El origen de la dominación masculina (II): versión masculinista

Esta serie de artículos tratará varias teorías sobre el origen de la dominación masculina (conocida popularmente como “patriarcado”). Los textos incluirán:

En esta entrada abordaremos la segunda. Mis observaciones aparecerán entre corchetes y también comentaré brevemente cada teoría después de presentarla.

La versión masculinista

Lo más parecido a una versión masculinista sobre el origen de la dominación masculina se encuentra en la obra de  Girl Writes What (Karen Straughan), posiblemente la masculinista de mayor notoriedad en la blogosfera junto con Typhonblue (autora en Genderratic).

Al igual que en el caso de Gloria Steinem, he de clarificar que mi traducción de la teoría de Straughan no significa que necesariamente esté de acuerdo con todo lo que dice. Para entender mejor su discurso, es necesario tener en cuenta que forma parte de un debate que sostuvo con una feminista. A continuación les muestro la traducción del texto original.

Girl Writes What

…es necio incluso preguntarse “¿quién se llevaba la peor parte?”, durante un período de la historia cuando hombres y mujeres tenían diferentes partes y cuando había pocas o ninguna opción para cualquiera de ellos de escoger una parte diferente. La desempeñada por el hombre podría haber sido más amplia, pero también era mucho más pesada y difícil de cargar, por mucho. Y aunque sé que el feminismo es en buena parte anti-científico, puedo demostrarlo con un simple argumento biológico [Este párrafo fue difícil de traducir porque la palabra original no era “parte” sino “palo”. El palo más corto o más largo es una metáfora que no existe en español, y por ello empleé la palabra “parte”].

Cuando las condiciones a las que son sometidas dos animales por un extenso período de tiempo son muy diferentes, una de las formas más fáciles de determinar quién lo tuvo más difícil o llevó una carga más pesada es mirar a lo que la biología tiene que decirnos. Si echamos un vistazo a primates monógamos como los titís, machos y hembras llevan vidas casi idénticas. La única diferencia real entre los papeles masculino y femenino es que las hembras gestan, paren y amamantan, mientras que los machos no. Los machos, sin embargo, recogen comida, crían [o alimentan, pues la palabra original “nurture” acepta ambos significados] y supervisan a los más jóvenes. También son escogidos por las hembras como compañeros según lo bien que ejecuten las mismas tareas que ellas realizan. De hecho, si quieres simplificar, las hembras tití escogen a los machos basándose en lo buenos que son en el “cuidado maternal”.

Y cuando miras a los titís machos o hembras, realmente no puedes ver diferencias: son del mismo tamaño y tienen la misma masa muscular y densidad. Al margen de sus órganos reproductivos, son básicamente intercambiables, porque todos ellos hacen las mismas cosas, y las han hecho durante un largo período de tiempo. Son igualitarios en cuestiones de género.

Ahora mira a los humanos. Los hombres tienen esqueletos más fuertes, una mayor masa muscular, músculos más fuertes incluso cuando la masa es equivalente y más corpúsculos [o glóbulos] rojos por volumen de sangre, que las mujeres. ¿Existirían estas diferencias si el papel de las mujeres hubiera sido remotamente tan extenuante, pesado o peligroso como el de los hombres? ¿Si las presiones de la selección natural en las mujeres hubieran sido tan severas y rigurosas como las que fueron impuestas en los hombres?

Lo que nos dice nuestro dimorfismo sexual es que los hombres tenían que ser capaces de realizar tareas más duras y peligrosas que las desempeñadas por las mujeres, de forma consistente, a lo largo de toda nuestra historia como seres humanos, y que las mujeres no fueron sometidas a este tipo de presión. Si lo hubieran sido, habrían evolucionado para ser mucho más corpulentas.

Y lo que encuentro realmente interesante es que muy poco de ese extenuante y peligroso trabajo que los hombres realizaban era realmente necesario para la supervivencia de los hombres mismos.

Piensa en ello por un momento: ¿cuánto más trabajo sería proveer para una familia que sólo para uno mismo? Podría decirte un par de cosas sobre eso. Si yo fuera la única persona de la que tuviera que encargarme, podría vivir como una reina con el salario de una camarera. No tendría que posponer comprarme algo que quisiera sólo porque quienes dependen de mí preferirían cenar esta noche que verme con un nuevo par de zapatos.

¿Cuánto más trabajo habría sido para un hombre en aquel entonces proveer para una esposa que era menos productiva que él, además de niños incluso menos productivos, que únicamente para sí mismo? ¿Cuánta menor seguridad tenía si escogía proteger a una mujer más pequeña y débil que él, quien era a menudo vulnerable debido al embarazo y parturición, además de varios niños vulnerables, que si él fuera la única persona responsable de proteger?

Si los hombres no hubieran estado preparados para llevar esas cargas y así ahorrárselas a las mujeres, ¿que crees que habría ocurrido? Las mujeres [hoy] tendrían esqueletos más robustos y mayores músculos de los que tienen, porque habrían tenido que evolucionarlos para sobrevivir. Honestamente no sé por qué más hombres no hicieron como Buda, y simplemente abandonar esas cargas. Quiero decir, el tipo tuvo más tiempo para pensar en cosas y ponderar la naturaleza del universo, dormir y engordar como un cerdo puesto que no tenía una esposa o hijo por los que preocuparse.

Para ilustrar mejor cómo los hombres podían disfrutar de un mayor estatus que la mujer al tiempo que llevaban vidas más pesadas y dificultosas (llevarse la peor parte, tenerlo peor, todo eso) echemos un vistazo al caso extremo de una sociedad severa y devotamente patriarcal -algo relativamente poco escuchado cuando se habla de culturas cazadoras-recolectoras-: los inuit.

Ahora bien, en la mayoría de las sociedades cazadoras-recolectoras, los roles de género estaban tan diferenciados como en cualquier sociedad tradicional. PERO, los roles de hombres y mujeres normalmente otorgaban niveles similares de estatus social, respeto y admiración. Éste no era el caso con los inuit.

Pero una de las formas realmente notables en las que los inuit se diferenciaban de otras sociedades cazadoras-recolectoras era que en la mayoría de éstas, hombres y mujeres traían aproximadamente la misma cantidad de comida -de hecho, a veces las mujeres traían más-. Las mujeres quizá no fueran dominantes ni tenían mayor estatus que los hombres, porque no se esperaba de ellas que arriesgaran sus vidas para traer la comida que aportaban, como se esperaba de los hombres en la caza. Pero los inuit eran muy diferentes. Los hombres no sólo traían más del 95% de toda la comida, también lo hacían a costa de un riesgo extremo para sus vidas y su salud, bajo condiciones más severas que las que puedan encontrarse en cualquier otro lugar de la Tierra.

Los niveles de heridas y muerte prematura por herida entre los hombres inuit del pasado eran horrendos. Imagina, un grupo de tipos de los que se espera que salgan en un jodido kayak a -40º de temperatura, y arrojar arpones a ballenas de 200 veces su tamaño, o salir en un hielo traicionero en el que caer puede significar una muerte segura para cazar focas con las que traer a casa más toneladas de carne de las que posiblemente podrían comer por sí mismos, y compartirla con las mujeres y niños que pueden quedarse en casa, sanos y salvos.

Ahora me pregunto qué piensas que habría pasado si hubieras convencido a esos hombres de que sus mujeres los necesitan a ellos tanto como los peces necesitan bicicletas [éste último fue un dicho feminista en Estados Unidos]. ¿Cuáles habrían sido los resultados para las mujeres? ¿Qué pasaría si les dijeras a esos hombres que esa mujer y esos hijos no son suyos, que no les pertenecen, y que por tanto no tienen ningún derecho a darles órdenes ni tampoco responsabilidad alguna de cuidar de ellos? ¿O si les dijeras que las mujeres son tan capaces como los hombres, y que son iguales a los hombres en todo lo que importa? ¿Qué habría pasado si realmente hubieras convencido a aquellos hombres de todo eso? Diablos, ¿qué habría pasado si realmente hubieras convencido a los hombres inuit de que el trabajo de la mujer era tan importante y prestigioso como el de los varones? ¿Crees que quizá muchos de los hombres se habrían echado a coser?

Sabes, esos hombres podrían, si quisieran, ir por su cuenta, aporrear a un bebé foca cada mes o dos y llevar una buena vida, ya que convertir las pieles en abrigos y coserlos no es tan complicado, y además tendrían una gran cantidad de tiempo libre para hacerlo sin todas esas bocas extra que alimentar.

¿Piensas que quizá esos hombres habrían escogido no arriesgar ni sacrificar como hicieron los inuit, si todo lo que recivieran a cambio fueran las mismas recompensas y estatus que las mujeres? ¿Realmente piensas que aquellos hombres deberían, o debería esperarse de ellos, que arriesgaran y sacrificaran de la forma en que lo hicieron por las mismas recompensas y estatus que las mujeres? ¿Piensas que deberían haber dicho “ey, ella es mi igual, independiente, y sus niños tampoco me pertenecen. Que busque su propia comida”. ¿Porque sabes qué? Eso es exáctamente lo que you hubiera dicho, si alguien me hubiera convencido de todo eso.

Vamos que, ¿se le ha ocurrido alguna vez a ustedes los feministas que las sociedades patriarcales más extremas ocurren bajo las condiciones de vida más duras?

¿Piensan que aquellas mujeres habrían estado mejor (ya saben, menos oprimidas) siendo percibidas como iguales a los hombres -iguales y por tanto sin necesidad alguna de manutención o protección-? ¿Te has preguntado alguna vez cómo sería estar en la piel de una mujer inuit embarazada, afuera en el hielo intentando encontrar una foca en la que pinchar un palo para poder comer? ¿Has pensado que quizá, sólo quizá, ella podría haber sido perfectamente feliz intercambiando algo valioso para asegurar la cooperación y apoyo que imponía esos terribles costos y riesgos sobre el hombre? ¿Qué su supervivencia en aquel entorno dependía tanto de que él arriesgara su vida y su cuerpo cada vez que salía, que quizá penso que el estatus social y la autonomía personal eran en realidad un pequeño precio a pagar a cambio de lo que le costaba a él traerle lo que necesitaba?

¿Te has preguntado alguna vez si el matrimonio no era una forma de forzar a las mujeres a convertirse en esclavas de los hombres, tener sus hijos y proveerlos con labores del hogar gratuitas, como muchas feministas de segunda generación lo retrataron, sino una forma de forzar a los hombres a convertirse en esclavos de las mujeres, proveer para sus hijos y también proporcionar abastecimientos y protección a las mujeres? ¿Te has preguntado alguna vez si pudo ser AMBAS?

¿Nunca te has parado a preguntarte por qué el feminismo como idea sólo apareció entre las mujeres cuando el desarrollo político, económico y tecnológico finalmente significaba que intercambiar lugares con los hombres resultaba en un beneficio y no una pérdida? La idea probablemente ayuda a explicar por qué el feminismo se originó entre las mujeres más ricas y privilegiadas primero, ¿no crees? De hecho, incluso Mary Wollstonecraft fue lo suficientemente honesta como para llamar al privilegio femenino exáctamente eso cuando reclamaba que fuera eliminado. ¡Y simplemente no entiendo por qué no fue más popular entre las mujeres de la clase trabajadora, que dependían de ese privilegio para su supervivencia!

No sé si te das cuenta de esto (siendo feminista y por tanto anti-ciencia), pero el abastecimiento y protección masculinas de las hembras y los más jóvenes es un regalo y un lujo que pocas hembras de ninguna especie dimórfica ha disfrutado. Pregúntale a una hembra bonobo [o chimpancé pigmeo], que intercambia sexo con cualquier macho sin parentesco en su comunidad a cambio de derechos para buscar comida y ambivalencia masculina hacia sus crías -no comida ni ayuda en el cuidado de las crías, sino el derecho de buscar su propia comida en un área que el varón podría preferir tener para sí mismo, y el derecho de sus crías a no ser víctimas de infanticidio competitivo por parte de un macho que preferiría que ella pariera sus hijos en lugar de los de su hermano-.

Porque así funciona la mayor parte de la naturaleza, y no es la forma en que la sociedad humana ha funcionado desde hace mucho tiempo.

Una de las razones por las que las mujeres han permanecido significativamente más débiles que los hombres es porque ellos fueron sometidos consistentemente a condiciones más extremas y exigentes que las mujeres, a lo largo de toda la historia. Y una de las razones por las que no tenemos más en común con los bonobos -por qué nos hemos convertido en la especie más dominante e inteligente del planeta, es de hecho porque mujeres y niños se beneficiaron de que los hombres hicieran justamente eso: ser sometidos a esas condiciones. Porque los hombres, al contrario que los bonobos, estaban dispuestos a compartir las recompensas y beneficios de sus condiciones más duras de supervivencia con mujeres y niños. Porque las mujeres, al contrario que las hembras bonobo, estaban dispuestas a intercambiar individualmente algo valioso a cambio de la inversión de un hombre.

Y lo sé, todo esto es tan frío e incivilizado. Aquellos hombres inuit deberían haber estado dispuestos a cazar ballenas desde un kayak y compartir la carne con mujeres y niños, y dar sus vidas para proteger a mujeres y niños, sin esperar nada de nada. Deberían haber estado dispuestos a hacerlo “porque sí”. Por nada. ESO habría sido “justo” para todos. Era “opresión” para las mujeres inuit que sus hombres fueran investidos de un mayor estatus social, más respeto y algunos derechos extra a cambio de hacer un montón de mierda increíblemente difícil que no necesitaban hacer para sí mismos, pero que hicieron de todas formas porque mujeres y niños necesitaban que lo hicieran. Y era realmente “injusto” que las mujeres no recibieran poder en aquellas sociedades, porque ey, quien no tiene que arriesgar nada, pagar por nada o salir al hielo, debería tener IGUAL voz en las decisiones que afectan a todos en la comunidad.

Y sabes, pienso que es quizá ese marco feminista -el deber de un hombre de compartir su trabajo con la mujer, interponerse entre el peligro y la mujer, arriesgarse y pagar en beneficio de la mujer durante una Historia donde los riesgos y cargas de hacerlo eran tan altas (razón por la que no se esperaba que las mujeres las llevaran)… es la opresión de las mujeres simplemente porque los hombres no estaban dispuestos a hacerlo por nada. Pienso que esa es la primera advertencia que tuve de que el feminismo se basa en el sexismo y el odio. Porque tienes que odiar a alguien si vas a decirle que ha oprimido a las mujeres durante toda la Historia haciendo lo que era necesario -incluyendo morir- para mantener a salvo a las mujeres, seguras y alimentadas. Tienes que odiar a alguien para afirmar que el viejo sistema sólo existía para beneficiar a los hombres a costa de la esclavitud de las mujeres, cuando ese sistema es la única razón por la que las mujeres todavía existen y no son como los bonobos. Y es definitivamente odio decir que las mujeres no fueron cómplices del sistema, que no tenían responsabilidad alguna de que las cosas funcionaran como lo hacían. Pero los feministas hacen esto todo el tiempo.

Como dijo Hilary Clinton alguna vez (y sí, estoy parafraseando), los hombres nunca han sido las principales víctimas de su propia muerte en la guerra. Son las mujeres que viven y tienen que criar solas a sus hijos.

Si yo dijera que el marido de una mujer es la principal víctima de la muerte de ella porque se queda vivo y tiene que criar solo a sus hijos, me llamarías misógina. Y estarías en lo cierto.

Y ya sé, no es lo mismo, porque las mujeres siempre lo han tenido peor, ¿verdad? Sólo han obtenido de la sociedad lo que se les requirió que hicieran, y eso significa que obtuvieron menos, y eso es injusto. Ese versículo en la Biblia sobre las mujeres comportándose de forma obediente hacia sus maridos si querían estar de parte del hombre de arriba [Dios], eso son roles de género injustos. Pero otros versículos que amonestaban a los hombres para que fueran 100% responsables de la supervivencia de sus mujeres, hijos, madres viudas, hermanas no casadas y otros miembros de la familia extensa que no podían ser autosuficientes, si querían la aprobación de Dios. ¡NO! Nada de eso era injusto. Nada de eso contenía prejuicios de género. La Biblia sólo era injusta con las mujeres.

Todo lo que tenían los hombres era poder. Sólo poder. Galletitas por tener un pene. No se requerían otras cualificaciones.

Sabes, durante tres años he sido la única persona que me ha mantenido a mí y a mis tres hijos vivos y alimentados con un techo sobre nuestras cabezas y todo eso. ¿Y sabes qué? Apesta un montón. Incluso ahora, incluso hoy, incluso en este fácil mundo, apesta un montón. Y habría apestado más aún si ésta fuera todavía una era de trabajo manual con cero estándares en el lugar de trabajo, como las cosas eran cuando se esperaba de los hombres que cargaran con la manutención de las mujeres y los niños bajo el MALVAAADO Patriarcado.

La traducción termina aquí. El texto original continúa con otros temas.

Hay ciertos detalles que no son exactos, como que Buda engordara por no tener que alimentar a una familia. Su retrato como un hombre obeso es una creación posterior. Pero detalles al margen tiene varias ideas con las que estoy de acuerdo. Mi opinión sobre esta teoría será expandida en la entrada que tratará mis propias aportaciones.

Esta entrada fue publicada en Historia, Patriarcado, Quién se beneficia de tu hombría, Roles de género. Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a El origen de la dominación masculina (II): versión masculinista

  1. Pingback: El origen de la dominación masculina (I): versión feminista | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  2. Enrique dijo:

    Habla de tantas cosas, que me he perdido un poco y ya no lo recuerdo todo, jaja, pero en líneas generales puedo decir:

    1- No se puede basar sus fundamentos comparando con otros animales. Es totalmente imposible comparar al ser humano con otras especies para dar explicaciones a lo humano, en tanto que:

    – El ser humano no se ha comportado igual ni en todas las épocas ni en todos los pueblos.

    – Todos los animales son plenamente diferentes.

    2- Fíjate en las mujeres africanas de raza pura. Cuando veo a una de esas mujeres, alta, fuerte, robusta, con una ancha espalda y un brazo el doble o el triple de gordo que el mío, capaz de asirme del cuello y levantarme… me pregunto: ¿sería, de verdad, tan diferente la fuerza del varón y de la hembra por la época en que surgió el patriarcado? Yo lo dudo mucho. Así pues, dudo mucho que la división de roles fuese por mejorar la eficacia del trabajo. Una mujer era igual de capaz de cazar que un hombre. Además, seguramente las mujeres debían de tener la obligación de saber cazar y defenderse por dos motivos:

    – En los tiempos en que eran nómadas, una fiera podía atacar a cualquiera de la tribu. Un hombre no podía defenderse a sí mismo y además a las mujeres, las cuales desde atrás, podrían ser atacadas. La defensa debía ser grupal. Dividiendo el trabajo, se dividía la fuerza de defensa y ataque. Una tribu con pocos habitantes no podía permitirse ese lujo.

    – En caso de que solo los hombres cazasen, al ser tan poca gente, y habiendo posibilidades de que siempre cayese alguien, tarde o temprano quedarían pocos hombres y muchas mujeres. ¿Irían en una tribu a cazar cada vez menos hombres, a la espera de que los hijos creciesen?

    Es absurdo pensar en la división. Una especie tan débil como la humana debía de tener una gran cohesión grupal, un buen trabajo en equipo, tanto para la caza como para el cuidado. Por aquellos tiempos, por selección natural, debían de haber mujeres tan fuertes como hombres para que ese sistema funcionase.

    3- Dice: “¿Nunca te has parado a preguntarte por qué el feminismo como idea sólo apareció entre las mujeres cuando el desarrollo político, económico y tecnológico finalmente significaba que intercambiar lugares con los hombres resultaba en un beneficio y no una pérdida?”.

    El feminismo surgió en esa época porque los seres humanos de la Ilustración comenzaron a tener conciencia de ciudadanía y de empoderamiento. Hasta antes de eso, ni varones ni mujeres habían movido un dedo para obtener el Estado de bienestar. Es obvio que surgiese en esa época, y no antes, pues lo que hicieron las mujeres fue reprochar a los hombres que no las incluyesen en sus movimientos por la libertad, la igualdad y los derechos. No iba a surgir un movimiento para concienciar sobre que las mujeres también son personas en una época en la que ni el varón ni la mujer se consideraban como tal.

    Y todo lo contrario: no fue, ni de lejos, en una época en la que suponía un beneficio. Lo primero, porque las mujeres ya llevaban tiempo trabajando, como los varones, y algunas de ellas ya iban pidiendo ser reconocidas, como Juana de Arco, o pretendiendo controlar la sexualidad, aunque fuese de forma oculta y no como movimiento, como “las brujas”. Lo segundo, porque si mal no recuerdo, como ideología conjunta surgió más o menos a la par de la I Revolución Industrial, época en la que murió mucha, mucha, mucha gente en las fábricas. Y digo gente porque entre ella había mujeres. Si tan malo es el trabajo y tan bueno es quedarse en casa, siguiendo tu lógica, el movimiento feminista habría debido ser al revés: deberían haber pedido quedarse en casa para no morir, como los hombres, en las industrias y así seguir manteniendo “su privilegio”. Si el mayor oprimido ha sido el hombre, entonces deberíamos decir que las mujeres son estúpidas por pretender coger los mismos puestos que ellos. ¿No?

    Saludos.

    • @Enrique
      1. No está comparando a los animales así sin más. Lo que está diciendo es que los seres humanos podrían, si hubieran querido, actuar como los bonobos, por ejemplo, y que tanto machos como hembras buscaran sus propios recursos.

      2. En este caso no es acertado comparar una mujer “africana pura” con un hombre caucásico europeo. La comparación adecuada sería una mujer africana con un hombre africano, una mujer europea con un hombre europeo (o más específicamente de un grupo étnico concreto) para analizar la diferencia de fuerza.

      Dices: “¿Sería, de verdad, tan diferente la fuerza del varón y de la hembra por la época en que surgió el patriarcado? Yo lo dudo mucho. Así pues, dudo mucho que la división de roles fuese por mejorar la eficacia del trabajo.”

      Si no crees en la división de roles porque la diferencia de fuerza era irrelevante, te pregunto: ¿por qué sí crees en una teoría en la que los hombres dominan a las mujeres, cuando ambos grupos eran, según tú, igual de fuertes?

      Dices: “- En caso de que solo los hombres cazasen, al ser tan poca gente, y habiendo posibilidades de que siempre cayese alguien, tarde o temprano quedarían pocos hombres y muchas mujeres. ¿Irían en una tribu a cazar cada vez menos hombres, a la espera de que los hijos creciesen?”

      Los grupos adoptarán distintas estrategias si no les queda otra alternativa. Pero la razón por la que los hombres asumían más peligro se debía a que no eran tan fundamentales como las mujeres para la supervivencia del grupo. Recordemos la ecuación: 1 hombre y 7 mujeres, 7 potenciales bebés en 9 meses. 7 hombres y 1 mujer: 1 potencial bebé en 9 meses. Además, como veremos en la versión antropológica, hay otros motivos, pero no quiero tener que escribirlos dos veces de modo que te ruego paciencia en ese sentido.

      Estoy seguro de que, como tú dices, tanto hombres como mujeres sabían cómo hacer las tareas del otro, pero eso no significa que por ello se las repartieran al 50% necesariamente. Hoy muchos hombres jóvenes saben cocinar, lavar la ropa, etc. Pero cuando se casan todavía suele ser la chica quien realiza la mayor parte de estas faenas (si bien en una cantidad menor que en el pasado).

      3. El feminismo que surgió a la par con la Primera Revolución Industrial fue principalmente el de las mujeres de clase alta, no el de las mujeres trabajadoras (imagino que habrá algún caso anecdótico, pero personalmente no lo conozco). Ella misma lo especificó en su argumento para señalar que entre esta última clase no fue atractivo en aquel entonces.

      Dices: “Si tan malo es el trabajo y tan bueno es quedarse en casa, siguiendo tu lógica, el movimiento feminista habría debido ser al revés: deberían haber pedido quedarse en casa para no morir, como los hombres, en las industrias y así seguir manteniendo “su privilegio”. Si el mayor oprimido ha sido el hombre, entonces deberíamos decir que las mujeres son estúpidas por pretender coger los mismos puestos que ellos. ¿No?”

      Seguro que has oído la expresión “techo de cristal”. Se habla mucho de esto en el feminismo para comentar la desproporción entre hombres y mujeres que existe en la dirección de las empresas y otros sectores importantes, en los que se está pidiendo más igualdad de números. Sin embargo, como también sabes, más del 90% de los muertos en el lugar de trabajo en la mayoría de los países son varones, ya que todavía desempeñan los trabajos más peligrosos. No oirás mucha discusión en los círculos feministas para que más mujeres se incorporen a dichos oficios, pese a que puedan abrir más puestos de trabajo a las mujeres que la cúpula de las empresas. Lo que ocurre es que en este último caso llegar supone un beneficio, en los trabajos peligrosos, una pérdida. Como he mencionado, me refiero al discurso feminista, no a lo que piensen la mayoría de las mujeres. Ya vimos como desde que en 1994 se prohibiera a las mujeres en combate en USA, no hubo una sola organización feminista que interpusiera un pleito por discriminación, y tuvieron que ser 4 soldados (mujeres) quienes demandaran este año.

      • Adagio dijo:

        no siempre lo interpretan como una perdida, es mas haya donde no lo interpretan como tal si que luchan por ello. yo personalmente tambien lo considero un privilegio basicamente porque te da mas opciones, la cuestion es porque les hacemos caso, la cuestion es porque siempre acabamos haciendo lo que es mejor para las mujeres? porque nunca hacemos lo que es mejor para nosotros porque no fomentamos nuestr aindependencia….. y nuestra capacidad de decision sobre todo aquello que no sea comun de forma contundente y sobre todo aquello que si sea comun en un 50 % de las decisiones como minimo, la razon es que al menos a dia de hoy se les da mas importancia a ellas.

  3. mamisepa dijo:

    Pues la verdad, a mí no me ha gustado nada esta “teoría”. En primer lugar, porque reúne los topicazos por excelencia. Aunque lo dice con otras palabras, básicamente:

    – Según ella, hay que darle mayor importancia a unos trabajos que a otros, por ejemplo, cazar. Pregunta qué sería de las mujeres inuit si los hombres no cazaran. Pues ya cazarían ellas, ¿no? Digo yo. A no ser que considere a las mujeres como totalmente incapacitadas para hacerlo… (primer topicazo repetido una y otra vez)

    – Los hombres cazaban y así las mujeres se quedaban seguras en casa (ha faltado decir “haciendo punto de cruz”). En primer lugar, no se quedaban sentaditas de brazos cruzados, sino haciendo otros duros trabajos, como puede verse en lugares extremos de África: cargar agua, cargar leña, …

    – Constantemente junta en el mismo paquete “las mujeres y los niños”. Con lo cual, nos pone al nivel de los niños, o sea, como menores de edad, necesitadas de un papaíto que cuide de nosotras.

    – Y finalmente, como no podía faltar, lo de que las feministas son resentidas y odian a los hombres. Sólo le ha faltado decir lo de “malfolladas”.

    Otras cosas que dice con las que no estoy de acuerdo:

    Reduce el patriarcado a un reparto del trabajo por géneros. Los hombres iban a cazar mamuts y las mujeres no, bien, y digo yo, ¿qué tendrá eso que ver para ponerle un burka a la mujer? En Afganistán las mujeres tienen PROHIBIDO trabajar, incluso salir a la calle solas sin un varón. O sea, una mujer que se queda sola (o con hijos), puede elegir: morir de habre encerradita en casa (guauuuu, qué super-privilegio, me lo pido!!!), o morir porque se le ocurre salir a la calle a buscarse el sustento, ya que si la pillan sola, la violan y la matan. Y digo yo, ¿esto beneficia a la supervivencia de la tribu? Se habla de la supervivencia de la tribu, y qué habrían hecho las pobrecitas mujeres sin un hombre a su lado (pobrecitas, menos mal que estaba aquí el príncipe azul para salvarlas del dragón, porque ellas solitas ya sabemos que no hubieran podido). Pero la verdad es que el sistema patriarcal, si algo garantiza, es la supervivencia de los varones sanos, y no de toda la tribu, precisamente (qué cosas que en todos los ritos religiosos se sacrificaban mujeres jóvenes y sanas, qué privilegio el suyo eh!!!! no te dejamos ir a cazar porque te puedes morir pero te matamos nosotros para aplacar la ira de Dios).

    Lo siento, pero a mí me ha parecido una teoría machista, que además no hace sino justificar las desigualdades, en lugar de buscar cómo luchar contra ellas.

    Por cierto, y tal vez me desvío un pelín. Pero una pregunta. Muchas veces veo hombres (y algunas mujeres) quejarse de la gran discriminación, que pobrecitos ellos que tienen que deslomarse a trabajar mientras las mujeres se pueden quedar en casa (haciendo punto de cruz y viendo la novela, vaya). Vienen (o venimos) las feministas, y decimos: Bien, somos tan generosas y tan conscientes de esa gran desigualdad, que estamos totalmente dispuestas a repartir. Gustosamente repartiremos la carga del trabajo remunerado y saldremos al mundo a buscarnos el sustento. Asimismo, abrimos de par en par las puertas de casa para compartir ese gran privilegio con los hombres. Curiosamente, esos hombres que se quejaban, en lugar de recibir estas propuestas con los brazos abiertos y chiribitas en los ojos, siguen quejándose e insultando a las mujeres que han hecho esa propuesta. ¿Sabrías explicarme por qué?

    • @Mamisepa
      El caso de los Inuit es, como señala la autora, un caso extremo en el mundo. Lo que venía a decir es que como en este caso particular los hombres tomaban un riesgo proporcionalmente mayor que las mujeres, tenían más estatus y poder de decisión. Al contrario que en otras culturas cazadoras-recolectoras, donde la mujer contribuía mucha más comida y también hacía, como señalas, trabajos pesados como cargar agua. En estas otras sociedades las mujeres tenían más estatus que en la cultura inuit, porque tenía más trabajos y responsabilidades. Podemos estar de acuerdo o no, pero ese era el argumento.
      Dices: “Reduce el patriarcado a un reparto del trabajo por géneros. Los hombres iban a cazar mamuts y las mujeres no, bien, y digo yo, ¿qué tendrá eso que ver para ponerle un burka a la mujer?”

      No, eso no lo explica. Yo sí soy partidario de que el origen fue una división de roles, aunque para no tener que explicarlo dos veces te ruego que me permitas hacerlo en las dos entradas restantes en lugar de ahora. Lo que sí puedo añadir para explicar el caso del burka es que lo que comienza como un arreglo para beneficio del grupo (la separación de roles) a corto plazo, puede convertirse en un arreglo a largo plazo si se prueba efectivo. En sucesivas generaciones puede convertirse en una costumbre, y al cabo de otras finalmente en una ley. Y cuando tienes una ley que otorga una ventaja a un grupo sobre otro es cuando llegan los abusos. Lo vimos incluso la élite política comunista, pese a que los ideales del sistema fueron muy nobles. Porque como dijo Enrique, el poder corrompe. El burka es uno de esos abusos, que tiene además tintes religiosos y otros problemas mezclados.

      Con respecto a tu última pregunta. No sé si te refieres a por qué hay hombres (y mujeres) que atacan al feminismo (movimiento que pidió la igualdad en el trabajo) o por qué rechazan que las mujeres se incorporen al mundo laboral de los hombres.

      Si te refieres a la primera puede haber muchas razones que no tienen nada que ver con la igualdad laboral. Yo he podido criticar al feminismo por diversas razones (como que se insista en que las denuncias falsas no son un problema porque sólo constituyen el 0,01% cuando un 51% del total son “indeterminadas” y se oculta este último dato, pues me parece intelectualmente deshonesto), pero nunca por exigir la igualdad laboral.

      Si te refieres a la segunda, sólo puedo hablar por experiencia, pero no conozco personalmente a nadie que se oponga a la igualdad laboral de las mujeres. Algunos trogloditas en internet sí he visto, pero mi impresión es que son unos pocos que hacen mucho ruido.

      • mamisepa dijo:

        Hola:

        Respecto a tu siguiente entrada, tranquilo, tendré paciencia.

        Lo del burka, era un símbolo de algo que es predominante prácticamente en todo el mundo, en sociedades africanas, europeas, americanas, o de donde sea. Y es “la manía” de reprimir y controlar la sexualidad de las mujeres. Lo saco a colación porque tu “teoría”(bueno, tuya no, la que has expuesto en esta entrada), sólo se centra en el reparto de tareas. Y mira, yo puedo tener la mente muy abierta y entender muchas cosas: puedo entender que quien haga el trabajo más peligroso se lleve los mejores cachos del animal cazado. Que en un trabajo peligroso se gane más dinero que en uno menos peligroso. Pero la única consecuencia de que los hombres hicieran el trabajo más peligroso y las mujeres el menos peligroso, debería ser eso, un reparto no igual de los beneficios, sino que los hombres se llevarían más y mejor recursos, y las mujeres menos. Pero luego vemos unas exigencias sobre la sexualidad femenina (no así sobre la masculina) que no tienen nada que ver. Se les exige virginidad en el matrimonio, fidelidad al marido (a los hombres no, pues siempre ha habido prostitución y acudían hombres casados sin esconderse,sino que socialmente era aceptado), por no hablar de que luego las religiones han negado el placer sexual femenino.

        Si insisto en este tema, es porque yo sí creo que tiene algo que ver lo que dice Enrique, de que los hombres consideraban a las mujeres como meros recipientes donde fabricar “sus” bebés, y querían asegurarse de que eran ellos los inseminadores. Nada tiene que ver con que la mujer fuera fuerte y capaz de cazar.

        Respecto a mi pregunta, me refiero a que no veo hordas de hombres quejándose de sus horarios laborales, haciendo recogidas masivas de firmas para pedir un horario mejor, exigiéndolo en los programas de los partidos políticos, haciendo huelgas (si se hacen por exigir más dinero, también se pueden hacer por exigir pasar más tiempo con esos “amadísimos” hijos, quienes en general prefieren jugar con su padre y un trozo de cartón, en lugar de solos con un juguete carísimo). La UE ha vuelto a retrasar la ampliación del permiso de paternidad, y no he visto en las portadas de los periódicos a los hombres armando un escándalo (en cambio, sí he visto que feministas se han entristecido por esa noticia). Sí, muchos hombres jóvenes saben planchar, pero también muchos se apalancan rápido en cuanto conviven con una mujer. Y no porque ella sea la típica acaparadora. De hecho, algunos “recuperan” esa sabiduría en cuanto la mujer les planta una demanda de divorcio en la cara (o sea, la mujer ya llevaba tiempo quejándose, no es que no le dejara hacerlo). Me quejo de que los hombres aceptan hacer más horas en el trabajo con una tranquilidad pasmosa, y no por una necesidad económica que se haya hablado y acordado en la pareja, sino porque se lo ofrecen y dan por sentado que la mujer ya hará las cosas en casa. ¿Pero no era que lo guay era estar en casa y el infierno trabajar? Si tan guay es estar en casa, echo de menos ver a los hombres moviendo cielo y tierra para pasar más horas en ella.

        Un saludo.

  4. Enrique dijo:

    Asterix, te continúo aquí abajo, porque a mí me pierde el seguir los debates bajo cada comentario y no en orden:

    Con respecto al punto dos, decirte que no comparaba a una mujer africana con un varón caucásico, sino que lo que estaba haciendo era mostrar cómo en una sociedad que no ha avanzado tecnológicamente como la nuestra, no han surgido mujeres tan debiluchas que parecen tener raquitismo. Es decir, que algún día las mujeres europeas tuvieron que ser como ellas, e incluso ambas mujeres ser más robustas de lo que lo son las africanas actuales.

    Dices: “Si no crees en la división de roles porque la diferencia de fuerza era irrelevante, te pregunto: ¿por qué sí crees en una teoría en la que los hombres dominan a las mujeres, cuando ambos grupos eran, según tú, igual de fuertes?”.

    Por el modelo social establecido. Para mí, y para autoras como Coral Herrera, la lucha no fue entre varones y mujeres, sino entre un grupo de gente patriarcal contra un grupo de gente cuyo modelo se basaba en el cuidado. Y los modelos patriarcales son mucho más fuertes que los modelos del cuidado. Véase el capitalismo: éste siempre ha triunfado más que el comunismo porque el capitalismo hace que te lleves todo el recurso y todo el poder.

    Eso explicaría que aunque varones y mujeres tuviesen la misma fuerza, al final se hubiese implantado el patriarcado.

    Dices: “Recordemos la ecuación: 1 hombre y 7 mujeres, 7 potenciales bebés en 9 meses. 7 hombres y 1 mujer: 1 potencial bebé en 9 meses”.

    Es que, para mí, esa ecuación no existía en la cabeza de aquella gente. Eran pocas personas, perder a un solo miembro del grupo haría perder fuerza contra los animales, y perder fuerza implicaría poder perder a otro miembro con mas facilidad posteriormente. O sea, para mí, todo miembro era igual de importante. Si la supervivencia depende de la cohesión del grupo, no podían pensar en bebés del futuro, sino en los miembros de ahora, de igual modo que una leona sacrifica a sus cachorros por su propia vida, dado que más tarde ya podrá tenerlos.

    A esto añado una pregunta que está haciendo ahora Kuxille: Si se considerase que solo los hombres eran capaces de cazar, ¿cómo iban a poner un modelo social que llevase al grupo a prescindir de los varones, que son los únicos que cazarían? ¿Cómo iban a promover un modelo social en el que cada vez habría menos varones por los que traer alimento para esos bebés y para las mujeres? No tiene sentido. (Añado: dice Kuxille que esa teoría es un poco flipada; vamos que los masculinistas vais un poco de chulitos, como que os creéis lo más, los más fuertes, etc xD ¿Un varón y 7 mujeres con 7 bebés y él solito a cazar al mamut? :P)

    3- No mezcles los distintos feminismos en uno solo. Hay feminismos repudiados por el feminismo imperante, como el neo-feminismo, que promueve que las mujeres han de quedarse en casa porque por naturaleza están más preparadas para esa función, y los hombres ir a trabajar, pero que hay que respetarlas por ser mujeres; y en eso consiste su “igualdad”.

    No. No todos los feminismos son iguales y no todas las feministas son iguales. El feminismo de la igualdad en general, no acepta la paridad exclusiva para trabajos bien remunerados y poco peligrosos. Eso son las ricachonas que quieren tener los mismos altos cargos. Pero el feminismo popular promueve que haya igualdad de varones y mujeres estudiando fontanería, electricidad, medicina, farmacia, magisterio infantil, albañilería, etc. Sólo has de mirar propuestas pedagógicas feministas en donde se promueve la igualdad en todo tipo de estudios, resultados y puestos laborales.

    Es decir, lo que dices es falso, porque, como ya ves, por ejemplo, en Basta, el feminismo sí busca que haya las mismas mujeres que hombres en trabajos peligrosos como en trabajos no peligrosos. El feminismo sí aplaude que las mujeres vayan al ejército igual que los varones. Y el feminismo sí aplaude poder morir igual que los varones. Ya ves que Olimpia de Gouges pidió poder morir en el cadalso igual que un hombre..

    A quienes más les interesa que las mujeres no cojan ciertos trabajos, son a las empresas. Kuxille, por ejemplo, ha echado currículums en trabajos como moza de almacén, ente otras cosas, y no la han aceptado por ser mujer.
    .
    Saludos.

  5. mamisepa dijo:

    sorry, sigo aquí.

    Es que releyéndome, he recordado algo que me pasó el año pasado. Cena entre colegas, digamos que estamos todos “en la edad de tener hijos” aunque 2 ya tenemos, y otros 2 no (además, para que veas si estábamos en igualdad de oportunidades, una mujer y un hombre no tenían, y un hombre y yo sí teníamos). Pues hablando hablando,se ve que hablábamos de que si trabajos más importantes si menos importantes, si lo mío no puede quedar colgado tanto tiempo. El compañero que tiene hijos dijo literalmente “que el jefe se volvería loco si él falta más de un mes” (conste que es un super-padre y se fue un mes, 15 días baja paternal y 15 de vacaciones). Ante esa frase, digo yo “Pues se tendrán que ir acostumbrando, porque cuando os amplíen la baja paternal a un mes, os iréis un mes, le vaya bien al jefe, o no le vaya bien al jefe”. ¿Crees que alguien me aplaudió? ¿Crees que se alegraron de encontrar una compañera dispuesta a defenderles? Nunca he visto tanto silencio y mirar a las paredes por parte de ellos.

    Así que, sinceramente, los que piensen así (que por desgracia siguen siendo muchísimos), creo que luego no pueden andar quejándose de “yo hago un trabajo duro, tú te quedas en casa, por tanto yo tengo derecho a tener más poder que tú”. No me parece legítimo otorgarse un poder en base a algo a lo que se renuncia voluntariamente, aún teniendo “a la otra parte” de tu lado.

    Un saludo.

  6. @Enrique
    Lo de la división de roles y el por qué los hombres eran quienes cazaban explicado en la próxima entrada. Por el momento sólo dile a Kuxille que me ha habéis hecho reír (en el buen sentido, no estoy siendo sarcástico ni nada parecido). Hombre, hablaba del razonamiento de que un grupo podía sobrevivir con una mayor proporción de mujeres que de hombres. Si nos vamos al caso de un 1 hombre y siete mujeres, desde luego que después de servir a 7 mozas, no le va a quedar al tipo energía ni para cazar una liebre😀

    Siento oír que Kuxille hay sido rechazada, más aún si es por discriminación. Sin embargo, como en el caso de las mujeres militares, el feminismo ha dado el discursito sobre la igualdad laboral y no recuerdo que haya hecho nada para incorporar a las mujeres a trabajos como pescadoras, recogedoras de basura, mozas de almacén, albañiles, etc. (quizá me equivoque, pero en el caso de los militares quedó muy claro). Sin embargo, cuando hablamos de la cúpula de las empresas, el feminismo sí tiene, además del discurso, estudios y finalmente iniciativas palpables para lograr la igualdad en dicho sector. Me remito a esta iniciativa de la Unión Europea, que puede uno ver los recursos y la inmensa cantidad de tiempo que se han invertido. El objetivo es alcanzar 40% de mujeres en estas cúpulas. Tantos recursos para un número de puestos que, en el mercado laboral general, no es demasiado elevado.

    http://ec.europa.eu/justice/newsroom/gender-equality/news/121114_en.htm#Press

    No recuerdo nada parecido a esta iniciativa en cuanto a estudios, recursos e iniciativas, que se haya invertido en otros puestos de trabajo.

  7. @Mamisepa
    Efectivamente, aunque yo sí considero que el origen se encuentra en la separación de roles, no opino que sea por las razones de la teoría de Karen (ya veremos mis razones). No discuto que no haya represión sexual femenina, lo que sí discuto es que ése fuera el origen del dominio masculino. Si nos fijamos las sociedades de cazadores-recolectores conocidas, en su inmensa mayoría, carecen de la obsesión por la represión femenina que es mucho más fuerte en las sociedades sedentarias.

    Aunque todo hombre quiere que su hijo sea suyo (y esto está relacionado con la represión sexual femenina), en las sociedades cazadoras-recolectoras el hombre no tiene tanto en juego con su paternidad. El cuidado del hijo, aunque todavía pueda ser suyo, tiene una mayor participación de la comunidad, y el padre no va a dejarle tierras, ni dinero, ni títulos o ganado cuando muera. Eso es muy diferente en las sociedades sedentarias, donde además de títulos y tierra uno puede acumular ganado y otras riquezas. Y el cuidado del hijo además ya no tiene tanta participación de la comunidad. En esos casos un hombre va a tomar más medidas para asegurarse de que el hijo es suyo, porque hay mucho más en juego, y en consecuencia habrá más represión sexual. Por supuesto no apoyo nada de esto, sólo lo explico. Pero en resumen, observando las sociedades cazadoras-recolectoras actuales, lo más probable es que ese control de la sexualidad femenina fuese un desarrollo posterior, con la llegada de la propiedad de la tierra y/o el ganado, y no algo que estas sociedades crearan.

    El otro de los hombres y el trabajo es un tema largo que un comentario se quedaría corto, pero prometo que lo trataré. No es que esté ignorando el asunto, es que con el poco tiempo que tengo he de elegir entre escribir entradas o comentarios, y algunos temas sería mejor que tuvieran su propia entrada.

    Con respecto al permiso de paternidad, sólo te puedo decir que pese a yo preferir ser amo de casa, si no me quedara otro remedio que trabajar (como ahora), mi reacción habría sido parecida. No porque no prefiera quedarme cuidando a mis hijos, sino porque por desgracia, todavía hay muchos jefes (y jefas) que asumen que como tú no has parido el niño, y que como es una tarea principalmente femenina (según ellos) tomarse un mes es abusar. Y aunque te estuvieras matando por cuidar de tu mujer y tu hijo, la percepción del jefe o jefa no va necesariamente a cambiar. Y aunque tomarte un mes sea perfectamente legal, puede deteriorar tu relación con el jefe o jefa y poner en peligro tu estabilidad laboral. Habrá quienes por supuesto prefieran trabajar que estar en casa con su familia, pero a buen seguro que muchos otros se incorporarían al trabajo sin tomar toda su baja para no estar de malas con el jefe o los compañeros/as de trabajo que tengan que cubrir por él, que también pueden cabrearse si comparten los mismos prejuicios que el jefe.

    • mamisepa dijo:

      BUeno, haré una respuesta cortita. Primero, porque ciertamente, salen muchos temas que más vale tratar cada uno por separado.

      Pero sí te comentaré sobre lo del permiso paternal. Mira, las cosas están así, ya lo sabemos. Pero hay 2 opciones: resignarse o intentar cambiarlas, cada uno con su granito de arena. Seguramente el resultado no lo veremos nosotros, ni nuestros hijos, sino con suerte nuestros tataranietos. Ahora, si preferimos “dejar las cosas como están” pues entonces no hay avance. Y me sorprende que digas que buscas la igualdad y que querrías ser amo de casa, pero al mismo tiempo dices que adoptarías la posición cómoda de dejar las cosas como están. Para que los hombres puedan ser amos de casa igual que ahora lo son las mujeres, algunos tendrán que enfrentarse a compañeros y jefes. ¡Y claro que el jefe se lo tomará mal! Si fuera por ellos, no tendríamos fines de semana, ni vacaciones, ni nada de nada. Y si ahora tenemos eso, es porque ha habido gente que ha ido peleando por ello. Las cosas hay que pelearlas, poco a poco, no digo todo de golpe, porque es imposible.

      Dices que arriesgaríais vuestro trabajo. ¡Pues claro, eso es lo que hacen las mujeres cada día, cuando cogen reducciones de jornada, excedencias, etc etc! Tal vez luego eso tenga algo que ver con que sean ellas las que se lleven la custodia, y no unos supuestos “privilegios de género” que dicen por ahí.

      Sé que estoy entremezclando temas, si quieres no lo respondas, si piensas tratarlo en otra entrada. Pero personalmente, pienso que si tanto se quiere la custodia compartida (cosa de la que sospecho que estás a favor), habrá que empezar a moverse cuando nace el bebé, y no esperar al divorcio. Porque tras el divorcio, todos esos problemas (que si jefe, que si los compañeros, etc) seguirán estando ahí. Y entonces, ¿cómo piensa cuidar de su hijo alguien que hasta ayer no podía? La cuestión es que puedes o no puedes, independientemente de que estés solo o emparejado. Yo con esto soy bastante radical.

      Un saludo.

      • @Mamisepa

        Dices: “Y me sorprende que digas que buscas la igualdad y que querrías ser amo de casa, pero al mismo tiempo dices que adoptarías la posición cómoda de dejar las cosas como están.”

        Ahora mismo, aunque suene mal, me reafirmo en lo que dije. En cambio, si la situación económica global fuera diferente y hubiera más trabajo, probablemente me tomaría la baja completa le gustara a mi jefe o no, porque tendría otras opciones si la cosa se pone fea. También tomaría toda la baja si yo tuviera una habilidad o profesión de alta demanda en el mercado, porque me sería fácil ir de un trabajo a otro. Pero lo cierto es que donde estoy ahora soy reemplazable, y quedarme en el paro podría costarme un año o más para volver a incorporarme. Además no tengo una red familiar donde estoy y no tendría donde caerme muerto. Te doy toda la razón en que no debería ir a lo fácil, pero considero que en mi situación es mejor hacer lo difícil cuando las circunstancias sean propicias. Me podría hacer el héroe con la anonimidad de internet y decir que arriesgaría mi trabajo, pero no sería verdad. Al menos no en este momento.

        Y sí, reconozco que las mujeres también arriesgan su trabajo cuando hacen estas cosas, pero también hay más comprensión hacia una baja maternal que hacia una paternal, por la percepción sexista de la sociedad (aunque a los jefes les joda lo mismo).

        El tema de la custodia compartida lo podemos tratar en otra entrada, pero te adelanto que aunque estoy a favor, no considero que deba adjudicarse de forma automática.

  8. Enrique dijo:

    Asterix:

    Los hallazgos muestran que hay enterramientos en los cuales hay mujeres con armas de caza y de guerra, lo cual da otro punto a la hipótesis de que las mujeres también cazaban y luchaban.

    Por otro lado, en otro lugar, no recuerdo dónde, leí que cuando el grupo cazaba un mamut, había tiempo libre más que de sobra hasta la próxima caza, por lo que el grupo podía volcar su tiempo en la crianza, y ello lleva a pensar de que perfectamente los varones también podían implicarse en la crianza.

    Por lo tanto: las tareas estaban repartidas y equilibradas.

    En cuanto a que lo de invertir los puestos de trabajo inferiores, se hace desde la educación.

    Te paso un texto un tanto largo en el que se hace mención, desde una perspectiva de género desde el punto de vista feminista, sobre “Las diferencias de género en los resultados educativos: medidas adptadas y situación actual en Europa”.

    http://eacea.ec.europa.eu/education/eurydice/documents/thematic_reports/120es.pdf

    Está elaborado por la Red EURYDICE, y en educación, los informes de Eurydice son lo más (le dan mil vueltas a los Informes PISA).

    Verás cómo a raíz del feminismo se han promovido medidas tanto para chicos como para chicas, cómo se visualiza claramente el mayor abandono escolar de los chicos, etc. Y en la página 62 del texto, puedes encontrar cómo se pide solventar las diferencias en la elección de profesiones:

    “Por tanto, a la luz de estos datos parece evidente la necesidad de que la orientación profesional haga frente de forma específica al problema de la elección de carrera basada en el sexo, así como de que los orientadores profesionales sean más conscientes de la influencia de este factor y, de ese modo, tengan mayor capacidad para cuestionar los estereotipos que existen en la cultura escolar, así como entre los estudiantes y los empleadores.”

    O cómo en algunos países se han llevado a cabo medidas:

    “En los Países Bajos se están haciendo esfuerzos para animar a las chicas a elegir itinerarios formativos y profesiones técnicas. En este sentido, el programa Meisjes en Techniek (“las chicas y la tecnología”) desarrollado por la plataforma Bèta Techniek y financiado por el Ministerio de Educación, Cultura y Ciencia, ha supuesto una importante contribución. Participan en este programa alrededor del 30% de los centros de secundaria y de formación profesional”.

    “El Plan de Acción Noruego para la Igualdad de Género en la educación y atención a la primera infancia y en la educación básica 2008-2010 contempla entre sus prioridades mejorar el equilibrio por sexos en la elección de estudios y de profesión, y presta una atención especial a la formación profesional y a la incorporación de las chicas a los estudios científicos”.

    “En Irlanda, el Ministerio de Educación y Ciencia ha desarrollado un programa específicamente destinado a chicos de 15 a 18 años, “Explorando las masculinidades” (Exploring Masculinities), que trata temas sociales y personales y otros relacionados con
    las diferentes materias y carreras”.

    La pega es que los programas de elección de profesiones, como bien indica ya el texto (no lo pasan por alto los y las feministas) es que la mayoría están orientados a chicas y no a chicos (aunque al principio del texto dice que la mayoría de los programas, en general, se centran en el rendimiento escolar y están orientados al bajo rendimiento masculino).

    El punto 7.2.1. habla sobre las iniciativas para atraer a los varones a la formación docente, porque está feminizada, y el 7.2.2. muestra tu parte: iniciativas para atraer a las mujeres a los puestos de dirección.

    Así que hay un poco de todo y no siempre es buscar que las mujeres se queden con lo de arriba.

    Saludos.

  9. Pingback: El origen de la dominación masculina (III): versión antropológica | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  10. @Enrique
    Estoy seguro de que en la prehistoria los varones se implicaban más en la crianza. Pero para aceptar más la participación de las mujeres en la caza y en la guerra, estos enterramientos de mujeres con armas deberían aparecer en una proporción similar a la de los hombres. Si la aparición es anecdótica puede probar que algunas mujeres participaban en estas actividades, pero no que las mujeres en general participaran de igual manera que los hombres. Si ese fuera el caso también habría una proporción similar de mujeres y hombres cazadores y guerreros en las tribus cazadoras-recolectoras actuales, y sin embargo tampoco es un fenómeno común.

    Respecto a la educación, lo que veo es que aunque se promueva que las mujeres entren en campos tradicionalmente masculinos, se trata de campos de grado medio (y ninguno de grado medio recibe la atención que la dirección empresarial por parte del feminismo en general). Por supuesto nadie anima ni a hombres ni a mujeres a incorporarse a trabajos que no sean de grado medio o alto. Pero el caso es que no puedes emplear a toda la población, del sexo que sea, en carreras de grado medio o alto. El escaso énfasis en las restantes carreras (por parte del feminismo, pero no exclusivamente) contribuye a que continúen siendo principalmente cosa de hombres. Y eso es ignorar una ingente cantidad de puestos de trabajo, principalmente para quienes tienen menos estudios, que son las mujeres más necesitadas.

  11. Enrique dijo:

    Dices:

    “Si ese fuera el caso también habría una proporción similar de mujeres y hombres cazadores y guerreros en las tribus cazadoras-recolectoras actuales”.

    Desde que se dice que pudo empezar el patriarcado hasta la actualidad, ha habido muchas guerras, muchas conquistas, muchas mezclas de culturas, muchos pueblos derrumbados por los imperios o por otros pueblos… Lo que pasa en la actualidad no puede ser, en absoluto, un reflejo de lo que pasó hace tantos años. Esos pueblos de los que hablas perfectamente podrían haber tenido contacto con otros pueblos más patriarcales y haber cogido alguna idea.

    En la parte que te señalé se habla de grado medio, pero a lo largo del texto también hace mención a las carreras universitarias (y sí, con mayor énfasis en la dirección empresarial).

    Si te señalé justamente lo del grado medio es, básicamente, porque me parece que es lo que da muestra de la honestidad feminista (al menos, para este caso). Si sólo se buscase la igualdad en carreras universitarias o en la dirección empresarial, el feminismo sólo buscaría poner a las mujeres en los mejores puestos mientras los varones siguen siendo electricistas, albañiles, fontaneros, etc. Sin embargo, al promoverse que entren en los grados medios típicamente masculinos, no sólo se está orientando a las mujeres a poder ser igual de ricas o pobres que los varones, sino a desempeñar también ciertos trabajos típicamente masculinos que además son más peligrosos.

    Saludos.

  12. Enrique dijo:

    Mira, Asterix, te paso el texto que hasta la actualidad más me ha gustado sobre el origen del patriarcado. Pertenece a Coral Herrera y lo hace desde la siguiente perspectiva, que vengo defendiéndote desde el primer comentario🙂 :

    – No se trató de una lucha entre varones contra mujeres, sino de una lucha de varones patriarcales (yo diría que incluso mujeres patriarcales también, igual que hoy día hay muejres machistas) contra varones y mujeres no patriarcales.

    – No se impuso por la fuerza bruta, sino que la lucha fue psicológica, ideológica y religiosa (como la política: no necesitas hoy en día pegar a nadie para somerterle a ciertas leyes). A veces la fe mueve más montañas que un par de brazos…

    – Hace mención del paso de las diosas dadoras de vida, a los dioses que lo hacían sin necesidad de mujeres.

    http://www.mujerpalabra.net/pensamiento/coralherreragomez/larevolucionpatriarcalyelfindelasdiosas.htm

    Un saludo y perdona mi pesadez…

  13. @Enrique

    Nada que perdonar. Te agradezco que tomes el tiempo para compartir tus ideas y artículos con nosotros. Siento no haber respondido antes, pero un día después de reparar la computadora, cayó el router. Hoy parece que todo funciona como es debido.

    La tesis de herrera es mejor que la tesis feminista presentada en esta serie de artículos, en cuanto que es más probable una lucha entre formas de ver el mundo que entre hombres y mujeres. El cambio de la adoración de lo femenino a lo masculino y la transformación de todo el sistema simbólico que ello acarreaba fue un proceso histórico real, no hay duda. Sin embargo, es mucho más probable que ese cambio no fuera el impulsor del patriarcado sino al contrario, que una vez instaurado un sistema patriarcal por otra serie de razones (hablaremos de esto más adelante) la visión cosmológica de de hombres y mujeres iría progresivamente cambiando y poniendo al hombre en el centro del universo, como ya lo era en el centro de la familia y de la tribu.

    Ahora que he leído el artículo de Coral Herrera, entiendo mejor por qué la explicación me parecía más mitológica que antropológica. Como la misma Herrera indica, su tesis se basa en el trabajo de Joseph Campbell, y otra de las autoras que cita (Martin-Cano) también se basa en él. Pero no podemos olvidar que la especialidad de Joseph Campbell es justamente la mitología.

    Una teoría que se acerca a la de Herrera la estipularon las antropólogas Kay Martin y Barbara Voorhies. Ellas hablaban de que existían sistemas matrilineales en los que se practicaba la exogamia masculina (los hombres eran quienes abandonaban la tribu para casarse). Pero que este sistema no era muy efectivo si existían vecinos beligerantes, pues incluso asumiendo que las mujeres fueran igual de fuertes que los hombres, el embarazo y la lactancia las ponían en desventaja frente a los enemigos. Adoptar un sistema patrilineal con exogamia femenina permitía al grupo mantener a los hombres concentrados en un mismo lugar para combatir. Esto también cambiaría la cosmología de un grupo que altera su estructura social y familiar.

    Para otra posible alternativa te invito a leer la “versión antropológica” que publiqué en la siguiente entrada.

  14. Enrique dijo:

    Dices: “pues incluso asumiendo que las mujeres fueran igual de fuertes que los hombres, el embarazo y la lactancia las ponían en desventaja frente a los enemigos”.

    Esto me recuerda a lo que piensa Kuxille, y tal vez tenga razón: que la razón del patriarcado no fue una lucha contra “la mujer”, sino contra “la madre”, el anterior único principio de vida.

    Saludos.

  15. Pingback: El origen de la dominación masculina (IV): Aportaciones propias | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  16. Candy dijo:

    MAMISEPA estoy totalmente deacuerdo con tus comentarios, y tienes razón, no debemos dejar de luchar por nuestros derechos. Por muchas excusas que quieran dar, puede que quedarse en casa sea maravilloso si tienes una cuenta corriente propia, opción de irte o si lo haces por deseo, pero en la mayoría de casos, no tienen donde caerse muertas si se separaran y por eso no lo hacen, y es muy triste vivir dependiendo de los demás pudiendo valerse por una misma, pero hay sociedades que teprohiben ser libre.
    Pero no sólo las mujeres, los niños también sufren mucho, y todo está relacionado con el dismorfismo sexual.
    Las mujeres siempre han trabajado o ayudado a descubrir cosas, al menos las que podían estudair porque su familia les dejaba, pero la historia las ha borrado del mapa, y gracias al feminismo sabemos más cosas que se ocultaron, gracias a gente que ha luchado es que ahora pueden cumplir sus sueños o al menos intentarlo, estudiar y tener la opción Si estar en casa, criar hijos y ser muuuy femenina fuera natural y normal, las sociedades no hubieran tenido que valerse del fanatismo religioso, mitos, represión sexual, demonizacion del cuerpo de la mujer (puta o santa) y la menstruación, prohibición de salir a la calle sola, conducir, trabajar… incluso decían que las mujeres no tenían alma, era la excusa para tratarlas como ganado y aasegurarse de que no tenían ningún poder. Y esto es un hecho.

    En la sociedad actual siguen reducidas a objetos, no hay más que ver la publicidad, el cine, los medios, con los clicés de siempre; en al vida real las feas existen, pero parece que la fealdad femenina es un tabú. Las presentadoras, el 99% son jóvenes y guapas, ellos, pueden ser feos y viejos. Nunca vemos “el bello y la bestia” en la gran pantalla o una historia de una friki gorda y fea que acaba con un buenorro y ella sigue siendo fea al final de la peli (al contrario hay varias). La belleza femenina está muy valorada, no hay supermodelos, tampoco hay casi historias como el jorobado de notre dame o el fantasma de la ópera a la inversa, donde una fea aunque quede sola haga lo posible por superarse y valerse por si misma. En las películas las protagonistas feas no lo son, son guapas disfrazadas de feas y al final de la película se muestran como son, guapas. Es curioso, se habla más de la fealda femenina en la época de Cervantes y shakespeare que ahora, y es muy triste porque ese mensaje va a las niñas, de ahí la anorexia, la baja autoestima, etc. A mucha gente le parecerá una chorrada este tema, pero yo como mujer estoy un poco harta de esta hipocresía porque no refleja la realidad, donde existen la fealdad física en los dos sexos y la vejez. Las mujeres también tenemos ojos y nos gustan los guapos, y las feas tienen derecho a existir como protagonistas, creo yo…
    Dichos como “no hay mujer fea sino mal arreglada” hacen daño porque no ayudan a la gente a que se acepte, la ayudan a ser consumista, eso sí, porque esa es otra, no maquillarse nunca, ni depilarse uffff, pecado mortal, yo hice la prueba, siempre te hechan en cara como vistes y como te ves, los hombres te pueden decir en tu cara sin cortarse lo fea que eres o el asco que das, las chicas no suelen hacer eso se suelen alejar y criticar por lobajini. Al menos son mas resptuosas en general aunque criticar sea deporte social.

    Por útlimo, esta entrada no menciona algo muy importante que es las diferencias biológicas. Al principio cuando no había civilización cada grupo se organizaba de distintas formas, por eso ha habido sociedades que dependiendo del número de machos y hembras se organizaban amoldandose al entorno y las circuntancias, por eso han existido algunos matriarcados.
    Pero en general, las mujeres eran las portadoras de sus genes, para asegurarse que eran SUS hijos era mejor la monogamia, porque antes me imagino que era como los mamíferos, que el macho más fuerte poseía el harén e incluso no dejaba al resto de machos acercarse, esto pasa en varias especies de monos, que por cierto, también tienen sexo entre machos y matan a las crias de otros machos. Hoy en día algunos con mucho dinero y poder siguen teniendo harenes, vease Berlusconi.
    No somos animales normales porque tenemos capacidad de discernimiento, abstracción y raciocinio, esa es la historia de la evolución. Está claro que el que tiene más fuerza física se agencia los recursos para él, con el tiempo esto se hizo norma y luego ley, y sólo el capitalismo ha sido capaz de garantizar un “estado de bienestar” y además que las mujeres fueran un activo económico compensaba, por eso pudieron liberarse.
    Pero el problema es que el capitalismo no es perfecto porque hay mucho margen para la especulación, pero esto ya es otro tema muy grave.

    Lo que está claro es que el ser humano es complejo y la historia de hace miles de años son teorías antropológicas no siempre demostrables, pero hay cosas que son demostrables en la actualidad que nos dejan bien claro que, en general, hay mas hombres con menos empatía (egoístas y materiales), y más psicópatas. Éstos llegan al poder y manipulan a la gente, súmele a personas así dinero, poder y conocimiento… creo que esto lleva dándose desde que somos civilazación y es el cáncer del mundo realmente, y ojo también hay mujeres así pero no suelen ser tan poerosas, entonces no joden tanto al pueblo, pero las que llegan ahí son igualde corruptas, el poder corrompe a todos de un modo u otro diría que por igual y sin distinción de sexos.

    También opino que en los países donde la violación no está condenada hay muchísimas más violaciones, esto demuestra lo que he dicho anteriormente, pero lo mismo pasa con los robos y los asesinatos, no es que los hombres sean violadores en potencia, es que los hombres son más vulnerbales de trasgredir las leyes en su beneficio si no las hay porque hay mas cantidad de degenerados que degenradas y esto los psiquiatricos y prisiones lo demuestran y el periodico todos los dias, no es que sean peores los hombres, es que son así y ya está, y generalizar es feo pero creo que esto es algo real.

    Opino que el feminismo real se conseguirá cuando el hombre acepte más su lado femenino y lo disfrute, porque las mujeres han demostrado cambiar y poder hacer cosas de hombres, todos somos femenino y masculino, ahora los hombres deberían cambiar y hacer cosas de mujeres, pero la mayoría no quieren quitar caca y ganar menos porque eso es perder poder, ¿la forma? que el estado les obligue a hacerse cargo y responsables de sus hijos mediante leyes y no que caiga todo el peso en la mujer. Los hombres sí tienen paternidad, incluso cuadno son padres segregan hormonas diferentes incluso prolactina.

  17. Bienvenida al blog, Candy.

    Gracias por tu detallado comentario. Hay ciertas cosas que me parecen interesantes, pero con otras tengo problemas. Veamos cuáles son:

    Dices: “Si estar en casa, criar hijos y ser muuuy femenina fuera natural y normal, las sociedades no hubieran tenido que valerse del fanatismo religioso, mitos, represión sexual, demonizacion del cuerpo de la mujer (puta o santa) y la menstruación, prohibición de salir a la calle sola, conducir, trabajar… incluso decían que las mujeres no tenían alma, era la excusa para tratarlas como ganado y aasegurarse de que no tenían ningún poder. Y esto es un hecho.”

    Estoy de acuerdo en que no es necesariamente natural quedarse en casa, ser muy femenina, etc. Ahora, no olvidemos las imposiciones que había sobre el género masculino, como ser forzado para ir a la guerra, proveer para su familia, pagar los impuestos, defender el honor familiar (arriesgando la vida y matando muchas veces), reclutamientos forzosos para obras señoriales, etc. También podríamos concluir que se les trataba como ganado. Sólo recomiendo echar un vistazo al fenómeno de la mita en Perú. Todos los mitayos, antes y después de los españoles, eran varones.
    Al margen de esto, el que las mujeres no tenían alma, si te refieres a la declaración del Concilio de Macon, parece que se basa en un mito. Si las mujeres no tenían alma no habría sido necesario bautizarlas, darles la comunión, etc. Tampoco habría santas.
    http://www.firstthings.com/article/2007/12/002-the-myth-of-soulless-women-3

    Dices: “En la sociedad actual siguen reducidas a objetos, no hay más que ver la publicidad, el cine, los medios, con los clicés de siempre; en al vida real las feas existen, pero parece que la fealdad femenina es un tabú. Las presentadoras, el 99% son jóvenes y guapas, ellos, pueden ser feos y viejos.”

    Si bien te doy la razón en que la belleza está más valorada en las mujeres que en los hombres, es mejor no establecer falsas equivalencias. Los hombres también sufren discriminación a la hora de escoger pareja, pero en otros ámbitos. Uno de ellos es la altura (todavía me queda por conocer una mujer a quien le gusten los hombres “bajos”). Otra es la autoconfianza. Un hombre tímido, aunque sea atractivo, tiende a ser rechazado con respecto a otro más agresivo, aunque no tan apuesto.

    Dices: “No es que sean peores los hombres, es que son así y ya está, y generalizar es feo pero creo que esto es algo real.”

    No hay nada de malo en generalizar si es estadísticamente cierto. Ahora bien, no creo que los hombres simplemente “sean así”. Cuando un grupo comete más violencia que otro, intentamos buscar explicaciones a este comportamiento. En el caso de los hombres, nadie parece haberlo visto necesario, o no ha interesado. Digo yo que tendríamos que ver cómo los educan. La educación en la masculinidad es un proceso donde participa activamente toda la sociedad, hombres y mujeres (comenzando por los padres y madres). Cuando el niño llora “no llores como una niña”, cuando otro le pega “pues pégale tú también”. Si él le pega a una niña, le regañamos (como es lógico), pero cuando viene llorando porque una niña le pegó a él, a este niño le preguntamos “qué le has hecho” (asumiendo que el varón siempre tiene la culpa de iniciar la agresión). Cuando se hace mayor, si abre su corazón para contar sus sentimientos a alguien que no sea su novia (e incluso allí), pronto le tildarán de poco hombre. Si tiene un amigo íntimo se rumoreará que es homosexual, etc. Quizá esta brutalización, esta represión de la empatía masculina tenga algo que ver con su mayor explosión de violencia y desprecio a los sentimientos de los demás. Al fin y al cabo muchos no conocen qué ha sido respetar los suyos.

    Dices: “Opino que el feminismo real se conseguirá cuando el hombre acepte más su lado femenino y lo disfrute, porque las mujeres han demostrado cambiar y poder hacer cosas de hombres, todos somos femenino y masculino, ahora los hombres deberían cambiar y hacer cosas de mujeres, pero la mayoría no quieren quitar caca y ganar menos porque eso es perder poder, ¿la forma? que el estado les obligue a hacerse cargo y responsables de sus hijos mediante leyes y no que caiga todo el peso en la mujer.”

    Como ya he mencionado más arriba, no es tan sencillo como afirmar simplemente “que los hombres no quieren”. Más de una madre castigan cualquier atisbo de feminidad en su hijo, especialmente cuando su edad supera los cinco años. Y esa masculinidad y agresividad inculcada queda recompensada cuando, ya en la adolescencia, el chico con más éxito romántico y sexual en la escuela no es precisamente el más femenino ni el más tímido, sino el más agresivo y masculino. Sólo por dar dos ejemplos claros. No se puede negar que las mujeres contribuyen a que los varones sean como son hoy día.

    Por otra parte, que el Estado se involucre en la vida personal de las parejas y en sus arreglos domésticos al punto de obligarles a hacer algo me parece una barbaridad propia de regímenes totalitarios. Si las mujeres quieren que los hombres ayuden en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos tienen que indicar esto y llegar a un acuerdo en ello mucho antes de casarse. No puede ser algo que surja cuando ya se han asentado (como ocurre ahora). Lo que yo he visto, sin embargo, es que ayudar en las tareas o cuidar a los niños es rara vez el factor número 1 en las mujeres a la hora de escoger pareja. Sus preferencias generalmente tienden a ser otras (estatus, autoconfianza, atractivo, trabajo, etc.), y por tanto los hombres tienden a trabajar en esas direcciones. Curiosamente los chicos que he conocido que no les importaría compartir las tareas tienden a ser poco exitosos en el mercado sentimental por no ajustarse a los modelos de masculinidad tradicionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s