¿Por qué las mujeres no se rebelaron?

La mujer y el esclavo

En conversaciones mantenidas con feministas, he escuchado numerosas veces que a lo largo de la Historia, las mujeres han sido tratadas prácticamente como esclavas. Para probarlo se ha aducido al estatus legal que en muchas culturas permitía al marido castigar físicamente a su mujer, la venta de niñas con fines matrimoniales o de servidumbre, el infanticidio femenino, la quema de brujas, etc.

El problema es que cuando se enumeran estas injusticias históricas, lo que suele señalar el feminismo es que la victimización masculina no era comparable a la feminina. Todavía se vendían niños varones, se les mataba al nacer e incluso hubo brujos que murieron en la hoguera, pero no en la misma proporción. Lo que generalmente se ignora es que el sufrimiento masculino no provenía de las mismas fuentes, sino de otras particularmente masculinas como por ejemplo los reclutamientos forzosos para la guerra.

En otra ocasión explicaremos cuáles fueron los problemas específicos que oprimieron al varón. Pero hoy nos centraremos en la pregunta que planteo en el artículo. Si las mujeres fueron tratadas como esclavos, ¿por qué nunca se rebelaron?

Imagino que alguien dirá que sí se rebelaron. Y esa rebelión fue el feminismo. Sin embargo, el feminismo es un movimiento ideológico que se inició en Occidente en el siglo XVIII. No fue una rebelión armada, como en el caso de los esclavos, ni ha ocurrido en ninguna otra parte del mundo ni a lo largo de la extensa historia humana. Desde Espartaco hasta Nat Turner, la Historia nos muestra en un sinfín de ocasiones cómo los esclavos han realizado insurrecciones armadas contra sus opresores en diferentes lugares y épocas. De modo que replantearé la pregunta: ¿por qué nunca hubo una rebelión armada de mujeres?

A continuación comentaré las razones que he escuchado y por qué no me parecen convincentes.

1. Las mujeres no tenían el mismo acceso a las armas que los hombres

La rebelión de Espartaco la iniciaron esclavos con utensilios de cocina, y le dio un gran dolor de cabeza a la mayor potencia militar de su tiempo. Estos utensilios, y muchos otros, han estado al alcance de las mujeres a lo largo de la Historia.

2. Las mujeres no son tan beligerantes como los hombres (ésta suelo oírla de los tradicionalistas)

Las mujeres se han unido a luchar con los hombres en numerosas revueltas y revoluciones que podríamos definir como “de clase”. Pero nunca empuñaron las mismas armas por motivos “de género”. Incluso en el mundo islámico, las terroristas suicidas, cuando se hacen con los explosivos no se vuelan en pedazos para matar a sus familiares varones, sino a los enemigos.

3. Las mujeres no lucharían sabiendo que se encontraban en una posición de inferioridad y que perderían

Como dijimos antes, las mujeres se han unido a muchas rebeliones y revueltas, algunas de ellas causas perdidas. Para muchos esclavos morir combatiendo era mejor que vivir sin libertad, y por ello en ocasiones lucharon aunque sus posibilidades de obtener la victoria no fueran muy elevadas.

4. Las mujeres no se rebelaron porque les tenían lavado el cerebro

Las clases dominantes siempre han intentado “lavar el cerebro” a las clases oprimidas para justificar su opresión, pero cuando el yugo es pesado, la rebelión es inevitable. Me remito, de nuevo, a todas las revueltas de clase que ha habido.

5. Las mujeres nunca han tenido una buena oportunidad

¿No? Remitámonos a la Guerra de la Triple Alianza, que terminó con el exterminio de más del 90% de la población masculina del Paraguay. Habría sido el momento ideal para instaurar una ginocracia. Pero ni siquiera hubo un intento por parte de las mujeres.

6. Las mujeres no se rebelaron porque ello supondría matar a varones de su familia

Pensaba que los principales opresores de las mujeres eran sus propios familiares. En China existían las llamadas “tres obediencias”. Cuando la mujer es joven obedece a su padre, cuando se casa, a su marido, y cuando enviuda, a su hijo. Esto por supuesto en la teoría. No faltan ejemplos de mujeres maltratadas que han terminado asesinando a sus maridos. Si (como se piensa) el maltrato en el pasado era más prevalente, ¿por qué nunca hubo una acción colectiva, como sí ocurría entre los esclavos hacia sus dueños?

La razón

Las mujeres no se rebelaron porque si bien padecieron injusticias, nunca las percibieron como mayores que las sufridas por sus compañeros varones (guerra, muertes ocupacionales, etc.). Esta percepción está basada en una realidad que tiende a pasar desapercibida para la mayoría de autores feministas que, al menos en la blogosfera, parecen estar más interesados en el victimismo que en las auténticas relaciones de género. En otra entrada analizaremos el llamado “poder informal” y las “instituciones invisibles” que a lo largo de la historia han hecho que el poder entre hombres y mujeres haya estado más equilibrado de lo que en principio podríamos haber llegado a pensar. Hasta entonces, pueden leer el artículo que lo explica: Formas femeninas de poder y el mito del dominio masculino: un modelo de interacción varón/mujer en las sociedades campesinas, por Susan Carol Rogers (en inglés).

La punta del iceberg

Mientras tanto les dejo con un solo ejemplo, de los muchos que existen, donde podemos observar este poder informal: las relaciones entre suegra y nuera, donde el varón suele recibir acusaciones por parte tanto de la madre como de la esposa de ser “un peón” de la otra, un pelele o un cobarde sin voluntad. Y muchas veces, así es. El mítico poder masculino se torna minúsculo en esta guerra femenina. Aquí les dejo con el blog Odio a Mi Suegra que cuenta con un amplio número de testimonios.

Esta entrada fue publicada en Feminismo, General. Guarda el enlace permanente.

48 respuestas a ¿Por qué las mujeres no se rebelaron?

  1. Enrique dijo:

    Discúlpame si no sueno muy bien en este comentario. De verdad, por motivos muy personales, no puedo con ciertos temas…

    Con perdón, Asterix, pero he de decirte que esta entrada me parece una auténtica vergüenza.

    Muchas sí han intentado rebelarse, pero con el miedo que tenían por la opresión, sus medios debían ser sutiles y basándose en el empleo de los medios que su posición y sus estereotipos les daban.

    Muchas mujeres siempre han intentado alzarse desde con el invento de la prostitución como un medio para alcanzar tanto estatus como un varón (pongamos como ejemplo a las prostitutas sagradas del Templo de Babilonia) hasta con la idealización de mecanismos sutiles y ocultos que tan solo ellas conocían; por ejemplo, el invento de un modelo nuevo de escritura en China que solo las mujeres conocían, el traspaso de conocimientos anticonceptivos por parte de “las brujas” o la cooperación en actividades y roles “masculinos” (por un lado, se dice que no fue Lavoisier el padre de la Química, sino su mujer, solo que ella no podía mostrarse por ser mujer; por el otro, no olvidemos a mujeres como Juana de Arco).

    Lo que ocurre es que también muchos casos de alzamiento femenino han sido mostrados como ejemplo de lo que les ocurrirá a las mujeres. Y si ya de por sí te muestran e inculcan el miedo y cuando te mueves ves las malas consecuencias, te paralizas. Véase, por ejemplo, a Hypatia de Alejandría, quien no se subordinó y acabó asesinada de una forma bastante atroz.

    Pero bueno, imagino que por tu regla de tres, me dirás que las mujeres maltratadas que no denuncian, lo hacen porque “saben” que su compañero se encuentra en peor posición y que es mucho mejor ser una ama de casa maltratada que un maltratador que trabaja en la construcción. ¿Cierto? No puede ser que tenga miedo a perder la vida, ni miedo a que maten a sus hijos o hijas, ni miedo a acabar en la calle sin econtrar trabajo porque nunca pudo estudiar ni adquirir experiencia laboral al quedarse en casa, ni porque le hayan enseñado, como dicta el Catolicismo, que el verdadero amor lo perdona todo, ni porque haya aprendido que “una verdadera mujer sirve y aguanta a su marido hasta el final”, ni porque le hayan mostrado el estúpido cuento de “La bella y la bestia”, que dice que el amor todo lo cura y con amor él cambiara, etcétera, etcétera.

    No, no, ¡claro! Las mujeres maltratadas se quedan ahí de brazos cruzados para no tener que acabar alistándose en el ejército o para no tener que aprender fontanería. ¿No?

    ¿Y qué más? ¿Los niños y las niñas que padecen malos tratos y no denuncian, lo hacen solo porque saben que su padre y su madre están en peores condiciones al tener que trabajar para darles un bocadillo?

    El caso es siempre la misma historia: “si alguien te jode, es por tu culpa, por no moverte; y si no te mueves, no te quejes, que no estarás tan mal”.

    Ahora va a resutlar que las mujeres no se rebelaron porque estaban en mejores posiciones, que la gente que está en paro en realidad no busca trabajo sino que prefieren estar en casa tocándose las narices mientras el resto trabaja para darles el subsidio (eso dice el Gobierno que tenemos ahora en España) y que las mujeres violadas se dejan violar porque les da morbo y gustillo que un hombre extraño les meta el pene hasta el fondo (al menos, eso dicen en ciertos países islámicos: que las mujeres violadas lo han sido porque se dejan, porque les gusta y se sienten mejor).

    Hay que joderse…

    Por cierto, no ha habido a lo largo de la historia un movimiento que les inculcase a los esclavos que estaban en buena posición, ni se les había intentado lavar el cerebro. Estaban ahí porque habían sido apresados y se ejercía poder contra ellos, nada más. La mayoría de las mujeres creían, sin embargo, que ese era su lugar.

    Y los intento de lavado de las clases más desfavorecidas surgieron a raíz de la escuela pública, pero para entonces ya era demasiado tarde porque ya habían tomado previamente conciencia y se habían empezado a rebelar.

    Eso es algo que ha empezado a funcionar ahora. Fíjate cómo nos tienen de mal los políticos y todo el mundo va con la misma tontería de “la violencia es mala. Vamos a salir con pancartas y dejar que la policía nos dé golpes”.

    ¡Uy, sí! ¡No vayamos a defendernos!, ¿eh?

    Está claro que no has debido muy mala vida. Yo, sí. Y sé por qué una persona puede perfectamente no rebelarse. Y los motivos van desde que te hacen creer que tu posición realmente es buena y que las cosas son así y están bien, hasta el miedo a las consecuencias si te mueves.

    Te dejo una entrada que escribí hace tiempo que quizá pueda serte útil para entender algo:

    http://educacion-enrique.blogspot.com.es/2012/10/hay-tanto-chicos-como-chicas-que.html

    Saludos y lo siento si acaso me he pasado en el tono o algo, pero de verdad que tengo un motivo bastante personal para que estos temas me revienten por dentro.

  2. @Enrique

    Hemos de tener en cuenta que estoy hablando de grupos (en este caso de género) y sus circunstancias. Tú estás tomando las circunstancias más extremas de algunos miembros (el maltrato doméstico) y generalizándolas a todo el grupo para presentar tu argumento.

    El problema del feminismo es que asume que, porque hubiera códigos que permitían el castigo físico por parte de los maridos a sus mujeres, esto ocurría todo el tiempo y con todas las mujeres. Y que los hombres lo utilizaban para conseguir cualquier cosa que necesitaran de ellas. Si bien esta legislación es detestable, no se trataba una “carta blanca” para que el hombre maltratara a su antojo. Se trataba como una extensión de la ley para que el Estado (que no tenía tantos recursos) se encargara de un grupo (los hombres), y éstos a su vez se encargaran de sus esposas. Y de igual manera que los hombres recibían castigos físicos por parte del Estado (el señor o la autoridad que fuera) si rompían la ley o no actuaban como se esperaba de ellos (que en muchos casos venía a ser lo mismo), igual ocurría con las mujeres, pero con el marido asumiendo el papel del Estado. De hecho en muchos códigos como el británico, el esposo era responsable de los delitos de su esposa y sobre él recaían los castigos.

    Ahora bien, si el esposo pasaba de ser el “representante de la ley y la moral” en su familia y caía en el maltrato puro y duro por capricho, las mujeres tenían recursos para defenderse. Principalmente apelando a la iglesia local, y no faltaban casos en los que las mujeres ganaban y se separaban legalmente del esposo (el divorcio no solía ser una posibilidad para el hombre o la mujer en las sociedades católicas).

    Este tipo de vigilancia legal de unas personas hacia otras existía también en otros ámbitos. Por ejemplo en el Japón Tokugawa los vecinos eran responsables de vigilarse unos a otros. Y si una familia cometía un delito, los vecinos podían ser ejecutados junto a ellos. Si bien en este caso la relación es recíproca, algo que no existía entre el hombre y la mujer, valga para que veamos la mentalidad de los sistemas legales antiguos para ahorrar recursos.

    Dices: “Pero bueno, imagino que por tu regla de tres, me dirás que las mujeres maltratadas que no denuncian, lo hacen porque “saben” que su compañero se encuentra en peor posición y que es mucho mejor ser una ama de casa maltratada que un maltratador que trabaja en la construcción. ¿Cierto? No puede ser que tenga miedo a perder la vida, ni miedo a que maten a sus hijos o hijas, ni miedo a acabar en la calle sin econtrar trabajo porque nunca pudo estudiar ni adquirir experiencia laboral al quedarse en casa, ni porque le hayan enseñado, como dicta el Catolicismo, que el verdadero amor lo perdona todo, ni porque haya aprendido que “una verdadera mujer sirve y aguanta a su marido hasta el final”, ni porque le hayan mostrado el estúpido cuento de “La bella y la bestia”, que dice que el amor todo lo cura y con amor él cambiara, etcétera, etcétera.”

    Justamente dije en el artículo que las mujeres maltratadas, a título particular sí se han rebelado, incluso matando a sus maridos. Lo que pregunto es por qué si esto puede pasar a nivel individual, nunca ha pasado con las mujeres como grupo. Si fuera el lavado de cerebro o el miedo, estos asesinatos en defensa propia tampoco habrían ocurrido a nivel individual. Y sin embargo sí ocurrieron, pero nunca en forma de grupo. ¿Por qué?

    Aquí es donde vengo a cuestionar la narrativa feminista en la que se asume que toda mujer en la era pre-democrática era automáticamente una mujer maltratada. Como si todos los hombres, porque hubiera un código que les permitiera el castigo físico, iban a hacer uso de ello. No todos los hombres, ni siquiera la mayoría, son unos malvados que maltratan en cuanto tienen un pretexto legal (pero con esta visión misándrica nadie tiene problemas). Si eso hubiera sido así, estoy seguro de que las mujeres se habrían rebelado como grupo. Porque ni son tontas ni débiles. Cuando se eliminó el 90% de la población masculina en Paraguay habrían tomado el poder, o al menos lo habrían intentado. El maltrato en el pasado era mayor que hoy, pero seguía siendo un fenómeno minoritario. De lo contrario la rebelión individual violenta de muchas mujeres habría evolucionado a una rebelión grupal violenta de mujeres.

    Esta mitificación del padre de familia malvado en el pasado ya fue abordada en “el mito del padre tiránico”, que algún día me animaré a traducir pero puede encontrarse aquí.
    http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/8744135.stm

    Pensar que toda mujer en el pasado era maltratada es como pensar que porque había leyes que obligaban al varón a ir a la guerra, la mayoría de los varones iban a la guerra varias veces a lo largo de su vida.

    Si admitimos que ser una mujer maltratada no era la norma, podemos entender por qué las mujeres se rebelaron por unas cosas y no por otras. Porque como digo, no pienso que las mujeres fueran estúpidas y se rebelaran por cuestiones de clase pero no por cuestiones de género. Es más probable, pues, que percibieran en ambos roles de género ventajas y desventajas que venían a ser similares.

    Echale un vistazo al tema del mitayo peruano, especialmente en tiempos de los españoles, que sólo podía ser varón, y verás a qué me refiero. Puedo dar un artículo más académico si lo prefieres, pero aquí hay un buen resumen de los abusos cometidos que, de nuevo, eran específicos para varones:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Mita_de_Potos%C3%AD

    Como es de esperar, los índigenas peruanos se rebelaron en múltiples ocasiones.

    Otras cosas.

    Dices. “Lo que ocurre es que también muchos casos de alzamiento femenino han sido mostrados como ejemplo de lo que les ocurrirá a las mujeres. Y si ya de por sí te muestran e inculcan el miedo y cuando te mueves ves las malas consecuencias, te paralizas. Véase, por ejemplo, a Hypatia de Alejandría, quien no se subordinó y acabó asesinada de una forma bastante atroz.”

    También se ha hecho ejemplo con la muerte de muchos esclavos y éstos han seguido rebelándose a lo largo de la Historia.

    Dices: “Por cierto, no ha habido a lo largo de la historia un movimiento que les inculcase a los esclavos que estaban en buena posición, ni se les había intentado lavar el cerebro. Estaban ahí porque habían sido apresados y se ejercía poder contra ellos, nada más. La mayoría de las mujeres creían, sin embargo, que ese era su lugar.”

    También había esclavos de segunda y tercera generación que no conocieron la captura y se rebelaron, como en Estados Unidos. Allí también se les lavaba el cerebro y se les decía que ése era su lugar. La justificación era que Dios había creado a Adán y Eva, que eran blancos, y que los negros y otras razas entraban dentro del reino de los animales a los que Dios había ordenado que el hombre (el blanco) dominara.

    Espero que aunque no estés de acuerdo, al menos con esta clarificación el artículo ya no te parezca una vergüenza.

  3. Enrique dijo:

    Asterix:

    Dices: “El problema del feminismo es que asume que, porque hubiera códigos que permitían el castigo físico por parte de los maridos a sus mujeres, esto ocurría todo el tiempo y con todas las mujeres”.

    Por favor, indícame qué feminismo dice eso. Lo que el feminismo dice es que los abusos contra las mujeres existieron (y no en casos aislados, sino de una forma más abierta) y que además esos abusos estaban tolerados porque había “que poner a las mujeres en su sitio” (vease, como ejemplo, la época franquista en España, durante la cual una mujer no podía denunciar ciertos maltratos y si abandonaba su hogar podía ser denunciada). Las mujeres eran menores de edad, y los menos de edad, para algunos autores eran “bestias a las que hay que domar”.

    Dices: “De hecho en muchos códigos como el británico, el esposo era responsable de los delitos de su esposa y sobre él recaían los castigos”.

    Sí, esto es cierto; pero también es cierto que sobre la mujer recaía una soble presión: la del marido que ejercía la ley sobre ella y la del propio Estado. En España, por ejemplo, las mujeres que conocieron la Ley Moyano de Educación, no solo estaban sujetas al marido por lo que la sociedad dictaba, sino que el propio Estado también infundaba leyes específicas sobre ellas; tal es el caso de la ley educativa mencionaba, que dividía el currículum a estudiar en función del sexo y colocando a las mujeres aquellas materias “propias de su sexo”.

    La Inquisición también perseguía a mujeres; Esparta promulgaba leyes para toda la ciudadanía; en Atenas una mujer no podía formar parte del Gobierno por ley; y el Imperio Romano hizo otro tanto de las suyas. Ergo, el hombre estaba presionado por el Estado; la mujer, por el Estado y el varón de turno.

    Dices: “Por ejemplo en el Japón Tokugawa los vecinos eran responsables de vigilarse unos a otros. Y si una familia cometía un delito, los vecinos podían ser ejecutados junto a ellos. Si bien en este caso la relación es recíproca, algo que no existía entre el hombre y la mujer, valga para que veamos la mentalidad de los sistemas legales antiguos para ahorrar recursos.

    Genial, pero… ¿qué posibilidad hay de que tu vecino o vecina le dé una reprimenda al marido que te maltrata si la sociedad dicta que el marido debe ponerte “en tu sitio”, como ya te he explicado que sucedía en la España franquista?

    Dices: “Justamente dije en el artículo que las mujeres maltratadas, a título particular sí se han rebelado, incluso matando a sus maridos. Lo que pregunto es por qué si esto puede pasar a nivel individual, nunca ha pasado con las mujeres como grupo. Si fuera el lavado de cerebro o el miedo, estos asesinatos en defensa propia tampoco habrían ocurrido a nivel individual. Y sin embargo sí ocurrieron, pero nunca en forma de grupo. ¿Por qué?”.

    Es muy simple. Eso es lo que mejor puedo explicarte. Y no por simple teoría, sino que, desgraciadamente, por pura experiencia. Digamos que hay dos mecanismos:

    1- Para explicarte el primero voy a ponerte en situación: Imagínate que eres un mamut. Como ya sabrás, eres grande, pesado, peludo y con unos colmillos enormes. Y tienes un rival que quiere comerte; éste es el tigre dientes de sable. A pesar de tu fuerza y de lo que impones, cuando los tigres dientes de sable te atacan… tú no te defiendes, sino que huyes. Y no es hasta que te ves acorralado cuando atacas.

    Digamos que el primer mecanismo se mueve así en las mujeres: quien le hace daño no es un varón cualquiera, sino un familiar (padre, hermano, hijo, esposo), y la han enseñado que su familia busca su bien, que cuando un varón la golpea trata de corregirla, de hacerla mejor mujer, de evitar que sea la oveja perdida. Bajo esa idea, ella primero se deja, se deja, se deja… y aguanta. Y además de esto, cuando la golpean piensa que ella es la mala, que no le están haciendo ningún daño, que si se queja es una rebelde histérica, que todo cuanto pasa es justamente para corregir su malicia. Pero llega un día que explotas. Como mecanismo de defensa dejas de creerte el cuento chino y, cual mamut acorralado, atacas.

    Las hay que se dan cuenta de esto antes; las hay que se dan cuenta más tarde (a veces, demasiado tarde); las hay que no se darán cuenta nunca. De ahí que se dé la rebeldía en casos particulares y no en masa.

    2- El segundo mecanismo es el aislamiento. Voy a ponerte de nuevo en situación: Ahora eres una mujer de un país islámico cualquiera, en donde estás obligada a llevar burka, en donde te han educado desde tu más tierna infancia para servir a tu marido y en donde no puedes salir a la calle sin un hombre acompañándote. Bajo esta circunstancia, respóndeme con sinceridad: ¿cuántas posibilidades tienes de formar un grupo con otras mujeres y rebelarte? Ninguna, a menos que a todas a la vez, en su casa, les dé el pronto de matar a sus maridos y luego salgan a reunirse. Pero para eso tienes que dar el primer paso y esperar que las demás lo hagan… ¿Y si resulta que le matas tú y las demás no se mueven? Porque tú estás aislada y no sabes qué piensan las demás. Es más, tal vez incluso crean que deben servir y tú estás loca. ¿Qué será de ti si te rebelas y al final no sirve de nada poque en lugar de concienciar solo mostrarás lo malas que son las mujeres y oprimirán más al resto?

    Las mujeres, Asterix, siempre han vivido más o menos aisladas. Si no lo era de forma física, lo era de forma psicológica. Un ejemplo de aislamiento físico lo observamos en los países islámicos, en el gineceo y en los hogares. Ejemplo de aislamiento psicológico, yéndome a otro tema para que lo comprendas mejor, lo encontramos en la gente homosexual. Si tú eras homosexual en la España del medievo… ¿se te ocurriría decirle a cualquiera que eres homosexual? No, porque sabes que podrían matarte. Tú desconoces quién es o no es homosexual y puedes correr el riesgo si abres la boca. Lo mismo le ocurría a las mujeres: podías abrir la boca para juntarte y rebelare y toparte con alguien con el cerebro lo suficientemente lavado como para que lo primero que se le ocurriese no fuese unirte a ti, sino delatarte.

    Y si se rebelaban antes por cuestiones de clase que de género se debe a que la clase incluye a varones y a mujeres. Y si hablaba una mujer, no era tenida en cuenta (recuerda que una mujer no podía ni ser testigo); pero si ya lo decía un varón, la cosa cambiaba.

    Dices: “También había esclavos de segunda y tercera generación que no conocieron la captura y se rebelaron, como en Estados Unidos. Allí también se les lavaba el cerebro y se les decía que ése era su lugar. La justificación era que Dios había creado a Adán y Eva, que eran blancos, y que los negros y otras razas entraban dentro del reino de los animales a los que Dios había ordenado que el hombre (el blanco) dominara”.

    A pesar de que el lavado de cerebro funcionó en algunos esclavos y algunas esclavas, lo cierto es que los padres y las madres de las primeras y segundas generaciones podrían hablar perfectamente a sus hijos e hijas de libertad y de cómo vivían antes mejor. Así pues, las ansias de rebelión podían darse perfectamente en las terceras y cuartas generaciones, del mismo modo que hoy día hay gente latinoamericana que mataría a población española como venganza por las conquistas. Los esclavos y las esclavas tenían Historia como mecanismo de defensa y rebelión.

    Las mujeres iban transmitiéndose la opresión de madre a hija generación tras generación sin un ápice de libertad en su historia; además de que en esto contribuían los hombres.

    También comentarte que este tema me parece bastante tramposo por parte de los masculinistas. Sé honesto: te quejas de que las mujeres no se hayan levantado en masa a matar hombres, pero lo cierto es que si lo hubiesen hecho hoy día te quejarías de un sistema hembrista y misándrico. Sólo fíjate que en blogs masculinistas no suele tardar en salir el tema “Valerie Solanas”, una mujer que promovió el hacer justamente de lo que te quejas que las mujeres no hicieron, y se la utiliza para mostrar que las feministas son todas unas locas histéricas, que las mujeres son todas malas y el odio hacia el varón que, según algunos masculinistas, impera en la sociedad.

    O sea, que si no se rebelaron, malo; pero si se hubiesen movido o si se mueven, también malo.

    Así pues, además de una falta de respeto hacia las personas que han sufrido acoso y no han sabido, podido, o simlemente querido rebelarse, me parece un tema bastante tramposo, en donde se diga lo que se diga, el caso es justificar la razón masculinista.

    Por último, decirte que si tan mal están los varones en general, y siguiendo tu lógica de alzamiento, los primeros en rebelarse en la Historia deberían habersido los hombres. Sin embargo, ni he visto masacres de mujeres a causa de la “opresión masculina”, sino por el simple hecho de ser mujeres, ni veo actualmente un gran colectivo de hombres pidiendo el permiso de paternidad, la píldora anticonceptiva masculina, compartir las tareas domésticas, etc, etc, etc.

    Y en eso, en tema de revolución, las mujeres llevan claramente la ventaja, pues ya han pasado más de 200 años desde Olimpia de Rouges.

    Solo siguiendo tu lógica, con esto último ya no tendrías la razón (a menos que me digas que la no-rebelión masculina sí está justificada pero la femenina no).

    Saludos.

  4. @Enrique

    Las mujeres no han estado tan aisladas como en el ejemplo que me muestras. En Europa, al menos en las clases bajas, no era raro que las mujeres se juntaran para hablar mientras lavaban y tendían la ropa. Las mujeres también se encontraban unas a otras fuera del hogar con bastante frecuencia, ya fuera para ir a por agua al pozo o para comprar en el mercado, al salir de la Iglesia, etc. Las monjas tenían entre ellas un contacto más bien íntimo, y no faltaban aquellas que habían entrado obligadas por su familia sin vocación alguna. Las sociedades conservadoras por lo general tienden además a separar los géneros para numerosas actividades, dando lugar a intenso contacto entre mujeres. El mundo islámico quizá fuera otra historia, pero incluso ahí había harenes donde en algunos casos podían convivir hasta 100 mujeres. En una región de China, como apuntaste, las mujeres desarrollaron su propio lenguaje. Digo yo que si estuvieran tan aisladas física y psicológicamente esto no habría sido posible. Sin embargo, este lenguaje no se utilizó para planear una revuelta armada.

    Dices: “Si tú eras homosexual en la España del medievo… ¿se te ocurriría decirle a cualquiera que eres homosexual? No, porque sabes que podrían matarte. Tú desconoces quién es o no es homosexual y puedes correr el riesgo si abres la boca.”

    Este caso es engañoso. Uno no puede ver a simple vista si otro es homosexual. El riesgo es mayor. Sin embargo, uno puede comprobar si la otra persona es mujer, generalmente con un vistazo. Los esclavos comenzaban a quejarse del dueño para ver si encontraban simpatía en otros esclavos, luego comenzaban a intensificarlas a ver si los otros les seguían el juego. Después a bromear con tomar venganza a ver si los otros seguían la broma. Luego a ponerlo más serio, etc. Es un largo proceso en el que uno puede analizar las simpatías de la causa y ver si la revuelta cuenta con apoyos, es factible, o no. Las mujeres podían haber comenzado a quejarse de sus maridos, y seguir una dinámica similar. No lo hicieron.

    Y claro, por supuesto, existe el riesgo de que si intentas una rebelión una de las otras mujeres te traicione. Pero esto ha pasado históricamente con muchas rebeliones (de esclavos y de no esclavos) y no por ello a la gente lo ha dejado de intentar. Como dije, cuando el 90% de la población masculina del Paraguay murió, el que una mujer traicionara la causa no sería relevante si se intentara una revuelta. Y ese también habría sido un momento histórico en el que las mujeres tuvieron un intenso contacto entre ellas. Sin embargo, ni siquiera lo intentaron. Dejaron que todo siguiera igual. Es curioso que luego los hijos y nietos de esta generación fueran enviados nuevamente a la muerte en la Guerra del Chaco contra Bolivia. Debe ser que después de todo no era tanto chollo ser hombre, salvo que se fuera rico o de la clase dominante.

    Lo de Tokugawa lo mencionaba sólo para remarcar que no era infrecuente que en el pasado se hiciera a unos grupos vigilar a otros, con la intención de que se vigilara el maltrato doméstico en particular.

    En cuanto a que los hombres no se rebelaron y comenzaron a matar mujeres a mansalva, es lógico. Las mujeres no eran la fuente de su opresión como género. Eran las clases dominantes, y contra ésas sí se rebelaron. Cuando los señores reclutaban a varones para ir a la guerra, a veces iban, pero a veces se sublevaban. También con el fenómeno de los trabajos forzados como la mita, que sólo afectaba a varones, estos también se rebelaron contra la autoridad (Tupac Amaru, etc.). De modo que los varones sí se rebelaron. Quizá no contra los roles de género (pues se percibían como la mejor forma de organizar la sociedad) pero sí contra los abusos causados por estos roles de género.

    Mi argumento, de nuevo, es que era muy duro tanto ser hombre como ser mujer en el pasado, y que por ellos las mujeres no se rebelaron. Adquirir el rol del varón no era liberador, salvo que pertenecieras a la clase dominante. Sería cambiar un tipo de opresión por otra que te obligaría a ir a la guerra, a morir en las minas o en una construcción para el señor, etc.
    Es por ello que la rebelión femenina llegó poco después de la masculina. Es decir, el feminismo apareció cuando el varón comenzó a alcanzar cotas de libertad poco conocidas hasta entonces con los regímenes democráticos. Era natural, pues, que las mujeres quisieran un estatus equiparable. Antes, por lo visto, ser igual que el hombre no era tan interesante (salvo en las clases altas), y por ello no hubo intentos de cambiar la situación.

    No creo que mi argumento sea tramposo primero porque nunca he utilizado a Valerie Solanas para atacar al feminismo (sí la he utilizado para decir que tanto en el feminismo como en el masculinismo hay extremos, pero nunca para desacreditar el movimiento). Luego que Solanas vivió en un momento histórico muy diferente del que estoy tratando aquí.

    Dicho todo esto, si has sufrido alguna experiencia de abuso o la has percibido de alguien cercano, como me ha parecido entender, lo lamento muchísimo. No es mi intención herir a nadie. Con mi pregunta de por qué las mujeres no se rebelaron, lo único que intento demostrar, simple y llanamente, es que en el pasado los roles de género oprimían de una manera equiparable a hombres y mujeres, y que por tanto rebelarse para adoptar el rol de los hombres no tenía mucho atractivo, salvo quizá en las clases dominantes o en los tiempos democráticos, y que por lo tanto es normal que las mujeres protestaran en ese momento histórico, pero no antes.

  5. Enrique dijo:

    Hola Asterix.

    No me olvido de ti y quiero responderte, pero estoy con la alergia por la primavera y me encuentro un poco mal; tengo dolor de pecho, me cuesta respirar y otras cosas… Así que ahora mismo no me encuentro con ganas. Hoy ya me han dado los medicamentos. Si en estos días estoy mejor, te escribo.

    Un saludo y perdona el retraso.

  6. Se agradece la nota. No te preocupes, la salud tiene prioridad. Espero que te recuperes pronto de las alergias.
    Cuando quiero escribir en un blog y no puedo, este dibujo siempre me ayuda a poner las cosas en perspectiva.

    alguien-esta-equivocado-en-internet

    ¡Saludos!

  7. Enrique dijo:

    Jaja. Gracias por la viñeta. Mola.🙂

    Bueno, ahora que me encuentro mejor (aunque no sé si es gracias a los medicamentos o a que he tenido la suerte de que ha venido una tormenta primaveral y las lluvias se han llevado el polen), te respondo.

    Dices: “Uno no puede ver a simple vista si otro es homosexual. El riesgo es mayor. Sin embargo, uno puede comprobar si la otra persona es mujer, generalmente con un vistazo”.

    Sí, pero una no podía saber si la mujer que tenía al lado estaría de acuerdo con una revolución o no. Por otro lado, están los ideales cristianos en Europa, más fuertemente inculcados en mujeres que en varones, que hablan de paz, amor, aguante, sumisión… A esto hay que sumarle el miedo al Infierno. Además, el lavado de cerebro. Por otro lado, el miedo a la hoguera, a que tu revuelta salga mal, etc. Y además, las mujeres no tenían historia.

    ¿Has leído el libro “La doctrina del shock: el triunfo del capitalismo del desastre”, de Naomi Klein”? ¿O visto el documental? (Puedes verlo en Youtube). Te lo recomiendo. Ahí explica la historia cómo poco a poco nos han metido en la política del neo-liberalismo, del libre mercado, cómo han usado desastres humanos y naturales para privatizar las cosas, cómo a base de shocks nos están sometiendo. Y explica que el único mecanismo de defensa que hay contra los shocks de este tipo, es la Historia, la memoria. Si las mujeres no tenían su propia historia, no había mecanismo de defensa posible.

    Y fíjate que la han tenido. Porque en estos días he estado pensando y he recordado revueltas y protestas de mujeres desde ya en la Roma Antigua. Tengo que buscarlo dónde está, pero o bien lo leí en “El conflicto la mujer y la madre” o en “¿Existe el instinto maternal?”, ambos de Elizabeth Badinter. Ahí leí que las mujeres tenían más derechos durante el Imperio que durante la República y que a medida que iba pasando el tiempo, más las iban oprimiendo, y que acabaron protestando y saliendo a la calle. Si lo encuentro te paso la cita. Pero el caso es que las mujeres, como te dije al inicio, y por contra de lo que afirmas, sí se han rebelado. Otra cosa es que su historia siempre haya sido eliminada y que hayan tenido que empezar constantemente desde 0. Es como si, extrapolando el ejemplo que das de los esclavos, a las mujeres las hayan dejado siempre en la fase de las bromas porque les han hecho perder su memoria histórica.

    Las mujeres han estado bastante aisladas entre sí por esos mecanismos. Por un lado, en ciertas épocas y en ciertos lugares, físicamente; por otro lado, está la segregación psicológica por no saber si la otra mujer piensa o no como tú; y por otro lado, se encuentra el conflicto interno provocado por años y años de lavado de cerebro.

    Mira, Asterix, míralo de este modo, con todo en su conjunto:

    – En ocasiones estaban aisladas físicamente (sí, había harenes, pero el Sultán tenía un ejército. ¿De verdad crees que iban a salir 100 mujeres corriendo de palacio para matar a los guardias?

    – Carecían de historia.

    – Habría mujeres que estarían en su contra y que lucharían contra ellas. Sería una lucha de unas mujeres contra varones y mujeres.

    – Las mujeres también estaban en contra las unas de las otras, aunque no lo hiciesen ver entre ellas de manera explícita, pues la única manera de sobrevivir era la de superar a la otra y lograr que el marido se fijase en tí para no quedarse para vestir santos o para tener que ejercer la prostitución.

    – Eran sus maridos, sus hijos, sus sobrinos, sus tíos, sus abuelos, sus padres. ¿Cómo iban a tener razón ellas? ¿Cómo iban a querer ellos hacerles mal de verad?

    – Dependían emocional y económicamente de lafamilia. ¿Cómo se las iban a arreglar las mujeres en un mundo construido por hombres? ¿Cómo dar muerte a tu hijo, tu padre, tu abuelo…? ¿Cómo iban tener un mundo en igualdad si con el sistema conforme estaba montado solo daba la opción de estar por encima o estar por debajo? ¿Cómo escapar de casa si estaba penado o si necesitabas a un marido para no ser apedreada?

    – Por otro lado estaba el miedo y la inferioridad en la lucha. Los varones se entrenaban en el ejército, sabían luchar. ¿Qué posibilidad tenía una hilandera contra un general de infantería?

    – También estaba el si la lucha valdría o no la pena, pues, si los hombres tienen el cerebro lavado en su contra y matan a la mayoría… ¿Luego qué? ¿Someten al resto? ¿Les obligan a estar en igualdad o a obedecerlas? ¿Crees que un varón que desafiaba al ejército de otra nación iba a arrodillarse ante la primera mujer que le dijese “quiero igualdad” u “obedécenos”?

    Dices: “En cuanto a que los hombres no se rebelaron y comenzaron a matar mujeres a mansalva, es lógico. Las mujeres no eran la fuente de su opresión como género. Eran las clases dominantes, y contra ésas sí se rebelaron”.

    Estoy de acuerdo en que tampoco era fácil ser hombre existiendo las clases dominantes. Pero aquí es cuando delatas que el masculinismo no tiene ningún fundamento. El feminismo surgió porque las mujeres sí sufrían opresión por género. Ellas sí podían pedir la igualdad a los varones. Los varones, por su parte, debían luchar contra las clases dominantes y no contra las mujeres, por lo tanto, en lugar de lucha masculinista, lo apropiado es la lucha socialista, marxista o anarquista… Vamos, una lucha contra el clasismo y/o contra el Estado, y no una lucha de género como si las mujeres fuesen las opresoras (y ya has reconocido que no es así). Así pues, existiendo el feminismo como movimiento de género en favor tanto de hombres como de mujeres, ¿para qué uno nuevo?

    Dices: “No creo que mi argumento sea tramposo primero porque nunca he utilizado a Valerie Solanas para atacar al feminismo”.

    No he hablado de ti, sino del masculinismo en general. Me parece tramposo que dentro del masculinismo se critique la “no rebelión” de las mujeres (lo pongo entre comillas porque ya te he mostrado que sí lo han hecho, solo que a su modo) a mismo tiempo que se critica la sí rebelión con Valerie Solanas como ejemplo (por cierto, ella vivió una época diferente, pero básicamente con los derechos también por los suelos. Te recuerdo que antes una mujer ni podía denunciar el maltrato ni podía tener cuenta propia en el banco).

    – Dices: “en el pasado los roles de género oprimían de una manera equiparable a hombres y mujeres, y que por tanto rebelarse para adoptar el rol de los hombres no tenía mucho atractivo, salvo quizá en las clases dominantes o en los tiempos democráticos, y que por lo tanto es normal que las mujeres protestaran en ese momento histórico, pero no antes”.

    Como ya te dije, la opresión de las mujeres también fue la clasista o Estatal que padecían los hombres, además de la sufrida por parte de varones. Porque las mujeres formaban parte de la sociedad, no solamente de la casa o del marido. Ellas también estaban bajo las leyes del Estado (como en la Grecia Antigua, ya que se les prohibía formar parte de la política); ellas también podían ser torturadas, encarceladas y asesinadas por el Estado (ejemplo: Juana de Arco); y ellas también padecían la discriminación de clase (ejemplo: había campesinas, taberneras, hilanderas, prostitutas… Por algo, como ya mencionaste, las mujeres se unieron a a los varoens en las luchas contra las clases dominantes).

    Es decir, las mujeres padecían lo que los hombres pero con los derechos de menores de edad, de tal modo que estaban a cargo de un varón.

    Ergo, no son equiparables ambas opresiones.

    Saludos.

  8. Me alegro de que te sientas mejor. Espero que dure.

    Dices: “Por otro lado, están los ideales cristianos en Europa”.

    En Europa y en los países islámicos esto puede ser un factor, pero en otros países como China, aunque el Confucianismo también hablaba de la sujeción de la mujer, no era una religión sino una filosofía (es decir, por no seguirla no iba uno al Infierno). De todas formas mucha gente ha hecho cosas a lo largo de la historia que iban en contra de la religión encontrando algún tipo de justificación. El “no matarás” se ha roto mil veces con mil pretextos diferentes. Las mujeres también podrían haber creado sus propias justificaciones.

    Dices: “Si las mujeres no tenían su propia historia, no había mecanismo de defensa posible.”

    Hemos de recordar que la clase campesina tampoco tuvo su propia Historia. Eso no impidió que se rebelaran cuando había injusticias.

    “¿Qué posibilidad tenía una hilandera contra un general de infantería?”

    Los esclavos de Haití se rebelaron contra el ejército francés, uno de los más poderosos de su tiempo, pese a su inferioridad material y de formación militar. Y ganaron.

    “En ocasiones estaban aisladas físicamente (sí, había harenes, pero el Sultán tenía un ejército. ¿De verdad crees que iban a salir 100 mujeres corriendo de palacio para matar a los guardias?”

    Quizá no era un buen momento, pero cuando la mayor parte de la población masculina era aniquilada en una guerra (una vez más, caso de Paraguay, aunque hubo otros), no veo por qué esto no era posible.

    El resto de razones que has dado no creo que sean incompatibles con el argumento que he presentado (aunque mi interpretación de las mismas sería diferente). Es decir, que el rol masculino no se veía necesariamente como algo liberador, salvo que estuvieras en las clases altas. No me imagino a la mujer que vio a su marido se reclutado forzosamente para la guerra o para hacer trabajos forzados, yendo a la cárcel porque no podía pagar el diezmo, etc. pensando “lo que daría yo por estar en su situación”. Quizá le gustara tener algunas de las ventajas que los hombres disfrutaban por razón de género, pero cuando ponían las obligaciones en el otro lado de la balanza, ya no parecía tan atractivo.

    En cualquier caso, no creo que vayamos a llegar a un acuerdo porque básicamente lo único que estamos haciendo es interpretar dos hechos:

    -Las mujeres no se rebelaron
    -Lo más cercano a una rebelión armada (el feminismo) sólo ocurrió cuando los hombres se encontraban bajo democracias modernas occidentales y gozaban de muchos más derechos que en cualquier otro momento histórico (mientras que para las mujeres la cosa no había cambiado mucho).

    Tú afirmas que se debió principalmente a la falta de oportunidad, al condicionamiento social y al aislamiento.

    Yo afirmo que se debió a que no merecía la pena aspirar a obtener el rol del varón, pues antes de la democracia sólo suponía cambiar una opresión por otra. También a que las mujeres campesinas tenían históricamente mucho más poder del que les otorga la narrativa feminista (para esto hay que leer el artículo citado en la entrada, del traduciré algunos fragmentos en el futuro).

    Dices: “Pero aquí es cuando delatas que el masculinismo no tiene ningún fundamento. El feminismo surgió porque las mujeres sí sufrían opresión por género. Ellas sí podían pedir la igualdad a los varones. Los varones, por su parte, debían luchar contra las clases dominantes y no contra las mujeres, por lo tanto, en lugar de lucha masculinista, lo apropiado es la lucha socialista, marxista o anarquista… Vamos, una lucha contra el clasismo y/o contra el Estado, y no una lucha de género como si las mujeres fuesen las opresoras (y ya has reconocido que no es así). Así pues, existiendo el feminismo como movimiento de género en favor tanto de hombres como de mujeres, ¿para qué uno nuevo?”

    Esto merece su propia entrada. Pero tengo que decir que aunque no me sorprende que estemos en desacuerdo en muchas cosas, sí que me sorprende que digas que “el masculinismo no tiene ningún fundamento”, que no es necesario o que “las mujeres sí sufrían opresión de género” (¿la implicación aquí es que los hombres no la sufrían?). El reclutamiento de hombres para la guerra o para trabajos forzados eran específicos de género, y por tanto los hombres sufrían opresión de género, además de opresión de clase.

    Creo que sí, que escribiré una entrada para explicar por qué el masculinismo es necesario. Por lo pronto creo que sólo apuntaré a que me digas cuántas feministas han tratado los temas que señalé en la página “sobre este blog” y en los que el varón es la principal víctima. O mejor aún, cuántas feministas han tomado todos estos datos que mostré en esa página para describir un sistema de opresión de género hacia el varón. Pese a que en tu país haya másteres de estudios de género, becas, cien mil estudios de los 17 institutos de la mujer, más el nacional, estos temas que yo he señalado no se han abordado. Está claro que el feminismo es insuficiente para contemplar los problemas de género masculinos, y sólo es un movimiento para hombres en un 5% de los problemas de género que nos afectan (permisos de parternidad y alguna otra cosa). Que tenga que haber recopilado los datos yo (un “bloguero” sin apoyo institucional de ninguna clase) para hacer un todo de ellos habiendo tantos estudiosos de género pagados por el Estado, quiere decir que el feminismo es miope en asuntos masculinos.

    No sé si lo has leído, pero échale un vistazo a mi artículo sobre violaciones en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y verás clarísimamente a lo que me refiero y por qué el movimiento es necesario. Finalmente, aunque pocas cosas me ofenden en la vida, oír que el masculinismo no es necesario es una de ellas (sé que no era tu intención ofender, pero ahora ya lo sabes).

    En cuanto a que “delato” no entiendo por qué lo ves así. Desde el inicio de este blog, en su página estática, nunca he tratado a las mujeres como “el enemigo” y me he concentrado en tratar abusos de gobiernos, empresas y particulares (el anuncio de Audi, la Guerra de Irak, etc.). Ahora bien, las mujeres, como los hombres, también participan en la opresión de género masculina y lo han hecho a lo largo de la historia. No son los principales actores, pero también son actores. Justamente acabo de publicar una entrada sobre las plumas blancas en la Primera Guerra Mundial que explica el tema.

  9. Enrique dijo:

    Asterix:

    Dices: “Hemos de recordar que la clase campesina tampoco tuvo su propia Historia. Eso no impidió que se rebelaran cuando había injusticias”.

    El campesinado no se rebeló en condiciones hasta que llegó Marx y construyó su Historia, haciendo ver cómo las clases altas les perjudicaban, cómo “el trabajador va en contra del trabajador”, lo perjudicial de la propiedad privada.

    Es decir, al campesinado le llevaron su historia desde las clases dominantes. De ahí que las mujeres pobres también necesitaron de burguesas que iniciasen el movimiento.

    Dices: “Los esclavos de Haití se rebelaron contra el ejército francés, uno de los más poderosos de su tiempo, pese a su inferioridad material y de formación militar. Y ganaron”.

    Si no me equivoco, o por lo que tengo entendido, la gente esclava era seleccionada en función de sus condiciones físicas para unos trabajos u otros, además de que eran forzados a trabajar en ciertas tareas. Un esclavo que se pasase la vida picando, o con un azaón en el campo, desarrollaría fuerza física, además de tener una herramienta con la que poder matar en sus manos. Una hilandera se desarrollaba débil físicamente y difícilmente iba a defenderse con una aguja ante una espada, una pica o un trabuco.

    Comparar a un esclavo con una hilandera es como comparar a la ciuadanía francesa del Siglo de las Luces con la ciudadanía española de la actualidad: hoy día, nuestro pueblo nada tiene que hacer por sí mismo si alguien trata de subirse al poder por la fuerza, a menos que nos ayuden y nos den armas.

    Insistes mucho en lo de “la superioridad numérica”. Pero… ¿debo recordarte la historia de los 300 espartanos?

    La importancia no está en el número, sino en el entrenamiento, en la estrategia. Aun habiendo menos hombres, esos estaban entrenados para la guerra. Las mujeres, no. Cuando quieras echamos una partida al ajedrez y, si quieres, me quito las dos torres, o un caballo y un alfil, o cuatro peones, lo que quieras. Es más, si no sabes jugar, si quieres quitamos mi dama del tablero y otra pieza. Teóricamente, deberías ganarme… ¿no?

    Y ciertamente, no vamos a llegar a ningún acuerdo, en primer lugar, porque para mí las mujeres sí se rebelaron. Además de que no considero que el haberse rebelado o no sea algo importante. Una mujer maltratada puede durar años sin rebelarse y eso no significa que no esté mal. La gente homosexual no se rebeló hasta incluso más tarde que las mujeres y eso no significa que no estuviensen mal. Y la población judía en general entró en las cámaras de gas y en los campos de concenración en lugar de montar una lucha armada. Etc. Por lo tanto, si se rebelaron o no, no es un indicador de su situación. Queda claro que no tienes ni idea de cómo funcionan los mecanismos de shock y represión. Me gustaría verte a ti siendo maltratado y que no te rebelases hasta 20 años después para que alguien te venga contando que si no te has rebelado antes, es que no estarás tan mal (entiéndase que no quiero que te maltraten, sino que es una forma de hablar).

    Solo te voy a hacer una pregunta: Las mujeres, desde la Revolución francesa (más o menos) han sufrido violencia obstétrica hasta nuestros días. El parto no es una enfermedad, sino una función reproductiva que las mujeres desempeñan. Es bueno que lo hagan de cunclillas o de pie, mejor incluso en el agua (como antes, que parían en el río), sin mucho contacto, habiendo hecho ejercicio físico toda su vida, etc. Sin embargo, los tacones no les permite entrenar su pelvis, se las coloca en una posición tumbada, lo cual dificulta la salida de la criatura, se las raja, se les coloca un montón de aparatos, se las pone en situaciones de estrés, etc. Un auténtico maltrato.

    Y no es hasta hac pocos años que han empezado a rebelarse contra esto, pidiendo por un parto más natural, más respetado, que puede resultar incluso placentero.

    ¿Te parece, entonces, que las mujeres no han estado mal en este tema solo porque no se han rebelado hasta la actualidad?

    Dices: ““las mujeres sí sufrían opresión de género” (¿la implicación aquí es que los hombres no la sufrían?). El reclutamiento de hombres para la guerra o para trabajos forzados eran específicos de género, y por tanto los hombres sufrían opresión de género, además de opresión de clase”.

    Te respondo en tu nueva entrada, que va más con ese tema y con lo que quiero decir. ¿De acuerdo?

    Un saludo.

  10. Enrique dijo:

    Por último, dcirte que el feminismo sí explicita los problemas de los varones. Lo que ocurre es que te quedas en el plano del feminismo de Estado, el cual, como ya te dije, me repugna, y jamás velará por los varones. ¿Por qué? Por qué si el Estado se beneficia de la hombría masculina, ¿cómo esperar que el mismo Estado dé fondos económicos a una feminista que se le ocurra hacer un estudio que vaya en contra de los intereses del propio Estado? Sería absurdo. He ahí que ese feminismo cometa ese error.

    Pero en los blogs, en el feminismo de calle, en el autorregulado, desde el anarcofeminismo, desde asociaciones feministas de varones, se muestran los problemas de varones y se luchan contra ellos.

    Como ya te mostré, hay textos que mencionan el fracaso académico masculino; como ya te mostré, hay asociaciones por el permiso de paternidad; como ya te mostré, hay asociaciones que piden una conciliación real entre el trabajo y la familia (lo cual beneficia más a los varones que a las mujeres, al ser ellos quienes más problemas de conciliación tienen a causa del extenso horario laboral); como ya te mostré, hay artículos que muestran una mejor sexualidad masculina (lo cual, a mi parecer, no es cosa tonta, porque el sexo es de lo mejorcito que hay en esta vida); como ya te mostré, hay feministas que han luchado por abolir la mili obligatoria; como ya habrás visto en Basta, el maltrato hacia los hombres y la vioación hacia varones, se muestran por feministas; etc. Y no solo eso, sino que además los varones contamos con otros movimientos sociales que lo visibilizan, puesto que:

    – Los accidentes laborales los muestran los sindicatos.
    – Los accidentes domésticos los muestran las aseguradoras.
    – Los suicidios y homicidios salen hasta en los periódicos (e incluso te pasé un texto feminista de “género y salud”).
    – Lo de los soldados muertos en Afganistán lo sabe hasta mi hermano pequeño.
    – Lo de que son los mayores consumidores de drogas lo estudian quienes en mi Facultad se tira por la rama de Pedagogía Social.

    Por cierto, un profesor mío de la asignatura de Educación Comparada nos pasó un texto en el que se mostraba el género y las dogras, en el cual encontramos cosas de este tipo:

    “La visión de las drogas está en gran medida distorsionada por el modelo tradicional de los roles masculino y femenino, todavía vigente en nuestra sociedad, que percibe el consumo de drogas por parte de las mujeres como un comportamiento inapropiado. Consumir drogas se considera una conducta masculina, coherente con un estereotipo que durante años presentó el uso de drogas como “cosa de hombres”.

    Un error muy habitual a la hora de hacer frente a los riesgos y problemas que suponen los consumos de drogas es el de considerar a la población como un conjunto homogéneo, en el que domina la perspectiva masculina, ofreciendo las mismas respuestas a hombres y mujeres”.

    Fuente: http://www.pnsd.msc.es/Categoria2/publica/pdf/GyD_GuiaInformativa.pdf

    – El abandono escolar, ya te he pasado un par de textos (uno de ellos de una asociación de hombres feministas, y otro de ellos de un estudio realizado por el feminismo de Estado).

    Ahora, lo de la población reclusa y los vagabundos, sí te doy la razón. No solo lo he visto tocado por el feminismo, sino que mucho menos desde el Estado pues es lo que menos interesa. Lo que más interesa por parte del Estado es hacernos creer el cuento de películas como “En busca de la felicidad”, en donde el protagonista, que es bien pobre, llega alto, pero no se hace ver que el resto de gente no solo no ha sido contratada, sino que además ha trabajado gratis para la empresa.

    Saludos.

  11. Kuxille dijo:

    Definitivamente tu eres privilegiado eres.

    Voy a refutar tus razones una a una .
    El tema de utensilios de cocina me parece de chiste , digamos que el comentario se cae por su propio peso desde el momento que utilizas una armadura y no digamos con “armas de verdad”.Espartaco fue gladiador .Tenía conocimientos de lucha algo que muy pocas mujeres contemporáneas suyas podían decir.Por no decir que algunos esclavos eran botines de guerra .

    Bueno , si , las mujeres somos tan beligerantes sobre todo a las que las educan para ser princesas .

    Tercero.El género no es lo único de la vida de una mujer.Una rica está oprimida por el género un apobre por el género +la clase socia.Sin olvidar la homofobia , la religión …¿En serio crees que era sensato que un grupo de mujeres fueran a matar a todo varón ?Ni siquiera somos un grupo homogéneo.¿Con quién crees que se sentían mayor identificada con un varón de su clase o con una mujer de otra a la que ni conocía?

    Sobre lo de lavar el cerebro…con la que está cayendo en España mi país …debemos de ser cortitos porque vaya XXXXXX de protestas.Las revueltas de clase “casualmente” han sido provocada por la clase con ciertos posibles no por la clase más pobre.La clase pobre nunca ha levantado la cabeza😦.Ej:La beneficiaríua de la Revolución Francesa fue la burquesía y el motor de la abolición de la escalvitud en EEUU no fueron los esclavos sino los intereses economicos de los yankees. En conclusión ,, la manipulación mental es muy fuerte tanto en cuestiones de clase como de género.Y ninguna de las dos ha sido superada solo manipuladas convenientemente para hacernos creer libres.

    Esta parte del texto me deja estupefacta:
    5. Las mujeres nunca han tenido una buena oportunidad

    ¿No? Remitámonos a la Guerra de la Triple Alianza, que terminó con el exterminio de más del 90% de la población masculina del Paraguay. Habría sido el momento ideal para instaurar una ginocracia. Pero ni siquiera hubo un intento por parte de las mujeres.

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ¿En serio quieres que hubiéramos cogido el cuchillo jamonero matando a todo ser con pene?¿Estás loco?Sin animo de ofender.El feminismo siempre ha defendido la igualdad.En que mente se le ocurre instaurar una ginocracia. Toma un refrán:”Se creé el ladrón que todos son de su profesión”

    Supongo que esas mujeres querrían a alguno de esos hombres , no sé , llamame panfila.

    Y finalmente nunca hubo acción colectiva porque las mujeres no tenían una educación guerrera (defensa personal), estaban incomunicadas (las mujeres en su conjunto quiero decir , no entre vecinas), no tenían una identidad común , no se sentían parte de un grupo , no tenían poder.

    Ha habido casos de mujeres maltratadas que han matado a sus maridos , sí.¿Qué tipo de mujer iniciaría la revuelta?Una pobre imposible , doblemente oprimida.¿Una rica?No estaba familiarizada con armas.Sin embargo …¡anda! Si el feminismo no empieza en el siglo XVIII sino mucho antes:

    http://es.toluna.com/opinions/683701/La-mujer-romana-Emancipacion-femenina-Roma.htm

    http://www.agenciasinc.es/Noticias/Las-mujeres-de-la-Roma-antigua-impulsaron-un-sistema-similar-al-de-los-microcreditos

    En la antigua roma ya había defensores de los derechos de la mujer.

    Y sí , es cansino , en igualdad la historia siempre ha sido un paso hacia delante , otro hacia atrás.El pueblo un títere .

    Y yo como mujer tengo más en común con Enrique que con la portavoz de Gobierno , ella y yo nunca haríamos un “equipo” por mucho que nos joda a las dos el género.Por dentro del mismo género la clase es un mundo.

  12. Kuxille dijo:

    PD.¿Crees que ser “menor de edad” es un privilegio?¿En serio ?¿Ser posesión de otro , no tener figura judicial , política , y social es lo no va más?¿No crees que es algo por lo que luchar?¿Te gustaría que decidiera que ropa te pones por la mañana?¿Qué si puedes trabajar o no?¿Que me quede con tu dinero y te administre tus bienes?

    Oye que si quieres , somos dos adultos (por ahora ¿no?) si quieres hago de tu madre.Yo ningún problema jejeje.

  13. Kuxille dijo:

    Otra muestra de feminismo anterior al siglo XVIII que te dedico Asterix.
    HOMBRES NECIOS QUE ACUSÁIS…

    Hombres necios que acusáis

    a la mujer sin razón,

    sin ver que sois la ocasión

    de lo mismo que culpáis:

    Si con ansia sin igual

    solicitáis su desdén,

    ¿por qué queréis que obren bien

    si las incitáis al mal?

    Combatís su resistencia,

    y luego con gravedad

    decís que fue liviandad

    lo que hizo la diligencia.

    Queréis con presunción necia

    hallar a la que buscáis,

    para pretendida, Tais,

    y en la posesión, Lucrecia.

    ¿Qué humor puede ser más raro

    que el que falta de consejo,

    él mismo empaña el espejo

    y siente que no esté claro?

    Con el favor y el desdén

    tenéis condición igual,

    quejándoos, si os tratan mal,

    burlándoos, si os quieren bien.

    Opinión ninguna gana,

    pues la que más se recata,

    si no os admite, es ingrata

    y si os admite, es liviana.

    Siempre tan necios andáis

    que con desigual nivel

    a una culpáis por cruel

    y a otra por fácil culpáis.

    ¿Pues cómo ha de estar templada

    la que vuestro amor pretende,

    si la que es ingrata ofende

    y la que es fácil enfada?

    Mas entre el enfado y pena

    que vuestro gusto refiere,

    bien haya la que no os quiere

    y quejaos enhorabuena.

    Dan vuestras amantes penas

    a sus libertades alas,

    y después de hacerlas malas

    las queréis hallar muy buenas.

    ¿Cuál mayor culpa ha tenido

    en una pasión errada,

    la que cae de rogada

    o el que ruega de caído?

    ¿O cuál es más de culpar,

    aunque cualquiera mal haga:

    la que peca por la paga

    o el que paga por pecar?

    Pues ¿para qué os espantáis

    de la culpa que tenéis?

    Queredlas cual las hacéis

    o hacedlas cual las buscáis.

    Dejad de solicitar

    y después con más razón

    acusaréis la afición

    de la que os fuere a rogar.

    Bien con muchas armas fundo

    que lidia vuestra arrogancia,

    pues en promesa e instancia

    juntáis diablo, carne y mundo.

    Sor Juana Inés De la Cruz

  14. @Enrique

    Dices: “El campesinado no se rebeló en condiciones hasta que llegó Marx y construyó su Historia, haciendo ver cómo las clases altas les perjudicaban, cómo “el trabajador va en contra del trabajador”, lo perjudicial de la propiedad privada.”

    Ha habido centenares de rebeliones armadas campesinas antes de que naciera Marx y en prácticamente todos los países donde ha habido campesinado. Hay monografías sobre esto. También hay que tener en cuenta que originalmente Marx se centraba en la clase trabajadora, no en la campesina, a la que llegaba a considerar incluso anti-revolucionaria. En eso como sabemos se equivocó, pues muchos campesinos adoptaron el marxismo, pero Marx no creó su obra pensando en ellos.

    Dices: “Una hilandera se desarrollaba débil físicamente y difícilmente iba a defenderse con una aguja ante una espada, una pica o un trabuco.”

    Como dije en la entrada, una de las mayores rebeliones de la historia se hizo con instrumentos de cocina (Espartaco), accesibles a la mayoría de las mujeres.
    Es cierto que a la inferioridad armamentística, numérica, física o la falta de entrenamiento puede ponerte en desventaja, pero todavía ha habido rebeliones campesinas en las que podríamos encontrar todos estos negativos juntos. Es decir: no fueron un impedimento para rebelarse y no tendrían por qué haberlo sido para las mujeres.

    Dices: “Y la población judía en general entró en las cámaras de gas y en los campos de concenración en lugar de montar una lucha armada.”

    Sí que hubo una rebelión judía durante la II Guerra Mundial: en el Gueto de Varsovia.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Levantamiento_del_Gueto_de_Varsovia
    Respecto a la homosexualidad, el tema es que históricamente y por lo general no se ha percibido como un rasgo de identidad (al contrario que en la actualidad), sino como una actividad y por tanto la dinámica es diferente.

    Dices: “Queda claro que no tienes ni idea de cómo funcionan los mecanismos de shock y represión.”

    Para que mantengamos un debate respetuoso te ruego que no utilices expresiones como “no tienes ni idea”.

    Dices: “Me gustaría verte a ti siendo maltratado y que no te rebelases hasta 20 años después para que alguien te venga contando que si no te has rebelado antes, es que no estarás tan mal (entiéndase que no quiero que te maltraten, sino que es una forma de hablar).”

    Dos cosas:

    1. Es perfectamente factible que un individuo sea abusado y maltratado y no se rebele en toda su vida. Por supuesto no quiere decir que no lo esté pasando mal. Ahora bien, yo no estoy hablando de un individuo en el tiempo que dura una vida. Estoy hablando de un grupo entero a lo largo y ancho del mundo y a través de toda la Historia. Y la Historia nos dice que si bien individuos oprimidos pueden no rebelarse violentamente aunque los maltraten, cuando hablamos de grupos, si el maltrato es severo y prolongado, tienden a realizar una revuelta armada, incluso cuando todo está en su contra, porque a veces es mejor morir luchando que vivir así.

    2. No estoy diciendo que las mujeres “no lo tuvieran tan mal” o “lo tuvieran bien”. Desde luego que lo tenían mal. Lo que digo es que si lo comparamos con el estatus que tenían los hombres (fuera de las clases dominantes) no era tan diferente. Y rebelarte contra gente que lo tiene más o menos igual que tú (antes del sufragio masculino) no tiene mucho sentido. Lo que tenía sentido era que ambos se agruparan para rebelarse contra el opresor común, que eran las clases dominantes. Y eso sí ocurrió.

    Los cuatro comentarios restantes los responderé en cuanto pueda. Para que la discusión sea justa, les voy a pedir que no publiquen más hasta que responda los que he dejado sin responder: uno de Enrique y todos los de Kuxille.

  15. @Enrique

    Gracias por esperar. Sé que morderse la lengua cuando el debate está tan caliente no es fácil.

    Dices:
    “- Los accidentes laborales los muestran los sindicatos.
    – Los accidentes domésticos los muestran las aseguradoras.
    – Los suicidios y homicidios salen hasta en los periódicos (e incluso te pasé un texto feminista de “género y salud”).
    – Lo de los soldados muertos en Afganistán lo sabe hasta mi hermano pequeño.
    – Lo de que son los mayores consumidores de drogas lo estudian quienes en mi Facultad se tira por la rama de Pedagogía Social.”

    Factores como accidentes laborales, domésticos, muertos de Afganistán, homicidios, suicidios, etc. merecen una perspectiva adicional de género, además de la perspectiva general. Es como si dijera que la discriminación salarial femenina sólo merece una perspectiva laboral, aplicar la ley y punto. Pues lo mismo ocurre con los accidentes de trabajo, los muertos en la guerra, etc. No es cuestión de que esto “se sepa” o “se diga”, sino de que se trate como un problema de género: un problema específico de los varones y no simplemente un problema “social”. Por eso el masculinismo es necesario. Ya te di un ejemplo en otro debate sobre cómo se podría adoptar la perspectiva de género para tratar el tema de los accidentes laborales, confío en que no tenga que repetirlo porque nuestros intercambios ya son largos de por sí.

    En lo demás, el feminismo puede tratar ciertos temas que afectan a los varones, pero si bien en algunos casos puedo estar de acuerdo con su enfoque (caso de la conciliación laboral), en otros no tengo por qué estarlo. Y si me parece que la perspectiva con la que el feminismo trata temas de varones va en detrimento de los mismos o peor, acentúa su opresión (no por maldad necesariamente, sino porque su perspectiva es errónea), el masculinismo va a ser necesario.
    Esto lo pude ver cuando debatí en otro blog el tema de los suicidios. Y lo único que se resaltó fue lo de siempre: que aunque los varones morían tres veces más que las mujeres por su propia mano, las mujeres lo tenían peor porque lo intentaban tres veces más. Como si la muerte fuera un pequeño detalle sin importancia. Y eso se achacaba a que los hombres utilizaban métodos más masculinos para quitarse la vida como las armas de fuego, pese que los números de suicidios masculinos siguen siendo tres veces mayores que los femeninos en países tan dispares como Estados Unidos y Japón, siendo en el primero muy fácil obtener un arma de fuego y considerablemente mucho más difícil en el segundo, donde no hay además una cultura de las armas de fuego. Luego se me dijo que los hombres no lo tenían peor “sólo porque completaban el suicidio con mayor porcentaje de éxito” (de nuevo, como si la muerte fuera un pequeño detalle sin importancia).

    No voy a discutir ni a intentar convencer a nadie sobre este tema aquí porque pretendo que tenga su propia entrada, pero si en un caso como este el feminismo trata un asunto que me afecta y sólo lo hace para restarle importancia, porque considera que es más importante ocuparnos del género que sufre menos mortandad por suicidio, pues que quieres que te diga, su enfoque me va a resultar insatisfactorio y recurriré al masculinismo para explorar el tema porque el feminismo no vela por mis intereses. En resumen, tratar un tema y tratarlo correctamente son dos cosas diferentes. Si el dogma feminista me resulta insuficiente o insatisfactorio para examinar y mucho menos resolver mis problemas, no voy a seguir dándome cabezazos contra la pared. Recurriré a otras formas de pensar.

    Y por último, el feminismo no ha utilizado todos estos problemas para explorar un sistema global de opresión masculina. Lo que he leído hasta ahora es que hay un género oprimido y un género privilegiado/opresor. La opresión masculina es sólo económica, de clase, etc., pero no por género (ya me explicaste que es “propia de su género”, que no es lo mismo). Mientras esta sea la filosofía subyacente, va a estar difícil que se traten los problemas masculinos como es debido.

  16. @Kuxille

    Dices: “Definitivamente tu eres privilegiado eres.”

    He visto cómo en muchos blogs feministas se usa la palabra “privilegiado” para despreciar el carácter de una persona y silenciarla. Eso lo podéis hacer allí, pero no lo voy a permitir aquí. Puedes hablar del privilegio como concepto teórico si quieres, pero no admitiré que se adjudiquen adjetivos al carácter de otro participante en la discusión.

    Dices: “El tema de utensilios de cocina me parece de chiste, digamos que el comentario se cae por su propio peso desde el momento que utilizas una armadura y no digamos con “armas de verdad”.

    Los campesinos han utilizado históricamente utensilios de cocina y aperos de labranza para combatir en sus revueltas frente a armaduras, armas de verdad y tropas con mayor entrenamiento que ellos.

    Dices: “¿Con quién crees que se sentían mayor identificada con un varón de su clase o con una mujer de otra a la que ni conocía?”

    Correcto. Y de hecho no veo nada en esto que sea incompatible con mi conclusión.

    Dices: “Supongo que esas mujeres querrían a alguno de esos hombres , no sé , llamame panfila.”

    Tampoco veo que esto sea incompatible con mi conclusión.

    Dices: “Y yo como mujer tengo más en común con Enrique que con la portavoz de Gobierno , ella y yo nunca haríamos un “equipo” por mucho que nos joda a las dos el género.Por dentro del mismo género la clase es un mundo.”

    Una vez más, esto no es incompatible con lo que he dicho. De hecho creo que se parece bastante.

    Dices: “PD.¿Crees que ser “menor de edad” es un privilegio?¿En serio ?¿Ser posesión de otro , no tener figura judicial , política , y social es lo no va más?¿No crees que es algo por lo que luchar?¿Te gustaría que decidiera que ropa te pones por la mañana?¿Qué si puedes trabajar o no?¿Que me quede con tu dinero y te administre tus bienes?”

    No recuerdo haber dicho que las mujeres fueran privilegiadas. De hecho ya he mencionado de una vez que su estatus era el de oprimidas. Ahora bien, con los hombres sufriendo otro tipo de opresiones (levas, mitas, etc.) y analizando el poder femenino “fáctico” (ya cité un artículo antropológico de 30 páginas sobre esto que traduciré al menos parcialmente), la diferencia de poder y opresión entre hombres y mujeres no era exactamente como el feminismo nos lo ha enseñado.

    De los romanos, el primer enlace, reconocerás que no da demasiada información sobre el tema. Se habla de una lucha por los derechos, pero no se describe por qué se ganó, ni cómo se libró, ni quiénes fueron las principales figuras, si quienes pidieron esto fueron campesinas o si fueron matronas romanas, si quien propuso un cambio en la legislación lo hizo porque algunas intelectuales se lo pidieron o si fue porque hubo una manifestación de mujeres, etc. Salvo que me puedas proporcionar más información, tendré que informarme yo por mi cuenta para decirte lo que pienso.

    De todas formas, los ciudadanos romanos en época de Tito Livio no eran cualquier persona en el imperio. Sólo los romanos propiamente dichos tenían esa ciudadanía. En el resto de Italia se tenía el llamado “derecho latino” que era inferior al romano. Fuera de Italia ni eso. Es decir, los ciudadanos romanos eran la clase dominante del imperio, los únicos que podían votar al senado (con el imperio ya no podían votar al cónsul de la república, que fue sustituido por el emperador, pero todavía tenían voto con el senado). Si ser hombre teniendo ciudadanía romana no era tan opresivo como ser hombre sin ella, no me resulta extraño que las mujeres romanas quisieran una parte del pastel (dudo mucho que las súbditas fuera de Italia hicieran lo mismo), igual que ocurrió cuando los hombres obtuvieron más derechos durante la democracia moderna. Recordemos que el ciudadano romano recibía grano sólo por ser romano y otros chollos que el resto de quienes vivían en el imperio no necesariamente veían y que era permitido por la conquista y explotación de esos otros pueblos.

    Lo que me ha parecido valiosísimo es la cita de Tito Livio, que tendré que corroborar por mi cuenta, porque me parece de nuevo una referencia al poder “fáctico” de las mujeres. El de los microcréditos es un artículo mucho más serio y menos ideológico que el anterior. Me gustó más. También muestra como detrás de las leyes que oprimían a la mujer la realidad tendía a ser diferente, y de hecho en ese caso hasta resultó legal. Y es por eso que fijarse sólo en las leyes para determinar que un género estaba oprimido y el otro no resulta en que nos quedamos con una historia de género bastante incompleta y hasta equivocada. Una vez más, esto es por lo que hace falta el masculinismo. Porque puedo leer el mismo texto que un feminista y sacar tanto otros datos como otras interpretaciones. La ley a veces se escribe para cumplirse a rajatabla, pero otras veces sólo para expresar los deseos de cómo deben ser las cosas, como las constituciones que hablan de que todo el mundo tiene derecho a una vivienda digna. La realidad luego no concuerda, porque ese aspecto legal es más un deseo de cómo debe ser el orden de las cosas que un reflejo de la realidad.

    Sobre el poema. Tendría cuidado en clasificar como feminista toda protesta de un sexo sobre el comportamiento del otro, porque eso es universal y lleva ocurriendo desde el principio de los tiempos. Hay también mucha literatura que critica los vicios estereotípicamente femeninos por parte de los varones, y no implica necesariamente una conciencia de género como la que desarrolló el feminismo del siglo XVIII. Pero aunque este tuviera esa conciencia de género, no creo que una autora suelta aquí y allá, que además no tengo constancia que dedicara siquiera la mayor parte de su obra literaria a este tema puede considerarse una revolución de género como lo fue el feminismo (el que comenzó en el siglo XVIII).

  17. Anónimo dijo:

    Asterix:

    Sé que Marx no hizo su obra para el campesinado, pero sus ideas fueron llevadas a este sector y fue entonces cuando se montó una bien pero que bien grande.

    Sigues mencionando a Espartaco… pero es que él era gladiador. No solo podría usar utensilios de cocina, sino que hacerse con armas más grandes y manejarlas a la perfección, pues estaba tan preparado como un soldado.

    Una hilandera se quedaría siempre con el cuchillo de cocina; no llegaría a empuñar una espada en condiciones. Si yo le doy a mi madre una escopeta, algunos tiros tal vez acierte, pero otros probablemente fallará, además de que no sabrá ni cargarla; y si le doy una grande con un retroceso muy fuerte (como una magnum), se hará daño. No basta con coger el arma; también se requiere poder y saber manejarla.

    Los campesinos, por su parte, no solo desarrollaban fuerza física, sino que además estaban en posesión de armas con las que se podía luchar incluso mejor que con algunas que los ejércitos tenían. Un azadón, una azada, una hoz, un tridente… Un tridente bien usado puede dar mil vueltas a una espada y a una lanza.

    Dices: “Sí que hubo una rebelión judía durante la II Guerra Mundial: en el Gueto de Varsovia.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Levantamiento_del_Gueto_de_Varsovia
    Respecto a la homosexualidad, el tema es que históricamente y por lo general no se ha percibido como un rasgo de identidad (al contrario que en la actualidad), sino como una actividad y por tanto la dinámica es diferente”.

    Para ser justos, permíteme que tu ejemplo de la rebelión en Varsovia no me sirva. Te he hablado de formas de rebelión femenina, de protestas, de técnicas de escape (como la prostitución). etc, y ninguno de los ejemplos te han servido porque los consideras echos aislados. Así pues, no daré el visto bueno a una rebelión en campo de concentración. Para que tu ejemplo se ajuste a la medida de lo que tú mismo pides, deberías mostrar cómo el pueblo judío se unió en masa tanto dentro como fuera de los campos de concentración y montó una lucha a lo Espartaco. Si no, por no ser menos que tú, no puedo aceptártelo.

    Y en cuanto a la gente homosexual, ídem para las mujeres. Las mujeres, entre ellas, no se han distinguido como grupo. Más bien se han distinguido por su clase social y han simpatizado más con varones de su clase, que entre ellas mismas. De hecho, el género como tal, las mujeres como colectivo verdadero, no surgió hasta la creacción de la escuela, donde se divideron los sexos sin tener en cuenta primero la clase social. Cuando surgió la escuela, una mujer pobre era igual de tratada que una mujer rica. Ambas tenían acceso al mismo currículum y ambas eran imposibilitadas a acceder a ciertos niveles (como el universitario). Ahí fue donde realmente surgieron las mujeres como colectivo. Y ahí fue donde las ricas empezaron a rebelarse, llevando a las pobres tras de sí (como siempre ha ocurrido a lo largo de la Historia).

    Dices: “Y la Historia nos dice que si bien individuos oprimidos pueden no rebelarse violentamente aunque los maltraten, cuando hablamos de grupos, si el maltrato es severo y prolongado, tienden a realizar una revuelta armada, incluso cuando todo está en su contra, porque a veces es mejor morir luchando que vivir así”.

    Ya te he mostrado cómo las mujeres no se concebían como colectivo. El grupo era de clase, no de género. Si, como te dijo Kuxille, más tiene que ver conmigo que con la Ministra, antes hará la unión conmigo contra ella que con ella contra mí. De ahí que su opresión de género quede subyugada por otra mayor: la de clase. Lo primero es lo primero. Ya vendrán otras luchas.

    De hecho, creo que uno de los trucos del feminismo de Estado es el de hacer creer que oprimidas fueron todas las mujeres. Y no es tan así. Recordemos que siempre han existido Nefer, Neferti, Nefertiti y Cleopartra, que fueron faraonas; que Hiparquía de Tracia fundó una escuela en la Grecia Antigua junto a su marido y era mujer; que Hipatia de Alejandría llegó adonde llegó hasta que se impuso el cristianismo; y que más tarde hemos encontrado a mujeres como Juana de Arco, Isabel I la Católica, Doña Hurraca, etc. Y sí, cierto, las ricas estaban por debajo de los hombres ricos en general, pero no podemos hablar de las mujeres en general como colectivo hasta que surgió la escuela en Prusia para adiestrar a hombres y a mujeres en masa para el Estado. Hasta entonces, antes que el género (que también), lo que más a oprimido a las mujeres es la clase.

    Dices: “Lo que tenía sentido era que ambos se agruparan para rebelarse contra el opresor común, que eran las clases dominantes. Y eso sí ocurrió”.

    No, no ocurrió tan así. Las mujeres de abajo se movieron cegadas por las de arriba, al igual que los hombres de abajo se rebelaron cegados por los hombres de arriba. Las movilizaciones de abajo no han servido más que para ayudar a otros que están más arriba a conseguir más poder. Pero la gente de abajo ha seguido quedándose abajo.

    Te recomiendo este trozo de “1984”, de George Orwell que transcribí a mi blog:

    http://laserpiente-alada.blogspot.com.es/2012/11/sobre-las-jerarquias-sociales-lo-largo.html

    Te responderé al otro comentario y al que hiciste en tu última entrada o esta noche o mañana. Tengo tareas que hacer. Al igual que tú, mientras tanto, te pediré que no respondas, por favor. Eres tú quien empezó la palabra con la entrada y me llevas la ventaja.

    Saludos.

  18. Enrique dijo:

    El del comentario anterior soy yo, Enrique. Olvidé poner mi nombre y demás datos.

  19. Enrique dijo:

    Sigo con la repuesta:

    Dices: “Factores como accidentes laborales, domésticos, muertos de Afganistán, homicidios, suicidios, etc. merecen una perspectiva adicional de género, además de la perspectiva general. Es como si dijera que la discriminación salarial femenina sólo merece una perspectiva laboral, aplicar la ley y punto”.

    Es que, efectivamente, aplicar la ley soluciona los problemas de los varones; sin embargo, los de las mujeres no.

    Aplicar la ley para que aumente el permiso de paternidad en los países nórdicos, ha permitido que los varones puedan conciliar mejor y ser menos oprimidos por sus empresas. Ahora bien, las mujeres siguen ocupándose en mayor medida de las tareas domésticas y del cuidado de las criaturas (de hecho, algunos varones aprovechan el permiso para no hacer nada, ni si quiera en casa).

    Aplicar la ley para que los varones no tengan que ir a la mili o a la guerra de forma obligatoria soluciona directamente el problema de morir en la lucha. Sin embargo, aplicar la ley para que las mujeres estén obligadas a ello, no solo mantiene el problema masculino, sino que además genera otro adicional femenino.

    Aplicar la ley para que las empresas dejen de oprimir a sus trabajadores, servirá para que los varones tengan unos derechos, un sueldo digno, para que no tengan tantos accidentes laborales, etc. Sin embargo, como ya has visto, aplicar la ley para que las mujeres puedan trabajar no ha sido totalmente eficaz, pues las parejas siguen repartiéndose las tareas, además de que las empresas se las apañan para despedirlas a ellas (y sí, ahora hay un tiempo de protección de la mujer con hijos/as, pero cuando finaliza ese tiempo, se va a la calle; y en otras ocasiones las empresas se las buscan para echarlas, como por ejemplo cambiando su puesto de trabajo a otra localidad lejana, como es el caso de las multinacionales. De hecho, las leyes de este tipo aplicadas a las mujeres las perjudican al llevar a muchas empresas a no querer contratar mujeres).

    Aplicar la ley de custodia compartida automática servirá a los varones para poder no ser padres en condiciones y además salir airosos en el divorcio. Sin embargo, por mucha ley que haga que una mujer que estuvo casada durante 30 años y era ama de casa tenga una pensión pasada por el marido, no hará que ella gane mucho, pues más habría ganado si hubiese trabajado.

    Y esto lo enlazo con el resto de tu comentario, acerca de tu idea de que la opresión maculina es también por género: si fuese por género, solucionar los problemas masculinos también solucionaría los femeninos; no obstante, la situación solo acontece al revés: es cuando las mujeres ganan terreno, cuando los hombres se sienten más aliviados. Por ejemplo, la incorporación de las mujeres al mercado laboral ha traido consigo que los hombres ya no tengan que ser los únicos que aportan dinero al hogar ni los únicos que fallecen en los puestos laborales. Sin embargo, no hay ley posible que obligue a un varón a implicarse en la crianza y en las tareas domésticas, de ahí que haya varones que hagan uso de la conciliación para trabajar menos fuera además de no hacer nada dentro.

    Y esto lo demuestra la Historia. En España, por ejemplo, durante la Guerra Civil hubo territorios bajo anarquistas; más en concreto, narquistas machistas. Así pues, los hombres alcanzaron la libertad, no había en sus territorios patrón o amo que les controlase, luchaban en la guerra porque querían, porque confiaban en sus ideales. Y además las mujeres luchaban con ellos. Pero en su discurso solo mencionaban hombres. Hablaban de una anarquia para varones. Las mujeres seguían oprimidas por ellos (aunque solo por género, ya no por clase). Seguía habiendo prostitutas en sus dominios.

    Si la opresión masculina fuese de género, esto no hubiese ocurrido. Y por ello soy anarcofeminista. Anarquista, porque es lo que proporciona la libertad masculina; feminista, porque no quiero una Anarquía solo para hombres.

    Yo me lo imagino algo así:

    España, en estos momentos, sería clase baja frente a Corea del Sur, que tienen una economía más potente, no tienen tanto paro, e incluso están entre los primeros puestos en educación. Aquí no mucha gente puede permitirse ya, con la crisis y los recortes, ir a la Universidad o sacar, al menos, la secundaria y estudios superiores.

    Frente a España, donde hay alrededor de un 33 % de fracaso escolar y se encuentra en la media entre los países de la OCDE, en Corea del Sur han llegado a estar entre los primeros puestos, la totalidad (el 98%) de 24 a 34 años ha finalizado la educación secundaria y el profesorado está bien pagado.

    Todo un lujo al que a España y otras naciones les encantaría llegar. Sin embargo, en Corea del Sur, los niños y las niñas van a clase hasta once horas al día, y luego tienen que dedicar más horas en casa o en academias. De hecho, no es raro que estudiantes previos a la entrada en la Universidad regresen a su casa a medianoche a causa de sus estudios. Su nivel de estrés es el mayor de la OCDE, y son los menos felices. Los niños y las niñas estudian 49,4 horas a la semana, frente a una media en los diferentes países de 33,9 horas, y su índice de felicidad es de 65,1 respecto a un valor medio de 100. Tienen poco tiempo para jugar y dormir; y según un informe hecho público en agosto del 2009 por el Ministerio de Educación surcoreano, solo uno/a de cada dos niños/as dice ser feliz y uno de cada seis dice sentirse solo/a. Como resultados encontramos un elevado índice de suicidios entre los y las estudiantes de Primaria, Secundaria y Bachillerato, llegando a 200 en el 2009 (el índice de suicidios se elevó del 2008 al 2009 un 47%); en parte ocasionados por no haber logrado las calificaciones necesarias. También existe descontento entre los profesores y las profesoras, a pesar de que se les paga bien. Dicen que se sienten infravalorados/as y que las clases están masificadas, además de que sus estudiantes están a menudo agotados/as.

    Ahora, dime, encontrándonos este paronama… ¿dirías que los y las estudiantes de España tienen un mayor privilegio o sufren una menor opresión porque se les impide acceder a una educación en condiciones, si se le compara con Corea del Sur, en donde han llegado a ser una potencia nacional más fuerte que España en más ámbitos además del educativo por los inconvenientes que su población padece?

    Y por último, no respondiste a la pregunta que te hice sobre las mujeres gestantes. Ellas llevan desde la Ilustración sufriendo violencia obstétrica. ¿Por qué no se han rebelado? ¿Por qué no han rodado cabezas de médicos? ¿Me dirás que ha sido así porque habrán visto que los doctores sufren una opresión igual al tener que verse obligados a atenderlas?

    Por último, decirte que en mi opinión, el masculinismo ha venido a surgir justo en el momento en el que el Estado más interés tiene en oprimir a los hombres y a las mujeres, y que llevará a una mayor opresión masculina por lo siguiente:

    Estamos en crisis y hay un bajo índice de natalidad. Los Estados necesitan dos cosas: en primer lugar, que haya más nacimientos; y en segundo lugar, dejar puestos de trabajo libres para reducir el paro.

    La solución que ha tomado ha sido clara: está fomentando medidas que hacen que las mujeres tengan que quedarse en casa, además de ideologías basadas en la exaltación de la maternidad. De este modo, las mujeres se quedan a parir como conejas y los hombres tendrán que sacar adelante familias con un único sueldo en un periodo donde sus derechos y sus sueldos estarán por los suelos.

    ¿Cuál es la solución? Que el feminismo haga fuerza para evitar que esas mujeres solo se autorrealicen con la maternidad además de que haga fuerza contra el dificutar el trabajo femenino.

    ¿Cuál es la fuerza del Estado? Dos: el masculinismo y el neo-feminismo (también conocido como actual feminismo de la diferencia). Con el neo-feminismo se insta a que las mujeres piensen que las mujeres y los hombres son diferentes, que ellas no deberían estar en los puestos laborales y que la maternidad es su fuente de vida (lo cual, unido a que obtener títulos universitarios no les ha servido de mucho porque al final acaban en casa tras el despido, favorece que se tiren por esa opción). Y el masculinismo está para hacer creer que acceder al mercado laboral no es para tanto, que el oprimido es el varón por trabajar y que esa idea no debe ser muy seductora para las mujeres. Así, con esa combinación, al final las mujeres finalmente quedarán en casa trayendo niños y niñas para el Estado, y los hombres se quedarán solos en trabajos sin derechos que demuestren que realmente trabajar es una mierda, pero de donde ellos no podrán rebelarse porque el único sueldo que hay en el hogar es el de ellos y por lo tanto es absolutamente necesario que vayan a trabajar. Y que no abran mucho la boca, que detrás hay unos cuantos esperando para coger el puesto.

    Resumen: neo-feminismo + masculinismo = Vuelta a la II Revolución Industrial, pero sin las mujeres en las fábricas.

    Saludos y perdona por la longitud de los comentarios. Respóndeme ya si quieres. Y por el momento no te responderé a tu última entrada hasta que este tema lo dejemos más o menos cerrado. Así no te como aún más tiempo. :S

  20. @Enrique

    ¿Y por qué no podían rebelarse las campesinas con las armas propias del campesinado?
    La razón por la que considero el levantamiento del Gueto de Varsovia aceptable es porque se trata de una revuelta armada. Si bien el título de la entrada lo titulé “¿por qué las mujeres no se rebelaron?” por motivos estilísticos, el contenido del artículo especifica que lo que busco es una revuelta armada. No rechacé tus otros ejemplos por ser casos aislados, sino porque no se trataban de una revuelta armada.

    Cambiando de tema, la identificación de las mujeres con los hombres de su clase no me parece que contradiga mi conclusión. Al fin y al cabo tienes más posibilidades de identificarte con quien sufre un nivel de opresión o privilegio similar al tuyo, aunque sea de distinta naturaleza.

    Dices: “No, no ocurrió tan así. Las mujeres de abajo se movieron cegadas por las de arriba, al igual que los hombres de abajo se rebelaron cegados por los hombres de arriba.”

    Esta parte no la entiendo. No lo digo con ironía ni sarcasmo ni nada de eso. Es que realmente no estoy seguro de lo que quieres decir. Normalmente no digo esto y simplemente no respondo a esta parte, pero más abajo entenderás por qué lo menciono ahora.

    Dices: “Aplicar la ley para que aumente el permiso de paternidad en los países nórdicos, ha permitido que los varones puedan conciliar mejor y ser menos oprimidos por sus empresas. Ahora bien, las mujeres siguen ocupándose en mayor medida de las tareas domésticas y del cuidado de las criaturas (de hecho, algunos varones aprovechan el permiso para no hacer nada, ni si quiera en casa).”

    En muchos países aplicar la ley no ha hecho que los padres tomen todos los días que les corresponden por permiso de paternidad. Muchos se toman un par de días a lo sumo. ¿Por qué? Pues porque se sigue viendo al hombre que toma todos los días de ese permiso como un vago que aprovecha para no ir a trabajar. Su jefe (o jefa) le recriminará y sus compañeros de trabajo también. Muchos tomarán menos días por no contrariarse con ellos o por miedo a poner en peligro su trabajo. Igual que la ley no cambia las expectativas hacia las mujeres, tampoco cambia las que hay hacia los hombres.

    Cuando hablo de soldados españoles en Afganistán, lo que me llama la atención es que allí no hay restricciones para mujeres en los puestos de combate. La participación femenina en el ejército de Estados Unidos es similar a la que hay en España (alrededor del 13%), donde sí ha habido restricciones para el combate femenino hasta hace poco, y sin embargo en ambos países la mortandad militar es en un 98% masculina, igual que en el caso de España. ¿Cómo se explica?

    Algunos estudios que se utilizaron en Estados Unidos para justificar la exclusión de las tropas femeninas (aunque no se realizaron con este propósito) decía que los soldados varones sentían el instinto de proteger a las mujeres que combatían con ellos cuando se encontraron en ese tipo de situaciones (puede ser condicionamiento cultural, biológico o una mezcla, da lo mismo). También es posible que los mandos, por el mismo tipo de condicionamiento, envíen siempre a los varones a las misiones más peligrosas (esto podría pasar incluso de forma inconsciente). Personalmente yo apoyo la participación de las mujeres en el combate. Pero si hasta que la actitudes sociales cambien es necesario crear unidades exclusivamente de mujeres para evitar estas situaciones, y procurar que compartan su parte proporcional de riesgo (tener su parte de acción), se pueden modificar los estatutos militares. Ahora bien, para eso tiene que haber estudios que corroboren que eso sería tanto necesario como efectivo. En resumen, a veces hay que explorar la perspectiva de género para que exista una ley.

    Sobre el asunto de las tareas domésticas y el tema de los hijos voy a escribir una entrada. En este tema pido paciencia.

    Sobre el anarquismo y demás. No creo que haya estudios sobre el tema, pero estoy seguro de que igual que las expectativas de género se mantenían para las mujeres, también ocurría igual para los hombres. Imagino que más hombres que mujeres hacían la guerra porque el papel masculino de guerrero y protector todavía no había desaparecido. E imagino que todavía se esperaba que si estaban emparejados contribuyeran más a los ingresos del hogar etc. Quizá me equivoque porque no tengo datos, pero apuesto a que cuando había que reparar el tejado el hombre era el que iba sin discusión por más igualdad que el anarquismo le diera.
    Un hombre no es libre sólo cuando la ley le permite hacer lo que quiera (respetando a los demás, obviamente). También necesita liberarse de las expectativas sociales impuestas por su rol de género (proveedor, protector, etc.). Esto el feminismo lo entendió para las mujeres, pero por tus comentarios veo que no lo entendió para los hombres, pues cree que sólo con la ley es suficiente.

    El masculinismo también puede mejorar la situación de las mujeres. Como puse en el ejemplo de las fuerzas armadas, si a las mujeres se les permitiera tomar más riesgos, podrían acceder a mejores puestos. Del mismo modo, cuando apelar a la masculinidad de un trabajador para que tome más riesgos laborales (porque el empresario vea rentable cumplir con la normativa de seguridad) ya no funcione porque no deja que su hombría sea utilizada para beneficio de otros (el tema de este blog), a este empresario le será igual de rentable contratar a una mujer. Cuando los hombres entiendan que la participación de la mujer en sus puestos de trabajo les beneficia (véase mi artículo sobre las violaciones a militares estadounidenses), las implicaciones serán sin duda positivas. Paciencia que iré poniendo más ejemplos en el blog.

    Dices: “Ahora, dime, encontrándonos este paronama… ¿dirías que los y las estudiantes de España tienen un mayor privilegio o sufren una menor opresión porque se les impide acceder a una educación en condiciones, si se le compara con Corea del Sur, en donde han llegado a ser una potencia nacional más fuerte que España en más ámbitos además del educativo por los inconvenientes que su población padece?”

    No me parece comparable. El desarrollo de un país no siempre está ligado con su opresión (o falta de ella). Durante el llamado “milagro industrial” español en la época de Franco, España estaba en mejor posición económica que durante la Segunda República. Pero a todas luces también estaba más oprimida.

    Dices: “Y por último, no respondiste a la pregunta que te hice sobre las mujeres gestantes.”
    Me parece feo que me exijas que te responda a algo cuando en otro comentario he decidido no hacerlo. Cuando haga esto, puedes asumir que ha pasado una de las siguientes cosas:

    -No entiendo lo que quieres decir (como ya apunté en otro ejemplo que mencionas más arriba)
    -Entiendo lo que quieres decir (o eso creo), pero no entiendo a dónde quieres llegar (y por tanto, no sé qué se supone que debería decir)
    -Lo que has dicho me está dando que pensar, pero no lo tengo claro. Cuando tenga más información y pueda reflexionar sobre ella, te daré o no la razón
    -No tengo tiempo para responderlo todo y he decidido saltar esa parte de tu comentario
    -No considero que sea relevante para la conversación o el tema que estamos tratando

    También asumo que cuando dejas de lado algunas partes de mis comentarios, ha ocurrido una de estas cosas. Como nuestros intercambios ya son largos de por sí, no voy a insistir en ello.
    En este caso, ocurrió la número 2. No sé adónde quieres llegar. Pero ya que quieres que diga algo al respecto, lo diré. Todo el mundo ha sufrido violencia por la medicina si lo miramos así, incluyendo cuando en la Edad Media se te dejaba sangrar para eliminar la “sangre mala”. Al médico lo llamas para que te ayude, y en el pasado incluso le pagas de tu bolsillo. Si el campo médico no está lo suficientemente avanzado, pues por desgracia es lo que hay. Yo no llamaría a eso violencia.

    Dices: “¿Cuál es la fuerza del Estado? Dos: el masculinismo y el neo-feminismo (también conocido como actual feminismo de la diferencia)”

    Si eso fuera verdad, el masculinismo estaría recibiendo más ayudas. Becas, investigaciones, titulaciones de estudios masculinos, profesores universitarios, centros de estudios masculinistas subvencionados por el Estado, etc. Por lo pronto, esto sólo pasa con el feminismo. Y aunque sé que no apoyas el feminismo institucional, reconocerás que es distinto del feminismo de la diferencia (que es básicamente tradicionalismo disfrazado). Ya me gustaría a mí que el masculinismo fuera tan poderosos (aunque no por esos motivos, obviamente) y fuera más numeroso. Sólo tienes que ver cuantos masculinistas han comentado en este blog. Por el momento 4 feministas y 0 masculinistas. Ya me dirás la amenaza.

    También hay que tener en cuenta que el masculinismo no es un movimiento homogéneo (era el tema de mi siguiente entrada). Hay, entre otros, un masculinismo conservador (que también se acerca más al tradicionalismo que a otra cosa) y uno liberal. El liberal, que es el mío, se opone al tradicionalismo y por tanto a movimientos como el feminismo de la diferencia. Un hombre masculinista liberal y una mujer neofeminista estarían igual de opuestos que un hombre conservador y una mujer feminista. No puede funcionar. Ahora, si hablas de feminismo de la diferencia y masculinismo conservador, estás básicamente hablando de tradicionalismo, y ése siempre ha estado ahí.

  21. Enrique dijo:

    Asterix:

    Preguntas: “¿Y por qué no podían rebelarse las campesinas con las armas propias del campesinado?”.

    Como ya te dije, las mujeres no podían formar un grupo porque también estaban divididas por la clase. Eso supondría que las campesinas tendrían que luchar contra campesinos y contra hombres y mujeres de clase más alta. Sería una lucha entre un pequeño colectivo contra unos cuantos grupos más. ¿Crees que sería razonable? Es más, ¿crees que a un gupejo de campesinas se les iba a ocurrir luchar contra los Tercios de Flandes?

    En cuanto al gueto de Varsovia… Vale, la rebelión fue armada. ¿Y qué? Quiero decir, me vienes diciendo que nadie debe decidir cuál es tu opresión y cómo debes solventarla, pero eres tú el primero que empieza diciendo de qué tipo es y ha sido la opresión de las mujeres, osas meterte en si deberían o no haberse levantado y además, para colmo, te atreves a decir de qué modo debían haberse levantado.

    Es por esto por lo que inicialmente te dije que este texto me parece una vergüenza, porque me recuerda a quienes dicen que las personas maltratadas se lo merecen “por dejarse maltratar” y que las mujeres, si están oprimidas, deben cerrar la boca porque en realidad les gusta, ya que van leyendo “50 sombras de Grey” y cosas por el estilo (y esto lo he leído por parte de masculinistas como Daniel Martínez).

    Me parece, la verdad, una falta de respeto enorme hacia las mujeres. Es como si te digo yo que no estarás tan mal cuando vas diciéndole a Mamisepa en otra entrada que no te cogerías el permiso porque saldrías perdiendo (lo cual sí hacen muy a menudo las mujeres, como muestran las estadísiticas, cada vez que tienen una criatura), o porque aún, que yo sepa, no te has ido con una feminista con la que poder estar, al menos, la mitad del tiempo en casa. ¿Por qué no te has rebelado ya? ¿A que jode que te digan esto?

    Cuando digo lo de ““No, no ocurrió tan así. Las mujeres de abajo se movieron cegadas por las de arriba, al igual que los hombres de abajo se rebelaron cegados por los hombres de arriba”, me refiero a que la mayoría de las revoluciones no han tenido lugar por parte de la clase oprimida, sino por parte de la clase media, que les han utilizado para vencer a la clase alta y hacerse con el poder (véase la Ilustración, que solo sirvió para tirar al Rey e imponer a políticos, mientras la clase baja siguió abajo). Es decir, no debemos tener muy en cuenta las rebeliones de las clases oprimidas, pues por lo general ni siquiera han sido sus rebeliones (en el link que te pasé hacia el párrafo de “1984”, de George Orwell, se explica esto bastante bien).

    Con respecto a lo de los permisos de paternidad, es el mismo feminismo el primero en decir que no basta simplemente con el permiso para que los hombres puedan cogerlo. De ahí que desde la PPIINA no se pida, a secas, un permiso igual para los hombres que para las mujeres. El permiso que se pide es 1-) remunerado para que la crianza tenga valor, 2-) intransferible para que los hombres, obligados, no puedan pasarlo a las mujeres y se queden sin él, y 3-) obligatorio, para que las empresas, en primer lugar, no puedan negarte el permiso ya que te lo tendrían que dar sí o sí, y en segundo lugar, para que las empresas no puedan distinguir entre hombres y mujeres a la hora de tener hijos e hijas pues ambos sexos les van a perjudicar exactamente igual si tienen un bebé. Para que veas que no se nos escapa nada😉

    En cuanto a lo de que las mujeres tengan que coger más riesgos… Me parece una igualdad hacia abajo, además de darle fuerza al Estado. Si en lugar de hacerle darnos derechos, le damos permiso para jodernos por igual a hombres y a mujeres en todos los aspectos, ¿a dónde vamos a ir a parar?

    En cuanto a lo del Anarquismo… En primer lugar, como te dije, estaban en guerra. No se paraban a arreglar tejados pues se ganaban y perdían territorios constantemente. Y en segundo lugar, no sé si hay estudios, pero Kuxille me ha hablado de feministas y de hombres que escribieron contando sobre la situación. Los hombres hablaban de una Anarquía para ellos; las anarquistas feministas se quejaban de ellos. Tan solo tengo idea de “La pasionaria” y de Durruti, quien, según cuentan, era un anarquista de verdad que en todo momento rechazó el poder. Hasta le dieron los y las anarquistas la oportunidad de liderarles y lo rechazó. En los últimos momentos, antes de perder la guerra, se vio obligado a tomar las riendas porque morían muchos hombres a causa de utilizar a las mujeres como prostitutas. De hecho tuvo que echarlas del territorio Anarquista.

    Dices: “Un hombre no es libre sólo cuando la ley le permite hacer lo que quiera (respetando a los demás, obviamente). También necesita liberarse de las expectativas sociales impuestas por su rol de género (proveedor, protector, etc.). Esto el feminismo lo entendió para las mujeres, pero por tus comentarios veo que no lo entendió para los hombres, pues cree que sólo con la ley es suficiente”.

    El feminismo sí se ha dado cuenta de esto. Por algo a raíz de este movimiento surgió la coeducación, además de que hay todo un gran repertorio y estudios sobre masculinidades. Uno de los puntos más fuertes del feminismo es la concienciación de los hombres sobre esto. Te animo a investigar sobre ello. Por lo demás, como ya te he explicado en el caso de la PPIINA, el feminismo no aplica leyes al tuntún, sino que primero analiza todas las variables que pueden hacer que la ley no sea efectiva (en el caso del permiso de paternidad, el olvidarse que sea obligatorio) y luego trata de aplicarlas teniendo todo atado y bien atado. Y con la mezca entre la coeducacion y este tipo de leyes, persigue la igualdad real.

    Sé que el ejemplo de la educación en un país no es muy bueno. Pero sí sirve como introducción a esto: antes, las mujeres no podían ir a la Universidad y los hombres sí. Los hombres sufrirían insomnio, estrés, depresión al suspender o tener que abandonar los estudios, nervios, etcétera. Sin embargo, a nadie se le ocurriría decir por esto que una persona que no puede ir a la Universidad está igual de oprimida que quien sí puede ir, a causa de los inconvenientes que trae consigo el estudio. Era ahí a donde quería llegar.

    En cuanto a lo de la pregunta… Si escuchas una conversación en el tren, no tienes por qué meterte en medio y dar tu opinión al respecto, pero si alguien se te acerca por la calle y te pregunta la hora, lo mínimo que puedes hacer es responder, aunque solo sea que no llevas reloj o que no piensas decírsela. Aquí, en mi opinión, sucede lo mismo: no tienes por qué responder a un comentario, pero creo que a una pregunta, lo mínimo que se puede hacer, por cortesía, es responder, aunque solo sea “no lo sé”, “no te entiendo” o “no me apetece contestarte”. Simplemente lo digo porque personalmente me parece una falta de respeto evadir las preguntas.

    Veo que tienes muchos prejuicios sobre la sexualidad femenina (ya lo mostraste con el caso de la menstruación), pero si lees blogs de neo-feministas (algo tenían que hacer bien) o información sobre “parto natural”, te darás cuenta de que las mujeres sí subren violencia obstétrica. No se trata, para nada, de que la medicina se equivoque o esté poco avanzada. Las mujeres parían mucho mejor antes de que los médicos se interpusiesen en medio; y sobre todo a partir de más o menos la época de la Ilustración, que fue cuando un rey (no recuerdo cual) pidió que los médicos hiciesen parir a su mujer tumbada, y no de cuclillas, para poder ver el nacimiento. Esa postura obstruye la salida y dificulta en gran medida el parto. Lo correcto es parir de pie o de cuclillas (al igual que no cagarías tumbado) y si puede ser, en agua, como antes, que se iban al río a parir. Un parto así respetado puede llegar a no ser apenas doloroso (algunas fuentes hablan de partos orgásmicos). Así pues, las prácticas médicas (sobre todo la episiotomía, la cual se practica como norma general, cuando la suma mayoría son innecesarias) sí constituyen una forma de violencia obstétrica. Y sin embargo, hasta ahora, las mujeres no se han rebelado… y las que lo están haciendo, no están matando médicos. ¿Deberían cortar sus cabezas?

    Por último, si el masculinismo no está recibiendo más ayudas es por dos motivos, en mi opinión: en primer lugar, porque todavía no es muy conocido; y en segundo lugar, porque hay partes que al Estado le interesaría no utilizar, como los permisos por paternidad, o el quitar a los hombres del ejército. Tendría puntos que le beneficiaría mucho y puntos bastante negativos que sí nos vendrían bien a los hombres. Sin embago, no poniéndolo como institucional, podrá, en primer lugar, utilizar lo que le venga en gana (como hace con el feminismo institucional); y finalmente, dejar que sea el propio masculinismo el que lleve a las mujeres a no querer trabajar. Porque, si el trabajo es algo tan opresor… ¿por qué querría una mujer, entonces, compartir la crianza y tomar parte de su tiempo a ir a un empleo donde va a ser oprimida? El masulinismo, al mostrar el trabajo como algo tan opresor, solo llevará a la reproducción de los roles. Por eso buena parte del feminismo ha dado un giro de tuerca y procura no mostrar que estar con bebés es solo cambiar pañales, porque entonces los hombres tampoco querrían estar con sus criaturas.

    El masculinismo, tanto el de calle (sobre todo si se junta con el neo-feminismo) como el de Estado, y el feminismo institucional son negativos. Pero el feminismo de calle (siempre y cuando sea de la igualdad) solo, hasta el momento, ha traído cosas buenas.

    No obstante, te anuncio que en España existe un partido político llamado UPyD (Unión, Progreso y Democracia), que dice ser de centro y en el cual se huelen rasgos masculinistas, para atraer votos de hombres. Dicen que impondrán la custodia compartida automática (lo que le encanta a Daniel Martínez) y dejan escritos en Twitter diciendo que un mínimo del 30 % de las denuncias echas por mujeres son falsas (lo que te alegraría a ti). Pero, eso sí, de coeducación, de eliminar el ejército, de aumentar las medidas de seguiridad en el empleo o del permiso por paternidad, ni hablan.

    Resumen: instiucionalismo igual a caca.

    Un saludo.

  22. @Enrique

    Dices: “Como ya te dije, las mujeres no podían formar un grupo porque también estaban divididas por la clase. Eso supondría que las campesinas tendrían que luchar contra campesinos y contra hombres y mujeres de clase más alta. Sería una lucha entre un pequeño colectivo contra unos cuantos grupos más. ¿Crees que sería razonable? Es más, ¿crees que a un gupejo de campesinas se les iba a ocurrir luchar contra los Tercios de Flandes?”

    Bueno, los judíos de Varsovia se levantaron contra uno de los ejércitos más poderosos de la Historia. Perdieron, sí, pero lo intentaron.

    Dices: “Quiero decir, me vienes diciendo que nadie debe decidir cuál es tu opresión y cómo debes solventarla, pero eres tú el primero que empieza diciendo de qué tipo es y ha sido la opresión de las mujeres, osas meterte en si deberían o no haberse levantado y además, para colmo, te atreves a decir de qué modo debían haberse levantado.”

    Aquí quizá no nos estemos entendiendo bien. Yo no he dicho cuál es la opresión de las mujeres ni cómo tienen que solventarla. Hice una pregunta, porque me parecía extraño que otros grupos oprimidos realizaran revueltas armadas y las mujeres no. Y proporcioné una respuesta. Pero no recuerdo que en esta respuesta negara la opresión femenina. Ahora, si otros interpretan que quise decir “no se alzaron en armas porque no lo tenían tan mal”, es su problema, porque de hecho creo que mencioné bastantes modos de opresión femenina al principio del artículo. Lo que dije es que los hombres lo tenían igual de mal, y que si tuvieran que desplazar al hombre para ocupar su lugar no sólo obtendrían sus privilegios, sino también su opresión, y nadie realiza un baño de sangre para quedarse igual que estaba. No niego que pudiera haber otros factores, pero para mí es el más significativo, Ahora bien, podemos estar en desacuerdo en cuál fue la causa de que no hubiera rebeliones armadas, pero que nadie me atribuya intenciones que no tuve.

    Dices: “Cuando digo lo de ““No, no ocurrió tan así. Las mujeres de abajo se movieron cegadas por las de arriba, al igual que los hombres de abajo se rebelaron cegados por los hombres de arriba”, me refiero a que la mayoría de las revoluciones no han tenido lugar por parte de la clase oprimida, sino por parte de la clase media, que les han utilizado para vencer a la clase alta y hacerse con el poder.”

    Gracias por la aclaración.

    Dices: “El feminismo sí se ha dado cuenta de esto. Por algo a raíz de este movimiento surgió la coeducación, además de que hay todo un gran repertorio y estudios sobre masculinidades.”

    Entonces están de acuerdo conmigo en que cambiar la ley no es suficiente para mejorar la situación del varón. Es necesario cambiar las conciencias. No hay desacuerdo, pues.
    He leído algunos de esos estudios. Para mí el problema es que a pesar de que acierten en algunas cosas, lo arruinan cuando asumen que el varón debe “ceder sus privilegios”, se le retrata como el principal opresor, privilegiado, etc. Parece que cambian la apelación a la hombría del tradicionalismo por el sentimiento de culpa del feminismo. Cada cual que haga lo que crea, pero a mí me parece cambiar una manipulación emocional por otra.

    Dices: “Con respecto a lo de los permisos de paternidad, es el mismo feminismo el primero en decir que no basta simplemente con el permiso para que los hombres puedan cogerlo.”

    Entonces la propuesta de PIINA merece todos mis respetos, porque ésa es la manera de hacer las cosas, y recomendaré a los masculinistas que apoyen esta iniciativa. Ahora bien, la retórica de su página web continúa siendo al 90% (por lo que he leído, al menos) ginocéntrica, por lo que no me extraña a que a muchos varones no nos haya alcanzado. A veces el problema no es el producto sino el márketing.

    Dices: “Veo que tienes muchos prejuicios sobre la sexualidad femenina (ya lo mostraste con el caso de la menstruación)”

    ¿Muchos? Sólo el de la menstruación y además recuerdo haber rectificado en aquel caso.

    Dices: “Simplemente lo digo porque personalmente me parece una falta de respeto evadir las preguntas.”

    Pues te pido disculpas. Lo que ocurre es que en este formato de comentarios donde nos respondemos en ocasiones punto por punto (y donde los puntos no aparecen en forma de pregunta), las preguntas las tomé como otro punto más que podía responder o no, como el resto. Lo tendré en cuenta a partir de ahora.

    Dices: “Sin embargo, a nadie se le ocurriría decir por esto que una persona que no puede ir a la Universidad está igual de oprimida que quien sí puede ir, a causa de los inconvenientes que trae consigo el estudio. Era ahí a donde quería llegar.”

    Entiendo lo que quieres decir. El problema es que extrapolar una situación distinta a la que estamos discutiendo para sacar conclusiones sobre otra, aunque en algunos casos puede ser ilustrativo, también hace que se pierdan ramificaciones que en una situación existen y en la otra no o viceversa. Si como creo, te estás refiriendo al tema del suicidio, ya escribiré una entrada para que podamos debatir el tema con la atención que merece.

    Dices: “¿Deberían cortar sus cabezas?”

    Es que me sigue sin parecer igual. No cortas la cabeza a alguien a quien llamas y además pagas por sus servicios. De todas formas necesitaría confirmar que efectivamente fue un rey quien decidió esto para su mujer y, más importante aún, por qué los médicos decidieron lo mismo era una buena idea para el resto de la sociedad.

    Dices: “El masulinismo, al mostrar el trabajo como algo tan opresor, solo llevará a la reproducción de los roles.”

    El masculinismo no dice que el trabajo es opresión, pues es algo que todos necesitamos para vivir, salvo que tengamos otra fuente de ingresos (ya sean de nuestra pareja, inversiones, etc). Ahora bien, el masculinismo sí dice que puede ser opresor, dependiendo de la circunstancias.
    De todas formas, si ése es el mensaje que entienden muchos (que el trabajo es igual a opresión), lo lógico no es que los hombres se queden a trabajar y las mujeres a estar en casa. Si el trabajo es tan opresor, lo normal es que el hombre y la mujer se repartan la carga a partes iguales para sobrellevarlo mejor y no crear desigualdades, pero para esto el hombre también tiene que encargarse de las tareas de la casa y el cuidado de los hijos al 50%, lo cual no debería ser tan difícil si se considera menos opresor que el trabajo. No creo que el masculinismo sea una amenaza para nadie salvo para quienes se benefician del rol masculino actual.

    Dices: “No obstante, te anuncio que en España existe un partido político llamado UPyD (Unión, Progreso y Democracia), que dice ser de centro y en el cual se huelen rasgos masculinistas, para atraer votos de hombres. Dicen que impondrán la custodia compartida automática (lo que le encanta a Daniel Martínez) y dejan escritos en Twitter diciendo que un mínimo del 30 % de las denuncias echas por mujeres son falsas (lo que te alegraría a ti).”

    Personalmente, y esto lo he dicho otras veces, no estoy a favor de ningún tipo de custodia que sea automática (ya sea compartida, para la madre o para el padre). Cada caso que se valore según sus méritos, aunque con algunos matices que ya explicaré en futuras entradas.
    A mí personalmente no me alegra que un partido español diga que un mínimo del 30% de las denuncias son falsas. Por una sencilla razón: no lo pueden probar. La única verdad es que alrededor de la mitad son indeterminadas (absoluciones y retiradas). Es decir, que no podemos saberlo a ciencia cierta, pero hay motivos para sospechar que pueden ser bastantes. Y la discusión tiene que partir de ahí, no de lo que cada uno considere que es la verdad (el 0.01% de los feministas, o el 30% de ese partido político).

  23. Enrique dijo:

    Asterix:

    Si la PPIINA se centra en un 90 % en las mujeres, es porque, si vas a una charla, observarás que el 90 % de quienes hay son mujeres. Concienciar a los hombres parece difícil, se va muy poco a poco, y cuando salen a la calle muchos pasan de largo. En normal que una asociación que tiene que lidar mucho con el Congreso español, además de ganar adeptos y de recaudar fondos, se centre primero más en las mujeres para crecer.

    Eso sí, a través de comentarios que ido haciendo, tanto en algun coloqui, como mandándoles textos míos, he logrado no solo que vayan dirigiéndose más hacia varones, sino que además hayan adoptado una política más paidocentrísta, haciendo ver que no solo hay que mencionar a hombres y a mujeres, sino que también a los bebés, que son los más perjudicados si su padre y su madre no pueden estar ahí y por igual.🙂

    Sí, ya sé que solo has mencionado lo de la menstruación y esto del parto, perdón por lo de “muchos”. A veces metemos adjetivos y no nos damos cuenta de que cambian por completo el sentido de la frase. Te pido disculpas.

    De todos modos, te paso un texto sobre la historia de las formas de nacer::

    http://www.aesmatronas.com/descargas/CONFERENCIAS_AESMATRONAS/03_HISTORIA/02_HISTORIA_FORMAS_NACER.pdf

    En el se dice que el rey al que me refería era Luis XIV, llamado el Rey del Sol, quien estimuló el parto horizontal, y que antes de esa época ya los médicos se impusieron a las matronas y regularon la obstetricia para ganar su prestigio (seguramente, como dice Kuxille, para controlar la sexualidad masculina. No olvidemos que las matronas formaban parte de “las brujas” que conocían métodos anticonceptivos y abortivos).

    Dices: “No cortas la cabeza a alguien a quien llamas y además pagas por sus servicios”. Por esa regla de tres, mucho menos cortas la cabeza a alguien que has parido o con quien te has casado.😛

    Dices: “De todas formas, si ése es el mensaje que entienden muchos (que el trabajo es igual a opresión), lo lógico no es que los hombres se queden a trabajar y las mujeres a estar en casa. Si el trabajo es tan opresor, lo normal es que el hombre y la mujer se repartan la carga a partes iguales para sobrellevarlo mejor…”

    Eso sería así si no fuese porque, como ya sabrás, primero necesitamos concienciar. Y si los varones no están concienciados, adoptarán el rol protector. Si el trabajo es lo más peligroso u opresor, entenderán que serán ellos quienes deben ir al trabajo para evitar a sus mujeres un mal mayor. De hecho, si lees blogs de “súper-mamás”, también llamadas “neo-feministas” o “talibanas de la teta”, verás que donde hay varones feministas de la diferencia (los cuales no se diferencian lo más mínimo de masculinistas) van comentando justo eso: que varones y mujeres somos diferentes, que el hombre está más preparado y que el mundo laboral, al estar masculinizado, no debe ser contexto de mujeres.

    Y bueno, si entendemos que uno de los masculinistas que dícese ser liberal va haciendo entradas sobre el surgimiento del patriarcado en las que defiende que los hombres eran más fuertes y estaban más preparados para la caza… ¿por qué no iba a ser igual en la actualidad?

    El feminismo, por el contrario, es coherente: no piensa que debamos dividirnos ahora en función del sexo porque no piensa que un sexo valga más que otro, pero tampoco cree que fuese así en la antigüedad.

    Saludos.

  24. Tú conocerás PIINA mejor que yo, pero tengo la sensación de que es el cuento de quién fue primero, si la gallina o el huevo. Puede que se centraran en las mujeres porque los hombres no se interesaron… o puede que los hombres no se interesaran porque el mensaje se centraba en las mujeres… De todas formas te agradezco que hayas ampliado las miras de esta organización y la tendré a partir de ahora en el punto de mira.

    “Eso sería así si no fuese porque, como ya sabrás, primero necesitamos concienciar. Y si los varones no están concienciados, adoptarán el rol protector. ”

    Pero el masculinismo (el de género, al menos) lo que quiere es eliminar la opresión que suponen los roles de género para el varón. Es decir, que el varón ya no tenga por qué ser el protector o el proveedor. Que se libere de esas cargas. Pero como digo, no conozco a ningún masculinista que diga que el trabajo es opresor, sino que puede serlo (dadas las circunstancias). Lo que es opresor es la obligación de ser el principal proveedor o protector. Creo que puedes estar tranquilo en ese sentido.

    Dices: “Y bueno, si entendemos que uno de los masculinistas que dícese ser liberal va haciendo entradas sobre el surgimiento del patriarcado en las que defiende que los hombres eran más fuertes y estaban más preparados para la caza… ¿por qué no iba a ser igual en la actualidad? El feminismo, por el contrario, es coherente: no piensa que debamos dividirnos ahora en función del sexo porque no piensa que un sexo valga más que otro, pero tampoco cree que fuese así en la antigüedad.”

    Pero es que yo no escribí eso. La entrada hablaba de las limitaciones que el embarazo y la lactancia suponían para que las mujeres cazaran. Y que no lo escribí yo, sino una antropóloga que para colmo era feminista, y muchos de los aspectos de su tesis están sustentados por numerosos estudios. Lo que no voy a hacer es apoyar otra teoría (masculinista o feminista) con menos base sólo porque se ajuste mejor a mi visión del mundo. A mí no me gusta la división sexual del trabajo, pero no por eso voy a negar que antiguamente las cosas se organizaran así, y tampoco se deriva de eso que necesariamente un sexo valiera más que otro o que lo valga en la actualidad.

    De todas formas, como ya dije en esa discusión, no está escrito que tengamos que hacer lo que nos dicte nuestra historia o nuestra biología. Tendremos que hacer lo que es justo y ser dueños de nuestro destino, porque para eso tenemos voluntad y poder de decisión.

  25. Enrique dijo:

    Asterix:

    Dices: “Lo que es opresor es la obligación de ser el principal proveedor o protector. Creo que puedes estar tranquilo en ese sentido”.

    Bueno, tú también puedes estar tranquilo por parte del feminismo: a las feministas no les interesa que seamos los principales proveedores.

    Dices: “La entrada hablaba de las limitaciones que el embarazo y la lactancia suponían para que las mujeres cazaran. Y que no lo escribí yo, sino una antropóloga que para colmo era feminista, y muchos de los aspectos de su tesis están sustentados por numerosos estudios”.

    A esta mujer yo le preguntaría dos cosas: 1-) ¿Acaso las mujeres se pasan toda su vida gestando y dando el pecho? 2-) Sabiendo que hay campeonas olímpicas que han ganado durante períodos de gestación y si nos fijamos en los Pigmeos Aká, en donde los varones cuidan al 50 % de las crías y donde son ellos quienes se desvelan por la noche mientras la mujer descansa (lo cual implica que a la mañana siguiente no estén muy espabilados para cazar en condiciones), ¿por qué no podrían las mujeres cazar hasta cierto punto de gestación (cual leonas, que cazan antes y tras el parto) y al poco tiempo después de amamantar, reinsertarse en la caza, al igual que una mujer de neustra sociedad vuelven pronto al trabajo?

    Creo que nuestras sociedades han seleccionado un modelo más débil de mujer, además de fomentar una educación física bastante pobre, lo cual las imposibilita durante esos períodos. Pero te aseguro que he visto mujeres africanas cargar con kilos de bolsas y subir escaleras mientras estaban embarazadas, y hacerlo como si no estuviesen gestando. Estoy seguro de que el modelo de mujer de aquellos años era mucho más fuerte y resistente, y que no tendrían tantas dificulades como los tienen muchas de ahora.

    Por otro lado, tengo que buscar información… pero conozco alguna etnia, como la Mosuo, en la que las mujeres controlan la Tierra (por la cual se labra, más que se caza) y tienen suma importancia. Es una etnia muy igualitaria. Además de que aunque actualmente se pudiese dar el caso de que la caza ha sido un patrón importante y de desigualdad en las culturas, no veo por qué motivo no hubiese podido ser antes de eso el gestar y parir el patrón importante (y quizá generador de desigualdad), pues, como ya sabemos, primero surgieron las diosas.

    Y bueno, para finalizar… ¿puedo pedirte un favor? Verás, tengo que entregar un artículo de revista a un profesor, y en el inicio tengo que hacer un resumen del artículo, tanto en castellano como en inglés. ¿Te importa si te paso lo que he escrito en español y en ingés, lo comparas y me dices si está bien traducido al inglés, por favor? Porfi, porfi, porfi…

    ———————————————-
    Resumen:

    El sexismo es un sistema que afecta tanto a varones como a mujeres en diversos ámbitos de la vida. A raíz de éste, se adviene una brecha académica, económica, política, social… que trae como consecuencia la existencia de una serie de diferencias de género que se manifiestan incluso en el ámbito educativo.

    A causa de esta problemática, nos proponemos realizar, en el presente artículo, un estudio comparado entre España y Suiza, en el que trataremos cómo afecta el género en el rendimiento académico por áreas, en la elección de estudios superiores, en la selección de las distintas carreras universitarias y en la elevada tasa de abandono escolar masculina, a partir del estudio monográfico comparado de EURYDICE: Diferencias de género en los resultados educativos: medidas adoptadas y situación actual en Europa.

    Finalmente, incorporaremos una serie de propuestas educativas con las cuales se pretende alcanzar la igualdad de género dentro de todos esos aspectos de este área.

    Abstract:

    The sexism is a system that affects both men and women in different areas of life.
    In order to academic, economic, political, social… gap which results in a number of gender differences, manifested even in the educational area.

    Because of this problematic, we will try to do a comparative study between Spain and Sweden, in which we will try to show how gender affects academic result, also choosing high school studies or in the selection of university studies and the high masculine leave studies, from monographic comparative study by EURYDICE: Gender differences in educational outcomes: Study on the Measures Taken and the Current Situation in Europe.

    Finally we will explain about how we can obtain equality gender in each aspects of educational area.

    Saludos y gracias.

  26. Perdona Enrique. Debido a un tema personal que tengo ahora entre manos no creo que pueda volver hasta dentro de 3 o 4 días. Espero que todavía haya tiempo. Mil disculpas.

  27. Enrique dijo:

    Don’t worry, Asterix. I can wait.

    See you later!

  28. El resto del comentario tendrá que esperar algunos días, pero aquí te dejo mi traducción porque imagino que será más urgente. Si tienes dudas de por qué he utilizado algunas palabras diferentes de las tuyas, escríbeme tus dudas en un comentario. Lo importante es que he hecho una traducción por significado y no por palabra. Aquí va:

    Sexism is a system that impacts both men and women in various aspects of their lives, creating academic, economic, social and political gaps, among many others. This generates a series of gender differences that appear even in the education field.

    Due to this situation, in this article we are planning to conduct a comparative study between Spain and Switzerland. The study will explore how gender impacts academic performance by areas, such as the decision to pursue higher education, the selection of a particular academic career, and the high school dropout rates among males. The main source for our data is the monographic comparative study from EURYDICE: Gender Differences in Educational Outcomes: Adopted Measures and Current Status in Europe.

    Finally we will include a series of proposals with the intent to achieve gender equality in all aspects of the education field.

  29. Enrique dijo:

    Asterix:

    Muchíííííííííííísimas gracias. Al final llegaste a tiempo, pues tenía que entregarlo hoy, y me ha servido bastante, no solo para ver fallos, sino para aprender algo más de inglés.😀

    Y no te preocupes por el resto del comentario. Tómate tu tiempo y espero que salgas airoso de tu situación.

    Por lo demás: Thank you very much!

  30. @Enrique

    De nada. Ojalá hubiera tenido tiempo de explicar el por qué elegí ciertas construcciones o vocabulario, pero en fin, me alegro de que te haya servido. Ahora respondo al resto del comentario.

    Dices: “A esta mujer yo le preguntaría dos cosas: 1-) ¿Acaso las mujeres se pasan toda su vida gestando y dando el pecho?”

    Lo que dice es que en las sociedades de cazadores-recolectores las mujeres suelen quedarse embarazadas a una edad más temprana que en la actualidad y que también tenían más hijos que ahora (recordemos que no todos los niños alcanzaban la edad adulta debido a enfermedades y demás, lo que obligaba al grupo a tener más hijos para sobrevivir). La lactancia también se prolongaba mucho más que hoy día, hasta al menos dos años. Si a ello sumamos que la esperanza de vida de estos grupos también era mucho más corta, podemos decir que invertían una cantidad de tiempo considerable en embarazo y lactancia.

    Dices: “Sabiendo que hay campeonas olímpicas que han ganado durante períodos de gestación…”

    La posibilidad de hacer una cosa no implica que se quiera hacer. Ten en cuenta que la caza se desarrolla sobre un terreno irregular y que a veces necesita de correr sobre él, lo cual aumenta las posibilidades de tropezar y en consecuencia de perder el feto. En ocasiones había que bloquear la salida de animales, que pueden escoger otro camino y caer en la trampa o embestirte.

    Dices: “¿por qué no podrían las mujeres cazar hasta cierto punto de gestación (cual leonas, que cazan antes y tras el parto) y al poco tiempo después de amamantar, reinsertarse en la caza, al igual que una mujer de neustra sociedad vuelven pronto al trabajo?”

    La autora mencionó que las habilidades de caza y recolección son especializadas e implican un largo período de aprendizaje. Teniendo en cuenta las limitaciones del embarazo y la lactancia, además de la necesidad de recolectar comida para suplir los períodos de caza no exitosos, es más eficiente que las mujeres realicen la recolección y los hombres la caza.

    De todas formas, digamos que el grupo hiciera lo que tú has propuesto, y que las mujeres cazaran intermitentemente, algo que probablemente se ha dado en algunas de estas sociedades. Lo que ocurriría es que como los períodos de embarazo y lactancia son distintos para cada mujer de la tribu, las mujeres no estarían cazando como grupo. Lo que elevó el estatus de los hombres en general es que cazaban como grupo y repartían la comida entre la tribu como grupo. Alguna mujer podía unirse a la caza de vez en cuando, pero eso no implica una mejora en el estatus de las mujeres como grupo.

    Porque el tema no es solo cazar. Podemos encontrar sociedades donde las mujeres cazan, pero las principales cuestiones son: ¿Lo hacen como grupo? ¿Reparten la comida que han cazado entre la tribu o se la llevan a su casa para que se la coma su familia? Los hombres elevaron su estatus por el primer escenario (el reparto de bienes escasos al grupo en general). En el segundo escenario, cazar para llevárselo a tu familia, no se crean obligaciones sociales y no tiene un impacto sobre el estatus de quien caza.

    Dices: “Pero te aseguro que he visto mujeres africanas cargar con kilos de bolsas y subir escaleras mientras estaban embarazadas, y hacerlo como si no estuviesen gestando.”

    La autora ya dijo que no era una cuestión de fuerza física. Una vez más, la caza supone un riesgo distinto. Cuando uno carga con kilos puede ir despacio para pisar con cuidado.

    Dices: “Por otro lado, tengo que buscar información… pero conozco alguna etnia, como la Mosuo, en la que las mujeres controlan la Tierra (por la cual se labra, más que se caza) y tienen suma importancia.”

    El artículo dice justamente eso, que donde la caza no es tan importante, la tendencia era a construir una relación de género más igualitaria. Esto era entre cazadores-recolectores, no sociedades agrícolas. Ahora bien, una sociedad agrícola originada a partir de una de cazadores-recolectores relativamente igualitaria por cuestiones de caza podría ser como la Mosuo.

    Dices: “Como ya sabemos, primero surgieron las diosas.”

    En realidad no parece que fuera así. Esta idea ha sido fuertemente rebatida en la comunidad científica. De hecho vuelvo a citar una obra que compara la evidencia arqueológica al respecto y que por cierto su autora es feminista.

    http://www.nytimes.com/books/first/e/eller-myth.html

    Dices: “Creo que nuestras sociedades han seleccionado un modelo más débil de mujer”.

    Hay argumentos para explicar que la división de roles en las sociedades de cazadores-recolectores se estableció por motivos prácticos, como los expuestos en el artículo y defendidos por la mayor parte de la comunidad científica. Y sin embargo el feminismo como movimiento (pese a la voz contraria de algunas feministas individuales) insiste en que la división se estableció por motivos ideológicos, para oprimir a la mujer en beneficio de los hombres. Ésta es una de las razones por las que el feminismo no me parece, como dirían en inglés “male-friendly”, o amistoso hacia los hombres. Y por lo que el varón necesita su propio movimiento para lograr la igualdad.

    Si quieres seguir debatiendo el tema de la dominación masculina, procederé a mover el resto de comentarios al artículo que corresponde. Debido a la situación que estoy atravesando últimamente, mis respuestas serán irregulares.

  31. Enrique dijo:

    La conversación, por traspaso de comentario, continúa en:

    https://quiensebeneficiadetuhombria.wordpress.com/2013/04/05/el-origen-de-la-dominacion-masculina-iii-version-antropologica/#comment-175

    Lo pongo para que no parezca que me respondiste y me quedé callado. Y aunque al final se ha desviado al tema que estamos tratando, manifiesto que sigo en desacuerdo. xD

  32. Pingback: Las madres de los manifestantes turcos | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  33. Sandra dijo:

    “Imagino que alguien dirá que sí se rebelaron. Y esa rebelión fue el feminismo. Sin embargo, el feminismo es un movimiento ideológico que se inició en Occidente en el siglo XVIII. No fue una rebelión armada, como en el caso de los esclavos, ni ha ocurrido en ninguna otra parte del mundo ni a lo largo de la extensa historia humana.”

    Hay una cosa que tienen en común todos los movimientos emancipatorios: que en la lucha entablada entre los de arriba y los de abajo, el poder siempre ha intentado aniquilar al contrario. Si el feminismo fuese un movimiento subversivo que pretendiese derrocar el orden vigente, el poder hubiese reaccionado contra ello. ¿Cuántas feministas han sido detenidas, torturadas, encarceladas o ejecutadas por el mero hecho de ser feministas (Ojo, digo “feministas”, y no activistas de otras ideologías, por ejemplo Rosa Luxemburgo)? ¿Pocas, verdad? Pues bien, no es sólo que no las hayan reprimido, ¡¡es que las subvencionan!! ¡¡Es que hasta la reina Sofía y Emilio Botín acuden a la presentación de la fundación Mujeres por África!!

  34. No solo “incluso” morían brujos, el papel de La Inquisición era perseguir la herejía, de modo que hombres como mujeres sufrieron las consecuencias, véase el caso de los Fraticelli excelentemente descrito en la novela histórica El nombre de la rosa, -es ficción, sí, pero muy documentada y describe a la perfección este asunto-.

    Sobre la caza de brujas, imprescindible el libro de Norman Cohn: Los Demonios Familiares de Europa:

    “Conforme a otra teoría, el aquelarre representaría una fantasía nacida del odio y el temor de los hombres hacia las mujeres, y la gran caza de brujas no sería sino un episodio particularmente sangriento de la guerra de los sexos (exacerbado, según se añade a veces, por la condición célibe de monjes, frailes y sacerdotes). En muchas obras recientes sobre las relaciones entre los sexos, y también en buena parte de la propaganda feminista, esta teoría viene a ser considerada
    como un hecho establecido. Sin embargo, se fundamenta en una confusión. El tipo de bruja que, según se creía, tenía que ser necesariamente una mujer, era la que practicaba maleficium, es decir, una persona a la cual se consideraba capaz de infligir daños a sus vecinos por medios ocultos. Y esto constituía una creencia ancestral, sobre todo entre el campesinado. Pero en el preciso momento en que el sabbat pasó a ocupar el centro de la escena y dio comienzo la gran caza de brujas, éstas dejaron de ser imaginadas invariablemente como mujeres: ricos burgueses, concejales, estudiantes, escolares y niños de uno u otro sexo también podían serlo. El cambio es ya evidente en los primeros juicios de brujas (descritos en el capítulo 12).”

    Me pregunto si cuando caemos en estos tópicos -y yo mismo caí antes de leer este libro- como que la opresión inquisitorial ilustra única y exclusivamente el sufrimiento de la mujer y que el sufrimiento del hombre provenía de otras fuentes, sera cosa de un “feminismo interiorizado”, que sería el lado oscuro de ese machismo interiorizado que hablan tanto los caballeros andantes feministas.

    Saludos y enhorabuena por el blog, a la espera de que vuelvas a la actividad.

    • Gracias Demócrito. No me refería al papel de la Inquisición (o inquisiciones, incluyendo las protestantes que no recibían tal nombre) en general, sino al cargo de brujería en particular, donde las víctimas eran mujeres en el 75-80% de los casos.

      http://www.gendercide.org/case_witchhunts.html

      Aunque estoy de acuerdo en que la brujería sólo era un cargo entre otros, donde la disparidad de género podía ser diferente.

      • Evidentemente, no hay ni que decirlo, a la mujer le caía el cargo de bruja, lo que también significa que el resto de cargos -es decir la mayoría- eran más propios de varones y que el varón también sufrió la opresión religiosa y el genocidio derivado de ella en esa época, cosa que suele olvidarse e invisibilizarse en los medios de masas y la cultura popular, pues el varón es el sexo desechable. Otro dato, tras la locura de la caza de brujas que invadió Europa, la presencia de mujeres entre los procesados se fue reduciendo progresivamente, Tomando como ejemplo el tribunal de Toledo, de un 43,6% antes de 1530 se pasa a un 29,8% en el siglo XVIII. (dato extraído de La Inquisición, de García Carcel)

        Por cierto, que es muy recomendable el libro que mencionaba por otro aspecto, pues analiza como el paso del proceso acusatorio al proceso inquisitorial fue lo que propició la caza de brujas. Es decir, la culpa fue de un cambio en el proceso legal, y da miedo ver las semejanzas que tiene con lo que estamos viendo hoy en las leyes de violencia de género del insidioso feminismo ideológico y populista, pues El acusado pasaba a ser culpable por defecto y debía demostrar su inocencia, y el acusador era el estado y no un particular. Esperemos que la historia no se repita, aunque soy pesimista, y creo que estamos a las puertas de otro desastre.

        te sigo leyendo, animo.

      • Gracias Demócrito. Con fortuna tendré listo un nuevo artículo en una semana. Saludos.

  35. Jorge dijo:

    Eso es una estupidez, porque una rebelión armada de las mujeres significaba una guerra fratricida y auto destructiva para la humanidad. Como a alguien se le ocurre pensar semejante idiotez, imagínense dicha guerra podría haber provocado prácticamente la extinción de los hombres o de las mujeres y si eso pasa el ser humano hubiera desaparecido del planeta

  36. Jorge dijo:

    Aparte esta claro que si hubiese o algún día exista( Por nuestro propio bien ojala nunca ocurra algo tan horrible)una guerra armada de mujeres , claramente esta guerra la perderían y eso es porque los hombres están mucho mejor preparados para afrontar situaciones extremas y violentas propias de una guerra ya sea tanto en el manejo de armas como soportar heridas de extrema gravedad. Bueno de tan solo pensar en una idea tan estúpida me da asco y pena imaginarme peleando con mujeres, siendo que lo que debe hacer uno como hombre es todo lo contrario, cuidarlas. Por esto los grandes cambios se hacen con la inteligencia y la razón y no con violencia y eso se a demostrado a lo largo de la historia de la humanidad.

    • Cito: “siendo que lo que debe hacer uno como hombre es todo lo contrario, cuidarlas”.

      Ésa es tu noción de masculinidad y la respeto siempre que no la consideres un universal que debamos seguir los demás. En mi caso sólo siento deber de proteger a mis seres queridos (del sexo que sean) y con respecto a desconocidos (del sexo que sean) hacer lo que pueda sin poner en peligro la propia vida. Porque me debo más a mis familiares que a desconocidos. No siento que deba proteger a nadie por el mero hecho de ser mujer.

  37. Magi dijo:

    Si ha habido en la historia rebeliones femeninas :

    https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_women_who_led_a_revolt_or_rebellion

    https://es.wikipedia.org/wiki/Lucha_de_las_mujeres_Igbo

    http://www.playgroundmag.net/noticias/actualidad/mujeres-egipcias-rebelaron-violadores_0_1336066392.html

    http://www.bibvirtual.ucb.edu.bo/opac/Record/100019258/Description#tabnav

    De todas formas los esclavos , ya sean hombres o mujeres no siempre se rebelan . El sistema esclavista fue muy exitoso y duró mucho tiempo, incluso hoy , cuando se ha denunciado y se lucha por los derechos humanos, todavía existe la esclavitud. Si los esclavos se hubiesen rebelado continuamente , no habría podido existir, los esclavos suelen aguantar, por la razón que sea.

    Cierto que los sistemas esclavistas acaban agotándose , aunque vuelven a surgir otros.

    Si Espartaco se hizo tan famoso es porque lo que hizo no fue para nada común, y aunque acabó mal, parte de su objetivo si se cumplió, porque desmoronó bastante el sistema romano, los romanos empezaron a tener miedo de sus esclavos, algunos ya solo querían esclavos nacidos en su propiedad , porque no se fiaban de los comprados , empezaron a poner muchos días festivos, a otorgar tierras y derechos a los esclavos.. pero claro la producción ya no era la misma.

    El miedo al comunismo hizo que en Europa y Estados Unidos se concedieran bastantes derechos a la población obrera y también a las mujeres.

    • @Magi

      En este artículo no me refería a que las mujeres no hayan participado en rebeliones o incluso liderado rebeliones, de hecho lo menciono en el contenido de la entrada. Cito:

      Las mujeres se han unido a luchar con los hombres en numerosas revueltas y revoluciones que podríamos definir como “de clase”. Pero nunca empuñaron las mismas armas por motivos “de género”. Incluso en el mundo islámico, las terroristas suicidas, cuando se hacen con los explosivos no se vuelan en pedazos para matar a sus familiares varones, sino a los enemigos.
      Lo que aquí planteo es si las mujeres, como consecuencia de su supuesta opresión de género, han emprendido revueltas armadas contra sus supuestos opresores (los hombres), para librarse del yugo masculino. Y la respuesta es no.

      Las mujeres Igbo se rebelaron contra las autoridades coloniales británicas, las mujeres egipcias protestaron el acoso callejero pero no se levantaron en armas contra los hombres, y en la rebelión de Las Charcas las mujeres tampoco participaron por razones de género, sino que lucharon junto a sus hombres.

      Lo que quería decir es que las rebeliones de esclavos se inician para librarse de su opresión como esclavos contra sus amos. Sin embargo, las mujeres nunca se alzaron en armas para librarse de opresión como mujeres contra los hombres.

      Tampoco podemos comparar el sufragismo o el feminismo con esto, pues recordemos que el voto femenino se ganó en Estados Unidos sin derramar una gota de sangre (y con una buena parte de las mujeres oponiéndose a tal derecho), muy distinta a la situación de los esclavos a lo largo de la Historia.

  38. Magi dijo:

    “Las mujeres no se rebelaron porque si bien padecieron injusticias, nunca las percibieron como mayores que las sufridas por sus compañeros varones (guerra, muertes ocupacionales, etc.)”

    Si hubo en la historia hombres y mujeres que así lo percibieron, de no ser así, no hubieran escrito sobre ello .

    Por ejemplo, John Stuart Mill, que era un hombre escribió esto en 1869 :

    http://www.amnistiacatalunya.org/edu/2/fem/fem-js.mill.html

    • @Magi

      Dices: “Si hubo en la historia hombres y mujeres que así lo percibieron, de no ser así, no hubieran escrito sobre ello.”

      Es que justamente lo que estamos debatiendo es el mérito del argumento que comenzó con Stuart Mill, Engels y otros sobre esas fechas y que pocos años más tarde serían adoptados por el feminismo. Obviamente para debatir la idea (opresión femenina), ésta tiene que existir primero, y fueron aquellas figuras (entre otras) quienes la crearon.

      Como ya he señalado en otros artículos, esto se debió a que tras las revoluciones liberales y el fin del Antiguo Régimen, los hombres adquirieron una serie de derechos y libertades como nunca se habían disfrutado anteriormente. Sin embargo, las mujeres no fueron incluidas en esta liberación, provocando que surgieran movimientos para extenderla. Es en ese contexto cuando aparecen obras como la de Engels, Mill y otros autores.

      Antes de las revoluciones liberales, o en lugares donde nunca se dieron (África, Oriente Medio, Asia Oriental, etc.) no hemos visto movimientos de mujeres similares a los que ocurrieron en Occidente para igualarse al hombre. Y en ningún caso, repito, hemos visto una revuelta armada de mujeres contra hombres. Y cuando las mujeres en la Europa de las revoluciones liberales se manifestaron por los derechos femeninos, no vimos salir a ejércitos patriarcales a regar las calles de cadáveres como ocurría con las revueltas de esclavos o las revueltas obreras. Recuerdo que el voto femenino en Estados Unidos se consiguió sin una sola muerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s