Hombres como los de antes

Cuando una mujer sale en televisión criticando al feminismo y elogiando la masculinidad tradicional, muchos hombres asumen que está de su parte y tiene sus mejores intereses en mente. Lo cierto, sin embargo, es que a veces “el enemigo de mi enemigo es mi enemigo”. El tradicionalismo se opone al feminismo, pero lo único que pretende es explotar al hombre en beneficio de otros apelando a su masculinidad. En esta entrada analizaremos el discurso de una de estas mujeres tradicionalistas. El vídeo está inglés y pertenece a la televisión canadiense. Debido a su larga duración, en lugar de transcribirlo y traducirlo, discutiré las ideas generales que presenta.

El título del segmento es “¿Adónde han ido los hombres?”, que también llega a presentarse en la banda informativa como “¿Adónde han ido los hombres varoniles?”. A lo largo de la entrevista oiremos a Betsy Hart lamentarse de que muchas mujeres no encuentran “hombres buenos”. Las palabras exactas en ingles son “good men”. El adjetivo “good” puede traducirse como “bondadoso” o “de calidad”. En el contexto de la entrevista se está refierendo a “hombres de calidad” o lo que en español también se llama “un buen partido”.

Betsy Hart comienza quejándose del retrato de los hombres en la cultura popular y la publicidad: el hombre como un inútil que no sabe resolver muchas situaciones y necesita de su intelectualmente superior esposa (o al menos con más sentido común) para hacer las cosas bien. No hay nada de malo en esta queja si no fuera porque, como veremos, va a contradecirse más adelante. También es de notar que según ella, esto ha resultado en “hombres con 26 años jugando a Xbox en los sótanos de sus padres en lugar de crecer y formar familias”.

Detengámonos en esta declaración por un momento. El problema de que los hombres jóvenes estén en casa de sus padres jugando a Xbox, según ella, no tiene nada que ver con su situación personal (el que no puedan acceder a su propia vivienda, el que posiblemente estén perdiendo oportunidades laborales o educativas), el problema es que no están sirviendo a las mujeres como se espera de ellos: madurando y formando familias (una cosa llevaría a la otra en este discurso tradicionalista). Además, jugar o no a la Xbox no tiene nada que ver con la madurez. Es un hobby como muchos otros. Ahora bien, como es un hobby improductivo que se concentra en el placer del usuario, se presenta como inmaduro, pues un hombre debería tener aficiones que puedan servir para beneficiar a otros (con la excepción de algún hobbie tradicionalmente masculino como el deporte). Curiosamente los videojuegos ganaron aceptación social cuando las mujeres comenzaron a interesarse en ellos.

Después Hart afirma: “Estamos feminizando a los hombres en lugar de civilizarlos, que ha sido el papel histórico de la mujer, y ahora queremos que los hombres sean nuestras mejores amigas, lo cual es muy destructivo para la cultura y la familia”.

No. El papel histórico de la mujer no ha sido “civilizar” a los hombres, ha sido (en este contexto) educar a los hijos de ambos sexos, socializarlos y transmitirles la cultura del momento, incluyendo los roles de género. La “civilización” la hemos creado hombres y mujeres de todas las clases sociales. La palabra “civilizar” tiene una historia un tanto problemática, pues se utilizó para someter y a explotar a pueblos teóricamente bárbaros “por su propio bien”. El que civiliza es obviamente superior al salvaje. Por tanto, aunque Hart se queje de la imagen del varón en la cultura popular, con esta declaración confirma que su visión del mundo tampoco se aleja demasiado. La palabra “civilizar” adquiere aquí su peor significado, educar a “esos bárbaros” para que sirvan sus intereses, porque en el fondo es “por su propio bien”.

En la segunda parte de su declaración vemos, una vez más, que el problema de feminizar a los hombres no tiene nada que ver con las consecuencias que esto pueda tener para ellos mismos sino, de nuevo, para la cultura y la familia. Porque por supuesto la hombría ha de estar al servicio y beneficio de otros. Dicho esto, no veo problema con ningún tipo de masculindiad (más o menos femenina o masculina), siempre y cuando no haga daño a los demás y no trate de imponerse.

Hart prosigue diciendo que “[El rechazo de la masculinidad tradicional] tiene
implicaciones para la comunidad, las familias, los niños… muchas mujeres están
solteras… porque no pueden encontrar hombres de calidad con los que casarse”.

Una vez más, ¿falta alguien en estas implicaciones? Bingo. Las consecuencias del rechazo a la masculinidad tradicional son peligrosas por como afectan a los demás, no como afectan a los propios hombres. ¿Eso a quién le importa? Lo que realmente es relevante para Hart es que cumplan el papel de mulo de carga que les corresponde. Fíjense que una de las grandes preocupaciones es que muchas mujeres no encuentran hombres de calidad para casarse. Ésa es su obligación: servir a las mujeres.

Hart continúa protestando cuando afirma que si ahora se hundiera el Titanic sería un “sálvese quién pueda”, en lugar de los hombres sacrificándose para salvar a las mujeres. También explica que antes los varones podían canalizar su masculinidad de una forma positiva cuidando de las mujeres y los niños, proveyendo para la familia. La alternativa era canalizar esta masculinidad para el mal. Afirma que estos delincuentes han canalizado su masculinidad de una forma que es nociva para la sociedad y la cultura. Pero también le preocupa que hoy día muchos hombres no la están canalizando en absoluto.

Una vez más podemos comprobar que la hombría ha de beneficiar a otros. Nunca se dice que los supuestos beneficios de esta masculinidad tradicional puedan ser para ellos, porque no se inventó para eso, sino para proteger y proveer a mujeres y niños. Su discurso no ofrece un punto medio. Si no se canaliza para servir a otros, inevitablemente se utilizará para el mal. Porque está mal que el hombre mire por sí mismo (de ahí que el masculinismo no tenga buena prensa). El no canalizar la masculinidad en absoluto también le parece un problema: esa masculinidad debería estar utilizándose para servir a la sociedad, a otros.

Hart continúa diciendo que el 25% de los jóvenes (varones) en la segunda mitad de su veintena está viviendo con sus padres. Las mujeres están destacando en el mundo profesional pero cuando se dan la vuelta empiezan a preguntarse dónde están los hombres de calidad.

De nuevo comprobamos que el problema de esos jóvenes no tiene nada que ver con su propia felicidad, sino con la de aquellas mujeres profesionales que necesitan “un buen partido”. Digo yo que si estas mujeres han prosperado en el mundo profesional, no necesitan que nadie las mantenga. Podrían, como han hecho los hombres incontables veces, buscar a un compañero cuyo estatus sea inferior al suyo.

Y ahora llega lo mejor, Hart afirma que buena parte del problema es que hay tantas mujeres sexualmente disponibles que los hombres no tienen razones para casarse y formar una familia.

Una vez más, Hart confirma su visión de los hombres como bárbaros incivilizados. Según ella, los hombres sólo se casan porque se les ha prometido un agujero donde meter el rabo con regularidad. No es que los hombres tengan sentimientos, puedan amar a su pareja o querer formar una familia. ¡Por favor! Si los hombres tuvieran sentimientos sería muy duro mandarlos a todos esos trabajos desagradables y peligrosos en los que ellos son mayoría, o a la guerra, etc.

Para terminar la entrevista, Hart sentencia que aunque el feminismo ha hecho cosas buenas, también ha dejado a muchas mujeres en sus 40 preguntándose “dónde han ido los hombres de calidad”.

Una vez más, hay que tener cuidado con esto. Criticar al feminismo no va hacer que me gane su simpatía. Cierto, el feminismo ha tildado al hombre de privilegiado y opresor para o bien demonizarlo y culparle de los males que sufre su género, o bien para fomentar en él un sentimiento de culpa con el que intentar ponerlo a su servicio. Pero el tradicionalismo no es la solución, sino la explotación del varón por excelencia. No hay por qué escoger entre uno y otro. El masculinismo ha llegado para liberarnos de ambos.

Esta entrada fue publicada en Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género, Tradicionalismo. Guarda el enlace permanente.

15 respuestas a Hombres como los de antes

  1. Kuxille dijo:

    Estoy de acuerdo contigo , en cuanto la crítica al tradicionalismo.

    Kuxille

  2. Gracias. Desafortunadamente, todavía hay muchos hombres que aplauden este tipo de discurso, aunque vaya contra sus intereses.

  3. Enrique dijo:

    Voy a dejar a un lado el feminismo en esta entrada y me voy a sumar simplemente a tu crítica al tradicionalismo diciéndote: estoy, por esa parte, totalmente de acuerdo.

    Y añado: además de sexista, está siendo adultocentrista. No tiene en cuenta que la sociedad actual no permite ni al varón ni a la mujer independizarse en condiciones. A veces hay que quedarse jugando a la X-Box (no sé qué hay de malo en eso; perfectamente puedo trabajar y decidir gastar mi tiempo libre jugando con ella; aunque claro, como se trata de jóvenes, da por sentado que no trabajamos, sino que solo nos dedicamos a eso) porque resulta que si eres joven no te quieren en muchos puestos de trabajo porque se ha dado una mala imagen de la juventud, poniéndonos a todos y todas como gente irresponsable, drogadicta, alocada, etc.

    Por otro lado, en muchos puestos de trabajo piden un siglo de experiencia laboral, y si no tienes, no puedes trabajar; y si no trabajas, no hay experiencia… Y así la pescadilla que se muerde la cola.

    Así pues, antes de criticar, que den más oportunidades. Que además, dando tan mala imagen, lo único que hacen es empeorarlo.

    Saludos.

  4. Lo peor es que no está sola. Aquí hay un artículo de Kay S. Hymowitz que viene a quejarse de más o menos lo mismo.

    http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704409004576146321725889448.html

    • Magi dijo:

      Aparte de que además no creo que sea verdad que los hombres de antes eran especialmente diferentes o más buenos . Los hombres de antes, al igual que los de ahora no serían iguales entre si.

      Antes no existían los videojuegos o la pornografía, pero existían las tabernas y el alcohol, los burdeles.. que tenían mucho éxito .

      Me parece que el discurso que tienen es puro clasismo , lo que de verdad les preocupa es que pueda haber más mujeres de clase media alta que hombres.

      Para estas personas un hombre bueno es un hombre de clase media alta con formación universitaria, que luego sea realmente bueno o no les da igual .

  5. Magi dijo:

    Está interesante el artículo . Pero cuando dices que el tradicionalismo es el sistema de explotación del varón para explotarlo en beneficio de otros y convertirlo en mulo de carga, no estoy de acuerdo con que sea solo del varón, no hay más que ver como la mujer también hace de mula de carga literalmente en los países pobres, que son los más tradicionales , llevando cargas pesadas encima de la cabeza y a la espalda. Además de eso a la mujer se le sumaba la carga reproductiva, estando embarazada y pariendo continuamente (de no haber sido así no habría en la tierra más de 7.000 millones de humanos ).

    Luego dices el masculinismo ha llegado para liberarnos de ambos. ¿a qué te refieres ? si es la discriminación institucional, como el servicio militar obligatorio, del que estoy en contra , etc..lo entiendo y estoy de acuerdo.

    Pero en este artículo me parecía que te referías al rol que puede tener el hombre en la pareja y en la familia, como proveedor -protector. Entonces que yo sepa de eso el hombre ya está liberado, Nadie obliga al hombre a casarse , a tener hijos o una relación seria , si tiene los recursos un hombre puede pasarse todos los días jugando a la consola, que nadie se lo va a impedir .

    Pero si lo que estás diciendo es que las mujeres tienen que querer a un hombre que no quiere hacer el rol de proveedor y protector, eso ya es otro asunto . las mujeres querrán a quien quieran y a quien les guste, cada una tendrá sus propios gustos . Y si a una mujer le gusta el hombre proveedor y protector, el hecho de que eso sea parte de un sistema anticuado de género no lo va a cambiar .

    Es como si a un hombre le gustan las mujeres rubias y blancas y le dicen que no, que eso está mal, porque ha existido un sistema racista que esclavizaba a las mujeres negras y las consideraba inferiores, pues incluso aunque este hombre luche contra el racismo , no por eso va a querer a la mujer negra como pareja .

    Entonces creo que la verdadera liberación para los hombres en el aspecto sentimental es ir con la verdad por delante , si no quieren ser proveedores, o no quieren ser protectores, o ambas cosas, o si no quieren esforzarse, o yo que sé…. Lo mejor según mi opinión es que se atrevan a decirlo , lo que están dispuestos a hacer por su pareja y lo que no, pero para eso hay que perder el miedo al rechazo, y creo que eso suele ser un problema para muchos hombres. Les da pánico ser rechazados, cuando el rechazo es algo normal, casi todas las personas son rechazadas alguna vez por alguien, sentimentalmente o no .

    Entonces creo que la liberación comenzará por perder el miedo al rechazo y describirse tal cuál es . Nunca se sabe, el rechazo nunca está asegurado , y si el rechazo ocurriese , no es el fin del mundo, la vida continúa igual , si, es bastante doloroso , pero mejor eso a resignarse a llevar una vida que no gusta, llena de carencias.

    • Magi,

      Cuando hablamos del hombre como mulo carga no nadie dice que la mujer no tenga sus propios retos, lo que ocurre es que por una parte no es el tema de la bitácora, y por otro la ley deja claro en muchos casos que el hombre después del divorcio debe seguir cumpliendo con su papel de proveedor cuando ya la mujer no está obligada a realizar labores domésticas para él.

      Sobre el masculinismo, hay que diferenciar entre las ataduras legales (como la anteriormente mencionada) y las ataduras sociales/culturales. Si crees que estas últimas no son importantes, estás en tu derecho pero ahí espero que le hagas la misma crítica al feminismo: la ley no obliga a las mujeres a hacer la mayoría de las tareas domésticas, ser las principales cuidadoras o luchar por alcanzar ciertos modelos de belleza. Lo que el feminismo “de género” ha hecho ha sido decirle a la mujer que no tiene por qué cumplir con el contrato sexual que siempre ha tenido (y que puede persistir independientemente de la ley), y está siendo bastante exitoso. El caso es que nadie le ha dicho a los hombres que también debe poder romper el suyo sin ser socialmente penalizado, como se pretende hacer con la mujer, y que no está solo, que somos muchos los que ya pensamos así. Que su masculinidad ya no debe depender de fuentes de confirmación externas como en el pasado. El masculinismo hace esto, aunque desde luego no es en lo único que se enfoca como puede verse en esta bitácora.

      Cito: “Pero si lo que estás diciendo es que las mujeres tienen que querer a un hombre que no quiere hacer el rol de proveedor y protector, eso ya es otro asunto.”

      No, en ningún caso pretendo decirle a nadie (hombre o mujer) lo que le tiene que gustar. Eso es una cuestión personal de cada uno.

      Sobre el rechazo, recordemos que la expectativa es que el hombre sea el iniciador del cortejo. Hay mujeres que lo inician, pero no se considera que sean quienes deben hacerlo. En ese aspecto, de nuevo, no le diré a nadie cómo llevar su vida, pero sí diré debe tener la opción de romper o ignorar las reglas sin que su masculinidad sea cuestionada.

      • Magi dijo:

        “Sobre el rechazo, recordemos que la expectativa es que el hombre sea el iniciador del cortejo. Hay mujeres que lo inician, pero no se considera que sean quienes deben hacerlo ”

        No son tan pocas las mujeres que inician el cortejo, creo. Pero si a un hombre le gusta una mujer y no inicia el cortejo, probablemente es porque tiene miedo al rechazo, algo que también le puede ocurrir a una mujer, claro.

        Yo no puedo hablar por las mujeres, porque cada una es diferente , a mi siempre que un hombre me ha pedido una relación reconozco que si, que me gustó que lo hicieran, me sentí halagada, pero claro, el problema es que no me gustaban ellos, como pareja, y lo pensé, pensé si eran adecuados o no y decidí que no lo eran para mi . Intenté rechazarlos con cierta delicadeza porque mi intención no era hacer daño, sino hacerles ver que no podía ser , y es mucho mejor decir las cosas como son, así podrán encontrar otra mujer que si que vea en ellos a su pareja.

        Lo que ellos tendrían en su mente yo no lo puedo saber, pero a mi me pareció que no hubo ningún tipo de mal rollo y que todo continuó igual .

        A mi si me gustó poder saber que estaban interesados en mi y creo que también fue muy bueno salir de dudas para ellos también .

        Entiendo que hay mujeres que rechazan de un modo muy grosero y quizás por eso hay tantos hombres que le tienen hasta pánico al rechazo, lo verán como que van a hacerles mucho daño , o hacerles sentir que no tienen ningún valor…

        En cambio yo lo veo más como un salir de dudas

  6. Magi dijo:

    “En ese aspecto, de nuevo, no le diré a nadie cómo llevar su vida, pero sí diré debe tener la opción de romper o ignorar las reglas sin que su masculinidad sea cuestionada ”

    Eso me suena mucho al tradicionalismo que dices rechazar , ¿no debería al hombre “moderno ” bastarle con considerarse humano, persona, sin más? ¿por qué iba a importarle qué los demás cuestionen su masculinidad ?

    • Hay una diferencia entre que el hombre deba tener la opción de ignorar las reglas y de que efectivamente pueda hacerlo. Eso lo ha entendido el feminismo y por eso siempre tenemos tanta campaña para que se disculpen las actitudes no tradicionales de las mujeres, y de hecho acusando de machista a quien no lo respete (lo ultimo es el movimiento de las “malas madres”). Como dije, el hombre debería tener la opción de que se le disculpe no mantener actitudes tradicionales (no tiene que gustarle a la gente, sólo respetarlo) pero en esa dirección no hay mucho movimiento. Y las “nuevas masculinidades” básicamente le dicen al hombre que sólo hacen falta cambios internos.

      En resumen: a un hombre debe importarle que los demás cuestionen su masculinidad porque puede tener consecuencias muy reales como aislamiento social, denegación de trabajo o ascensos laborales, etc.

      • Magi dijo:

        Estoy de acuerdo con lo primero .

        Pero se supone que el rol tradicional de los hombres era proveer / proteger a las mujeres y niños, según te he entendido . Entonces la mujer del hombre que no quiere hacer esto lo puede cuestionar o no , pero ¿qué tiene que ver ese rol con no conseguir empleo o ascensos o con ser excluidos socialmente ?

        Que yo sepa los hombres solteros no tienen problemas para conseguir empleo o tener vida social, y no están cumpliendo con su rol tradicional.

      • No es sólo cuestión de roles, sino también de actitudes. Por ejemplo la baja por paternidad es muy corta, pero muchos hombres que la han pedido han sido vistos como “caraduras” o “vagos” y han perdido su trabajo como consecuencia.

        http://www.20minutos.es/noticia/341700/0/despidos/paternidad/valladolid/
        http://elpais.com/diario/2006/11/06/ultima/1162767601_850215.html

        Claro está que también despiden a mujeres que toman el permiso de maternidad, mucho más largo, pero no se pone en duda el tiempo que toma es para criar a su hijo.

      • Magi dijo:

        “Hay una diferencia entre que el hombre deba tener la opción de ignorar las reglas y de que efectivamente pueda hacerlo. Eso lo ha entendido el feminismo y por eso siempre tenemos tanta campaña para que se disculpen las actitudes no tradicionales de las mujeres, y de hecho acusando de machista a quien no lo respete”

        Ahora que lo pienso, creo que no es verdad que el feminismo de dedique a dar opciones a las mujeres . No es que disculpe las actitudes tradicionales de las mujeres (las de la clase acomodada para mi, no de las mujeres, pero bueno…) es que considera que deben desaparecer .

        Por ejemplo Simone de Beauvoir, figura muy importante para el feminismo llegó a decir que no había que autorizar a las mujeres a quedarse en casa con los niños.

        Aquí te paso este artículo reivindicando el feminismo y culpando a las mujeres que no hacen lo que ellas quieren que hagan :

        http://www.elmundo.es/papel/firmas/2016/05/08/572c6150ca474115468b456f.html

        En este blog recuerdo haber leído a una comentarista feminista, se llamaba mamisepa o algo así, que más de lo mismo. Esta todavía iba a más, no se conformaba con decirle a las mujeres lo que tienen que hacer, sino que venía a decirles a los hombres lo que tiene que gustarles , según ella lo que tiene que gustarles a los hombres es una mujer que trabaje, pero no que trabaje en un supermercado, no, no, que tenga aspiraciones profesionales .

        Luego tenías otro comentarista feminista que te reprochó que el masculinismo era malo porque las mujeres se quedarían en casa, tú le desmentiste , pero creo que él dejó claro que es lo que las mujeres debían o no debían hacer.

        No todos los feministas pensarán igual, pero esa es la corriente mayoritaria del feminismo, así que opciones y disculpas pocas, le están diciendo a las mujeres como deben de ser y a los hombres como deben de ser sus mujeres.

        Tú ya has dejado claro que lo que defiendes es que los hombres puedan elegir el papel que más les guste o con el que se sientan más recompensados y yo pienso igual que tú.

      • Es cierto que hay una rama del feminismo que busca la eliminación más que la opción, y no sé si es la más influente, pero desde luego está ahí.

  7. Magi dijo:

    “No es sólo cuestión de roles, sino también de actitudes. Por ejemplo la baja por paternidad es muy corta, pero muchos hombres que la han pedido han sido vistos como “caraduras” o “vagos” y han perdido su trabajo como consecuencia”

    Defender ese tema se considera de la masculinidad moderna y sin embargo es algo muy tradicional (aunque dependiendo de donde se sea , claro ).

    No sé si has oído hablar de la Covada, Estrabón ya habló de ella hace 2000 años, él y otros autores, pero yo antes de leer a estos autores conocía la costumbre de oídas porque en mi provincia se sabía que esta costumbre se practicó en pueblos remotos hasta bien entrado el siglo XX.

    http://es.antiquitatem.com/covada-matriarcado-ginecocracia-apolonio

    https://es.wikipedia.org/wiki/Covada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s