Misandria en el diario El País (II)

En esta segunda entrada voy a tratar algunas observaciones sobre el artículo “El varón, arma de destrucción masiva”, principalmente el mantenimiento de una narrativa que excluye a las mujeres como agresoras y a los varones como víctimas. Si no leyeron la primera entrada, recomiendo hacerlo ahora para que en la sección de comentarios no tenga que repetir cosas explicadas con anterioridad. Al final del artículo realizaré una breve reflexión sobre la narrativa de género actual y el mundo universitario. He marcado algunas citas en azul para que no se confundan con las del texto de El País.

Torreblanca escribió:

Así pues, las mujeres no matan mujeres, solo varones y, en gran proporción, en defensa propia.

Esta afirmación habría que sustentarla con alguna fuente. Si vamos a decir que las mujeres matan sobretodo en defensa propia, tendríamos igualmente que examinar cuántos varones han matado en defensa propia y por supuesto para defender a otros, rasgo característico de su rol de género.

Los efectos de una cultura patriarcal dominada por varones son tan demoledores que pareciera que en el mundo se libra una guerra (invisible, pero guerra) de varones contra mujeres.

No se puede hablar de patriarcado a nivel mundial. Si patriarcado significa “el gobierno de los padres”, tendríamos que excluir, como mínimo, a las sociedades occidentales donde los padres pierden rutinariamente la custodia de sus hijos. Éste es un tema que ya discutí en otra entrada.

Según Naciones Unidas, el 70% de las mujeres han experimentado alguna forma de violencia a lo largo de su vida, una de cada cinco de tipo sexual.

Un dato tan extremo también habría que sustentarlo con una cita. En este blog hemos analizado informes de ONU Mujeres y demostrado que no se trata ni mucho menos de una organización objetiva y neutral. ¿Cómo se ha llegado a esta cifra? ¿Se han incluido las peleas entre hermanos, las del patio de colegio o con otros niños como parte de esta violencia? ¿Se han incluido los azotes de padres y madres (recordemos que la mayor parte del abuso infantil corre a cargo de las mujeres, aunque no por mucho)? Si así fuera, lo que me extraña es que no llegue al 99% para ambos sexos.  Sin más información, este dato no nos dice nada. Lo que pretende sugerir, sin embargo, está claro: que las mujeres viven rodeadas de hombres violentos. De este modo no se afirma que la mayoría de la violencia es perpetrada por hombres, algo que podemos aceptar, sino sugiere que la mayoría de los hombres son violentos, algo bastante más siniestro.

Increíblemente, las mujeres entre 15 y 44 años tienen más probabilidad de ser atacadas por su pareja o asaltadas sexualmente que de sufrir cáncer o tener un accidente de tráfico.

Una vez más, desconocemos de dónde provienen estos datos. El autor citó fuentes para la criminalidad y la encarcelación masculina porque son las únicas que puede probar como independientes. El resto las omite y confía en que mostrando dos correctas asumamos que el resto tienen la misma validez. Lo cierto es que los datos de la victimización femenina suenan a los estudios de ONU Mujeres y otras organizaciones feministas que tienden a exagerar los números con fines políticos. Sin una fuente estos datos no son más que parte de la estrategia para lograr el mayor ultraje posible e instigar odio hacia los hombres. Si hiciéramos una afirmación así sobre cualquier otro grupo humano sin fuente alguna (y a veces con ella) sería inadmisible.

En España y otros países de nuestro entorno, casi la mitad de las mujeres víctimas de homicidios lo fueron a manos de sus parejas, frente a un 7% de hombres, lo que significa que la probabilidad que tiene una mujer de morir a manos de su pareja es seis veces superior a la de un hombre.

Una vez más, no tenemos una fuente para tal afirmación. Mucho menos una fuente independiente. De todas formas, lo que también señalaría este dato es que el hombre termina asesinado en una mayor variedad de escenarios que la mujer. Al menos en España, el 63% de las víctimas de homicidio son varones. En USA representan el 76,8%, como nos muestra el propio gráfico de Torreblanca. A nivel global constituyen el 82%.

La violencia sexual contra las mujeres es omnipresente y constituye uno de los capítulos más vergonzosos, y más silenciados, de la historia de los conflictos bélicos (…).Hoy en día, la ONU estima en 200.000 las violaciones ocurridas en la República del Congo, una cifra similar a la ofrecida para Ruanda. Lejos de África, en el corazón de la Europa educada, la violación también fue un arma de guerra interétnica en el conflicto de la antigua Yugoslavia, donde se estima que entre 20.000 y 50.000 mujeres fueron violadas.

Me alegro de que el tema esté tratándose con la seriedad que merece. Por desgracia las violaciones de varones sí que continúan siendo un capítulo silenciado del que nadie quiere hablar, porque al parecer hay víctimas de primera y segunda clase. Ya que cita el Congo, un estudio de la American Medical Association publicó en 2010 que en Congo Oriental un 40% de las mujeres y un 24% de los hombres habían sufrido violencia sexual como resultado del conflicto. Dentro de estos porcentajes el 51% de los asaltos sexuales contra mujeres fueron violación, y el 21% en los hombres. Sin embargo, es bastante probable que el número entre los varones sea muy superior debido al estigma de la homosexualidad en la zona y la sospecha de que el hombre violado es homosexual, que además es un crimen en muchos países africanos. Un artículo del diario The Guardian nos da un ejemplo del ostracismo social al que se enfrentan los hombres violados:

A menudo [dice una encargada de atender a las víctimas masculinas] las mujeres que descubren que sus maridos han sido violados deciden abandonarlos. Me preguntan “¿Y cómo voy a vivir ahora con él?, ¿cómo qué?, ¿es esto todavía un marido?, ¿es una mujer?” Preguntan “si él puede ser violado, ¿quién me protege a mí?” Hay una familia con la que he estado trabajando de cerca cuyo marido fue violado dos veces. Cuando su esposa lo descubrió, fue a casa, recogió sus pertenencias, tomó a su hijo y se marchó. Como era de esperar aquello destrozó el corazón de este hombre.

El mismo periódico menciona otros abusos sexuales cometidos hacia varones en el Congo:

(…) son forzados a penetrar agujeros de bananos que llevan savia ácida, poner los genitales sobre una hoguera, llevar rocas atadas a sus genitales y proporcionar sexo oral a hileras de soldados.

Cabe destacar que el 91% de los varones fueron abusados por otros varones, mientras que los asaltos sexuales a mujeres fueron en el 59% de los casos perpetrados por varones y en el 41% restante por otras mujeres. Sí, han leído bien, y de hecho la cifra hace referencia a asaltos donde sólo hubo atacantes de sexo femenino. Este último dato es francamente sorprendente debido a que se nos ha impuesto una narrativa de género (reforzada por el artículo de Torreblanca) donde los hombres son siempre los opresores y las mujeres sus víctimas.

En cuanto a las violaciones y abusos sexuales de varones durante conflictos militares, el Congo no es una excepción. Según el informe Male Rape and Human Rights, se han registrado hechos similares en la antigua Unión Soviética, Chile, Grecia, Croacia, Sri Lanka, El Salvador, Irán, Kuwait, y también en la antigua Yugoslavia, entre otros países (p. 8-9).

A lo que se añade una larga lista de crímenes que solo las diferencias de género pueden explicar y que incluye el aborto selectivo de niñas, los crímenes de honor, el tráfico de mujeres con fines de explotación sexual o la mutilación sexual, que afecta a 130 millones de mujeres.

No sé si Torreblanca es uno de los pocos feministas que consideran el aborto un crimen, o si sólo lo hace cuando se aborta uno de los sexos. Me gustaría pensar que es lo primero, pero a tenor de las cosas que ha escrito nada me sorprendería. Ahora bien, tanto en este caso como en el del infanticidio femenino, se ha demostrado que las principales autoras son las madres. Según la filosofía de Torreblanca, imagino que no sería necesario examinar las razones, sino únicamente señalar el sexo de las agresoras. Por supuesto, esto no sería justo, como tampoco en el caso de otros delitos masculinos.

Con respecto a las muertes de honor, ése es otro tema ya tratado en este blog. El infame asesinato de estas mujeres va generalmente acompañado como mínimo de una muerte masculina (en algunos casos pueden ser hasta decenas). El fenómeno de las deudas de sangre se encuentra estrechamente vinculado a estos crímenes de honor, y sus efectos son más devastadores para el varón que para la mujer. También hemos explicado que esta dinámica no ocurre simplemente porque “el varón es violento”.

El tráfico de mujeres con fines de explotación sexual (y el laboral, no mencionado por Torreblanca) es horrendo, pero hemos de recordar que también existe un importante tráfico de hombres con fines de explotación laboral que recibe mucha menos atención, así como una minoría que también son explotados sexualmente. A este respecto he encontrado cifras contradictorias por parte de distintas fuentes. La Oficina Internacional del Trabajo (órgano dependiente de la ONU, pero afortunadamente no de ONU Mujeres) indicó que el 55% de las víctimas del trabajo forzado fueron mujeres y el 45% varones (p. 14). Esto incluye explotación sexual, donde las mujeres constituyeron un abrumador 98% (dentro de ese 55%). Otros estudios dicen que entre los menores, el 45% de los explotados sexualmente en Estados Unidos son varones (p. 5). También en dicho país, un 40% de los chicos y un 11% de las chicas tuvieron al menos un cliente femenino, con un 13% de los chicos que únicamente tenían clientela femenina (p. 3). En cuanto al sexo de los traficantes, Strategies Against Human Trafficking: The Role of the Security Sector señala(p. 61):

Los resultados de una comparación global entre las mujeres involucradas en tráfico de personas y las mujeres involucradas (o condenadas) por todo tipo de crímenes muestra que el porcentaje de mujeres involucradas en todos los crímenes no superó el 15% [siendo el 85% hombres], mientras que el porcentaje de mujeres condenadas por crímenes de tráfico de personas es a menudo superior al 50% en las mismas regiones [siendo el resto hombres]. En Europa del Este y Asia Central el papel de las mujeres traficantes parece ser predominante. Esta tendencia también ha aparecido en otras partes del mundo.

Debido a la naturaleza ilegal del negocio, es difícil saber con certeza cuáles son los verdaderos números, pero al parecer el cuadro es más complejo que el presentado por Torreblanca.

Sobre la mutilación genital también hemos hablado en este blog. Como ya mencionamos, al menos existe un ultraje con respecto a este fenómeno en el caso de las niñas y está prohibida en el mundo occidental. Por el contrario la masculina es generalmente legal y afecta a un número de personas seis veces superior en todo el mundo. Allí donde existe mutilación genital femenina, existe la masculina, pero no necesariamente a la inversa. Y en la casi totalidad de los casos, agresores y víctimas pertenecen al mismo sexo.

Algunos describen la violencia que se ejerce contra las mujeres solo por el hecho de serlo como “feminofobia”. ¿Por qué no nos suena nada este término, o alguno similar?

Quizá porque un término más adecuado sería misoginia (feminofobia es miedo a las mujeres, misoginia es odio) y funciona bastante bien. Por el contrario, pese a la existencia de artículos como el de Torreblanca, la RAE todavía no ha incluido el término misandria en el diccionario. Sea como sea, el cuadro es mucho más complicado que “hombres agresores y mujeres víctimas”.

Reconozcámoslo: los varones son el mayor arma de destrucción masiva que ha visto la historia de la humanidad.

Como señalaron mis comentaristas Emilio y Sandra, el distanciamiento del autor con respecto a los demás varones es interesante. Podría haber dicho “somos”, pero no lo hizo, quizá porque no se ve reflejado en las atrocidades cometidas por el sexo masculino, pero de alguna manera los demás varones deberían hacerlo, aunque los agresores sean una minoría.

De ahí que Naciones Unidas haya adoptado varias iniciativas de alcance mundial, recurriendo para ello al propio Consejo de Seguridad, que en su Resolución 1.325 de 31 de octubre de 2000 hizo visible por primera vez la necesidad de una protección explícita y diferenciada para las mujeres y las niñas en escenarios de conflicto, así como la contribución fundamental que las mujeres hacen y deben hacer en lo relativo a la resolución de conflictos y la construcción de la paz.

Rescato nuevamente el comentario de Sandra cuando decía:

¿Protección explícita y diferenciada para las mujeres y las niñas en escenarios de conflicto? Pues qué quieran que les diga. A mí me suena a reglamento de caza, donde se dice que está prohibido disparar a tales o cuales especies animales, mientras que hay barra libre para disparar al resto, a los varones en este caso…

Y aparentemente los niños varones tampoco merecen una protección especial, según la ONU. Será que están aconsejados por intelectuales como Torreblanca que les advierten para no proteger a estas “armas de destrucción masiva en potencia”. Por otra parte, como también señalé en mi artículo sobre la reciente Guerra de Irak, el 80% de las víctimas civiles en aquel conflicto fueron hombres, y la mayoría de las muertes de mujeres y niños fueron causadas por bombas y otro tipo de ataques que no discriminan por sexo. Sin embargo, este 80%, según Torreblanca, ha de ser dejado a su suerte. Y artículos como el suyo sirven para justificarlo.

Conclusión

Hemos observado que artículos como el de Torreblanca se basan en una narrativa incompleta que elimina a los agresores femeninos y a las víctimas masculinas para pintar una visión maniquea de las relaciones de género. Lo más grave de todas estas omisiones, posiblemente deliberadas, es que no las ha hecho un becario del periódico. Torreblanca se encuentra entre la élite académica y ha sido nombrado por la revista Foreign Policy en Español como uno de los 10 nuevos intelectuales más influyentes del mundo hispanohablante. Pero lo más preocupante es que este tipo de “bullying intelectual” no ha tenido respuesta alguna por parte de sus colegas en la universidad.

¿Dónde están nuestros intelectuales? ¿Por qué tanto silencio ante las barbaridades escritas desde la propia universidad en el área de género? ¿Se está eliminando la pluralidad del pensamiento crítico, o cuál es exactamente el problema? Si algún académico está leyendo esto, me gustaría que nos dejara sus impresiones, porque como las preguntas queden sin respuesta, temo que en esta área va a abrirse una brecha entre la universidad y el resto de la ciudadanía. Porque donde no hay integridad, desaparece la credibilidad.

Esta entrada fue publicada en Circuncisión, Desechabilidad masculina, Deudas de Sangre, Feminismo, General, Guerra, Homicidio, Homosexualidad, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Misandria, Mutilación genital, Noticias, Represión emocional, Terminología, Trabajo forzado, Tráfico de personas, Violación, Violencia de género y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

36 respuestas a Misandria en el diario El País (II)

  1. Pingback: Misandria en el diario El País | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  2. Javier dijo:

    Creo que un boicot a El País es demasiado poco para el odio que promueve a diario. Sin ir más lejos, hoy me he encontrado con éste titular: “Los altos cargos se reparten en noches de copas mientras ellas lavan niños”. Ni pongo el enlace porque no merece la pena. Suma y sigue. Como bien dices, si en lugar de hablar en términos de sexo, se hiciera con razas o creencias religiosas, esta gente estaría ya mismo delante de los tribunales. Tal vez sea cuestión de empezar a promover posibles denuncias. Un saludo.

    • Avetik dijo:

      El problema de promover denuncias en los tribunales está en que la sociedad, todos los organismos judiciales están tan contagiados con el movimiento femenista que simplemente o no quieren ver la realidad y no la ven directamente. Yo creo que estamos atravesando una “revolución” que mucho me temo acabará mal.

      P.S. no tiene nada que ver con el tema en principio pero adjuntare un enlace que es de interés común. Una vez más demuestra que la lucha por derechos se ha convertido en una lucha a ciegas contra todo lo que estaba mal visto antes. http://www.elmundo.es/internacional/2013/12/30/52c1d97522601d1e5b8b4585.html ( para ver lo que se promueve en estos mismos tribunales)

      P.S. Carlos otra vez, enhorabueno por tú articulo.

    • @Javier

      Gracias, yo también creo que el asalto mediático al que se nos somete con frecuencia merece una respuesta más contundente. Mi estrategia no irá por el camino de la denuncia, porque tengo otros objetivos en mente que expondré para la semana que viene si todo va bien. Ya me dirán qué les parece.

  3. Arturo dijo:

    Mucho me temo que si ellos reparten altos cargos, ellas no lavan niños (y si lo hacen es lo único y porque quieren)

    Arturo

    • El titular nos haría creer que hablan de las esposas, pero he leído el artículo y trata de las compañeras de trabajo. La frase en cuestión sí se refiere a un problema de discriminación, pero no necesariamente de género como se nos hace creer. Lo que trata es la discriminación de todo aquel (hombre o mujer) que antepone su familia a su trabajo y como consecuencia es penalizado por no estar tan disponible como otros (aquellos que sacrifican la vida familiar por el trabajo). En aquel caso no me parece una cuestión de género. La ingeniera podría haber dejado a su marido (del que habla muy bien) bañar a los niños o haber pagado a una niñera porque dinero no parece que le falte. Sin embargo, antepuso su familia a su trabajo. El problema es que nunca escuchamos las historias de hombres que han decidido sacrificar ascensos para estar con su familia.
      Dicho esto, la mayor parte del artículo no tiene nada que ver con el titular. Trata principalmente del éxito de esta mujer, pero el periódico decide escoger el ángulo de víctima, para lanzar el mensaje indirecto de lo malos que son los hombres. Esto yo creo que hace más daño que nada, porque niñas que podrían inspirarse en ella con otro titular pueden hasta acabar desanimándose de entrar en esas carreras. El titular de El País nos dice que esta mujer no es una triunfadora, es una víctima.

  4. sai23 dijo:

    Hoy en día los hombres viven una persecución revanchista en todos los sentidos. Yo siempre he defendido la igualdad y las libertades independientemente del género, y siempre pasa lo mismo: en cuanto mencionas una injusticia contra los hombres eres un misogino maltratador.
    Se que a lo largo de la historia se han cometido atrocidades contra el género femenino, pero yo no tengo la culpa, al igual que los alemanes no tienen la culpa del holocausto. Es vergonzoso que se aprueben leyes hechas expresamente para favorecer a un colectivo con respecto a otro y se consideren leyes justas. La igualdad es sumar, nunca restar al otro para equilibrar.

    • A esto hay que sumar que esa visión de la Historia donde las mujeres eran siempre las víctimas mientras los hombres lo pasaban en grande es una narrativa maniquea que no se ajusta a la realidad. Las mujeres fueron oprimidas por su rol de género, pero los hombres también.

  5. Salvador dijo:

    El feminismo de género radical, importado al resto de occidente desde EE.UU, avala la discriminación masculina desde la más tierna infancia, esto se puede comprobar, cómo desde Ornanismos mundialistas masonicos como la ONU, recomiendan proteger de la violencia que genera los conflictos armados, sólo a Las mujeres y “a las NIÑAS”.
    Dejo un interesante link, donde se puede ver un video, las reacciónes, denuncias, quejas e incluso impotencia, de las mujeres, incluso algunas feministas, cuando sus hijos varones desde su más tierna infancia, son discriminados por la sociedad.

    “Este video está subtitulado en español”

    • @Salvador

      Interesante vídeo.
      No tengo noticia de que la ONU sea una organización masónica. Tampoco considero demasiado importante dónde se originara el feminismo radical. Lo interesante es que una sociedad en cuestión decida aceptarlo y tomarlo como bandera. El caso español me parece más extremo que el de USA. Allí por el momento no hay nada como la LIVG, que impone distintas penas por sexo.

      • Salvador dijo:

        Igual que el fascismo, nació en Italia y se importo desde Alemania, pero muchísimo más radicalizado, el feminismo de género nació o se gestó en EE.UU y se ha importado desde Europa, mucho más radicalizado casos como España, Suecia, Noriega, etc…

      • Isidro dijo:

        Sí, Carlos, pero también es cierto que en EE. UU. es mucho más probable que un hombre acabe siendo ejecutado por el estado que una mujer, y esto también es de una gravedad extrema. Si mal no recuerdo, es algo así como 20 veces más probable que se ejecute a un hombre que a una mujer. No tendrán una ley asimétrica, pero tampoco les hace falta.
        El vídeo me parece muy interesante. Siempre he creído que si esto tiene algún arreglo, vendrá de mano de las mismas mujeres. Es decir, de la reacción de las mujeres perjudicadas más o menos directamente por la política feminista que imponen otras mujeres. Aquí, en este vídeo, es de notar que esas señoras han tenido que ver perjudicados a sus propios hijos para oponerse al feminismo. Es esperanzador, pero al mismo tiempo lamentable.

      • Es cierto que la condena de muerte se aplica de forma muy dispar, pero creo que se debe más a la mentalidad tradicionalista que a la política feminista (que a buen seguro tampoco ayuda). Aquí hay un artículo sobre el tema donde se explica que en el pasado las asesinas preferían jurados de varones porque tendían a ser más clementes con ellas.

        http://www.avoiceformen.com/series/unknown-history-of-misandry/female-killers-prefer-gentlemen-juries/

      • Anónimo dijo:

        Clinton, con la inspiración de su mujer, legislo el Violence against women act, de gran influencia en nuestra LIVG y legislaciones de otros países.

        (Plutarco)

      • Anónimo dijo:

        Aquí se explica la ley que copió ZP casi de manera literal: http://en.m.wikipedia.org/wiki/Violence_Against_Women_Act

        (Plutarco)

      • Es cierto que la VAWA pudo ser la inspiración de esta ley, pero con todo, al menos la VAWA se escribió de una forma que era neutral de género cuando se trataba de la ayuda a las víctimas (pese a que no se aplique de forma neutral), mientras que la LIVG incluye en su texto un lenguaje donde el agresor siempre es el varón y la víctima la mujer, además de asignar distintas penas por sexo. Incluso los escritores anglosajones la consideran más radical:

        http://www.avoiceformen.com/feminism/government-tyranny/spanish-feminist-establishment-is-shaking/

      • Plutarco dijo:

        Interesante el enlace, Carlos. Siempre terminamos siendo más papistas que el Papa.

        (Plutarco)

      • Es algo que me desespera de la política de España y Latinoamérica. Pareciera que sólo sabemos ir de un extremo a otro, pero no sabemos pararnos en el medio.

  6. sai dijo:

    Tristemente, la mayor parte de los diarios de izquierdas se apuntan al carro del feminismo entendido como odio y prejuicio del varón. Este artículo de hoy de Eldiario.es me ha revuelto el estómago.

    http://www.eldiario.es/zonacritica/Cosas-mejor-pensado-Woody-Allen_6_225437488.html

    • Javier dijo:

      Sai, el artículo que has colgado es ciertamente horripilante. La autora viene a decir que por el hecho de ser mujer y denunciar un abuso sexual, ya debería existir presunción de veracidad, cosa que hoy por hoy solo tienen las fuerzas del orden, según creo. Se acercan tiempos inquisitoriales…

      • Javier, en España, eso que tanto temes (la presunción de veracidad solo de las mujeres), YA es legal y se lleva a cabo de manera sistemática tanto en delitos de abuso sexual como de maltrato desde hace mucho tiempo. Comprendo que te resulte imposible de creer, pero la jurisprudencia del Supremo ya determinó hace años que la mera palabra de la mujer tiene validez como prueba de cargo para enervar la presunción de inocencia del varón, cosa que no sucede al contrario puesto que no existe el delito de violencia de género cuando son los hombres los agredidos por sus mujeres. Y a causa de esa doctrina, los hombres son detenidos sin pruebas por la policía, encarcelados en calabozos(saltándose a la torera el protocolo de actuación de las fuerzas y seguridad del estado que exige una mínima investigación de indicios) y luego juzgados y condenados en función de la mera palabra de la mujer.

        “La doctrina del Tribunal Supremo, entre ellas la sentencia nº 725/2007, de 13 de septiembre, considera que la declaración de la víctima tiene valor inculpatorio aun cuando sea la única prueba de la que intente valerse la acusación, ya que “ nadie debe padecer el perjuicio de que el suceso que motiva el procedimiento penal se desarrolle en la intimidad de la víctima y del inculpado, so pena de propiciar situaciones de incuestionable impunidad”(sic), por lo que la sola declaración de la víctima tiene aptitud para provocar el decaimiento de la presunción de inocencia (SSTS 434/99, 486/99, 862/2000, 104/2002, 470/2003, 593/2006, entre otras; así como del Tribunal Constitucional, SSTC 201/89, 160/90, 229/91, 64/94 , 16/2000 , entre otras muchas)”.

        El Supremo solo exige que se cumplan tres condiciones: a) Que no haya motivos espurios(ausencia de incredibilidad subjetiva), b) que sea persistente c) que sea verosímil (nada que no se le pida también a las autoridades del estado en su presunción de veracidad). Sin embargo, el mismo Supremo echa abajo su propia doctrina y vuelve a decir que tampoco pasa nada si no se cumplen los 3 requisitos:

        “En cualquier caso, aun cuando no se reúnan los requisitos de ausencia de incredibilidad subjetiva, persistencia en la incriminación y verosimilitud en el testimonio, ello no supondrá la invalidez automática de la prueba testifical de la víctima. Son pautas de valoración que el Tribunal deberá atender para asegurar, en la medida de lo posible, el acierto en su valoración (sentencias del TS 906/2003 y 299/2004 de 4 de marzo). A estos efectos, la valoración deberá ser racional (artículo 717 de la LECrim.) y obtenerse en conciencia (artículo 741 de la LECrim.). Eso es así porque en circunstancias de violencia de género pueden concurrir elementos que determinen que la víctima no mantenga una actuación procesal uniforme durante la tramitación del proceso.”

        http://noticias.juridicas.com/articulos/55-Derecho-Penal/201104-23789125647522.html

        Terrorífico.

        ¿Cuales son las consecuencias de este disparate jurídico que otorga la presunción de veracidad a las mujeres contra los hombres en ciertos delitos que solo se legislan en una dirección?

        1) Un cantidad ingente de condenados injustamente por culpa de la mera palabra de la mujer. Lo que siempre hemos sabido sobre el derecho (Es tu palabra contra la mía, por tanto, no vale, cosa que se cumple escrupulosamente cuando son los hombres lo que denuncian), en el caso de las mujeres y los delitos de abuso y maltrato, no se cumple en absoluto, por tanto, existe un asimetría judírica intolerable que atenta directamente contra el art. 14 de la Constitución.

        2) Que haya un 70 % de absoluciones y archivos en las denuncias de maltrato, indica claramente que estamos ante muchísimas denuncias falsas, puesto si AUN con la mera palabra de la mujer como única prueba de cargo, los jueces no condenan a un hombre, imaginaos lo contradictoria, falsa y mentirosa que puede llegar a ser la declaración de la mujer en esos casos. Sin contar con el miedo que tienen los jueces a que le salga rana y dejen suelto a un verdadero maltratador.

        Lo siento, Javier, No tienes que esperar a que lleguen tiempos inquisitoriales. Ya llevamos inmersos en ellos unos cuantos años y apenas se han dado cuenta nada mas que los afectados. Una pena pero así de horrenda es la realidad,

  7. Emilio dijo:

    El “razonamiento” del feminismo es sumamente curioso. ¡El delito en la mujer ha de ser menos castigago porque proporcionalmente delinquen menos que los hombres! Si ya resulta asombrosa esta concepción, más curioso es que el “razonamiento” no termina ahí, sino que continúa en una pendiente que lleva a la segunda aseveración: como son pocos los excluimos ya que, en cualquier caso, serían fruto del derecho a la autodefensa o por el efecto imitación, eximente primero moral y luego jurídica.

    Finalmente resulta un análisis como el de Torreblanca, los hombres son responsables tanto cuando son víctimas como cuando son verdugos, tanto cuando perpetran los delitos como cuando los sufren, cuando declaran la guerra como cuando son llevados a ella mediante levas. Conclusión el mundo se divide en dos: los verdugos y las víctimas, o lo que es lo mismo en hombres y mujeres. En ese esquema ni existe el hombre víctima ni la mujer verdugo. Y ¡ojo!, tampoco en este caso parece que, a quien perjudica el sesgo de género del idioma sea a la mujer.

  8. eugenio dijo:

    Carlos cuando dices “Es cierto que la VAWA pudo ser la inspiración de esta ley, pero con todo, al menos la VAWA se escribió de una forma que era neutral de género cuando se trataba de la ayuda a las víctimas “ quiero aclarar un par de cosas sobre esa NEUTRALIDAD.
    Cualquier juez sabe perfectamente que la redacción neutral de la ley y de sus artículos no garantiza para nada dicha neutralidad y menos sexual o de genero. De hecho la Legislacion española es sexista de arriba abajo..
    De hecho si tienes confianza con algún experto en Derecho o te diran que en el Codigo Penal cuando los artículos se redactan se hacen pensando y visualizando siempre el sexo o genero del que hay que castigar, pero que para que la gente no diga que es sexista se camuflan con redacciones neutrales
    Así por ejemplo cualquier experto en Derecho te dira que cuando el código Penal establece penas de cárcel muy, pero que muy para severas el CONYUGE que deja de pagar cualquiera de los conceptos señalados en el convenio regulador del divorcio esta mintiendo en su neutralidad.
    Primero porque no un divorciado nunca es conyuge sino EX. Si, EX conyuge
    Segundo porque esas penas están pensadas para EX maridos.
    Por eso algunos preferimos menos hipocresía y la actual redacción contra la violencia de Genero nos parece mas soportable. Porque dice claramente lo que siempre ha hecho. Actuar siempre a favor de la esposa o compañera sentimental en perjuicio del marido. Pero eso es muy, muy viejo.

  9. Pingback: Misandria en el diario El País (II)

  10. Sandra dijo:

    No es sólo en El País donde se afirma que hay por ahí 3.500 millones de hombres “sueltos”. En el diario El Mundo sale hoy una noticia donde también se incide en lo de esos hombres que “andan sueltos”.

    Un total de 250.000 pedófilos andan sueltos en Alemania. El 0,7% de la población alemana masculina se siente sexualmente atraído hacia los niños.
    ROSALÍA SÁNCHEZ Especial para EL MUNDO Berlín
    Actualizado: 21/02/2014 14:54 horas

    El caso Edathy, un diputado alemán investigado como cliente de una red de pornografía infantil y que habría pagado más de 8.000 euros por fotografías y vídeos de niños desnudos, ha enfrentado a Alemania cara a cara con una realidad a la que a menudo evita mirar de frente. Unos 250.000 pedófilos andan sueltos en este país, según experto de Medicina Sexual de la Clínica Universitaria de Schleswig Holstein, Jorge Posenti, que calcula que “el 0,7% de la población alemana masculina se siente sexualmente atraído hacia los niños”.

    “La visualización de fotos de desnudos, que desde otra óptica pueden ser consideradas inofensivas, son a menudo el principio de una adición que lleva progresivamente a la búsqueda de imágenes más duras a través de internet”, explica la psicóloga Anna Becker, responsable del proyecto Tatgeneigte, una iniciativa de apoyo a las víctimas e investigación de tratamientos con sede en Karlsruhe. Su experiencia le permite indicar que, además de los dos niños por año que, como media, son asesinados en Alemania a causa de brutales agresiones sexuales, habría que sumar otros cien al año que fallecen por la violencia ejercida por adultos y que en muchos casos está relacionada con la pedofilia.

    La prestigiosa Charité de Berlín y otras siete sedes hospitalarias en Alemania ofrecen programas preventivos a personas que han detectado esa tendencia en sí mismos y desean controlar esa inclinación sexual. Unos 3.300 hombres han buscado ayuda en el programa berlinés desde 2005 hasta hoy, una cifra que a ojos de los expertos resulta absolutamente insuficiente.
    “No hay zonas grises”

    La psicoterapia es el tratamiento inicial y, si no es suficiente, existen medicamentos para frenar el impulso. Las terapias están centradas en el control de la conducta, en facilitar habilidades para evitar llevar a cabo fantasías sexuales que, por otra parte, terminan sumiendo a la mayoría de estos individuos en cuadros psiquiátricos o depresivos, señala Jens Wagner, uno de sus directivos, que llama la atención sobre el hecho de que la mayoría de los delitos pedófilo-sexuales no son cometidos directamente por estas personas, sino por redes criminales internacionales que se lucran de ello. El nombre de Sebastian Edathy, precisamente, fue descubierto por la policía canadiense después de dos años de investigaciones sobre un portal de internet que contenía esa oferta, con el cual se han encontrado relacionados 80 alemanes.

    “Cuando hablamos de fotos de desnudos de niños no hay zonas grises”, previene el presidente de la Asociación para el Bienestar (AOW), Wolfgang Stadler. “En el mismo momento en que los niños son fotografiados se están cumpliendo las condiciones de un delito de abuso sexual”, denuncia.

    A raíz del caso Edathy, el gobierno alemán está estudiando endurecer las penas relacionadas con estos delitos, además de bloquear en internet los sitios web con contenido pedófilo. La propuesta sobre la mesa del gabinete de ministros consistente básicamente en redirigir las búsquedas o llamadas a estas web hacia una página de advertencia que haga notar al usuario la gravedad de su comportamiento y evite continuar con la navegación.”

    http://www.elmundo.es/internacional/2014/02/21/53075995268e3e462a8b4571.html

    Me llama mucho la atención que se mencione la proporción de varones “pedófilos” (a los que se criminaliza), cuando en realidad la preocupación debería causarla los “pederastas” (que son los que realmente hacen daño). El caso es que al meterlos en el mismo saco se obtiene una proporción mayor de “criminales”, lo que justifica el discurso misándrico feminista. Es algo así como si ponemos en el mismo grupo a los varones heterosexuales románticos junto con los varones heterosexuales violadores. Ambos tipos de varones sienten atracción por las mujeres, aunque obviamente hay una gran diferencia: que unos aman, mientras que los otros hacen daño.
    También me llama la atención en el texto que se mencione la proporción de hombres con tales gustos, pero que no se detalle la proporción de mujeres con tal tipo de instinto. ¿Es que no las hay? El mismo diario El Mundo el otro día publicaba una noticia desmintiendo esta posibilidad:
    http://www.elmundo.es/espana/2014/02/10/52f8e6c6ca47413f378b4574.html

    Igualmente me llama la atención que se mencione a los “otros cien (niños) al año que fallecen por la violencia ejercida por adultos y que en muchos casos está relacionada con la pedofilia.” ¿Por qué aquí hablan de “adultos”, y no distinguen entre hombres y mujeres? ¿No es el feminismo tan amigo de visibilizar a los hombres y mujeres? ¿O será que, ante la realidad en la que el maltrato femenino sobre los niños es mayor que el ejercido por los hombres, toca entonces usar el neutro “adultos”?
    Finalmente, y aunque no quiero caer en la homofobia, también habría que señalar que en los datos aportados no se distingue entre varones pedófilos heterosexuales y varones pedófilos homosexuales. La ideología de la corrección política ha definido a los varones heterosexuales de raza blanca, edad adulta y clase trabajadora o media como al “enemigo”. Frente a este “eje del mal heterosexual” (en palabras del femismo: http://www.traficantes.net/libros/el-eje-del-mal-es-heterosexual), y combatiendo su opresión, estarían las mujeres, las minorías étnicas, los jóvenes y los homosexuales… Ese mismo discurso define a los varones heterosexuales como “machistas”, “maltratadores” y “violadores”, tanto de mujeres como de menores de edad. Pero ese planteamiento se desmorona cuando en la práctica y desde un punto de vista estadístico se comprueba que los inmigrantes del tercer mundo resultan ser inmensamente más machistas y maltratadores que cualquier hombre occidental, y que, quizá, el colectivo homosexual tiene más tendencia a fijarse en los menores. Repito que no es mi intención atacar a los homosexuales pues tienen todo mi respeto por su condición. Pero lo que no es justo es que se intente desacreditar subliminalmente a los varones heterosexuales por prácticas a las que ellos suelen ser ajenos.

    • Como los términos pedófilo y pederasta se han utilizado de forma intercambiable por mucho tiempo, voy a destacar (como tú hiciste) que el pedófilo es el que se siente atraído por los niños, pero el pederasta es el que pasa de la atracción al acto (incluyendo el visionado de material pornográfico infantil) y por tanto comete un delito.
      Es cierto que los abusos sexuales a menores, según los estudios, son en su mayoría cometidos por varones (quizá el de la mujer sea más difícil de detectar, pero no deja de ser un supuesto). Sin embargo, todas las demás categorías de abuso, como ya he apuntado varias veces en este blog, señalan a la mujer como principal responsable. De ahí que cuando se quiera vincular el abuso infantil (en este caso cometido por “adultos”, para no revelar un sesgo de género incómodo) a la pedofilia, lo que realmente se quiere hacer es cargar al varón con todos los tipos de abuso, o con la mayoría de él. La demonización del hombre en los medios de comunicación se teje a veces con esta sutilidad.
      http://www.americanhumane.org/children/stop-child-abuse/fact-sheets/child-abuse-and-neglect-statistics.html

      Con respecto a lo demás, ya dije que entendía por qué no se señala a grupos como minorías u homosexuales, y no tengo un problema con eso. Eventos como pogroms, estallidos sociales como en El Ejido (para las minorías), o la nefasta ley de Uganda (para los homosexuales) demuestran que no es bueno echar leña al fuego señalando a estos colectivos. Señalar que alguien es blanco u heterosexual no va a resultar en una merma de derechos para ninguno de estos dos grupos, aunque tampoco me parece una buena idea ir cultivando odios a las mayorías, ya que cae en el error de estereotipar a todo un grupo humano. Ahora bien, cuando hablamos de varón y mujer, sí hemos podido comprobar que el discurso tiene un efecto negativo sobre este primer grupo, como la creación de la LIVG o las políticas de divorcio y custodia. En cuanto a la pobreza, está claro que tiene una correlación con la criminalidad. Sin embargo, no puede servir como excusa para absolver los más aberrantes comportamientos. Hay muchos pobres que no actúan como “El Rafita”.

  11. David Jurado dijo:

    Que felicidad que por fin se este hablando de este en el mundo hispanohablente. Como dirían los españoles, ¡Olé tus huevos! Estas haciendo lo que yo debería haber empezado hacer hace tiempo, hablar de estos temas mas, empezar un blog, transmitir como veo que lo haces el adelanto en este tema que tienen en Canada por activista del estilo de Girl Writes What (karen straughan) o typhoon blue (alison tieman). ¡Vamos a difundir este mensaje!

  12. Roberto dijo:

    Más grave de lo que parece.
    ¿Y por caballerosidad no nos defendemos?
    Gravísimo que ciertos ámbitos se estén plagando de más y más de misandria, no solamente el país, la prensa, las noticias, los grupos en las redes sociales, la publicidad.
    ¿Qué porcentaje de cada género periodistas o profesionales en comunicación social están saliendo de las universidades? Y ¿Qué porcentaje de psicólogos?

    Con respecto a lo de LOS psicólogos soy testigo directo, no lo digo que en todo el mundo, pero en la universidad al momento de realizar la inducción en el primer semestre, habían 65 mujeres y solo habíamos dos hombres, DOS HOMBRES.

    Según mis cálculos no le veo nada de bueno a que el 98.7 de LOS psicólogos sean de sexo femenino, no lo digo por que las mujeres sean malas, o que yo sea ginófobo, ¿De es 98.7% cuantas princesas pueden ser lesbianas pro homo, misándricas, femichistas, feminazis, feministas de género?
    ¿Como hombres podríamos confiarle nuestra cabeza (Mente) a una mujer que odie nuestro género?

    ¿Solo por el título una persona puede tener credibilidad?
    ¿Si UN depredador cómo …. fuera titulado de psicología sería un psicólogo creíble?

    ¿Cómo recuperar la credibilidad en la profesión de la psicología cuando hay en ella muchas personas con dicha titulación pero cuya objetividad se hace EN DEFINITIVA poco creíble?
    La finada Dra. Anabel Ochoa era bisexual.
    El número de juezas es mucho mayor que el número de jueces hombres, las juezas mujeres está dando sus veredictos en casos de divorcios de forma sesgada, ¿Será que en un futuro o en el presente tocará elegir si juez o jueza al azar para que no haya parcialismo?

    Que el número de ingenieros electricistas hombres sea más alto que el de mujeres no es tan peligroso para el desarrollo de la sociedad, como que el número de juezas EJERCIENDO sea tan alto y más que pueda llegar a ser superior a la equidad.
    Recuerdo que cursé una materia llamada sexualidad y género, (Según mi opinión botar la plata a la basura) no recuerdo si era de libre elección o no pero por el nombre pensé que era una materia de verdad y no solamente gastar mi tiempo y mi dinero en un material que decía que las mujeres habían sido muy oprimidas en el pasado y que en el presente tenían los problemas que tienen.
    Pero también hay hombres psicópatas, y el porcentaje es más alto que el de mujeres.
    Totalmente cierto, pero es cuanto mucho un 4% de la población masculina, entre ese 4% han estado los peores depredadores de sexo masculino, como Ted Bundy. Y NO 3500 000 000 de hombres sueltos. Si el numero de hombres psicópatas fuera un 4% el # de PSICÓPATAS hombres que estarían sueltos y convictos sería 140 000 000.
    —– Ted Bundy era hombre.
    Si. Un depredador aparece entre millones.

    Las mujeres podrían ponerse de acuerdo ya que hay muchas tan unidas para no parir tantos PSICÓPATAS, de sexo masculino, (No se ha comprobado, (mi###da no se ha comprobado) pero, pero neurólogos muy creíbles dicen que el estrés alto durante la gestación influye demasiado en la formación del cerebro psicópata [Cortisol])
    –Hay más psicópatas hombres que mujeres.
    Pero… ¿Quién los parió?

    Carlos Rodriguez: Por favor no recurramos a descalificaciones como la de “princesas”.

    • Aunque es cierto hombres y mujeres tienen distintas experiencias, no es cuestión de que haya más hombres o más mujeres, ni de la orientación sexual de cada uno. Es cuestión de la ideología que abanderen. Hay mujeres muy compasivas con los hombres y varones que no dudarían en arrojar a otro a los lobos si le supusiera una ventaja de alguna clase (como mencionaste en un comentario anterior). Esto sin contar a hombres feministas, que suelen ser más radicales que las mujeres porque creen así expiar algún tipo de pecado. También creo que decirle a las mujeres que dejen de parir psicópatas se acerca a la frase feminista “enseñen a los hombres a no violar”. Además de insultante no nos llevará a un diálogo productivo.

  13. Luis Carlos Figueroa Perez dijo:

    Lo que algunos hombres creemos que es una maldita basura es el afeminamiento, y no me refiero a ser insensible, o a ser incompasivo, o denigrar a la mujer, no digo nada sobre el machismo, no digo que esté en contra de nada, solo sé que apoyo que el hombre sea macho, se le enseñe a ser macho, a estar en contacto con su esencia, porque a la mejer enseñarle a ser femenina y al hombre no enseñarle a ser masculino, la publicidad sexista y los anuncios de abusos sexistas deberían censurarse al público menor de edad tanto como se hace con la pornografía, juntas informaciones son malas para la formación de un individuo sano mentalmente, no es sano convencer a un futuro hombre de que ser hombre es malo, de que la hombría es perjudicial, y cosas así por el estilo, por un lado es falso y por otro lado va a estar perdido, hagamos un necropsia de los miles de suicidios por depresión. Cuántas de esas personas no se hubieran suicidado su no hubieran visto publicaciones sexistas en contra de la masculinidad y en favor del hembrismo, yo soy un hombre que llora, yo soy compasivo, pero creo que la violencia de género es lo que hacen los medios de comunicación, cuando sé de un caso de una mujer asesinada, violada o golpeada, no lo veo como LOS hombres en contra de LAS mujeres, sino como un caso u otro sobre UN individuo desadaptado cometiendo delitos, o también lo veo como una legislación que debería proteger más a sus ciudadanos de la violencia interpersonal, no sé si soy un extraterrestre, pero no creo en al violencia de género más allá de la violencia interpersonal.
    ¿Quién quiere ser macho como sus hermanas?
    ¿O todo un varón como su tia?
    ¿No se dónde está la pu ** igualdad? Si es que somos tan diferentes, nuestra esencia es diferente y así somos lindos cada cual, un macho es lindo teniendo la cadera angosta, una hembra humana es linda con las caderas anchas, yo no veo lindos a los hombres sino cuando me veo en el espejo pero el macho lindo lo ven así las mujeres, el hombre se ve lindo con las venas calcadas en la piel, la mujer se ve linda con su piel tersa y suave.

    Es verdad que hay miles de ingenieras, pero los hombres somos más cerebro izquierdo, para tratar la depresión la logoterapia ha funcionado mucho en los hombres, Si ya sé que el termino es antiguo pero todavía funciona, con la logoterapia se intenta conectar al hombre con su verdadera esencia de ganador, de luchador, de conquistador, precisamente es común que el hombre entre en depresión a causa de sentirse inútil, algunos con cosas como perder su trabajo, o dejar de ver a sus amados hijos a quienes les estaba sirviendo como útil figura paterna. Los hombres somos más racionales las mujeres son más emocionales, así que alguna pe rra femichista diga que no es cierto, he salido a comprobarlo, la gran mayoría de mujeres son más cerebro derecho, por eso es que a veces nos aburrimos de las conversaciones con mujeres o pensamos que hablan puras estupideces, pero en realidad no son estupideces, es que somos diferentes, para ellas también será una pérdida de tiempo la idea de hablar de lo que hablamos nosotros, recuerdo que en un grupo habíamos tres amigos, dos hombres y una mujer, yo le decía al hombre que inventáramos esto y aquello, Mi amigo casi me aplaudía, y la amiga no quería saber de inventos (Trabajamos los tres en un taller de electricidad), la amiga para hablar de sus emociones y sus problemas interpersonales fluía muchísimo, pero para electricidad casi no bota chispa, mi amiga con solo verme de reojo sabe que estoy sintiendo, las mujeres no son brutas, solo que en algunas áreas les falta concentrarse más, el cerebro tiene neuroplaticidad, conozco a muchas mujeres en carreras “De hombres” que son buenísimas haciendo lo que hacen, Gaudí era mejor que Julia Morgan pero Julia era una excelente arquitecta.
    En lo personal creo que ni ellas hablan puras estupideces ni los hombres hablan cosas aburridas, lo que pasa es que somos diferentes, la vaca y el toro son diferentes, el pavo y la pava, el mono y la mona, las abejas hembra y los machos. ¿Por qué lo los hombres y las mujeres no vamos a poder ser diferentes? ¿Quién mier…da se inventó es basura de la igualdad? Cuando no somos iguales, somos diferentes y no sobra nadie, no sobra ni la mano izquierda ni la derecha. Lo gobiernos deben proteger la igualdad de derechos y exigir la igualdad de deberes, pero no nos confundamos la igualdad de género es una estupidez, los géneros no son iguales, sonaría mejor igualdad de derechos para los ciudadanos y ciudadanas de …. Indistintamente de su género. Jamás estaré de acuerdo con el enunciado que propone la no inculcación de un género definido desde el principio de la vida de un ser humano, y repito, no se trata de enseñarles a ser palurdos los de sexo M sino que se pongan en contacto con SU verdadera esencia desde siempre, por ejemplo si un niño se cae y llora, en lugar de decirle …..-No llore que parece una niña…. Decirle. Levántese o levántate que toca seguir o toca seguir.

    • En esta bitácora he defendido múltiples veces que la masculinidad es un asunto personal, y que las únicas reglas son:
      -No hacer daño a otros (excluyendo autodefensa, proteger a gente y profesiones que la requieran, obviamente).
      -No imponerla a los demás
      Si eres partidario de la masculinidad tradicional me parece perfecto. Es sólo cuestión de no despreciar a quienes entiendan su masculinidad de otra manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s