Mitos sobre el masculinismo

Cuando hablo de masculinismo en esta entrada, me refiero en todos los casos al masculinismo de género.

Uno de los grandes problemas del masculinismo es que al tratarse de un movimiento bastante minoritario se sabe muy poco de él y de sus propósitos. Por desgracia, la imagen proyectada al público proviene generalmente de las descripciones hechas por el feminismo, y no por los propios masculinistas. En bastantes ocasiones, por ejemplo, se confunde antifeminismo con masculinismo. Esta entrada aclarará los mitos más comunes.

1. El masculinismo no es más que machismo con otro nombre o “postmachismo”

El machismo pretende un regreso a los roles de género tradicionales. El masculinismo no. Para el masculinismo el objetivo no es que la mujer “vuelva a la cocina” sino eliminar las presiones sociales y culturales que empujan al hombre a desempeñar su rol tradicional so pena de ser socialmente penalizado, censurado o marginado. Es decir, que si el hombre decide desempeñar su rol tradicional, sea por una decisión personal o económica, y no fruto del entorno social o cultural. El masculinismo también busca que se respeten distintas formas de entender la masculinidad.

Básicamente el masculinismo quiere para el hombre lo que el feminismo afirma desear para la mujer: más libertades y opciones. La mayor diferencia se encuentra en que el masculinismo no equipara igualdad de oportunidades y libertades con igualdad de resultados, y por tanto no es partidario de cuotas y medidas similares por razón de género. Cuando se trata de otras áreas como las políticas de acción afirmativa por raza o estatus minoritario, no hay una opinión establecida. Hay quienes son partidarios, como es mi caso, y quienes no.

2. El masculinismo afirma que vivimos en un matriarcado o ginocracia, donde las mujeres son las privilegiadas y los hombres los oprimidos.

El masculinismo jamás ha afirmado tal cosa. Lo que ha señalado es que hombres y mujeres conviven bajo un sistema de género que oprime a ambos sexos de forma diferente pero con igual severidad. Del mismo modo, el sistema de género también otorga distintos privilegios a hombres y mujeres. Quién cuenta con más privilegios o más importantes, al igual que quién está más oprimido, es difícil de determinar, especialmente dada la variabilidad cultural, económica, histórica, etc., además de las preferencias individuales, pero se considera un tema válido de discusión.

3. Los masculinistas son todos unos misóginos

Al igual que hay quienes utilizan el feminismo para dar rienda suelta a su misandria, también hay quien utiliza el masculinismo para canalizar su misoginia. Ocurre en ambos movimientos, desgraciadamente. La gran diferencia es que en el masculinismo la persona que expresa opiniones misóginas viene a ser un forero o bloguero anónimo. En el feminismo, sin embargo, pueden ser profesores universitarios u ocupar cargos de importancia.

Un ejemplo es Mary Daly, autora de numerosas obras publicadas y utilizadas en los currículums de Estudios de las Género, que fue profesora en la Universidad de Boston (Boston College) por más de 30 años. Además de prohibir a los estudiantes varones asistir a sus clases de Estudios de Género (y renunciar a enseñarlas cuando la institución no le permitió hacerlo), es conocida por afirmar que los hombres deberían ser gobernados por las mujeres y por esta cita [p. 10] (el subrayado es mío):

No creo que sea una mala idea. Si la vida ha de sobrevivir en este planeta, deberá haber una descontaminación de la tierra. Creo que esto será acompañado de un proceso evolutivo que resultará en una drástica reducción de la población masculina” [Bridle, Susan (Fall/Winter 1999). “No Man’s Land”. EnlightenNext Magazine. ]

La cita era en respuesta a la pregunta de si estaba de acuerdo con otra profesora universitaria y autora feminista reconocida (Sally Miller Gearhart) cuando decía que la población masculina debería ser reducida y mantenida a un 10% de la raza humana por el bien del planeta. Esto no impide, por otra parte, que publicaciones feministas de gran difusión continúen reconociendo a Mary Daly (y similares) como una gran autora.

Resumiendo, puede que haya algunos misóginos entre las filas del masculinismo, pero no tienen el mismo poder o reputación que los misándricos en el feminismo. No los invitan a enseñar en universidades ni a dar conferencias, por ejemplo. Tampoco tienen, como Sally Miller Gearhart, un fondo en su honor dentro del sistema universitario.

4. El masculinismo no es más que antifeminismo y no aporta nada constructivo

El masculinismo combate la opresión masculina, y por lo tanto sí contribuye al estudio de género. Su crítica al feminismo generalmente se debe a que este último sitúa al hombre como opresor y privilegiado frente a la mujer como oprimida. Dado que el masculinismo considera que ambos géneros son simultáneamente privilegiados y oprimidos, se hace necesario combatir la idea feminista que afirma lo contrario, que minimiza el sufrimiento del varón o lo atribuye exclusivamente a otras causas. Por otra parte, también considera que el feminismo contribuye a la demonización del hombre y a la creación de políticas discriminatorias hacia él.

Si hay algún otro mito que no haya tratado o tienen alguna pregunta sobre el masculinismo, pueden escribirme en la sección de comentarios.

Esta entrada fue publicada en General, Masculinismo, Misandria y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

37 respuestas a Mitos sobre el masculinismo

  1. Eugenio dijo:

    Varias cosas.
    1ª Si mencionas a una autora norteamericana como Mary Daly seria interesante que en lugar de dejar el enlace en ingles dejarás un resumen o una reseña traducida.
    A Isidro le quiero contestar algo. En el articulo sobre el suiciio él ha dicho:” Seguramente es cierto eso que dices de que rara vez nos acordamos de las mujeres que no están de acuerdo con el feminismo radical. Y no es justo. Pero también tenéis que entender que o bien sois muy pocas las contrarias o bien, siendo bastantes, no os hacéis oír con la suficiente fuerza.”
    Según Isidro son pocas las mujeres defensoras de los hombres, y seguidamente menciona a alguna de esas defensoras:” Helen Fisher, Helen Cronin, Doreen Kimura, Paglia, Brizendine, Pilar Sordo, Yazmin Alessandrini”.
    Es decir, hay que ir muy lejos, Chile o fundamentalmente USA para encontrar alguna mujer que se acuerde que los hombres también tenemos problemas.
    Lola en cambio ha mencionado a alguien mucho mas cercano. Si. Muchísimo mas cercano. Su mirada no ha cruzado ni el Atlántico ni el Pacifico. Y me ha gustado esa psicóloga. He mirado en Internet y he buscado el trabajo de esa señora y sus opiniones. Alguna de ellas me parece fundamental para saber que debería ser el masculinísimo.
    • Amaia Beranoagirre publico un interesantísimo artículo titulado hombres hechos por y para la guerra
    • En dicho artículo dice cosas interesantísima como: “En cambio, las mujeres tienen pendiente reflexionar, no sólo sobre las desventajas de serlo, sino también sobre las ventajas: las mujeres tenemos una esperanza de vida mayor que los hombres, tanto por enfermedad como por muerte violenta; los hombres sufren discapacidades a edades más tempranas que las mujeres; el índice de suicidios a nivel mundial es cuatro veces mayor en los hombres que en las mujeres. Parece que la identidad femenina sujeta mejor a la vida que la masculina.”
    Y también dice:”Los hombres no han podido reflexionar sobre su papel en el mundo, mientras que las mujeres llevan décadas haciéndolo. Ellas no necesitan sentirse «ganadoras» ni heroínas, pueden reconocerse como víctimas sin complejos”
    Creo que no hace falta ir muy lejos para encontrar mujeres solidarias con los males de los hombres y Amaia Beranoagirre, por mencionar una, es un ejemplo valido, una mas que demuestra que las mujeres no son….. nuestros enemigos.
    Ellas en lo que nos llevan ventaja, y en ello coincido con Amaia Beranoagirre, es que llevan décadas reflexionado sobre su papel en el mundo y nosotros no.

    Carlos: Para evitar pelotones, sólo las personas a quienes se ha dirigido Eugenio podrán contestarle. En el caso de este comentario, somos Isidro y yo.

    • Perdona, Eugenio. A veces no lo hago por falta de tiempo. Cuando busco información sobre autores norteamericanos es más rápido (y fiable) encontrarla en ingles. Si el artículo hubiera sido sobre ella lo añadiría, pero como solo la menciono para explicar un punto de la entrada, creo que lo voy a dejar así. De todas formas tomo nota para el futuro.

  2. Sandra dijo:

    Un mito sobre el masculinismo y/o el antifeminismo -que puede tener algo de cierto- es suponer que la persona con tales ideas es forzasamente varón, además de divorciado, de mediana edad, católico e ideológicamente de derechas. ¿Por qué tiene algo de verdad tal supuesto? Quizá por lo que ya se ha comentado días atrás en este blog, y relacionado con la falta de combatividad que en general desarrollan las mujeres contra el feminismo. Salvo casos excepcionales, como María Prado Esteban Diezma (http://prdlibre.blogspot.com.es/2010/07/legislar-contra-el-amor-la-ley-de.html) la realidad es que la mayor parte de las mujeres -politizadas o sin cultura política- ha absorbido en mayor o menor medida la ideología de género, de manera que aunque una mujer se declare como “no feminista”, siempre tendrá preparada en la punta de la lengua la palabra “machista” para su uso cuando convenga. Un caso muy significativo se puede observar en muchos foros donde se da el debate feminismo-antifeminismo, y consiste en que cuando una mujer argumenta contra el feminismo, las (y los) feministas la acusan sistemáticamente de no ser realmente una mujer, sino un hombre que se hace pasar por mujer. Es cierto que en internet ese fraude entra dentro de lo posible, pero, ¡ojo! porque nunca he visto un comentario feminista hecho por un varón, y donde alguien haya cuestionado la posibilidad de que realmente no sea un hombre, sino una mujer que firma con nombre de varón.
    ¿El masculinista o antifeminista es un señor católico y de derechas? En el caso de España han sido los partidos políticos de izquierda los que casi han monopolizado las ideas feministas, y han jugado a la estrategia de identificar feminismo con izquierda. Alguien con conocimientos sobre el feminismo a nivel histórico e internacional podrá advertir que tal identificación es falsa, pues el feminismo nunca ha sido patrimonio único ni de la izquierda ni de la derecha -aunque sí de las élites sociales-. Además, quien conozca la política española sabe que los partidos considerados de derechas (como el PP, el PNV, CiU, CC) aplican exactamente la misma agenda de género que los partidos de izquierda, con la única excepción de que procuran subvencionar a “sus” organizaciones feministas, en detrimento de aquellas otras organizaciones feministas vinculadas a partidos de izquierda. No olvidemos, y sirva como ejemplo, que la Ley Contra la Violencia de Género fue votada favorablemente en España por el PP y los otros partidos conservadores, y que ese partido, que tiene ahora mayoría parlamentaria, no ha mostrado el más mínimo interés en derogarla.
    No cuento con datos estadísticos que relacionen ideología política y feminismo/antifeminismo. Sólo puedo hablar de mi caso, y de otras personas conocidas. Por lo que a mí respecta, antes de ser nihilista era de izquierdas, y además no soy creyente, lo que no impide que, cuando escribo en foros de internet, se me aplique el exorcismo que marca la nueva religión de género, consistente en el uso mágico de palabras que buscan la descalificación del adversario, tales como “machista” o “facha”… Intuyo finalmente que las posiciones antifeministas, masculinistas, o que simplemente no casan con la ideología de género, se dan en todos los ambientes ideológicos, desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda. Otra cosa es que cuanto más a la izquierda se esté la autocensura en este tema sea cada vez mayor: un “progre” que no diga amén a los postulados del feminismo tiene ganado de antemano el ostracismo social, y eso puede ser muy duro para un individuo de una especie tan gregaria como la nuestra.

    • Arturo dijo:

      Me he ido al enlace que pone Sandra y me gustaría destacar este extracto referido a la ley de violencia de género:
      “…Afirman, asimismo, que la violencia de los varones hacia las féminas es estructural, es decir, se produce por el hecho de ser mujeres y no tiene una causa concreta. Paradójicamente los hombres solo son opresores para las mujeres cuando tienen lazos afectivo-sexuales con ellas pero no cuando son empresarios, gobernantes, policías, jueces, gerifaltes mediáticos u otros con poder; de lo que cabe deducir que no es una ley contra los hombres sin más sino contra las relaciones afectivo-sexuales,…”
      (http://prdlibre.blogspot.com.es/2010/07/legislar-contra-el-amor-la-ley-de.html)

      • Me resulta interesante que la violencia de hombres particulares contra mujeres particulares se llame “estructural” y que la violencia del Estado hacia el hombre en temas divorcio y custodia no entre en esa categoría.

      • Emilio dijo:

        @ Carlos, cuando yo hablo de que las categorías convencionales no valen para analizar el neofeminismo, lo que señalas en relación a lo que haya que entender por estructural en la violencia de género puede ser un buen ejemplo. En mi opinión desde el masculinismo está casi todo por hacer en este terreno y es evidente que para poner al descubierto lo que esta ideología está suponiendo precisamos una revisión casi completa del lenguaje.
        @ Jeipi, la RAE puede que sea patriarcal, como puede que lo sea la justicia que otorga las custodias a las madres desde los postulados más tradicionalistas, en cualquier caso sería un debate nominal, porque observa que con los ejemplos que tú citas, por ejemplo el referido a la misandria, y muchos otros que podríamos mencionar, incluido el uso del masculino genérico para ocultar a la mujer cuando interesa, estaríamos en condiciones de afirmar que se trata de una institución sexista (contra los hombres) con el mismo argumento que así se la califica desde el feminismo.
        En cualquier caso su trabajo en relación a los “estudios sobre el sexismo del lenguaje” resulta intachable y pone en evidencia el malgasto que supone que se sigan financiando estudios que concluyen cosas tan extraordinarias como que a los futbolistas haya que denominarlos “personas que juegan al fútbol”

      • Desde luego el lenguaje es otro area poco explorada. Lo que me comentó Jeipi de que el término misandria no se encontraba en el diccionario de la RAE me dejó perplejo. Tanto que fui a probarlo en su página y efectivamente así es. Por otra parte me interesa mucho lo que señalas de que el masculino genérico se emplea para ocultar a las mujeres cuando interesa. Yo añadiría que el carácter inclusivo del masculino genérico es el que muchas veces sirve para oscurecer problemas que son típicamente masculinos. Si alguien dice que 4.000 trabajadoras murieron en accidentes laborales, la perspectiva de género es inmediata (además de la laboral). Sin embargo, si decimos que 4.000 trabajadores murieron en accidentes laborales, la perspectiva de género se anula (al considerarse que incluye hombres y mujeres) y sólo se analiza el aspecto laboral.

      • Richard dijo:

        O sea, una ley para destruir la familia…

  3. Jeipi dijo:

    En este campo existe aún una gran confusión sobre terminología, porque en lenguaje col·loquial se suele oponer “machismo” a “feminismo” como si fueran antónimos perfectos. Habrá que hacer pedagogía para que la gente se convenza de que el antónimo de “feminismo” es “masculinismo” y el de “machismo” es “hembrismo”, y mantener los significados de estos cuatro términos en sus límites precisos, aun reconociendo que pueden ser polivalentes.

    También hay que enseñar que frente a “misogínia” está “misàndría”, pero creo que este término está más asumido que los anteriores.

    Es cierto que el diccionario de la RAE (esa institución tan rancia y patriarcal) no recoge “masculinismo”, “hembrismo” ni “misàndría”, pero suponemos que con el uso continuado por parte de los activistas acabará admitiéndolos.

  4. Sandra dijo:

    “En este campo existe aún una gran confusión sobre terminología, porque en lenguaje col·loquial se suele oponer “machismo” a “feminismo” como si fueran antónimos perfectos. Habrá que hacer pedagogía para que la gente se convenza de que el antónimo de “feminismo” es “masculinismo” y el de “machismo” es “hembrismo”,” (Jeipi)

    Pues creo que la sabiduría popular no se ha equivocado cuando ha contrapuesto “machismo” y “feminismo”… Jeipi, cada persona es libre de otorgar el sentido que quiera a las palabras. Pero en la práctica lo que cuenta son los hechos, no lo que se predica. Un o una feminista te dirá que el feminismo busca la “igualdad”, pero digo yo que quien realmente pretenda tal cosa se agruparía en torno a un movimiento que se llamase “igualitarista”. De la misma manera, si lo que se pretende es la “igualdad” entre hombres y mujeres, ¿qué mejor forma de conseguirlo que agruparse en organizaciones donde participen hombres y mujeres? La realidad es que en los movimientos feministas está vetada la presencia de varones. Incluso es muy frecuente la celebración de actos feministas donde se prohibe expresamente la presencia de hombres (veáse, http://www.20minutos.es/carta/583898/0/admision/hombre/feminismo/). Si entendemos por “machismo” una concepción supremacista y discriminatoria del hombre sobre la mujer, los hechos demuestran que el feminismo viene a ser exactamente lo mismo pero a la inversa, y por mucho que sus defensores hagan fe de que sólo buscan la “igualdad”. ¡¡Claro, qué van a decir!! Es un oxímoron decir que se busca la igualdad, y al mismo tiempo apoyar cosas tan discriminatorias como la Ley contra la Violencia de Género o la existencia de la discriminación positiva en muchas facetas de la vida social. Es hipocresía decir que se busca la “iguadad” y al mismo tiempo silenciar los sufrimientos de los hombres, y visibilizar únicamente los sufrimientos que afectan a las mujeres (como se ha visto en este foro al tratar el tema de las mutilaciones sexuales). Es un acto de cinismo decir que se busca la “igualdad”, y jamás haber denunciado el que los varones sigan siendo reclutados para hacer eso que llaman el “servicio militar obligatorio”. Y es de ingenuos suponer que antes había unas “feministas buenas” que sólo buscaban la igualdad, frente a las “hembristas” o “feminazis” que serían las extremistas… No, desde un principio el feminismo sólo estuvo interesado en defender como organización gremial los intereses de clase de sus creadoras y financiadores: las élites sociales. Del marxismo también se ha dicho que la intención era buena, pero ahí está el socialismo real en todos los casos en los que ha llegado al poder, demostrando lo fácilmente que la utopía igualitarista deviene en totalitarismo y barbarie. El feminismo es sexismo por definición, y por lo tanto equiparable al machismo. De hecho yo no sólo me atrevería a decir que son dos caras de una misma moneda, sino que añadiría que el feminismo es un movimiento profundamente reaccionario subproducto de la sociedad caballeresca. Porque el feminismo ha surgido en aquellas sociedades y estratos sociales donde siempre la mujer gozó de una situación objetivamente privilegiada. Y es llamativo que en un mundo como la sociedad occidental, donde los roles entre hombres y mujeres cada vez se disipan más, sea precisamente el lugar y ambiente donde el feminismo se radicaliza todavía más. Es sabido que el surgimiento de una amplia clase media, así como el aumento del nivel del vida de las clases trabajadoras debilitó el movimiento obrero. Sin embargo en el caso del feminismo el proceso ha sido a la inversa: cuanto más similares son hombres y mujeres, el feminismo se ha ido paulatinamente radicalizando… ¿Por qué? Pues precisamente porque el feminismo nunca ha buscado la “igualdad”, sino que, ahora que ya se han perdido las costumbres consuetudinarias donde el caballero le cede el asiento a la dama, sea el Estado a través de sus leyes quien se encargue de perpetuar el trato de favor del que, consciente o inconscientemente, algunas damas se creen merecedoras. Naturalmente que hay otras causas que motivan el que el poder haya asumido el feminismo como religión de Estado, entre otras la económica, al ser el feminismo el instrumento ideal para deconstruir las familias tradicionales, aniquilando los lazos solidarios no mercantilizados, y haciendo de la sociedad un ejército de individuos “libres” de cargas familiares, donde todos sean consumidores y asalariados. Pero esa es ya otra historia.

    • Alejandro dijo:

      Muchas gracias Sandra, tu análisis es bastante similar al que yo hago, la cuestión es si se puede hacer algo para reconstruir las relaciones o todo esta perdido. Yo creo que todo está perdido pero confieso que no es una idea de la cual tenga una certeza al 100%. por lo tanto si viera alguna forma interesante quizás me implicaría. Mientras tanto creo que voy a seguir con mi política de seguir por mi propio camino.

    • Richard dijo:

      Todo el mundo sabe más que de sobra, y desde hace tiempo, que el “feminismo” es hembrismo disimulado con dicha palabra, para aparentar (falsos) deseos de igualdad.
      El verdadero feminismo y masculinismo se caracteriza porque se aceptan entre ellos.

  5. Muriel dijo:

    “El feminismo es sexismo por definición, y por lo tanto equiparable al machismo. De hecho yo no sólo me atrevería a decir que son dos caras de una misma moneda, sino que añadiría que el feminismo es un movimiento profundamente reaccionario subproducto de la sociedad caballeresca. Porque el feminismo ha surgido en aquellas sociedades y estratos sociales donde siempre la mujer gozó de una situación objetivamente privilegiada”
    Podria haber subrayado mas de lo que has dicho.
    ¿De donde sacas tu que nosotras somos reaccionarias?
    […]

    Carlos: Tu participación termina aquí. He publicado sólo este fragmento de tu comentario para hacer ver a los lectores esta tercera identidad.

    @Muriel, Lola, Ester

    Acabo de ver que estas tres personas han publicado utilizando exáctamente la misma IP, e incluso en un momento dado Ester dice “una tal Lola” como si no la conociera. Obviamente o son la misma persona o son varias desde la misma computadora pero mintiendo (pues no hay necesidad de decir “una tal Lola” como si no la conocieras, cuando compartes computadora). Esto me hace pensar que son solo una persona. Si a eso unimos que has ignorado los argumentos presentados para repetir lo mismo una y otra vez, entiendo que vienes a “trolear” y no ha debatir sinceramente.
    Si nos pides disculpas a mí y a los lectores podrás volver a participar, pero con un solo nombre.

  6. Lola dijo:

    Carlos. Tres cosas.
    No se de que me hablas la primera
    Investigar en los IP de la gente, en sus correos postales y en sus basuras para saber no se que de no se quien………no me parece bonito.
    La tercera, la mayoría de las mujeres no es insensible a las posibles injusticias que se cometer contra los hombres en determinados casos pero siempre recordando que seguimos siendo la parte mas débil de la sociedad.
    Y si vas a seguir investigando quien es cada uno de lo que participan en tu blog….

    • @Lola

      No veo ninguna disculpa aquí. De hecho me acusas de “investigar”. Cualquiera que tenga un blog en WordPress sabe que cada comentario viene con una IP. No tengo que investigar nada. Si alguien no me cree, lo puede probar. WordPress es gratuito.
      También dije en un comentario anterior que no considero que las mujeres sean insensibles al sufrimiento de los hombres. Eso lo habrán dicho otros comentaristas. Pero como vienes a trolear pues no te importa repetirlo aun cuando sabes que no es lo que he dicho. Ahora sí, o tu siguiente comentario es una disculpa o éste será el ultimo.

      @Todos

      Como ya apunté en mi última entrada, no aprobaré más comentarios en unas dos o tres semanas.
      Recuerdo una vez más que el hecho de que apruebe un comentario no implica necesariamente que esté de acuerdo con su contenido, sólo que no ha roto las normas de la moderación. Ya me he mostrado en desacuerdo con las ideas de algunos comentaristas que se repiten de vez en cuando, pero no puedo estar reafirmando mi desacuerdo todas y cada una de las veces que se diga lo mismo porque no tengo tiempo.

  7. Pingback: La misandria en Pikara Magazine: el feminismo y la “Liberación Final” | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  8. Babel dijo:

    Buenas tardes Richard:
    Dices que el verdadero feminismo acepta el masculinismo, y sinceramente no creo que sea así.
    Para el feminismo, el masculinismo es “neomachismo de quienes quieren conservar sus privilegios”. Todo feminismo se sustenta bajo una falsa premisa: Los hombres han oprimido y oprimen a las mujeres.
    No dudan en comparar a las mujeres con los negros, y las diferencias entre un colectivo y otro son notables y evidentes.
    Por cierto Carlos, sé que la usuaria Lola no está por lo que he leído ahí arriba, pero no puedo resistirme a comentar ésto:
    ” la mayoría de las mujeres no es insensible a las posibles injusticias que se cometer contra los hombres en determinados casos pero siempre recordando que seguimos siendo la parte mas débil de la sociedad.”
    Aquí queda muy claro lo que es el feminismo: Las injusticias contra los hombres son determinados casos, ahí se aísla, ahí no es una cuestión de género, y las mujeres son débiles.
    No entiendo por qué las feministas temen tanto que las puedan desacreditar en un debate cuando se desacreditan ellas sólas.

  9. M dijo:

    Soy mujer y hoy me defino como feminista y masculinista. Creo que así como las mujeres necesitan igualdad en algunas áreas (tal como la igualdad de sueldo por hacer el mismo trabajo), los hombres también necesitan de igualdad y de liberación de algunos estereotipos creados por la sociedad a lo largo de los años. Lo mejor es que nos unamos todos y luchemos, más que nada, por la libertad de expresión y por no ser encasillados en un grupo. Las palabras y los adjetivos no alcanzan para describir lo que es una persona y eso, lo debería entender todo el mundo.

    • Bienvenida, M.
      Salvo en unas pocas áreas, ambos movimientos no deberían ser opuestos sino complementarios, y cualquiera debería poder llamarse ambos. En mi caso, sin embargo, y pese a estar a favor de la igualdad entre hombres y mujeres, tengo algunas diferencias con el feminismo en el marco teórico que son irreconciliables, y por las cuales no podría denominarme como tal. Por ejemplo considero que los roles de género surgieron como una adaptación al medio, y no con el fin de explotar a las mujeres (lo cual no quita que los roles de género degeneraran en abusos). Prueba de ello es que las sociedades patriarcales fueron más exitosas que otros tipos de organización social. No quiere decir que fueran más justas, pero en las sociedades preindustriales las prioridades no eran las mismas que las actuales porque se enfrentaban a otro tipo de problemas. Y como esto tengo otras diferencias teóricas. Sin embargo, respeto a quienes puedan combinar ambas filosofías, aunque creo que para compatibilizarlas habría que centrarse sobretodo en el plano práctico porque en el teórico sería difícil reconciliarlas.

    • jose dijo:

      Ei hola M,

      es muy complicado que un masculinista (por definición) acepte el concepto de privilegio masculino y patriarcado (contemporáneo). Desde una perspectiva liberal puede ser bueno tener estos dos movimientos enfrentados discutiendo conceptos, mucho más que que solo exista el monolotico y hegemonico movimiento feminista.

      Aun así como no comparto algunos de los principios básicos de ninguno de los dos movimientos (patriarcado, privilegio, desechabilidad masculina…) yo me definiría más bien como igualitarista (tanto porque creo que los hombres y las mujeres son iguales en carácter y comportamiento como porque creo que deben ser iguales socialmente y legalmente).

      espero verte más por aquí, se necesita sangre nueva😀

      • En mi caso no tengo problema en aceptar el concepto de privilegio masculino, siempre se que admita el femenino (tratado en esta bitácora), así como que los varones también tienen graves problemas. Lo que no admito es que porque el varón tenga algunos privilegios por serlo, se considere por ello la clase privilegiada.

    • Sandra dijo:

      “Soy mujer y hoy me defino como feminista y masculinista. Creo que así como las mujeres necesitan igualdad en algunas áreas (tal como la igualdad de sueldo por hacer el mismo trabajo),” (M)

      Por favor, ¿podrías aportar algún caso -que podamos comprobar- de alguna empresa donde una mujer cobre menos que un hombre por el mismo trabajo? No me vale las conclusiones de supuestos “estudios” que interpretan interesadamente unos datos estadísticos (suma total de los ingresos teóricos por individuos de cada sexo, y media estadística resultante), y que periódicamente publica la prensa afín al feminismo. No, lo que yo quiero es que me digan el nombre completo de una empresa en donde tenga lugar tal supuesta discriminación. ¡¡Con lo fácil que sería dar los nombres de esas empresas para entre todos hacerles un boicot por discriminadores!! ¿O es que estamos ante un mito similar al del demonio, que todo el mundo habla del mismo, pero nadie lo ha visto?

    • jose dijo:

      Hola aunque no existe igualdad de sueldo (hay brecha salarial) yo no diría que los motivos son porque se pague menos a las mujeres en el mismo puesto sino porque a partir de los 34 años, que es cuando las mujeres tienen hijos empiezan a trabajar más veces a media jornada.

      Aun así por supuesto que hay un montón de sentencias contra empresas publicas y privadas por pagar por el mismo trabajo pluses diferentes a varones y mujeres. Yo tampoco le daría la explicación de (sociedad machista) que le dan las feministas, si no más bien pensaría en nepotismo de una sociedad segregada por sexos (favoreces a tus amigos y la mayoría de tus amigos son de tu mismo sexo), en fin te envío unos cuantos enlaces.

      http://www.canarias.ccoo.es/webcanarias/Areas:Mujer:Actualidad:401414–El_Juzgado_de_lo_social_de_Las_Palmas_condena_a_la_cadena_H10_por_discriminacion_salarial_a_las_camareras_de_pisos

      http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=1430363

      http://economia.elpais.com/economia/2014/05/22/actualidad/1400758045_337193.html

      http://www.expansion.com/2009/12/02/mujer-empresa/1259757078.html

      • Sin Dogmas dijo:

        Una cosa es la brecha salarial, que es un fenómeno estadístico real, se da con la media de sueldos en bruto, sin contar horas extras, pluses, etc. y otra es el mito de la brecha salarial: “que las mujeres cobran menos por hacer el mismo trabajo” que es un mito feminista que se ha refutado una y mil veces, basta una búsqueda en google para encontrar incontables artículos refutandolo, pero ahí sigue impertérrito entre los dogmas del feminismo, hasta lo repite Hermione en la ONU en un supuesto discurso del feminismo “moderado” y no excluyente. Claro que pueden existir casos aislados, y claro que si hubiera tanto interés, tanta presión de ciertos lobbys y tanta subvención también se encontrarían casos aislados de hombres que cobran menos que mujeres.

        Por ejemplo, en uno de los enlaces me encanto esta parte: “denunció la discriminación del colectivo de Camareras de Pisos, todas ellas mujeres” Todas ellas mujeres, o sea que cobran menos que unos camareros de pisos que no existen, según dicen en la propia noticia cobran menos que los cocineros y camareros cobran en ¡¡¡otros trabajos!!!…. Precisamente el mayor problema para eliminar la brecha salarial, es que hombres y mujeres no hacen el mismo trabajo, sí, los “pluses” son importantes en la brecha salarial, y además hombres y mujeres no hacen la misma cantidad de horas extras.

        Pero dudo que muchas feministas estén dispuestas a hacer ciertos trabajos que podrían reducir la brecha salarial después de especializarse en estudios de género, femquímica y hembralgebra. No creo que nadie se lo impida por sexismo, simplemente no es la ocupación de sus sueños.

        Estos son los trabajos arriesgados con mayor tasa de mortalidad en EEUU, son trabajos casi exclusivamente masculinos, y son casualmente, en estos trabajos donde más se cobra, añadiendo además primas de riesgo etc.:

        http://www.aei-ideas.org/2014/09/top-ten-most-dangerous-us-occupations-for-2013/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+aei-ideas%2Fcarpe-diem+%28AEIdeas+%C2%BB+Carpe+Diem%29

        No se si hay datos de España, es una realidad que interesa poco y no hay poderosos lobbys que investiguen, pero dudo que sean distintos.

      • Sandra dijo:

        http://www.expansion.com/2009/12/02/mujer-empresa/1259757078.html

        “La sentencia del Juzgado de lo Social número 17 establecía que no había habido discriminación, ya que o bien él “estaba realizando funciones de inferior categoría a la que ostenta” o bien “sería la demandante quien estaría realizando funciones de superior categoría”, pero “ni en uno ni en otro caso se puede declarar que haya discriminación salarial por razón de sexo”.

        Cualquier persona que trabaje en el sector público en España sabe que hay personas que, aunque tengan categorías laborales diferentes, realizan funciones que no son propias de su categoría. Unas veces dicho hecho se reconoce por los tribunales de trabajo, y en otras ocasiones se busca un pretexto para no reconocerlo. Y, por supuesto, los afectados -para bien o para mal- tanto pueden ser hombres como mujeres. En este caso la demandante se ha acogido al pretexto de que ella era mujer, y el otro era hombre. Si hubiese sido al revés, ¿el hombre podría haber argumentado que ella cobraba más como consecuencia de una “discriminación” por razón de sexo?

  10. Babel dijo:

    Hola M:
    Como bien ha dicho Carlos, las diferencias en el marco teórico son irreconciliables. Carlos, no es en tu caso, sino que es un hecho objetivo que quien esté a favor de la igualdad tiene diferencias irreconciliables con el feminismo.
    M, tú que te defines como feminista….. ¿Crees que en la sociedad actual hay opresión de los hombres sobre las mujeres? ¿Crees que el problema de la violencia contra las mujeres es mayor que el problema de la violencia contra los hombres? ¿Crees que los hombres somos privilegiados? ¿Crees que es justo que la legislación española aplique a los hombres penas más duras que a las mujeres por el mismo delito?

  11. Anónimo dijo:

    Yo quiero saber si hay alguna de apoyar al masculinismo.

  12. Pepe dijo:

    Sobre la misoginia depende de lo que entendamos por masculinistas, los MGTOW (que tengo entendido que se consideran masculinistas) sí se les puede considerar misóginos ya que suelen culpar a la mujer y no al sistema , y “A Voice For Men” también a veces me transmite esa sensación. Este blog por ejemplo no me parece ni misógino ni conservador/tradicionalista.

  13. Pepe dijo:

    Tienes razón, parece ser que hay diferencias entre los MRA (que es donde podríamos ubicar a este blog) y los MGTOW. Aunque algunos aceptan la etiqueta de masculinista.
    https://www.facebook.com/Hombreslibresmgtow/
    http://www.taringa.net/comunidades/femininga/9326741/Absurdos-del-MGTOW-o-los-Masculinistas.html
    http://www.taringa.net/comunidades/femininga/9327610/Que-es-un-alfa-segun-los-masculinistas-del-MGTOW.html

    Por cierto, según algunos, este blog es “comunista de las relaciones sexuales”, jajaja.
    http://misandria.info/f2/mgtowismo-movimiento-masculinista-propio-1291/#post6002
    “A ver…

    Los MRA buscan igualar derechos, conseguir que al hombre se le respete igual que a la mujer, dentro del Sistema. Parte de un error y de una renuncia.

    El error es que pretende “ganar” derechos dentro de un Sistema que esta diseñado totalmente en contra del hombre, para derrotar al hombre, para explotarlo y para humillarlo.

    La renuncia es que si cumplieran al 100% sus objetivos, la posición del hombre en la Sociedad seria una puta mierda comparada con la posición que tenia hace 40 años antes de que el feminazismo empezara su exterminio de la Humanidad.

    EL MGOTW tiene varias corrientes dentro, principalmente dos:

    1. Los que quieren que se vuelva al pasado de las relaciones (hombre-padre, mujer-madre, familia, hijos, abolición de carruselismo, cancelación del emponderamiento de la mujer, etc etc etc) y para ello boicotean al sistema no participando de él con la esperanza de que colapse y se hunda.

    2. Los que probablemente querian eso hace tiempo, pero una vez probado este nuevo mundo impuesto por las feminazis, han descubierto que evitando casarse y relacionarse en serio con las mujeres, todo son ventajas para un hombre que tenga trabajo, ya que puede gastarse todo el dinero en él mismo y follarse putas prepago o engañar a putas post pago con técnicas PUA.

    Son cosas muy distintas…Para hacer un simil sencillo y que todo el mundo pueda ver rapidamente la diferencia:

    * Los MRA son los COMUNISTAS de las relaciones sexuales. Aspiran a la igualdad real entre hombre y mujer, dentro de un Sistema que quieren cambiar.

    * Los MGTOW somos ANARQUISTAS de las relaciones sexuales. No creemos en el Sistema y de hecho queremos que se venga abajo, no participando de él o aprovechandonos de él. Queremos que la Naturaleza se imponga sobre la artificialidad de las relaciones en este sistema, y la naturaleza es : HOMBRE manda, organiza, piensa, decide, orienta, y dirige. MUJER: obedece, sigue, ama, cuida. “

    • El problema muchas veces es que como en este área no hay “autoridades” por así decirlo, las definiciones son muy fluidas están en constante proceso de negociación. Ahora bien, al menos aquí no añoramos la situación del hombre en el pasado.

  14. Pepe dijo:

    Algunos fragmentos de la wikipedia.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Masculinismo
    “Alternativamente, y desde una óptica feminista, el masculinismo es referido como una forma particular de antifeminismo y un enfoque que se centra en la superioridad masculina, la exclusión de las mujeres y su dominación.”

    “La primera respuesta secular al feminismo provino del escritor y filósofo británico Ernest Belfort Bax —considerado el primer antifeminista—, quien en 1908 escribió The Legal Subjection of Men como respuesta al ensayo de John Stuart Mill de 1869 titulado The Subjection of Women. Posteriormente, este autor —adscrito al pensamiento socialdemócrata de fines del siglo XIX y principios del siglo XX— publicó El fraude del feminismo (1913), donde describió los efectos adversos del feminismo13 en sendos capítulos titulados «La cruzada antivarón», «Siempre las inocentes heridas» y «La falsa caballerosidad»; además, es considerado como uno de los textos clásicos de la corriente anti voto femenino, y se utilizó como referente para justificar la hipotética inferioridad de las mujeres.14 Otro texto que presenta el punto de vista masculinista sobre diversos temas es In Defense of Women de Henry Louis Mencken, que se publicó en 1917.
    En el siglo XX, el masculinismo se desarrolló como respuesta al cambio de actitud y función de las mujeres que comenzaron a exigir un trato justo e igualitario, enfrentando la visión androcentrista vigente hasta ese momento; su aparición se remontaría a las décadas de 1970 y 1980.10 16 Sin embargo, el masculinismo no fue simplemente una respuesta al feminismo, ya que aunque algunas ideas surgieron tras confrontar temas feministas, hay otras cuestiones como la crianza de los hijos y el servicio militar que pueden identificarse como causas sin vínculos con temas feministas.
    El primer ámbito fue abordado por Charles V. Metz, quien en 1968 publicaría Divorce and Custody for Men, texto en el que atacó la legislación familiar, el feminismo y abogó por el retorno de las funciones sociales tradicionales para varones y mujeres, contextualizando su posición en la necesidad de volver a las tradiciones de género en la sociedad y el hogar. Esta publicación darían cierto sustento a Ruben Kidd y George Partis quienes en 1960 habían fundado la primera organización formal circunscrita a la defensa de los derechos de los padres, y que denominaron Divorce Racket Busters, el que posteriormente cambiaría a United States Divorce Reform.20 Posteriormente, sería Richard Doyle quien, tras publicar The Rape of the Male en 1976, guiaría a este incipiente movimiento hacia la unificación de propuestas al abordar un aspecto más amplio de dicha problemática que el realizado por Metz.
    Aunque hay algunas instituciones masculinistas desde la década de 1970, como la National Coalition for Men, a partir de la década de 1990 estas asociaciones toman fuerza y comienzan a extenderse a varios países. El masculinismo ganó popularidad, con el apoyo de una interpretación particular del discurso de la autora feminista Doris Lessing, quien pidió que los hombres dejen de ser insultados.21 Otros autores como Warren Farrell se distanciaron de los ideales feministas e incorporaron la visión masculinista dentro de las cuestiones de género.22”

  15. rosalina garcia dijo:

    Hola exelente articulo, me parecio muy bueno

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s