La compasión como recurso limitado: invitación a un experimento sociológico

En el pasado la proposición de Dr. Warren Farrell de crear el Comité de la Casa Blanca para Hombres y Niños con el fin de estudiar los problemas de los varones fue rechazada bajo el pretexto de que drenaría recursos del ya existente Comité de la Casa Blanca para Mujeres y Niñas (White House Council on Girls and Women). Porque aunque existan innumerables instituciones gubernamentales y privadas tanto a nivel nacional como internacional para ocuparse de los problemas de las mujeres, que pudiera haber una sola para hombres era ya ceder demasiado.

Aunque para mí esta decisión es inaceptable, habrá quien argumente que si bien la compasión es un recurso ilimitado, el dinero no lo es. Pero imaginemos, sin embargo, que mostrar compasión fuera tan fácil como hacer “click” con el ratón en Facebook para indicar “me gusta” sobre un artículo que tratara un problema masculino. Ésta es la posibilidad que exploró la página web I don’t need feminism (No necesito el feminismo). Dos noticias, una sobre acoso verbal a la mujer, y otra sobre violación del varón, fueron publicadas en la página de Facebook Upworthy con una hora de diferencia. ¿Cuántos “me gusta” creen que recibió cada una?

Compasion como recurso limitado

Como pueden ver, cuando se trata de la noticia que atañe a los problemas del varón, 5.000 personas desaparecen misteriosamente. Aproximadamente el 86%.

La última vez que consulté en Facebook, el primer artículo había alcanzado 12.900 “me gusta” y el segundo artículo se quedó en 1.425, acentuando aún más la diferencia.

Si bien esto dista mucho de ser evidencia científica, se trata algo que todos sabemos y quizá lo hayamos experimentado alguna vez. El dinero no es el único recurso limitado. Para muchos parece que la compasión también lo es. Miles de personas piensan que un problema merece su simpatía y el otro no.

Me gustaría pedirles a ustedes, ya sean comentaristas regulares, ocasionales o lectores que no participan, reproducir el mismo experimento en su perfil de Facebook o en otra red social. Escojan una noticia o artículo sobre problemas que afecten a hombres, y luego otra sobre problemas que afecten a las mujeres, a un nivel comparable o donde el problema del varón sea mayor. Publíquenlas con una hora de diferencia y dejen pasar dos o tres días. Cuenten entonces el número de “me gusta” recibidos o el parámetro comparable en otra red social. Las reacciones de los comentaristas en cada noticia también pueden ser de gran interés.

Si alguien quiere dar un paso más y tomar las capturas de pantalla (tachando la información personal), puede enviármelas a la sección de contacto y yo publicaré los resultados en una segunda entrada.

Aquí les dejo algunas ideas, pero no tienen por qué escoger estos artículos si tienen otros que sean más apropiados para la comparación. Perdonen que cite los míos sobre problemas masculinos pero como saben no es fácil encontrar este tipo de contenido en la red.

Para el hombre:

Para la mujer:

Gracias por su participación.

Esta entrada fue publicada en Envíanos tu historia, Feminismo, General, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Redes sociales, Represión emocional, Roles de género, Tradicionalismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

45 respuestas a La compasión como recurso limitado: invitación a un experimento sociológico

  1. David Jurado dijo:

    Creo que en mi caso seria un experimento sesgado Carlos, muy usualmente comparto contenido sobre problemas del hombre en la sociedad, y en muy rara vez lo hago sobre los problemas de las mujeres. ¿Que pasa? Que si publico un articulo sobre algún problema que enfrenten los hombres sera visto como uno de los tantos que comparto, nadie se tomara el esfuerzo de abrirlo y por lo tanto no recibirá “me gusta”, pero si en cambio posteo alguno de mujeres estoy seguro que va a tener respuesta inmediata y seguramente bastante desbordada. Esta situación acentuaría la diferencia y el experimento pierde legitimidad. Tengo la idea de pedirle a unos amigos que hagan el experimento, pero no con una hora de diferencia sino media. En una hora de diferencia es muy probable que la gente que esta en facebook dejen de estarlo y se conecten otras, si cambiamos el grupo de estudio en un experimento esto también corrompe el resultado.

  2. Raúl dijo:

    Eso de la compasión como recurso limitado queda muy bien, aunque es una forma de decir indirectamente (siempre y cuando se explique de que va, claro), que se trata verdaderamente de la desechabilidad y falta de empatía con los hombres, priorizando constantemente de forma consciente e inconscientemente a las mujeres sobre los hombres. De ahí la poca necesidad de un movimiento (el feminismo…) que lo demanda más como si fuese siempre al revés, todo huele a un negocio de € y odio y rabia, aunque lo quieran pintar de lógico con sus argumentos generalizados a partir de cosas que creen normales y no lo son ni lo han sido, o el de repetir una falacia hasta que se enquiste en la opinión pública y en la sociedad al final.

  3. Isidro dijo:

    Este blog –no me cansaré de repetirlo-, junto con algún otro, reúne todos los méritos para pasar a la historia como un ariete contra la injusticia y un baluarte de la razón; y ello, porque, entre otras cosas, tiene la osadía de nadar a contracorriente en un río más caudalosos y bravo que el mismo Amazonas y la lucidez de contar la cara oculta de la historia.
    A mi juicio, (y es algo que he intentado explicar muchas veces con desigual éxito), la cualidad de desechable del varón no es nada nuevo en la sociedad humana. En cualquier tribu africana o americana, son los hombres quienes se rompen literalmente las costillas entre sí como forma de impresionar y atraer a las mujeres, o los que trepan enormes árboles en busca de miel para aquietar los ánimos encendidos de la esposa ávida del rico y nutritivo néctar. Las feministas sólo han tenido que aprovechar una visión previa y natural a su discurso. Y por eso mismo éste ha calado en la mollera del común. Ya era desechable el varón mucho antes de que las feministas dejarán estampada su impronta de odio al sexo masculino. Pero (como también he precisado en algún momento) hoy, para colmo de males, el varón no sólo es el sexo desechable, sino el sexo odiado. Porque otrora el hombre que daba su vida por las mujeres para protegerlas del enemigo, recibía, al menos, honores póstumos y, sin duda, el agradecimiento de las mujeres. O la sonrisa de la esposa tras la aventura cinegética del esposo. Ser y saberse desechable pudo tener una recompensa en vida, dejar un halo de grandeza y una épica que narraba con estilo elevado el sacrificio de los héroes. El hombre se sabía desechable como soldado, como cazador de bestias, como pescador de alta mar, como hurgador de las entrañas de la tierra, como fiel defensor del honor familiar…, pero también estimable y digno de agradecimiento. Hoy, por el contrario, a la tribulación de ser desechable se añade el tormento de saberse despreciable, que no es lo mismo; la amargura de saberse desechable por ser despreciable. Es, en fin, víctima de la más cruel ingratitud: de la que más le duele y hoya el espíritu: la de las mismas mujeres a las que adora y las que sirve en bandeja el fruto de su trabajo diario, a las que jamás ha negado ni el pan, las medicinas, el techo ni los millones de inventos e ingenios que ha alumbrado en largas noches de cogitaciones, insomnios y desvelos.
    Algunos sospechamos que no era tarea muy difícil alzar a las alturas un discurso de odio al varón. Que no era una misión muy compleja desbaratar la épica de las empresas viriles y sustituirla por una fábula misándrica. Algunos sospechamos (o quizá yo solo) que, puesto que la vida de las mujeres es infinitamente más valiosa que la de los hombres, nada podía impedir que prosperara el odio al varón si ese odio tuviera la virtud de sustentar un sistema de gobierno favorable a las mujeres y su supervivencia. Pero esto, que será muy difícil de explicar, lo dejaré para otro momento.
    Saludos.

    • Gracias Isidro, el blog no sería lo que es sin la participación de tan buenos comentaristas.
      Yo también estoy de acuerdo en que antes al menos antes el sacrificio masculino se honraba, y ahora las expectativas no se han reducido pero se considera al varón como (al menos) moralmente inferior desde la ideología de género dominante. En lo único que difiero es en que en el pasado la desechabilidad masculina podía convivir lado a lado con la femenina (todavía existente en algunos países hoy día como India y China con el infanticidio). En Occidente la femenina ha sido mayormente eliminada, pero la masculina continúa siendo un tema al que pocos preocupa.

  4. jose dijo:

    Sin decirlo suavemente aunque sin intencion de ofender. Lo de la desechabilidad y la compasión como recurso limitado me parece un argumento a la altura del patriarcado actual en occidente y el privilegio masculino.

    Con el grado actual de sensibilización por las cuestiones femeninas, en una sociedad que ha tragado que donde hay una mujer hay una victima y el apoyo institucional y social del feminsimo es normal que la gente vote más facilmente cuestiones de genero en favor de una mujer que de un hombre. Quizás el experimento interesante sería mostrar un hombre y una mujer llorando y preguntar por sus emociones al encuestado, a ver si siente diferencia cuando llora un hombre que cuando llora una mujer.

    La mayoría de la gente muestra por ejemplo mucha sensibilización hacia los varones en las cuestiones de custodias durante un divorcio. Solo los feministas mas recalcitrantes muestran poca empatia al respecto. Donde hay una percepción de injusticia hay empatía, da igual el genero.

    Lo de la desechabilidad me parece un argumento sangrantemente flojo. La diferencia de esperanza de vida es consecuencia principalmente del acceso al mundo laboral, eso quiere decir que los hombres sean menos valorados? no, quiere decir que trabajan tradicionalmente más veces fuera de casa, en trabajos más duros y peligrosos, es la cara y la cruz de la división injusta de roles en la sociedad que ha beneficiado y perjudicado a ambos géneros. No tiene que ver con que se valore menos nuestra vida, tiene que ver con que es mas peligroso trabajar en una mina que quedarse en casa cuidando de los niños y ayudando en la vendimia un mes al año por ejemplo.

    • @Jose

      La compasión como recurso limitado no pretende ser una categoría de análisis ni una teoría, es sólo una observación general: la gente simpatiza menos con los problemas del varón, incluso cuando se los ponen delante de sus narices, como en el caso que traje aquí. Tampoco verás un blog sobre ellos en El País, El Mundo o Público, donde tienen sus respectivas bitácoras sobre mujeres y sus problemas.
      En cuanto a la desechabilidad masculina, ya tuvimos esta discusión y ninguno convenció al otro, de modo que no voy a volver a ello. Creo que lo que dices es cierto pero no cuenta toda la historia. Sólo para que los lectores tengan un ejemplo de por qué pienso que la sociedad valora menos la vida del varón: considero que si las mujeres se suicidaran tres veces más que los hombres, o se habrían tomado algunas iniciativas o al menos existiría una conversación al respecto, independientemente de que los hombres lo intentaran tres veces más. En nuestro caso se nos culpabiliza por no ser expresivos o se dice que es una cuestión de testosterona (ver el enlace).
      Sea como sea, valoro más tus aportaciones a este blog que nuestros desacuerdos en algunos puntos, y eso va también para todos mis comentaristas regulares.

      • jose dijo:

        Yo también valoro estas discusiones, tanto las discrepancias como en lo que estamos de acuerdo. Son muy útiles para adquirir conciencia de las ventajas y discriminaciones que se sufren por pertenecer a un genero u otro en las distintas facetas de la vida.

        La pena es que no haya más feministas que puedan defender sus posturas desde su cultura particular, es como se podrían afilar argumentos y profundizar (y cambiar) las opiniones.

    • kukuduxu dijo:

      >> La mayoría de la gente muestra por ejemplo mucha sensibilización hacia los varones en las cuestiones de custodias durante un divorcio.

      Eso no es demasiado cierto. Es un problema cuya situación apenas ha mejorado en años, no ha habido cambios legales significativos, no hay campañas sobre ello, no hay organizaciones estatales que lo estudien, y a muchos se les tacha de machistas por señalarlo. La sensibilización se demuestra con hechos, y los hecho en este caso brillan por su ausencia.

      >> No tiene que ver con que se valore menos nuestra vida, tiene que ver con que es mas peligroso trabajar en una mina que quedarse en casa cuidando de los niños y ayudando en la vendimia un mes al año por ejemplo.

      La desechabilidad no se mide únicamente en los accidentes en las minas. Se mide en el esfuerzo dedicado a luchar contra problemas masculinos (cancer de próstata, mayor número de suicidios) frente al dedicao a luchar contra problemas femeninos (cancer de mama). Se mide en los recursos dedicados a proteger a un hombre frente los dedicados a proteger a una mujer (dinero para refugios, leyes que le protejan, servicios de asistencia, organizaciones a las que puede acudir).

  5. Emilio dijo:

    Yo que creo que el futuro no está escrito sino que lo habremos de inventar, y como quiero ser optimista (no siempre lo consigo) me gustaría ver en esta profunda crisis de la masculinidada una ocasión para reformular el rol masculino y decir no al residual y desechable que nos quieren asignar. Por supuesto tengo claro que el sesgo cultural profemenino no es solo que exista sino que es muy fuerte.

    • Poco a poco parece que algunos medios (en Estados Unidos) están dando cabida a puntos de vista contrarios como el del feminismo disidente. Ojalá que en el futuro comiencen a dárselo también a gente que no se declara feminista cuando se trata de problemas de género.

      http://time.com/3028827/women-against-feminism-gets-it-right/

      • Murphy dijo:

        Vaya sorpresa de artículo (y de http://womenagainstfeminism.tumblr.com/ )
        No solo por ver a mujeres dar la cara con mensajes que casi no me atrevo ni a pensar… y que me recuerdan por qué me escudo tras un nick, si no porque algunos argumentos son realmente buenos. Me sigo preguntando si esa “ola” llegará algún día al mundo hispanohablante, si llegará distorsionada, o si hay algo intrínseco que lo impide: mayor tradicionalismo y feminismo menos desarrollado y agresivo (y por lo tanto más lejos de una reacción) o simplemente menor libertad de pensamiento y expresión.

  6. Lizard dijo:

    En el 2011 se publicó la noticia de una supuesta agresión sexual a la periodista estadounidense Lara Logan, en El Cairo.
    No sólo que en aquel tiempo se mostró compasión por ella, sino que aparecieron los típicos hombres dispuestos hasta ofrendar sus propias vidas para protegerla. Un comentario decía, “Yo hubiera dado mi vida por defender a esa chica, y lo digo literalmente, porque los hombres blancos amamos y respetamos de verdad a las mujeres”.
    Aquí dejo la prueba
    http://qbitacora.wordpress.com/2011/01/10/hombres-y-mujeres-2-egocentrismo-exhibicionismo-y-voyeurismo/#comment-8428

    Al pobre salvadoncellas no le importó si esta Lara Logan era ferviente simpatizante de Isobel Coleman, y que semanas atràs hubiese sido vista participando alegremente en alguna de muchas lady’s nights.

    Agua ha corrido y las cosas siguen inmutables.

    • La verdad es que el comentario merece una entrada. Hombres al margen, imagino que su madre, hermana, hija, novia, amigas o cualquier pariente femenino que tenga no apreciaría que este chico muriera para proteger a una extraña que se ha puesto en una situación de peligro voluntariamente. Arriesgar la vida todavía lo puedo entender, incluso con un extraño en peligro, pero darla… me parece la desechabilidad masculina interiorizada que empujó a algunos soldados americanos a ir a la Primera Guerra Mundial empleando carteles que insinuaban la violación de las ciudadanas de países invadidos. Desde luego no creo que oiga a alguna mujer decir que daría la vida por proteger a un hombre extraño que estuviera siendo agredido (sexualmente o violentamente), quizá porque al contrario que a nosotros no se las programa para ello.

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/09/15/la-doncella-en-apuros-y-el-hombre-desechable-del-tradicionalismo-al-feminismo/

    • susi dijo:

      “No sólo que en aquel tiempo se mostró compasión por ella, sino que aparecieron los típicos hombres dispuestos hasta ofrendar sus propias vidas para protegerla. Un comentario decía, “Yo hubiera dado mi vida por defender a esa chica, y lo digo literalmente, porque los hombres blancos amamos y respetamos de verdad a las mujeres”. Lizard
      Sólo mencionas el comentario de ese chico. Pero lo que no mencionas es que los comentaristas de ese blog son un nido de machistas biliosos. Uno de ellos decía que la periodista en cuestión se merecía lo que le había pasado y más, amén de otras barbaridades sobre las mujeres, vamos los típicos que quieren una chacha y una niñera, que añoran el papel tradicional de la mujer, donde ellos eran la “máxima autoridad” y “cabeza de familia” y su mujercita estaba para atenderles a mesa puesta. (Luego dicen que el feminismo no es necesario, yo pienso q estamos volviendo pará atrás a pasos agigantados)

      • @Susi

        No he leído el enlace de Lizard, pero tampoco ideemos un pasado mítico donde el hombre lo tenía genial porque la cosa siempre ha sido más complicada. Si la mujer le tenía puesta la mesa era probablemente porque había pasado 16 horas en una fábrica de condiciones insalubres, peligrosas y sin ningún tipo de seguro médico, seguridad social, días libres ni nada que se le parezca. Muriendo a montones en accidentes laborales y desarrollando problemas de salud crónicos. Pero como la mujer le mostraba alguna deferencia por su sacrificio como poniendo la mesa y cocinándole algo ya era un opresor. En fin, pasados los hay muchos.

        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/09/22/el-mito-del-padre-tiranico/

    • Jeipi dijo:

      El caballero andante que daría su vida por defender a una chica lo justifica diciento que “los hombres blancos amamos y respetamos de verdad a las mujeres”. ¿Y los otros, que no son blancos, no? Vaya, que además de machista nos ha salido racista.

      He entrado en el enlace y me he quedado horrorizado con el resto del comentario y los que lo acompañan. No sé si la web pertenece a un grupo de ultraderecha, però los que entran a comentar resultan muy sospechosos.

      Como hombre blanco que ama y respeta de verdad a las mujeres (modestia aparte) solo les pido que no hablen en mi nombre, que no me representan.

  7. Roberto dijo:

    Ya no se ni que decir,

    los hombres como hombres, como genero tenemos muchos retos, entra otros, saber que tenemos muchos retos, y que tenemos que arreglárnoslas como podamos, ¿Cómo hacer para poder? Las mujeres si se ayudan entre ellas, mucho más que lo que lo hacemos los hombres, y estoy hablando en tiempo presente del presente. ¿Cómo aprovechar los recursos utilizados por las feministas para mejorar nuestras condiciones como género? Las mujeres y el feminismo lograron lo que lograron gracias a que se ayudaron a si mismas y se ayudaron entre ellas. La idea de este foro está muy buena, pero seguimos siendo pocos los interesados por este y estos temas, lo cual es importantísimo, Carlos está dispuesto muchas cosas con tal de ayudar al género. ¿Será posible que el machismo sea parte del auto gol del género masculino?
    ¿Machismo como autogooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo?
    No me gusta hablar de esta forma, pero, realmente admiro a Carlos, ya digo porque, he conocido a muchos auto goleadores, ¿Será que esa mierda tiene que ver con la testosterona?, lo digo porque estoy estudiando mucho, la verdad mucho. Y sé cómo ayudarle a muchos delantero autogoleadores, pero no quiero, les he visto al borde del suicidio pero no quiero, casi soy psicólogo pero no quiero, ¿Será que estoy actuando casi igual que ellos? De pronto si, pero la palabra auto goleador la pondo por ejemplo refiriéndome por ejemplo a jefes que quieren opacar a sus subordinados, En el caso de yo ser un empleado cuyo jefe ha tratado de opacar voy a pensar que este no merece mi ayuda, y caigo otra vez en este círculo maldito de la no cooperación y si innecesaria competencia que puede ser lo que nos está matando.
    No sé de donde sale el instinto de competencia masculino, pienso que el no saber manejar esto puede ser uno de los retos más importantes que tiene el hombre como género masculino, corríjanme si me equivoco pero estoy descubriendo que los hombres tenemos defectos horribles (No sé con exactitud si las mujeres también los tienen) pero son defectos de fábrica, muy grandes, muy serios y muy horribles, ya sería un defecto muy grande no reconocer que tenemos defectos, o debilidades, entre otras este instinto de la competencia, ayudó a los hombres de las cavernas a sobrevivir pero en el siglo 21 AL NO CONOCERSE Y REDIRECCIONARSE puede estar haciendo que millones de hombres se enfermen mentalmente y mueran como moscas.

    ¿En qué momento aprendimos que el hombre de al lado por el hecho de ser hombre es nuestra competencia y que teníamos que atacar y ganar? En el trabajo a mí se me ocurrían ideas, las expresaba, mi compañero inmediato, infracto decía que NO (Porque no se le había ocurrido a él) a los 5 minutos al compañero se le venía a la cabeza una excelente idea y era lo que yo había dicho. ENTONCES, a la próxima vez a mí se me ocurría una idea pero no la expresaba, y esperaba a que mi compañero hiciera ensayo error y realizara las cosas en la misma forma como yo sabía de ante mano que si funcionaba… PERSONAS ASÍ COMO MI COMPAÑERO DE TRABAJO LAS HE VISTO MÁS EN EL GENERO MASCULINO que en el femenino, compañero de trabajo auto goleador por que trabajaba más, por el hecho de no querer pedir consejo, ayuda, o solo aceptarla, o solo analizar nuevas ideas, perdía él y perdía la empresa. (Compañero por cierto MUY MACHISTA) algo horrible de muchos machistas es no aceptar que necesitan ayuda o mejorar, y algunos pocos de ellos incluso quedan en empleos de poca paga por ejemplo como obreros (pudiendo dar mucho más) pero, —- [LOS MACHISTAS IMBÉCILES NO ACEPTAMOS CONSEJOS POR QUE SOMOS MUY DUROS]

    He visto hombres que saben cuándo ser duros y cuando no, ascender muy, pero muy rápido lo que es rápido por la escalera corporativa, son hombres que saben que cuando el otro es una competencia digna es mejor ponerlo a trabajar para él, y “de repente” ese “competidor” está trabajando para él y eso que es una persona mucho más hábil que este.

    El instinto de competir pudo haber tenido algo que ver en la guerra fría, la cual si hubiera estallado posiblemente estaríamos todos en el cielo. ¿Es posible que la guerra fría haya arruinado a Rusia y con el tiempo se supo que también ayudó a arruinar a estados unidos?
    Para hablar en términos más técnicos: ¿Cuántos de lo que me he atrevido a llamar auto goleadores serán PSICÓPATAS de los de verdad, verdad?

    Realmente son grandes y son complejos los retos para el género masculino.

    Si queremos ayudémonos entre nosotros en este foro, por favor ayúdenme a mejorar mis postulados ya que creo que con nuestros cerebros juntos podemos dar excelentes resultados.

    Conclusión realmente admiro a Carlos.

    • Gracias Roberto. Se trata de un asunto bien complicado, pero no necesariamente universal. En las culturas arroceras de Asia se valora más la cooperación que la competitividad (lo cual no quiere decir que no exista, pero es más entre grupos que entre individuos). Hay un dicho japonés que es algo así como “a clavo que sobresale hay que darle con el martillo”. La competitividad per se no es mala, puede hacernos mejorar a todos. El problema viene cuando se llega a extremos enfermizos y la gente no es lo suficientemente madura como para ver que el sabotaje de un compañero, aunque pueda beneficiarte a corto plazo, perjudicará a todos a la larga. Como digo, el asunto es complicado y realmente un comentario no le hace justicia.

    • Isidro dijo:

      Amigo Roberto,
      No puedo estar de acuerdo con usted en este punto. Estoy más cerca de la opinión de Carlos. Obviamente, la competitividad puede alcanzar extremos enfermizos. Es un asunto de grado. Hasta beber agua puede ser malo si lo haces de forma exagerada. Por lo demás:
      1. La competencia es necesaria e inevitable. En nuestras escuelas, desde la implantación de la LOGSE, muchas maestras (también maestros, claro), acogiéndose al espíritu feminista de dicha ley, procuran enseñar a los alumnos de ambos sexos que es mejor cooperar que competir. El resultado –previsible, por lo demás- es que se ha dejado de premiar al buen alumno, porque, así, se evita que otros alumnos quieran emularlo. Es decir, si te cargas la competición, te la cargas a costa de cometer una injusticia contra el que lo está haciendo mejor, bien por su mayor inteligencia, bien por su mayor esfuerzo, o por una combinación de ambas cosas. ¿Es justo negar los méritos a quien los tiene?
      2. Una sociedad puede enfermar, por así decir, si lleva la competencia a extremos excesivos, pero se puede adocenar (es nuestro caso) si la combate a base de negarle al mejor el reconocimiento de su labor.
      3. Considero un mito falaz a más no poder eso de que las mujeres son más pacíficas y colaboradoras que el hombre. Sé de algunas fábricas (de champiñones, para más señas), donde la mayoría de trabajadores son mujeres, y todos los santos días, todos, hay gritos, insultos y hasta tirones de pelo. Esto se lo podría confirmar mujeres que han estado trabajando allí. Quien piense que esto es más la excepción que la regla, solo tendrá que investigar un poco más, pero no leyendo estudios de la mayor parte de las psicólogas. De mi experiencia personal, puedo hablar de dos casos comprobables. En un caso, el equipo directivo de una empresa, formado por mujeres (directora, coordinadora y una enfermera) tardó como una semana en tirarse los trastos a la cabeza y quedar mal para los restos. En otra ocasión, un curso formado por un número similar de alumnas y alumnos fue dinamitado por la ojeriza que se cogieron varias de las alumnas, montando un espectáculo de rencores y envidias digno de un circo.
      4. No es cierto que los hombres no sepan colaborar. Mire a su alrededor, amigo Roberto. La civilización que usted ve está levantada, principalmente, por varones: los rascacielos, los grandes puentes, los aviones de pasajeros, el viaje a la luna, las grandes autopistas, las muchas organizaciones e instituciones creadas para diferentes fines, etc., etc., etc., son obra de varones que han sabido coordinarse y cooperar entre sí. Falta por comprobar si semejantes niveles de cooperación serían posibles entre mujeres.
      5. Dicho (con gracia, por otro lado) por la psicóloga famosa chilena Pilar Sordo: un grupo de mujeres que tiene que decidir, por ejemplo, el largo del uniforme de trabajo, puede tardar como dos meses en decidirse. Los hombres lo resuelven en pocos minutos. Esa demora femenina no es solo por su dificultad para tomar decisiones, sino porque son muchas las que no están dispuestas a ceder a la opinión de las demás ni contemporizar con sus compañeras.
      6. Es muy fácil ver el toro desde la barrera. Los más claros ejemplos de competitividad los encontrará usted entre varones, pero eso es, en gran medida, porque es el varón quien se las tiene que ver con el mundo. Pero si echamos un vistazo tras las bambalinas, encontraremos a mujeres que animan a los hombres a ganar más dinero, o mujeres quejosas por no tener tal o cual mueble o electrodoméstico. O encontraremos a mujeres que reprochan al marido no poderse tomar unas vacaciones como sus amigos o vecinos.
      7. Sabrá usted, por lo demás, que son las mujeres las más consumistas del orbe, hecho que las desautoriza como sexo para quejarse de que el varón es competitivo y amante del sistema capitalista.
      8. Nada de esto significa que los varones no tengamos defectos específicos, ni mucho menos. En varias ocasiones he hablado de la crueldad que muchos varones despliegan contra otros varones por diversas razones. Ahora no puedo entrar en ello.
      9. Yo también admiro a nuestro anfitrión.

      Cordiales saludos.

      • Gracias Isidro. Aunque es posible que las mujeres consuman más que los hombres, discúlpame si pido una cita para que no se malinterprete como una acusación al sexo femenino, sino como un dato objetivo.

      • Isidro dijo:

        Carlos,
        te dejo un enlace sobre un estudio europeo donde se dice que las mujeres son algo más consumistas que los varones.
        http://www.cecu.es/campanas/medio%20ambiente/compulsivo.htm

        No obstante, he de decir que, aunque el estudio referido apoya lo que dije, no me creo que la diferencia entre hombres y mujeres consumistas sea tan pequeña. Y mi incredulidad o solo se basa en mis experiencias personales, sino en un razonamiento sencillo.
        1. La ciudadanía occidental es, sin lugar a dudas, consumista en grado superlativo. Imagino que en esto estamos todos de acuerdo.
        2. Las mismas feministas (o algunas de ellas) nos informan que más del 80% de las decisiones sobre las compras domésticas las toman las mujeres.
        3. Creo que podemos deducir, sin riesgo a equivocarnos, que, dadas las premisas anteriores, son las mujeres las que toman más decisiones consumistas.

        O dicho de otra manera. Los varones cuentan únicamente con el 15 o el 20% del capital familiar para hacer compras innecesarias. De este porcentaje, ¿cuánto es destinado por los hombres a compras superfluas o frívolas? Es obvio que no todo ese dinero se destina a compras consumistas. Por tanto, los varones serán consumistas (que lo son), pero con menos del 15 o el 20% del capital familiar.

        Veámoslo de una tercera manera. Supongamos que todas las decisiones respecto de las compras que hacen los varones pudieran considerarse consumistas. Y supongamos que las mujeres destinaran la misma cantidad de dinero a gastos consumistas. En tal caso, alrededor de un 30 o un 40% del capital que gana una familia estaría destinado a compras consumistas. Pues bien, simplemente puedo decir que no me lo creo. O mejor dicho: pienso que el dinero destinado a tontunas es, en nuestras sociedades, mucho mayor que ese 30 o 40%. En cada casa veo infinidad de cosas que no sirven para nada o cuyo uso es pasajero y frívolo. Las tiendas llamadas “chinos” están frecuentadas por mujeres que compran sus productos con muy poco criterio. La inmensa mayoría de la mercancía que venden se rompe con solo mirarla. Por tanto, necesariamente, las mujeres superan con mucho en conducta consumista al varón.

        La psicóloga Pilar Sordo nos explica algo que algunos ya sabemos de sobra: que los fabricantes (de casi lo que sea) se ven obligados a extender la gama de los productos hasta límites increíbles, pues las mujeres -sigue Sordo- jamás están contentas con las combinaciones que ya vienen de fábrica, por muchas que éstas sean. Este rasgo de su personalidad obliga, como es lógico, a muchos varones a competir para sacar al mercado el producto que más llame la atención a las mujeres. Es decir, ese rasgo netamente femenino obliga al mercado a diversificar su oferta, a fabricar más y más cosas, lo que supone, entre otras cosas, más contaminación, basura y más deshechos. Pero da igual. A las feministas parece que no les importa lo más mínimo contradecirse una y otra vez. Aunque sean las mujeres las que más consumen, las feministas siguen acusando al varón de competidor y de haber creado el ogro capitalista.

    • Raúl dijo:

      Personalmente, se trata más de falta de sentimiento de grupo que de otra cosa. Justo esa falta de sentimiento de grupo como sexo, que no como raza, estatus social, ideológico, como seguidores de un equipo, condición sexual, discapacidades…, influye en los varones, ellos no están unidos como sexo, se lo han extirpado.

      Esa falta de unión desemboca muchas veces en un instinto protector hacia los demás intenso (hacia ellas en concreto) los hombres son educados en gran medida en ese aspecto protector hacia las mujeres, y sienten que serán agasajados por la sociedad y por las mujeres en concreto si hacen eso, aunque eso implique perjuicio directo o indirecto en ellos como sexo (al no tener sentimiento de grupo es fácil que no saquen el orgullo para evitarlo).

      Por supuesto que los varones son humanos y por tanto imperfectos, y como varones también tienen sus propias fallas. Quizás todo eso que he contado en el párrafo anterior, termine en algunos casos en una competencia exacerbada hacia su sexo.

      Mi conclusión es el motivar, originar un sentimiento de grupo para ellos, como sexo; como una forma de unión, comprensión, amparo…y no odio a nada ni nadie. No se trata de un sentimiento radical, fundado en el odio. ¿Objetivo? No sentirse solo ante situaciones negativas, evitando así posibles sentimientos exacerbados como comentáis.
      Muchas veces los hombres tienen un sentimiento de odio o resentimiento inconsciente hacia su sexo inculcado sin duda alguna. Y voy a más, cuando un hombre se rebela a otro y se pelean,o tienen esa competencia negativa (que no positiva que la tienen más también), es un mecanismo de auxilio a ese hombre, como diciéndole pero sin decirle, que necesita que le entiendas, y no lo haces, se cabrean con su sexo por no tener ese sentimiento de grupo que el fondo necesitan y lo están pidiendo a gritos, y es que no son tontos, y saben y se enteran de más de lo que socialmente se defiende, pero son menos expresivos al haberles quitado esa fuente de hermanamiento entre varones. Habiéndoles educado fríamente, como máquinas para ser explotadas. Reprimiendo así cosas maravillosas que pueden dar los varones y no se les deja. A pesar de ello han sabido anteponerse y seguir creando, explorando, mejorando el mundo que nos rodea, abriendo nuevos caminos, siendo la parte creadora por antonomasia de la sociedad, pero no en los ámbitos que estoy denunciando, y que no se da en todos los hombres, pero si hay una tendencia general.

  8. Pingback: Anónimo

  9. J.R, dijo:

    Lo de la falta de empatia con respecto a los problemas del varón es una evidencia y claramente se ve que existe un doble discurso.
    ¿Cuantos movimientos ha habido en torno a los desalojos realizados por los bancos? Muchod.
    ¿Tal vez porque en los juzgados no existe una moneda que se eche al aire en todo proceso de divorcio dando una igualdad de oportunidades para ser expulsado a cualquiera de los dos?
    ¿No habría mas compasión si ambos conyuges se la jugaran a cara o….. cruz?

    Carlos Rodríguez: Lo siento mucho pero he tenido que eliminar las referencias a Israel y Palestina porque son potencialmente incendiarias para algunos lectores y no quiero que todo esto termine en una discusión política sobre Israel y Palestina.

    • suis dijo:

      En cuanto a lo del divorcio yo te contesto: El hecho de que casi siempre le den la custodia a la madre, no es por una conjura feminista como muchos creéis. Si leeis la ley os fijaréis en que nada dice sobre que sele tenga que dar a la madre. (antes la lay si que decía que los hijos menores de 7 años se le daban a la madre salvo q fuera drogadicta o cosas similares, pero esto se derogó hace mucho.)
      Sin embargo, la custodia se le da a la madre por razones obvias: No nos engañemos. Los hechos son tozudos. Es evidente q las mujeres invierten más tiempo en el cuidado y crianza de los hijos q los hombres, os pongáis como os pongáis. Los datos son incontrovertibles:
      Reducciones de jornada de madres: 1 de cada 3
      Reducciones de jornada de padres: 6%
      Excedencias por sexo:
      -Madres:97%
      -Padres:3%
      Datos del INE podéis comprobarlo
      Los datos no dejan margen a ninguna interpretación posible: si hay q reducir jornadas o abandonar el mercado laboral por ocuparse del crío y q no esté 12 horas con los abuelos o en una guardería(eso a la mayoría de los hombres se la bufa, mientras esté bien atendido, claro), está claro a quien le toca hacerlo. Sin embargo, no sé pq, la mayoría de los hombres se pone de uñas cuando les recuerdo esas incómodas verdades y se limitan a llamarme feminazi
      Cuando estos porcentajes se aproximen, ni siquiera digo q se igualen, estaré de acuerdo con la custodia compartida como opción preferente por defecto. Pero a día de hoy la diferencia es tan abismal q la custodia compartida por default es, simplemente, obscena.
      Lo que hay es mucho listo suelto (este es un país de listillos, ya se sabe). Quieren tener lo bueno de una familia, pero sin soportar sus inconvenientes. Lo cierto es q a día de hoy, se sigue considerando el sueldo de la mujer algo así como un complemento del del marido, es algo negociable, se puede acortar, acoplar, redistribuir, incluso dejar de trabajar un tiempo. Sin embargo el sueldo del marido es sagrado ¿Un hombre cogiéndose una excedencia o reduciendo jornada? Vamos, eso es ciencia ficción.
      Por supuesto, para ese 3% de excedencias y ese 6% de reducciones de jornada paternas, ole sus huevos. En estos casos, obviamente, los jueces deben tener un poco de vista y no hacer sentencias estándar.
      Es evidente q la maternidad afecta a la vida laboral de las mujeres, no de los hombres. Y eso en las empresas lo saben muy bien. Si no ¿Porque preguntan a las candidatas si tienen hijos o piensan tenerlos? Pues muy fácil: porque saben de sobra q si el niño se pone malo y hay que llevarlo al médico ¿Quién lo hará??? Pues la inmensa mayoría de las veces las madres, aunque no haya ninguna ley que impida q los padres lo hagan. Pero claro, eso supone aguantar malas caras y marrones, correr el riesgo de q te despidan y perder ascensos. Y claro, para aguatar esos marrones, ya estamos nosotras.
      Y otra cosa: Si realmente quieren la custodia compartida ¿Por qué no empiezan la casa por los cimientos? No veo a ninguno de estos adalides de la custodia compartida reivindicar q los permisos de paternidad y maternidad sea iguales e intransferibles (como sucede en Islandia o Noruega, donde, por cierto la custodia compartida es más habitual) lo que reduciría la discriminación que sufrimos las mujeres por ser madres o estar en edad de serlo. Pero claro, eso es un pequeño detalle sin importancia no??? Es más cómodo dejar q nos endilguen a nosotras el cartelito de “trabajadores incómodos” ya q eso os da más ventajas a la hora de acceder a un empleo, permanecer en él y ascender. Ya puestos, es una discriminación flagrante hacia los hombres esto de los permisos: un hombre cotiza lo mismo y tiene derecho a menos permiso. ¿Os imagináis q por ser hombre y cotizando lo mismo tuvieras menos días de vacaciones o menos días de baja por enfermedad? Y sin embargo de esto no dicen ni mu estos señores, curioso, oiga.
      Lo dicho, muchos de estos “padrazos” apelan al interés del menos cd muchos han estado llegando a casa cd los niños estaban acostados o han antepuesto su carrera laboral o incluso sus hobbies al cuidado del crío. Y entonces el interés del menor y su derecho a relacionarse con ambos progenitores por igual se la refanfinflaba.
      Lo siento por el tocho, pero es que esto es así, lo mires por donde lo mires

      • Voy a empezar con las cuestiones de fondo y luego pasaré a las de forma. La custodia materna fue algo que nació con la Revolución Industrial, cuando los hombres se marchaban a las fábricas numerosas horas al día (la jornada de 8 horas fue una conquista) y no podían encargarse de los hijos como cuando estaban en el campo trabajando junto a sus esposas. Esto es algo que ha salido en la bitácora varias veces y como ves no le hemos echado la culpa al feminismo de ello. Otra cosa es que esta ideología haya reforzado la práctica.

        Hablas como si los hombres se dedicaran más al trabajo porque quieren, y no porque ésa es tanto la expectativa social como la de sus parejas en la inmensa mayoría de las ocasiones. Las mujeres no son las únicas que reciben presiones para amoldarse a su rol de género tradicional, pero eso es algo que convenientemente se olvida. No quita que haya hombres y mujeres que disfruten en dichas posiciones, pero no por ello puede generalizarse ni hace la presión menos real.

        El problema es que el mismo argumento que presentas con respecto a los hijos se podría hacer a la inversa con el dinero. No es lo que yo apoyo pero te lo voy a mostrar para que veas cómo sería:

        Asumes que el trabajo masculino que ha ayudado a poner un techo, traer comida a la mesa, vestir y educar a los niños, etc. no tiene valor alguno porque la madre fue la principal cuidadora y es ella quien debe tener la custodia. Si realmente el hombre y su trabajo no han tenido nada que ver en el bienestar de los hijos, también sería lógico que él no contribuyera económicamente tras perder la custodia, pues obviamente el Estado ya ha dejado claro que su papel como progenitor es irrelevante. Si la mujer quiere todo el derecho con respecto a los hijos, debería tener todas las responsabilidades, incluyendo la económica. Esto también se aplicaría a la pensión de esposa. Si después de 20 años de casada se encuentra que no puede incorporarse al mercado de trabajo y que no tiene apenas para jubilarse porque fue ama de casa (por ejemplo), siguiendo este argumento carente de compasión que nos presentas, se podría decir “pues que hubiera buscado un trabajo”, y así evitar que el hombre le pase pensión alguna porque además la mujer ya no le presta a él los mismos servicios que cuando estaba casada. Finalmente lo aderezamos acusando a la mujer de “cómoda” por quedarse en casa para justificarlo, igual que se acusa al hombre de egoísmo por concentrarse en el trabajo.

        En resumen:

        -Los hijos en el divorcio: “Se los queda la madre. Que el padre hubiera invertido más tiempo en la crianza”
        -Dinero tras el divorcio: “El padre no arroja un céntimo. Que la madre hubiera invertido más horas en su empleo”.

        Esto obviamente no es lo que pienso. Sólo le he dado la vuelta a tu argumento para que veas la falta de compasión que conlleva. Creo que el padre tiene una obligación económica con sus hijos, pero debe ir acompañada de su derecho correspondiente a estar con ellos.

        En estos momentos una mujer cumple con su rol de género tradicional y tiene garantías legales tras el divorcio, como la pensión del marido. Sin embargo, un hombre cumple con su rol tradicional de género y tras el divorcio se queda sin nada, incluyendo sus hijos. No te creas que la mayoría de los hombres trabajan porque les gusta. La mayoría de los trabajos ahí fuera no son nada gratificantes. Lo hacen por mantener a la familia y pagar las facturas, para que a sus hijos no les falte de nada y tengan un buen futuro, en la inmensa mayoría de los casos. Pero tú nos muestras un ejemplo de cómo el feminismo los pinta a todos de un brochazo como egoístas para los que el trabajo es un fin y no un medio.

        Tu comentario demuestra que el feminismo, pese a afirmar que los estereotipos de la mujer son malos, injustos y han sido utilizados para negarles derechos, no duda un instante en emplear el estereotipo del padre despreocupado para negar a los hombres el derecho a estar con sus hijos. A ellas no se las puede estereotipar. A ellos sí.

        Ahora vamos a las cuestiones de forma. Una cosa es presentar argumentos contrarios, y otra cosa es provocar a los comentaristas con frases como: “os pongáis como os pongáis”, “eso a la mayoría de los hombres se la bufa”, “la custodia compartida por default es, simplemente, obscena”, “Quieren tener lo bueno de una familia, pero sin soportar sus inconvenientes” o “lo mires por donde lo mires”.

        Las opiniones contrarias son bienvenidas, siempre que se presenten con respeto. Eso no es lo que veo en este comentario. Si puedes exponer tus puntos de vista sin despreciar al género masculino y a los comentaristas, te permitiré seguir participando. Pero si sigues por el mismo camino tendré que señalarte la puerta. Porque éste es un espacio, de los pocos que hay, para mostrar compasión hacia el varón, no para escupirle en la cara, y quiero mantenerlo así. He avisado.

        Sólo aprobaré dos respuestas más para este comentario que ha hecho Susi.

      • Isidro dijo:

        Sin embargo, la custodia se le da a la madre por razones obvias: no nos engañemos. Los hechos son tozudos. Es evidente que los hombres invierten más tiempo en el trabajo necesario para pagar la hipoteca del piso, las facturas de la luz, el agua, la ropa del niño, los juguetes del niño, la escuela y estudios del niño, los juguetes del niño, las vacaciones del niño… Increíble el egoísmo de los hombres. ¡Cuántos hay que prefieren estar cómodamente poniendo ladrillos en el andamio que llevar al niño al médico! Claro, claro, el marrón para ellas. Ellos, a disfrutar en el andamio, en el camión, en la oficina, en el tractor, en la herrería, cambiando el aceite a los coches, pescar en alta mar y otras comodidades del estilo. Todo antes que comerse el marrón de llevar el niño al médico o sentarse en el parque a ver cómo juega la criatura en el tobogán.
        Los datos son incontrovertibles:
        Reducciones de jornada de madres: 1 de cada 3.
        Reducciones de jornada de padres: 6%.
        Excedencia por sexo:
        -Madres: 97%
        -Padres: 3%
        Datos del INE. Podéis comprobarlo.
        Los datos no dejan margen a ninguna interpretación posible: si alguien tiene que seguir currando fuera de casa (con todas las “comodidades” antedichas, mucho mayores que las del hogar, por supuesto) cuando existe la necesidad de cuidar a un crío, está claro a quien le toca hacerlo. Sin embargo, no sé por qué la mayoría de las mujeres se pone de uñas cuando les recuerdo esas incómodas verdades y se limitan a llamarme “machista”.
        Cuando estos porcentajes se aproximen, ni siquiera digo que se igualen, estaré de acuerdo en concluir que las madres están dispuestas a sacrificarse tanto como los padres por el bienestar del hijo. Pero a día de hoy la diferencia es tan abismal que no debemos esperar a que las mujeres estén dispuestas a currar fuera de casa como los hombres para establecer la custodia compartida por defecto.
        Lo que hay es mucha listilla suelta (este es un país de listillas, ya se sabe). Quieren tener lo bueno de un buen sueldo ganado ahí fuera cuando se tienen hijos que mantener, pero sin los inconvenientes que implica ganar ese buen sueldo. Lo cierto es que, a día de hoy, se sigue considerando el curro del marido como algo innegociable: éste no puede dejar de currar ni una hora ni dos por aquello de estar con su hijo. El curro del marido es intocable. Una condena con o sin crío.
        Lo dice Susi: “muchos de estos “padrazos” apelan al interés del menor cuando muchos han estado llegando a casa cuando los niños estaban acostados.”
        Así es, Susi. Los padres toman la precaución de salir del curro cuando calculan que los críos estarán ya acostados. Hacen cualquier cosa los muy sinvergüenzas por no ver al crío despierto. Si hay que estar un par de horas extras en el trabajo, pues se está. Lo importante es no ver al hijo despierto.

      • jose dijo:

        Los varones solo tenemos 1 día de baja obligatoria y hasta 9 días de baja voluntaria como derecho de paternidad (y por cierto en prensa han salido casos de varones despedidos por cogerse esa semana) mientras que las mujeres tenéis el privilegio (en España) de 4 meses remunerados al 100% de baja después del parto de los cuales un mes y medio son obligatorios, a parte los siguientes 9 meses la madre dispone de una reducción de jornada de una hora -la idea es que durante la jornada descanse dos veces para dar de mamar al bebe pero lo que se pacta y permite la ley es una reducción de jornada, que también cobra, en consecuencia el motivo deja de ser amamantar al bebe ya que no se respetan las tomas- otro derecho propio de la madre y no del padre es una reducción de hasta media jornada hasta que el hijo tenga 6 años a la que no se puede negar la empresa (el derecho de maternidad no está directamente relacionado con la convalecencia, por motivos de salud se dan hasta 3 meses y poco a mayores como baja por enfermedad en caso de ser necesario).

        En los casos que un derecho por maternidad o paternidad es equivalente a los varones se les exige un periodo de cotización mayor (de más del doble) para tener acceso a ese derecho. Creo que estas diferencias -el tiempo completo de baja por embarazo y maternidad y el resto de privilegios- perjudica a la mujer (principalmente de treinta años) a la hora de encontrar trabajo o mantenerlo, y obliga al varón a trabajar más para poder sostener principalmente a su propia familia (que teniendo en cuenta la capacidad de ahorro del salario en España es a lo que se dedican los sueldos de una familia).

        Obviamente no propongo que se prive a la mujer de su convalecencia durante el embarazo y después durante la baja por maternidad, lo que digo es que los derechos laborales por maternidad o paternidad deberían ser obligatorios e idénticos para ambos progenitores.

        Sobre porque no hay un colectivo que reclame esto es porque es una reclamación de un colectivo interesado en los problemas de genero. Las asociaciones en favor de la custodia compartida se dedican a una problemática concreta, unas desventajas que tristemente tenemos los varones a la hora del divorcio, no a los conflictos laborales.

        El feminismo es uno de los diques de contención que impiden que surjan movimientos preocupados por los problemas propiamente masculinos.

        Me gustaría terminar diciendo que la custodia compartida no es un premio por buena conducta al padre, es el derecho del padre y del hijo a tener una relación afectiva. El argumento de que: como un padre se tuvo que joder 8 o 9 horas todos los días para ir al trabajo, y solo poder ver a sus hijos 1/3 del día, cuando se divorcia tiene que ver a su hijo una vez a la semana por egoísta si me parece obsceno.

      • Sólo destacar que hay una organización feminista que lucha por el derecho de paternidad: PPIINA. Me la mostró Enrique en su momento y desde entonces ha aparecido varias veces en este blog. Su causa la apoyo totalmente, pero el lenguaje ginocéntrico (al menos cuando la visité la última vez, quizá haya cambiado) no apoyaba a que fuera una plataforma plural.

        http://www.igualeseintransferibles.org/

    • susi dijo:

      Bueno, veo que este tema levanta ampollas, y es muy controvertido…En resumen, lo que quiero decir, es que en los países donde hay custodia compartida como norma es pq se han adoptado previamente una serie de medidas para que haya una dedicación más o menos similar a la crianza de los hijos, por parte de ambos progenitores. Caso de Islandia y otros países nórdicos:
      http://www.eldiario.es/sociedad/ampliacion-permisos-paternidad-penalizar-mujeres_0_197030497.html
      Si esta premisa no se cumple, la custodia compartida carece de sentido. ¿Qué sentido tiene dar la custodia compartida a una persona (hombre o mujer) que pasa poquísimo tiempo con sus hijos y no sabe casi nada de su vida diaria?. Palabra, preguntad a los hombres de vuestro entorno: muchos no saben ni la talla de ropa que usan sus hijos, ni quien es su pediatra, ni cuándo le tocan las vacunas, algunos no saben ni en que curso escolar está….Ahora preguntad a las madres todas estas cosas. ¿Con quien estarán mejor atendidos los críos? Pues con la persona que más tiempo les ha dedicado, que será además su figura de apego principal. Recuerdo una sentencia (ahora no la encuentro) en la que se le daba la custodia al padre. Resulta que la madre trabajaba en una inmobiliaria y ya sabéis q la gente suele ir a ver las casa por la tarde cuando salen del trabajo. O sea que la señora acababa como a las 9-10 de la noche. El padre era conserje del cole donde iba el niño. El le atendía y pasaba todo el día con él. ¿Sería lógico que se lo dieran a la madre? Pues no. En este caso estaba mejor atendido por el padre, porque a la madre casi no la veía. Reconozcamos que en general, la situación suele ser al revés. Las madres se ven obligadas a hacer el pino puente y acoplar su vida laboral al crío (en el caso que os he expuesto el señor ni siquiera sufrió un menoscabo en su vida laboral, simplemente los horarios coincidían con los del hijo).

      “Sólo destacar que hay una organización feminista que lucha por el derecho de paternidad: PPIINA. Me la mostró Enrique en su momento y desde entonces ha aparecido varias veces en este blog. Su causa la apoyo totalmente, pero el lenguaje ginocéntrico (al menos cuando la visité la última vez, quizá haya cambiado) no apoyaba a que fuera una plataforma plural.

      http://www.igualeseintransferibles.org/” (Carlos Rodríguez)

      ¿Y no te parece increíble que sea una organización feminista (aunque también haya hombres en ella) la que se tenga que mover por un permiso de paternidad más largo, es decir , por una mejora para los varones? Obviamente lo hacen por su propio interés ya que si el permiso de maternidad es más largo perjudica a las mujeres. Esto lo que demuestra es el nulo interés de la mayoría de los varones en cuestiones de corrresponsabilidad. Es decir, no les molesta su papel del proveedor principal (da poder, eres “el cabeza del familia”, cosa que los hombres valoráis mucho), ni las jornadas largas, o al menos no los cuestionan demasiado. No es que les agrade, pero no lo ven como un problema, no ven una urgencia en cambiarlo. Lo que si les molesta es las consecuencias que tiene tras un divorcio. Por eso piden la custodia compartida, pero no todo el paquete de medidas anterior. Y para muestra un botón. En el País Vasco y Galicia se estableció una medida de discriminación positiva para los varones (si, por increíble que os parezca): Se les pagaría una cantidad de dinero si se acogían a una excedencia por cuidado de hijos mayor que si lo hacía la mujer. Pues bien, ni por esas se las cogían:
      http://www.publico.es/espana/101318/conciliar-sin-igualdadues

      De nuevo, siento el tocho, aunque intente resumir, es un tema controvertido que da lugar a mucho debate. Aunque en el otro post fui algo sarcástica espero que me disculpes, pero es que veo muy poquita auto crítica por vuestra parte, y mucha victimización (método seguido por algún sector del feminismo, que me repatea por cierto pq todo son quejas y no aportan soluciones)

      • Una vez más realizas la peor interpretación posible de las intenciones del varón con respecto al trabajo y el por qué no hay tanto entusiasmo hacia los permisos de paternidad. Según tú, y probablemente la interpretación feminista mayoritaria, se trata del poder que otorga el ser principal proveedor y así “cabeza de familia”. Es justamente por esta lectura que asume en el varón maldad o egoísmo en cada uno de sus actos que bitácoras como ésta son necesarias.

        Voy a ofrecer una explicación más cercana a la realidad del varón y no a las lecturas de un movimiento que no nos entiende o no quiere entendernos. Cuando escribí un artículo sobre la definición del término patriarcado, apareció el tema por primera vez en la sección de comentarios y allí aporté un puñado de artículos donde hombres habían sido despedidos por tomarse toda la baja de paternidad (por minúscula que sea en comparación con la de la mujer). Obviamente el despido se debía a que se les consideraba aprovechados y vagos. Por supuesto hay numerosos casos de mujeres que son despedidas cuando se encuentran embarazadas, incluso lo han hecho organizaciones feministas. Ahora bien, el despido afecta de forma diferente a hombres y mujeres.

        En sociedad, un hombre sin trabajo u ocupación apenas es considerado como tal. Fíjate que una encuesta reveló que el 80% de las mujeres no saldría con un hombre en paro. Y por lo que yo he podido observar, el número me parece hasta bajo. Esto revela algo de la consideración social del hombre desempleado. Como el trabajo es central en su rol de género y nadie ha reducido sus expectativas ni un milímetro, el hombre se va a aferrar a él, pues de otro modo no es nadie. La pérdida de trabajo se ha vinculado con la pérdida de autoestima, la depresión, el divorcio y el suicidio masculino (todos estos factores están vinculados).

        La mujer desempleada puede tener problemas económicos (aunque las familias les ayudan más, como muestra que alrededor del 80% de los sin techo sean hombres), pero aunque sufra económicamente igual que el varón, no padece el mismo rechazo social ni la misma presión, ni el mismo daño a su autoestima. No es igual.

        Como dije, personalmente estoy a favor de las propuestas de PPIINA, pero puedo entender por qué muchos hombres no lo consideran una prioridad, especialmente dado el clima económico actual, y que aunque les ofrezcan más baja, no la tomen.

        El feminismo ve la zanahoria que se le ofrece al varón por el trabajo (los incentivos), pero fracasa al ignorar el palo que va detrás (las consecuencias de no tenerlo). Y de verlo, asume que la culpa es sólo de ellos. Por eso tiene una visión tan plana y negativa sobre lo que realmente motiva a los hombres.

        Respecto a la custodia, nadie está pidiendo que se la den exclusivamente al hombre, por lo que no veo dónde estaría el problema. El padre tendrá que ajustarse a la nueva situación igual que la madre. Si luego hay casos especiales donde se ve que un padre o una madre serán incapaces de atender al niño, siempre pueden determinarse individualmente, pero no me parece de recibo ponerlos como ejemplo para negarle la custodia compartida a todos.

        Te advierto que la etiqueta “victimista” no es bien recibida. Los problemas de las mujeres son de sobra conocidos gracias a organizaciones privadas, gubernamentales, internacionales (ONU Mujeres), medios de comunicación y demás. Se habla de ellos. Se escriben libros. Se hacen estudios. Se pasan leyes. Etcétera. Por el contrario éste es uno de los pocos sitios en español dedicado a los problemas (en plural) del sexo masculino. Un sitio sin ningún tipo de apoyo privado, institucional ni mediático, que sólo cuenta con los escritos del autor y de los participantes. Pero por pequeño que sea nuestro espacio y por poco eco que tenga, ya nos hemos ganado la etiqueta de victimistas, porque como manda la tradición, los hombres no tenemos derecho a quejarnos de nada, aunque sea en un oscuro rincón de internet. En cuanto a la autocrítica, la hacemos cuando corresponde, no cuando nos lo dictan desde fuera quienes no tienen interés alguno en nuestros problemas.

        Como te has disculpado por el comentario anterior voy a permitirte continuar comentando, pero quedas nuevamente avisada. Una muestra más de desprecio y serás expulsada. No digas que no hubo oportunidades.

        Sólo aprobaré dos comentarios más para responder a Susi.

      • susi dijo:

        Bueno no hace falta que me expulses, ya me voy yo. No creo haber sido irrespetuosa en este segundo comentario, lo del victimismo lo he dicho tb de cierto sector feminista. Es absurdo debatir, nunca vamos allegar a un acuerdo. Pero antes de irme quiero dejarte un cometario extraído de Forocoches. Es sobre un chico que expone la posibilidad de ser padre soltero a través de un vientre de alquiler. Es tan, pero tan revelador de como conciben muchos hombres la paternidad(no todos) que no he podido resistir la tentación de ponerlo:

        “Tienes que ser troll, ningun hombre en su sano juicio tendria unos hijos el solo y cometer semejante suicidio social sin estar obligado.

        Una cosa es tener crios en pareja y poder dejarlos al cuidado de la madre muy a menudo para poder continuar con tu vida y otra muy distinta es renunciar a absolutamente TODO LO QUE TE GUSTE, durante los proximos 20 años.”

        Sobre todo el segundo párrafo, es que no hay por donde pillarlo. Los críos para la madre la mayor parte del tiempo y el “a seguir con su vida”.

        Te dejo el hilo, realmente verídico. Es imposible que me lo haya inventado yo. En el mismo hilo muchos se quejan del régimen feminazi pq siempre dan la custodia a la madre. Y es que con sujetos como éste ¿a quien se la van a dar?
        http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=3818030&page=4

        Venga un saludo. Ya nos molesto más. Pero me gustaría que reflexionarais sobre el comentario de este sujeto…

      • @Susi

        Que hayas llamado victimistas también a otros no lo hace menos insulto para nosotros, por lo que sí, fue irrespetuoso.
        Respecto al comentario, es un reflejo del pensamiento del comentarista y no lo considero suficiente como para prohibir la custodia compartida a los demás. También un periódico británico publicó la opinión de varias mujeres saudíes que estaban en contra de que su sexo pudiera legalmente conducir. No creo que por ello se debiera justificar dicha prohibición.

        http://www.theguardian.com/commentisfree/2013/nov/02/saudi-protest-driving-ban-not-popular

  10. Babel dijo:

    Es interesante lo que comenta Roberto del machismo como autogol.
    Creo que la percepción que tienen esas personas es que ellos son Luis Suárez eliminando a Inglaterra, y no se dan cuenta de que perjudican a Uruguay, es decir, al propio Luis Suárez.
    Sé que no es el ejemplo mejor traído porque las relaciones entre hombres y mujeres no se basan en intereses irreconciliables como pueda ser un partido del mundial.
    Pero desde luego tienen la percepción de ser estrellas cuando en realidad están haciendo el ridículo.
    “¿En qué momento aprendimos que el hombre de al lado por el hecho de ser hombre es nuestra competencia y que teníamos que atacar y ganar?”
    Pues fuera aparte del egocentrismo y del afán de poder que es algo que está en la condición humana, las mujeres han tenido un papel decisivo en eso.
    El que ataque y gane tiene más posibilidades de éxito con las mujeres, la ecuación es simple.

  11. Emilio dijo:

    La ausencia de conciencia de género en los varones es para mí una de las incógnitas mayores de todo lo relacionado con la igualdad. Por decirlo abreviado: los hombres sabemos pensar como especie, pero no sabemos hacerlo como género. Es por eso que quizá resultan más lacerantes y ofensivas algunas de las afirmaciones del neofeminismo, como la de que nos hemos puesto de acuerdo para impedir el desarrollo de las mujeres.

    Por supuesto que las cosas hayan sido asi, y ¡ojo! sigan siendo de ese modo tiene que ver una distribución de papeles en relación con los hijos en la que las mujeres fijan las reglas de juego (Brizendin se refiere a este asunto en El cerebro masculino) y en el momento presente ese monopolio es más acusado que nunca hasta el punto de que algunos niños no se tropiezan con la figura masculina hasta prácticamente acabar la escuela primaria.

    Me parece también muy importante destacar lo de que con el pretexto de combatir la competitividad, la escuela española se ha cargado la excelencia, comprometiendo de algún modo el futuro de todos. La competitividad cuando funciona bien nos enseña a ganar pero también a perder y unida al juego constituye no solo algo necesario y una fuente de placeres también una forma de aprendizaje social y en relación con nuestro propio cuerpo.

  12. Isidro dijo:

    Todo o casi todo el pensamiento político de la progresía está inspirado en el pensamiento feminista. El progre denuncia la tradición (en el más amplio sentido de la palabra), y denunciar la tradición es lo mismo que denunciar al varón, por ser éste quien lo ha creado en solitario, al margen (y en contra) de las mujeres –según nos dicen-; ha sido creado a imagen y semejanza del varón. Por tanto, si el mundo tiene hechuras masculinas y funciona mal, el antídoto será reconstruir el mundo a imagen y semejanza de la mujer. Si tanto la vida misma como la psicología académica nos dicen que el hombre es competitivo, amante del reto y autoritario, la progresía tendrá que reconstruir el mundo con los elemento antitéticos de esos atributos masculinos; es decir, un mundo creado por el sexo opuesto del hombre y opuesto al hombre: colaborador, manso, dialogante, igualitario… Y ese nuevo mundo hay que empezar a levantarlo desde sus cimientos: desde la escuela, desde la infancia. Los resultados de esta “revolución” sexual los conocemos todos: nuestros alumnos (especialmente los varones) acaban la escuela con un nivel de conocimientos paupérrimo y, muchos, con el síndrome del emperador bajo el brazo y arrastrando una insolencia y mala educación desde la misma cuna.
    La progresía ha pensado que no podía dar al mejor su justa recompensa ni el reconocimiento social que se merece. Si ensalzamos al buen alumno, estaremos estimulando su emulación, estaremos volviendo a reproducir el error y el horror machista de la competitividad. Tomemos medidas para ocultar los méritos o deméritos. Y, en efecto, así se hizo. Como las comparaciones entre los resultados académicos incitarán a la competición entre el alumnado, lo mejor es eliminar las calificaciones demasiado informativas. A partir de ahora, un sano e igualitario “necesita mejorar” y un rubicundo “progresa adecuadamente”; metiendo en el mismo saco al que lo hacía pésimo y al que lo hacía un poco mal y metiendo en el otro al que lo hacía bien y al que lo hacía sobresaliente.
    Y todo esto, y mucho más, se ha estado practicando impunemente en nuestras escuelas, bajo la batuta severa de una administración que ha presionado a todos los docentes para abajar más y más el nivel de los exámenes y el umbral con que conceder el aprobado. La competición es mala. La competición tiene regusto machista. El capitalismo, también. La autoridad, ídem. Pero todo ese ideario anti-varón ha sido impuesto por señoras y señores (muchas más señoras en Primaria) cuya forma de vida no difería en nada de la que pudieran llevar las personas de derechas. Es decir, el progre no es menos consumista que el de derechas, ni en las altas esferas de nuestros augustos representantes políticos ni en las barriadas pobres ni en los polígonos de las chonis y los canis. No hay más que ver de qué manera las clases “proletarias” llevaron un tren de vida desorbitado durante aquella época en la que parecía posible atar los perros con longanizas. Simples albañiles, fontaneros, herreros, etc., adquirían gigantescos cuatro por cuatro y pisitos que costaban una millonada. O se iban a Cancún, tan frescos. El parné fluía, que era lo importante, y de todo ese discurso anti-capitalista y anti-consumista de la nueva izquierda feminista no se acordaba ni la madre que lo parió.

  13. Babel dijo:

    Carlos, este comentario no es una respuesta a Susi sino una reflexión sobre el masculinismo, su postura antagónica con el feminismo y sus posibilidades:
    Queda claro que el feminismo no es la causa de la deshechabilidad masculina, sino la consecuencia.
    El feminismo, al fomentar la deshechabilidad masculina, nos lleva siglos de ventaja (porque al fin y al cabo eso es lo que se ha hecho siempre).
    Las feministas siempre han encontrado abono en el terreno para mearse sobre las tumbas de los hombres muertos por su rol de género (como acaba de hacer Susi por ejemplo con los muertos en accidentes laborales diciendo que a los padres se la bufan los hijos y demás).
    Al ser el desprecio por los problemas del varón algo que está tan sumamente asentado y que va más allá de la crueldad feminista, las cosas se complican.
    ¿En qué punto creéis que está la sociedad en ese sentido? ¿Creéis que hemos tocado fondo? ¿Qué irá a peor?
    Susi también dijo que el feminismo es muy necesario y que estamos volviendo para atrás.
    Parece que cuantos más espacios surjan que tengan empatía con el varón, más se recrudecerán los ataques feministas. Y quienes están en el poder son (los y las) feministas.
    ¿Acabará siendo delito criticar al feminismo? Por lo que he leído no estamos lejos de eso.
    En resumen e intentando hablar de futuro…. ¿dejará de ser la compasión un recurso limitado o las cosas irán a peor?
    Sé que nadie podrá dar una respuesta 100 x 100 certera, pero bueno me gustaría conocer más argumentos, sean optimistas o pesimistas.
    Saludos.

    • Por desgracia es un tema demasiado amplio y no puedo dar la respuesta que merece. Veo vientos de cambio en Estados Unidos y sobretodo en Canadá, al menos en cuanto a las actitudes sociales. No es mucho pero al menos un comienzo. Eso sí, que se traduzca en cambios institucionales es otro cantar, porque el movimiento masculinista está formado principalmente por hombres de clase trabajadora que tienen que llegar a fin de mes, mientras que en el feminismo las mujeres de clase media-alta tienen acceso a más dinero, poder e influencia, ya sea directamente o a través de sus contactos. En los países hispanos, sin embargo, creo que el camino va a ser más largo.

      Sí puedo decirte que ya hubo una propuesta en la Unión Europea para censurar expresiones antifeministas, aunque parezca mentira, poniéndolas en la misma categoría que las racistas, sexistas y homófobas.

      http://www.avoiceformen.com/suggested-reading/eu-to-ban-anti-feminist-speech/

    • kukuduxu dijo:

      No creo que sea bueno crear una narrativa simétrica a la del feminismo donde el hombre es víctima y la mujer opresora. Es cierto que el hombre ha sido tradicionalmente desechable, pero también lo es que ha tenido menores limitaciones. Tradicionalmente no veías mujeres en las cúpulas de las empresas ni las veías entre los sin-techo. Las mujeres tenían un suelo de cristal que las protegía de caer, a la vez que un techo que las impedía subir.

      El feminismo básicamente se ha concentrado en eliminar las limitaciones que sufrían las mujeres, pero conservando su statu quo de sexo protegido. Eliminas ese techo de cristal, pero conservas el suelo.

      Puede que termine siendo delito criticar el feminismo, pero, ¿por cuanto tiempo?. El feminismo tiene en la actualidad un desprestigio que no había tenido hasta ahora. Puedes convertir en delito el criticarlo, pero taponar una botella sólo consigue que aumente la presión en su interior.

  14. Carlos Mateus dijo:

    Con respecto a Roberto.

    No sé si él tenga la razón o no, por que m***da no leen bien lo que dice en los escritos, será que toca devolverlos a la primaria o toca separa cada palabra con una p**a coma, que basura está pasando.

    Roberto dijo autogol, no dijo que tocaba dejar de competir en todo momento, Roberto se refería a no morderse la cola, no a estancar la evolución humana,, o es que se están haciendo los imbéciles que no entienden, parece que en este foro también se estuviera compitiendo sin necesidad ni beneficio alguno, Roberto no dijo que en si misma la competencia fuera mala, el problema es ¿cuándo? ¿Contra quién? ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Dónde? ¿Cuáles con las consecuencias a mediano y a largo plazo?

    Ojo, si no saben interpretar un texto en español de un simple foro es posible que se dejen meter con facilidad leyes cuyos artículos sean falaces y que los perjudiquen.
    Si una persona quiere contradecir hasta a la sombra, entonces es difícil que se quiera conversar con ella en el futuro, yo por ejemplo gusto de aprovechar la inteligencia ajena, leo cada que puedo los libros de los mejores en sus áreas, A mi me gusta aprender, no importa de quien sea, si algo veo que algo está bien, pues lo copio sin pensarlo dos veces.

    No le veo el chiste a competir en este foro, lo que si se debería hacer es buscar clarificar ideas para incluso proponérselas a los congresistas por lo que votamos, y si no hacen caso declárese la muerte política de dicho servidor público.
    Yo pienso que ustedes son inteligentes, POR FAVOR, por favor no lo disimulen, no hace falta disimularlo, y que m****a (La inteligencia es la capacidad de resolver problemas) detesto cuando toca darle la plata a un persona para que gaste, [No gasta ni dándole la plata]

    O finjamos que somos inteligentes.
    Se me viene la a la cabeza la palabra macho Alfa, no estoy para nada en desacuerdo con dicha palabra, solo digo que, un verdadero líder forma e inspira a otros líderes,

    ¿Competirías con tu hijo de 10 años para demostrarle que eres mejor que él?

    Carlos Rodríguez: Aunque haces bien en señalar lo que sería la verdadera intención de Roberto, a veces las personas interpretan el escrito de un comentarista de diferente manera, no se trata necesariamente de una pobre comprensión lectora o de malas intenciones. Por otra parte, algunas palabras han aparecido con asteriscos, no sé si se trata de autocensura o de alguna función de wordpress, pero en cualquier caso pido que mantengamos la calma.

  15. Babel dijo:

    Carlos Mateus:
    Has entrado con una rabia impresionante que no entiendo de donde viene. Yo personalmente no me estoy haciendo el imbécil al decir ésto. Tampoco sé quien se hace el imbécil según tú. Si estás enfadado yo no tengo la culpa, y no creo que los demás la tengan tampoco. Te contesto porque yo he sido uno de los usuarios que ha comentado las palabras de Roberto.
    Carlos:
    Eso ya lo había leído, de ahí venía mi duda. Gracias de todas maneras.
    Kukuduxu:
    Es verdad que no debemos crear una narrativa de hombres víctimas, sobre todo teniendo en cuenta que ni todas las mujeres son feministas ni todas las personas feministas son mujeres.
    Si prohíben criticarlo el feminismo dará el paso definitivo hacia el totalitarismo sin cortapisas.
    Y es un totalitarismo distinto de los que ha habido a lo largo de la historia, eso es lo que resulta más impredecible.

  16. Pingback: "Roma traditoribus non praemiat"

  17. Der Ketzer dijo:

    Reblogueó esto en marieta15877.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s