Aprobación y comisión de la violencia: el caso de las mujeres en la Hispania prerromana

La guerra ha sido definida como una actividad abrumadoramente masculina. Sin embargo, como hemos visto en otras entradas, las mujeres también han empujado a los hombres al campo de batalla, avergonzándolos para luchar. El caso más conocido es quizá el de las Plumas Blancas, pero hay muchos otros.

En este artículo vamos a presentar uno más, situado en la Hispania prerromana. Los fragmentos de la Historia de Salustio (2.92) nos relatan una breve anécdota sobre las mujeres de una tribu hispana:

Las madres recordaban los actos de valor de sus padres a los soldados que se preparaban a partir para una guerra o una correría de saqueo, cantándoles sus gestas. Así, sabido ya que Pompeyo marchaba a la cabeza de un ejército hostil, los más ancianos propusieron la paz y la sumisión; las mujeres se negaron taxativamente a su decisión y se separaron de los hombres empuñando las armas. Se parapetaron en un lugar bien abastecido cerca de Meóriga y se proclamaron carentes de patria, de padres y de libertad, renunciando a amamantar, a parir y a otras funciones propias de las mujeres. La juventud, inflamada por estos sucesos, revocó los decretos de los ancianos.

Me resulta interesante que cuando se habla de la guerra como actividad masculina, rara vez se hace una separación entre comisión y aprobación de la violencia (o como en este caso, incitación).

El fragmento de Salustio habla de cuatro grupos: los romanos, los ancianos hispanos, los jóvenes hispanos y las mujeres hispanas. Aparentemente, las tres facciones masculinas podrían haber llegado a un acuerdo para evitar el conflicto, pero debido a la presión de las mujeres todos terminan enzarzados en una guerra. Para este caso queda claro que aunque la violencia fuera cometida por los varones, no se puede decir que las mujeres fueran actores pasivos sin un papel en lo sucedido.

A lo largo de la Historia los hombres han cometido la mayor parte de la violencia bélica, pero en la inmensa mayoría de los casos, eso sí, lo hicieron con la aprobación de sus mujeres, y a veces, hasta empujados por ellas. La guerra es, en definitiva, una actividad humana, donde hombres y mujeres han jugado por lo general diferentes papeles, pero rara vez opuestos.

Gracias a Mouguias por llamarme la atención sobre el fragmento aquí mencionado.

Esta entrada fue publicada en Desechabilidad masculina, General, Guerra, Historia, Poder femenino, Relaciones de poder, Roles de género, Tradicionalismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

77 respuestas a Aprobación y comisión de la violencia: el caso de las mujeres en la Hispania prerromana

  1. Eugenio dijo:

    Ya que has mencionado repetidamente el caso de las plumas podemos recordar algo.
    Existe una película muy famosa basada en la novela homónima del escritor británico A. E. W. Mason titulada “Las cuatro plumas”. Y con dicho argumento existen por lo menos 3 versiones, una de 1939 dirigida por Zoltan Korda, otra de 1978 dirigida por Don Sharp, y otra de 2002 que no es tan conocida como las dos anteriores.
    El argumento basado en hechos históricos es el siguiente:
    “ El protagonista ,un joven noble inglés, ha sido instruido desde pequeño en una academia militar para continuar con la saga de grandes militares habidos en la familia. Pero poco a poco va descubriendo que ese mundo no va con él.
    Una vez licenciado como oficial del ejército, su guarnición es destinada a África a combatir a Muhammad Ahmad en lo que acabaría resultando el asedio de Jartum, en el contexto de la rebelión del Mahdi. Sin embargo él decide renunciar a su rango, categoría y se despide del ejército.
    Por ello será tratado como un cobarde tanto por los que eran sus amigos y compañeros camaradas, como por su familia. Sin embargo, lo que mas le duele es el rechazo y reproches de su prometida que ha dejado de creer en él como “hombre”. De hecho le envían 4 plumas como símbolo de cobardía.
    Al no poder soportar toda esa presión, pero sobre todo ejercida por lo que siente por la que era su novia, decide embarcarse en una aventura en solitario por las arenas del Sudán y las Aguas del Nilo en busca de quienes le enviaron esas plumas que tanto afectaron a su vida y moralidad. Obviamente se convertirá devolverá esas plumas a cada uno de los que se han reido de su cobardía, incluida a la que era su novia. Pero para ello se jugará la vida y de paso se convertirá en soldado y héroe.
    A todo esto, el escritor A. E. W. Mason fue soldado y sabia un rato largo no solo de temas militares sino también de códigos morales y éticos de la época que le toco vivir.
    El papel de la “novia” es determinante en la transformación del personaje.
    Las dos primeras versiones son dos clásicos del cine y me extraña que nadie las mencione en temas de “género”.

  2. Sandra dijo:

    El siguiente texto es otro ejemplo de lo mismo, pero en una sociedad contemporánea:

    “Entre el noreste de Uganda y el sur de Sudán, habitan tríbus muy belicosas, los bkarimoyón, turkana y toposa, todos ellos pastores seminómadas que se roban los ganados unos a otros, lo que se conoce como razzias. En tiempos pretéritos con lanzas y flechas y, más recientemente, desde la llegada del progreso técnico a África, con fusiles automáticos y lanzagranadas. Debido a esto, las incursiones para aumentar el número de cabezas de vacuno del propio rebaño a costa de esquilmar el del vecino se han convertido en batallas campales que dejan cientos de muertos sobre el terreno.

    No es que los turkanas, toposas y karimoyones le tengan afición a las razzias de ganado porque sean unos glotones que ansíen hartarse de carne a todas horas, sino porque los hombres jóvenes, si quieren casarse, tienen que aportar un considerable número de vacas al matrimonio. Cuantas mas vacas posee uno con más mujeres se puede casar y esto interesa también a las mujeres solteras, más numerosas que los hombres, que no quieren quedarse solteras pero tampoco renuncian a disfrutar de un buen patrimonio. Así que la sociedad aprovecha la riada hormonal de los jóvenes orientándola hacia la violencia con el fin colectivo de adquirir más bienes y satisfacer a las mujeres.

    Todo esto nos lo contaba una misionera soriana que lleva entre los karimoyones toda su vida. Al principio responsabilizaba de la violencia a los hombres, lo que indudablemente refleja la realidad. Posteriormente nos explicó las estrategias que había desarrollado para disminuir e incluso evitar la violencia tribal. La hermana, a diferencia de los ideólogos del feminismo, no intentaba actuar sobre los hombres, ni reprimiéndolos ni concienciándolos para que adoptaran los valores del feminismo. Para nuestra sorpresa, para que la violencia disminuyera, la hermana había decidido actuar sobre las mujeres. Según nos explicó, los hombres jóvenes no salen a realizar las razzias si previamente no reciben la bendición, la cual reciben de las mujeres. Por lo tanto la religiosa española lleva años intentando convencer a las jóvenes y a sus madres para que acepten entrar al matrimonio sin exigir cantidades exageradas de vacas, lo que en occidente sería el equivalente a firmar una hipoteca bancaria.

    La sinceridad de la hermana nos dejó claro que la violencia masculina, en sus orígenes ancestrales antropológicos, al menos en estas tribus, está bendecida por el colectivo femenino, que es al final el que verdaderamente se beneficia de ella. No sabemos si esto es inamovible o si existe otra vía de canalizar los instintos antropológicos. Pero por lo que respecta a estas tríbus, bastaría que las mujeres dejaran de exigir a los hombres que luchen por su bienestar económico para que éstos abandonasen la violencia. No nos viene de nuevo. Se sabe que la codicia de las mujeres ha desatado miles de guerras a lo largo de la historia. En estas guerras los hombres mueren y las mujeres de los enemigos son violentadas, con el beneplácito de las mujeres de los vencedores, el único grupo que no sufre los horrores de la guerra. En las guerras, las mujeres pueden vencer o pueden perder, sin embargo los hombres siempre pierden. Pagan con su existencia aquello que ellas más anhelan, el bienestar.

    Los publicistas y los expertos en marketing saben perfectamente como funciona la psique humana y la explotan en favor de los intereses de la industria y de la finanza. Las mujeres son en general mejores consumidores que los hombres. En consecuencia, conviene la extensión de los “valores femeninos” a todo el cuerpo social, feminización de los varones y puesta de largo mediática de los gays. Esto ha resultado, gracias al feminismo en la hipócrita criminalización de los varones. Domados, engañados, demonizados y vilipendiados. Con razón el país más belicoso del planeta es el paradigma de lo políticamente correcto y la patria fundacional del movimiento feminista. El ejército de los EEUU se encarga de que a las mujeres norteamericanas no les falte de nada.”

    http://feminofascismo.blogspot.com.es/2011/10/la-violencia-de-la-mujer-sobre-el.html

    • Gracias por compartir esta historia tan jugosa, Sandra. Sólo hay un par de cosas que no comparto: el último párrafo y la frase “se sabe que la codicia de las mujeres ha desatado miles de guerras a lo largo de la historia”. El apoyo de las mujeres a los esfuerzos bélicos a lo largo de la Historia es innegable, pero no considero que podamos hablar de codicia femenina para un número tan alto de conflictos. Al fin y al cabo la codicia no es exclusiva de ninguno de los sexos, aunque cada uno la pueda perseguir por motivos distintos. Dicho esto, me ha resultado una historia bastante interesante, porque reconoce la existencia del poder femenino y cómo éste puede cambiar cosas.

      • Rebeca dijo:

        Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario y hablando de guerras, de mujeres, y del sufrimiento de los hombres en estas, me acuerdo de las declaraciones de Hilary Clinton, que dijo textualmente, no hace mucho tiempo, sobre este asunto:
        “En las guerras, las que mas pierden son las mujeres, porque matan a su marido, a su hijo, a un familiar, a un amigo”

      • Para la señora Clinton parece que la vida del varón sólo es valiosa en cuanto a que afecta a la mujer. Pero por si misma parece no tener valor intrínseco. Una auténtica vergüenza viniendo de parte de una líder con aspiraciones presidenciales.

  3. sai23 dijo:

    Me recuerda a cuando se reivindica a la mujer como dirigente justa y buena por naturaleza… cuando lo más sexista que he visto en mi vida son la Clara y la Telva, con equipos de dirección 100% femenino. A ver si el tema de la violencia y el sexismo no ve a ser algo de género.

  4. Mouguias dijo:

    Ojo a la primera frase de Salustio: eran las mujeres las que cantaban las hazañas de los antepasados para estimular el espiritu combativo de los hombres, eran ellas las que mantenian viva la cultura heroica. Es como lo de las esposas espartanas, despidiendose del guerrero: “vuelve con tu escudo o sobre el”.

    Hay una obra de teatro de Lope, “Las Asturianas”, basada en la leyenda del Tributo de las Cien Doncellas. La obra cuenta cómo una escolta de cristianos llevaba las chicas hasta el cautiverio con los moros. Estando de camino, las prisioneras se quitan la ropa ante los soldados hasta quedar totalmente desnudas. Cuando la comitiva llega donde los moros, sin embargo, se vuelven a cubrir. El capitan cristiano les pregunta por que obran asi y una de las doncellas contesta: “porque estando entre mujeres no tememos descubrirnos, pero los moros son hombres de verdad”. Los cristianos, avergonzados, atacan a los arabes y terminan con el tributo.

    Hay que ser memo para pensarse que hombres y mujeres de una sociedad son entes totalmente aparte, como si la pobrecita señora Corleone no tuviera idea de donde salen las montañas de pasta que le trae el marido. Luego el mafioso va a la carcel y la señora se hace cargo del negocio, con mas mala hostia que el tipo. Cosas que pasan.

    • Gracias una vez más, Mouguias, por la aportación de “Las Asturianas”. Es interesante ver cómo se trata de una dinámica repetida a lo largo de la Historia y del globo.

    • Sandra dijo:

      “porque estando entre mujeres no tememos descubrirnos, pero los moros son hombres de verdad”

      Si Lope de Vega viviese en la actualidad, es probable que sus obras fuesen denunciadas por “SOS Racismo”…

      • Alejandro dijo:

        Yo creo que si Lope de Vega viviese seguro que te denunciaria por ese comentario por a SOS Anacronismo y a SOS Revisionismo Historico

      • Solo quería aclarar, para no crear confusión, que Sandra no ha afirmado que Lope de Vega fuera racista ni está aplicando los parámetros del presente para juzgar el pasado. Lo que insinua es que hoy la reacción de ciertos sectores hoy sería distinta.

  5. Mouguias dijo:

    Un ejemplo mas bestia todavia: los danakil de Etiopía: “no Danakil can marry until he has killed and mutilated his man, and as the number of men thus killed has a direct bearing upon the number of wives which he may take unto himself, the ambition to kill may be the better understood”. En “The Abisinia of Today”, Egbert P. Skinner (1903) http://archive.org/stream/abyssiniaoftoday00skiniala/abyssiniaoftoday00skiniala_djvu.txt
    En “La Enciclopedia Gallach” decían directamente que “las muchachas despreciaran al joven que no haya matado a su primer enemigo”. Lastima que no tenga el libro a mano ahora mismo

  6. Mouguias dijo:

    Perdona que sea tan pesado, pero es que me acabo de acordar de un ejemplo guapisimo: el romance del guante y los leones, que no tiene pocas variantes. Es el ejemplo perfecto y acabado:
    https://depts.washington.edu/hisprom/optional/balladaction.php?igrh=0614
    Ese conde don Manuel, que de León es nombrado,
    2 hizo un hecho en la corte que jamás será olvidado,
    con doña Ana de Mendoza, dama de valor y estado.
    4 Y es que después de comer, andándose paseando
    por el palacio del rey, y otras damas a su lado,
    6 y caballeros con ellas que las iban requebrando,
    a unos altos miradores por descanso se han parado,
    8 y encima la leonera, la doña Ana ha asomado,
    y con ella casi todos, cuatro leones mirando,
    10 cuyos rostros y figuras ponían temor y espanto.
    Y la dama por probar cuál era más esforzado,
    12 dejóse caer el guante, al parecer, descuidado.
    Dice que se le ha caido, muy a pesar de su grado.
    14 Con una voz melindrosa de esta suerte ha proposado:
    –¿Cuál será aquel caballero de esfuerzo tan señalado,
    16 que saque de entre leones el mi guante tan preciado?,
    que yo lo doy mi palabra que será mi requebrado;
    18 será entre todos querido, entre todos más amado.–
    Oído lo ha don Manuel, caballero muy honrado,
    20 que de la afrenta de todos también su parte ha alcanzado.
    Sacó la espada de cinta, revolvió su manto al brazo;
    22 entró dentro la leonera al parecer demudado.
    Los leones se lo miran, ninguno se ha meneado;
    24 salióse libre y exento por la puerta do había entrado.
    Volvió la escalera arriba, el guante en la izquierda mano,
    26 y antes que el guante a la dama un bofetón le hubo dado,
    diciendo y mostrando bien su esfuerzo y valor sobrado:
    28 –Tomad, tomad, y otro día, por un guante desastrado
    no pornéis en riesgo de honra a tanto buen fijo dalgo;
    30 y a quien no le pareciere bien hecho lo ejecutado,
    a ley de buen caballero salga en campo a demandallo.–
    32 La dama le respondiera sin mostrar rostro turbado:
    –No quiero que nadie salga, basta que tengo probado
    34 que sedes vos, don Manuel, entre todos más osado;
    y si de ello sois servido a vos quiero por velado:
    36 marido quiero valiente, que ose castigar lo malo.
    En mí el refrán que se canta se ha cumplido, ejecutado,
    38 que dice: «El que bien te quiere, ese te habrá castigado».–
    De ver que a virtud y honra el bofetón ha aplicado,
    40 y con cuanta mansedumbre respondió, y cuán delicado,
    muy contento y satisfecho don Manuel se lo ha otorgado;
    42 y allí en presencia de todos, los dos las manos se han dado

    • Interesante, aunque el tema de la bofetada y eso de “el que bien te quiere, ése te habrá castigado” es también terrible y complica mucho más el cuadro.

      • Mouguias dijo:

        Hombre, es que en este caso particular no era como para darle una bofetada, era como para cogerla en vilo y tirarla entre los bichos, por imbecil.
        Raro que nadie haya mencionado todavia a Salome, Herodes y Juan el Bautista, el prototipo de la violencia femenina “interpuesta”.

      • No es tanto la bofetada (en la época la violencia en general estaba a la orden del día para muchas más cosas que ahora), como la asociación entre esta bofetada y el amor. Esto último es lo que encuentro realmente perturbador.

  7. Athini Glaucopis dijo:

    De la ‘Germania’ de Tácito (cap. 7-8; traducción de Alamos de Barrientos):

    “Y lo que principalmente los incita a ser valientes y esforzados es, que no hacen sus escuadras y compañías de toda suerte de gentes, como se ofrecen acaso, sino de cada familia y parentela aparte. Y al entrar en la batalla tienen cerca sus prendas más queridas, para que puedan oír los alaridos de las mujeres y los gritos de los niños: y estos son los fieles testigos de sus hechos, y los que más los alaban y engrandecen. Cuando se ven heridos van a enseñar las heridas a sus madres y a sus mujeres, y ellas no tienen pavor de contarlas ni de chuparlas, y en medio de la batalla les llevan refresco y los van animando. De manera que algunas veces, según ellos cuentan, han restaurado las mujeres batallas ya casi perdidas, haciendo volver los escuadrones que se inclinaban a huir, con la constancia de sus ruegos, y con ponerles delante los pechos, y representarles el cercano cautiverio que de esto se seguiría, el cual temen mucho más impacientemente por causa de ellas: tanto, que se puede tener mayor confianza de las ciudades que entre sus rehenes dan algunas doncellas nobles. Porque aún se persuaden que hay en ellas un no sé qué de santidad y prudencia, y por esto no menosprecian sus consejos, ni estiman en poco sus respuestas. Así lo vimos en el imperio del divo Vespasiano, que algunos tuvieron mucho tiempo a Veleda en lugar de diosa. Y también antiguamente habían venerado a Aurinia y a otras muchas; y esto no por adulación , ni como que ellos las hiciesen diosas, sino por tenerlas por tales.”

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

  8. Athini Glaucopis dijo:

    De la biografía de Augusto, por Salustio (cap. 21; traducción propia), cuando habla de las dificultades que éste tenía para pacificar a los germanos:

    “A algunos [de estos pueblos germanos] probó a pedirles un nuevo tipo de rehenes: mujeres, pues se daba cuenta de que cuando entregaban varones como garantía tendían a abandonarlos a su suerte”.

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

  9. Athini Glaucopis dijo:

    Me gustaría mucho encontrar más información sobre este dato que cita Ortega y Gasset (España Invertebrada: II, 6, La ausencia de los mejores):

    “(…) durante la Edad media era Inglaterra un país muy pobre. El ‘señor’ feudal tenía que
    caer periódicamente sobre el continente en busca de botín. Cuando éste se consumía, a la hora de
    comer, la dama del feudal le hacía servir en bandeja una espuela. Ya sabía el caballero lo que esto
    significaba: despensa vacía. Calzaba la espuela y saltaba a Francia, tierra ubérriba.”

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

    • Excelentes las tres aportaciones. Lo que podría salir a la luz si existieran estudios masculinos en la universidad, con un personal especializado en estas cosas, tal como ocurre hoy con el feminismo.

  10. Isidro dijo:

    Cada una de estas historias apoya la tesis de que alguna suerte de fascinación despiertan las mujeres en los hombres, o no me lo explico. Viene a cuento recordar el personaje Don Juan Tenorio. El asesinato de varias decenas de caballeros en duelos no lo hizo parecer repugnante a las doncellas que conquistó. No a Doña Inés. No importa a las mujeres que su pretendiente tenga reputación de valentón, pendenciero, galán y golfo irreductible. Al contrario, no puede disgustarles el hombre pendenciero y conquistador, como no disgusta a la leona el macho alfa: el más peleón, fuerte, terrible y semental de los machos disponibles. Pero todo esto no sólo pertenece al mundo literario. El macho alfa (es decir, el triunfador, célebre y mujeriego) despierta los ardores del mujerío. Yo jamás he visto que los espectadores masculinos de un espectáculo musical medianamente decente lancen su ropa interior a la cantante que actúa en el escenario. Las mujeres, sin embargo, lanzan sujetadores y bragas a su cantante favorito, al tiempo que le gritan aquello tan bonito de “queremos un hijo tuyo”.
    Toda la violencia masculina que las mujeres apoyan e incitan cuando entienden que tendrá consecuencias beneficiosas para ellas, es, en términos de la ideología de “género”, violencia de “género”, y todos los hombres que en ella perecen son víctimas de “violencia de género”. Para mí es violencia de sexo, pero eso es otra cuestión. Ellas, pese a incitar a los hombres a la violencia, pasan por inocentes. Si hay algún filólogo en la sala, me gustaría que tuviera la amabilidad de explicarme o informarme (o corregirme si fuera el caso) sobre un hecho que a mí me parece harto curioso. El siguiente: las feministas se quejan de que el hombre, a lo largo de la historia, han sojuzgado a las mujeres. O que la Iglesia católica ha demonizado a la mujer a través de la pecaminosa figura de Eva. Bien, pues mi curiosidad es, precisamente, acerca de la frecuencia de los nombres Adán y Eva. Yo no conozco a ningún hombre que se llame Adán. En cambio, conozco a muchas Evas. De hecho, en el diccionario la palabra adán tiene el significado que todos conocemos: “hombre desaliñado, sucio o haraposo”. ¿Cómo explicar que siendo Eva la pecadora que desterró a la humanidad del paraíso, nadie tenga problemas en poner de nombre Eva a la hija? ¿Por qué el nombre de Eva no despierta ninguna antipatía y sí lo hace el de Adán?
    A estas alturas de la película, tengo cada vez más claro que estamos ante un tabú. ¿Qué tabú? Considerar a las mujeres culpables de algo es casi un tabú. Pero de esto hablaré en otro momento.

    • jose dijo:

      Hombre, escoger el mito de Adan y Eva para decir que echarle la culpa de algo a las mujeres es un Tabú…

    • jose dijo:

      Como curiosidad Adan fue un nombre muy frecuente en la edad media después perdió “popularidad” (por lo que he podido leer), en la actualidad (2010) es sobre el 0,6%por mil habitantes (en realidad son más porque solo entras en el recuento si en tu localidad hay 20 paisanos o más con ese nombre).

      Con Eva pasa algo similar pero a la inversa, era un nombre minoritario en los 50, el 0,5%por mil y en el 60 (el 1%por mil), si le sumamos el nombre compuesto “Eva María” solo tenemos que añadir en los 50 un 0,25%por mil más. Pero en los 70 sufrió un crecimiento enorme que le sitúa en la actualidad en el 3,8%por mil. Especulando mucho puede que esté relacionado con la liberación de la mujer y la revolución sexual.

      http://www.ine.es/daco/daco42/nombyapel/nombyapel.htm

      Como intentas argumentar desde una perspectiva universal (no es una cuestión de cultura “genero” sino de biología “sexo”) estos datos desmontarán tu argumentación.

      • Isidro dijo:

        Jose,

        yo he discutido mucho con gentes progres de este país, y siempre he llegado a la conclusión de que es una soberana pérdida de tiempo. Y yo me lo estimo mucho. Es razonable discutir con personas razonables, pero no con quienes demuestran no serlo. Y si hay alguien anclado en la más pura irracionalidad en esta España nuestra es el que canta el credo de la progresía y lo políticamente correcto. Tú te presentas con modales aceptables, pero el contenido de tus palabras me parece torticero. No se saca nada con discutir con personas que dinamitan cualquier discusión seria con intervenciones cargadas de mala fe y descaradas manipulaciones. Yo tenía una respuesta pendiente para ti en la entrada dedicada a la encuesta europea sobre “violencia de género”. Pero decidí no dártela. No voy a entrar en tu juego. Hace mucho tiempo que he calado a quienes se hacen los inocentes camuflándose bajo lanas de cordero. Cuando tú quisiste dar a entender que yo estaba comparando las mujeres entrevistadas con TERRORISTAS, tuve claro que tú no mereces ni una palabra mía más. Las que aquí ves son las últimas para ti, salvo que me pidas disculpas con sinceridad. Porque semejante interpretación de mis argumentos solo puede obedecer a una cortedad intelectual con la que yo no quiero lidiar o a una mala fe con la que todavía quiero tener menos que ver. Si esto (los problemas que genera el feminismo) tiene alguna solución, no vendrá de discutir con gente de tan corta inteligencia o de tan larga mala fe. Cierto es que lo que yo afirmo es que esas mujeres que se dejan entrevistar colaboran con una maquinaria que deja tras de sí un interminable reguero de sufrimiento y de leyes terribles. Leyes que llevan a muchos varones al suicidio (perdona que yo esté sensibilizado con algo que no está en la agenda de la sacrosanta progresía española), que lleva a muchos niños a padecer el terrible síndrome de alienación parental, que conduce a la cárcel a hombres por denuncias falsas, etc. Y afirmo que esa colaboración con una maquinaria delictiva es digna de reprobación moral. Es un crimen, pero un crimen, diccionario en mano, con el significado de “acción indebida y reprensible”. Los crímenes que comenten los terroristas son de otro jaez y yo jamás he comparado a las entrevistadas con ningún terrorista. Lo que hice fue argumentar algo que tú o no entendiste o no quisiste entender.

        Que a ti te parezca justo que las mujeres estén “sensibilizadas” con la llamada “violencia de género” no me puede extrañar. Pero no pretendas que todos comulguemos con ruedas de molino. Si quieres aportar algo a esta discusión, empieza por demostrar:

        1. Que la famosa teoría de “género” es cierta. Tendrás en contra a la ciencia, pero puedes intentarlo.
        2. Que sólo las mujeres padecen violencia doméstica.
        3. Que, en cualquier caso, la que ellas padecen es “de género” y merecedora de más atención y preocupación que la que padecen hombres, ancianos y niños (bien a manos de hombres, bien a manos de mujeres).
        4. Que los feministas os preocupáis de todas las formas de violencia y no solo de la que sufren algunas mujeres de algunos hombres. Porque hasta la fecha no se sabe de ningún estudio patrocinado por las feministas que no sea para ocuparse de la violencia que sufren algunas mujeres a manos de algunos hombres o de cualquier otra que no sirva para demonizar a éstos.

        No sigo. Sólo con el primer punto ya tendrías más trabajo del que podrías despachar.

        Por último: nuevamente das muestras de no comprender ni jota cuando dices que esto de los nombres de Adán y Eva refuta mis tesis darwinistas. Mucho me temo que la teoría de Darwin te queda un poco distante, y que difícilmente sabrás si queda o no refutada una teoría que no comprendes.

        Carlos Rodríguez: Todos nos hemos frustrado alguna vez con las opiniones de otro comentarista, pero pido que no caigamos en descalificaciones.

      • A partir de ahora ni Isidro ni Jose podrán comentar sobre lo que opine el otro. Pueden comentar sobre el contenido de la entrada o sobre lo que escriban otros comentaristas.

      • jose dijo:

        Hola Carlos. Me gustaría si pudiese ser una reacción menos tibia ante las 40 lineas de insultos de Isidro. Teniendo en cuenta a que responden (lo de los apellidos) como poco es para sorprenderse, me irrita un poco que alguien pueda insultarme públicamente sin ninguna contención y sin motivos objetivos. En fin tu me diras cual es tu opinión desde fuera.

      • @Jose

        He indicado que el comentario de Isidro cae en las descalificaciones personales y no en la discusión. Si reincide adoptaré otras medidas.

      • Isidro dijo:

        Y a mí me irrita que alguien me acuse públicamente (esto si que es una acusación en toda regla) de considerar TERRORISTAS a las mujeres que se dejaron entrevistar. Es por completo injustificable, y solo puede responder a un deseo manifiesto de difamación. Puedo aceptar que a Carlos, como administrador, se le haya podido pasar por alto en un primer momento, pero no cuando la difamación ya ha sido señalada por mí. No me parece de recibo que alguien pretenda hacer creer al lector que yo he comparado a esas mujeres con terroristas y que ese alguien no sea apercibido. Soy yo quien ha sido insultado.

      • Revisaré el comentario al que aludes. Por desgracia cuando uno anda escaso de tiempo a veces se le pasan cosas.

      • jose dijo:

        gracias Carlos. Básicamente lo que dices es lo que pedía.

      • Isidro dijo:

        Como quisiera que este punto quedara perfectamente claro, voy a hacer un resumen de lo que aquí ha pasado. Si he entrado en lo personal es porque he sido objeto de una burda manipulación con intenciones difamatorias de parte de Jose. Telegráficamente expuesto:

        1. Yo señalé a las mujeres entrevistadas (al menos las que tenían estudios superiores) de colaborar con la política de criminalización del varón.

        2. Tú, Carlos, acabaste por intervenir para advertirme de que también muchos hombres habían concedido ser entrevistados, dando a entender que, dada la propaganda y el sesgo informativo con que son tratados los casos en que el hombre agrede a su pareja, es normal que la población crea que hace lo correcto concediendo ese tipo de entrevistas (que, de antemano, ya se auto-anuncian sesgadas).

        3. Fue entonces cuando yo expliqué que ni siquiera suponiendo que la población femenina (y masculina) estuviera siendo adoctrinada, cabía disculpar a los entrevistados (varones o mujeres). Y para ello puse el ejemplo de los jóvenes vascos duramente adoctrinados por el credo etarra. Ni siquiera dando por hecho que un joven vasco de la kale borroka haya sido adoctrinado en la violencia etarra ha de servirle como eximente de culpa si ha cometido algún desmán o disturbio.

        4. Jose me contestó esto:

        “Pero las que no reúnan estas características no son terroristas, malvadas, adoctrinadas (o no más que cualquiera) ni nada parecido.”

        Bien, quisiera yo saber cuándo he dicho yo que esas mujeres sean terroristas. O cuando he dicho yo que hagan algo comparable a los actos de los terroristas. ¡En ningún momento! Lo único que yo hice al hablar de terrorista fue explicar que ni siquiera las personas fuertemente adoctrinadas, COMO ES EL CASO DE LOS TERRORISTAS, quedan libres ante la ley ni ante el tribunal de nuestra conciencia moral. Por tanto, exijo que el señor Jose explique aquí que quiso decir y qué sentido tuvo decirme que esas mujeres NO son TERRORISTAS. Si yo hubiese dicho o insinuado que son terroristas, me parecería más que justificado que Jose me contestara que NO SON TERRORISTAS. Pero la realidad es que yo jamás he dicho o insinuado tal cosa.

        Por tanto, yo no encuentro otra explicación a estas palabras acusatorias de Jose que el deseo de difamar a mi persona. Es decir, de diccionario en mano:

        “Desacreditar a alguien, de palabra o por escrito, publicando algo contra su buena opinión y fama.”

        En efecto, una manera muy rápida de desacreditarme ante los posibles lectores es tratar de hacerles creer que yo comparo a las mujeres que concedieron ser entrevistadas con terroristas. Insisto, el señor Jose debe responder de sus palabras y justificarlas. Y si no las puede justificar, habrá de entender que yo le responda en los términos que lo hice.

        En este país hace ya mucho tiempo que se pretende atajar y zanjar toda discusión política no por medio de los argumentos y de las pruebas, sino por la fácil vía de la difamación del otro (¡fascista!, ¡machista!) Y hemos llagado a un grado tal de toxicidad que la mayoría de las difamaciones quedan impunes porque son vistas como lo más normal del mundo.
        Carlos, tú siempre has sido escrupuloso en tu labor de administrador. No toleras (y haces bien) que los participantes imputemos al otro intenciones que no están demostradas, etc. Bien, pues en este caso te pido el mismo rigor moderador para con el señor Jose. Es él quien ha incurrido en una falta de difamación.

        Saludos.

      • Gracias por la aclaración, Isidro. Si Jose puso en tu boca palabras que no dijiste tienes derecho a estar enfadado y a sentirte insultado. Es preferible, sin embargo, corregir el registro en un comentario o pedirme que lo haga yo si se me pasó (como has hecho ahora), en lugar de escribir un comentario que contenga ataques personales. En cualquier caso, toda esta situación ha sido el resultado de un error mío en la moderación y les pido disculpas a ambos. La única solución a este problema por el momento es que ninguno de ustedes podrá escribir sobre los comentarios del otro.

    • Helena dijo:

      Me parece que la utilización del nombre de Eva para bautizar a las niñas es bastante reciente, no conozco a ninguna Eva mayor de 50 o 55 años. Quiero decir que ese nombre se usa desde que la mayoría de la población ya no cree en la veracidad de las historias que cuenta la Biblia. También he conocido a algún Adán pero es cierto que es un nombre mucho menos común y que está asociado a ese sentido figurado que mencionas.
      (Si alguien trae pruebas de que el uso del nombre de Eva es más antiguo, rectifico lo dicho).

      • Sandra dijo:

        Si Eva Braun -de padres católicos- viviese, a estas alturas tendría 102 años de edad…
        http://es.wikipedia.org/wiki/Eva_Braun

      • Helena dijo:

        Eva Braun no era española, yo hablaba del uso del nombre en España. Las “modas” en cuanto a nombres de pila varían de país a país. En el mundo anglosajón también se usan Adam y Eve, pero yo juraría que Adam es más frecuente, lo cual también desmentiría la teoría que apuntaba Isidro. De todos modos, se me adelantó Jose con su comentario por lo que el mío ya no aportaba nada.

      • Helena dijo:

        Por cierto, aprovecho para preguntarle a Carlos: el nombre de Adam, en inglés, ¿está asociado a algún significado negativo? Eso de “eres un adán” debe de ser algo exclusivo de España.

      • En mi experiencia habiendo vivido varios años en un país angloparlante, no he visto una expresión parecida, ni una asociación negativa del nombre. Es posible que la haya, pero yo al menos no la conozco.

      • jose dijo:

        Hola helena,

        recuerdo un libro de Ervin panofsky um… Estudio sobre iconología. El primer cuadro que describe es uno de durero (creo) sobre el hombre antes de la civilización. Sale como un animal sin conciencia. Seguramente lo de Adan como vago y guarro etc… viene de que es el hombre primitivo por excelencia. Creo que Adan ademas significa “que viene de la tierra”, pero no es nombre propio sino común, describe a todos los hombres (seres humanos) que en ese periodo eran primitivos. El mito de Adan viene (copia y pega) como el diluvio universal del poema de Gilgames, pero en ese relato Adan se llama Enkidu (el mejor amigo del prota del poema), Enkidu en ese relato es salvaje vive con otros animales, come hierva directamente del suelo, duerme a la intemperie hasta que conoce a su Eva (una prostituta del templo) echan un polvo (que en el relato biblico es la manzana) y entonces Enquidu se civiliza, los animales comienzas a huirle etc y se va a vivir a la ciudad. En ese relato Enquidu, el hombre no civilizado, tambien es un guarrete despreocupado. Hacen mención al hombre como concepto no de varon y mujer sino antes y después de la civilización.

      • jose dijo:

        Lo del mundo anglosajón es muy interesante Adam, Adams… Aporta bastante porque también desmonta fuera de nuestras fronteras que Adam sea un nombre que produce verguenza o algo así…

      • Isidro dijo:

        Carlos,

        no pasa nada. Comprendo perfectamente que el administrador de un blog no puede, por minucioso que sea, estar en todo. Si piensas que lo mejor es que este hombre y yo no crucemos comentarios, por mí no hay problema (no es la resolución que más satisface, pero la acepto). No obstante, como él ha seguido hablando acerca de los nombres (Adán y Eva), me permitirás que le replique aquí.
        Tal como yo lo veo, uno de los más notables problemas que se derivan de no comprender las teorías psicobiológicas es que no se comprende cómo funciona la mente humana, al menos hasta lo poco que hoy sabemos de ella. Como entiendo que este es un problema frecuente e importante, en cuanto pueda escribiré algún comentario para intentar deshacer algunas de las muchas confusiones y falsas creencias que se han ido formando contra el darwinismo y corrientes afines.

        Aquí voy por contestar a lo que se ha dicho del nombre Adán. La explicación filológica que ofrece Jose me parece plenamente convincente. Adán, por ser nuestro antepasado más remoto, más primitivo (en la mitología católica; aunque pueda encerrar algún grado de verdad antropológica), ha servido como metáfora para calificar a la persona desaliñada y sucia; a la criatura humana sin civilizar. Y aunque el diccionario no recoge la voz “adana”, es cierto que en ocasiones se llama “adana” a la mujer sucia y desaliñada. Los hombres primitivos aparecen en nuestra mente como seres cercanos al animal: silvestres, piojosos, sucios… Tal vez sea una visión injusta, pero es la dominante, pese a Rousseau.

        Ahora bien, he de decir que ignoro por completo en qué sentido esta explicación convincente del significado de Adán refuta mi tesis. Por muchas razones (que más adelante expondré), no podría refutarla. De hecho, más bien la confirma. Pues queda por completar la otra mitad del cuadro. A saber: ¿por qué el nombre de Eva, siendo Eva tan primitiva como Adán, no se ha asociado (al menos aquí) al de un ser desaliñado, sucio y haraposo. ¿Por qué? Mi conjetura es que tanto en la mente del varón como en la de la mujer, las mujeres son seres mucho menos primitivos que los hombres. A poco que indaguemos sobre esta cuestión, encontraremos mil ejemplos que confirman esta conjetura. La última entrada de Carlos nos brinda, sin ir más lejos, un lustroso ejemplo de ello. El “Manolo” es esa criatura peluda, con aspecto simiesco, primitiva, tosca y simple que las mujeres abominan, que las mujeres condenan. Prefieren, cómo no, al macho alfa: el atlético y guapo Brad Pitt. El exitoso Brad Pitt. A ése es al que hay que salvar de la quema del holocausto eugenésico para que proporcione el semen adecuado a nuestras delicadas feministas.

        Quizá pueda objetarse que estas asociaciones de ideas (hombre primitivo/ mujer civilizada y refinada) pertenecen al ideario misándrico de las feministas de “género”. Me temo que no. Me temo que esa asociación de ideas se remonta al principio de la misma humanidad. Durante aquello que llamamos patriarcado, las mujeres también gozaban de la misma consideración de seres limpios, civilizados, finos, delicados y curiosos, al menos comparadas con el hombre coetáneo. Todos podemos observar al rudo pistolero del oeste norteamericano, al polvoriento y tosco vaquero de brutales modales. Las mujeres, en cambio, son seres gráciles y delicados que pasean de un lugar a otro sombrilla en mano y que tildan de brutos a esos hombres, aunque en ese entonces los quieran, pese a todo, especialmente valentones y bravos. En El Quijote, el hombre es, igualmente, ese duro guerrero que ha de salvar a la primorosa doncella. El hombre, el caballero, es ese tipo acostumbrado a los infinitos rigores de la aventura bélica, de la vida militar. Podríamos remontarnos a la época que quisiéramos y siempre encontraríamos (salvo raras excepciones que requerirían excepcionales explicaciones) el mismo patrón. El varón, por ser el guerrero, se ha forjado un carácter duro y despreocupado de las minucias de la higiene personal. La mujer, por ser la madre que cuida a niños y hogares, ha de mostrarse refinada, suave y tierna. Mientras que al hombre le corresponde la guerra, el salvajismo y el odio, a la mujer le corresponde la paz, la civilización doméstica, el cuidado de los inocentes y el amor.

        Mis sospechas iniciales respecto de la deriva semántica de los nombres Adán y Eva, lejos de desvanecerse, se mantienen intactas. Una de las conclusiones que extraigo de todo esto es la que mantengo desde hace tiempo: el feminismo no inventa nada realmente nuevo, sino que nutre su ideario de ideas, impresiones, juicios y prejuicios incardinados en la mente de varones y mujeres y que se derivan de las diferentes funciones naturales que desempeñan ellos y ellas en la sociedad. Se trata de creencias que no siempre han tenido necesariamente un matiz peyorativo contra el varón. Hoy, sin embargo, todas las creencias populares sobre el varón se tiñen, feminismo mediante, de tintes infamantes.

        En otro comentario expondré, como dije, los argumentos necesarios para hacer comprender mejor las tesis darwinistas.

      • Gracias Isidro por extender tu tesis. Para no avivar más el fuego, la discusión sobre los nombres de Adán y Eva termina aquí. Varios comentaristas han expuesto sus puntos de vista y los lectores pueden formarse una opinión con lo que han leído.

  11. Rebeca dijo:

    Los derechos de los hombres son derechos humanos. ¡Falso! Por supuesto que eso es falso, porque los hombres son animales, pero algunos hacen buenas mascotas
    Algunos hombres si son buenas mascotas. Por ejemplo históricamente, los hombres negros fueron muy buenas mascotas para las mujeres blancas.
    Sin embargo a los hombres se les trata como animales, se les enjaula, se les quita a sus hijos, se desprecia y nigunea su a su relación con sus hijos, se les corta parte de sus genitales sin anestesia (Mutilación genital masculina) y se les envia al matadero, sin rechistar (Las Guerras).
    Por supuesto, si los hombres fueran verdaderamente tratados como animales, existirían organizaciones internacionales dedicadas a proteger sus derechos e intentando evitar la crueldad hacia ellos.
    En cambio, los hombres tienen organizaciones internacionales, quienes usan nuestro miedo hacia su sexualidad para justificar quitarles sus derechos. Y justificar, indirectamente, la justicia de los linchamientos en contra de ellos.
    Así es que la pregunta es ¿Pueden los hombres evolucionar?
    Yo sé que esa pregunta es retórica y personalmente yo creo que la pregunta no es si es que los hombres pueden evolucionar, pero, digamos que me lo tomo en serio, los hombres pueden ser vistos como lo que sea, excepto animales, porque si fueran vistos como seres humanos, dejarían de tratarlos como a ganado.

  12. Arturo dijo:

    Estas cosas no han cambiado como podemos ver en la página 3 (internacional) de El Pais de hoy domingo.
    http://lector.kioskoymas.com/epaper/viewer.aspx

    El soldado de la foto es casi seguro un recluta, no un espectáculo para turistas y, si el conflicto acaba en guerra o en atentado terrorista, podría ser esta la última foto del chico.

  13. Pingback: Anónimo

  14. Eugenio dijo:

    En otro momento Carlos preguntabas ¿porque en algunas sociedades se persigue la homosexualidad femenina si teóricamente supone eliminar potenciales rivales para conseguir mujeres?
    Yo te lo puedo explicar, otra cosa es que me creas no y la explicación es la única posible.
    Como sabemos la homosexualidad masculina históricamente ha estado muchísimo mas perseguida que la femenina en nuestra sociedad occidental, de hecho las penas por sodomía podían ser de muerte.
    Lo curioso es que culturalmente occidente es heredera directa de la Antigua Grecia, y en la Antigua Grecia estaba del todo aceptada.
    De hecho en la antigua Grecia se consideraba que el único amor posible era entre hombres y que la relación hombre mujer tenía un carácter mas reproductor.
    En dicha Sociedad la mujer estaba socialmente claramente mas subordina que en la actual y ello obedecía claramente a que el canon ético y estético era claramente masculino. Enteramente masculino.
    De hecho para los griegos el canon ético y estético iban profundamente ligados. Lo que era bello era bueno y lo que era bueno era bello. Lo malo era feo y viceversa.
    Obviamente el canon de belleza reproducido por los escultores de la época era enteramente masculinos y la mayoría de los desnudos son de varones.Plaxisteles, Fidias, etc.
    Lo que resulta obvio es que en nuestra cultura a la mujer se la llama sexo débil o bello y al varón sexo fuerte o feo, y ello es porque ha habido una inversión total del patrón estético que ha provocado que la mujer gane mas peso en la sociedad.
    Los varones en la actualidad en Occidente somos los “feos” de la película. En la película de Sergio Leone “El bueno, el feo y el malo” los varones nos reservaríamos los dos últimos papeles, y eso es lógico y normal, porque desde pequeños en los cuentos todos hemos identificado belleza con bondad y los varones somos en Occidente el sexo feo. Feo y y malo, por consiguiente, después de haber roto claramente con el patrón griego.
    En buena parte de Asia, Japón por ejemplo, ha existido una mayor tolerancia a la homosexualidad porque el varón en dicha cultura sigue percibiéndose estéticamente como atractivo y éticamente como bueno.
    La conversión de la mujer en el objeto estético y paradigma de la belleza ha provocado fuertes modificaciones en nuestra sociedad.
    En nuestra sociedad por ejemplo nadie negara que dos mujeres pueden robar a un hombre una bicicleta o un coche bien a punta de pistola bien utilizando otros medios. Sin embargo durante miles de años se ha negado que puedan abusar sexualmente de él o le puedan o quieran violar. Eso es algo que por ejemplo choca muchísimo a los homosexuales de nuestra sociedad, que si creen que hay algo que puede ser “robado” o violado. Que realmente hay algo que tiene valor.Porque todos sabemos que objetivamente todo lo que tiene valor puede ser robado o estafado: un reloj, una camiseta, etc.
    El cuerpo de un hombre en cambio no. No puede ser violado ni abusado por mujeres porque obviamente no tiene ningun valor. Eso es lo que ha dicho nuestra sociedad occidental durante miles de años.
    Tenemos interiorizado que dos, tres o cuatro mujeres nunca pueden querer ni violar a un hombre y eso ha quedado así reflejado en todos los códigos penales de Occidente donde no se preveía tal posibilidad. Era siempre el hombre el que quería sexo.
    Gracias a esa cosmovisión estética-etica, a cambio de sexo la mujer podía y debía solicitar contraprestaciones en el contrato matrimonial, ya que la guapa ofrecia su belleza al feo. De hecho la sexualidad en Occidente, a diferencia de la Antigua Grecia, se concibe como ensuciamiento, mancilla miento y degeneración de la pureza y belleza femenina. El varón no se deprava sexualmente porque no tiene belleza ni pureza alguna que salvar y el contracto con la mujere no le ensucia.
    Ese esquema halla su paroxismo “Feminismo norteamericano” que es una readaptación del viejo “Marianismo” y donde supuestamente se cree que toda penetración hiere y agrede a la mujer per se.
    Si no conocemos o no queremos conocer lo que supone la imagen de la virgen Maria, y la importancia del patrón estético-ético vamos mal para entender como funciona nuestra sociedad.
    En dos palabras: Un hombre que toca el culo durante 20 segundos seguidos a una mujer sin su consentimiento probablemente reciba una condena penal muchísimo mayor que un hombre al que cinco carceleras le rocíen el cuerpo de excrementos y le metan un palo por el ano.
    El porque depende de ese patrón estético donde solo pueden violar y mancillar los varones y donde a las féminas solo les puede corresponder el papel de víctimas.
    Victimas que por cierto han de ser resarcidas e indemnizadas sobre todo en el contrato matrimonial y en el divorcio. En el divorcio obviamente ha de pagarse la carne corrompida y mancillada, y es normal que pague de por vida el “mancillador”.
    La persecución de la homosexualidad masculina tiene como fin declarar que la sociedad piense y actue de un modo femenino ya que estéticamente e ideológicamente es la mujer el ser al que hay que admirar y por el que los varones han de competir y luchar. Se lucha , se mata y se muere principalmente por tener la mejor hembra de la especie, esto es la mas bella. Ese es el patrón lanzado por la sociedad. Y la más bella decidirá a su consorte en función de la lucha entre varones.Pero no tiene porque ser una lucha física. Aquel que triunfe social y económica se llevara a la guapa de la película.
    Recomiendo ver el filme “El lobo de Wall Street”. Sexo y poder. Poder y Sexo. O mejor dicho, los varones alfa y las bellas. Las bellas y los varones alfas.
    Y las mujeres tendrán dos vías para triunfar: ser bellas, o el mundo laboral.
    Los varones en cambio uno solo.
    Eso explica que la mayoría de los mendigos sean varones y que en la búsqueda de la igualdad nuestra sociedad profundamente feminista esté llena de peluquerías.

    • @Eugenio
      No realizaba la pregunta porque no tuviera una respuesta, sino para indicar que la competición masculina por las mujeres no sirve para explicar todos los comportamientos del hombre. Sin embargo me alegro de que hayas respondido porque me ha gustado mucho tu comentario y trata un tema que quería cubrir en otra entrada: el canon de belleza masculino. Sin embargo como lo hiciste tan bien creo que voy a citar tu comentario y utilizarlo como base para añadir una o dos cosas más, si me das tu permiso.
      Aunque creo que tu comentario incluye muchas cosas que son muy ciertas, no sé si puede considerarse la única razón, o la más importante, para explicar la persecución o no de la homosexualidad masculina, pero podemos debatir el tema en una futura entrada. En cualquier caso, excelente aportación, Eugenio.

    • Jeipi dijo:

      “Un hombre que toca el culo durante 20 segundos seguidos a una mujer sin su consentimiento probablemente reciba una condena penal muchísimo mayor que un hombre al que cinco carceleras le rocíen el cuerpo de excrementos y le metan un palo por el ano.”

      ¿Cómo? ¿Cinco carceleras agredena un hombre y a quien hay que condenar es a la víctima?
      Menudo lapsus, ¿no?

  15. Sandra dijo:

    “porque estando entre mujeres no tememos descubrirnos, pero los moros son hombres de verdad”
    Si Lope de Vega viviese en la actualidad, es probable que sus obras fuesen denunciadas por “SOS Racismo”… (Sandra)

    “Yo creo que si Lope de Vega viviese seguro que te denunciaria por ese comentario por a SOS Anacronismo y a SOS Revisionismo Historico” (Alejandro)

    “Solo quería aclarar, para no crear confusión, que Sandra no ha afirmado que Lope de Vega fuera racista ni está aplicando los parámetros del presente para juzgar el pasado. Lo que insinua es que hoy la reacción de ciertos sectores hoy sería distinta.” (Carlos Rodríguez)

    Lope de Vega no era racista, simplemente porque en su época tal “delito” no existía. La consideración del “racismo” como algo “malo” es un hecho muy reciente, de la segunda mitad del siglo XX en adelante. De hecho, hasta hace pocos años, alguien tan poco sospechoso de ser un “racista” (en el sentido peyorativo que hoy se le da al término) como era Salvador Allende, podía decir cosas en su tesis doctoral tales como: “[Entre los árabes] hay algunas tribus, honradas y laboriosas, las más son aventureras, imprevisoras, ociosas y con tendencia al hurto”
    (SALVADOR ALLENDE («Higiene mental y delincuencia», 1933). (http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2005/498/1114898404.html). Por eso sí que sería un anacronismo acusar a alguien de otra época por algo que en su contexto histórico no estaba mal visto. Lo que sí estaba mal visto en aquellos tiempos -al igual que en la actualidad- era la violación (que en los textos de la época de Lope de Vega suele aparecer con expresiones como “forzar”). En ese sentido Lope de Vega lo único que hace es poner por escrito lo que era “vox populi”, y que no tenía nada que ver con conceptos raciales entendidos como ser más o menos inteligente en función de la raza, sino con determinados “usos y costumbres” propios de ciertos grupos humanos. ¿Partía esa “vox populi” de un prejuicio o de algo con base real? No lo sabemos, porque no contamos con estadísticas criminológicas para la época. Sí contamos, en cambio, con estadísticas actuales. Desgraciadamente es muy difícil encontrar una estadística oficial actual sobre porcentajes de violadores ateniéndonos a la etnia de los que perpetran tales agresiones. Carlos nos dirá que eso es para evitar linchamientos sobre minorías. Pero esa explicación vendría a darle la razón a quien sospeche que estadísticamente unos violan más que otros. Porque, ¿si no hay más violadores entre un grupo que entre otro, y todo parte de prejuicios que no son ciertos, qué razón hay para que esas estadísticas no sean públicas?
    No hay anacronismo ni revisionismo histórico alguno en lo que he dicho. Lope de Vega escribe en un contexto cultural en el que la violación está repudiada socialmente, y en ese sentido coincide con la visión actual -y probablemente de todos los tiempos- sobre la violación. Ya años antes del tiempo de Lope de Vega, Beatriz de Bobadilla (que fue amante del rey Fernando el católico) había mandado castrar a un hombre por tal delito:
    “En caso que hubiesen mandado castrar a Baltasar Tamborino, aunque aquello no se comprueba… en aquello habría hecho y administrado justicia, porque el dicho Baltasar Tamborino habría dormido carnalmente con una muchacha de edad de cuatro o cinco años…” (http://www.gevic.net/info/contenidos/opcionesMenu_preview.php?opcion=1&idcomarca=-1&idcon=669&idcap=185&idcat=1&idcomplemento=53).
    El error de Alejandro está en que ha entrado a defender a quien yo no había pretendido atacar. Porque en mi comentario no había una reprobación de lo que había escrito Lope de Vega. Todo lo contrario, ya que valoraba el que tuviera la posibilidad de decir cosas que hoy serían inadmisibles por aquello de la corrección política.

    • @Sandra

      Para evitar malentendidos, lo que he dicho es que entiendo que ciertos grupos no se pronuncien para protestar crímenes cometidos por minorías, pues sólo propicia el odio hacia tales. Sin embargo, creo sin ningún atisbo de duda que no deben maquillarse ni ocultarse las estadísticas, incriminen a quien incriminen, pues sólo conociendo el problema se puede solucionar. Eso sí, las estadísticas han de ser consideradas en contexto.

      • Alejandro dijo:

        Vayamos por partes, digamos que todo lo que se suprime del dialogo por causa de la corrección política no es que no exista simplemente es que se silencia. La teoría de la multiculturalidad, que da soporte a todas las construcciones sobre el racismo/xenofobia, está siendo contestada desde muchos lugares y pienso que a la larga no se sostiene claro que este es un tema que toca solamente de forma indirecta la temática de este blog.
        Yo pienso que en general, en aquella época se trataba a la mujer de una forma más respetuosa que hoy en día.

      • Es posible, pero con matices. Si se la tratara con más respeto, lo más probable es que eso sólo se diera si las mujeres obedecían el rol de género impuesto por la época y el lugar, como ocurría con los hombres.

  16. Pingback: La misandria en Pikara Magazine: el feminismo y la “Liberación Final” | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  17. Eugenio dijo:

    Yo lo que quería decir era lo siguiente:
    Isidro en este mismo Blog decía “Carlos, no sé si conocerás la siguiente cifra. Cerca de 3.500 mujeres ejercieron como vigilantes en los campos de concentración del nazismo”.
    Las carceleras de los lager o campos de exterminio nazi son ampliamente conocidas.
    ¿Cuántas presas y presos estuvieron a su merced?
    Miles o millones sin lugar a dudas.
    ¿Por poner En un país como USA donde existe una población reclusa con de mas de 2 millones doscientos mil varones y las carceleras son mas del 40 por ciento cuantos casos puede haber de abuso sexual?
    Sin embargo la Ley dice que las mujeres no pueden “violar” a los hombres. Y como no pueden hacerlo tanto los casos de las vigilantes nazis, como las carceleras de la prisión de Abu Gahib que también han aparecido en distintos blogs masculinistas, como las carceleras de China, de Corea del Norte, de cualquier sistema penitenciario del mundo, sea este mas o menos democrático o mas o menos dictatorial pueden hacer lo que les de la gana con los presos varones porque los hombres legalmente no pueden ser violados por mujeres y las penas por abusos van a siempre, siempre mucho menores. Esa era una de las preguntas que tu mismo Carlos has planteado recientemente. ¿Pueden las mujeres violar a los hombres?
    Sin embargo en una discoteca tocar el culo a una mujer sin su consentimiento en nuestro Código Penal esta recogido como mínimo como delito contra la libertad e indemnidad sexual de esa mujer, y entonces, como abuso sexual, si vamos al código penal español, en función de que se aplique el articulo 178, o el 180 la pena podría ser hasta de 10 años de cárcel y nunca menos de 1 año.
    En cambio en el caso de carceleras, sean nazis con presos judíos, gitanos, etc, o norteamericanas o de donde sea que introducen palos por el culo a un varón, y le torturan de modo reiterado durante meses, paseando a dichos presos con collares de perro desnudos, haciéndole vestir de mujer, obligándoles a masturbarse en público, rociándole de excrementos, aplicándole descargas eléctricas y todo lo demás, con fotos incluidas que lo demuestren, de esas carceleras ninguna cumplió ni cumplirá 2 años de cárcel porque ellas no “violan a nadie”.
    Penas de risa en función del sexo. En menos de 2 años a la calle. Te pueden echar bastante mas si en una discoteca le tocas las tetas o el culo a una mujer sin su consentimiento durante 20 segundos.
    Y que conste que no soy partidario de tocar nada a nadie sin su consentimiento, pero creo que maltratar y violar a cualquiera al que se tiene a su merced simplemente por ser judío, o gitano, o por lo lo que sea, incluso si esta en la cárcel por robar o ser un yonqui, y meterle palos por el ano, etc, etc, debería estar mas penado, independientemente de que la que la victima sea varón y la “no violadora legalmente” sea mujer.
    Ante la pregunta que formulaste Carlos la respuesta ha de ser contundente: Históricamente la Ley de modo reiterado ha dicho en casi todo el Occidente que las mujeres no pueden violar a los hombres. Los judíos de los campos de exterminio si no hubieran sido asesinados, si solamente hubieran sido “humillados” del modo que lo fueron, no podrían esperar una condena de sus carceleras que no fuera de chiste según la Ley Española o norteamericana, por ejemplo. Si, Condenas de chiste si las carceleras son mujeres, porque según la Ley ellas no pueden “violar” a los hombres.

  18. Eugenio dijo:

    Creo que los nombres de Irma Grese, Elisabeth Volkenrath,Juana Bormann, Herta Ehlert ,María Mandel , Margot Dreschel ,Irene Haschke
    Johanna Langefeld ,Dorothea Binz , Ilse Koch ,Emma Anne Zimmer , Herta Bothe o mucho mas recientemente Lynndie Rana England, por decir unos pocos, deberían bastar para demostrar que tambien las mujeres pueden “violar”.

  19. Eugenio dijo:

    Por mi puedes moverlo a la sección “pueden violar las mujeres a los hombres” o la que quieras.
    Y respecto a lo del tema de la explicación de porque nuestra sociedad es homofoba también puedes utilizarlo.
    Creo que hay que estar loco para sugerir siquiera que la cultura de la Antigua Grecia pudiera ser homófoba, y en dicha cultura siempre se ha dicho que el papel de la mujer estaba mucho mas subordinado que en Roma, por ejemplo.
    Por tanto identificar “machismo” con patriarcado con “homofobia” es históricamente ridículo.
    Precisamente la homofobia es una consecuencia de que el patrón estético y ético de una sociedad evoluciona a convertir al varón en sexo “feo” “malo”. Todos hemos oído: el hombre como del oso cuanto mas feo mas hermoso.
    Al varón se le define como sexo feo y solo las multinacionacionales de productos de cosmética, pero por pura necesidad de ventas, han provocado un cambio de esa percepción, para poder vender a los hombres también colonias, desodorantes, etc.
    Nuestra sociedad continuamente vende la idea de la “sacralidad” del cuerpo femenino. El cuerpo femenino es bello y puro, y por ello corrompible al contacto con el cuerpo del varón.
    Es por ello que no existe película porno masculina que no incluya por lo menos una escena entre lesbianas.
    Psicologicamente estamos muy preparados para aceptar el lesbianismo.No nos choca, porque es algo entre dos seres bellos. Esteticamente asi lo vivimos y experimentamos.
    La relación heterosexual, en cambio se ve de otra manera en nuestra sociedad. La bella y la bestia, dicho de alguna manera. Y la bella necesita de héroes que la protejan. Todos los héroes de cine y comics son sobre todo protectores de damas y doncellas.
    Ese mensaje ha evolucionado pero sigue siendo el mismo y hay multitud de varones que se ven a si mismos como Capitanes Trueno, o feministas salvadores de Sigrid de Thule o vaya usted a saber.
    Una sola heroína merece que se sacrifiquen por ellas miles de individuos, tribus, naciones y planetas enteros. Y en esa cosmovisión ética y estética los homosexuales son sobre todo marcianos que creen que el cuerpo del hombre tiene “algún valor” en un mensaje que continuamente proclama lo contrario.
    El cuerpo y la del varón solo adquiere valor en confrontación con otros varones, y solo venciondolos y consiguiendo bienes materiales y riquezas es como adquiere realmente belleza.
    La mujer es bella en su desnudez.
    El hombre es bello solamente si es capaz de tapar esa desnudez con joyas, abrigos de piel, y demás riquezas. Cuanto mas capaz es de tapar esa desnudez con prendas caras mas sex appel tendrá él.
    La belleza de ella será carnal. En bikini blanco, como Ursula Andress.La de él, de smoking, pajarita o corbata y denotando status económico y poderoso. James Bond será un ejemplo.
    La belleza de ella estará en ella misma. La de él en sus “circunstancias”. Es bello un varón que se baja de un Ferrari rojo, o es un futbolista de exito, o un actor de cine.
    La violación aparece entonces como el sumun de todos los crímenes posibles, pero obviamente solo puede ser violada ella. Solo se puede robar algo que tiene valor y el cuerpo del hombre en su desnudez no lo tiene. Eso es lo que de modo intuitivo repite machaconamente nuestra sociedad.
    En Roma existian las vírgenes vestales.
    El pensamiento cristiano es una síntesis del pensamiento judío mas la tradición pagana romana.
    Los judíos no creían en el carácter sacro del cuerpo femenino, ni mucho menos, los griegos tampoco pero los romanos si, y las romanas, no digamos.
    Ese carácter sacro del cuerpo femenino ha sido heredado por el cristianianismo, pero sobre todo por el pensamiento protestante y calvinista y en USA, Alemania y los países nórdicos, Con Suecia a la cabeza, alcanza el Cenit.
    De ahí la generación del termino Feminicidio.
    Es necesario ese carácter sacro para que alguna pueda “reivindicar” una reparación por los ultrajes que ha sufrido su cuerpo.
    De hecho hemos olvidado muy pronto que no hace mucho tiempo reiteradamente se decía que toda penetración comportaba “violación” y que las mujeres no podían estar interesadas en el sexo. Que el sexo era algo animal, violento y sucio, y propio solamente de varones.

  20. Mouguias dijo:

    Estoy leyendo “Lady With a Mead Cup” de Michael J. Enright, (Four Courts Press, 1996) un libro de historia que trata de reconstruir el ritual de entronizacion entre los antiguos germanos. Poco que ver con feminismo, masculinismo o politica, a priori. Sin embargo, entre las paginas 43 – 55 me encuentro un tema muy interesante: la Hetzerin o “cizañera / provocadora”.
    En la antigua literatura germana (sobre todo en las sagas escandinavas, pero tambien en las cronicas de los francos), se hallan multitud de personajes femeninos que incitan a su pariente varon a la violencia. En el episodio mas tipico, el marido u otro pariente proximo de la hetzerin ha sido asesinado. El jefe de la familia prefiere llegar a un acuerdo economico con los asesinos en lugar de comenzar una cadena de venganzas. La mujer, entonces, le acusa de ser un cobarde y de falta de hombria, exigiendo sangre por sangre. Si a pesar de todo el hombre no cede, existia un ritual por el que si ella lograba hacerle tocar la sangre o la ropa ensangrentada del muerto, le obligaba a la venganza. Los personajes masculinos, al parecer, quedaban indefensos ante estas estratagemas y, sin causar el menor daño a la mujer, emprenden la guerra como ella quiere. Rolf Heller registro hasta cincuenta y un ejemplos de cizañera en las sagas, y hoy dia se consideran el personaje femenino mas tipico de las sagas.
    Por supuesto, no ha faltado la negacion rabiosa de este hecho: Jenny Jochen, autora sueca, afirma que la hetzerin es un invento de los autores varones de las sagas, reflejando “el espejismo de los temores y fantasias masculinas”. Michael Enright, por su parte, la manda a paseo y afirma que la hetzerin tiene toda la pinta de ser autentica, y su comportamiento tiene todo el sentido del mundo; ella no arriesga nada y lo tiene muy facil para obligar a otros a que le hagan el trabajo sucio.
    Me hace gracia la expresion, “el espejismo de los temores y fantasias masculinos”. Me recuerda aquellos medicos del XIX que hablaban del “furor uterino” y otras zarandajas parecidas para justificar la inferioridad mental de la mujer. Realmente estas tiparracas nos consideran subhumanos.

  21. Helena dijo:

    Voy a hacer como que no he leído lo de tiparracas y lo de la inferioridad mental de la mujer y os voy a dejar un ejemplo del romancero castellano. En este romance, doña Jimena exige al rey y a otros hombres que venguen la muerte de su padre: http://www.poesi.as/indx0011.htm

    Pero en este otro vemos que no era mujer sedienta de sangre y propone otra solución mejor: http://www.poesi.as/indx0012.htm

    • Gracias Helena. En este caso lo veo diferente porque ella, aunque clama venganza, acude al rey, que es lo más parecido a acudir hoy al Estado. De todas formas es una buena referencia.

      Sobre el comentario de Mouguias, al menos como yo lo interpreté, creo que hacía referencia a cómo los doctores de aquella época consideraban que la mujer podía ser mentalmente inferior. No creo que esté diciendo que él crea eso. Lo de tiparracas se me pasó y ahora está tachado, pero también creo que se refería a la académica y otras como ella que negaban la historicidad de la cizañera, no una referencia a todas las mujeres (aunque no justifique el insulto). De todas formas invito a Mouguias a que clarifique.

      • Mouguias dijo:

        Carlos, era eso lo que pretendia decir exactamente.
        Helena, haz como que no has leido lo que te de la gana, pero la frase que yo cito, “espejismos de los temores y fantasias masculinos”, solo puede entenderse de una manera: el hombre es mentalmente inferior. Hemos llegado a tal punto que semejante frase ni siquiera te llama la atencion. Curioso, ¿Verdad?
        Carlos, es tu blog y tu tacharas lo que consideres oportuno, pero para mi el feminismo no es una ideologia respetable, igual que no lo es el fascismo, y los motivos los conoces mejor que yo. Beatriz Gimeno y sus “normas de comportamiento para hombres” no es ninguna excentrica, es una intelectual feminista respetada e influyente. Miguel Lorente, el de “mutilar el pene es como cortarse las uñas” es uno de los personajes mas importantes de la ideologia de genero en España y ocupo un alto cargo durante años. No son “extremistas” sino que su fanatismo representa la corriente dominante hoy dia. Es una ideologia peligrosa, es una amenaza. Es cierto que todos tenemos motivos para moderar el discurso, sin embargo. La hegemonia feminista es tan abrumadora que cualquier salida de tono les serviria de municion y se volveria contra nosotros. La brujula moral, sin embargo, me funciona bien de momento: Malala Yousafzai es una heroina, Valerie Solanas era una chiflada y una criminal.
        http://actualidad.rt.com/sociedad/165996-feminista-decide-abortar-bebe-masculino#.VNp6XsTeTrI.twitter

      • Gracias por la aclaración, Mouguias. Quedemos en que todo fue un malentendido.

  22. Helena dijo:

    Aclarado queda. Solo quería señalar que la noticia que enlaza Mouguias puede no ser cierta ; http://www.snopes.com/media/notnews/abortedboy.asp

  23. Helena dijo:

    Por cierto, yo no creo que la frase esa de los espejismos esté diciendo que los hombres sean mentalmente inferiores. Soy muy simple y considero que simplemente quiere decir lo que dice, que da por hecho que las sagas las escribieron hombres (no sé cómo puede saber esto) y reflejaron en ellas sus fantasías. Igual que las autoras de novelas rosas reflejan en ellas sus fantasías (y las de otras mujeres).

    • Sólo clarificar que las sagas utilizan ficción pero también Historia, como el los viajes a América en la Saga de los Groelandeses o de Erik el Rojo, que luego fueron confirmados por la arqueología. De ahí que haya una disputa sobre la historicidad o no de la cizañera.

  24. Mouguias dijo:

    El Tahrid era un genero de poesia arabe preislamico en el que una mujer incita a un pariente varon a vengar la muerte de otro pariente asesinado. Ejemplo:
    If you will not seek vengeance for your brother,
    Take off your weapons
    And fling them on the flinty ground.
    Take up the eye pencil, don the camisole,
    Dress yourself in women’s bodices!
    What wretched kin you are to a kinsman oppressed!
    You have been diverted from avenging your brother
    By a bite of minced meat,
    A lick of meager milk.
    La web tiene buena pinta, Carlos:
    http://purplemotes.net/2014/02/09/tahrid-women-inciting-men/

    • Muy bueno Mouguias. La Historia es un buen antídoto contra todas las tonterías que nos quieren hacer creer, pero por desgracia la narrativa de género imperante ha calado tanto que muchos dan la batalla por perdida, dándole la razón a las ideas que tanto critican.

  25. Pingback: La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (I) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  26. Pingback: La discriminación masculina en 31 memes (con fuentes) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  27. Pingback: Por qué el trabajo de esta bitácora no es como “los blancos quejándose del racismo que sufren” | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  28. Pingback: Hacia una nueva historia de las relaciones de género | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s