Noticias de India que nunca oirás (también de Pakistán)

Todos estamos familiarizados con la brutal violación y asesinato de una mujer en Delhi a manos de varios asaltantes mientras viajaba en autobús, crimen que conmocionó a la opinión pública nacional e internacional. También sabemos de dos casos donde por orden de un consejo tribal una mujer fue violada como castigo por haber mantenido “relaciones inapropiadas” (India, 2014) o porque su hermano fue visto (repito, visto) en compañía de una muchacha de otra tribu (Pakistán, 2002).

Este tipo de acontecimientos ha conducido a una reflexión crítica de la sociedad sobre la situación de la mujer en esta región del mundo, y si bien se trata de un examen necesario, una vez más se ignora lo que ocurre con el otro sexo. Aquí les muestro un resumen de noticias que nunca llegaron a tener el mismo impacto en la opinión pública.

Tres menores [varones] en custodia por violación y asesinato [de un hombre] al Sureste de Delhi

Poco más he de añadir. Me llama la atención que el hecho ocurriera también en Delhi, con siete meses de diferencia respecto a la violación y asesinato mencionado al principio de esta entrada. Sin embargo no ha sido incluido en la conversación sobre violencia sexual en India. El fallecido estaba casado y con dos hijos.

Hombre tribal mantenido cautivo y violado por un año [por otro varón]

En realidad fueron 18 meses, como indica el cuerpo de la noticia.

Tres mujeres secuestran y violan a un hombre en Karachi

Su infierno duró cuatro días. Después fue arrojado inconsciente al río Qayyumabad. Sus genitales sangraban y tenía problemas para caminar. Aparentemente, las mujeres pertenecían a familias ricas de la zona.

Se podría alegar que en ninguno de estos casos la violación provino de una decisión premeditada por parte de una figura de autoridad, como los consejos tribales que ordenaron la violación de dos mujeres en Pakistán (2002) e India (2014), pero tampoco es tan simple.

Me resultó interesante que en el caso de Pakistán de 2002, cuando Mukhtaran Bibi fue violada por orden del consejo tribal, pocos saben qué le ocurrió a su hermano Shakor, de 12 años, aquel que había tenido la “relación ilícita” desencadenante de estos hechos. Shakor [Shakoor o Shakur], cuyo crimen fue  “haber sido visto en compañía” de la chica de la otra tribu (que tenía 16 años), fue sodomizado por tres hombres como castigo. Sobre este hecho, sin embargo, no hubo un ultraje comparable porque aparentemente “se lo merecía”, al contrario que su hermana.

En el reciente caso de 2014, sabemos que tanto al hombre como a la mujer acusados de la relación ilícita se les exigió pagar una cuantiosa suma de dinero para compensar por su “crimen”. Y mientras que la familia del hombre decidió pagarla, la de la mujer se negó a hacerlo. Fue entonces cuando terminó siendo violada. Me pregunto, teniendo en cuenta el precedente de Shakor, si de no haber pagado el hombre, éste también habría sido sodomizado.

Claro está que hay muchas más mujeres violadas que hombres, y que esto podría explicar la diferencia en el trato. Pero no olvidemos que la violación del varón, y en particular a manos de la mujer, sigue considerándose prácticamente imposible. Cuando otro hombre indio denunció haber sido secuestrado y violado por un grupo de chicas, las reacciones de otras mujeres que escucharon la historia fueron las siguientes:

  • Sujata Hangal, ingeniera ejecutiva. Ese hombre quiere publicidad. Las mujeres indias son incapaces de hacer eso. Debería darle vergüenza [por contar esta historia].
  • Parul Mehta, empresaria. ¿Por qué llora? (…) Me parece bien que esas chicas hayan dado la vuelta a la tortilla. Bien por ellas [literalmente “me quito el sombrero”].
  • Mansi Gaur, ama de casa. ¿Dónde están los testigos? (…). Esta historia no es muy sólida.
  • Ankita Kohli, estudiante universitaria. Hasta que la policía no ponga a estas chicas en custodia no lo vamos a creer. Aunque esta historia me motiva a cómo dar una lección a estos hombres que violan mujeres sin miramientos.
  • Alina, maestra. Las chicas indias no pueden actuar de esta manera. Estamos ligadas a nuestras tradiciones. Ese hombre es un mentiroso.

No podemos descartar que efectivamente el hombre estuviera mintiendo, pero lo destacable aquí es el apoyo y la credibilidad brindadas cuando denunció el hecho. El artículo termina, por cierto, justificando la supuesta violación como un acto de retribución por las violaciones ocurridas a mujeres. Recuerden que ellas sólo cometen actos malvados en respuesta a otros actos cometidos sobre ellas, pero nunca por propia iniciativa, según este discurso. Y por supuesto cualquier varón es responsable de lo que otros hayan hecho por pertenecer al mismo sexo.

En cualquier caso está claro que si a muchas mujeres violadas no se las cree ni se las toma en serio, cuando se trata de un hombre no parece que la cosa sea muy diferente. De hecho tiende a ser peor debido al discurso de invulnerabilidad masculina. Las violaciones de mujeres son más de las que se denuncian, pero las de los varones es que rara vez se denuncian, bien por el estigma de la homosexualidad (cuando ocurre a manos de un varón), o bien por no parecer un pusilánime extremadamente sensible que además debería considerarse afortunado, si es que no es un mentiroso (cuando ocurre a manos de una mujer).

Aquellos que consideren la violación de un hombre a manos de una mujer como algo parecido a una leyenda urbana, le recomiendo leer este estudio de Barabara Krahe publicado en Sex Roles: A Journal of Research (p. 2) o los relatos de hombres que pasaron por ello. El escenario más frecuente en estos relatos concuerda con los datos del estudio: la mayoría de las violaciones ocurrieron cuando el hombre se encontraba inconsciente. Generalmente intoxicado con alcohol.

Aunque a nadie le cabe la menor duda de que quienes ha sufrido violaciones son mayoritariamente mujeres (90% de los casos registrados), cuando hablamos de menores de edad, las víctimas masculinas superan a las femeninas tanto en India (p. 80) como en Pakistán, probablemente debido a la mayor segregación sexual en estas sociedades.

¿Por qué las víctimas masculinas no despiertan la misma compasión que las femeninas? El tradicionalismo ha cultivado la imagen del varón estoico que ha de aguantar el sufrimiento sin quejarse, además del estigma asociado con la homosexualidad, incluso cuando se trata de la víctima de una agresión. Por otra parte encontramos la corriente feminista que considera al sexo masculino en su conjunto responsable de este crimen y cree que es capaz de pararlo si se le pidiera hacerlo. Los varones violados no reciben demasiada simpatía en este discurso porque comparten el mismo sexo que su violador (también varón en buena parte de los casos registrados).

¿Podemos avanzar hacia un discurso más inclusivo acerca de la violación que ofrezca mayor visibilidad a las víctimas masculinas sin que se entienda que minimiza el sufrimiento femenino? A raíz de lo que veo en los medios de comunicación, pero sobretodo de lo que no veo en ellos, parece que nos queda un largo camino por recorrer.

Esta entrada fue publicada en General, Invisibilidad, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Noticias, Represión emocional, Tradicionalismo, Violación, Violencia de género y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

61 respuestas a Noticias de India que nunca oirás (también de Pakistán)

  1. Pingback: Anónimo

  2. Sandra dijo:

    “Todos estamos familiarizados con la brutal violación y asesinato de una mujer en Delhi a manos de varios asaltantes mientras viajaba en autobús, crimen que conmocionó a la opinión pública nacional e internacional.” (Carlos Rodríguez)

    Carlos, has dicho bien: “opinión pública nacional e internacional”, porque la noticia tuvo eco no sólo en la India, sino en todo el mundo que está a merced de lo que digan los medios. Y ahora me pregunto yo: ¿Conoce también la opinión pública internacional el caso de Sandra Palo (http://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Sandra_Palo)? Es que puestos a comparar, en el caso de la India no hubo intención de matar (“sólo” violar con sadismo), mientras que en el caso español, además de todo lo anterior, hubo homicidio. Y no hablemos ya de las consecuencias penales para los violadores: horca en la India, mientras que “El Rafita” en España apenas estuvo unos años internado, y no faltan escritos donde de alguna manera se le exculpa de su crimen: “Los psicólogos señalan como una de las causas fundamentales de su conducta “el hecho de provenir de una familia problemática y humilde”.” (http://elpais.com/diario/2010/01/30/madrid/1264854254_850215.html)… ¿Qué es lo que lleva a que un caso sea tan aireado, mientras que otros iguales o peores no reciban tanta difusión y condena?

    Carlos, ¿qué persona con un mínimo de sentimientos no dejaría de condenar atrocidades como las violaciones de las que últimamente se han hecho eco los medios, y que han tenido lugar en la India? Pero al margen de eso, mi pregunta es: ¿Por qué hasta hace un par de años nada sabíamos sobre las violaciones en la India, y ahora, de repente, no pasa un mes sin que la prensa occidental deje de contarnos algún caso? ¿Es todo esto casual? ¿Es que en proporción a la gran población de la India (1.240.000.000 de habitantes) hay más violaciones en la India que en otros países? ¿Qué ventajas de tipo económico recibirá la India a cambio de introducir en el país la “perspectiva de género”, la victimización de la mujer, la criminalización del varón, y sentar las bases para la deconstrucción de la familia tradicional en dicha sociedad? Mi opinión es que estamos ante un grandísimo montaje propagandístico con fines políticos, no porque los hechos descritos no sean dolorosamente reales, sino porque se trata de una clara manipulación que recurre a la estrategia de contar medias verdades: se nos da los detalles de determinados crímenes, al tiempo que se ignora el resto (como los que tú citas relativos a cuando son ellos las víctimas). Es exactamente la misma estrategia que se sigue en España con el tema de lo que llaman “violencia de género” (dan cuenta de todos los crímenes en los que un hombre mata a su pareja femenina: “con éste nuevo crimen van ya xxx mujeres asesinadas por violencia machista en lo que va de año”, al tiempo que callan los crímenes cuando la homicida es una mujer, o cuando el homicidio tiene lugar entre personas homosexuales, o cuando es la madre la que mata a sus hijos).

    • Son buenas preguntas las que has hecho. Por mi parte sólo puedo decir que según el artículo del New York Times enlazado en esta entrada no parece que haya más violaciones en la India que en otros países del mundo (en proporción a la problación). Quizá la noticia de India corrió como la pólvora no tanto por el hecho en sí, sino por el descontento social generado, pero no puedo decir con certeza si este descontento es lo que captó la atención de los medios, o si la atención mediática fue la que alimentó el descontento. Tampoco sé si la India recibirá dinero de ONU Mujeres u organismos similares, pero sería interesante investigarlo.

      • jose dijo:

        Hola la desechabilidad masculina es un tema que me ha interesado bastante desde que lo vi en esta pagina. Me interesa pero me parece un error de interpretación sobre los datos objetivos que aportáis sobre el tema (y esto lo digo con afecto y sin acritud).

        Los argumentos que expones me parecen desmontables, por ejemplo en el caso del TIME lo que se promovio es que para salvar las mujeres afganas había que mantener al ejercito (no a los hombres del ejercito). Que el ejercito este mayoritariamente constituido por varones es circunstancial, ya hay ejércitos con mayor paridad como el israelí y es de suponer que esos paises tienen las mismas dinámicas de propaganda que el resto. Entre los terroristas suicidas de los paises más occidentales (se que parece un oximoron) hay mujeres bomba como en Chechenia, este es un ejemplo de un “soldado/guerrillero” mujer que directamente se le pide su muerte, no un riesgo para su vida.

        La expresión de “mujeres y niños primero” es otra de las muestras, ya que no se dice ni se supone que debería decirse como “mujeres y niñas primero”.

        La especial atención en la guerra que se hace hacia las mujeres y las niñas (fomentada por la ONU, organizaciones similares y estados) y otras situaciones parecidas son algunas de las consecuencias más aberrantes de la influencia de los lobbys feministas y creo que estaremos de acuerdo en que el poder que ha adquirido estos grupos es muy reciente.

        Pero aun así estamos olvidando que vivimos en un planeta donde sociedades al completo si pueden escoger eligen como hijos varones, si hay sociedades que abortan preferentemente teniendo en cuneta el sexo del feto este dato ya debería desterrar por sí mismo la desechabilidad masculina (por lo menos como un fenómeno universal).

        un ejemplo sobre esa conducta
        http://elpais.com/diario/2006/01/10/sociedad/1136847606_850215.html

        Aunque estos datos siempre hay que cogerlos con pinzas, por mucho que los maticemos realmente esto desmonta la desechabilidad masculina. Si acaso se podría decir que en la india mujeres y hombres son desechables y el resultado igualmente sería que dejaría de tener significado el concepto de desechabilidad masculina.

        Parece, me parece, que hay cierto rum rum sobre esto intentandolo demostrar desde algun aire biologicista: algo así como “los hombres son menos necesarios porque unos pocos pueden repoblar facilmente un grupo” creo que esto es falso ya que unos pocos varones producirían problemas graves de endogamia, con seguridad.

        Otro ejemplo del valor de las personas lo podemos encontrar en el siguiente artículo, si queremos podemos darle un valor economico donde se concreta en un regimen tan paternalista como el franquista lo valioso e importancia de los varones (90000pesetas por defunción), mujeres (60000pesetas por defunción) y niños o bebes (25000petas por niño o bebe): http://es.wikipedia.org/wiki/Cat%C3%A1strofe_de_Ribadelago

        saludos.

      • @Jose

        Mi comentario también es sin acritud, y tengo que decirlo porque cuando se lee algo escrito es difícil saber cuál es el tono.

        Si lo que mencionas del ejército fuera circunstancial, cabría imaginar que un ejército compuesto mayoritariamente por mujeres, y donde las víctimas femeninas constituyeran el 98% de las muertes, se quedaría en un país ocupado porque a la opinión pública le preocupa la seguridad de los varones. No creo, sin embargo, que viva para ver algo así. La realidad es que en Estados Unidos, pese a que recientemente se han abierto posiciones de combate a las mujeres, para el reclutamiento forzoso en casos de emergencia nacional (selective service) sólo los varones están obligados legalmente a hacerlo.

        Como el ejército israelí podemos contar con los dedos de la mano. Ahora bien, ¿mueren el mismo número de hombres y mujeres en estos ejércitos? Desconozco el caso de Israel, pero en España, uno de los ejércitos con más mujeres y con puestos abiertos para ellas en posiciones de combate, la inmensa mayoría siguen siendo varones. Nadie espera que las mujeres soldado mueran en la guerra en la misma proporción que los varones.

        Sobre las terroristas chechenas, creo que para utilizar el dato como argumento que descarta la desechabilidad masculina tendría que haber una proporción similar de hombres y mujeres auto-inmolados. No tengo constancia de que haya paridad en este sentido.

        Sobre el tema de “mujeres y niños primero”, lo de niños se utiliza en masculino genérico (en inglés se utiliza “children” en la misma expresión, que también es un nombre neutro para referirse a niños y niñas). Cuando se dice “mujeres y niños primero” se está excluyendo al varón adulto, el género desechable.

        El aborto selectivo no creo que destierre la desechabilidad masculina por varias razones:

        1. Como ya he mencionado en este blog, soy proelección. Por tanto no considero equiparable la comparación. No es igual que la muerte de un adulto. Y en el caso de los adultos, está claro que la vida del varón tiene menos valor que la de la mujer, por los ejemplos que ya mencioné.
        2. Cuando las sociedades dejan de depender de los hijos varones como sistema de jubilación, caso de Occidente, la preferencia tiende a ser invariablemente a desear y adoptar niñas. En la charla de TED sobre “el fin de los hombres” de Hannah Rossin, aparece que incluso en Corea esto está pasando. http://www.slate.com/articles/news_and_politics/hey_wait_a_minute/2004/01/bringing_up_babes.html

        3. En la desechabilidad, el menor valor de una vida es condición necesaria pero no suficiente. Según dos de las tres definiciones de la RAE, es necesario que se le pueda dar un uso. La guerra, el trabajo de alto riesgo, los trabajos forzados, etc.
        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/08/31/opresion-masculina-en-la-historia-el-trabajo-forzado/
        Un ejemplo de esto son los veteranos de guerra en Estados Unidos, que constituyen entre el 20% y el 40% de los sin techo.
        http://www.nationalhomeless.org/factsheets/veterans.html

        Respecto a los sarcófagos, como no entiendo del negocio, desconozco si la diferencia tendrá que ver con que los hombres son más altos y pesados. Pero suponiendo que no, hemos de tener en cuenta que hay muchas estatuas de soldados, existe el Día de los Veteranos y el de los Caídos, etc. porque obviamente un cierto reconocimiento y estatus son necesarios para que el hombre acepte su sacrificio. Buena parte del malestar masculino hoy día lo veo en que se le exige el mismo sacrificio pero a diferencia de antes ahora se le demoniza por ello (y por otros motivos).

      • jose dijo:

        Hola
        en el articulo de wikipedia no se habla de sarcofagos sino de las indemnizaciones donde se valoró como mayor la perdida de un varon (90000 pesetas) que la de mujeres y niños (65000pesetas y 25000 respectivamente). Esto como lo de los abortos de fetos femeninos y el echo de que a los niños se le intente proteger indistintamente del sexo (lo que no tiene sentido en el caso de que estes dispuesto a invertir los recursos para criarles, cundo luego de adultos se vuelvan prescindibles). El hecho del aborto es importante porque lo que expresa esa gente es que no desea invertir los recursos en una niña y luego en una mujer cuando puede hacerlo en un niño y luego en un hombre.

        Cuando dices que al cambiar las sociedades asiaticas se ha empezar a preferir adoptar niñas y otros ejemplos similares vuelve a perder vigencia la “desechabilidad masculina” ya que tacitamente se reconoce que hasta la actualidad o hasta hace poco se ha preferido (ha sido mas deseado o mas valiosos) los varones en las familais de esas sociedades.

        Esta division de roles que ha perjudicado a los varones en cuanto al numero de muertes en accidentes laborales es consecuencia de que a las profesiones de riesgo acceden los varones. Pero cuando vas a ver que es una profesión de riesgo tambien te das cuenta que tienen todas un caracter predominantemente físico (soy incapaz de sentirme atemorizado por una mujer de 1,65m en la policia, una mujer de 1,65 no es la persona más adecuada normalmente para sacarme a mi con mis 100kg de un incendio, el capataz que contrata obreros para la construcción desea gente capaz de coger bastante peso…) en ningun caso se valora que da igual que mueran (sobre todo para la persona que luego tendrá que pagar las indemnizaciones) sino que son las personas mas capaces para desempeñar esa tarea (sea esto cierto o no) y como consecuencia ademas tienen más probabilidades de morir en esos trabajos ya que son los que mayoritariamente los realizan.

        Si creo que se deba tratar la mayor mortalidad de los varones en muchas circunstancias como cuestiones de genero pero no desde la perspectiva de que los varones son menos deseados sino sencillamente que la division de roles ha producido conseceuncias negativas (y otras positivas) en la calidad de vida de la gente. Creo que el motivo por el que se esta prestando más interes como “cuestion de genero” a la desigualdad y perjuicios de las mujeres es que en la actualidad quien tiene el patrimonio del discurso de genero son las feministas. Nosotros al coger el relevo del discurso de genero sin considerarnos feministas estamos empezando a destruir esa apropiación.

      • @Jose

        La familia, generalmente, no es la que pone en práctica la desechabilidad masculina (aunque a veces lo haga, como nos muestra que 80% de los sin techo sean hombres, pese a tener en teoría mayores oportunidades laborales, lo que nos indica que las mujeres reciben más apoyo familiar). La familia puede invertir recursos en su hijo y luego ser el Estado quien lo mande a la muerte cuando cumple la mayoría de edad, como por ejemplo en una guerra, o en el pasado en los trabajos forzados. Que se proteja igual a los niños de ambos sexo y a las mujeres sigue sin explicar por qué los hombres reciben el último lugar en cuanto a protección. Me resulta difícil explicar lo que ocurrió en el Titanic sin hablar de la desechabilidad masculina.

        En el caso del aborto selectivo, como dije, se debe a que los varones son los que mantienen económicamente a sus padres en la mayoría de las sociedades tradicionales, mientras que las mujeres tienden a abandonar la familia para unirse a la de su marido (sociedades patrilocales). Y el origen de esta preferencia venía en muchos casos para mantener concentrados a los varones con lazos de sangre porque era más efectivo para la guerra, aunque estos sistemas a veces perviven incluso cuando la razón original ha desaparecido. Hay otras razones pero no voy a entrar en ello ahora. Sin embargo, como dije, una vez estos factores desaparecen, la preferencia es tener niñas. He podido explicar por qué se prefería a los varones, ¿pero cómo explicamos que ahora se prefieran a las niñas?

        Con respecto a lo de los muertos en el trabajo, no estoy diciendo que les dé igual que se mueran. Sólo estoy diciendo que cuando llega la hora de poner a alguien en peligro, se prefiere que sea un hombre. No es sólo cuestión de quién consigue el trabajo, es también cuestión de quién lo solicita. El trabajo de taxista nocturno en una gran ciudad no requiere más fuerza física para una mujer que para un hombre, y sin embargo todavía no me he encontrado con una mujer que haga este trabajo, y si las hay, deben ser bastante pocas.

        Pero para mí lo que habla de desechabilidad masculina no son sólo los datos de guerras, homicidios, suicidios, accidentes laborales, historia de trabajo forzado, “mujeres y niños primero”, hombres que mueren protegiendo a sus parejas (como en tiroteo del teatro Aurora) pero rara vez a la inversa, fracaso escolar, mayor uso de alcohol y drogas, etc. Lo que me parece que habla volúmenes es que desde una perspectiva de género a casi nadie le ha importado nada de esto, ni le importa. Tenemos cientos de instituciones, estudios, organizaciones sobre los problemas de un sexo, pero prácticamente nada dedicado a los problemas del otro, que cuando se tratan es desde un punto de vista neutral, o para culparlos. Cuando unimos todos estos datos y el poco caso que se le hace desde una perspectiva de género, yo no puedo ver otra cosa que la desechabilidad masculina. Me parece poco probable que todo esto no esté conectado porque viene del mismo sitio: el menor valor de la vida del hombre.

      • jose dijo:

        Hola.
        Como el argumento necesario y suficiente para ti es que no se presta atención a las cuestiones de genero que afectan a los hombres es el único argumento que atacaré.

        Creo que qué el interes de los estudios de genero este centrado en la mujer es consecuencia de que son las feministas las que mas estan usando ese concepto y a medida que se extienda ese pensamiento (el genero como concepto de analisis), en la sociedad y las universidades, empezaran a tener importancia estudios de genero centrados en la problemática de los varones (lo bueno de esto es que lo veremos ambos porque está a punto de nieve ya que el discurso de genero vive su momento álgido).

        Tambien tengo la intuición de que el exito del feminismo es consecuencia de que no pone en riesgo el sistema economico actual (incluso puede que lo estimule en algunos puntos) asi que es una ideologia facilmente asumible por los que gobiernan. Aun más facil que la ecología y que aun así ya ha sido asimilada.

    • Arturo dijo:

      El caso de Sandra Palo salió en su momento en toda la prensa nacional, no se si también en la internacional pero yo recuerdo haberlo visto en prensa y TV.

      • Sandra dijo:

        “El caso de Sandra Palo salió en su momento en toda la prensa nacional, no se si también en la internacional pero yo recuerdo haberlo visto en prensa y TV.” (Arturo)

        En efecto, salió en la prensa nacional, entre otras cosas porque la prensa, además de transmitir ideología, necesita vender sucesos. Lo que no salió en dicha prensa fue la condena feminista, porque ni la hubo ni la habrá. Carlos nos dijo en otro post que eso es porque la sociedad en su conjunto condena tales hechos, y que por tanto el feminismo no necesita condenarlo, pero a ello yo añado que en el caso de la India la crítica se ha hecho desde una perspectiva feminista, enfrentando a los hombres indios (los malos, todos ellos violadores en potencia) y las mujeres indias (las víctimas, por definición). En este caso, pues, no sólo se vende el morbo de la noticia, sino que se aprovecha la situación para transmitir un mensaje ideológico. Esa doble motivación no se dio en la presentación de las noticias relativas al caso de Sandra Palo. Todo lo contrario, ya he reseñado alguna información de El País donde de alguna manera exculpan al líder de los violadores al decir del mismo que su conducta viene dada por “el hecho de provenir de una familia problemática y humilde”. ¿Se imaginan qué pasaría si El País dice que en el caso de los violadores de la chica india éstos actuaron de tal manera como consecuencia de provenir de “familias problemáticas y humildes”?
        No se trata de imaginar situaciones conspiranoicas, ni tampoco como sugiere Carlos que la India espere recibir dinero de ONU-Mujeres. La India hoy en día tiene un crecimiento económico envidiable (otra cosa es cómo se reparte esa riqueza), sus universidades generan más informáticos que el resto del mundo; y ya son capaces de hasta fabricar armas nucleares. La cuestión de fondo es que la India se está occidentalizando y que ello implica romper con un modelo de sociedad que en la actualidad puede funcionar como una rémora para el crecimiento y el desarrollo. Las sociedades occidentales están en proceso de deconstrucción del último vestigio que quedaba de relaciones no mercantilizadas, que estaba basado en la solidaridad y el parentesco: la familia, y como paso previo para convertirnos a todos en una masa de asalariados y consumidores. La India, simplemente, sigue el mismo esquema de desarrollo aplicado en Occidente: liquidar la familia tradicional (que tiende a ser una unidad autosuficiente donde la ayuda mutua no está comercializada) para en su lugar construir una sociedad donde todo esté movido por el mercado. ¿Cómo se liquidan las familias tradicionales? Fácil: incitando a la guerra de sexos para así “liberar” a las mujeres. Es algo similar a lo que sucedió a lo largo del siglo XIX cuando se eliminó la esclavitud (ojo, los esclavos negros nunca se liberaron por sí mismos, sino que fueron “liberados” por hombres blancos y ricos), para con ello transformar a los otrora esclavos en modernos proletarios asalariados. No sé, pero veo en este blog mucho debate sobre el origen biologicista o culturalista de la mentalidad femenina (como explicación del feminismo), pero me sorprende que tanto si fuese una u otra la explicación, faltaría por entender ¿cómo es que entonces el feminismo no ha existido desde siempre? Por el contrario, el feminismo es algo muy reciente, y mucho más reciente es su conversión en religión de Estado. Una religión de sustitución que aniquila la familia tradicional, y que sólo se ha implantado en aquellos países más típicamente capitalistas (USA, Europa Occidental), que aspiran a serlo (como es el caso de la India), o que han desarrollado el capitalismo vía sociedad totalitaria (como sucede con la política del hijo único en China).

    • Isidro dijo:

      También a mí me parecen muy buenas preguntas las de Sandra. Hay varias posibles explicaciones, seguramente no excluyentes.Una, desde luego, la que ´Sandra apunta; aunque yo he de decir que no suelo dar mucho crédito a las teorías conspiratorias de mucha envergadura. Quizá en esto sea yo demasiado escéptico. De lo que podemos estar seguros es de que las violaciones a mujeres en La India seguirá ocupando la atención de los medios durante mucho tiempo. Los medios de difusión se aferran a determinas noticias si comprueban que, por lo que sea, tienen tirón en la opinión pública, si comprueban que aumenta la audiencia o la mantiene. Hay muchos ejemplos. Todavía se sigue hablando del caso de Marta del Castillo. Durante mucho tiempo se habló de José Bretón cuando mató a sus dos hijos. Y también se prestó enorme cobertura al caso de las niñas de Alcácer, etc. O, ahora, el de los padres de la pequeña Asunta. Los medios de difusión, si encuentran una noticia impactante que consideran un filón, la explotan todo lo que pueden. En el caso de las violaciones en La India puede pasar exactamente lo mismo. El efecto perverso de esta práctica periodística es que acaba distorsionando la percepción de la realidad en la población. Se crea un sesgo informativo muy dañino.

      Las noticias sobre esas violaciones tienen, por lo demás, el éxito de audiencia asegurado, pues es de prever que calen hondo en una población largamente adoctrinada en la llamada violencia de “género”. Las asociaciones feministas encuentran en estos delitos una buena excusa para seguir demandando subvenciones al Estado.

      Pero a mí hay algo más que me llama poderosamente la atención. Y es algo que ya lo he dicho en un larguísimo comentario en la entrada anterior. Un comentario tan largo que, quizá, su contenido, o parte de él, haya pasado desapercibido para el lector. Me refiero a las declaraciones que hacen esas cinco mujeres indias cuando se les pregunta por el caso de un hombre violado por varias mujeres. ¿Alguien ha observado que se trata de declaraciones que cualquier feminista de por aquí podría firmar? Sus respuestas están tan cargadas de odio hacia el varón que cualquiera diría que ya han sido adoctrinadas por nuestras airadas feministas de “género”. A mí este punto me parece de la máxima importancia. ¿Realmente están ya influidas y contaminadas por el feminismo occidental? Desde luego, es posible. Pero también es posible otra cosa. Una de esas mujeres indias pone en duda la noticia alegando que las mujeres indias no pueden actuar de esa manera porque están aferradas a sus tradiciones. Ojo, estas palabras no tienen desperdicio. ¿Debemos colegir, entonces, que los varones indios (o algunos) sí violan porque están aferrados a la tradición de violar a las mujeres? ¿O debemos colegir que los varones indios violan a las mujeres porque no están sujetos a ninguna tradición que censure la violación? ¿Qué lectura tienen las palabras de esa maestra? Cualquiera que sea, no puede ser más siniestra.

      Una posibilidad es, como digo, el contagio de ideas feministas. Pero otra posibilidad (en realidad, más inquietante) es que las mujeres de La India tengan la creencia de que el hombre es un ser inmoral y la mujer un ser moral. Y si esto fuera así, las mujeres de La India ya tienen en su mente la semilla de todo posible feminismo ulterior. Y me temo que no sólo las mujeres de ese país. Y ni siquiera sólo las mujeres: también los hombres, según me temo, participan de la creencia de que que las mujeres son, en general, buenas y los hombres, cuando menos, más propensos a la maldad. No hace mucho, vi un telediario en el que se discutía sobre la conveniencia o no de obligar a las mujeres musulmanas que residen en España a quitarse el pañuelo que les cubre parte de la cara cuando entran a sitios públicos. Una de las razones, se decía, es que el velo o pañuelo que llevan impide la correcta identificación policial de esas mujeres. Cuando una reportera le planteó esta cuestión a un hombre musulmán, éste contestó algo así: “con las mujeres no hay problema, ellas no hacen nada malo”. La periodista replicó, corroborando la opinión del entrevistado: “las mujeres son buenas”.

      Nada nos puede extrañar que el común de las personas de cualquier sitio del mundo tengan ideas parecidas, que crean que los hombres son potencialmente malos y las mujeres buenas. En gran medida porque una de las funciones biológicas del varón es la defensa física o armada de la población y, en parte, porque, por muy diferentes razones, los varones, en efecto, delinquen más que las mujeres y, en conjunto y como promedio, son más peligrosos por razones obvias. La otra parte que se olvida es que la mayor parte de las víctimas de los varones son también varones. Y esto se olvida porque, como tantas veces se ha dicho ya, la vida y el sufrimiento de las mujeres importa mucho más que el de los hombres, el sexo desechable.
      Aparte de todo esto, que ya es mucho, hay algo más, cuya importancia no deberíamos desdeñar. Por muy diversas razones la maternidad está asociada en nuestras mentes a la bondad misma. La mujer es la que genera la vida, la que cría, amamanta y cuida a las criaturas más indefensas: los bebés humanos. Hace unos días, hablando con el médico de mi localidad, me contaba que de joven asistió a un mitín feminista. En este mitin, la oradora dijo: “Si las mujeres gobernaran el mundo, no habría guerras; ¿porque qué madre mandaría a su hijo a la guerra?” El aplauso general fue interrumpido por la réplica de un asistente: “Al hijo propio no, pero al del vecino sí”. Se armó, como cabe suponer, un buen revuelo, siendo tachado el hombre que tal cosa replicó de machista.

      Pero voy a lo que voy. La creencia de que la mujer, por ser madre o madre potencial, es necesariamente buena y pacífica está muy hondamente incardinada en la mente de la mayoría de las personas, ya sean hombres o mujeres. No hay, con seguridad, figura más mitificada y glorificada que la de la madre, la amantísima madre.
      Ejemplos de ello los tenemos por doquier:
      – Reparemos en las palabras que la manipuladora Carrie Nation dirigía a los hombres para persuadirlos de que le debían abrir la puerta del bar: “¿no van a dejar entrar a su madre, chicos? Quiere hablar con ustedes”. Y lo más destacable es que le funcionaba.
      – ¿Qué pasa en las cárceles cuando el preso es un violador? Todos lo sabemos: que se tiene que apartar al violador del resto de presos para evitar el riesgo de que lo linchen o sodomicen. Lejos de ser el violador varón un “hijo sano del patriarcado”, como quieren las feministas, lo que prueba la aversión de los varones en presidio a los violadores es justamente lo contrario: el violador de mujeres es un proscrito dentro del mundo masculino.
      – Cuenta Pinker en La Tabla Rasa que no era una buena táctica intimidatoria para el enemigo bélico que amenazara al pueblo invadido con violar a sus mujeres, pues el efecto que tenía tal amenaza era justamente el de encorajinar a los varones del bando amenazado.
      – Seguramente, uno de los tatuajes que más llevan los presidiarios estampados en la piel es “Amor de madre”.
      – No hay figura humana que, en general, más queridas por los hombres que el de la madre. Por eso mismo, cuando alguien quiere insultar y dañar de verdad a otra persona recurre al peor de lo los insultos posible: “hijo de puta”. Que éste sea el peor insulto que una persona pueda recibir no es una prueba de machismo (no es un ataque a la mujer), sino de lo contrario. Es una prueba de cuánto puede doler que a uno le menten a la madre, pues es la persona más querida para hombres (y seguramente también para las mujeres).
      – Cuando se descubre que una madre ha maltratado o asesinado a su hijo, todo el mundo piensa que esa madre es una madre desnaturalizada; es decir, que ha obrado mal pese a su naturaleza.

      Las mujeres jóvenes y bellas tienen un poder cierto sobre los hombres. Seguramente, un poder que se deriva de su atractivo sexual. Warren Farren lo ilustra muy bien:

      “En un partido de beisbol pido una cerveza y unos cacahuetes al vendedor. Eso trae a la cabeza de la mujer que se sienta detrás de mí recuerdos pasados… “Las propinas como vendedor son fantásticas”, le dice a su novio. “Sobre todo si eres chica. Yo solía hacer unos 200 dólares por hora”. Me quedé de piedra. Traté de ser discreto y me giré para mirarla. La mujer parecía la actriz de una película. Su novio, tan alucinado como yo, le pidió que siguiera hablando. “Estaba en secundaria. Debía de tener 12 o 13 años. Antes de los partidos comprábamos bebidas y chucherías y los vendíamos. Cada uno se quedaba con las propinas y con sus beneficios. Los partidos duraban 2 o 3 horas y a veces sacaba hasta 500 dólares.” “¡500 dólares!”, exclamó su novio. “¡Es imposible que vendieses tantas bebidas!” Antes de que se pusiera a hacer cálculos, ella se lo aclaró. “La mayoría eran propinas.” “Apuesto a que de los tíos”, dijo el novio. “Sí, sobre todo hombres. No era raro que me diesen 5 dólares o incluso 10” “¿Y sólo por un rato de trabajo?” “Y una sonrisa”, respondió ella. Con una sonrisa. “Así que flirteabas… ¿vendías tu sonrisa bonita e inocente?”, bromeó el novio. “Oh, vamos, tenía 13 años. Pero quizás sí que vendí mi inocencia”. “Explícate”. “Me di cuenta de que como chica podía ganar un montón de dinero simplemente siendo yo. Y sonriendo. Y de algún modo eso me echó a perder. Cuando supe que tenía esa opción, fue más duro encontrar la motivación para esforzarme y estudiar, sabiendo que en un trabajo normal nunca ganaría tanto como con mi sonrisa”“
      Warren Farrell, “Why men earn more”

      Pero cuando las mujeres se hacen mayores y pierden su atractivo sexual no pierden poder, probablemente porque, como Carrie Nation, nos recuerda a nuestras madres o abuelas.

      La cuestión, en definitiva, es que, a mi juicio, hombres y mujeres parecemos estar predispuestos, bien por nuestra mental primitiva, bien por nuestras experiencias en la vida, a considerar buenas a las mujeres y malos a los hombres. Dicho de otra manera: quizá sin pretenderlo hombres y mujeres lleven dentro de sí a una feminista radical esperando el momento propicio para manifestarse. Ese parece ser el caso de esas mujeres indias cuyas respuestas parecen un calco de las invectivas que las feministas de por aquí lanzan a los varones. Por eso, una vez más y como siempre hay que apelar a la objetividad de la razón.

      • Muy buen comentario, Isidro. Tocaré algunos de esos puntos en un par de días.

      • Por fin tengo algo de tiempo para contestar este jugoso comentario.
        La India ha tenido su influencia feminista, y de hecho también existen allí grupos masculinistas. http://en.wikipedia.org/wiki/Men's_rights_movement_in_India
        Sin embargo, creo que la respuesta de esta maestra tiene más que ver con el aspecto que has señalado: la visión de la mujer como el sexo más moral. Las explicaciones que has ofrecido para hablar del origen de esta situación me parecen excelentes. Por otra parte no podemos descartar que cuando dice “las mujeres indias no pueden hacer eso porque están ligadas a sus tradiciones” se refiera a la occidentalización del país, que puede (o no, lo desconozco) haber sido adoptada más rápidamente por el varón. En resumen, las mujeres estarían más ligadas a su tradición y serían “buenas”, mientras que el hombre se encuentra bajo el influjo de la occidentalización y como consecuencia tiene más probabilidades de incurrir en “actos inmorales” que se alejan de la buena y piadosa costumbre. Es sólo una idea, aunque podría estar equivocado.
        Lo que sí puedo confirmar es que en la época de Carrie Nation se consideraba efectivamente a la mujer como el ser moral, razón por la que tuvieron tanto éxito para forzar al gobierno a firmar la Prohibición (aunque también hubo hombres destacados).
        Sin embargo no siempre fue así. En la Edad Media no se consideraba que la mujer fuera un ser más moral que el hombre, y de hecho muchas veces se la consideraba sexualmente más voraz. Y aunque siempre ha habido cierta reverencia por la maternidad, parece que no fue hasta la Revolución Industrial (cuando las madres se enfrentaron al desafío de criar a los hijos solas en mayor número que jamás en la Historia) que se acentuó esta “maternidad sagrada” hasta quedar como la conocemos hoy día. Aquí se explica un poco el proceso:
        http://www.law.fsu.edu/journals/lawreview/frames/254/mcnefram.html

      • Isidro dijo:

        Carlos,

        aprovecho para felicitarte por tu último artículo. Magnífico, como de costumbre.

        Voy a comentar tu también jugoso comentario y tus diligentes pesquisas.
        Obviamente, no podemos saber a ciencia cierta cuál es el influjo del feminismo en las opiniones que las mujeres indias tienen de los varones indios. Es posible que lleves razón cuando apuntas que quizá las indias piensen que los varones, al contrario que ellas, se han contaminado de las licenciosas costumbres occidentales. Pero esto supondría tener que admitir que antes del influjo occidental los varones indios -todavía sujetos a las morales costumbres indias- no perpetraban violaciones a mujeres (o que violaban mucho menos). Desconozco los datos, pero para mí no es creíble. Por otro lado, y, en cualquier caso, si fuera eso lo que creen las mujeres de La India (que los varones indios se han contagiado de costumbres bárbaras), quedaría claro que ellas se consideran mucho menos corruptibles que los varones, más aferradas a la moral. Ellos han caído en la tentación. Ellas no.

        Yo diría que desde siempre (y quizá para siempre) hombres y mujeres han considerado a la mujer mucho más recta y moral que el hombre. Hace unos días, el inefable Octavio Salazar ponía en la cabecera de uno de sus misándricos artículos una cita de Emilio Rousseau, un ilustrado francés que nos dejó en herencia la falsa teoría del buen salvaje. Pero también esta otra perla:

        “Formada para obedecer a un ser tan imperfecto como el hombre, con frecuencia tan lleno de vicios y siempre tan lleno de defectos, debe aprender con anticipación incluso la injusticia y a soportar las sinrazones de un marido sin quejarse”.

        La difamación de lo masculino viene, como se ve, de lejos, y ha corrido pareja al ditirambo a la mujer.

        En cuanto al desprestigio de la moral femenina en la Edad Media, he de decir que no es un asunto que tenga muy claro. Hace ya algunos años salió un historiador en la televisión y dijo que, en contra de la opinión más extendida, en la Edad Media eran frecuentes las orgías y los excesos de la carne. También sabemos que era una época profundamente religiosa que condenaba la lujuria y el sexo fuera de matrimonio y muchas prácticas y posturas sexuales que hoy consideramos normales. A los hombres rijosos se les recomendaba practicar un corte superficial en los muslos para contener así el deseo desmedido. A las mujeres libidinosas, que se lavaran la vagina con incienso. Pues bien, si ambas cosas eran ciertas (la lujuria y su condena), es de suponer que la visión que el ser humano tenía de sí mismo debió ser poco halagüeña. Si hombres y mujeres se entregaban al desenfreno sexual, es casi seguro que todos se sentía pecadores y culpables. Tampoco podría extrañar que los varones, temerosos de arder en el infierno por sus pecados sicalípticos, buscaran una manera de disculparse ante Dios. Y esa manera quizá fue la demonización (en un sentido literal) de la mujer. La mujer joven y bella, ejerce, sin duda, una atracción enorme en muchos hombres. Y esa fuente de tentación que aboca al pecado de la carne fue señalada por los hombres, quizá, como la encarnación del demonio. En fin, esto no es más que una hipótesis.

        Pero la cosa se complica, Carlos. He podido recabar información que prueba que en aquella oscura época también había un ensalzamiento de la figura materna a través de la devoción mariana. Veamos:

        “La naturaleza humana de la Virgen es el factor decisivo que lleva a San Bernardo a definida como la mediadora ideal entre los hombres y Cristo. En su Sermón séptimo sobre la Natividad, el santo declara que «Es María quien os ha dado este hermano Cristo. Pero quizá teméis en él la majestad divina, pues aunque se haya hecho hombre, continúa siendo Dios, sin embargo. ¿Queréis tener un abogado cerca de él? Recurrid a María. No hay en ella más que humanidad pura, no solamente porque es pura de toda mácula, sino pura aún en el sentido de que no hay en ella más que la sola naturaleza humana» 19. La Virgen es definida aquí como la figura ideal para interceder entre el hombre y Dios, y además de su misma humanidad, su papel materno capta la imaginación de los fieles. A partir del siglo XII hay una verdadera explosión de devoción popular mariana ya que la presencia de la Virgen cobra una importancia enorme en las peregrinaciones a los santuarios, en la iconografía y, sobre todo, en la literatura.”

        “su papel materno capta la imaginación de los fieles”. Claro, aquel que debe pedir el perdón de Dios solicita la intercesión de María, precisamente por ser madre (de Dios). La calidad de madre de María excita la imaginación de los creyentes porque piensan que una madre, bondadosa de por sí, siempre sabrá perdonar los descarríos de todo frágil humano, como toda madre perdona de forma incondicional al hijo. Este punto es de máximo interés, Carlos. Aunque al Dios padre se le atribuye una bondad infinita, no deja de ser sintomático que se recurra a la figura materna para conseguir el perdón su perdón. A imagen y semejanza de lo que ocurre en cualquier mortal casa, el hijo que ha hecho algo malo corre a refugiarse en las faldas de su madre, quien, con seguridad, intercederá por él ante el severo padre.

        Así pues, creo que se puede seguir manteniendo la hipótesis de que todo el mundo, hombres y mujeres, ven en la figura femenina una potencialidad innata para la bondad, pues en toda mujer reside el poder de dar la vida y ejercer la maternidad. El influjo de esta universal creencia no debería pasarnos desapercibida a la hora de explicar, siquiera en parte, el actual estado de cosas entre hombres y mujeres.

        Conociendo tu gran capacidad para investigar y razonar sobre todas estas cuestiones, me permito sugerirte la elaboración de algún artículo sobre el peso que la exaltación de la figura materna haya podido tener en el desarrollo implacable del feminismo de “género”. Bueno, que la apuntes en tu agenda si te parece bien.

        Saludos.

      • Isidro dijo:

        Un apunte rápido y complementario del anterior. Ahora no puedo entrar en más análisis.
        El poder de las mujeres sobre los hombres tiene, seguramente, muy diferentes caras y orígenes. Dos podemos señalar ahora:
        – El sexual.
        – El maternal (el hecho de concebir, dar a luz y criar con amor. Por antonomasia, el amor verdadero es (siempre se ha dicho) el de la madre).

        Durante los siglos en que el sexo placentero era considerado pecado, las mujeres ejercían sobre los varones creyentes una fascinación maldita, pues ellas eran fuente de un deseo castigado por Dios. Pudieron ser vistas por los varones como la encarnación demoníaca del mal, como esa incoercible atracción que los abocaría al fuego eterno. Pero contaban las mujeres, para compensar, con su cualidad potencial o de facto de ser madres: los seres más queridos, venerables y adorables para (casi) todo el mundo.
        Y llegó el momento en que, por razones en que ahora no puedo entrar, el sexo recreativo y placentero dejó de ser pecado. Fue entonces, seguramente, cuando los hombres vieron en las mujeres una fuente de fascinación no contaminada de pecado. Ellas pudieron, entonces, recurrir a explotar todavía más sus naturales encantos sin riesgo de ser tachadas de pecaminosas y corruptoras del varón. Es decir, el sexo placentero dejó de ser maldito. La imagen social de la mujer perdió su ambigüedad: ya sólo quedaba de ella un poder de fascinación sin posible mácula ni culpa. Desde entonces, el poder de la mujer sobre el hombre es sexual y es maternal sin ningún elemento negativo que atribuirle a ninguno de ambos poderes. Es posible que todo esto permitiera la catalización del ensalzamiento que el feminismo hace de la mujer, y, también, de la demonización del hombre al ser posible atribuirle la injusticia de haber demonizado a la mujer durante los siglos en que el sexo placentero fue considerado pecado.
        Esta demonización del hombre es tan injusta como la demonización de la mujer, pues, aunque se diga lo contrario, las mujeres siempre han sido custodias de la moral, de conformidad con su mentalidad más conservadora (Sordo, Fericgla).

        Aquí lo dejo, Carlos. No tengo tiempo para más.

        Saludos.

      • Voy a tardar un poco en contestar como es debido por falta de tiempo, pero quiero aprobar estos dos comentarios ya porque son de gran interés.
        Sólo diré que la división del poder femenino en sexual y maternal me parece un gran punto de partida para las discusiones de este blog. También hemos de tener en cuenta otras fuentes de poder como la propia costumbre. Explicaré más adelante.

      • jose dijo:

        (“…)el amor verdadero es (siempre se ha dicho) el de la madre”

        Hola Isidro te importa que te pregunte que edad tienes?, te lo pregunto porque tengo la sensación de que mientras que feministas “radicales o más bien hembristas” hay en todas las generaciones, por lo menos en España, los feministas más radicales son gente (en mi experiencia personal) de mediana edad en adelante como el resto de gente que tiene un pensamiento muy marcado sobre la diferencia de sexos, roles etc (por lo menos de una vision tan esencialista de los generos).

        Al usar una expresión como fascinación me parece que generalizas una sensación que tú puedas tener, y que supongo tendrá gente de sociedades con una fuerte segregación o diferenciación sexual (por lo menos durante su educación). Si buscas ejemplos en la historia sobre esa idea de fascinación hacia las mujeres creo que no te acercarás ni un paso a saber cual era la sensación que siente o sentía la mayoría de la gente.

        Una de las cartas que maneja algún tipo de feminismo es atribuir, como muchos machistas, funciones antiquísimas a deseos y sensaciones que tienen ellos en la actualidad. Ultimamente he leido en blogs tonterías sobre una supuesta religiosidad en el paleolitico de culto a la vida donde la mujer sería el centro social gracias a la reproducción, por ejemplo.

        Me parece muy dificil (yo diria que imposible) saber que sentía la gente de epocas pasadas ya que solo sabemos lo que pensaron y dijeron los pocos que dejaron textos, cuadros…

        Esto lo digo sin acritud hacia ti. Solo señalo que a lo largo de historia lo que dijeron los reyes lo sabemos, lo que sintieron los campesinos es una incógnita. Y me parece que este tipo de opiniones que demuestran la situación del presente con ejemplos escogidos del pasado son ejercicios principalmente de racionalización.

        Aunque como a ti, el poder de las mujeres (como colectivo) a lo largo de la historia desde el punto de vista de la reproducción (selección sexual y gestación) también me interesa bastante.

        un saludo.

      • @Jose

        Traes un buen ángulo de discusión cuando dices que no sabemos lo que pensaban los campesinos u otros sectores de la sociedad que no dejaron escritos. Esto no se puede negar. Sin embargo, hemos trabajar con las fuentes que hay disponibles. La mayoría de los textos medievales sobre mujeres fueron escritos por eclesiásticos, y aunque podemos decir que ésa fue principalmente la opinión de la Iglesia, no podemos negar la influencia que dicha institución ejerció sobre la sociedad del momento, que a veces incluso se reflejaba en la ley (lo inmoral se mezclaba con lo ilegal). La opinión de los campesinos bien pudiera ser algo diferente, pero no es difícil imaginar que tendría el influjo de la Iglesia, como en otras áreas de la vida.

      • jose dijo:

        Hola
        Hace unos años fui a una conferencia de uno de los responsables de atapuerca y él estaba muy contento porque acababan de encontrar una herramienta de silex en el mismo estrato que los fosiles de un humano (creo que era homo antecesor), humanos que él databa de hace unos 750.000 años pero tenían el problema de que no habian encontrado utensilios lo suficientemente sofisticados para un cerebro tan grande como el de esos sujetos hasta que encontraron en la misma cueva, el mismo yacimiento y el mismo estrato esa herramienta. Para la datación tambien era importante que en el yacimiento habia restos de un oso de esa época (las especies viven durante un tiempo y eso les ayuda a ubicar mas o menos la fecha de los estratos). Entonces intervino otro biologo y dijo: ¿por que no atribuis esa herramienta al oso?, los del publico nos reimos pero él insistió. No es que creyese que ese oso hiciese herramientas. Solo que qué dos cosas aparezcan en un mismo lugar en la misma epoca no las convierte en causa y efecto.

        Por eso sigo en mis trece de que una cita, un poema o algo similar es un indicio pero no se si Isidro, desde luego yo no, somos capaces de inferir lo que se pensaba hace 700 año sobre las mujeres por los conocimientos que tenemos y sobretodo los prejuicios que arrastramos en el presente sobre el pasado.

        Sobre el grado de represión sexual en el pasado creo que vivimos una época bastante puritana en el fondo, puede que porque todos empezamos a ser anglosajones en cierta forma, que proyecta castidad en cualquier tiempo pasado. Creo que esto esta relacionado con la idealización de las mujeres, los hombres y las relaciones sexuales. Tampoco que el pasado inmediato, por lo menos el español que acaba de superar un periodo fascista y ultra católico, nos ayuda a los españoles a contemplar el pasado libres de propaganda.

      • Isidro dijo:

        Carlos,
        me alegra mucho que consideres importantes las anteriores reflexiones para comprender mejor en qué pueda consistir el poder femenino. Espero tu reflexión sobre la costumbre.

        Jose,

        Hola. Por supuesto, es posible que yo esté proyectando mis prejuicios, sentimientos o mis ideas en los demás. Lo que ya no me parece probable, ni siquiera posible, es que la mayor parte de los historiadores que han investigado el medievo tengan las mismas proyecciones o prejuicios que yo.
        Basta consultar la Wikipedia: Un botón de muestra:

        “Casi todos los historiadores que han estudiado el tema están de acuerdo en un punto: En Europa, los siglos XII y XIII marcaron el auge de uno de los fenómenos más interesantes del cristianismo, el culto a la Virgen María (Gerli,1988). Hasta ese momento, la devoción a la Virgen, aun existiendo, había sido algo de importancia menor en la Iglesia. Hilda Graef (1967), desde la más estricta ortodoxia católica, considera al siglo XII como la edad de oro de la mariología. Y Atienza (1991) estima que el culto a María en el occidente cristiano estalló masivamente a finales del siglo XI, se expandió a lo largo de los siglos XII y XIII y se estabilizó, pero con una implantación popular cada vez más amplia, a partir del siglo XIV.”

        http://es.wikipedia.org/wiki/Edad_Media

        Sí, el culto a la Virgen ha sido también cosa del pueblo.

        Saludos.

      • @Isidro

        Disculpa la tardanza. Y temo que esta respuesta no será tan trabajada como me gustaría, pero por desgracia ando algo corto de tiempo.
        Por lo que he podido leer, el momento en el que comenzó a considerarse a la mujer como un ser naturalmente bondadoso y delicado en Occidente fue principalmente a partir del Siglo XVIII, en parte por la influencia de la cultura burguesa. También es el momento en el que empieza todo el tema de la maternidad “sagrada”, debido al alejamiento de cada vez más varones de la familia para trabajar en la industria, dejando a las madres a cargo de la crianza como nunca antes.
        El culto a la Virgen María pudo haber allanado el terreno, pero incluso en los países protestantes donde el culto a la Virgen es una rareza, la maternidad “sagrada” cobró la misma vitalidad que en el resto de Occidente. Quizá debido al mayor número de hombres y mujeres que se criaron con la madre como figura principal y a veces casi exclusiva debido a la ausencia de cada vez más varones que estaban trabajando en la industria, cuando la jornada de 8 horas era una utopía. Las leyes de custodia actuales son el resultado de esta dinámica.

        En la Edad Media parece que para la figura de la mujer hubo dos caras de la moneda: La Virgen María, madre perfecta, y Eva, la mujer tentadora que empujó al hombre al pecado. Se animaba a las mujeres a acercarse a la primera y a alejarse de la segunda. Es posible que el culto a la Virgen pudiera verse como una especie de adoración a la maternidad, pero la mujer por sí misma no creo que fuera reverenciada como en el siglo XVIII u hoy día, como nos muestra la caza de brujas que hubo en los siglos XVI y XVII (también murieron “brujos”, pero por lo que sé fueron una minoría).
        En cuanto al poder femenino, creo que hay ejemplos claros donde se puede señalar como fuente el aspecto maternal (Carrie Nation, Lu Zhi, etc.), o sexual/emocional (caso del Rey Salomón en la Biblia). Pero hay otros que me resulta difícil encajar en estas categorías, como el caso de las Plumas Blancas. Que una mujer cualquiera pudiera avergonzar tanto a un hombre como para empujarle a las trincheras de la I Guerra Mundial me parece un ejemplo claro de poder donde no he visto que haya un componente sexual o maternal. En este caso creo que los propios roles de género y la costumbre otorgan a la mujer poder sobre el varón, del mismo modo que también se lo otorga al varón sobre la mujer. Cada uno ha de cumplir con su rol de género, so pena de ser socialmente humillado o castigado. De no hacerlo se dañaría su estatus como hombre o mujer, con las consecuencias que ello conlleva (marginación social).

      • jose dijo:

        Hola Isidro.

        Muy interesante el articulo de la edad media de wikipedia, pero no he encontrado, me lo puedes buscar? donde en este artículo pone que la gente sentia fascinacion hacia las mujeres?

        saludos.

      • Isidro dijo:

        Hola, Jose.
        En ningún lado pone que sintieran fascinación por la mujer, si eso es lo que buscas. He intentado contestarte a la objeción de que no sabemos qué podían pensar las personas del pueblo de hace 700 años. Y sí, sí parece que tenemos documentación suficiente como para hacer afirmaciones acerca de lo que pensaban sobre de la Virgen. Pero, por extensión, de la mujer virgen o casta, ¿no te parece?
        Te voy a rogar, por otro lado, Jose, que me leas al completo, no sólo la parte que más te pueda llamar la atención. Porque también he dicho que durante los siglos en que la práctica del sexo estaba sometida a serias restricciones religiosas (el pecado y todo aquello), sobre la mujer pudo pesar (o pesó) la demonización de su condición de ser criaturas capaces de provocar en los hombres tentaciones penadas con el infierno (Eva, como apunta Carlos).
        Por lo demás, estás en tu derecho de no creer probadas las investigaciones de Fericgla, Pero yo también tengo derecho a concederles algún crédito. Y me parece que es perfectamente creíble su afirmación (que es la de Carlos, sin ir más lejos) de que el hombre es el sexo desechable. Empecemos por ahí si te parece. ¿Lo crees así? ¿Crees que es el sexo desechable? Yo sí lo creo. Y si fuera cierto que es el sexo desechable, tenemos, entonces, la tarea impostergable de buscar los porqués. Si es el sexo desechable, debemos buscar en la mente de hombres y mujeres los rasgos que hacen posible una realidad tan tremenda. Dicho de otra manera: ¿cómo podría ser el hombre el sexo desechable si el varón no sintiese una suerte de fascinación por la mujer? Insisto, si lo que piensas es que no es el sexo desechable, eso es otra cosa. Pero sí crees, conmigo y algunos otros, que sí lo es, nos vemos en la obligación de preguntarnos por qué es así y qué instancias psicológicas hacen posible ese fenómeno.

        Os propongo una pequeña investigación. Si estoy en lo cierto, su resultado probará hasta qué punto varones y mujeres vemos como lo más natural del mundo el sacrificio del hombre por la mujer. Hagamos la siguiente pregunta a cuantas personas tengamos confianza. Cuantas más, mejor:
        ¿Conoces la historia del Titánic? (Supongamos que nos responde que sí). La pregunta siguiente es ésta: ¿crees que el capitán del Titánic hizo algo moralmente reprobable cuando ordenó la evacuación del barco?

        Ya está. Yo, por mi parte, he hecho la pregunta a unas cuantas personas, la mayoría chicas. Todo el mundo se encogió de hombros, sin mostrar la menor idea de por dónde iba la pregunta. Una chica, muy empollada sobre el tema, sí que me contestó que el capitán hizo algo mal. Cuando le pregunté qué, me contestó que evacuar primero a las clases altas. Entonces le pregunté sobre la cuestión de evacuar primero, pistola en mano, a lo varones. La chica me respondió que, dado que había pocos botes, alguien tenía que morir.

        Carlos, Jose… lamento no poder extenderme más. Debo contestar a varios comentarios (tengo un comentario pendiente también para Sandra), pero no encuentro tiempo.

        Saludos.

      • Isidro dijo:

        Añado un enlace más. ¡Ojo! Contiene imágenes durísimas. Son imágenes (fotos) sobre castigos infligidos a violadores (ya sabemos, a esos “hijos sanos del patriarcado”). No creo que me arriesgue mucho si doy por hecho que se trata de castigos a violadores de mujeres. Me pregunto si la ira que despierta en la población la violación a las mujeres, despierta la misma ira cuando la víctima es un varón (en cárceles, correccionales, etc.)

        Si la respuesta fuera negativa; es decir, si la ira contra los violadores de hombres no fuera tanta como la que se profesa a los que violan a mujeres, ¿tenemos razones para suponer una suerte de sobresaliente deferencia (no sé si fascinación) general hacia el sexo femenino?

        https://www.google.es/search?q=castigo+a+los+violadores&rlz=1C1CHFX_esES489ES490&es_sm=93&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ei=sycYU_u5Hei_ygOh-oLYAg&ved=0CEkQsAQ&biw=1366&bih=666

        Saludos.

      • Isidro dijo:

        Perdón. Fe de erratas: donde puse: “de evacuar primero, pistola en mano, a lo varones”., debe poner, obviamente, “de evacuar, primero, pistola en mano, a las mujeres.”

      • jose dijo:

        Hola isidro.
        La mayoria de gente que conozco le parece ofensiva la expresión “mujeres y niños primero”, entre una mujer sana y un hombre de 70 años por ejemplo o un joven con muletas nadie pondra en duda que la persona que primero hay que evacuar es al joven con muletas o al anciano, lo que se hace es valorar las posibilidades de supervivencia (puede que con una mentalidad machista) de alguien a medida que una situación se va volviendo más peligrosa (en un naufragio etc) aunque seguro que los profesionales de estas cosas bomberos etc se regirán por otros canones más eficaces a la hora de salvar gente.

        Esa expresión de mujeres y niños primero, a aparte de machista y apolillada, tambien refuta la desechabilidad masculina, si no estuviese motivada por lo que la gente suponia más debil sino por desechabilidad masculina la expresión sería “mujeres y niñas primero”.

        A medida que las mujeres se incorporen plenamente al mundo laboral (y ojala ocurra lo antes posible) y las circunstancias sociales que vivimos se parezcan más el numero de muertes en accidentes laborales etc se aproximara. Que los trabajos más peligrosos o en los que se transporta más peso los realicen mayoritariamente hombres se debe a que se contrata principalmente hombres porque suponen que los realizarán mejor y normalmente conllevan un salario mejor (lo que de paso explica una pequeña parte de la brecha salarial). En fin que nadie se pone en la situación de contratar a alguien pensando que da igual que un hombre muera en un trabajo sino con la esperanza de que lo realice mejor por el menor coste posible (y si el trabajo consiste en cargar piedras seguramente tenga razón).

        Asique no, no creo en la desechabilidad masculina ni que los hombres vivamos fascinados y obtusos por el resplandor femenino.

        Creo que son cuestiones de genero pero no hembristas o machistas sino cosas que afectan especialmente a un genero. Al considerar (en este caso el numero de muertes en accidente laboral) como algo esencial de la cultura, nuestra biología etc cometemos, creo, el mismo error que los feministas que supongan que los hombres son más violentos por naturaleza ya que cometen más homicidios y no entran a valorar las circunstancias en las que han ocurrido, ni factores de ningún tipo.

        perdon por extenderme tanto.

        un saludo.

      • @Jose

        Que los hombres hayan sentido históricamente fascinación por las mujeres puede ser discutible, pero no creo que sea el caso de la desechabilidad masculina. Recuerdo cuando escribí lo que hizo la revista TIME para que Estados Unidos no hiciera volver a las tropas de Afganistán: puso la foto de una mujer afgana con la nariz cortada.

        “Básicamente se le estaba diciendo al público estadounidense que para garantizar la seguridad de las mujeres extranjeras se requerían el sacrificio humano de los varones del país, que como demostré en mi análisis sobre la guerra de Iraq, constituyen el 98% de los soldados muertos en estos conflictos. Mientras la vida de la mujer, aunque extranjera, es valiosa, la del hombre, sea de donde sea, es desechable.”

        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/09/15/la-doncella-en-apuros-y-el-hombre-desechable-del-tradicionalismo-al-feminismo/

        La menor valía de la vida masculina puede verse en otras áreas como el repetido discurso de “no a la violencia contra las mujeres”, cuando es el varón quien muere en el 82% de los homicidios a nivel mundial.

        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/07/02/violencia-y-roles-de-genero-las-victimas-masculinas/

        La preocupación por la muerte de “mujeres y niños” en las guerras, pese a que los hombres sean el 80% de las víctimas civiles (amén de las militares).

        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/02/15/masculinidad-y-la-guerra-de-irak-quien-se-beneficio/

        La disparidad de atención y recursos para el cáncer de mama (mujeres) y próstata (hombres) pese a que matan a un número similar de personas

        http://dailycaller.com/2010/10/05/breast-cancer-receives-much-more-research-funding-publicity-than-prostate-cancer-despite-similar-number-of-victims/

        La escasa atención que se ha dado al suicidio masculino (entre 3 y 4 veces más común que el de la mujer). Y que cuando se escriba sobre él, sea para decir que los hombres tienen problemas de testosterona.

        https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/12/05/el-suicidio-masculino-y-la-falta-de-compasion/

        Y hay más áreas que podría señalar. Para mí esto está fuera de toda duda.

      • Isidro dijo:

        A Carlos y a quien le interese:
        He estado pesquisando un poco más la cuestión de la maternidad (y la feminidad, podríamos concluir) como fuente de respeto o reverencia. Los párrafos que siguen son extractos de un artículo escrito por Amir Abbas Mousavi y del Corán mismo:

        “En la comunidad islámica, la mujer disfruta de una posición reverenciada, y al lado de sus derechos legales y civiles, goza de especial respeto, amor, afecto y sentimientos suaves que se merece más.

        ¿Acaso no es la madre compasiva, la amada esposa y la hija cariñosa? La mejor expresión de esta realidad es proporcionada por los siguientes versículos del Corán”. (Abbas, el autor del artículo)

        “Hemos ordenado al hombre con respecto a sus padres -su madre le llevó sufriendo pena tras pena y le destetó a los dos años -: «Sé agradecido conmigo y con tus padres. ¡Soy Yo el fin de todo! Pero, si te insisten en que Me asocies aquello de que no tienes conocimiento, ¡no les obedezcas! En la vida de acá ¡pórtate amablemente con ellos! ¡Sigue el camino de quien vuelve a Mí arrepentido! Luego, volveréis a Mí y ya os informaré de lo que hacíais».”

        (Versículos del Corán).

        “Cuando una tradición habla de una mujer y su posición social, la condecora con un marco de amor, cariño y afecto, especialmente cuando se habla de la madre, la esposa y la hija. (Abbas)”

        “De acuerdo con el Imam Yafar Al-Sadiq (as), el Profeta insistía en su proximidad a la mujer y su posición en su vida, diciendo que: “Se trata de la manera de los profetas a amar a las mujeres.” También es citado haber dicho: “No creo que un hombre se crezca en la fe sin amar más a las mujeres.”

        “Un hombre se acercó al Profeta (P) y le preguntó: “¡Oh Mensajero de Allah! ¿Con quién debo ser más benévolo?” El Profeta (Que la paz sea con él) respondió: “Con tu madre.” -Preguntó, “y después, ¿con quién?” Él respondió: “Con tu madre.” El hombre volvió a preguntar: “y luego, ¿con quién?” El profeta dijo: “Con tu padre.” (Corán)”

        El artículo completo aquí: http://www.webislam.com/articulos/67231-el_respeto_a_la_mujer_en_islam.html

      • Gracias por la aportación, Isidro.

      • Isidro dijo:

        Gracias, Carlos, por los datos objetivos que prueban, sin la menor duda, también para mí, que el sexo masculino es el desechable.
        En cuanto a lo que he aportado sobre el Corán, he de decir que no esperaba encontrar lo que en el anterior comentario he transcrito (una información que confirme mis ideas de forma tan concreta), pero tampoco me ha extrañado nada. En ese artículo sobre el Corán queda claro, tal como predecía mi hipótesis, la reverencia a la mujer en general y, más en particular, a la mujer como madre. Sabemos que una teoría es cierta o muy próxima a la verdad cuando es capaz de predecir ciertos hechos, y eso es justo lo que ha hecho mi teoría.

        Podemos hablar de fascinación, de reverencia o como deseéis, pero lo que parece incuestionable es que algún grado de deferencia debe sentir el varón por la mujer para encajar con toda la naturalidad del mundo que la vida de las mujeres tiene más valor que la de los hombres. Dices, Jose, que a todo el mundo le parece ofensiva la expresión “las mujeres y los niños primero”, pero una cosa es hacer aspavientos ante esa frase y otra, muy distinta, oponerse a todas las políticas y leyes que hacen posible que las mujeres tengan trato preferente. Carlos ya ha apuntado muchos datos. Podríamos agrandar la lista sin problemas. Los niños varones, por ejemplo, llevan muchos años encabezando las clasificaciones del fracaso escolar, sin que a nadie, al parecer, le importe demasiado (a nadie con autoridad quiero decir). O la probabilidad de que una mujer asesina sea ejecutada en comparación con la que tiene un hombre. Etc.
        Y, la verdad, amigo Jose, no deja de llamarme la atención que se tache la expresión “las mujeres y los niños primero” como ofensiva contra la mujer y no, precisamente, para quienes se ven en la obligación de dar la vida por ellas o de dar preferencia a sus vidas. Pretender que sea más ofensivo para las mujeres el resultado de aplicar ese lema (niños y mujeres primero) que para los hombres, que son quienes pierden la vida mayoritariamente y por sistema, me parece, y perdona, el colmo del victimismo femenino/feminista. Precisamente un victimismo tan tremendo que hasta cuando es el otro quien pierde la vida por la mujer, el feminista aprovecha para sentirse atacado por el varón. Si no fuera porque ya estoy curado de espanto, diría que me parece inaudito.

        Saludos.

      • Mi único reparo en cuanto a las observaciones del Corán, es que creo que esta reverencia por la madre, o en otros casos mujer en general, imagino que se dirige a aquellas que cumplen adecuadamente su rol de género, o al menos lo aparentan. Igual que ocurre con los hombres. En cuanto no cumplen con su rol de género pierden toda consideración social.

      • Isidro dijo:

        Yo, como ya sabes, Carlos, los llamaría roles de sexo por ser universales. Pero, bien, al margen de esta distinción, ciertamente: con seguridad la mujer reverenciada es la que cumpla con sus deberes de sexo. Sin embargo, se sigue manteniendo la diferencia, pues aunque el padre cumpla con sus deberes correctamente, se debe amar más a la madre igualmente cumplidora. La reverencia a la mujer no puede ser incondicional.

        Por otro lado: ¿Se le reverencia al varón? ¿A qué tipo de varón? Precisamente, a aquél que también cumple con sus deberes de sexo en grado extremo: al héroe. Es decir, al varón que lleva la reverencia y postración ante la mujer al extremo del sacrificio.

      • Isidro dijo:

        Sigo algo más con esto, Jose. Afirma que “La mayoria de gente que conozco le parece ofensiva la expresión “mujeres y niños primero”,” Y yo, como ya he comentado, no veo que casi nadie se rasgue las vestiduras cuando ve a una mujer policía, salvavidas, guardia civil o bombero, cuando, como bien sabes, para que una mujer pueda trabajar en cualquiera de esas profesiones, ha pasado por una serie de pruebas de selección exclusivas para las mujeres. Es decir, cuando se ha aplicado con mano férrea el lema “las mujeres primero”. No te engañes, Jose, las mujeres en general nunca han deseado la igualdad de trato del varón. No la desean ahora, pues saben perfectamente que si exigieran igualdad a los gobiernos, ninguna o casi ninguna podría aspirar a ese tipo de trabajos, ni serían las destinatarias privilegiadas de muchas ayudas y subvenciones estatales. En tu caso, doy por hecho que te opones a esas leyes de “discriminación positiva”, de cuota, etc.
        Y no es cosa de ahora, sino de siempre. Permíteme que te cuente por qué murió mi abuelo materno a una edad muy temprana. Podría decirse, en cierto modo, que murió por ser hombre. Caminaba por la calle cuando un grupo de mujeres lo abordó.
        – Pedro (nombre figurado), ven con nosotras, rápido.
        – ¿Por qué? ¿Qué pasa?
        – Hemos encontrado a Juan, el herrero, ahorcado en la herrería. Tienes que descolgarlo.
        – No, no, por favor, que yo no valgo para esas cosas.
        – Pedro, tienes que venir. No hay otro hombre por aquí. Tienes que ser tú.
        – Por favor, os repito que yo no valgo para estas cosas, no tengo estómago.
        – Pero es que no hay ningún otro hombre a la vista. Ven.

        Mi abuelo fue a la herrería y descolgó al pobre ahorcado. Pocos días después enfermó. Fue al médico y éste, tras conocer lo sucedido, le dijo que había enfermado por la impresión. Al final, cuando la muerte visitó a mi abuelo, el facultativo dijo que había muerto de aquel susto, por no haber podido superar el horror que le causó la visión del ahorcado. Esta historia, tan trágica, Jose, se repite cada día en inifinidad de lugares donde se produce un accidente, un incidente, una acción belicosa, un hecho luctuoso, una catástrofe… Quisiera saber en qué circunstancias puede presionar un varón a una mujer para que haga algo que le pueda costar la salud o la vida.

        Hoy nos preocupan, y con razón, las leyes escritas bajo la tenaza feminista. La LIVG, por ejemplo. No es la que más me preocupa a mí. Está escrita y puede borrarse. La que más me preocupa es esa ley no escrita, porque es natural, que lleva a los varones a situaciones de riesgo o peligro sin que puedan hacer mucho para librarse de ello. ¿Puede combatirse esa ley? Por supuesto, pero para hacerlo primero hemos de reconocerla como existente, y lo cierto es que, a día de hoy, en esa ley natural no escrita, creo yo y no sé si un par de personas más. Y mientras no reconozcamos el carácter y la naturaleza de las leyes no escritas que rigen nuestro comportamiento animal (porque, en definitiva, nuestro raciocinio convive con nuestra animalidad), seguiremos obedeciéndolas sin chistar.
        Me pregunto, por fin, cómo es posible que el lema “las mujeres y los niños primero” sea ofensivo para quien salva la vida gracias a él y no ofensivo para quien la pierde por culpa de él. Y me pregunto cómo es posible que cuando he preguntado a varias personas si el capitán del Titánic hizo algo malo, nadie sepa el porqué de la pregunta, o que sólo una de ellas diga que lo que hizo mal fue evacuar primero a las clases altas. Por tanto, Jose, aparte del aspaviento maquinal que en muchas personas afectas al régimen feminista puedan hacer cuando oyen aquello de “las mujeres y los niños primero”, nada de lo que veo me demuestra que las mujeres en general quieran recibir el mismo trato que el varón, porque la igualdad con éste es para ellas ofensiva y contraria a las expectativas que como hembras tienen respecto del macho.

      • Gracias por compartir la experiencia de tu abuelo Isidro. Terrible.
        Mi única objeción al comentario es cuando dices: “las mujeres en general nunca han deseado la igualdad de trato del varón”. Has especificado que no te refieres a la igualdad legal, donde podemos estar de acuerdo en que todos y todas la queremos, sino a la igualdad de trato. En ese caso, al menos yo, he visto de todo.

      • Isidro dijo:

        De nada, Carlos. Esa historia se la he oído muchas veces a mi madre con los ojos arrasados por las lágrimas.
        No sé si me he explicado bien. Cuando hablo de igualdad de trato, me refiero a todo: a lo que concierne a la ley y a lo que está fuera de ella. Lo que está fuera de la ley escrita. Yo no creo que las mujeres (o una mayoría de ellas) quieran las mismas leyes para hombres y mujeres en todo. Todas las leyes de “discriminación positiva” son leyes sexistas, leyes que privilegian a la mujer. Y son leyes que ponen de manifiesto que ese lema tan denostado por el feminismo de “niños y mujeres primero” sigue tan vigente hoy como en los tiempos en que se hundió el Titánic.
        La ley contra la violencia de género es tan rematadamente injusta y contraria a derecho que -eso espero- antes o después acabará siendo derogada. Pero lo que yo creo es que las mujeres seguirán recibiendo trato preferente, como así sucede con las mujeres estadounidenses que, pese a haber cometido el mismo delito que los varones, tienen una probabilidad de ser ejecutadas veintitantas veces menor que la ellos. ¿Qué ha cambiado en esencia desde que la doctrina feminista domina el terreno político? ¿Qué diferencia hay con lo que imponía el patriarcado? ¿Acaso que el hombre no tiene que proveer a la mujer? No lo creo. Es cierto que muchas mujeres se ganan el pan con su trabajo. Pero también es cierto que muchas lo hacen con la ayuda de leyes sexistas promulgadas en su favor.
        Y en cuanto a la defensa, ídem. Todo sigue igual. O peor. Porque si bien todo lo anterior sigue igual, si bien las cifras de muertos, asesinados, vagabundos, fracasados, desahuciados, suicidados, etc., sigue azotando en mayor medida a la población masculina, ahora, además, tenemos una situación en que, para colmo de males, le toca al hombre agachar la cabeza como si fuera un criminal por defecto y de serie. No ha de bastar que las cifras de víctimas caigan por sistema del lado del varón. No. Además, todos los hombres debemos sentirnos avergonzados de serlo. La culpa es de todos. De las feministas en primer lugar. Pero también de las mujeres que las apoyan o guardan un silencio más o menos interesado. Pero también de los hombres por permitir el avance de la maquinaria del feminismo radical.
        Daré mi opinión de por qué esto es (en parte) así cuando pueda reunir el tiempo suficiente como para demostrarla con argumentos y datos.

        Saludos.

  3. Salvador dijo:

    El machismo moderno es una perversa variante del machismo tradicional.
    Según el machismo antiguo, el hombre era el “sexo fuerte” que debía ser valiente y esforzado, despreciando su propia vida en defensa de las mujeres (el “sexo débil”).
    Así, si había guerra, el hombre era obligado a combatir. Si el barco se hundía, los botes salvavidas eran para las mujeres, y el ancho mar para los hombres.
    Según el machismo perverso actual, el hombre, más que fuerte, es prepotente, y cabalga alegremente a costa de las sufridas mujeres, que lo tienen todo peor.
    Por lo tanto, este machismo tampoco puede tomar en serio que los niños estén más inadaptados en la escuela, que sufran la mayor parte de los castigos mayores y que tengan un rendimiento mucho peor, y unas peores prespectivas de futuro.
    ¡No, no! ¡”Los verdaderos hombres no tienen ningún problema”!, -grita el nuevo machismo. Y si lo tuvieran, no deben llorar, ni quejarse, recuerda el machismo de siempre.
    Por lo tanto, si antes los niños eran educados en la prohibición de llorar, ahora son educados en la prohibición de poder pensar en su derecho a la igualdad. ¡Son hombres! ¡Faltaría más que tuvieran que recurrir a sus derechos! ¿No les basta con ser hombres?
    Por esta razón, en Epaña, se mantuvo el Servicio Obligatorio sólo-para-varones durante 24 constitucionales años (1978-2002) sin que “oficialmente” nadie viera su contradicción con la prohibición de toda discriminación por razón de sexo.

    • Ciertamente, el tradicionalismo y el feminismo tienden a encontrarse cuando se trata de someter al varón.
      “¿No les basta con ser hombres?” Ése es un buen resumen de por qué muchas veces se han atacado argumentaciones como las de este blog. Se nos considera tan privilegiados que deberíamos callarnos.

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/07/04/el-control-social-del-varon-verguenza-tradicionalista-y-culpabilidad-feminista/

    • Arturo dijo:

      Desde luego que hubo quejas “oficiosas”, si encuetro algún recorte de prensa de la época veré la manera de ponerlo aquí, también me consta de algunos chicos (eran chicos,ya no) que alegaron discriminación y no lograron na de na. Incluso cuando, más tarde, les dieron la opción del servicio sustitutorio (que suponía más tienpo de dedicación gratuita y obligada al estado, osea esclavismo de estado) el recochineo fue mayor, pues nadie podía alegar que las mujeres no pudieran hacer ese servicio social aunque se supusiera que estaban incapacitadas para la milicia, pero,ojo, no para ser mandos, pues entraron antes como mandos voluntarios y profesionales y con discriminación positiva. Se trataba de hacer pasar a los hombres por el aro.

      • Salvador dijo:

        Arturo, estas quejas, son relatadas por propia experiencia, por la Asociación Edip Rei, que se dedico entre otras cosas, a denunciar y a defender a los jóvenes varones que estaban obligados por el Estado a realizar el servicio militar o el servicio social sustitutorio.
        La insistencia de Edip Rei en poner el ejemplo del Servicio Obligatorio sólo-para-varones para explicar cómo se violan masivamente los derechos fundamentales de los ciudadanos sin que “oficilamente” nadie sepa “nada” y sin que ni siquiera los abogados ni los políticos sepan nada, ni cuando trabajan sobre el tema, nos ha movido a redactar una “justificación” de nuestro proceder (como si los políticos y los juristas no tuvieran que justificarse nunca).
        Se nos dice ahora que “eso ya pasó”, que “eso ya se solucionó”. Es raro que se nos hable así ahora que tanto se dice de RECUPERAR LA MEMORIA HISTÓRICA. La memoria histórica de los delitos y abusos cometidos POR OTROS. Pero no la memoria histórica de los abusos y robos COMETIDOS POR NOSOTROS MISMOS. En este detalle está, precisamente, la grandeza de Edipo Rey, y es una de las razones por las que se eligió este nombre para la asociación en 1992. Es muy fácil y divertido señalar a los otros, pero nos resistimos a señalarnos a nosotros mismos, como lo hizo Edipo. A pesar de que esto sería LO VERDADERAMENTE EFICAZ, pues todavía podemos CAMBIAR DE ACTITUD. Mucho más tarde ya será menos útil rescatar la “memoria histórica”.

        ¿”Eso ya se solucionó”? ¿Queréis decir? ¿Ya se les pagó ese año de trabajo gratuito a los jóvenes estafados? ¿Ya fueron castigados los culpables? ¿Ya pidieron perdón al menos? No tenemos noticia de ello. Y, aunque fuera así -que no creemos que llegue a serlo nunca-, faltaría solventar el inmenso daño moral que se les ha hecho, a ellos y a los pocos que les quisieron ayudar en algún momento. Y el daño que se ha hecho a la sociedad, que nos hemos hecho nosotros mismos, que no es poco.

        Por descontado que no creemos que nadie vaya a pagar a tantos millones de estafados. Pero por lo menos se les podría reconocer este servicio (a la sociedad que les estafó, ¡ojo al “detalle”!) como un año de trabajo a efectos laborales. Esto sí que se puede conseguir todavía.

        Y, hablando de detalles, si una estafa tan descomunal como ésta queda impune, y no sólo impune, sino que quedan así burlados los estafados y aquellos que intentaron ayudarles, ¿podemos decir que estamos en un Estado de derecho? ¿No será más bien que estamos en una banda de ladrones? ¡Vamos, vamos! ¡Un poco de seriedad!

        Por otro lado, mayores dificultades teníamos cuado el Servicio Obligatorio y los juicios que generaba estaban en pleno vigor. Entonces, nadie entendía que ese Servicio implicara una discriminación por razón de sexo. Teníamos que explicarlo varias veces para que la gente nos entendiera. Y justo empezó a entenderlo más rápido cuando ya se hablaba de que la “mili” se iba a suprimir. Pero entonces nos decían que ya “no valía la pena” denunciarlo porque, “total”, ya se iba a quitar… ¡cuando todavía faltaban unos DOS MILLONES de reclutas para ser llamados a filas…!

        Claro que dos millones son poca cosa comparados con los qua ya habían pasado desde la aprobación de la Constitución. Pero no dejan de ser muchos. Puestos en fila podrían llegar de Madrid a París… casi nada.
        y cuando ya se quitó, todo el mundo lo entendía rápido que no se había respetado el derecho a no ser discriminados por razón de sexo. ¡A burro muerto, la cebada al rabo!

  4. María dijo:

    Interesante blog y perspectiva, que permite ver la otra cara de la moneda. Muy buen trabajo de investigación y entradas bien planteadas. Que bueno todo lo que hace pensar y replantearse cosas! Adelante!
    Un abrazo

  5. Anónimo dijo:

    Si buscamos alguna información en los libros de Historia sobre los pictos alguno no dirá que los pictos era una confederación de tribus del norte y centro de Escocia, etc, etc.
    Alguno nos dirá que la palabra latina picti significa los pintados o tatuados, pero que tal vez el termino pueda deberse a una etimología aterior, quizás del celta, de las palabras Pehta, Peihta que viene a significar “luchador”.
    ¿“Pintados” o “luchadores” que son los pictos?
    ¿Pintadas ellas o guerreros ellos, que somos nosotros, hombres y mujeres, hembras y varones quiero decir?
    Creo que en todas las personas existe una pregunta sobre lo que realmente somos y lo que realmente queremos ser y que aunque la pregunta permanece, la respuesta varia siempre con el tiempo.
    Existió alguna vez una primavera en la que se encontraron Adan y Eva y se dijeron lo que se dijeron y nosotros somos sus descendientes. Y en la actualidad, con el cambio de hoja y de estación, si algo hay entre nosotros los humanos es crudo invierno e incomunicación.
    El otoño ya se ha ido y se fueron con el los romanos, pero lo que no hay entre nosotros es un cambio ……de estación.
    Los mismos libros de Historia nos contaran que el termino “picto” no era el que dichos pueblos se daban a si mismos. Que ellos a si mismos no se llamaban ni reconocían como “pictos”, y parece que a nadie le importa el nombre que ellos se dieron a si mismos.
    Yo cada vez que oigo la palabra “machista” espero que alguien gire la cabeza y diga “ese soy yo”.
    Pero no, todos sabemos que existen partidos y asociaciones “feministas” que se llaman a si mismas “feministas” por lo que nadie puede dudar de que el feminismo sea una realidad.
    Sin embargo no existen partidos ni asociaciones que se llamen a si mismas “machistas” ya que dicho termino es un exonimo, un termino o etiqueta que alguien, que normalmente se ve a si misma como no machista, cuelga a otra persona en base a su percepción.
    Creo sinceramente que el sexismo es una realidad y que todos lo somos. Diferenciamos nuestros comportamientos y acciones en base al sexo de los que nos rodean.
    Sin embargo tengo serias dudas de que realmente exista el machismo. Creo que además de un epíteto descalificativo es un mantra, un espejismo y unas etiquetas surgidas de una ideología que se dedica a colgar esas etiquetas a aquellos que no se pliegan a su conveniencia en base a un sentimiento de superioridad ética y moral.
    Lo mismo que históricamente existían guardianas de la moral que se dedicaban a atacar a todos aquellos inmorales que no guardaban la decencia de la que ellas eran guardianas y portadoras, actualmente dichas guardianas han cambiado la terminología porque han quedado desprestigiados los conceptos de moral y de pecado y ahora son guardianas de la ética y de la igualdad.
    Y no es casualidad que el feminismo se haya desarrollado precisamente y fundamentalmente en ambientes de religión puritana y protestante, ya que en los países católicos existia la creencia de que el ser humano de suyo no era tan imperfecto y pecador.
    Sin embargo bien es cierto que la religión cristiana es fundamentalmente marianista. Es decir, que cree en la Virgen Maria, por lo que cree que la mujer de suyo es ética y moralmente superior y ese sentimiento esta totalmente presente en nuestra sociedad desde hace miles de año ya que el pensamiento mariano y el culto a la virgen de cada lugar tiene como característica la creencia de la pureza de la mujer y de la madre frente al talante impuro y pecador del hombre.
    El feminismo seria una derivación lógica de ese marianismo, pero sobre todo de su rama puritana e ir colgando el epíteto de “machista” a este y a aquel la vocación de esas mujeres que antiguamente señalaban con el dedo y acusaban a los pecadores y pecadoras y ahora, como son modernas, progres y laicas, solamente acusan y señalan a aquellos que consideran que son “machistas”, termino este tan suprautilizado e inflacionado que yo ya no se ni lo que es, ni lo que designa, ni lo que quiere decir. Pero lo que es peor, no existe ninguna persona jurídica ni empresa ni partido que se reconozca a si misma como machista. Absolutamente ninguna. Ni un periódico, ni revista ni publicación.
    Y en cambio son miles y miles los que se reconocen a si mismos como feministas. Y sin embargo a modo de Quijotes que luchan contra gigantes, las leyes, y las tintas, por no decir las tontas, y las escopetas se cargan contra machistas, o supuestos machistas, que no se ni si existen ni donde viven, ni donde duermen, ni lo que piensan, ni la profesión que tienen, ni el rostro que tienen, ni lo que sienten, ni lo que son.
    Yo creo que soy sexista. Me han educado para serlo. Me han dicho e inculcado desde pequeño que a las niñas no se les debe pegar.
    No me dijeron “a los niños tampoco, es igual de feo”.
    No me dijeron en la mili “tampoco hay que matar a los hombres”. Matar a un varón es igual de malo que matar a una mujer.
    No, no me dijeron nada de ello, y creo que tampoco se lo dijeron a nadie en ninguna guerra, y van unas cuantas, ni siquiera en la mundial. No lo dijeron en la primera y no lo dijeron en la segunda.
    Y en la segunda dicen que participaron activamente 400.000 norteamericanas y que murieron 500 .Que en el mayor conflicto belico de la Historia murieron 500 mujeres norteamericanas.
    Y cero en la de Corea. Y cero en la de Vietnam.
    Y que sin embargo ellas, las norteamericanas, desde el pedestal de su moral y de su ética, acuñan sin parar nuevos términos como el de Feminicidio.
    Si, Feminicidio.
    Porque ellas saben muy bien que si algo a caracterizado a la historia es el feminicidio y que los hombres además de violadores somos feminicidas.
    Y lo saben mejor que nadie ellas. Las grandes victimas de la historia. Ellas que murieron 500 en el mayor conflicto bélico de la Historia. Ellas. Mujeres blancas de clase social alta de un país que nunca ha sido invadido ni bombardeado.
    Cuantos países pueden presumir de no haber sido invadidos ni bombardeados nunca. Las mujeres de que pueblos o paise pueden presumir de no haber conocido nunca en su territorio un ejercito invasor con todo lo que ello acarrea.
    ¿Qué pueden enseñarnos las norteamericanas sobre cuestiones de fronteras y territorios invadidos?
    ¿Qué nos pueden enseñar sobre temas de torturas, palizas, detenciones, violaciones en masa, asesinatos, fusilamientos?
    ¿Por qué tienen que ser precisamente ellas las guardianas de la moral y de la noción de pecado?
    ¿Por qué las guardianas del orden y las maestras para el resto del mundo?
    ¿Ellas que no han conocido la guerra de verdad porque tienen que der lecciones en la guerra de sexos?
    ¿Por qué tienen que ser ellas las que decidan quienes son los verdugos y quienes las victimas.
    ¿Por qué tienen que ser precisamente ellas las jueces de Nuremberg o las jueces de ninguna cuestión?

  6. Murphy dijo:

    Noticias que no veremos en la prensa española:
    – Un/una feminista escandalizada de la machista declaración de la infanta, “Confiaba en mi marido”, reclamando la misma pena para ella y para su marido en las imputaciones relacionadas con sociedades en las que fuesen al 50%.
    – Noticia en la que se destaque que los 15 inmigrantes muertos en Ceuta (y los guardias civiles con el papelón de lidiar con la situación) eran todos hombres. ¿Lo eran?. Lo supongo, porque no se sabe. Contrariamente a lo que pasaría si hubiese alguna mujer. No digamos si los 15 hubiesen sido mujeres.

  7. Sandra dijo:

    Sigo comentando las diferencias entre las violaciones de la India y en España. Veamos cómo trata este tema el diario Público.es, que en España representa al conglomerado más izquierdista y feminista radical:

    “El ‘Rafita’ se vuelve a meter en líos. Rafael F.G, uno de los cuatro condenados por violar y asesinar a Sandra Palo, es detenido en Madrid por robar un coche” (Público.es, 24-1-2010)
    http://www.publico.es/espana/288342/el-rafita-se-vuelve-a-meter-en-lios

    “India crea el primer juzgado especializado en crímenes machistas. Estará ubicado en Bengala Occidental y será el primero de otros tantos que se abrirán tras la oleada de protestas por las últimas violaciones en grupo” (Público.es, 25-1-2013)
    http://www.publico.es/internacional/449540/india-crea-el-primer-juzgado-especializado-en-crimenes-machistas

    He insertado varias veces y con distintas combinaciones los términos “publico.es”, “machista”, “machismo”, “Sandra Palo”, “Rafita”, pero nada, no encuentro ni una sola noticia en dicho medio donde se relacione al Rafita con el machismo. En cambio, sí encuentro dicho encadenamiento en la noticia que he vinculado anteriormente, donde queda claro que dicho diario enmarca las violaciones de la India dentro de los “crímenes machistas”. En otras palabras, en la India no hay “vuelta” ni “líos”. En la India los violadores difícilmente pueden volver a meterse en “líos”, simplemente porque los ahorcan. Y porque en la India lo que cometen no son “líos”, sino “crímenes machistas”. En cambio, en España esos mismos hechos pueden ser tipificados como “líos”: si se VUELVE a meter en líos, es porque anteriormente ya se había metido en otro LÍO, que viene a ser un eufemismo de lo que hicieron con Sandra Palo. Por otra parte, el titular de Público.es resulta paternalista cuando nos dice que “El Rafita se vuelve a meter en líos”, ya que viene a decir algo así como que el Rafita es un pobre chico que no madura; que siempre tiene problemas; que sin duda se trata del resultado de haberse criado en una familia problemástica y desestructurada; y que hay que darle una oportunidad a este muchacho para que pueda reinsertarse en la sociedad…
    Porque para la ideología de la corrección política, el delincuente común es una víctima de la sociedad. Hace apenas unos años (décadas de 1970 y 1980) la izquierda -que era la ideología de prestigio en los ámbitos intelectuales- distinguía entre los presos políticos y los “presos sociales”. No se hablaba de “presos comunes”, ni de “delincuentes comunes”, sino de “presos sociales”, en la medida que se consideraba que éstos eran en el fondo “víctimas” de la sociedad. Por eso en aquella época no había “crímenes machistas”, sino en todo caso “crímenes pasionales”. Es más, muchas de las feministas y progresistas que hoy se rasgan las vestiduras ante lo que llaman “violencia de género” vienen a coincidir con las mismas personas que en su juventud asistían -con fervor revolucionario- a los conciertos de Joan Báez, y aplaudían con emoción a esta cantante cuando la misma interpretaba la canción “El Preso Número 9”, cuya letra es una auténtica apología de lo que hoy llamarían “crímenes machistas”:

    “El preso numero nueve ya lo van a confesar
    esta encerrado en la celda con el cura del penal
    y antes del amanecer la vida le han de quitar
    porque mató a su mujer y a un amigo desleal
    Dice así al confesar
    los maté si señor
    y si vuelvo a nacer
    yo los vuelvo a matar

    Padre no me arrepiento
    ni me da miedo la eternidad
    yo se que allá en el cielo
    el ser supremo nos juzgará
    voy a seguir sus pasos
    voy a buscarla hasta el más alla.
    ay… ay ay ay…

    El preso numero nueve era un hombre muy cabal
    iba en la noche del pueble muy contento en su jacal
    pero al mirar a su amor en brazos de su rival
    ardió en el pecho el rencor y no se pudo aguantar
    al sonar el clarín se formo el pelotón
    y rumbo al paredón, se oye al preso decir:

    Padre no me arrepiento ni me da miedo la eternidad
    yo se que allá en el cielo el ser supremo nos juzgará
    voy a seguir sus pasos voy a buscarlos al más allá.
    ay… ay ay ay…”

    A partir de la década de 1990 los teólogos de la corrección política procedieron a dividir a los que hasta aquel momento eran “delincuentes sociales” en tres categorías: 1) Los delincuentes contra la propiedad y contra la vida de las personas (siempre y cuando las víctimas fuesen varones). 2a) Los delincuentes varones cuyas víctimas fuesen mujeres, ya sea por delitos sexuales o por “delitos” de convivencia de pareja, siempre y cuando el “agresor” fuese un varón heterosexual, y su “víctima” su pareja femenina. En esta última categoría se engloban los varones de clase media y trabajadora, pero ¡ojo!, porque quedan excluidos aquellos varones (el subgrupo 2b) pertenecientes a determinados colectivos “amigos” o, como suelen llamarlos, “en riesgo de exclusión social”, lo que conlleva de hecho un atenuante para los crímenes que puedan haber cometido. Y mientras que para los grupos 1 y 2b los predicadores de la corrección política siguieron apostando por medidas de “reinserción social”, para el grupo 2a se desenterró el hacha de guerra de las medidas represivas -que paradójicamente se suponía era la actitud típicamente reaccionaria frente al crimen-. Resultado final: una violación será un “crimen machista” o simplemente un “lio” dependiendo de quién la cometa, del contexto social y étnico en el que tenga lugar, y de la rentabilidad política que la conversión de la misma en noticia pueda tener.

  8. Helena dijo:

    Sandra, en el caso de la India que mencionas también participó un menor de edad (de 17 años) que fue condenado a 3 años de reclusión en un correccional, provocando la ira de quienes protestaban en la calle.
    Parece que las penas que se ponen en la India a los menores son más livianas que las que se ponen en España, en el caso de Sandra Palo al Rafita (14 años en el momento de crimen) lo condenaron a cuatro años y a los otros dos menores (17 años) los condenaron a ocho.
    Respecto a los mayores de edad, la diferencia es que aquí no hay pena de muerte. Al asesino de Sandra Palo que había cumplido los 18 lo condenaron a 64 años de cárcel.
    Doy estos datos porque me ha parecido, por tus mensajes, que tienes la idea de que en la India las condenas son mucho más severas que aquí y es posible que no lo sean (exceptuando, como digo, la pena de muerte).

  9. Sandra dijo:

    “Al asesino de Sandra Palo que había cumplido los 18 lo condenaron a 64 años de cárcel.” (Helena).

    Helena, si conoces algo el sistema judicial español sabrás que una cosa es la condena teórica, y otra muy distinta los años que el condenado va a permanecer realmente en la cárcel. En España hay hombres mayores de edad que han violado y asesinado, y por lo que teóricamente han sido condenados hasta a 55 años de prisión, pero ello no ha impedido que menos de 10 años después de los hechos ya estén disfrutando de permisos penitenciarios, que han aprovechado para reincidir en sus crímenes (http://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%A1maso_Rodr%C3%ADguez_Mart%C3%ADn). Helena, en España y como mucho, y gracias al sistema de refundición de condenas, esos 64 años de cárcel de los que hablas se quedarán -como máximo- en mucho menos de la mitad o incluso en menos de la tercera parte. Sólo desde el desconocimiento o desde el interés ideológico se puede mantener que en España hay reclusos que permanecerán 64 años en la cárcel.

    Carlos Rodríguez: Con exponer el argumento es suficiente. La última frase, sea cual sea el caso, tiene potencial incendiario y personaliza la discusión.

    • Helena dijo:

      Por supuesto, en ningún momento afirmé que fuese a permanecer 64 años en prisión. No conozco bien el sistema por el que se computan los años de permanencia en prisión, sé que lo máximo son 40 años para quien haya cometido más de un crimen (desde la reforma que se hizo en tiempos de Aznar).
      Pero lo mismo que aquí ocurre en otros países, muchos penalistas dicen que España es el país de Europa en el que los condenados pasan más años en prisión (como no soy experta en el tema, no sé si es cierto o no). En los últimos años se habla mucho de imponer la prisión perpetua revisable “como en otros países de Europa” pero si atendemos a lo que dice, por ejemplo, el siguiente artículo, en algunos de esos países la cadena perpetua se revisa a los diez, quince, veinte años, de modo que esos condenados no pasan más tiempo en la cárcel que los que acaban de salir al anularse la aplicación retroactiva de la doctrina Parot (todos ellos llevaban veinte o veintitantos años en la cárcel) http://www.anuariojolyandalucia.com/article/justiciaysucesos/1241398/la/cadena/perpetua/revisable.html

  10. Sandra dijo:

    “No conozco bien el sistema por el que se computan los años de permanencia en prisión, sé que lo máximo son 40 años para quien haya cometido más de un crimen (desde la reforma que se hizo en tiempos de Aznar).” (Helena)

    Helena, como puedes ver más abajo el máximo de 40 años que mencionas se aplica en España exclusivamente a los delitos de “terrorismo”, una modificación introducida en tiempos del gobierno de Aznar (y que Zapatero no tocó). “La Ley Orgánica 7/2003 que aumentó la pena máxima para los terroristas de 30 a 40 años.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Legislaci%C3%B3n_antiterrorista_espa%C3%B1ola). Dicho endurecimiento de la legislación antiterrorista tuvo lugar cuando -significativamente- la organización ETA comenzó a asesinar a políticos de los dos partidos mayoritarios (PP y PSOE). En otras palabras, como ahora las víctimas de ETA eran políticos profesionales, y ya no exclusivamente miembros de la policía, los propios afectados (la clase política) decidió endurecer las penas posibles, por aquello de que les tocaba de lleno. Por tanto, esa posibilidad de pasarse 40 años en la cárcel no está diseñada para violadores que asesinen, quizá porque la vida de un hombre que es asesinado por el mero hecho de ser el novio de una chica que es posteriormente violada vale menos que la de un político profesional. En otras palabras, los 40 años de cárcel no se aplican por el número de víctimas, sino por la “cualidad” de la víctima potencial, lo que en la práctica nos retrotrae a una sociedad preigualitaria, donde unos tienen más derechos que otros.

  11. Helena dijo:

    Sandra, te pongo otro enlace para tratar de cerrar ya esta polémica. Es de un portal dedicado a temas jurídicos. Verás que si alguien es condenado en un mismo proceso por dos delitos castigados con más de veinte años, el máximo de cumplimiento también son cuarenta (aunque no sean delitos de terrorismo): http://www.datadiar.tv/juicio11m/limite.htm

    • Sandra dijo:

      Helena, volvemos a lo mismo del principio. Una cosa son las condenas teóricas, y otra muy distinta son las condenas reales. ¿Podrías aportar el ejemplo de algún violador o cualquier otro tipo de delincuente común que en España haya estado 40 años en la cárcel?
      Por otra parte ¿pretendes decir que la justicia es igual para todos, y que se condena de similar manera al que mata a un político que al que mata a cualquier otra persona? Si realmente fuese así no sería necesaria la existencia de leyes antiterroristas, y de igual manera tampoco sería necesaria la existencia de la Ley contra la Violencia de Género. Porque si todo el mundo fuese igual ante la ley, el que asesine pagaría con los mismos años de cárcel, independientemente de que matase con intencionalidad política, por simple lucro, o por motivos sexuales, e independientemente de que fuese hombre o mujer quien asesine o quien sea asesinado. La realidad es que el Estado ha hecho leyes que castigan de manera diferente, y no precisamente porque unos crímenes sean más frecuentes que otros. Más bien todo lo contrario. En España cada año hay cientos de homicidios, y sólo en una mínima parte de ellos las víctimas lo son por motivos políticos (terrorismo) o por lo que llaman “violencia de género”. ¿Cómo es posible que, siendo minoría, las víctimas de esos dos supuestos reciban más apoyo institucional, más atención mediática y gocen de leyes que las protegen en mayor medida que el resto de las víctimas? Por una razón muy sencilla, porque un político profesional tiene más posibilidades de ser víctima de terrorismo que una persona cualquiera. Y como los políticos tiene en su haber la posibilidad de dictar leyes, es “lógico” que hagan leyes para protegerse de aquello que les afecta a ellos en primera persona. Y en cuanto a la legislación contra lo que llaman “violencia de género”, el objetivo no es tanto “proteger” a las mujeres, sino incitar al odio entre los sexos para con ello deconstruir (la palabra no es mía, sino de las propias feministas) la familia tradicional. Porque lo discriminatorio de la Ley contra la Violencia de Género no es sólo que únicamente contemple la violencia de un hombre hacia una mujer, y no lo contrario, es que además no contempla la violencia de un hombre contra cualquier mujer, sino SÓLO la violencia -o supuesta violencia- del hombre contra la mujer que sea o haya sido su PAREJA. Se parte, además, de un supuesto consistente en que el hombre maltrata o mata a su pareja por motivos ideológico-culturales (el “machismo”), cuando eso sólo podría explicar una parte de los crímenes. De hecho, buena parte de las mujeres que mueren por eso que llaman “violencia de género” son muertes que en realidad cabe achacar a las desaveniencias de tipo económico que aparecen en los procesos de divorcio. Y es precisamente el aspecto económico de las leyes feministas que supuestamente “protegen” a las mujeres divorciadas lo que en la práctica contribuye al surgimiento de odios irreconciliables que acaban en tragedia. El Estado y los políticos en este caso primero siembran la cizaña, y luego derraman lágrimas de cocodrilo guardando minutos de silencio delante del ayuntamiento de turno (y previa llamada a los fotógrafos) para “mostrar su más enérgica repulsa ante esta nueva víctima de la lacra de la violencia machista, bla, bla, bla…”

      • @Sandra

        Aunque estoy de acuerdo con varias de las cosas que dices aquí, no creo que podamos equiparar el hecho de que ciertas leyes destruyan la familia tradicional con que ésa fuera la intención original. No lo sabemos. Siempre he pensado que se debe más a motivos populistas y electoralistas que otra cosa, pero tampoco puedo probarlo con certeza.

      • Helena dijo:

        No puedo aportar ningún caso de asesino (ni terrorista ni no terrorista) que haya estado 40 años en la cárcel porque esa modificación de la ley se aprobó hace diez y no ha habido tiempo de que nadie cumpliera íntegros los 40 años. Pero la modificación (si no se deroga) sí se puede aplicar a asesinos no terroristas porque así lo contempla su redacción.
        Por lo demás, a mi también me ha chirriado siempre la enorme diferencia entre las penas que se ponen por delitos terroristas y las demás.

  12. Sandra dijo:

    Carlos, si el sentido de la Ley contra la Violencia de Género fuese puramente electoralista, hubiese tenido mucha más eficacia que el “enemigo” a combatir fuesen todos los hombres, con lo que el mensaje populista llegaría a más mujeres, y por tanto a más potenciales votantes. En cambio, dicha ley sólo contempla criminalizar a los varones que tengan o hayan tenido una relación afectiva con una mujer. Una mujer no puede en España denunciar a su jefe por “violencia de género”, en la medida que entre ambos no existe relación afectiva alguna. Podrá denunciarlo por acoso sexual o por cualquier otra cosa, pero nunca por “violencia de género”. ¿No te parece un absurdo que si tú le pegas a tu mujer incurres en violencia de género, pero que si el mismo puñetazo se lo das a otra mujer con la que nunca has mantenido vínculo afectivo alguno dicha agresión no sea -legalmente hablando- “violencia de género”? Es que a veces la gente no se da cuenta del profundo matiz que hay entre decir “violencia del hombre sobre la mujer” y “violencia del hombre sobre su PAREJA femenina”. Porque no es lo mismo. Ya que tanto quieren “proteger” a las mujeres de la violencia de los machos, ¿por qué no hacer una ley que proteja a dichas mujeres de TODO tipo de violencia, tanto la de su marido como la del extraño? Carlos, lo importante de la Ley contra la Violencia de Género es lo que viene después de la denuncia, porque inmeditamente se dicta órden de alejamiento para el hombre, y eso supone, en la práctica, que el varón debe abandonar su domicilio habitual, lo que se traduce en ruptura de la familia (y que el hombre deba buscar otro domicilio, para negocio de las inmobiliarias). La mujer, que se queda con la casa, podrá recibir una pensión compensatoria, pero de hecho verá a la larga rebajado su nivel de vida, con lo que de alguna manera se la está empujando a que se proletarice, a que busque trabajo fuera de casa… Y de igual manera, la mujer que denuncia recibirá luego “asesoramiento” por parte de las organizaciones que trabajan con eso que llaman “violencia de género”, lo que en la práctica es una magnífica ocasión para adoctrinarlas en la nueva religión feminista. En el fondo la Ley contra la Violencia de Género es una medida liberalizadora del mercado de trabajo, porque desde hace mucho tiempo se sabe que la familia y el libre flujo de la mano de obra son cosas que se contraponen. Mientras más fuertes sean las familias, mientras más lazos de solidaridad existan entre los miembros de una familia, la gente se sentirá menos presionada para abandonar la comodidad y seguridad que proporciona esa familia. Un individuo solitario tiene que vender su fuerza de trabajo para comer, y además es libre de ir a donde sea, pues no tiene obligaciones familiares que atender. En cambio, si existe la posibilidad de quedarse en casa porque la cama y la comida la paga el marido, el padre o la madre, siempre habrá más reticencias a la hora de aceptar un trabajo, a menos que esté muy bien pagado. Conozco una mujer con dos hijos, ella colombiana y él español. Él es profesor de secundaria. Ella es bióloga, pero se dedica únicamente a la casa, y ella me ha dicho: “Yo quiero trabajar, pero en un bar no…” Naturalmente, porque mientras tenga la posibilidad de vivir siendo ama de casa con el dinero del marido, ella siempre preferirá ese rol antes que tener que realizar un trabajo desagradable. ¿Qué pasaría si esta mujer es incitada para que denuncie por maltrato a su marido? Pues que a la larga tendría que trabajar en un bar… Más de 100.000 denuncias al año por “maltrato” son otras tantas 200.000 personas a las que se empuja a buscarse la vida a cualquier precio en el mercado de trabajo, ya sea para poder pagar las pensiones compensatorias, o porque con la pensión ya no le resulta suficiente. Y son, además, 200.000 personas que ahora son libres de desplazarse a otros lugares, allá donde exista demanda de mano de obra, pues ahora ya no existe la limitación de las obligaciones familiares. Deconstruir la familia tradicional (y repito que no es mía la expresión, sino de las propias feministas) viene a ser algo así como lo que supuso el proceso desamortizador en el siglo XIX, mediante el cual se suprimían las estructuras económicas del Antiguo Régimen -que constituían una rémora para el libre desarrollo del capitalismo- para en su lugar implantar un mercado libre sin ningún tipo de limitaciones. Liquidar una sociedad formaba a partir de pequeñas unidades más o menos autosuficientes (como son las familiares), y reemplazarla por otra donde todo el mundo sea consumidor y asalariado le viene bien al gran capital, aunque sea a costa de convertir a una sociedad en un ejército de solitarios. No soy yo, sino Simone de Beauvoir, quien dijo aquello de:
    “No debe permitirse a ninguna mujer quedarse en casa para criar a sus hijos”. Y tampoco soy yo quien les pueda encontrar trabajo a dichas mujeres que no se queden en casa, ni quien les cuide a los hijos. Pero… ¿Dónde conseguirían empleadas El Corte Inglés, Mercadona y Zara si las mujeres optasen por quedarse en casa?

    • @Sandra

      Dije que creo que este tipo de leyes se han hecho por motivos electoralistas, pero también reconocí que a la hora de la verdad no sabemos. El único motivo probado es la protección de la mujer en situaciones de violencia en la pareja. Salvo que alguien implicado en la redacción de la ley afirme que su intención fue dinamitar la familia nuclear o proporcionar más mano de obra a las empresas, no podemos afirmar que ése fue el objetivo (aunque sí se podría afirmar que pudo ser un resultado). No estoy diciendo que tu teoría esté equivocada, lo que digo es que no puede probarse.

      • Sandra dijo:

        “Dije que creo que este tipo de leyes se han hecho por motivos electoralistas, pero también reconocí que a la hora de la verdad no sabemos. El único motivo probado es la protección de la mujer en situaciones de violencia en la pareja. Salvo que alguien implicado en la redacción de la ley afirme que su intención fue dinamitar la familia nuclear o proporcionar más mano de obra a las empresas, no podemos afirmar que ése fue el objetivo (aunque sí se podría afirmar que pudo ser un resultado). No estoy diciendo que tu teoría esté equivocada, lo que digo es que no puede probarse.” (Carlos Rodríguez)

        Efectivamente, Carlos, no puedo probar mi teoría, de igual manera que prácticamente ninguna teoría en ciencias sociales puede ser probada. Sí puedo, en cambio, parafrasear el título de este blog, y preguntarme quién se beneficia de la Ley contra la Violencia de Género. ¿Quién se beneficia de que las mujeres salgan de la cocina y se incorporen al mercado laboral? ¿Quién se beneficia de que una mujer no pida bajas por maternidad porque ha ejercido sus “derechos de salud reproductiva” (¡me encanta el eufemismo!)? ¿Quién se beneficia de que una mujer o un hombre no pidan bajas por maternidad o paternidad porque no tienen hijos, o porque al poder vivir libremente su homosexualidad tendrán estadísticamente menos hijos que las parejas heterosexuales? ¿Quién se beneficia de que una mujer o un hombre no se ausente del trabajo porque tiene que llevar un hijo al médico, y por la mera razón de que no tiene hijos? ¿Quién se beneficia de que dos personas no vivan en una casa, sino que ambos lo hagan en dos casas diferentes?
        Yo no sé si las empresas a las que alude la siguiente noticia se benefician económicamente; si sólo pretenden dar una buena imagen (que también les beneficia como forma de propaganda); o si pretenden acogerse a alguna medida con ventajas fiscales (que también les beneficia porque pagan menos impuestos). Lo que sí me consta es que lo siguiente no es paranoia conspiranoica mía, sino que se puede leer hoy en el diario El Mundo:

        “Casi un millar de mujeres víctimas de violencia machista encontró en 2013 una salida laboral a su encierro personal gracias los contratos de trabajo que firmaron con 34 empresas aliadas contra el maltrato de género. Los datos son de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, que está en Nueva York asistiendo a un foro de la Comisión Social y Jurídica de la Mujer de Naciones Unidas.
        El pacto al que el Gobierno llegó con un puñado de empresas en 2011 parece ir creciendo exponencialmente: 138 contratos en 2011, 325 en 2012 y 963 en 2013, según las cifras oficiales del Ministerio.
        El acuerdo se llama ‘Alianza de Empresas por una Sociedad Libre de Violencia de Género’, un grupo formado por 56 entidades, algunas de las cuales cotizan en el Ibex 35, grandes empresas con mucho margen de maniobra para contratar personal. El compromiso de esas compañías tiene dos patas, uno de sensibilización y otro de contratación.
        El primero, centrado en campañas contra el maltrato y acciones internas de información, se mide peor. Pero el segundo, al menos según las cifras del Gobierno, arroja una “multiplicación por siete en los dos últimos años” de la inserción sociolaboral de las víctimas.
        La intención del Ministerio es “implicar a más empresas para que las mujeres supervivientes de la violencia de género tengan un empleo y puedan, cuanto antes, y junto a sus hijos, dejar atrás la violencia”.

        http://www.elmundo.es/espana/2014/03/10/531ddf71268e3ecf2f8b4570.html

        No sé si lo anterior es la causa o el resultado; si las empresas se benefician porque en el fondo son ellas las instigadoras de estas medidas, o porque han acudido con entusiasmo solidario totalmente desinteresado ante la llamada del Gobierno. Y ojo, porque se nos dice que “La intención del Ministerio es “implicar a más empresas para que las mujeres supervivientes de la violencia de género tengan un empleo y puedan, cuanto antes, y junto a sus hijos, dejar atrás la violencia”.” Es decir, que tener trabajo conlleva “dejar atrás la violencia”. ¿Cómo? Pues fácil, porque se supone que al tener trabajo remunerado, la que hasta entonces era ama de casa sin trabajo, pasa ahora a ser una asalariada que puede dejar de convivir con su “maltratador”, en la medida que disuelve la unidad familiar de la que participaba, y pasa a fundar una nueva familia formada en exclusiva por ella junto a sus hijos. Ya sé que 963 mujeres “supervivientes” en un año no son muchas, pero por lo menos las inmobiliarias ya tienen asegurado el alquiler de 963 viviendas para acoger a estas nuevas microfamilias, y el futuro promete, tal como nos lo cuenta el Gobierno. Si a esos nuevos 963 alquileres de viviendas le sumamos los 100.000 varones que todos los años tienen también que alquilar otras tantas viviendas, en la medida que han sido expulsados de las suyas vía “órdenes de alejamiento” y tras haber sido denunciados por “violencia de género”, el negocio puede ser muy tentador, pues sólo hay que multiplicar lo que puede ser el alquiler medio de un piso (pongamos 500 euros al mes) por los 12 meses del año y por 100.963… Tampoco sé -y por lo que he dicho anteriormente- si es casualidad que España se haya constituido en país líder en luchar contra la dicha “violencia de género”, y que dicha batalla contra el “maltrato” coincida con un momento en el que la economía española se ha expandido vía burbuja inmobiliaria, y donde es obvio que se necesita demandantes de viviendas que puedan ocupar los miles y miles de pisos vacíos en los que la banca y las grandes constructoras han invertido muchísimo dinero. Repito que no sé si es causa o resultado. Pero si partimos del supuesto de que muchas guerras obedecen a causas económicas, hay invasiones de países que se han hecho por menos riqueza en juego que la que hay detrás de lo que llaman la lucha contra la “violencia de género”.

  13. Sandra dijo:

    Carlos, añado a mi anterior comentario el siguiente titular y vínculo aparecido en un medio tan poco sospechoso de “machimo” y representante del gran capital como Público.es. ¿Qué otro interés sino contratar a las “maltratadas” pueden tener todas estas empresas en luchar contra eso que llaman “violencia de género”?

    “Las empresas renuevan su compromiso contra la violencia de género
    El Corte Inglés, La Caixa, Telefónica, Mercadona, FCC y BT, entre otras, han emitido un comunicado conjunto expresando su intención de seguir luchando por una sociedad libre de violencia de género”

    http://www.publico.es/actualidad/503398/las-empresas-renuevan-su-compromiso-contra-la-violencia-de-genero

  14. Helena dijo:

    He ido a publico.es siguiendo el enlace de Sandra y, curioseando por allí, me he encontrado esto: http://www.publico.es/actualidad/506548/si-tu-cortas-mi-derecho-a-decidir-corto-yo-el-tuyo
    Sin comentarios.

  15. Sandra dijo:

    La prensa occidental sigue dando noticias sobre violaciones en grupo en la India.

    http://www.elmundo.es/internacional/2014/03/20/532ad86b268e3ea70a8b4577.html

    Se ve que en Europa o en América no hay violaciones en grupo. O quizá sí las hay, pero no se informa sobre ello. Y si la violación en grupo es una “especialidad” tradicional de la India, ¿por qué antes no se comentaba? o ¿Por qué nunca el feminismo nos habló sobre ese tema? No sé, pero digo yo que turistas occidentales en la India hay ya desde hace muchos años. Y por cierto, muchos de esos turistas y viajeros son gente “progre”, especialmente chicas, muy sensibilizados en temas de “género”. ¿Les pasaba el tema desapercibido? ¿Nunca fueron víctimas, y ahora sí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s