artículo sobre las protestas encabezadas por mujeres en regímenes dictatoriales, y en las que yo planteo como hipótesis que dichas manifestaciones han sido posibles gracias a la consuetudinaria inhibición de la agresión hacia miembros del sexo opuesto (en la medida que los gobernantes así como los miembros de las fuerzas policiales y militares han sido tradicionalmente varones), y por la también sobreprotección otorgada socialmente a las mujeres. Un supuesto que choca frontalmente con la idea de “feminicidio” que sostiene el feminismo. Porque no es que a las mujeres las maten por el mero hecho de ser mujeres -una tipología de crimen en la que sólo podría admitirse los casos de determinados asesinos en serie-, sino que es todo lo contrario, ya que las mujeres siempre han sido menos reprimidas, precisamente por el mero hecho de ser mujeres.

    Ya hemos reseñado los casos de las madres de la Plaza de Mayo, en Argentina (http://es.wikipedia.org/wiki/Madres_de_Plaza_de_Mayo), de las Damas de Blanco, en la Cuba castrista (http://es.wikipedia.org/wiki/Damas_de_Blanco), y las protestas de Rosenstraße en la Alemania nazi (http://es.wikipedia.org/wiki/Protestas_de_Rosenstra%C3%9Fe). He mencionado también un caso de la historia local española durante la dictadura del general Franco (http://tagaragunche.com/areas/5/gomera.php?mod=doc&pag=58&iddoc=243&listD=5). Ahora citaré el caso de la revolución rusa de 1917:

    “La Revolución de Febrero de 1917 en el Imperio ruso marcó la primera etapa de la Revolución rusa de 1917. (…) Las primeras en rebelarse fueron las hilanderas de las fábricas textiles del distrito de Výborg al norte de Petrogrado; 37 siete mil de ellas marcharon a otras fábricas y hacia las diez de la mañana habían logrado movilizar a otros veinte mil obreros. (…) Las tropas, sin embargo, comenzaron a mostrar su simpatía por los manifestantes, especialmente por las mujeres, que les intimaban a no disparar a los que sólo pedían comida. (…) Las mujeres seguían encabezando las marchas y trataban de convencer a las tropas, cada vez más hostiles a sus oficiales, a unirse a las protestas. (…) Pocas horas después, se producían las primeras deserciones entre las fuerzas de seguridad: algunas trabajadoras lograban que unos soldados que bloqueaban la esquina de Nevski Prospekt con la calle Sadóvaia se uniesen a los manifestantes.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_de_Febrero)

    Supongo que habría que profundizar en el conocimiento de los hechos de 1917, pero a primera vista parece detectarse un protagonismo diferente de las mujeres, ya sea como agitadoras (arrastran a los varones a la revuelta) o como potenciales víctimas de la represión (logran que las tropas no disparen contra los manifestantes). Y por eso mismo este pasaje de la revolución rusa tanto cabría insertarlo aquí, como en otra entrada que Carlos Rodríguez publicó en este blog, y titulada “El poder femenino en la Guerra de los Cristeros: lecciones para el presente” (https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2014/11/15/el-poder-femenino-en-la-guerra-de-los-cristeros-lecciones-para-el-presente/).

    Ya comentábamos en otra ocasión que el hecho de ser mujer proporciona una protección relativa frente a la represión. Protección relativa porque ser mujer y rebelarse contra el poder no excluye totalmente la posibilidad de ser reprimidas. En el siguiente ejemplo de la España de la monarquía de Alfonso XIII (el bisabuelo del actual rey Felipe VI, al que el muy feminista y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ya ha pedido audiencia), la represión la sufrieron mujeres y niños. ¿Por qué no había hombres adultos encabezando esa manifestación? ¿Acaso porque ellas pensaban que -con razón o con mucha ingenuidad- por ser mujeres no las iban a reprimir?

    “Se conoce con el nombre de Semana Trágica a los acontecimientos desarrollados en Barcelona y otras ciudades de Cataluña, entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909. El desencadenante de estos violentos acontecimientos fue el decreto del primer ministro Antonio Maura de enviar tropas de reserva a las posesiones españolas en Marruecos, en ese momento muy inestables, siendo la mayoría de estos reservistas padres de familia de las clases obreras. (…) Una manifestación encabezada por mujeres y niños fue disuelta a tiros en el Paseo de Colón, frente al edificio de la Capitanía General. A partir de entonces la revuelta se transformó en insurrección.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Semana_Tr%C3%A1gica_(Espa%C3%B1a))

    Al igual que en el caso de la revolución rusa, también hay hechos de la Semana Trágica que merecerían ser insertados en otras entradas de este blog, tal como la dedicada a las Plumas Blancas durante la primera guerra mundial (https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/05/16/las-plumas-blancas-hombria-guerra-y-coaccion-femenina/):
    “En Barcelona los embarques de tropas en el puerto comenzaron el día 11 de julio sin que se produjeran incidentes. Pero en la tarde del domingo 18 de julio cuando se procedía al embarque del batallón de Cazadores de Reus, integrado en la Brigada Mixta de Cataluña, la tensión estalló. Algunos soldados arrojaron al mar los escapularios y medallas que varias aristócratas barcelonesas les habían entregado antes de subir al vapor militar Cataluña, mientras hombres y mujeres gritaban desde los muelles: ¡Abajo la guerra! ¡Que vayan los ricos! ¡Todos o ninguno!” (http://es.wikipedia.org/wiki/Semana_Tr%C3%A1gica_(Espa%C3%B1a))

    Creo que antes de sacar conclusiones lo ideal sería dejar abierta esta entrada para que, entre todas las personas que aquí escriben, ir aportando información sobre otros casos históricos similares y para los que exista documentación a la que remitirse.

    • Muchas gracias Sandra. Lo convertiré en una entrada en pocos días. Si hay algo más que quieras añadir, por favor házmelo saber.
      Saludos.

      • Sandra dijo:

        En la siguiente notica (que aparece en un medio feminista) encontramos información sobre otra manifestación encabezada por mujeres y niños, lo que suponemos se explica porque existe el convencimiento social de que por el mero hecho de ser mujeres les caerán menos palos cuando puedan ser reprimidas por la policía. No obstante, y como ya hemos comentado en otros casos, esa “inmunidad de género” es sólo relativa. Es decir, que de haber sido varones es presumible que el salvajismo policial hubiese sido peor. El lugar de los hechos -México- es en teoría una “democracia”, aunque de facto tiene mucho de dictadura:

        “Cimacnoticias | México, DF.- 26/02/2015 (…) La dependencia relató que alrededor de las 19:30 horas del martes 24 de febrero se hizo un nuevo exhorto a las y los manifestantes para que se retiraran, insistiéndoles en que se estaba afectando a toda la población. Agregó que para ese momento los docentes ya habían movilizado a mujeres y niños al frente del contingente.”

        http://www.cimacnoticias.com.mx/node/68906

      • Acabo de publicar el artículo que escribiste. Espero que no te importe pero he eliminado la referencia a Pablo Iglesias para que se desvíe el tema a una discusión política. Si quieres puedes colgar este comentario ahí también.

    • isidro dijo:

      Excelente aportación, Sandra, como de costumbre.

  27. Sandra dijo:

    Carlos, entiendo que hayas eliminado el comentario a Pablo Iglesias, pues no venía a cuento… en esta entrada. Quizá sí valdría la pena insertar ese comentario en otra entrada dedicada a la coincidencia ideológica (de género) entre personas tan aparentemente dispares como los miembros de la realeza y los “antisistema” ultraizquierdistas.

  28. Pingback: Hacia una nueva historia de las relaciones de género | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  29. Pingback: Erecto en el tribunal | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  30. Magi dijo:

    Muy bueno el artículo ¡ Interesante información que no conocía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s