Los hombres que deberían ser invisibles

El otro día vi el comercial de un nuevo “reality” titulado Mujeres de Alaska buscando amor. Abajo encontrarán un video similar al que vi, ya que el original no lo he encontrado. También hay un artículo que dice básicamente lo mismo.

Dos cosas me llamaron poderosamente la atención sobre el anuncio. La primera es cómo retratan a los hombres de Alaska: toscos, rudos, socialmente ineptos y poco atractivos. La segunda, que una de las mujeres resienta el clima porque no le permite vestirse de forma más atractiva y “sentirse como una mujer”.

Ciertamente este tipo de hombres existen en Alaska. Su carácter rudo y tosco está sin duda vinculado a la peligrosidad y/o dureza de los trabajos que realizan (tala de árboles, trabajo en torres petroleras, pesca de altura, etc.) acentuadas por las extremas temperaturas que convierten cualquier actividad rutinaria un esfuerzo hercúleo. Las protagonistas de esta serie consideran que ese tipo de hombres no son deseables, y el programa se dedica a ridiculizarlos para que el público simpatice con ellas y entienda por qué han de desear a otros hombres, como los que aparecen más adelante en el anuncio. Hombres cuyo cuerpo ha sido esculpido en un gimnasio y no endurecido por el rigor del trabajo, hombres de clase media-alta con puestos de prestigio y modales más refinados, principalmente.

La labor desempeñada por estos hombres de Alaska es buena y necesaria para la sociedad, pero quienes la realizan son unos “indeseables”. Tanto que las mujeres de allí tienen que viajar a otros Estados para encontrar “hombres de calidad”. Me hace recordar cómo muchas sociedades (o ciertos miembros de ellas) tratan a la población inmigrante. Se quieren los productos, servicios y precios que ofrecen, pero no se quiere a las personas que los proporcionan. Lo deseable es que esos inmigrantes sean invisibles en la medida de lo posible. Algo similar ocurre a nivel de género: hombres que realizan tareas necesarias para la sociedad, muchas veces en trabajos duros, peligrosos y/o desagradecidos son marcados como poco deseables como pareja ya sea por la labor que realizan o por cómo esa labor moldea su carácter.

Cuando la mujer afirma que quiere salir de Alaska para vestirse de forma más atractiva y así “sentirse como una mujer” me hace recordar el doble rasero que se aplica ante la teoría de la objetualización. Si una mujer se viste de forma atractiva y uno de estos “indeseables” se fija en ella sintiéndose sexualmente atraído e intenta seducirla, estará objetualizándola. Sin embargo, si esa misma indumentaria atrae a un hombre deseable que intenta seducirla, todo está en orden.

Estos hombres de Alaska, u otros como ellos, deberían realizar su trabajo en silencio para su bien y el de todos sin hacer mucho ruido. Sin mostrar deseo sexual o interés romántico, no vaya a ser que incomoden a la mujer por la que se sienten atraídos. Y que tampoco nos traigan sus estadísticas de muertes laborales, suicidios y demás. Porque molestan a la narrativa impuesta de que ser hombre es más fácil que ser mujer. Esos hombres deberían ser invisibles, y el anuncio de esta serie nos vuelve a confirmar que así es como debería ser.

Anexo. ¿Habría podido hacerse ese anuncio a la inversa?

Imaginen una serie sobre un grupo de hombres de Texas que salen de su Estado porque a su juicio todas las mujeres tejanas son indeseables, algo que afirman mientras la cámara muestra mujeres obesas diciendo palabrotas (lo más parecido a una mujer indeseable, según el canon actual). Y se marchan a California para estar con las niñas ricas y atractivas que juegan al vóley-playa en bikini. Imagino que las asociaciones de mujeres, o incluso la población tejana en general, habría puesto el grito en el cielo. Pero como de costumbre, se puede pisotear la imagen de los hombres y aquí no ha pasado nada. Por eso, como llevo diciendo mucho tiempo, los hombres necesitan su propio movimiento.

Esta entrada fue publicada en General, Invisibilidad, Misandria, Quién se beneficia de tu hombría, Tradicionalismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Los hombres que deberían ser invisibles

  1. Esto es lo que nos encontrarmos a diario en la vida cotidiana, incluidos los reality claro. La culpabilización y demonización del hombre, y la victimización de la mujer. Es el mito de “a nosotras se nos exige estar siempre atractivas”, cuando son precisamente “ellas” las primeras en trabajar muy afanadamente en esa dirección. Un capítulo de la serie de dibujos animados los Simpsons lo recoge muy bien: “El protagonista entra en un top-less, se le acerca la camarera, y éste se le queda mirando las tetas fíjamente, a lo que ella responde con una bofetada hacia él” . Recuerdo un día, andando por la calle, que me crucé con un par de jóvenes, que en su forma de vestir y gestualidad estaban encantadas con llamar la atención, cuando me crucé con ellas, tampoco hice ningún movimiento de mirada hacia ellas, y continué mi camino con la dirección al frente; nada más cruzarnos pude escuchar como una le decía a la otra: ” ha pasado, este debe ser maricón “. Cualquier ejemplificación y observación de la realidad, verifica todo lo que en este blog se escribe.Lo politicamente correcto lo silencia o lo niega, siempre y cuando se le ponga “a la mujer” la asunción de sus propias responsabilidades y libertad en sus acciones.

  2. Raúl dijo:

    Sobre este tema que tratas, dejo un link sobre otro blog, que es muy parecido a este, que denuncia EL MAL TRATO MEDIÁTICO que los hombres están soportando. Es decir, el maltrato que los Medios de Comunicación dispensan a los varones con el que solo se intenta despreciar a los varones, humillarlos y hacerlos pasar por seres inferiores respecto a la mujer.
    http://dfg1313.blogspot.com.es/

  3. Han eliminado el video….¿Estoy paranoico o ha sido cosa sospechosa?

  4. mamisepa dijo:

    Yo iba a decirte eso. No puedo ver el vídeo. Pero me temo que son cosas del copyright. Saludos.

  5. mamisepa dijo:

    “Este vídeo no está disponible” y se ve todo gris (como cuando se va la tele, vaya)

  6. A ver si este enlace funciona. Hay que “comprar” el primer episodio, pero es gratis. Lo que comento está en los dos primeros minutos.

    http://www.amazon.com/The-Odds-are-Good/dp/B00FR9LSI2/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1382146391&sr=8-1&keywords=Alaskan+women+looking+for+love

  7. Sandra dijo:

    “Estos hombres de Alaska, u otros como ellos, deberían realizar su trabajo en silencio para su bien y el de todos sin hacer mucho ruido. Sin mostrar deseo sexual o interés romántico, no vaya a ser que incomoden a la mujer por la que se sienten atraídos.”

    Lo anterior se podría relacionar con la crítica feminista a la figura del piropo. Desconozco cómo se comportaban los hombres hace cien años, lo cual resta muchos elementos de juicio a mi análisis. Aun así, me atrevería a lanzar las siguientes hipótesis de trabajo, por si alguien puede aportar algo más. Comencemos. Antiguamente en las sociedades occidentales la forma de vestir y de comportarse distinguía claramente a las mujeres, de tal manera que sin conocerlas personalmente se podía adivinar su clase social, estado civil, así como la procedencia rural o urbana. En la actualidad eso ya no es posible, porque la moda en el vestir se ha democratizado, de tal manera que la indumentaria de mujeres de muy diversa condición social puede ser muy similar. Mi hipótesis y pregunta es: ¿los hombres, independientemente de su clase social, de hace 100 años piropeaban por igual a las chicas ricas que a las pobres? ¿O quizá los hombres de hace 100 años sólo piropeaban a las chicas que percibían como de su misma condición social? ¿Qué es lo que realmente molesta del piropo, lo que se dice, o quién lo dice? ¿Molesta de igual manera el piropo lanzado por un “buen partido” (por muy obsceno que sea) que el piropo lanzado por alguien que es visto como vil y despreciable?

    • Almendro dijo:

      Hay que tener también en cuenta, creo, que hace 100 años en la mayoría de culturas occidentales una mujer que saliera a la calle mostrando su cuerpo hubiese sido completamente rechazada, y probablemente agredida, a no ser que se tratase de una prostituta, en cuyo caso estaría haciendo su trabajo. Con lo cual la cosa estaba clara. En cambio ahora las intenciones de las mujeres al vestirse son claramente confusas, y el feminismo saca partido despreciablemente de la confusión de muchos hombres. Si una mujer lleva una falda cortísima enseñando las piernas, no está mostrando algo que espera que todos los varones aprecien? Ah no, no todos. Cómo puede un hombre distinguir a priori si es un potencial objeto de deseo o un hombre de estos de Alaska?

  8. atouk!! dijo:

    hola a todos, vengo leyendo vuestros artículos y comentarios, y me resultaron agradables e inteligentes, por lo cuidado de sus conceptos y sin agresividades. Lamento no poder acceder al video, además de no entenderme con el inglés para seguir el hilo de publicaciones relacionadas. En mi país ( Argentina) es común escuchar de boca de no pocas damas en edades de búsqueda de relaciones (+ – 20-65 años) , coincidente con la mediática frase “ya no quedan hombres”; y salvando algunas diferencias territoriales, culturales y socio-económicas, el reclamo sería similar. Como varón no pocas veces soy oyente obligado de las mismas, como destinatario de la frustación de algunas allegadas. Un poco fatigado alguna vez ensayé una respuesta bien entendida pero no bien recibida : “nadie quiere comprarse un problema…” .
    Poniendomé en situación de alguien que tiene que llevar sus días en territorios crudos e inclementes ,con labores intensas,y riesgos palpables ; y buscara una compañera de vida; no pondría mi atención en mujeres con mentalidad y anatomía como las participantes de la aventura televisiva; sería condenarlas a penurias de todo tipo (ya sea por la naturaleza misma, como por el escaso confort y ambiente social). Quizás algunos señores de Alaska, con cierta sabiduría prefieren hacerse invisibles para no tener que soportar (aparte de las exigencias laborales y ambientales) los berrinches y reclamos de niñas vulnerables. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s