El estudio de la Unión Europea sobre la violencia en la pareja: un fraude

La guerra mediática contra el varón sigue su curso, esta vez a cargo de un estudio de la Agencia por los Derechos Fundamentales de la Unión Europea. El informe señala que un 33% de las mujeres ha experimentado violencia a partir de los 15 años: el 22% dentro de una relación de pareja y el 11% por parte de otra persona. Como era de esperar, numerosos medios de comunicación no han tardado en hacerse eco de la noticia, de forma irresponsable como ya ocurrió con el informe de ONU Mujeres.

Nadie parece haber reparado, sin embargo, en que los resultados de este informe se basan en una muestra altamente cuestionable. Los investigadores entrevistaron a mujeres de los 28 países de la Unión Europea. Cada país contó con entre 1.500 y 1.600 entrevistas completas, siendo la excepción Luxemburgo, donde se entrevistaron a 908 mujeres (p. 16, 174). Uno podría pensar, por tanto, que los porcentajes de violencia presentados por el estudio y los medios de comunicación se basan en las respuestas de las 42.023 mujeres entrevistadas, lo que constituye una muestra aceptable. Sin embargo, la realidad ha terminado siendo otra.

Violencia mujeres europeasCuando se trata de la violencia experimentada en los últimos 12 meses, como el propio estudio indica, los porcentajes entre paréntesis se basan en resultados donde menos de 30 mujeres respondieron a la pregunta (p. 34). Veamos con un ejemplo a lo que me refiero.

En el caso de España, 1.520 mujeres fueron entrevistadas. Cuando se les preguntó si habían sufrido violencia a manos de su pareja actual, menos de 30 mujeres ofrecieron respuesta alguna a la pregunta. Es decir, desconocemos el estado de al menos 1.490 mujeres que decidieron no responder, pese a que participaron en el estudio. Cuando se trata de violencia a manos de compañeros que la mujer tuvo en el pasado, la situación es similar: menos de 30 mujeres respondieron. Por tanto, lo que sabemos de esta violencia proviene de una muestra estadísticamente descartable (menos del 2% del total). Y además en ella la inmensa mayoría de las mujeres niega haber experimentado violencia por parte de su pareja o ex-pareja.

El caso de violencia por parte de la ex-pareja es especialmente llamativo, pues en 21 de los 28 países investigados menos de 30 mujeres decidieron responder. Por otra parte, donde los porcentajes aparecen sin paréntesis, no sabemos cuál es el número de mujeres participantes, sólo que fueron al menos 30. Es decir, la muestra podría basarse en 30 mujeres o en 1.500, un margen que va del 2% al 100% de las entrevistadas. No sabemos, y por tanto los datos también son cuestionables.

¿Por qué hubo tantas mujeres que decidieron no responder? ¿Qué nos dicen estos datos? Tampoco lo sabemos. Lo que sí sabemos es que la investigación podría haber calculado los porcentajes en base al total de mujeres entrevistadas, y no en base a las que decidieron responder dicha pregunta. Si hubieran hecho eso los resultados mostrarían un porcentaje confirmado de mujeres que experimentaron violencia, un porcentaje confirmado de mujeres que no la experimentaron, y un porcentaje de mujeres cuya experiencia es desconocida (“no contesta”). Eso habría sido lo honesto.

Por supuesto alguien podría objetar que quizá un gran número no respondió este cuestionario anónimo porque mantienen la visión (supuestamente) tradicional de que se trata de un asunto privado y no tienen que compartirlo. A lo que yo podría objetar que en ese caso podrían haber decidido no ser entrevistadas en absoluto si el tema les molestaba. También podría añadir que quizá muchas no respondieron porque el problema investigado no les afectaba personalmente y no tomaron el cuestionario demasiado en serio. Como dije, no lo sabemos. Lo que está claro es que los investigadores no iban a volver con las manos vacías. Necesitaban mostrar, como de costumbre, datos escandalosos para continuar recibiendo subvenciones.

Cuando se trata de la violencia a partir de los 15 años (p. 28), en lugar de los últimos doce meses, no encontramos números entre paréntesis. Sin embargo, dudo que eso signifique que hubo más de 30 mujeres en cada país que decidieron responder. ¿En qué me baso para decir esto? En que esta tabla es anterior a la de violencia en los últimos 12 meses, cuando por primera vez se aplica la regla de los paréntesis.

Alguien podría afirmar que eso se debe a que sólo en la tabla de violencia en los últimos 12 meses encontraron ese problema (pocas mujeres contestando), y que por ello la regla aparece aquí por primera vez para atajar dicho problema. Esto sería lógico si no fuera porque también aplican otra regla donde aquellas observaciones con menos de cinco respuestas aparecerán representadas con un guion, y sin embargo dicho problema no se encuentra en la tabla. Es decir, no aplicaron las reglas para abordar un problema que habían encontrado por primera vez. En cualquier caso, los investigadores podrían habernos dado el número total de respuestas por país en cada tabla para sacarnos de dudas, pero no lo hicieron. Resumiendo, y aunque suene cómico, se desconoce el número de mujeres cuya experiencia se desconoce.

A esta baja participación habría que añadir otros problemas, como que un empujón cuente estadísticamente igual que una paliza o una violación para calcular este 33% de mujeres afectadas (p. 27), o que al igual que ONU Mujeres se incluyan casos donde la violencia sexual fue presentada de forma críptica, como por ejemplo cuando se pregunta si la mujer consintió a la actividad sexual porque temía lo que podría pasar si se negaba (p. 27). Hay mujeres que podrían haber marcado esta casilla porque “lo que podría pasar” es que su hombre la dejara, algo que no creo deba considerarse violencia sexual. El estudio podría haber hablado de “represalias violentas”, por ejemplo, para aclarar las consecuencias a las qué se refería, pero tampoco lo hizo.

Por otra parte, no son únicamente datos lo que me hace cuestionar la fiabilidad del estudio. La propia perspectiva adoptada por los investigadores también pone en tela de juicio la imparcialidad del producto. Veamos qué se dice al inicio del documento (p. 7):

La violencia contra las mujeres puede abordarse a través de la óptica de los derechos fundamentales. Es una violación de la dignidad humana y, en su peor forma, una violación del derecho de la vida. Es también una expresión de extrema desigualdad por razón de sexo.

Hay instituciones y medios de comunicación que hablan de proporciones epidémicas cuando se refieren a la violencia contra las mujeres. Y sin embargo ignoran quiénes son las principales víctimas de lo que el estudio definió como “violación de la dignidad humana en su peor forma”.

Homicides worldwide by gender 2

Esto también debería constituir una expresión de extrema desigualdad por razón de sexo. Yo diría más, el hecho de que los estudios de género no discutan la violencia experimentada por el varón para poner la sufrida por la mujer en perspectiva me parece que habla volúmenes. En esta línea, el estudio continúa hablando como si la violencia afectara únicamente a las mujeres (p. 8):

La violencia contra las mujeres está cada vez más reconocida como un abuso de los derechos fundamentales.

Así debe ser. Por desgracia, falta que se haga lo mismo con la violencia contra los varones. Digo esto porque el estudio también señala cuál es la definición de violencia de género por parte de Naciones Unidas (p. 9):

La violencia que se dirige contra una mujer porque es mujer, o que afecta a las mujeres de forma desproporcionada.

Como ven, sólo la violencia que afecta a la mujer puede ser definida como violencia de género. Aquella que afecta al hombre por ser hombre (el reclutamiento forzado para la guerra, por ejemplo) o que afecta al hombre de forma desproporcionada (casi cualquier tipo de violencia) no forman parte de esta categoría. Por tanto no hace falta realizar estudios ni condenarla como una violación de los derechos humanos fundamentales. La violencia contra los hombres forma parte de los problemas sociales (aquí el enunciado siempre será neutral en cuanto a género) o dicho de otra manera son “cosas que pasan”.

Por supuesto alguien dirá que no es lo mismo, porque la violencia hacia el varón es perpetrada generalmente por otros varones. Es decir, que aunque seas inocente o buena persona, como tienes pene igual que quien te ha asesinado, en cierto modo es también culpa tuya y no mereces la misma atención.

El estudio también concluye que (p.7):

Muchas formas de violencia contra las mujeres todavía no han sido tratadas de forma explícita a través de la ley de la Unión Europea.

El mensaje de éste y otro tipo de informes está claro: la mujer tiene derecho a llevar una vida libre de violencia, y el hombre tiene la obligación proporcionársela. Quizá no se haga referencia directa al hombre, pero cuando se habla de que la Unión Europea establezca nuevas leyes, eso es lo único que podemos entender. Al fin y al cabo, la mayoría de quienes pasan las leyes (políticos), las aplican (fuerzas policiales), las sufren (caso de la LIVG) y financian mediante impuestos el sistema que permite su funcionamiento, así como la investigación de estudios para proponerlas, son hombres.

Simultáneamente, se nos dice que la culpa de la violencia es del género masculino en general, como quedó señalado en ElDiario:

Uno de los desafíos a los que nos enfrentamos son los cambios en la masculinidad. Hay que hablar de por qué pegan los hombres, las mujeres ya hemos cambiado mucho, hacen falta cambios en las masculinidad.

Como ven aquí, el problema no son los hombres que cometen el crimen, sino todos los hombres, y por ello es necesario cambiar nuestra cultura (porque afecta a la mujer, no porque nos afecte a nosotros). Por una parte se nos responsabiliza de la violencia y por otra se nos dice que no estamos haciendo lo suficiente. Porque somos odiosos, pero eso sí, unos odiosos útiles.

Esta entrada fue publicada en Feminismo, General, Homicidio, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Malos tratos, Noticias, Quién se beneficia de tu hombría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

76 respuestas a El estudio de la Unión Europea sobre la violencia en la pareja: un fraude

  1. Salvador dijo:

    “Autonazismo”
    Definamos el nazismo como una actitud política que se caracteriza por considerar (de una manera enfermiza) inferiores y dañinos a unos colectivos humanos que por esta razón se ven atacados, despreciados y privados de sus derechos, hasta el punto de considerar positiva su desaparición.
    A partir de esta definición, podemos distinguir 2 tipos de nazismo opuestos entre sí:
    1º: El que considera inferiores y dañinos a los que son diferentes, como fue el caso del nazismo alemán, del que hemos tomado el nombre de este concepto.
    2º: El que considera inferior y dañino al mismo colectivo que profesa el nazismo, no a los diferentes.
    A este 2º tipo de nazismo lo podemos llamar autonazismo para distinguirlo del nazismo por todos conocido. O, todavía mejor, lo podemos llamar homonazismo o nazismo contra los iguales, y al tradicional, heteronazismo o nazismo contra los diferentes.
    Parece una paradoja que pueda existir un colectivo que se tenga manía a si mismo de una manera enfermiza, hasta el punto de atacarse a si mismo con falsos argumentos, llegando a considerarse biológicamente inferior y dañino, no merecedor de derechos legalmente reconocidos, etc. ¡Y todo ello ignorando la evidencia científica y las leyes vigentes contra la discriminación!
    Sin embargo, estos colectivos existen. El actualmente más importante es el de los varones occidentales.
    A los varones occidentales no les preocupa, o bien están convencidos, por ejemplo, de que ellos tienen menor esperanza de vida que las mujeres porque son más débiles, por una causa natural, y no por una causa social, externa, por una desigualdad o discriminaciones contra ellos.
    En el ámbito educativo, tampoco existe ningún problema para considerar que el mayor fracaso escolar masculino y su mayor abandono prematuro de los estudios por parte de ellos, la minoría de varones en las universidades, etc., se debe a que los chicos son menos inteligentes que las chicas, o a que están menos interesados por el saber, etc.
    Estos prejuicios compartidos o consentidos por todos llevan a que los problemas educativos de los varones no se tengan en cuenta, ni se intenten corregir.
    Como tampoco se intentan corregir lo que evidentemente son sus consecuencias más evidentes: la abrumadora incidencia de la muerte prematura de los varones por suicidio o conductas de riesgo o autodestructivas y la también abrumadora y creciente incidencia de encarcelamientos.
    Todo ello se considera “natural”, puesto que el varón es biológicamente más débil y moralmente peor. No debemos preocuparnos por ello porque es cosa de la Naturaleza misma, de la inferioridad del sexo masculino

    • Aunque el feminismo tiene a veces aires autoritarios, no voy a compararlo con el nazismo. Creo que el feminismo institucional actual ya se está creando una terrible reputación sin que tengamos que asociarlo negativamente a otra ideología.

  2. sai23 dijo:

    He venido a este blog precisamente para ver si podía resolver un par de dudas con respecto a este informe, ya que llevo un par de días contínuamente oyendo hablar de esto en diversos medios, y escuchando exactamente la misma noticia palabra-por-palabra. Conociendo el periodismo español, esto tiene toda la pinta de un copy-paste masivo de una noticia que viene “de arriba”.
    Para empezar me chirría mucho lo que se comenta sobre España, hay demasiadas contradicciones. Por ejemplo:
    – España tiene niveles de violencia sexual muy bajos comparados con el entorno (la mitad que Francia, y muchísimo menos que los países nórdicos, por ejemplo)
    – Esto se debe a que los países nordicos estan más sensibilizados en cuanto a VG, y no existe tanto miedo a la hora de denunciar el maltrato. Se insinúa, por tanto, que el maltrato en España es bastante mayor de lo que refleja el informe.
    – Sin embargo, se alaban las cualidades de la legislación y la “concienciación” en España, que está siendo tomada cómo modelo en los países nórdicos.

    Ante lo que yo me pregunto. Cómo es posible que se tome como ejemplo una legislación que en 5 años no ha conseguido ni uno de los objetivos que se plantea, es decir, neutralizar el reparo a denunciar el maltrato y reducir el número de agresiones.

    Yo tampoco soy partidario de comparar estas prácitcas con las d el nazismo, como el comentario de arriba, pero este tipo de informes suscitan reacciones del tipo:

    “Son cifras escalofriantes ante las que no caben encogerse de hombros como si esta violencia fuera inevitable. Hay que combatir el patriarcado con todas nuestras fuerzas. Y no caben medias tintas en esta batalla. ” (comentario real en la noticia dada por elmundo.es)

    Es decir “No se muy bien contra qué, pero es necesario luchar sin siquiera pensar en ello, al 100%, contra todo aquello que tenga pinta de patriarcado. Esto, unido a espacios como el blog “micromachismos” de eldiario.es, en el que se le atribuye al patriarcado desde los anuncios estúpidos a las violaciones, crea un caldo de cultivo de odio e ignorancia muy similar a lo que se vivió a mediados del SXX.

    En cuanto a la tabla del artículo tengo una duda. Los números entre paréntesis son porcentajes, y los que no están entre paréntesis son casos individuales?. De entre cuántos casos individuales? No se si soy yo, pero estas estadísticas me parecen muy confusas.

    • @Sai

      A las entrevistadas no se les preguntó si habían experimentado “violencia de género” o cosas así. Al menos en el apartado de violencia física, las preguntas son como “¿te ha empujado tu pareja?, ¿te ha dado una bofetada?, ¿te ha golpeado la cabeza contra algo?, etc. (p. 27) .” Independientemente de la concienciación, cualquier mujer puede responder estas preguntas con exactitud. Cuando se trata de violencia sexual, como ya mencioné, sí hay al menos una pregunta que se presta a interpretación, pero a una que infla los datos y no a la inversa.
      Sobre la tabla, la diferencia entre los números entre paréntesis y los que no es que los primeros se obtuvieron en base a menos de 30 respuestas y los segundos con al menos 30 respuestas.

      • sai23 dijo:

        Vamos, que si empiezo a juntar compañeros de trabajo en la empresa (somos 15) y les hago una encuesta a ellos y sus familias, tendría más o menos la misma base que la estadística que aquí se analiza?
        Sinceramente, no doy crédito. No a tu análisis, sino a que se le de tanta relevancia a unas estadísticas con tan poca base. No puedo entender por qué no ha salido una sola voz discordante en absolutamente ningún medio de comunicación.

      • Lo que a mí me aterra es que esto lo sabemos porque los investigadores decidieron aclararlo en su estudio. Podrían no haberlo hecho y sus conclusiones habrían parecido mucho más fuertes. A veces me pregunto si esto ha pasado en estudios de organizaciones más radicales como ONU Mujeres.

    • jose dijo:

      Hola sai

      el estudio o macro encuesta o como quieras llamarlo se realizó a mas de 15 personas por pais, de echo lo que se hizo fue un cuestionario largo a unas veinte personas por pais de la UE y otro abreviado a unas 1500 por pais aproximadamente, es decir unas 41000 encuestas. Aparte de la ambigüedad de alguna pregunta metodologicamente lo que parece un problema es que las encuestas no se hicieron sobre grupos seleccionados (por edades, estudios, renta…) sino al azar por la calle por lo que los datos en algunos paises no podran ser comparados con los datos de otros paises.

      un saludo.

    • Anónimo dijo:

      – Sin embargo, se alaban las cualidades de la legislación y la “concienciación” en España, que está siendo tomada cómo modelo en los países nórdicos.
      ¿Cómo?, ¿Cuándo? y ¿dónde se puede leer que los países nórdicos tomen a España como modelo para combatir la violencia? Sinceramente no me lo creo.

  3. jose dijo:

    Tengo la impresión que este estudio (he tenido el cuestionario entre las manos) ha conseguido cerrar el círculo de identificar toda la violencia que sufre una mujer como violencia contra las mujeres.

    Además muchas de las preguntas dan lugar a dudas, en una de ellas identifica ser abrazada o recibir pornografía de un compañero como acoso sexual en el mundo laboral por ejemplo.
    Tampoco está estructurado por edades por lo menos en los datos que han ido dando (creo que por metodología esto demostraría que el estudio ha fracasado ya que no llega a comparar las mismas edades de los distintos países, esto es porque se hicieron con encuestas al azar por la calle y el resultado es que la media de mujeres en España era bastante joven y la holandesa bastante envejecida por ejemplo). Como son encuestas para mayores de 15 años (la mayoria) también da lugar a dudas sobre el concepto de lo que se consideraría malos tratos porque no aparta la autoridad paterna y materna del castigo que puede sufrir un adolescente fácilmente hasta los 18 años de la autoridad indebida entre dos adultos (supongo que estadísticamente no variará mucho los resultados pero hacerlo por edades despeja dudas, tanto en este sentido por ejemplo al saber los datos reales de “mujeres que se han visto privadas de libertad”, como más importante saber quien está describiendo un comportamiento que vivio en los años 50 y quien lo vivio en su pasado inmediato fuera del ultimo año)

    Tampoco creo que se pueda decir que el estudio en sí sea contra los varones ya que no es un trabajo que describa el numero de agresores solo de agresiones. Aunque las consecuencias que tomen las autoridades en base a este estudio si puede que en parte sea contra los varones. Pero a mí como español (y esta es una frase que creo no digo casi nunca) si ha habido algo que me ha ofendido:

    Los datos son muy positivos (la mitad o menos) en cuanto a violencia en los países mediterráneos europeos (excluyendo Francia), Irlanda, Polonia y algún país más. Lo que teniendo en cuenta que vivo, España, en uno de los países con menor número de mujeres asesinadas por sus parejas y que el mismo estudio reconoce como un país donde más aparece en prensa sucesos de ese tipo (en contraste, es decir se visibiliza más) y que algo así como el ochenta por ciento de las encuestadas había visto recientemente una campaña contra la violencia machista y además sabía donde acudir o a que numero llamar (de memoria me suena que es el 016), frente a menos de la mitad en los paises del norte, pese a todo esto la única conclusión (sin mas motivo que el dato de violencia) posible por el que en estos países (incluyendo españa) hay menos mujeres que declaran en la encuesta ser agredidas es porque en los países del mediterraneo somos tan machistas que no percibimos las agresiones machistas. Y todo puede ser, pero en la forma que lo han concluido es un sesgo étnico, es decir racista. Que una vez más nos comemos los mediterráneos de los rubios del norte. Y que se apila a lo de vagos (trabajando más horas al día de media y por un salario más bajo que los países del norte), vividores (cuando practicametne toda la renta se destina a necesidades básicas) y ultracatolicos (cuando cualquiera que valla a una iglesia se dara cuenta que están vacias), y el resto de prejuicios que encierra todos los clichés que encima los propios españoles nos creemos y repetimos.

    • @Jose

      Te ruego que me indiques tu fuente. Es que temo que estemos hablando de diferentes estudios, ya que el tema de la pornografía no se menciona en éste, que yo haya visto.
      Con respecto a si se criminaliza al varón, aparece al inicio del estudio (página 7, 3 primeros párrafos).

      • jose dijo:

        hola
        en ese cuestionario se pregunta frecuentemente por el envio de material sexual explicito a traves de internet interpretandolo como una forma de acoso.

      • He buscado en todos los enlaces que me has dado pero sigo sin ver eso de la pornografía. ¿Me podrías decir la página exácta del documento?

      • jose dijo:

        Hola
        Como es domingo por la mañana te pido algo de piedad para poder buscartelo mañana pero si das un vistazo rapido al cuestionario esta plagado de preguntas sobre recibir ese material lo que se considerara un tipo de agresion (si no no hay motivo para preguntarlo). ejemplo en el enlace del test:

        Pag.11. C01i: Alguien le ha enviado material ofensivo en redes sociales como…
        Pag.11. CO1K: Alquien te hizo ver material pornografico en contra de tus deseos.
        Pag16. CO5.11 Alguien te hizo ver material pronografico en contra de tus deseos.

        En la pagina 10.
        “Aveces usted puede haber experimentado que la gente actua hacia usted de forma que no lo deseaba o le parecía ofensiva”.
        C01a. Contacto fisico no deseado, abrazos o besar.
        ….
        C01h. Correos o SMS con contenido sexualmente explicito que la ofendieron.

        puedes explicarme porque se criminaliza al varon en los tres primeros parrafos de la pagina 7 del enlace que aportaste?

        buen finde.

      • Gracias Jose, lo encontré. Efectivamente, estamos hablando de documentos diferentes (aunque pertenecientes al mismo informe). Lo que me mandaste fue el cuestionario, lo que yo enlacé fue el estudio al completo. Aquí mi enlace (el primero de la entrada):
        http://fra.europa.eu/sites/default/files/fra-2014-vaw-survey-main-results_en.pdf

        La confusión viene de que el estudio completo, en la página 27, incluye las preguntas que se hicieron en entrevista. Sin embargo, en el cuestionario que me has pasado tú aparecen muchas otras preguntas, que son bastante más cuestionables que las presentadas en el estudio general. En resumen, teniendo en cuenta el cuestionario al completo (que me has enviado), parece que los resultados son incluso más sospechosos, como ya apuntaste. También, comprobando la interminable extensión del sondeo, cabe pensar que la baja participación se deba a este factor.

        En fin, disculpa mi torpeza y gracias por tu paciencia.

    • Eugenio dijo:

      Has dicho : “Y todo puede ser, pero en la forma que lo han concluido es un sesgo étnico, es decir racista. Que una vez más nos comemos los mediterráneos de los rubios del norte. Y que se apila a lo de vagos (trabajando más horas al día de media y por un salario más bajo que los países del norte), vividores (cuando practicametne toda la renta se destina a necesidades básicas) y ultracatolicos (cuando cualquiera que valla a una iglesia se dara cuenta que están vacias), y el resto de prejuicios que encierra todos los clichés que encima los propios españoles nos creemos y repetimos.”
      Respecto a eso que dices tienes toda la razón.
      Voy a poner dos ejemplos.
      Por un lado se atribuye al carácter machista-mediterraneo la causa de la violencia machista.
      Sin embargo en los países anglos y nórdicos las tasas de homicidios de esposas a cargo de sus parejas dobla, y triplica los porcentajes de países como España. Conclusion: Falso a todas luces.
      Pero es que otro tópico carente de base es que en los países “católicos” supuestamente respecto al sexo la iglesia católica ha sido una influencia tan perniciosa que…..
      Todos sabemos si hacemos un peinado de los países del mundo donde existe mas promiscuidad sexual todos son católicos y no ni protestantes, ni musulmanes, ni…
      Una vez mas los anglos y los nórdicos no solamente son económicamente superiores a los mediterráneos, sino que pretenden ser superiores en temas de moral, urbanismo, convivencia, etc.
      Sin embargo creo que en todo el Mediterraneo, incluyendo todo el Magreb, no existe un país donde el modelo de familia sea peor, si peor que el de países “civilizados” como Gran Bretaña, USA, etc.
      La violencia de los hooligan, o la de la sociedad norteamerican tiene mucho que ver con ese autentico fiasco y fracaso que es su modelo de “familia”.
      Tienen una mierda de comida y una mierda de modelo de familia. Y sin embargo los exportan a todo el mundo.

      • jose dijo:

        Hola.
        además el estudio tambien relacionaba el alcoholismo con la violencia dentro de la familia y los paises nordicos tienen indices mayores de esa enfermedad.

        Me parece que por intentar demostrar el patriarcado nos hemos (o los feministas y las leyes de espiritu feminista) metido en el lio de juzgar la ideologia del agresor (machismo) en lugar de buscar las causas profundas de la agresión (consumo de alcohol y otras drogas, patologias varias, renta y nivel de estudios…) para desarrollar planes de acción contra la violencia. Lo sorprendente es que una vez que ha cambiado la realidad o no coincide con el discurso feminista, su discurso no cambia. Me refiero a que muchos feministas se imaginan que la violencia contra las mujeres esta bien vista socialmente. Cualquiera se dará cuenta que es una de las formas de violencia peor vistas socialmente, sin embargo la realidad no hace que cambie el discurso predominante feminista.

        un saludo eugenio.

  4. Isidro dijo:

    Me parece increíble que haya tantas mujeres que no contesten. La verdad, me malicio una posible explicación a tanta abstención. El que calla otorga. Ante la pregunta de si te han violado o maltratado, no cabe el silencio si la verdad es que no ha habido violación o maltrato. No cabe el silencio porque ese silencio puede tender una sombra de duda sobre la pareja. ¿Es esto lo que desean las mujeres que no contestan esas preguntas? Si no lo es, lo parece.

    • Yo creo que probablemente se debe a que tenían prisa por terminar el cuestionario, porque estaban ocupadas, pero a la hora de la verdad sólo los investigadores pueden arrojar luz sobre el por qué de la abstención.

      • Isidro dijo:

        Sí, Carlos, cualquier cosa puede ser. Pero todas las alternativas me parecen sumamente improbables. Si a mí me preguntaran si me pegó, o algo por el estilo, una ex durante la relación, me faltaría tiempo para responder que no en caso de que fuera así. Y me faltaría tiempo para contestar que sí en caso de que me hubiera pegado, porque no es una cuestión banal, precisamente.
        ¿Puede ser que, como sugieres, podrían estar atareadas? Sí, claro, ¿pero tantas mujeres ocupadas en ese momento? Si no fuera esta la razón que explicara tanta abstención, ¿cuál podría ser? Sólo se me ocurre la que antes he apuntado. Y no me extrañaría tanto que fuera esa la razón habida cuenta del ambiente contaminado de criminalización del sexo masculino. Guardar silencio ante preguntas tan graves es la mejor opción entre mentir descaradamente (“sí, me pegó) y decir una verdad (“no, no me pegó”) que, seguramente, no interesa a muchas mujeres. Todas las mujeres de Occidente saben perfectamente de qué va todo esto. Saben perfectamente que esas encuestan se hacen para criminalizar al hombre. Nadie -ninguna mujer en este caso- se debería prestar a rellenar esas encuestas. Quien se presta, sabe perfectamente cuál es su finalidad: criminalizar al hombre. ¿Qué se consigue con ello? Todas lo saben: más subvenciones, más leyes que las privilegien, más ayudas, un suelo más llano por donde pisar, menos obstáculos (normales) para encontrar trabajos, más facilidad para quedarse con la vivienda y la pensión, etc. Podría objetarse que las encuestadas no sabían si los entrevistadores pasarían también la encuesta a una muestra de la población masculina, pero me parecería una objeción demasiado ingenua, además de que la cuestión se resuelve con una simple pregunta: “¿pasarán este cuestionario también a los hombres?”
        Lo siento, Carlos. No puedo disculpar a las mujeres que acceden a pasar ese cuestionario porque saben perfectamente de qué va la cosa y cuáles son los objetivos de hacerlos. Si ellas están tan dispuestas a criminizalizar al varón en bloque, yo también puedo hacer lo mismo con ellas. Y ojo, no por una cuestión de revancha, sino porque me parece un crimen que ellas nos criminalicen, que se presten al juego de demonizar al hombre sin ningún reparo ni objeción.

        Porque, Carlos, veamos este asunto desde otro ángulo. Supongamos que a ti te pasaran un cuestionario en el que te preguntan exclusivamente si has sido asaltado, golpeado o herido por integrantes de la población negra. Y supongamos que tú supieras que en ningún momento tienen intención de pasarle la encuesta a los negros para preguntarles lo mismo sobre los blancos, o que supueras que no te van a preguntar nada sobre las agresiones que perpetran los blancos contra los blancos u otras razas, etc. Que sepas, en definitiva, que esa encuesta no tiene otro objetivo que criminalizar a la población negra. ¿Te prestarías a hacer la encuesta? Estoy seguro de que no, porque te sentirías mal por colaborar con una política racista.
        Supongamos que te preguntan: “¿Has sido golpeado por una persona negra en los últimos 12 meses?” Sería imperdonable que te callaras en caso de que la verdad fuera que no has sido golpeado.

        Aquí no cabe, para mí, la condescendencia para con la mujer que pasa ese cuestionario a sabiendas de cuál es su objetivo. Y si no lo supiera, debe preguntarlo y averiguarlo. Quien se presta a hacerlo, colabora a sabiendas con una política de criminalización del varón, y eso constituye un crimen que no debemos tolerar. Y puesto que ya hay una mala intención en la mujer que accede a contestar preguntas rabiosamente sexistas, no veo razón para no considerar que la abstención de muchas de esas encuestadas obedece, igualmente, a mala intención.

        Y así como todo el mundo desaprobaríamos a la persona blanca que colaborara con una política racista, debemos desaprobar a la persona que colabora con un política de criminalización sexual del varón, (valga el pleonasmo). Suponerles inocencia o ignorancia sería, a mi modo de ver, estimado Carlos, caer, precisamente, en ese doble rasero que aquí tratamos de denunciar; sería, en definitiva, una prueba más de esa especial benevolencia con que, en general, se trata a la mujer. Y no: yo seré tan intolerante con la política sexista, venga de hombre o de mujer, como con la política racista.

      • No vamos a poder probarlo de una manera u otra, de modo que como dicen los angloparlantes “let’s agree to disagree”, o “estemos de acuerdo en que no nos pondremos de acuerdo”. Para mí creo que se trata de eso, de personas atareadas que no se molestaron mucho con el estudio, y no consideran que sus resultados hagan más o menos daño al hombre porque el discurso imperante es que éste es “invulnerable”, pese a que constantemente veamos lo contrario.

      • jose dijo:

        Isidro, el estudio era una encuesta a pie de calle de 45 minutos. Es normal que al rato la gente desista.

      • Tengo que investigarlo un poco más. Parece que el enlace que me has enviado era un borrador del cuestionario. No sé si el cuestionario final se vería igual, más corto o más largo.

      • Isidro dijo:

        Estimado Jose,
        si la encuenta duraba 45 minutos, es comprensible que muchas entrevistadas no la hicieran correctamente. Pero yo he estado hablando no sólo de eso, sino de algo, en realidad, más grave: del hecho mismo de que tantas mujeres se presten a responder un cuestionario sesgado de principio a fin, rabiosamente sexista y sin otro objetivo que el de criminalizar a la población masculina en bloque.

        Con independencia de cuanto dure tal cuestionario, me parece muy grave que tantas mujeres colaboren con esa maquinaria de demonización del varón.
        Te voy a rogar, Jose, que me contestes a la siguiente cuestión (que ya la he planteado antes):|

        te aborda en la calle un chico blanco y te pide colaboración para rellenar un cuestionario sobre la violencia que ejercen los negros sobre los blancos en los países occidentales. Tú sabes, casi con toda seguridad, que dicho cuestionario no tiene otra finalidad que criminalizar a las personas negras y de servir de base para la promulgación de leyes que las sojuzguen. Jose, ¿tú te prestarías a hacer ese cuestionario?

        La pregunta es retórica. Me permito presumir que tu respuesta será no.

        Sí, aquí nos falta mucha información. Yo no puedo saber cuántas mujeres (qué porcentaje) se negarían a responder al cuestionario sobre la “violencia de género”. Cuantas se negarían a colaborar con la maquinaria de difamación anti-masculina. Mejor dicho: ¿cuántas se negaron? No lo sabemos, pero mucho me temo que todas ellas juntas cabrían en el quiosco de la esquina.

        ¿Y por qué temo todo esto? Por muchas razones. Una de ellas es -y yo también os lo digo sin acritud y sí con afecto- es que lo se hace en cualquier lugar es cuestionar la validez del cuestionario o la actitud sexista de quienes la hicieron. Pero en ningún momento se ha juzgado a las entrevistadas. ¿Por qué? Disculpadme, pero por todos lados veo la misma reacción. ¿De quién es la culpa de lo que está pasando? La respuesta común la conocemos muy bien: Del lobby feminista, de quienes hicieron la encuesta, de quienes hacen los estudios de “género”, de la ideología feminista, de los intereses políticos, de los intereses del capitalismo…

        Ninguna de estas respuestas es necesariamente falsa, pero ninguna de ellas es completa. Nadie o casi nadie se plantea siquiera qué parte tiene en todo esto la misma población femenina, cuando a mí me parece más que evidente que tanto los políticos como ese lobby feminista fundan su fuerza en el apoyo más o menos directo de una buena parte de la población femenina. Puede percibirse un reparo ubicuo y férreo a responsabilizar a (parte de) la población femenina de lo que está ocurriendo. Y por eso mismo tan poca gente parece dispuesta a reprobar a todas las mujeres que, en esta u otra ocasión, en este o en cualquier otro estudio estadístico, se prestan a colaborar con la maquinaria de criminalización del varón. En cambio, ¿qué reparos tienen todas esas mujeres en señalar al varón como el culpable de todas las desgracias de este mundo? Pocos o ninguno. Mientras muchas de ellas no dudan en echar basura sobre los hombres sin parar, los hombres, cuando hablamos de estas cosas, nos la cogemos con papel de fumar, y nos mostramos medrosos, circunspectos, prudentísimos, temerosos -se diría- de cometer algún tipo de injusticia contra las mujeres. Es como si ellas sólo pudieran ser víctimas, y jamás responsables o culpables de algo. Pero esa actitud, tan común y general, no hace otra cosa que perpetuar la idea tradicional, tan denostada por las mismas feministas, de que las mujeres son menores de edad incapaces de asumir la responsabilidad de su conducta. Me niego a alimentar ese estado de impunidad para con la mujer. Las mujeres que colaboran con la doctrina feminista (concediendo entrevistas, votando a partidos sexistas, callando ante las tropelías sexistas, tachando de machista cualquier cosa que les moleste…) son responsables de ello. Ellas y sólo ellas son responsables de responder a preguntas sesgadas y sexistas. En mi opinión, nada cambiará de verdad hasta que no seamos capaces de entender y reconocer que el sustentáculo (o uno muy importante) del poder feminista lo constituye la misma población femenina (honrosas excepciones aparte). Celebro que en esta ocasión Emilio esté de acuerdo conmigo.

        Saludos.

    • jose dijo:

      Isidro.

      Los encuestadores dijeron exactamente esto al comenzar la entrevista:

      “Buenos días / tardes / noches. Mi nombre es …. de la empresa de investigación… Estamos haciendo una importante encuesta en nombre de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales para examinar las cuestiones que afectan a las mujeres, a su bienestar y su seguridad. Estamos entrevistando a las mujeres de toda Europa para comprender mejor sus opiniones y experiencias. La entrevista durará alrededor de 45 minutos. Los hallazgos de la encuesta serán utilizados para ayudar a conformar políticas para mejorar la vida de las mujeres.”

      Esta presentación no permite ni al encuestador ni al encuestado saber cual será la orientación ideológica de las conclusiones.

      saludos.

      • Isidro dijo:

        Jose,

        ¿en qué encuestas de este tipo advierte el entrevistador al entrevistado que el propósito de hacerlas es criminalizar al varón? Por lo demás, cualquier mujer que desee ser equitativa y proceder de manera racional y científica, sabe que su obligación moral e intelectual es preguntar si esas mismas preguntas se las pasarán a los varones; sobre todo cuando, de sobra es sabido por todo el mundo, que son muchos los estudios oficiales que se realizan descaradamente sesgados. Tú sabes perfectamente que si esas preguntas no se hacen al varón, la entrevista carece de validez científica.
        Y si eso es todo lo que dice el entrevistador, ahí puedes comprobar que en ningún momento se le dice a la entrevistada que esas preguntas también se las harán el varón.

        Saludos.

      • @Isidro

        Sé que prometí dejar el tema, pero para ser justo he de señalar tres cosas:

        -La narrativa oficial feminista está muy arraigada tanto en los hombres como en las mujeres de muchos países. La mayoría de ellas no ve los estudios de violencia en la pareja como algo que criminaliza al varón sino como “un problema que sufren las mujeres y hay que solucionar”.
        -Aquellas mujeres que sí perciben la criminalización varón, no creen que la cosa nos haga mucho daño, porque la narrativa feminista ya les ha dicho que “tenemos el poder”, y el tradicionalismo que “somos invulnerables”. La mayoría de las mujeres (y diría también que de hombres) desconocen las estadísticas que muestro en la página principal de mi blog, principalmente porque si uno atiende a lo que dicen los medios de comunicación se lleva la impresión de que la cosa es alrevés.
        -La narrativa feminista, como dije al principio, también está arraigada en muchos hombres. De ahí que en el informe de ONU Mujeres muchos varones de diferentes países se prestaran a ser entrevistados cuando las preguntas eran del tipo “¿has forzado a tu mujer a tener sexo?” y cosas parecidas, aun cuando no se les preguntaba a la inversa.

      • jose dijo:

        Isidro tendremos que asumir que las mujeres que participaron en la encuesta no comparten tu opinión sobre lo que deben hacer los encuestados, y pese a que ellas discrepen contigo supongo que no son malvadas por ello.

        Estoy completamente de acuerdo en lo que has dicho Carlos.

        saludos…

      • Isidro dijo:

        Carlos,

        te voy a rogar que consideres las siguientes razones (o lo que yo creo que lo son), porque, sin duda, estamos ante una cuestión que no podemos pasar por alto dada su enorme importancia. De una persona de tu talla y honradez intelectuales no puedo esperar sino que recapacites sobre ello. Nos jugamos demasiado como para dejar este punto sin una conclusión clara.
        Te voy a pedir que pienses en cualquier ideología dañina que te venga a la cabeza. Hay tantas ideologías de este jaez que no tendrás problemas en buscar una que te sirva de ejemplo. Yo estoy pensando en la ideología que maman los cachorros doctrinarios de la E.T.A. Aunque ahora la cosa está mucho más calmada (o eso parece) que hace unos años, los chavales de la kale borroca (lucha callejera) han sembrado las calles del País Vasco de violencia y destrozos. Ojo: no estoy comparando la gravedad de ideario etarra con la del feminista. Estoy hablando del proceso de adoctrinamiento. Y lo cierto es que la intensidad del adoctrinamiento es, sin duda, muchísimo mayor en el caso de los cachorros de la E.T.A. Tal vez, infinitamente mayor. Puedes pensar, si lo deseas, en los niños y jóvenes adoctrinados por los talibanes. O en el klu klux klan. Eso da igual. Lo único que deseo que pienses es en la intensidad del adoctrinamiento que experimentaron miles y miles de personas allá donde esas ideologías se hicieron fuertes durante un tiempo. Sin duda, es una cosa a tener en cuenta. Muy en cuenta. Sí, pero ¿hasta qué punto? Un chaval de 20 años de la kale borroka, ¿debería quedar impune ante la justicia alegando que desde chico fue adoctrinado en el odio a España? ¿Y uno adoctrinado en las filas del klu klux klan, y un talibán…? Tú sabes la respuesta igual que yo: no. Insisto en que el juez deberá tener en consideración ese proceso de adoctrinamiento, pero desde luego no como para que sirva de eximente de ningún delito ni de ninguna complicidad. Alegar ignorancia no vale ante la ley, ni tampoco ante el tribunal moral de cada uno de nosotros.

        Bien, tal vez tú, en ese punto de mi argumentación, protestes. Tal vez lleves en mente que lo que hace una mujer o un hombre entrevistado por las feministas NO es ningún delito ni nada semejante a lo que hacen los fanáticos de la kale borroca, los racistas, etc. Desde luego, pero es que yo tampoco estoy pidiendo una condena de la justicia para esos entrevistados. Lo que pido es algo así como un acto de reprobación moral para todas los que colaboran con una ideología fanática. De hecho, el mismo tipo de reprobación moral que merece, a mi jucio, Antón Losadas, por ejemplo. O Miguel Lorente. Porque, ¿acaso hemos de ser condescendientes con la mujer que concede entrevistas para una ideología bastarda y no para con Lorente o Losadas? Incluso en el caso de que quisiéramos disculpar a todas las mujeres que carecen de estudios, ¿tendríamos que hacer lo mismo con todas aquellas que tienen estudios universitarios? O disculpamos a todos, incluidos los Lorentes y Losadas, o no disculpamos a nadie. Si con Losadas hemos de ser duros, con esas entrevistadas (al menos las que tienen estudios superiores) ídem. Lo contrario sería injusto. Y yo al menos no voy a disculpar a Antón Losadas ni un ápice.

        La intensidad del adoctrinamiento feminista es fuerte, pero nada que ver con la que experimenta la población que vive bajo territorio etarra. Aquí, por lo demás, no estamos hablando de una realidad esóterica sólo al alcance de algunas mentes privilegiadas. No estamos hablando de física cuántica ni de alta filosofía. No: estamos hablando de realidades que están al alcance de cualquiera con un mínimo de interés por conocer la verdad. Es cierto que todos los días los medios de difusión expanden la doctrina feminista, que por todos lados vemos el mismo mensaje. Pero también es cierto que no se trata de una maquinaria tan potente como para hacer imposible conocer la verdad. No como para que sea imposible acceder a una información veraz. Internet está abierto para todo el mundo. Ya hay blog como éste. Ya hay jueces (Serreno, por ejemplo) que han denunciado públicamente la tropelía feminista. Hay muchos estudios rigurosos sobre violencia doméstica publicados en libros. Las estadísticas sobre suicidios de uno y otro sexo, muertes laborales, esperanza de vida, víctimas por asesinatos, víctimas infantiles a manos de madres, etc., etc., están al alcance de todo el mundo. Tú mismo, Carlos, nos dices que el feminismo institucional ya se ha granjeado una mala reputación, y esto también va siendo vox populi. En diarios tan frecuentados como el de El País, cada día podemos leer las réplicas y las razones bien fundadas de los que nos oponemos al contenido de sus artículos. Comparados con otros adoctrinamientos, yo diría que el que aquí sufrimos es suave. Sí, es machacón y es odioso, pero con muchas fisuras ya, con muchas grietas por donde pasa la luz. Y por todo esto creemos que Losadas merece ser duramente criticado por todos nosotros. Y por todo esto, creo que las mujeres u hombres entrevistados merecen ser duramente criticados por todos nosotros.

        Ciertamente, esas entrevistadas no cometen ningún delito. Pero colaboran con un engranaje oficial que atenta muy seriamente contra la misma esencia de la democracia y el estado de derecho. Como todos los presentes sabemos, las leyes aquí aprobadas bajo la presión feminista:
        – conculcan la presunción de inocencia de la mitad de la población.
        – han resucitado la momia del llamado “delito de autor”.
        – ha quebrado el principio de igualdad ante la ley: al varón se le impone el doble de pena que a la mujer por cometer el mismo delito.
        – está dejando un reguero interminable de sufrimiento en la población, especialmente en la masculina. Etc.
        – Contribuyen a que el conflicto entre sexo se agudice y agrave hasta extremos insólitos y demenciales.

        No es moco de pavo.
        Carlos, creo, por encima de todo, en la libertad del ser humano. Habrá darwinistas que crean que estamos determinados por nuestros instintos o por lo que sea. No es mi caso, y así lo he dicho muchas veces. Y somos libres porque tenemos una inteligencia racional que nos obliga a ser responsables de nuestros actos. Aquí, la señora infanta se nos irá de rositas. Le bastará alegar que confiaba en su marido y que ella nada sabía de los negocios fraudulentos de éste. También se fue de rositas Ana Mato. Y muchas y muchos otros. Es muy fácil y muy cómodo eludir la responsabilidad personal alegando un “yo no sabía”, o un “yo no creía estar obrando mal o haciendo mal a nadie”. De buenas intenciones está empedrado el infierno. Lo que el racista, el xenófobo, el nacionalista o el feminista acérrimo crean sobre la bondad de sus actos, da igual. La justicia no puede dejarse impresionar por lo que cada cual crea sobre su conducta. Muchos serán los que estén convencidos de que hacen bien al conceder una entrevista a las feministas institucionales. Pero eso da igual. A estas alturas da igual. No hay disculpa que valga. Si objetivamente estamos cometiendo un mal, debemos ser apercibidos o reprendidos por ello, al menos verbalmente. De lo contrario, habrá que concluir que el ser humano no es libre. Y si no es libre, tampoco es responsable. Y si no es responsable de sus actos, la justicia está de más y carece de sentido, al menos en su vertiente moral. Si Losadas merece nuestras críticas, muchas de las entrevistadas (también los entrevistados) también. Alegar ignorancia no debe ser una coartada ni para la infanta Cristina ni para la mujer o el hombre que colabora con una maquinaria que amenaza con demoler el estado de derecho.

        Jose,
        para ti van las mismas razones, pero (dicho sin acritud) justo es decir que de ti no espero lo mismo que de Carlos, pues son demasiado fuertes los puntos de desacuerdo entre tú y yo. No obstante, ahí quedan esos argumentos.

        Saludos.

      • @Isidro

        Has presentado un buen caso y me has dado que pensar. Mientras digiero esta información voy a publicar el comentario.

      • jose dijo:

        A ver Isidro
        A mi no me parece mal responder a una encuesta de genero ni de ningún otro tema patrocinada por la UE y que declara desde el principio que busca saber la opinión de un grupo (en este caso las mujeres).

        Las mujeres que estén sensibilizadas con este tema y hayan contestado a esa entrevista y coincidan en que exagera el grado de violencia en el que viven se habrán sentido traicionadas por una organización tan prestigiosa hasta hace unos pocos años como la UE. Pero las que no reúnan estas características no son terroristas, malvadas, adoctrinadas (o no más que cualquiera) ni nada parecido. Porque el entrevistado no tiene porqué saber nada (y lo más probable es que no lo sepa) de las organizaciones que le encuestan, y además incluso estando formado, una persona de “bien” puede estar completamente de acuerdo con la ideologia del patriarcado (antipatriarcado) y no ser malvada por ello, como mucho ser una persona con la que discrepo.

        Dicho sea de paso que no creo que esa encuesta busque criminalizar a los varones (al contrario que tu que si buscas criminalizar a las mujeres) sino exagerar la percepción de violencia que sufren las mujeres.

        Date cuenta que para ti si no contestaron fueron malvadas porque el que calla otorga y si contestaron fueron colaboracionistas. ¿Para que necesitas argumentar tu posición si ya estaban juzgadas desde el principio?

        Ya me dirás cual es la sanción adecuada para mi.
        un saludo.

      • Isidro dijo:

        De nada, Carlos. Si la cuestión de la libertad y la responsabilidad personales no fuera de capital importancia aquí, entre otras cosas para comprender lo que está sucediendo, no insistiría en ella. Si hay algún rasgo que defina a nuestras sociedades (las occidentales) es, como dijo Erich Fromm, el miedo a la libertad, a la libertad personal; porque la libertad siempre lleva consigo el peso de la responsabilidad. Hay otros ensayos magníficos sobre este peliagudo asunto. Me permito recomendarlos a todo el mundo. Por ejemplo: “La Tentación de la Inocencia”, de Pascal Bruckner y “La Cultura de la Queja”, de Robert Hughes.
        En cuanto encuentre algo más de tiempo dedicaré alguna reflexión más a este punto.

      • Isidro dijo:

        ¡Si seré torpe! Donde debí poner “gracias, Carlos”, puse “de nada”. Justo al revés. Mis disculpas.

  5. Salvador dijo:

    En 1995, los medios de comunicación no hacían propaganda de los asesinatos de mujeres en España. Pero los subvencionados grupos feministas sí que presentaban a las mujeres como víctimas de asesinatos en las guerras, desórdenes, etc.
    Está muy bien denunciar esto. Pero hacerlo sin mencionar que la mayoría de los muertos en estos sucesos son varones, es TENDENCIOSO.
    Esto es lo que denuncia en solitario este lector de Salou, Ramon Lamas Abad, en esta carta a El País. La Federación de Mujeres Progresistas hizo una llamada a la “solidaridad” por las más de 200 mujeres asesinadas en la guerra civil de Argelia.
    Pero se olvidan de que, si los muertos totales eran entonces 40.000, resulta que en aquél conflicto habían habido ¡unas 200 VECES más muertos entre los varones que entre las mujeres!
    Y eso que la convocatoria se hacía para defender los valores de la tolerancia y la IGUALDAD sin distinción de raza, SEXO, ni religión.
    Este “olvido” de los muertos varones se produce siempre, y no sólo tienen amnesia los subvencionados grupos feministas. Todos los políticos y los informadores habituales tienen “amnesia”. Nadie subraya el sexo de los muertos ni de las víctimas, ni de los perjudicados cuando son varones: ¿de qué sexo son casi todos los ahogados en las pateras? ¿Y los muertos en accidentes laborales? ¿Y las víctimas del fracaso escolar, de las expulsiones de las escuelas, de las cárceles?
    Casi todos son varones, pero esto no se denuncia NI SE QUIERE CORREGIR. Por ejemplo, aunque el 97% de las víctimas mortales de los accidentes laborales son hombres, la nueva ley de “igualdad” exige a las empresas que cuide especialmente la seguridad de las mujeres. ¡Si hay más de 30 veces más víctimas entre los hombres, que acaparan los trabajos peligrosos!
    En cambio, por una ligera superidad de víctimas de la violencia doméstica entre las mujeres, se hace una propaganda casi exclusiva de las mismas, como si no existieran asesinatos de varones o estos fueran mucho menos injustos y trágicos. Además, esta superioridad de las víctimas femeninas en este tipo de violencia es relativa. pdf. Cat. Cabe tener en cuenta que también se silencian las mujeres asesinadas por otras mujeres y, sobre todo, el hecho de que las mujeres son las que siempre han liderado el asesinato infantil. ¿Sería justo identificarlas con el asesinato de los niños?
    Esta información tendenciosa surge de la competencia entre varones, y no del “feminismo” en si. El “feminismo” no igualitario, o de género, es utilizado por los varones en el poder, o que tienen poder para eliminar o marginar a sus competidores, privándoles de sus derechos. De su derecho a una educación adecuada, de su derecho a conocer sus derechos y, sobre todo, de su derecho a una vivienda digna, pues, de esta manera, impiden que puedan incorporarse a la sociedad como varones adultos.

    • @Salvador

      Esta teoría ya ha salido antes y como dije, no puede probarse. El político probablemente no ve a los trabajadores como competidores, sus competidores son otros políticos. Creo que lo que hay es electoralismo, que tampoco puedo probar, pero en bastantes casos está relacionado con las decisiones que toman.

  6. Emilio dijo:

    En este asunto de las encuestas y para mí no hay diferencia entre esta y tantas otras que se tienen realizado a otros niveles: español, francés, noruego… o sobre otros temas como el acoso laboral, todas pecan de un sesgo que nos debemos negar a aceptar: que se pasen exclusivamente a las mujeres. Tienen otros sesgos inadmisibles como que estén basadas siempre en el sentimiento subjetivo femenino, o que el resultado sea siempre fruto de una impresionante cocina en la que la violencia física se mezcla con la psicológica, lo más grave con lo más leve y luego se busque un índice en base a ponderaciones imposibles y manipulables que siempre están en la mano de quien las realiza.

    Y aunque he de reconocer que esta no la he estudiado como en su día si lo hice con las macroencuestas sobre maltrato, o sobre el acoso laboral,compruebo que en estos aspectos no se diferencia ni un ápice de las que en su día si estudié.

    Por eso entiendo que la postura que con más claridad es necesario defender es que la desigualdad comienza en la previa consideración que de los sexos se hace, pasándola a uno y no al otro, estableciendo de antemano quién es el verdugo y quien la víctima como si el resultado no se derivase de los resultados de la propia encuesta sino que estando previamente establecidos se tratase de buscar algo que los sustentase. Y no lo debemos admitir porque si en la justicia, al menos en determinados contextos como el de la violencia de pareja, se pretente hacer de la palabra de la mujer ley, sería ya el colmo que en el terreno de lo social la pretensión fuese hacer de su palabra ciencia. Coincido con Isidro en que aceptar estas y otras condiciones de la encuesta no solo pone en cuestión a la encuestadora, aunque sea la principal responsable, también a quien sabiendo el uso que se acaba haciendo de estos resultados colabora de forma solicita.

    • El enlace de Jose muestra una encuesta tan extremadamente larga que imagino en algún punto la gente se dio por vencida. En lo demás, completamente de acuerdo.

      • jose dijo:

        hola
        Hasta donde sé se pasaron dos encuestas una breve a la mayor cantidad de gente y otra larga de 45minutos a unos pocos. Eso tambien ayuda a que la mayor cantidad de gente no haya contestado a la mayoria de preguntas claro.

  7. Rebeca dijo:

    Me hace gracia cuando algunos deducen de una forma tan simplista que, todas estas medidas, con sus respectivas campañas anti-varón, son medidas principalmente electoralistas, pra beneficiar descaradamente a la mujer, pretendiendo captar su voto, pero, ¿hay algún grupo politico que se preocupe de captar el voto del hombre (varón)? ¿acaso los hombres, por ahora, no votan también? ¿los varones votan conscientemente a estos partidos politicos que en el fondo pretenden su aniquilación?
    ¿Y alguien, me puede explicar de forma coherente, por qué los diregentes varones aprueban medidas y leyes, contra ellos mismos y sus propios hiijos varones? ¿acaso todo esto no es fruto de que está intrinsicamente en el adn del varón, la lucha, la competencia, la rivalidad entre varones?
    Desde mi punto de vista, el enfoque que le da Salvador, podrían ser algunas de las respuestas a estas preguntas.

    • Isidro dijo:

      Pones el dedo en una llaga muy delicada, Rebeca. Llevas toda la razón. ¿Cómo es que nadie se preocupa de captar el voto masculino? ¿Qué mujer votaría a un partido político que se dedicara a criminalizar a las mujeres? Sin duda, uno de nuestros problemas más evidentes es que ni siquiera el varón se preocupa de sí mismo ni de los problemas de otros varones. No es nada que me pueda sorprender después de todo lo que he dicho sobre la psicología de hombres y mujeres, pero aún así… En todo el mundo, los varones han de seleccionar a los varones a través de crueles ritos de paso. Los jóvenes que no los superan corren el riesgo de ser repudiados y humillados por la sociedad. Y este comportamiento obedece a un instinto, como lo demuestra el hecho de que en los países y lugares donde no es necesario celebrar esos ritos de paso, existen, no obstante, las novatadas, algunas muy crueles. En los telediarios han salido a veces noticias sobre la necesidad de intervenir contra la práctica habitual de novatadas que incluyen malos tratos y hasta torturas a los novatos. Y la cuestión es que los mismos novatos que hoy son maltratados por los veteranos infligirán esos malos tratos a los novatos de mañana como la cosa más natural del mundo. De hecho, la asunción del sufrimiento forma parte de la camaradería que ha de reinar entre un grupo de varones unidos en un mismo fin bélico. Estas prácticas se pueden observar al llegar la adolescencia en pandillas, servicio militar, colegios, etc.
      Y seguramente, la relativa indiferencia ante el sufrimiento de hombres ajenos al propio grupo, todavía será mayor para la mayoría de los varones. Los otros, los foráneos, los extraños, son vistos como potenciales enemigos territoriales cuyo sufrimiento poco importa. Las mujeres, por su parte, suelen preferir a los hombres más corajudos y ambiciosos, como corresponde a su función de hembras que seleccionan al macho alfa. A las leonas no les importa que los machos se destrocen entre sí cuando compiten por ellas. Les importa (de forma inconsciente, claro) ayuntarse con el vencedor, con el que mejor genética tenga. Las ballenas hembra incitan a los machos a pelearse entre ellos en busca, igualmente, del macho más poderoso.
      La conclusión a todo esto es triste y lamentable. Parece que poco o nada hay en la naturaleza humana que favorezca la conmiseración hacia el varón que sufre. No es lo que ocurre con el sufrimiento femenino. Ya sabemos por Brizendine que los varones suelen sentir dolor por el sufrimiento de las mujeres. Las penurias del varón tienden a pasar desapercibidas al mismo varón.
      Las estadísticas indican que las mujeres van mucho más al médico que los hombres. Están mucho más preocupadas por término medio por su propia salud. Un hombre excesivamente preocupado de sí no podría haber pasado el filtro de la selección natural. No habría salido a enfrentarse al mundo: al animal feroz, al enemigo brutal, a la mar brava… Las salas de psiquiatría y psicología son mucho más frecuentadas por las mujeres, quienes no dudan en solicitar ayuda cuando tienen o creen tener algún problema de salud física o mental. Hay toda una industria de dimensiones gigantescas dedicada casi en exclusiva a la salud y la belleza femeninas. Para captar la atención del hombre adecuado, las mujeres compiten en belleza. Pero como no hay belleza donde no hay salud, la promoción de la belleza femenina corre pareja a la preocupación por la salud femenina. Al contrario, sé de muchos hombres que se negaban a usar guantes protectores al trabajar de albañiles, alegando que “gato con guantes no caza ratones”. Desde los más remotos tiempos, el varón ha sentido la necesidad de despreciar el riesgo, de mostrarse indiferente o impertérrito ante la dureza de la vida.
      No nos engañemos. No es sólo que el feminismo haya creado un estado de cosas en que se ningunee sistemáticamente el sufrimiento de la población masculina: es que la misma mentalidad masculina ayuda poco a que se quiebre esa robusta indiferencia por el sufrimiento masculino. Las mujeres (las mujeres digo, y no sólo los grupos feministas) jamás tolerarían a partidos políticos que las criminalizaran o las sometieran al más espeso de los olvidos: así no se seduce a una mujer. De esta situación no son sólo responsables las feministas o las mujeres, sino los mismos hombres. Por eso, la solución, si acaso existe, exigirá no sólo refutar el feminismo y sus terribles sesgos, sino tratar de sacudir la conciencia de los varones para que se preocupen por sí mismos y para que no vean como lo más natural del mundo que los mismos partidos que reclaman el voto general sean los mismos que, una vez en el poder, se dediquen a criminalizarlos. No deja de ser una increíble muestra de ceguera por uno mismo, por no decir de masoquismo, que uno acabe votando a quien, ya de entrada y formando parte del lote de serie, te tacha de criminal.

      Saludos

      • Gran comentario, como de costumbre. Me gustaría añadir, sin embargo, que buena parte de que los hombres se dejen criminalizar se debe al triunfo de la narrativa histórica feminista: la historia de que durante siglos hemos sido unos malvados opresores de mujeres que vivían la buena vida mientras ellas eran apaleadas y privadas de derechos, tratadas como esclavas. Y que todo lo que se haga ahora es poco para remediar ese desequilibrio histórico. Incluso gente antifeminista se ha creído esta narrativa, por lo que he leído en muchos foros.
        Aquí he intentado combatir esto explicando las imposiciones sobre el varón, como la guerra o el trabajo forzado, la diferencia entre poder y autoridad, la incitación femenina del varón a la guerra, etc. Todavía me queda trabajo por hacer en ese sentido pero hasta que no se descarte esta narrativa me temo que muchos van a seguir creyendo que el “el hombre se lo merece por lo que hizo”.

      • Rebeca dijo:

        Hola Isidro.
        Desde mi punto de vista, tanto tú como Salvador, tambien habeis puesto el dedo en esa llaga, porque los varones en el poder no siempre necesitan abundancia de varones jóvenes, pues estos son sus competidores ante las mujeres jóvenes, que son lo que más les gusta. En muchas especies animales, los machos dominantes procuran expulsar, humillar o matar a los demás machos, para así tener la exclusiva de las hembras. En nuestra especie, existe una tendencia hacia lo mismo. En el ámbito público, dominio de los machos dominantes, se procura que los peligros los corran los demás machos. Antes, los trabajos peligrosos y, sobre todo, la guerra, estaban reservados exclusivamente a los hombres. Y los botes salvavidas, a las mujeres.
        Ahora, esta discriminación contra la vida de los varones se ha permutado por la violación de sus derechos, de su derecho a la igualdad, que, teóricamente, tienen, pero que, en realidad, no deben pedir.
        Que sean machos quienes ocupan el poder es precisamente un gran peligro para los machos jóvenes, o para cualquier varón que esté en situación delicada o vulnerable. El rey Herodes mandó asesinar a los “Santos Inocentes” porque creía que entre ellos había un rival. Y por esto mandó asesinar sólo a los niños, no a las niñas. ¿No puede estar pasando ahora lo mismo, pero no de una manera explícita, sino encubierta? Por el hecho de ser varones quienes ocupan el poder, los demás varones corren un especial peligro. Que el poder deba respetar unos derechos limita este peligro, mientras que la licencia para violar los derechos de los varones (o de todos) acrecienta este peligro, acrecienta el poder destructivo de los machos dominantes, que eliminarán a los machos dominados tan pronto como puedan, si piensan que no los van a necesitar.
        Se, que por otros comentarios en esta misma linea el administrador de esta Blog, no estará de acuerdo, pero en el fondo y por desgracia las personas, no somos más que animales, lo que ya tengo duda, a la vista de estos acontecimientos es, si somos racionales o no.

      • @Rebeca

        No tengo problema en reconocer la competición entre varones y sus raíces biológicas. A lo que me opongo es a que esto tenga que ser siempre la explicación para cualquier conducta del hombre. Por ejemplo: ¿por qué ha habido (y hay) sociedades que persiguen la homosexualidad masculina? En principio los varones homosexuales se están eliminando de la competición por las mujeres. ¿Por qué insistir en que formen parte de la competición, quieran o no quieran? Lo normal sería que esto siempre se hubiera visto con buenos ojos por parte de otros varones, pero mientras que en algunas sociedades la homosexualidad masculina es aceptada, en otras es perseguida. En el caso de los políticos, tampoco creo que la razón se encuentre en la competitividad con otros varones, y pienso que la razón es principalmente electoralista (si hay un competidor, son otros políticos, del sexo que sean). Como ya dije, no lo puedo probar, pero es bastante factible teniendo en cuenta que muchos políticos actúan según lo que piensan que puede ganarle más votos. El ser humano es muy complejo y no se puede reducir todo lo que hace el hombre a la competición por las mujeres.

    • Sandra dijo:

      “¿Y alguien, me puede explicar de forma coherente, por qué los dirigentes varones aprueban medidas y leyes, contra ellos mismos y sus propios hiijos varones? ¿acaso todo esto no es fruto de que está intrinsicamente en el adn del varón, la lucha, la competencia, la rivalidad entre varones?” (Rebeca)

      Rebeca, si los diputados varones fuesen personas de igual procedencia social que el resto de los varones; si fuesen personas con el mismo cupo de poder que el resto de los varones; si tuviesen el mismo nivel de protección ante el Estado que el resto de los varones, podríamos concluir pensando que practican el masoquismo de género al votar leyes misándricas. Pero eso no es así. Aunque la versión oficial nos diga que el parlamento representa al pueblo, no hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta que, en realidad, el parlamento (en todos los países) representa a los intereses de las élites sociales, y al margen de las etiquetas ideológicas que se autoimpongan (da igual que se denominen de derechas o de izquierdas). Las leyes feministas como la Ley contra la Violencia de Género pueden estar en teoría destinadas a toda una sociedad, pero en la práctica las van a sufrir unos más que otros. Y cuando les toque a ellos (a los poderosos) experimentar en su carne su propia medicina, será simplemente porque se trata de “daños colaterales”, o dicho de otra manera, porque es peligroso jugar con fuego. Yo en este momento no tengo estadísticas, así que aprovecho para preguntarle al resto de los foreros si hay datos disponibles acerca de la incidencia por estratos sociales en lo que se refiere a los casos de denuncia por maltrato. ¿Qué tasa de denuncias por maltrato se da entre 100 varones políticos profesionales (no simples concejales de pueblo, sino entre políticos de altos vuelos, como diputados y senadores), qué tasa de denuncia por maltrato se da entre 100 varones oficinistas, y qué tasa de denuncias por maltrato se da entre 100 obreros de la construcción?
      Hagamos una estadística apresurada. España tiene aproximadamente en este momento unos 47.000.000 de habitantes. De esa cifra unos 22.000.000 son varones (http://es.wikipedia.org/wiki/Demograf%C3%ADa_de_Espa%C3%B1a). Y de entre esos varones, un 14.34% tienen menos de 14 años (http://es.wikipedia.org/wiki/Demograf%C3%ADa_de_Espa%C3%B1a), que, se supone, no son todavía maltratadores… Nos quedan, por tanto, unos 20.000.000 de varones potencialmente “maltratadores”. Si no me equivoco, en los casi diez años transcurridos desde la entrada en vigor de la Ley contra la Violencia de Género se ha tramitado aproximadamente en torno a un millón de denuncias por “violencia de género”. O en otras palabras, un denunciado por cada 20 varones adultos. Seguimos. España tiene 616 diputados y senadores, de ellos un 64% de diputados varones, y 67% de senadores varones, lo que hace un total aproximado de 400 varones diputados y senadores. Por regla de tres, si entre cada 20 varones hay un “maltratador” denunciado, al gremio de los diputados y senadores le correspondería una cuota de otros tantos 20 “maltratadores”. ¿Me puede alguien dar los nombres de 20 diputados y senadores españoles que hayan sido denunciados por “violencia de género”? Yo al menos sé de uno (http://plataformaporlaigualdad.es/?p=10305), pero al margen de que sean ciertos o no los hechos de este caso concreto, lo importante es que la cifra no llega al mínimo necesario para pensar que el maltrato y/o las denuncias por maltrato no se dan por igual en función de la posición social de los afectados.
      Algo similar podríamos decir de las guerras. A la guerra van los hombres tanto de clase alta como de clase baja. Los de clase alta han ido tradicionalmente a la guerra desempeñando cargos de oficiales, mientras que a los hombres de clase baja les ha correspondido ir como soldados. ¿Los generales y coroneles han tenido el mismo porcentaje de mortalidad que los soldados rasos? Algo me dice que no, porque el rol de carne de cañón le toca más a unos que a otros. Y concluyo. Mi hipótesis es que los políticos varones no se tiran piedras contra su propio tejado. Ellos saben que las leyes misándricas no van dirigidas contra la élite -de la que ellos forman parte-, sino contra la plebe. ¿O es que todavía hay quien piense que todos somos iguales ante la ley?

      • Tremendo análisis. Gracias Sandra.

      • Isidro dijo:

        Sí, como de costumbre, extraordinario el análisis, Sandra. Creo que tu perspectiva (diferencias de clase, etc., también apuntadas por otros participantes) es necesaria en este debate. No obstante, es más que sorprendente la pasividad del electorado masculino y la mansedumbre a la hora de encajar golpes, cual si de un sparring se tratara. Cuando hablo de política con amigos o conocidos, jamás a nadie se le ocurre desaprobar a tal o cual partido por enarbolar una doctrina misándrica. Tal vez, en parte, sea porque todos los partidos mayoritarios profesan la misma inquina misándrica, pero yo apostaría a que hay otras razones.

      • Helena dijo:

        Permíteme corregir un pequeño detalle: que se hayan presentado un millón de denuncias no quiere decir que uno de cada 20 hombres haya sido denunciado. Hay hombres que han recibido varias denuncias (es como aquello del medio pollo).

      • Gracias por apuntarlo, al menos a mí se me había pasado. Sin embargo creo que aunque las cifras no sean perfectas, la tesis de Sandra tiene cierta validez: entre la clase política este tipo de cosas no pasan con la misma frecuencia que entre las clases populares, y aunque pudiera pasar, parece claro que no lo perciben así. Es cuando les ocurre a ellos (como en la noticia que traje desde Personas, no género) que deciden tomar cartas en el asunto.

    • jose dijo:

      Hola Rebeca.

      No estoy de acuerdo contigo en que en el ADN de los varones este la lucha, la competencia, la rivalidad entre varones ni el resto de calificaciones negativas (o positias) que se te ocurran. Tampoco creo que este en su comportamiento más veces o más intensamente que en el de las mujeres.

      Lo que si creo es que en el adn de los politicos esta ser elegidos por lo que sus leyes y medidas politicas etc estarán vinculadas a esto (aunque ninguna de las leyes creo que se dirija a “la aniquilación del varon”).

      Aunque los politicos votan y desarrollan su actividad a la sombra de sus partidos (por ejemplo solo Celia Villalobos ha estado en contra del recorte de un derecho que tenian las mujeres y que aprobará en general su partido). También se puede explicar porque no todas las personas de un grupo resultan igual de perjudicadas ante la misma medida. Como ejemplo las leyes de discriminación positiva que benefician a mujeres para acceder a un puesto laboral no afectan a las clases altas entre las que se incluyen la mayoria de politicos (a menos que ese politico tenga en mente dedicarse a ser cajero de supermercado).

      Puede que muchos varones/barones del psoe estuviesen en contra de la política de Aido, pero seguramente valoraron que ante la remota posibilidad de ser acusados falsamente de malos tratos por ejemplo les beneficiaba más ser fieles al partido. ¿Porqué esas medidas las propuso Zapatero?, bueno no conocemos el poder que tienen los lobbies feministas dentro del PSOE o la fundación Ideas o si simplemente el PSOE se centró en lucirse como partido feminista para diferenciarse del PP.

      No se que opinas de esto Rebeca.
      un saludo.

      • Estoy de acuerdo en que esto probablemente se debe a motivos electoralistas (y porque, como dijo Sandra, no afecta igual a los políticos o no lo perciben así). Sin embargo no podemos negar la idea de que entre varones hay más lucha, competencia y rivalidad, como bien señaló Isidro. Si bien considero que la razón de estas leyes discriminatorias el electoralismo y no la competición.

      • jose dijo:

        hola Carlos.
        En mi experiencia personal no he visto un comportamiento mas diferentes entre hombres y mujeres que entre cualquier par de individuos. De echo el genero me parece que esta más relacionado con clasificar y juzgar a alguien que en explicar su conducta.

        un saludo.

      • Rebeca dijo:

        Hola a todos, yo creo que, o no me habeis entendido o no me he explicado suficientemente bien, cuando digo que los varones llevan en su adn, la lucha, la rivalidad, la territorialidad, entre varones, para nada estoy criticando, ni en contra de ninguna medida masculinista, de todas formas, creo que SALVADOR, da alguna de las respuestas a esta sin razón, que es, “varones legislando contra ellos mismos”, es como tirarse piedras contra su propio tejado.
        He leído en algún comentario que todas estas medidas anti-varón, a las elites u dirigentes politicos no les llega a afectar, pues, se lo podeis preguntar a Dominique Strauss-Kahn, este hombre se podría decir de forma coloquial que, “ha probado su propia medicina” ¿os acordais de su caso?
        Colorario: Siembra vientos y recogeras tempestades.

  8. Pingback: Anónimo

  9. Anónimo dijo:

    Respecto a la violencia contra las “mujeres” creo que todos coincidimos en que “existe” del mismo modo que existe la violencia contra los niños, los ancianos, los varones, etc.
    En lo que no nos ponemos de acuerdo es en los porcentajes.
    Lo que parece evidente es que las cifras estan claramente infladas para “vender algo”.
    Eso que se vende es que en los divorcios la parte debil es la que se queda sin nada.
    Sin techo, sin recursos economicos, sin hijos, etc.
    El porcentaje de ex maridos malviviendo en caravanas, camping y pisos compartidos NO necesita estadisticas.
    Esto no es USA.
    Aqui los medios de comunicacion no pueden disfrazar una realidad que vemos dia a dia porque la distancia con la realidad es muchisimo menor.
    Todos conocemos hermanos, primos, amigo, etc que se han divorciado y conocemos perfectamente cual es su situacion.
    Repito: esto no es USA y no pueden fabricar una realidad distorsionada a la que vemos, percibimos y conocemos de primera mano.
    Mas de la mitad de las parejas se separan y todos conocemos el resultado.
    Hablamos de millones de varones que estan en esa situacion.
    Es ridiculo inflar cifras de maltrato en España cuando las cifras de muertas de genero por cada 100.000 habitantes son las que son.
    500 muerto en las carreteras al año siguen siendo muchos pero…..
    El porcentaje de España en muertas por violencia de genero es desde la mitad a un tercio con respecto a los paises nordicos. Si, esos tan progres: Suecia, Dinamarca, Noruega, Finlandia. etc.
    Culpar a nuestra barbara cultura machista mediterranea de presentar muchisima menos violencia de genero que esos paises tan progres es ridiculo y patetico.

    Y mas de 1300 varones muertos al año en accidetes laborales y mas de 2600 varones suicidados creo que deberian ser tambien tenidos en consideracion.

  10. Murphy dijo:

    Hay algo que no cuadra: si las cifras de la tabla son porcentajes (como parece desprenderse de la cabecera de la tabla), en el caso de las que están entre paréntesis, ¿cómo es posible que salgan porcentajes de 1 y 2?. El mínimo número de personas que pueden contestar es 1, y 1 respecto a 29 (máximo número menor de 30) es un 3,45%. Nunca te pueden salir porcentajes de 1 ó 2. Y si son cifras absolutas… no sirven de nada.

    • Acabo de echarle un vistazo a tu blog y te agradezco mucho el trabajo que estás haciendo: recopilar las noticias y artículos misándricos con los que nos bombardean día a día. Será un gran recurso del que echar mano cuando alguien nos diga que la misandria “no existe” o es mínima.

  11. Murphy dijo:

    Gracias. Acabo de empezar, inspirado por blogs como este. Se me juntaron 4 referencias y en algún sitio tenía que ponerlas. No se si tendrá mucho recorrido; no porque falten noticias, que sospecho y me temo que no faltarán, si no porque tampoco me apetece ir buscándolas. De hecho las evito, como fuente de estrés gratuito que son. Lo único placentero ha sido inventarme las etiquetas (y sus futuras descripciones) y tu agradecimiento.
    De todas formas, si alguien deja por aquí alguna noticia intentaré añadirla.

    • Gracias a ti. Es cierto que buscar las noticias quizá sea mucho trabajo, pero simplemente poner las que encuentres por accidente (mientras lees los periódicos o navegas por otros motivos) creo que ya daría para una recurso importante.
      Si alguien lee esto y tiene noticias así, les animo a que se las envíen a Murphy.

    • Arturo dijo:

      Me parece una labor interesante, la de Murphy, sobre todo porque muchas cosas interesantes acaban desapareciendo o perdidas entre la maraña de informaciones que se reciben. Ahora solo falta saber como enviárselas.

      • Murphy, no he visto un buzón de sugerencias en el blog. Un formulario de contacto permitiría que otros enviaran las noticias y así no habría ni que buscarlas🙂

  12. @Sandra

    En una conversación del blog Personas, no género, Emilio y Athini han apuntado dos enlaces que a mi parecer apoyan tu tesis.

    http://www.diarioinformacion.com/elche/2014/03/12/soler-aboga-revisar-ley-violencia/1478794.html

    Ahora que hablan de “mejorar” la LIVG para evitar abusos, porque un político fue víctima de la misma. Uno de esos que ha condenado a muchos inocentes porque no creía que le iba a tocar a él.
    Y sus compañeros de partido, incluyendo Rubalcaba, muestran su alegría porque le absolvieron. Aunque habrá que ver si deciden que esto es suficiente amenaza como para tomar cartas en el asunto. Probablemente no.

    http://www.diarioinformacion.com/elche/2014/03/12/apoyos-rubalcaba-oscar-lopez-ximo/1478793.html

  13. Eugenio dijo:

    A mi me viene a la cabeza el caso de aquella señora feminista norteamericana ya mayor, abogada de prestigio que cuando fue su hijo al que su ex novia le denuncio por violación vio la luz y denuncio la situación de indefensión de todo varón de acusado falsamente de violación, etc.
    Creo sinceramente que dice muy poco en su favor que con mas de 60 años toda una señora abogada de prestigio necesite de que sea su propio hijo el acusado para reparar en las particularidades de su sistema legal.
    Creo que era muy tarde para caerse del caballo como San Pablo cuando ella misma reconocia toda su militancia feminista.
    Por supuesto su hijo no fue a la cárcel, y yo hubiera preferido que si. Si, hubiera preferido que fuera su hijo, hijo de clase guay que se si se salvo fue precisamente por disponer de dinero y de muy buenos abogados, igual que hubiera preferido que fuera todo varón perteneciente a partido favorable a la Ley de Genero que sea acusado de maltrato, sea culpable o no. Si, me da enteramente igual. Si, enteramente igual.
    Me viene a la cabeza el tipo de películas que antiguamente hacia con Mia Farrow Woody Allen.
    En su filmografía anterior aparecían maridos rudos y bárbaro y la pobre Mia era un pobre pájaro al que se le impedía volar.
    ¿De donde sale su ultima película Blue Jazmin?
    ¿Por qué no fue Woody Allen a la cárcel? ¿Por no ser realmente un pedófilo o por ser rico y disponer de fama, reconocimiento y buenos abogados?
    Para la justicia hubiera sido maravilloso que el político socialista Soler hubiera ido a la cárcel. Si, a la cárcel, culpable o no. Hubiera sido maravilloso.
    ¿No han negado que la falsa denuncia no existe o solo es residual?

    • Una acusación falsa no se la deseo a nadie, pero entiendo de dónde viene el sentimiento.

    • Jeipi dijo:

      Por muy mal que nos caigan sus familiares, sus amistades, su classe social… ¡o su etnia!, ningún inocente tiene que ir jamás a la cárcel. Cada uno debe pagar por lo que hace o deja de hacer, no por lo que es y no puede dejar de ser.

  14. Sandra dijo:

    He hecho una búsqueda apresurada en internet, y por tanto reconozco que poco rigurosa, sobre la incidencia de eso que llaman “violencia de género” por clases sociales. He encontrado varias alusiones al tema, siempre hechas desde la perspectiva de autores afines al feminismo, y donde se suele destacar en todos ellos que la violencia de género se da en todo tipo de ambiente social y étnico. Probablemente hay algo de cierto en tal supuesto, de igual manera que el fracaso escolar puede aparecer en niños de cualquier estrato social, y que también el consumo de drogas se da en todas las clases sociales. Pero a mí me interesaba conocer el dato porcentual, porque no es lo mismo decir que la violencia, el fracaso escolar y el consumo de drogas se da en todas las clases sociales, que reconocer que esos problemas se dan con mayor o menor frecuencia en determinadas clases sociales y culturas. En ese sentido el recurrir a frases del tipo “la violencia de género no distingue clases sociales ni etnias” en una forma voluntaria de ocultar datos que por motivos ideológicos no interesa que sean de dominio público.

    En las páginas 19-23 del texto VIOLENCIA DE GÉNERO. APUNTES DE INTERVENCIÓN SINDICAL, editado por el sindicaco español CC.OO. (vinculado al Partido Comunista de España), encontramos el siguiete párrafo:
    “Datos y mitos acerca de la violencia de género: (…)

    (MITO)
    C) EL MALTRATO A MUJERES OCURRE PRINCIPALMENTE EN FAMILIAS DE BAJOS INGRESOS Y ETNIAS.

    (REALIDAD)
    La violencia de género no discrimina a nadie por su raza, clase o nivel cultural. Los datos de los Servicios Sociales aluden mayoritariamente a mujeres de bajos ingresos, porque las víctimas de clases medias y altas acuden a los servicios privados.” (http://www.ccoomadrid.es/comunes/recursos/14/doc20251_GUIA_VIOLENCIA_DE_GENERO._Apuntes_de_intervencion_sindical.pdf)

    El texto citado es interesante porque indirectamente -y desde posiciones del feminismo de izquierdas- reconoce que las “maltratadas” son generalmente de clase trabajadora, lo que por lógica nos lleva a suponer que sus “maltratadores” también pertenecen a clases trabajadoras. Pero, como ya hemos apuntado anteriormente, existe una especie de tabú en el mundo ideológico progresista que impide asumir que determinadas miserias humanas puedan ser más frecuentes entre los miembros de colectivos sociales que -se supone y desde la óptica de la izquierda- encarnan las virtudes del género humano. Surge por ello la necesidad de refutar los datos estadísticos, imaginándose que si las mujeres de clase alta no sufren “violencia de género” es porque acuden a médicos privados, y éstos callan lo que los médicos de la sanidad pública están obligados a denunciar…
    No es ésta una versión aislada, pues en los otros textos que he consultado siempre he encontrado el mismo dogma de fe: “la violencia de género se da en todas las clases sociales”. ¿Por qué entonces ese interés por parte del feminismo en calificar como “mito” lo que es real (que las auténticas situaciones de violencia doméstica suelen darse más en determinados ámbitos sociales y étnicos)? ¿Se trata de una especie de solidaridad de clase mal entendida? ¿O quizás -imagino yo de forma retorcida- de lo que se trata es de eliminar cualquier alusión a la vertiente social de lo que de hecho es un tema de clase social? Y como los legisladores conocen la realidad social, pues sociólogos, psicólogos, abogados y trabajadores sociales no faltan en las filas de los partidos políticos, no es de extrañar que se legisle pensando -como en cualquier estudio de mercado- en base a unos datos estadísticos previos (qué masa social va a ser la afectada por la ley; a quiénes tocará más estadísticamente, y a quiénes estadísticamente no tocará, o tienen menos posibilidades de que les toque…). Y de igual manera que en cualquier promoción de un producto se recurre a la propaganda para incentivar las ventas, con las leyes de violencia de género se hace lo mismo. Surgen así las campañas institucionales del tipo: “No te calles. Denúnciale” (http://www.pinterest.com/pin/462322717966972598/) o “Teléfono 016. A la primera señal de malos tratos, llama” (https://www.msssi.gob.es/campannas/campanas07/telefono016.htm). ¿Por qué tanto interés en que las “víctimas” denuncien? ¿Se hace lo mismo ante cualquier delito? ¿Se incita a las víctimas de cualquier otro delito a que denuncien los hechos, cuando es de dominio público que mucha gente no denuncia sabiendo que nada lograrán con ello? Es que parece que hay especial interés en que haya muchas denuncias, y cuantas más denuncias mejor… ¿Interés económico del Lobby feminista que capta subveniones? En parte sí, pero se trata de dinero público, y por tanto es un gasto comparable al del funcionariado, nunca una inversión rentable (salvo el lavado de cerebro para hacer proselitismo al que someterán a las denunciantes en las asociaciones de mujeres). ¿Interés electoral buscando victimizar a las mujeres, y luego pedirles su voto a cambio de “protegerlas”, en una versión actualizada de proxenetismo subliminal (los máximos dirigentes de los partidos políticos son varones que obtienen beneficios económicos al salir elegidos en sus cargos gracias a los votos de aquellas a las que “protegen”)? También, pero no olvidemos que las políticas de género tienen lugar igualmente en países donde el mercado de los votos no existe, como es el caso de China, cuyo feminismo institucional genera simpatías por parte occidental (http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1381918728Un_acercamiento_al_feminismo_chino.pdf). Al final, los países occidentales y China han recorrido por caminos y períodos de tiempo diferentes una ruta que les ha llevado al mismo destino. Todos ellos han pasado de sociedades agrarias a sociedades urbanas; de sociedades formadas a partir de núcleos familiares amplios a otras constituidas por familias en su más mínima expresión. En ambos se han liquidado los modelos familiares que ya estaban obsoletos, por las buenas o a golpe de decreto, por el libre concurso de la oferta y la demanda, o por leyes como las del hijo único o la de la Violencia de Género. Y en todos ellos la masa de población que ha sufrido tal modernización ha sido especialmente aquella que por lógica de supervivencia tendía a agruparse entre sí. La diferencia está en que en China la opinión pública no existe (ni siquiera vía internet), por lo que las cosas se pueden hacer sin pudor alguno. En Occidente es diferente, por lo que, aquello que en el fondo es un proyecto para proletarizar a las amas de casa de clases populares, tiene que ser presentado como una lucha contra un “machismo” que no conoce clase social. Es curioso que aquellos que siempre fueron implacables denunciando las diferencias entre clases sociales sean los mismos que se niegan ahora a contemplar este tema desde una perspectiva de clase.

  15. Pingback: ElDiario.es y Antón Losada se suman a la misandria | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  16. Sandra dijo:

    “Que sean machos quienes ocupan el poder es precisamente un gran peligro para los machos jóvenes, o para cualquier varón que esté en situación delicada o vulnerable. El rey Herodes mandó asesinar a los “Santos Inocentes” porque creía que entre ellos había un rival. Y por esto mandó asesinar sólo a los niños, no a las niñas. ¿No puede estar pasando ahora lo mismo, pero no de una manera explícita, sino encubierta? Por el hecho de ser varones quienes ocupan el poder, los demás varones corren un especial peligro.” (Rebeca)

    Rebeca, echo en falta que no completes el sentido de lo que has escrito, o que no ofrezcas alternativas. Porque al decir “que sean machos quienes ocupan el poder es precisamente un gran peligro para los machos jóvenes” podría pensarse que si en lugar de hombres fuesen mujeres quienes ocupasen el poder, tu opinión sería que el peligro para los “machos jóvenes, o para cualquier varón” sería ¿menor, igual o mayor…?
    Y si el peligro acecha a “los machos jóvenes”, ¿hemos de entender que se incluye en tal categoría a los hijos varones de los machos que hoy en día ocupan el poder? Lo digo porque yo pensaba que ser hijo (o hija) de un macho dominante en cualquier faceta de la vida: en lo económico (la familia Rockefeller), en lo político (la saga de dictarores norcoreanos, o Bush padre e hijo) y hasta en el mundo de la canción (Julio Iglesias y sus hijos) puntuaba mucho a la hora de que el macho joven heredase el puesto dejado vacante por su padre.
    Por otra parte, Rebeca, si la Ley contra la Violencia de Género -además de otras leyes misándricas- hubiese sido votada únicamente por diputados varones, podría entonces suponerse que se trata de un combate entre machos que se disputan el territorio. Pero la realidad es que un tercio de los diputados que votaron esa ley son diputadas… Y ahí votaron todos al unísono, da igual que fuesen viejos o jóvenes (porque también hay algún diputado que en términos biológicos puede ser considerado un “macho joven”), hombres o mujeres, de izquierdas o de derechas, españolistas o de los nacionalismos periféricos del Estado Español…, heterosexuales u homosexuales (no sé si hay diputados homosexuales entre los que votaron la Ley contra la Violencia de Género, pero sí me consta que el colectivo LGBT vinculado a los partidos políticos no la rechaza). ¿Deben los “machos jóvenes” o “cualquier varón que esté en situación delicada o vulnerable” temer menos a las mujeres que votaron contra sus intereses de “machos jóvenes”? Y si hacemos el análisis desde un punto de vista puramente biológico, ¿no deberían haber votado las diputadas hembras en contra de esta ley, en la medida que ellas -como hembras que son- deberían aspirar al recambio generacional donde la lucha entre machos eliminase a los menos competitivos, y los puestos hegemónicos en la manada fuesen ocupados por aquellos sementales más fuertes y jóvenes, que presumiblemente resultarían más atractivos a las hembras? ¿No deberían haber votado no a esta Ley estas hembras para así proteger la supervivencia de sus hijos machos? ¿Acaso no hay diputadas que no tengan hijos varones?
    Es que yo percibo tras el discurso de Rebeca algo así como una nueva versión del “si las mujeres mandasen no habría guerras”, pero en clave darwinista, y con un cierto y velado reproche de género (lo que le pase a los hombres es siempre responsabilidad de otros hombres).

    P.S. Helena. Sé que no es lo mismo “denuncias” que “denunciados”. Y probablemente no es lo mismo un hombre que ha sido denunciado 2 veces, que otro que ha sido denunciado 3 veces… Contar con todas esas variables sería necesario para hacer una tesis doctoral sobre el tema, pero a efectos de escribir un comentario apresurado en un blog, lo importante son las ideas que se quiere exponer, no las cifras exactas. No creo que cambie mucho las cosas el hecho de que los denunciados sean 800.000, 900.000, 1.000.000 o 1.100.000. Y ojo, porque de igual manera que se nos recuerda que un hombre ha sido denunciado más de una vez, también se podría recordar que hay mujeres que han denunciado a más de un hombre. ¿Existe alguna estadística sobre este último supuesto?

  17. Eugenio dijo:

    La población de Francia es 66 millones mientras que la de España es de unos 47. Lo que quiere decir que en Francia son unos 19 millones mas.
    Al hablar de la violencia de genero y el número de mujeres muertas por sus maridos o cónyuges compañeros sentimentales los números por cada 100.000 habitantes de Francia son mucho mas altos que los de España. De hecho se habla que allí el numero de mujeres muertas alcanza los 150 cuando en España se mueve de 60 a 70. El porcentaje de un país supuestamente machista como España es de hecho de los mas bajos de Europa, en torno a 2,6 mujeres muertas por cada 100.000 habitantes.
    Sin embargo el numero de denuncias por violencia de genero en España es muchísimo mas alto en España que en Francia. ¿Por cada denuncia en Francia cuantas hay en España?
    14, en España hay 14 veces mas denuncias que en Francia.
    A todo esto, por cada 100.000 varones divorciados antiguamente el numero de suicidados era de unos 38.
    Actualmente ese porcentaje debe ser mayor ya que ha aumentado el número total de suicidios de un modo bestial.
    Y por dar un solo dato. En Italia por ejemplo en el 2008 el numero de varones victimas de homicidio andaba en torno a los 600 anuales. El número de homicidios totales de féminas no llegaba a los 200, y esa a sido la tendencia durante muchos años en Italia y en España. Las victimas de homicidios, suicidios, accidentes laborales, etc son claramente masculinas. Todas las muertes violentas tienen al varon como victima principal.
    Un enlace para ver algunos datos
    http://www.unodc.org/documents/data-and-analysis/statistics/Homicide/BOOK_Global_study_on_homicide_2011_Spanish_ebook.pdf

  18. Helena dijo:

    No sé qué estadísticas hay sobre este tema. Hice el comentario anterior porque vi que sacabas la conclusión directamente: unos 20 millones de varones adultos divididos entre un millón de denuncias = 1 denunciado por cada 20 hombres. En la realidad habrá de todo: mujeres que han denunciado a más de un hombre, mujeres que han denunciado varias veces al mismo hombre, hombres que han sido denunciados varias veces por la misma mujer, hombres que han sido denunciados por distintas mujeres… Sería interesante conocer esos datos.

  19. Eugenio dijo:

    Alguien me hizo la siguiente pregunta.
    Supongamos que eres una mujer embarazada que estas en el paritorio del hospital de una gran ciudad, de Madrid o Barcelona por ejemplo. Supón que en esa sección has coincidido con otras 99 nueve mujeres que también esperan tener su bebe esa noche.
    Calculas que esa noche se esperan unos 50 bebes niños y unos bebes niñas.
    Sabes que de esos bebes que nazcan, por cada uno niña que vaya a ser asesinado u objeto de homicidio van a ser tres niños.
    Sabes que por cada bebe niña de esos que vaya a suicidarse se suicidarán 3,5 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que vaya a ser encarcelado, y objeto de maltrato en la cárcel van a ser 6 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe sin techo van a ser de 3 a 4 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe de mendigo van a ser otros 3 a 4 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe siendo alcohólico, ocurrirá otro tanto con de 3 a 4 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe drogadicta de coca, heroína, etc van a ser unos 4 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe divorciada sin casa ni poder ver a sus hijos malviviendo de alquiler van a ser unos 9,5 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña de los que encuentra en el paritorio que muera de accidente laboral van a morir unos 9 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que acabe en silla de ruedas, o parapléjica por accidente laboral van a ser unos 9 bebes niños.
    Sabes que por cada bebe niña que muera a consecuencia de una posible guerra van a morir muchos mas bebes niños (por ejemplo en la Segunda Guerra Mundial por cada mujer canadiense o norteamericana muerta en acción de guerra murieron mas de 1000 varones)
    Sabes que aunque nominalmente las estadísticas disfracen que los bebes niñas acaben ganando menos que los bebes niños, estos acabaran probablemente pasando buena parte de su sueldo a las anteriores.
    ¿Sabido todo esto, y solo a consecuencia de todo esto, en España la esperanza de vida de los bebes niñas es una de las 4 mas altas del mundo y la de los bebes niños no aparece ni entre las 15 primeras, que prefieres tener niña o niño?

    Posdata: Nadie ha querido estudiar el número de muertos en la Guerra Civil española en función del Género, pero todos sabemos que los datos serian igual de demoledores. Igual de demoledores en la búsqueda de la igual. Es decir, lo que les ocurra a esos bebes niños siempre, siempre nos ha dado, nos da y nos dará da igual.
    Ese alguien me dijo, ¿Te has preguntado porque existe la voz tan conocida de “feminicidio”, pero no la de “varonicidio” o similar?

  20. Eugenio dijo:

    Quiero mencionar algo que no se suele mencionar sobre la Ley de Violencia de Genero. Sus aspectos positivos.
    Sabido es por ejemplo que dicha Ley agrava la pena en función de que la victima sea hombre o mujer. Por ejemplo o tendremos pena mayor si la comete un varón contra una mujer que sea o haya sido su esposa o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, mientras que si es la mujer la que realiza la conducta descrita contra un varón (o contra otra mujer, o un hombre contra un hombre aunque estén entre sí casados o sean pareja), no se tratará de delito y no se juzgará según este artículo, sino que constituirá únicamente falta punible a tenor del art. 617 de Código Penal .
    Esto queda así pero admite otra lectura.
    Un hombre que realice esa misma agresión contra una prostituta no tendrá la misma pena que aquel que realice dicha agresión contra su esposa o mujer a la que esté ligado por una análoga relación de afectividad o sin convivencia.
    Las esposas, obviamente tendrán mas derechos que los esposos y que las putas. Estarán mas protegidas. Como no podía ser de otra forma. Todo ello gracias a esa ley tan progre.

  21. Pingback: Ucrania impone el servicio militar obligatario (a los varones) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  22. Pingback: Verdades políticas (I): el 70% de los pobres son mujeres o la feminización de la pobreza | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s