Deudas de sangre: el reverso masculino de los asesinatos de honor en Oriente Medio

Todos hemos oído hablar de los llamados “asesinatos de honor” (en inglés “honor killings”), donde una chica o mujer es asesinada por exhibir una conducta sexual inapropiada. Aunque tradicionalmente es el padre quien debe encargarse del asesinato, en aquellos países donde se castiga con penas de cárcel, se recurre a un menor varón porque tienden a cumplir penas más cortas. Actualmente los “asesinatos de honor”, aunque todavía persisten, han desaparecido como institución en las naciones occidentales y en buena parte del mundo, siendo algunos países de Oriente Medio su último refugio.

En este artículo, sin embargo, no vamos a hablar de los atroces “asesinatos de honor”, sino de su reverso menos conocido y que afecta mayoritariamente a los varones: las llamadas “deudas sangre” (en inglés “blood feuds”). Al igual que los “asesinatos de honor”, se trata de una práctica que ha desparecido en la mayor parte de Occidente como institución (no como hechos marginales) pero que continúa viva en algunas zonas de Oriente Medio.

Las deudas de sangre son ciclos de venganzas familiares donde dicha represalia es legal o como mínimo tolerada por las autoridades políticas del lugar, además de contar con una amplia aprobación social. La muerte de un miembro de la familia se paga con el asesinato de otro, cuya familia a su vez reaccionará de la misma forma, generando un círculo vicioso que puede durar generaciones.

Este tipo de venganzas tiene sus propios códigos, entre ellos el de excluir a las mujeres de la violencia. Sólo hay una excepción: cuando el conflicto entre familias ha sido originado por una conducta sexual inapropiada. En ese caso la mujer en cuestión puede morir asesinada (el ya mencionado “asesinato de honor”, que es su otra cara), junto al hombre con quien mantuvo estas relaciones, pero una vez puesto en marcha el ciclo de venganzas las mujeres restantes en ambas familias quedan excluidas de la violencia. Otros motivos para la venganza incluyen diversas afrentas al honor, disputas por tierra, ganado o dinero.

Es importante recordar que la venganza no es “opcional”. En las culturas del honor existe una enorme presión social para llevar estas venganzas a cabo (incluyendo presión por parte de las mujeres) y todos los miembros varones de la familia son forzados a llevarla a cabo como parte de su obligación familiar, sean partidarios de dicha venganza o no. Exploraremos todas estas ramificaciones a lo largo de la entrada.

Vamos a comenzar con el artículo publicado por Muhammad Azam Chaudhary en el Central Asia Journal, No. 64, que trata sobre las deudas de sangre en Pakistán, concretamente el área de Chilas.

Chilas tiene una población de 50.000 habitantes, y cuenta con unos 30-35 asesinatos anuales atribuidos a las deudas de sangre. Comparando esta cifra con la tasa de homicidios en Honduras, que con 82 por cada 100.000 habitantes es la mayor del mundo y que equivaldría a 41 por 50.000 habitantes, no hay demasiada diferencia. Esto debería darnos una idea de la gravedad de las deudas de sangre en la región. A continuación ofreceré una traducción selectiva del artículo. La negrita y las aclaraciones entre corchetes son mías:

Hay pocas familias que no estén involucradas en una deuda de sangre. La gente no se atreve a salir a las calles por la noche. Las armas son sus inseparables compañeras (…). Hay una gran presión por parte de la sociedad para que se lleve a cabo la venganza si existe la razón. Y la gente [en realidad, los hombres] se ve prácticamente forzada por esta presión a tomar venganza. Mucha gente, cuando le preguntas, expresa estar harta de esta vida de miedo y presión permanentes. La deuda de sangre es ejecutada por los parientes [varones] más cercanos, como el hijo, el hermano, el padre, el tio o el primo, y a menudo de forma colectiva. [Como se puede comprobar en este párrafo, la presión social es importante, y parece que muchos odian vivir así].

Hay diferentes razones para el inicio de una deuda de sangre, entre ellas la oposición política [que no se contempla en Afganistán], o los derechos sobre la tierra y el agua, pero son las mujeres las que se encuentran en el punto central del conflicto. Nos concentraremos, por tanto, en las deudas de sangre que giran en torno a las mujeres. El principal asunto son las relaciones sexuales ilícitas y las sospechas y rumores sobre dichas relaciones sexuales.

Si un hombre y una mujer son hallados en delito flagrante, según la costumbre local, se les puede dar muerte a ambos. En ese caso no suele haber deuda de sangre. Es importante resaltar que ambos deben ser asesinados en el acto. Si se les mata en diferentes lugares, la deuda de sangre puede iniciarse.

Si, después de una sospecha o rumor de una relación sexual ilícita, sólo se asesina al hombre, la deuda de sangre comenzará con seguridad. La razón más común de estos homicidios son los rumores sobre relaciones sexuales ilícitas. Un rumor es peor que un acto real que permanece desconocido; por tanto, aun cuando la familia de la mujer está segura de la inocencia de los dos acusados, matarán, al menos, al hombre.

Los casos de Said Noor y Javaid [ambos varones] proporcionan ejemplos adecuados: uno fue asesinado como resultado de un rumor, y el otro sólo por una sospecha [el artículo relata que las mujeres no fueron asesinadas] (…). Se dice con frecuencia que los hombres matan a sus esposas junto a un enemigo para librarse de ambos. Pero este tipo de asesinatos puede dar lugar a una doble venganza de sangre, puesto que la familia de la esposa querría buscar venganza por su asesinato [de ahí la importancia de que se mate a los dos en el acto].

El asesinato de únicamente mujeres es raro. Las reglas a seguir en una venganza de sangre son similares a las de los Pashtún: mujeres, niños, ancianos y huéspedes están exentos de la venganza.

La inmensa mayoría de los asesinatos se basan en rumores y sospechas de relaciones sexuales ilícitas, y sólo se mata a los hombres.

El tema de los rumores es de gran interés, pues cuando se trata de las “muertes de honor”, las mujeres suelen tener un papel importante en su propagación. Como refleja el artículo sobre “muertes de honor” en la página Gendercide Watch:

La antropóloga Ilsa Glaser indicó que “las mujeres actúan como instigadoras y colaboradoras en estos asesinatos, desatando un torrente de rumores que instigan las acusaciones (citado en The Calgary Herald, 20 de abril, 2000)”.

Con esto no quiero decir que las deudas de sangre ocasionadas por los rumores sean culpa de las mujeres. Señalo la participación femenina para que veamos que no se trata de un problema creado exclusivamente por hombres. Toda la sociedad participa en esta expectativa de la venganza.

Veamos ahora un caso en particular, esta vez en el vecino Afganistán, que apareció en el diario británico The Telegraph. La noticia se titula Deuda de sangre afgana termina después de 30 años. El extracto dice “los hombres de una villa afgana han emergido de sus hogares-fortaleza por primera vez en 30 años después de una deuda de sangre que se ha cobrado más de 300 vidas”.

A continuación traduciré algunos fragmentos selectos de la noticia. La negrita es mía:

Por tres décadas [la deuda de sangre] marchó sin control y recluyó a la población masculina en sus hogares, convertidos rápidamente en fortalezas (…). La gente de la localidad dice que incluso los talibanes vieron el caos que había allí y se fueron a otra parte.”(…). Todo comenzó con la viuda de Sambola (…). Un total de 318 hombres murieron en la lucha, que involucró a 160 familias.

La situación invirtió las normas de la sociedad afgana ya que sólo las mujeres, protegidas de la violencia por el Pashtunwali, el código afgano de conducta, pudieron continuar administrando la aldea. Mientras sus hombres intercambiaban disparos desde sus casas y callejones, las mujeres trabajaban juntas en los campos sin incidentes.

Habrá quien rechazará esto como un problema de género aduciendo que los hombres tomaron venganza porque quisieron, sin tener en cuenta las presiones sociales implicadas, pero si eres un hombre afgano y el líder de tu familia decide ir a la guerra (por la presión social del honor), no importa que a nivel personal quieras ir o no. La familia rival ya te ha convertido en un objetivo sólo por el hecho de ser varón, lo que te va a empujar a tomar las armas para defenderte (si no te ha obligado ya tu propia familia).

Como señala el informe Afganistán: deudas de sangre, ley tradicional (Pashtunwali) y resolución de conflictos tradicional esta venganza no es sólo un derecho, sino una expectativa. No tomar venganza por una afrenta (particularmente el asesinato) se interpreta como debilidad moral y puede llevar a la pérdida de estatus de toda la familia o incluso del clan. De hecho, pedir una compensación económica o apelar al Estado también se percibe como una debilidad moral. Es necesario señalar que las razones legítimas para estas deudas de sangre no incluyen conflictos políticos o militares entre familias y clanes (página 9).

Pero el incumplimiento de la venganza u otros aspectos del Pashtunwali no sólo acarrean una penalización social, sino también legal, desde el destierro del individiduo y/o su familia hasta la ejecución. El artículo de Palwasha Kakar Ley tribal del Pashtunwali y autoridad legislativa de las mujeres afirma que el castigo más común es que la persona que haya desobedecido el Pashtunwali (y posiblemente toda su familia) deja de ser considerado Pashtún, perdiendo los derechos, protección y apoyo de la comunidad (página 3), dejando al individuo o familia a merced de quien quiera atacarla.

Todavía hay quien opinará que al fin y al cabo no es un problema de género porque el Pashtunwali lo crearon hombres, pero la realidad es más complicada. Como el artículo de Kakar indica (página 8) Nazoo Anaa, la legendaria “madre del nacionalismo afgano” ganó autoridad a través de su poesía y por respaldar el Pashtunwali. Pidió que el Pashtunwali fuera la ley de la confederación de tribus afganas y medió conflictos entre las tribus pashtunes para propiciar una alianza contra los gobernantes persas (página 10). Zarghona Anaa continuó su causa. Además de ser una ferviente nacionalista, también apoyó el uso del Pashtunwali (ibidem).

Lo curioso de la institución de las deudas de sangre, es que el lugar donde ocurren con mayor frecuencia no es ningún país de Oriente Medio, sino uno Europeo: Albania, pues el fenómeno ha estado históricamente muy arraigado en los Balcanes. Según Gendercide Watch, en la época del Imperio Otomano el 19% de los varones adultos en los Balcanes habría muerto en estas deudas de sangre. Sólo en Kosovo oriental, de 50.000 habitantes, morían 600 varones al año como consecuencia (frente a los 35 de Chilas, con una población similar).

Pero las deudas de sangre en Albania no son cosa del pasado. Han regresado después de la caída del comunismo, y se estima que causan unas 1.250 muertes anuales, número ligeramente superior al de las “muertes de honor” en Pakistán, pero en un país con la trigésimo quinta parte de la población (1/35). A esto habría que añadir, como también señala Gendercide Watch, las decenas de miles de hombres que permanecen aislados y en un estado perpetuo de terror. Al igual que en el pasado y en otros países, las mujeres están exentas de esta violencia.

Las deudas de sangre también existen en otras partes de Occidente, generalmente entre grupos marginales como los gitanos en España, los burakunin en Japón, y por supuesto las bandas callejeras. También han existido históricamente en la mayoría de los países del mundo. Allí donde había “asesinatos de honor” (hacia mujeres), generalmente se encontraban también las “deudas de sangre” (hacia hombres).

¿Por qué escribir sobre las deudas de sangre? Porque si bien el sufrimiento femenino en los países de Oriente Medio es de sobra conocido, el del varón suele, como de costumbre, pasarse por alto. Uno no encuentra datos sobre este fenómeno salvo que se dedique a buscarlos, y cuando los encuentra rara vez aparecen como un problema de género. Me pregunto qué otros aspectos inesperados podríamos encontrar sobre el sufrimiento del varón en Oriente Medio si existiera más investigación desde una perspectiva masculinista.

Los orígenes de las deudas de sangre y sus implicaciones de género

Una de las preguntas que nos puede venir a la mente es por qué existen estos baños de sangre cuando podrían emplearse otras formas de resolver los conflictos. Habrá quien vea en las deudas de sangre un reflejo de la inclinación “natural” del varón a la violencia, pero nada más lejos de la realidad.

Las deudas de sangre surgen y han surgido principalmente en sociedades que reúnen estas dos circunstancias:

  • Cuentan con una economía principalmente ganadera
  • El poder estatal es débil en la zona

El ganado es mucho más fácil de robar que la tierra. Un robo podía dilapidar la fortuna de una familia y dejarla en la miseria de la noche a la mañana. Si ello se combina con un poder estatal débil que no ofrece garantías a los afectados, tenemos una familia que decidirá tomar la justicia por su cuenta para recuperar lo que es suyo. Pero eso no es todo. Para evitar ser víctimas de un robo, tienen que lanzar el mensaje de que con dicha familia no se juega y que la más mínima afrenta se pagará caro. Reaccionando con tal violencia se lanza un mensaje a los potenciales ladrones de que si intentan robarles les costará vida. Ése es, en resumen, el origen de la mayoría de las “culturas del honor”: desde los mongoles a los vaqueros del Oeste, pasando por los gitanos. Un sistema que podía mantenerse por inercia cultural incluso cuando las dos circunstancias anteriores terminaran por desaparecer.

Curiosamente, éste también es el caso del mundo criminal cuando se trata del tráfico de drogas, al ser un bien valioso que puede robarse con facilidad, como el ganado. En este caso, no es que el Estado sea débil, sino que los criminales no pueden recurrir a él en caso de robo, por lo que reaccionan con violencia ante la más mínima transgresión por las mismas razones que las sociedades ganaderas.

¿Cuáles son las implicaciones de género?

En este tipo de culturas, el hombre es el que asume el papel de protector de la fortuna familiar, quien ejerce la violencia y se convierte a su vez en víctima de la misma. Lo que quiero explicar con esto es que no se trata de una reacción violenta por nada, “sin más”, o porque “el varón es violento”. Lo que a nosotros nos parece una reacción desproporcionada puede explicarse por la voluntad de proteger las posesiones familiares sentando el ejemplo ante futuros ladrones: un sacrificio individual para el bien colectivo de la familia.

Como ya expliqué anteriormente, el patriarcado consiste en un sistema que otorga al varón un mayor estatus social, al que la mujer renuncia a cambio de una mayor protección. Un acuerdo que pudo originalmente ser libre entre las partes pero que a la larga se institucionalizó y terminó obligando a cada sexo a asumir su papel. En este caso, el hombre tiene un mayor estatus social, pero también es con mayor frecuencia víctima de la violencia. Como hemos visto, no está permitido matar mujeres en las deudas de sangre, lo que conferiría a la mujer una mayor protección a cambio de un estatus social inferior.

¿Por qué hay tanta obsesión con las relaciones sexuales ilícitas en estas culturas? Porque hijos e hijas, especialmente en lugares tan pobres como algunos de los que he mencionado en este artículo, han de casarse con pretendientes que sean beneficiosos política y/o económicamente para el clan. La libertad individual de estos hijos e hijas de elegir pareja es un lujo que sociedades tan pobres no se pueden permitir. Todos han de mirar hacia el bien común. Dejar que otra persona burle tu autoridad en una relación ilícita con tu hija, ha de pagarse con la muerte para que el resto de las familias sepa que con la tuya no se juega. Si se permite la transgresión, se teme que otras llegarán después, incluyendo el robo. La reacción violenta se percibe como necesaria.

Toda la discriminación sexual en las sociedades citadas no tiene que ver con estos factores, pero son elementos esenciales. Sí, es sexista que la mujer no pueda tener relaciones sexuales con quien quiera o elegir con quien se casa, pero por el primer delito mueren muchos más hombres que mujeres (en bastantes ocasiones sin cometerlo, caso de los rumores), y en el segundo los hijos también carecen de él. Como dije, una perspectiva masculinista es necesaria para que veamos la otra cara de la moneda y no se establezcan narrativas simplistas. Con esto no pretendo justificar lo que ocurre en dichos países (y hay cosas que son injustificables), sólo recordar a quienes viven en sociedades afluentes que sus valores y principios morales dependen, como la gente a la que juzgan, de la realidad material en la que viven.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Deudas de Sangre, General, Historia, Homicidio, Invisibilidad del sufrimiento masculino, Legislación, Patriarcado, Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género, Tradicionalismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

53 respuestas a Deudas de sangre: el reverso masculino de los asesinatos de honor en Oriente Medio

  1. Pingback: La doncella en apuros y el hombre desechable: del tradicionalismo al feminismo | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  2. isidro dijo:

    Me parecen muy convincentes las explicaciones que das a esa violencia entre hombres en esas culturas. Allá donde el Estado carece de medios, recursos o voluntad para interceder, cada cual ha de defender lo suyo como sea. No hay otra.
    Hace unos meses pasaron un documental sobre los leones del África. Los privilegios del macho eran, a primera vista, evidentes: mientras las leonas se fatigaban corriendo tras los ñúes o búfalos, los leones dormitaban durante dieciocho horas al día. Unos vagos. Luego, para colmo, eran los primeros en empezar comer la presa abatida por las leonas.
    En algunos otros documentales una voz en off de mujer deplora la conducta del macho león, cuya condición, a ojos vista, es execrable y odiosa: ese macho es bestial, vago, clasista, esclavista, parásito, un aprovechado… En resumen: un machista.
    Quiso la suerte que no mucho después, en otro documental de la 2, se explicara que la vida de los leones machos tenía, en realidad, poco de envidiable: su vida era azarosa y extremadamente violenta. La mayoría moría joven, peleándose con otros machos intrusos para defender el territorio de caza y a la propia familia.
    Si esta especie animal (y muchas otras) tuvieran en don del lenguaje, es seguro que leonas alentarían a los machos para ir a la guerra (defender el territorio del enemigo), y tacharían de cobardes a los machos que retrocedieran ante los intrusos; y, sin dudarlo, se aparearían con el macho más vigoroso, fuerte y temible.
    Es por todo esto, estimado Carlos, que, cuando, una y otra vez, vemos que la vida del varón es desechable, pienso: “mira, igual que los leones”. En esencia, la historia del macho y la hembra humanos sigue los mismos patrones naturales que las de muchas otras especies animales. Por eso yo creo que nos enfrentamos no a una ideología de género, sino a la ideología que nace de los hondones de nuestra constitución sexual. Lo que hacemos los humanos es verbalizar nuestros instintos. Es lo que harían los leones si pudieran.
    A efectos prácticos es seguramente lo mismo estar en contra de lo que llamamos “ideología de género” que estar en contra de una “ideología de sexo” (las ideas y preceptos de nuestra mente sexual).
    A diferencia de los leones, nosotros, los humanos, podemos pensar y razonar. Podemos oponernos a las injusticias, por más que éstas nazcan de nuestros instintos. De hecho, la educación (la buena educación) no hace otra que sacarnos de la selva y enseñarnos a controlar nuestros impulsos: a no comer sin medida, a no copular con quien no lo desea, a controlar nuestros miedos, nuestros impulsos violentos, nuestros esfínteres, etc.
    Llama la atención que la razón humana haya aprendido a controlar muchos de los instintos cuya expresión puede ser irracional o estar fuera de lugar, y que, sin embargo, le cueste tanto percatarse de la necesidad de examinar y controlar las fragrantes injusticias que nuestra nuestra mente sexual genera (que el varón sea desechable, por ejemplo). Ello indica, a mi parecer, que el menor valor de la vida del macho es tan natural para nosotros como el respirar: algo tan consustancial a nuestra identidad que pasa desapercibido. Es lo familiar lo que pasa desapercibido, lo íntimo, lo propio. Es curioso cómo la razón, artífice de tantas maravillas artísticas, filosóficas y científicas, suspenda tan fácilmente su quehacer cuando de estas cosas se trata, dejándose asimilar por emociones atávicas nacidas -según creo- de nuestro cerebro sexual.

    Saludos.

  3. Muy interesante, Isidro.
    Justamente vi un documental sobre las hienas donde el narrador adoptaba la postura contraria. Describiendo el “matriarcado” de estos animales como una inversión de lo que ocurre en nuestra sociedad, con machos hienas sumisos, etc.

  4. Pingback: Misandria en el diario El País (II) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  5. Pingback: Anónimo

  6. Pingback: La desechabilidad masculina en Afganistán | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  7. jasminhe dijo:

    Sin duda alguna sería digno y punto de partida de una gran tesis, un informe como: Situación del varón y los niños varones en los países musulmanes a la luz de la teoría del Patriarcado desde una óptica masculinista. Nos llevaríamos muchas sorpresas.
    (Por ejemplo, en EAU, un hombre puede ser detenido si una mujer lo acusa de estarla “acosando con la mirada” y si ella es local y él extranjero no quisiera estar jamás en su pellejo).

    País por país porque contrario a lo que los medios predican los medios, si bien hay puntos de encuentros por la religión, la situación de la mujer varia de acuerdo al país. Esto no nos lo dicen y siguen insistiendo en “simbolismos” como el jihab o el chador como símbolo de la opresión aun cuando las mismas mujeres se sienten a gusto con esas prendas.
    Está realidad es una realidad brutal que desmantela que es un PRIVILEGIO el tener que proveer. El tener que proveer es una obligación que se le adjudico al hombre y este y la mujer lo aceptaron así.Lo que tenemos en la cabeza de salir a fuera a laborar sin duda no es esté escenario. Siempre se habla del la religión, es este caso islam, como una religión patriarcal sin embargo jamás se dice que en muchos contextos, como esté, esa religión “patriarcal” termina condenando a los hombres a una existencia miserable en nombre de sustentar a su familia que, en este caso, son mujeres. Aquí jamás se le ocurriría llamarlas a ellas opresoras patriarcales claro, porque se supone que en el patriarcado otro son los opresores. Ni maltratadoras de “genero”.
    Lo más triste, y sangrante, es que en nombre de está teoría, incoherente, se justifique ayuda casi o exclusiva al sexo femenino. Entendamos por favor, que al pedir que se tome en cuenta los problemas de los niños y varones afganos, no estamos diciendo que no se ayuden a las mujeres.
    Sobre el bacha bazi, ya había mencionado, pero vale repetirlo.

  8. Pingback: ¿Cuándo un problema es de género? Lecciones de la circuncisión femenina | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  9. David Jurado dijo:

    Uff me encantaría compartir todo lo que escribes Carlos, pero me temo que eso me haría reiterativo y la larga tendría menos efectos el compartirlo

  10. Helena dijo:

    Hay algo en el post que no entiendo. Comentas que Honduras es el lugar con mayor tasa de homicidios/año del mundo y que estos son unos 41 por cada 50000 habitantes. También dices que en Chilas (Pakistán) hay unos 30-35 homicidios/año por 50000 hab solo por deudas de sangre… Eso quiere decir que o en Chilas no hay homicidios por otros motivos o el lugar con más homicidios/año es Chilas, no Honduras. O eso o los números están equivocados.

    • @Helena

      Ten en cuenta que 50.000 habitantes es la población total de Chilas. Honduras es el país con mayor tasa de homicidios del mundo, pero si en otras regiones de Pakistán las tasas de homicidio son mucho menores, la media será inferior en Pakistán y por ello Honduras continuaría apareciendo como el país con mayor tasa de homicidios del mundo. En resumen, en Honduras los homicidios estarían “mejor repartidos” que en Pakistán.

  11. Helena dijo:

    Ahora lo entiendo. Gracias por la explicación.

  12. Pingback: La masacre escolar en Pakistán y la narrativa mediática | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  13. Pingback: Racismo y misandria: las similitudes de sus discursos | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  14. Pingback: Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Enero de 2015 | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  15. Pingback: Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Febrero de 2015 | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  16. Pingback: Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Marzo de 2015 | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  17. Pingback: La incitadora: el papel de la mujer en la guerra y las deudas de sangre (I) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  18. Pingback: Razones para abandonar los términos “Patriarcado” y “Machismo” (con 10 ejemplos) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  19. Pingback: Resumen mensual sobre el sesgo mediático: Abril de 2015 | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  20. Pingback: La incitadora: el papel de la mujer en la guerra deudas de sangre (II) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  21. Pingback: Hacia una nueva historia de las relaciones de género | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  22. Pingback: La discriminación masculina en 41 memes (con fuentes) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  23. Pingback: La discriminación masculina en 51 memes (con fuentes) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  24. Pingback: La discriminación masculina en 51 memes (con fuentes) | La Matrix Holografica

  25. Magi dijo:

    “Como hemos visto, no está permitido matar mujeres en las deudas de sangre, lo que conferiría a la mujer una mayor protección a cambio de un estatus social inferior”

    No creo en esa teoría de la protección, porque si bien es verdad que a los hombres los asesinan más que a las mujeres , a las niñas las asesinan más que a los niños varones . Entonces, ¿dónde está la protección para las niñas?

    Y luego, creo que me dijiste que la teoría principal del masculinismo es que los hombres son el género desechable , si así fuera tendría que haber en el mundo más mujeres que hombres, y no, es al revés, en el mundo hay más hombres que mujeres :

    http://www.geohive.com/earth/pop_gender.aspx

    Entonces , para mi que las mujeres son más desechables que los hombres.

    • Magi, fíjate que el “gender ratio” es 102: es decir, hay 102 hombres por cada 100 mujeres. Sin embargo, nacen 107 hombres por cada 100 mujeres, de modo que en números totales ellos morirían más.

      https://www.ined.fr/en/everything_about_population/demographic-facts-sheets/faq/more-men-or-more-women-in-the-world/

      En cualquier caso, números sin contexto no nos dicen mucho, ya que la muerte de unos u otras no tiene que estar necesariamente vinculada con la desechabilidad (sino con enfermedades, por ejemplo). De ahí que prefiera buscar la desechabilidad masculina en otros lugares.

      Por otra parte, cuando dices que a las niñas las asesinan más, imagino que te refieres al infanticidio y sobretodo al neonaticidio. En el infanticidio (separado del neonaticidio) no hay diferencias significativas. En el neonaticidio sí, particularmente en China y la India. Ahora bien, nadie tiene cifras concretas, pero si aceptáramos las más extremas se que esgrimen en algunos lugares, que superarían el millón, tendríamos que plantearnos también otra cosa: como las mujeres son mayoritariamente las ejecutoras de neonaticidios, y si estos neonaticidios tienen el impacto demográfico que se les atribuye, deberíamos concluir que las mujeres matan más que los hombres. Y que serían las mayores asesinas del planeta. No sé si estaríamos preparados para ello. De nuevo, como no es posible obtener números fiables, todo queda en conjetura.

      • Magi dijo:

        ¿Y por qué nacen más niños que niñas ? Si es por algo biológico, tendríamos que usar la misma lógica a porque los hombres tienen menos esperanza de vida .

        El aborto de niñas está muy extendido , pero es una forma de asesinato solo porque son niñas. De ahí que nazcan más niños varones, pero no deja de ser un asesinato por género, al menos para mi.

        Y luego, quien asesina a esas niñas, no sé si es la madre o un médico que puede ser un hombre, pero la preferencia del hijo varón es tanto por hombres como por mujeres.

        Es una forma de desechabilidad femenina, los hombres en muchas culturas tienen derecho a repudiar a su esposa si no les da un hijo varón , es algo muy antiguo. Y todavía sucede hoy día y eso pese a que la única responsabilidad es del hombre, claro que eso se sabe gracias a la ciencia , pero culpan a la mujer .

        Se mire como se mire, los hombres tienen mayoría poblacional en el mundo .

      • Según este artículo el aborto o neonaticidio femenino explicaría 2 puntos. Esto dejaría la proporción biológica a 105 hombres por cada 100 mujeres. Como al final queda 102 hombres por cada 100 mujeres, tenemos 3 puntos de mortandad masculina extra. De nuevo, todo esto es difícil de comprobar, porque realmente nadie sabe la prevalencia del aborto selectivo o el neonaticidio.

        http://www.livescience.com/33491-male-female-sex-ratio.html

        Sobre repudiar a la mujer por no tener un hijo varón, la cuestión es cómo de frecuente era eso y cuándo era respaldado por la ley. Recordemos que un caso parecido enemistó a España e Inglaterra (Enrique VIII), que no es poca cosa.

  26. Magi dijo:

    Aquí un ejemplo de lo que te decía :

    http://cnnespanol.cnn.com/2012/01/31/un-hombre-estrangula-a-su-esposa-por-dar-a-luz-una-nina-en-vez-de-un-varon/

    Para más inri culpan a la mujer, cuando es el hombre el único que tiene que ver en si es niño o niña.

    • Algo que veo que haces mucho es que señalas un caso minoritario para tratar de invalidar una tendencia mayoritaria, como ocurrió en el caso de asesinatos de homosexuales: sí, las lesbianas también son asesinadas, pero eso no niega que haya una tendencia mayoritaria, en aquel caso la mayor proporción de hombres homosexuales asesinados. Igual que el hecho de que haya más sin techo varones no invalida que los hombres en general tengan mayor estatus en sociedad que las mujeres. Una cosa no quita la otra.

      En un caso como el que muestras, la cuestión es saber cómo de frecuente es esto. Al contrario que los “asesinatos de honor” o su reverso masculino “las deudas de sangre”, no encuentro que matar a la mujer por no dar un hijo varón sea una práctica extendida o institucionalizada. Curiosamente no mató a la niña, lo cual me hace sospechar que quizá algo se nos escape.

      Quienes han estudiado el caso del neonaticidio femenino han llegado a la conclusión de que las madres son las principales responsables, y de ello hay bastante literatura. Espero no tener que invertir el tiempo en subirla, pero dejo un par de enlaces (el primero con cita) que pueden ser útiles.

      http://www.gendercide.org/case_infanticide.html

      Infanticide is a crime overwhelmingly committed by women, both in the Third and First Worlds. (This contrasts markedly with “infanticide in nonhuman primates,” which “is carried out primarily by migrant males who are unrelated to the infant or its parents and is a manifestation of reproductive competition among males.” [Glenn Hausfater, “Infanticide: Comparative and Evolutionary Perspectives,” Current Anthropology, 25: 4 (1984), p. 501.] It also serves as a reminder that gendercide may be implemented by those of the same gender.) In India, according to John-Thor Dahlburg, “many births take place
      in isolated villages, with only female friends and the midwife present. If a child dies, the women can always blame natural causes.”

      https://genderbytes.wordpress.com/2010/10/27/when-mothers-kill-their-daughters/

  27. Magi dijo:

    Respecto al infanticidio que no es aborto, tradicionalmente ha sido más común asesinar a las niñas que a los niños varones , y no siempre decidía la madre, sino el padre, como en la antigua Roma :

    “Cuando éstos nacen –nos explica (Galino, 1968:241) 3 – son depositados a sus pies. Sólo si el padre los levanta y los presenta ante el fuego del hogar, declarándolos hijos suyos, recibirán los cuidados necesarios a la vida. En caso contrario serán expuestos junto a la columna Lactaria, o en los estercoleros públicos, donde, si la piedad de un particular no interviene, morirán de hambre o de frío o devorados por los perros errantes. Se exponían, sobre todo, sin remordimientos, los bastardos y las niñas. Bajo Trajano, y en el mismo año, las inscripciones alimenticias de una ciudad no consignan, por lo que se refiere a los niños en su primer año de vida, más que 34 niñas, frente a 154 niños, lo que obliga a inducir un crecido número de niñas expuestas. Pasado este primer momento, aún podía el padre desentenderse del hijo por la venta de la mancipatio, que entregaba al hijo a la servidumbre, desheredándolo y rompiendo los vínculos que le unían a su familia.

    • No es lo mismo el infanticidio que el abandono de niños en Roma, y explico por qué: en Roma había lugares específicos para dejar estos niños y niñas, a los que iba la gente que buscara alguno, por lo que si se quería matar al niño, se le exponía en un lugar aislado diferente de éstos, o sin ropa. Parece que el principal motivo para hacer esto es económico, pues al parecer había familias que dejaban al niño con alguna medallita u objeto con el que pudieran reconocerlo más tarde como parte de la familia si lo buscaran cuando la situación mejorara. En definitiva, la exposición del niño no implicaba necesariamente un deseo de matarlo.

      https://blogs.kent.ac.uk/lucius-romans/2016/06/15/why-were-new-born-children-left-to-die-in-ancient-rome/

      El infanticidio directo, vuelvo a señalar, era principalmente obra de mujeres, y si bien esto podía deberse a presiones familiares, muchas veces obedecía a los mismos motivos egoístas que pudiera tener su marido o familiares. De lo contrario habríamos visto más casos de hombres matando a los recién nacidos porque las mujeres se niegan. También veríamos un cambio de tendencia en el Primer Mundo, pero también aquí las madres constituyen la gran mayoría. Una vez más un ejemplo no sirve para invalidar una tendencia general.

      • Magi dijo:

        Siento si rompo las reglas por escribir tanto, pero creo que no has entendido el texto .

        morirán de hambre o de frío o devorados por los perros errantes, significa muerte, no significa otra cosa y una muerte extremadamente cruel , además.

      • El problema es que no sabemos cuántos de esos niños o niñas eran recogidos por otros, y tenemos indicios de que se esperaba que otros los recogieran en lugares específicos para ese fin. De otro modo no habría habido familias que dejaban objetos para reconocerlos más adelante, y el emperador Claudio no habría ordenado específicamente que la hija ilegítima de su mujer fuera expuesta sin ropa. Esto imagino que se hizo para que muriera antes de que otra persona pudiera recogerla.

        Con todo, sí, habría niños y especialmente niñas que morirían en las condiciones que describes si no eran recogidos.

      • isidro dijo:

        Solo una observación: si las mujeres de buena parte del mundo prefirieran tener hijas por una cuestión económica, por ejemplo, para prostituirlas en la infancia y la juventud, y, en consecuencia, abortaran principalmente fetos masculinos, estoy seguro de que las feministas denunciarían esta práctica como misógina, ¿o me equivoco?
        Porque aquí la cuestión de por qué se prefiere un sexo u otro no es baladí. En Irán, como ya vimos en algún artículo de Carlos, son los niños varones los que cargan con el peso de mantener a la familia, viéndose obligados a emigrar a países vecinos, donde les espera todo tipo de penurias. Preferir a un hijo antes que a una hija por este tipo de motivos, NO es prueba de misoginia ni nada por el estilo.
        Por último, por mucho que tú, Magi, nos quieras convencer de la inocencia de las madres cuando abortan o matan a su niña, no lo vas a conseguir. En este mundo hay mujeres obligadas o presionadas a abortar o a matar a la niña (o el niño, me da igual), pero eso no las exime totalmente de culpa. Pero también hay, con total seguridad, madres que matan a sus hijas por propia voluntad, en virtud de cálculos económicos casi siempre. Ese empeño en tratar de demostrar que las mujeres son inocentes de toda culpa, se aceptará en círculos feministas, pero no donde, como aquí, se pretende alcanzar una visión objetiva de la realidad.

      • isidro dijo:

        Hay un error en el comentario mío anterior: he querido decir que “si en el mundo se prefiriera tener hijas para prostituirlas, las feministas lo denunciarían como una práctica misógina. No obstante el error, supongo que se habrá entendido.

  28. Magi dijo:

    Lo que intentaba decir es que si bien hay formas de desechabilidad masculina como ser obligados a morir en guerras .. hay formas de desechabilidad femenina , hay casos concretos como la historia de las viudas en India.

    Pero la forma más extendida ha sido la preferencia por el hijo varón y la desechabilidad de las niñas.

    Las niñas tienen menos posibilidades de vivir que los niños, la preferencia por el hijo varón es tanto de los hombres como de las mujeres .

    Pero acaba afectando a las madres que son incapaces de concebir un hijo varón , el padre determina el sexo del bebé, o la casualidad , pero desde luego la madre no, tiene que ver con el padre, porque la madre siempre porta el cromosoma x. Esto se sabe por la ciencia, claro. Pero me resulta curioso como culpan a la madre , pueden repudiarla de muchas maneras porque no les da un hijo varón . Es totalmente injusto . Por eso que la preferencia por el hijo varón afecta a las niñas sobretodo, pero también a las madres . La vida de las niñas vale mucho menos que la de los niños, en occidente hoy eso ya no ocurre tanto, pero en otras partes del mundo continúa vigente .

    • Que el infanticidio femenino puede ser una forma de desechabilidad femenina: sin duda, pero no podemos medir su extensión y de ser extenso la relación entre mujer y asesinato tendría que revisarse hasta niveles que pocas personas encontrarían cómodos. Sobre el Sati tengo mis dudas y ya expuse mis razones en un intercambio anterior.

      Sí, es cierto que en muchas zonas la vida de las niñas vale menos, y ya he explicado numerosas veces por qué. El varón era más rentable económicamente, e incluso en india los someten a distintas formas de esclavitud con terceros para saldar deudas o adquirir préstamos. A veces, sorprendentemente, para pagar las dotes de las hijas, como se comprueba en la traducción que hice de un estudio:

      Generalmente son enviados por sus familias para pagar una deuda o el avance de un préstamo. Algunas veces son enviados por sus madres. También pueden ser vendidos para pagar por la boda de sus hermanas y así evitar que éstas se vean forzadas a trabajar fuera de la aldea.

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2016/05/21/en-india-la-esclavitud-infantil-afecta-principalmente-a-los-ninos-varones/

      Uno de los papeles más importantes, no lo olvidemos, es también mantener a los padres cuando sean mayores.

      Lo curioso es que en sociedades como la Occidental, cuando un varón no es necesariamente más rentable que una niña, la preferencia se torna mayoritariamente hacia las niñas, como se puede comprobar en los servicios de adopción. Y de esto también he hablado bastante en otros comentarios.

      • Magi dijo:

        Ya sé que hay muchos motivos detrás ,pero también se puede decir lo mismo de los hombres que mueren en la guerra o en los accidentes laborales , que es para ahorrar costes .

        O por ejemplo el tema de los refugiados , tú lo has denunciado como discriminación , pero hay más refugiados hombres que mujeres en ciertos lugares de Europa, entonces podríamos decir que si solo se acoge a mujeres se reducen los gastos económicos o cosas así .

        Entonces me resulta extraño que en el caso de los hombres lo tomes como misandria o discriminación masculina y en el caso de las mujeres son motivos económicos .

        Y luego el tema del aborto, sobre todo lo digo para Isidro , es totalmente falso que las mujeres sean las únicas que practican abortos . Muchos abortos los practican médicos o pseudomedicos que son hombres .

        El otro día mismamente vi el testimonio de un hombre que era médico y hablaba de como había practicado miles y miles de abortos .

        Por lo tanto tanto en el proceso del aborto como en su decisión pueden invertir hombres o mujeres .

      • Cito: “Entonces me resulta extraño que en el caso de los hombres lo tomes como misandria o discriminación masculina y en el caso de las mujeres son motivos económicos.”

        No he negado que en el caso del neonaticidio haya discriminación. Por supuesto que la hay, pero es importante explicar que en este caso la vida del varón no tiene un valor intrínseco mayor, sino en función a los beneficios económicos que reportará luego, ya sea para saldar deudas, obtener préstamos o para la jubilación.

      • isidro dijo:

        Magi, yo no he dicho que las mujeres practiquen abortos. Lo que yo he dicho es que son ellas quienes deciden abortar en muchos casos. ¿O es que esos médicos varones van buscando a las mujeres embarazadas para obligarlas a abortar en sus mesas de quirófano? Yo no niego que haya mujeres presionadas por hombres para que aborten, y cuando así sucede esos hombres comparten responsabilidad y culpa con ellas. Más bien parece que eres tú quien desea exonerar a las mujeres a toda costa de los abortos y los intanticidios y presentarlas como criaturas indefensas en perpetua situación de víctimas de las circunstancias. Y no: la maldad y los errores (con o sin maldad) están instalados de manera similar en ambos sexos.
        Saludos.

      • isidro dijo:

        “Ya sé que hay muchos motivos detrás ,pero también se puede decir lo mismo de los hombres que mueren en la guerra o en los accidentes laborales , que es para ahorrar costes .

        O por ejemplo el tema de los refugiados , tú lo has denunciado como discriminación , pero hay más refugiados hombres que mujeres en ciertos lugares de Europa, entonces podríamos decir que si solo se acoge a mujeres se reducen los gastos económicos o cosas así .”
        (Magi)

        El día que el masculinismo utilice dos varas de medir, como de común hace el feminismo, habrá perdido su razón de ser. La observación que hace Magi no debe quedar en el aire. El masculinismo asevera que el sexo desechable es el masculino. ¿Por qué se dice esto? ¿En qué se fundamenta? En realidad -ésta es mi opinión- no en que haya más hombres muertos en las guerras por el hecho de que solo se reclute a hombres, salvo excepciones. Ni porque mueran más hombres en accidentes laborales o porque haya más varones mendigando en las calles, etc. Podríamos entender que las diferencias en mortalidad entre ambos sexos se debieran a motivos de fuerza mayor. En efecto, para que una sociedad que compite ferozmente con otras (y no es éste un cáliz que puedas apartar) funcione con un mínimo de eficacia, son los hombres quienes han de ser reclutados para ir a la guerra. ¡Ojo, no me estoy pronunciando sobre si esta habitual práctica constituye una injusticia o no! Aquí me limito a señalar una evidencia: los ejércitos, si quieren ser competitivos y eficaces, deben estar constituidos principalmente por soldados varones, a ser posible profesionales. Por tanto, es lógico que haya muchos más hombres muertos cuando hay una guerra que mujeres. También es lógico que haya muchos más muertos de sexo masculino en el mundo del trabajo por razones igualmente obvias. Es decir, las cifras de mortalidad de uno y otro sexo no son suficientes para concluir que los hombres son el sexo desechable. En realidad, podría ocurrir que la sociedad lamentara por igual las muertes injustas o innecesarias de los hombres que las de las mujeres. Podría ocurrir que las sociedades admitieran la mayor mortalidad masculina como un mal necesario en aras de la supervivencia colectiva. Si las sociedades fueran así, no se verterían más lágrimas por la muerte injusta o dramática de una mujer que por la de un hombre. Podría ocurrir tal cosa, pero no ocurre, y justamente este punto es en el que se apoya el masculinismo para afirmar que el sexo desechable es el masculino. Las sociedades lloran más las muertes injustas o innecesarias de las mujeres que las de los hombres.
        Yo no creo que un mundo estrictamente igualitario sea posible. Igualitario en todos los sentidos. No veo razón, por ejemplo, para que los ejércitos estén compuestos a partes iguales por hombres y por mujeres. Me parece una aspiración absurda y suicida. O que los parques de bomberos estén integrados por igual número de mujeres que de hombres. Etc. Me bastaría un mundo en que todos, hombres y mujeres, fuéramos iguales ante la ley. Por tanto, insisto: puedo admitir que mueran más hombres en guerras, trabajos, etc., que mujeres, pero no que se llore más la pérdida de mujeres en las guerras, trabajos o lo que sea que la de hombres. Esto es justamente lo que me indigna y contra lo que me rebelo.

        Los costos para una sociedad que reclutara por igual a mujeres que a hombres para formar su ejército no serían simplemente económicos: serían costos inadmisibles, pues la seguridad de toda la nación quedaría seriamente comprometida en caso de guerra. Los varones, pues, deben conformar el grueso del pelotón (lo justo, aquí lo digo, es que fueran soldados profesionales): no hay otro remedio si estalla un conflicto bélico. No digamos, pues, que, por esta cuestión, el hombre está siendo “discriminado” respecto de la mujer. Yo, al menos, no lo digo. Tampoco diría que los hombres bajitos o nada atléticos están siendo “discriminados” cuando los seleccionadores nacionales de baloncesto eligen a hombres altos y atléticos. Ni diría que los hombres o mujeres gordos y feos son “discriminados” por los empresarios que trabajan en la moda de la alta costura por no contratarlos. La igualdad a que debe aspirar a una sociedad sana no es a ese tipo de igualdad que supone colocar en un puesto de trabajo a quien no está bien dotado (o nada dotado) para desempeñarlo adecuadamente.

        Desde esta perspectiva, ¿cómo podemos calificar el mayor infanticidio de niñas? Obviamente, yo lo tengo claro: estamos ante un asesinato, y un asesinato especialmente execrable. Un crimen ni más ni menos condenable que el infanticidio de varones. No creo que en esto haya duda razonable para nadie mínimamente sensato.

        Bien, pero lo que queremos saber es si hay o no “discriminación” misógina cuando una sociedad (normalmente campesina) mata a más niñas que a niños. La respuesta es no. Que se trata de un horrible crimen no hay duda, pero sí es cuestionable que se trate de un crimen contra el sexo femenino. ¿Por qué lo digo? Porque al igual que digo que la mayor mortalidad masculina en las guerras o en el trabajo NO constituye una prueba de “discriminación” hacia el hombre, pues simplemente se debe a una organización lógica y eficaz de las funciones de hombres y mujeres en sociedad, el mayor infanticidio femenino en sociedades campesinas (o guerreras, etc.) puede obedecer a razones del mismo tipo. “Si queremos sobrevivir como sociedad, hemos de mandar a los hombres a las guerras.” “Si nuestra familia desea sobrevivir, debemos tener más hijos que hijas, por tanto, esta niña…” Cuidado. Evite el lector malas interpretaciones: reitero que estamos ante un crimen atroz que debe ser implacablemente perseguido (y que las feministas acepten que, en tal caso, muchas serían las madres que deberían dar con sus huesos en la cárcel); pero no hay razones para decir que se trata de un atentado contra la mujer o la feminidad.
        Cuando de por medio hay motivos relacionados con la supervivencia del individuo o del grupo, la atribución diferencial de papeles sexuales (los hombres sí van a la guerra, las mujeres no, etc.) o cuestiones como el infanticidio selectivo en función del sexo, quizá sea una injusticia o un crimen (como siempre lo es el infanticidio), pero no necesariamente un caso de “discriminación” sexual. La única manera de sospechar con fundamento si el infanticidio selectivo constituye un caso de “discriminación” sexual consistirá, como ha apuntado Carlos, en comparar las estadísticas de adopción, por ejemplo. Cuando no concurren motivos de tipo económico o de directa supervivencia, es cuando podemos hacer comparaciones sobre qué sexo es preferido por las familias en general. Y si bien es cierto que todo el mundo tiene derecho a preferir que el hijo adoptado sea de un sexo u otro, también lo es que cuando hay diferencias estadísticas significativas en la elección del sexo del adoptado, estamos en condiciones de conjeturar con algún fundamento cuál sexo tiene un mayor valor intrínseco para la sociedad. Y lo que los datos disponibles nos indican es que, en Occidente, donde no hay problemas de supervivencia asociados a la elección del sexo del bebé, el sexo preferido es el femenino. Si esto se debe a la intensa campaña pro-femenina y anti-masculina que padecemos o si se debe a inclinaciones naturales, es algo que desconozco. En un principio, cabe pensar que algún influjo debe de tener esa campaña. Pero, por otro lado, como muchas veces he indicado, el hecho de que la sociedad acepte tan mansamente (aunque ya hay signos de reacción intensa) la diatriba feminista, también podría ser un indicativo de la deferencia de hombres y mujeres por el sexo femenino. Lo más probable es que, hoy día, la preferencia mayoritaria por el sexo femenino en occidente tenga componentes naturales y aprendidos.

        En resumen: cuando de por medio hay motivos relacionados con la supervivencia (si no van los hombres a la guerra, morimos todos; si no tenemos más hijos que hijas, morimos todos los miembros de la familia o pasaremos penurias…), la muerte diferencial de uno u otro sexo (más hombres en la guerra o más niñas en las sociedades campesinas o guerreras, etc.) no es un indicador fiable de discriminación por sexo. Los indicadores fiables hay que buscarlos en otro lugar, como, por ejemplo, en las reacciones de dolor y alarma sociales ante la muerte de varones y de mujeres. O en la preocupación mensurable de los gobiernos por el sufrimiento de un sexo o de otro. Etc. Cuando este tipo de indicadores se tienen en cuenta, la conclusión racional ineludible es que, como aquí denunciamos, el sexo desechable es, sin duda, el masculino.

        Espero que la sospecha de Magi acerca de que los masculinistas estamos empleando dos varas de medir, hayan quedado convenientemente refutada y aclarada.

        Saludos.

  29. Anónimo dijo:

    Ya que discutís con Magi sobre las razones por las que los infanticidios se cometían mas sobre todo con bebes niñas tambien se podria debatir porque en casi todas las sociedades esclavistas los propietarior preferían tener esclavos …..varones.

    Es un hecho que la mayor parte de los esclavos que recogian caña de azucar eran …varones y la reocogida de dicho producto fue uno de los mayores causantes de la….esclavitud.

    Tambien se podria mencionar porque hubo un porcentaje tal alto de dueñas de plantacion esclavistas que con la enmienda constitucional que las dejaba sin su patrimonio de esclavos se volvieron tan sufragistas y ……..feministas.

    Tambien son mayoritariamente varones actuales “esclavos” que estan construyendo los estadios de futbol de Quatar.

    Tambien lo fueron los egipcios obligados a construir el Canal de Suez.

    Es mas que demostrable que tanto el sistema de explotacion esclavista como el capitalista utilizan preferentemente esclavos varones y que los grupos feministas han colaborado con dicha ….explotacion.

    Buena parte de los infanticidios eran precisamente cometidos por mujeres que no tenian la certeza de que las necesidades producidas por el hijo que iba a llegar fueran a ser atendido por su padre biologico.

    Cuando la mujer sabia que el padre por disponer de muchos recursos economicos iba a atenderles a ella y al hijo o a la hija que iba a venir la mujer tendia a no cometer infanticidio.

    Recordemos que el uso y abuso de la palabra Patriarcado deriva de que Carlos Marx dejó a una sirvienta de su amigo Engels embarazada y no quiso reconocer a la criatura como hijo propio.

    Precisamente por ello Marx se inventó una pelicula donde supuestamente por sentido de la propiedad el hombre INVENTABA el concepto de paternidad para adueñarse de algo que era EXCLUSIVAMENTE de la madre.

    Y la pelicula inventada por Marx tenia su ……..logica.

    ¿Si la criatura no es del hombre durante los nueve meses que dura el embarazo porque pasa a serlo una vez que nace?

    La respuesta es evidente.

    No existe un PORQUE.

    Existe un para que.

    Al imponer al hombre la paternidad y todos los gastos y obligaciones subyacentes al tiempo de que disminuye la tentacion de la madre al infanticidio la mujer adquiere una serie de ….beneficios o bonificaciones que incluye desde pensiones, domicilio, hasta herencia.

    Por eso nunca reconocio a su hijo el cuco de Marx e inventó todo aquello del supuesto interes de los hombres por apoderarse de aquello que era producto del vientre de la madre, etc.

    De hecho la palabra Matrimonio significa: Proteccion de la madre.

    Y es a la madre a la que se protege siempre por ley . No al bebe ni al padre.

    ¿De hecho que pasa si una mujer no comunica a un hombre que ha tenido una hija y ese hombre no la ve hasta que ella tiene 25 años?

    ¿Podria meter a su mujer a la carcel por haberle privado de la infancia de su hija?

    Evidentemente no.

    Los hijos e hijas son solo obligaciones para los hombres y para las mujeres en mas casos de los qu quisieramos motivo de pensiones, herencia, y seguros de vida y objetos de un frio …..cálculo.

    Hijos e hijas no deseados pero objeto de negocio han sido una de las consecuencias de la dictadura feminista.

    A todos nos viene a la cabeza el caso del tenista Boris Becker.

    • Aunque lo que describes sobre las sociedades esclavistas es muy interesante, si entras en discusión con otro comentarista sí te pediré que respaldes el dato con fuentes porque no siempre es conocimiento común para todos los participantes. Saludos.

    • Sé que antes has dicho que esta cuestión del aborto era para Isidro pero por si acaso voy a clarificar que en cuanto a responsabilidad de la madre me he referido exclusivamente al neonaticidio, pues el aborto puede ser o no asesinato dependiendo de a quién le preguntes, y en el pasado apunté a que el suicidio de mujeres era mayor que el de hombres en China por la política del hijo único y lo que ésta conlleva.

      https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/12/05/el-suicidio-masculino-y-la-falta-de-compasion/

      En el caso de los neonaticidios vuelvo a reafirmar que la madre es la principal responsable de lejos. Y su impacto no puede ser fácilmente descartado. Cito sobre China:

      In the late nineteenth century, a missionary questioned 40 women aged fifty or above. Together they had given birth to 183 sons and 175 daughters, but while 126 of the sons survived to age ten only 53 of the daughters did so. The women admitted to killing 78 of their female children.

      https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3830941/

      Sería interesante contrastar estos números con los de homicidios, porque como digo, quizá nos llevaríamos una sorpresa. El problema, como siempre, es que no hay estadísticas.

      En el caso de los abortos necesitaríamos datos para ver que proporción hay de forzados y de voluntarios por parte de la madre.

  30. Anónimo dijo:

    Sobre el tema de la esclavitud mas reciente, no la de los romanos ni griegos, ni mesopotamicos yo puedo aportar algunos datos:

    Aunque no existe unanimidad de opiniones sobre las cifras de la esclavitud en Época moderna, se han propuesto como cierta las siguientes cifras:

    60 millones de secuestrados

    De ellos 24 millones fueron a parar a América, 12 millones a Asia y 7 millones a Europa,

    Se calcula que los 17 millones restantes fallecerían en las travesías.

    Sin embargo el historiador britanico británico Eric Hobsbawn aporta las cifras siguientes sobre los esclavos africanos secuestrados y trasladados a America:

    Alrededor de un millon en el siglo XVI, 3 milllones en el XVII y 7 en el XVIII. La cifra del XIX probablemente fuera todavia …mayor.

    Aunque la mayoria de los calculos SE LIMITAN a mostrar los que llegaron el investigador Enrique Peregalli calcula que habría que añadir un 25 % de muertos durante las capturas y otro 25 % durante el viaje por el Atlántico

    Evidentemente en las CAPTURAS al ser los varones los guerreros que mas violentamente se opondrian a la esclavitud el porcentaje de los asesinados seria CASI EXCLUSIVO de varones.

    Se sabe que durante el siglo XIX solamente desde Nigeria fueron exportados mas de un MILLON.

    Como ya se ha comentado en este blog fueron varias mujeres reinas las poseedoras de un gran numero de esclavos, entre ellas la reina Isabel I de España que fue motivo de la guerra carlista cuyo resultado dio lugar a que reinara en España una….mujer.

    Aunque es cierto lo que Antonio Vidal Ortega recoge en la “ LA DESMEMORIA IMPUESTA A LOS HOMBRES QUE TRAJERON. CARTAGENA DE INDIAS EN EL SIGLO XVI Y XVII. UN DEPÓSITO DE ESCLAVOS” es cierto que la mayoria de los esclavos eran …varones.

    “Duarte de León, mediano comerciante de la ciudad de origen portugués, dejó a la mujer de su hijo difunto Antonia Ferrera, que iba a contraer nuevas nupcias con el comerciante Diego Rodríguez, además de un considerable capital en censos, reales de plata, joyas, vestidos, ajuar y otras cosas, doce esclavos, entre ellos ocho mujeres que desempeñaban actividades como cocineras, costureras, lavanderas y bolilleras, un mulato adolescente, hijo de uno de ellas y cuatro niños pequeños con la obligación de servir en el servicio de su ama. Todavía más llamativo fue el caso de doña María de Barros, que en su testamento ordenó dejar al convento de Santa Teresa entre otros bienes, diecinueve esclavos, entre ellos canteros y albañiles, y varias mujeres al servicio de la institución”

    Observerse como las señoras europeas o criollas blancas disponian de esclavas que les hacian las labores de….hogar.

    En otro estudio titulado “La esclavitud en Hispanoamerica” de Rolando Mellafe podemos encontrar esta frase:

    “Los esclavos varones eran dedicados a los trabajos más rudos, y percibían como única retribución la comida y algunos trajes viejos de los patrones”

    Tambien se puede consultar la obra de Rina Caceres: “Rutas de la Esclavitud en Africa y en America Latina” .

  31. Anónimo dijo:

    Otros datos importantes sobre la esclavitud los aporta D. Ramon de la Sagra en su estudio:Historia, Fisica, Politica y natural de la Isla de Cuba.

    El mismo autor tiene otro estudio titulado “Historia economico-politico y estadistica de la isla de cuba”

    Al estudiar la historia de la isla no tiene mas remedio que estudiar el fenomeno de la esclavitud y recoge literalmente esta aseveracion en los dos trabajos mencionados:

    “La grande introduccion de esclavos varones en las principales épocas del tráfico, la aplicacion que de ellos se ha hecho para las tareas del campo, y el descuido con que hasta hace pocos años se ha mirado en las fincas el aumento de las dotaciones por medio de la generacion, han producido la ENORME DESPROPORCION que se nota entre los varones y las hembras de esta clase en todos los distritos de grandes cultivos”.

    Evidentemente los esclavistas elegian sobre todo ….varones.

    Ese es un dato que pasa desapercibido porque aunque los que se secuestraban eran sobre todo varones la mortalidad y posterior natalidad tendia a igualar el genero de los descendientes

    Por eso tranquilamente podemos decir que la Historia de la esclavitud es sobre todo la Historia de la esclavitud del sexo masculino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s