El origen de la dominación masculina (I): versión feminista

Esta serie de artículos tratará varias teorías sobre el origen de la dominación masculina (conocida popularmente como “patriarcado”). Los textos incluirán:

En esta entrada abordaremos la primera. Mis observaciones aparecerán entre corchetes y también comentaré brevemente cada teoría después de presentarla.

La versión feminista

La versión feminista sobre el origen del dominio masculino ha sido apoyada por algunos antropólogos (generalmente antropólogos feministas, que son quienes suelen concentrarse en las relaciones de género). Su creación ha sido atribuida a diversos autores, desde Friedrich Engels hasta Françoise Héritier. Y aunque ciertamente no fue ideada por Gloria Steinen, fue popularizada por ella. A continuación encontrarán una traducción de sus palabras:

Hace mucho tiempo, muchas culturas de este mundo eran parte de la era ginocrática. La paternidad no había sido descubierta y se pensaba… que las mujeres daban fruto como los árboles -cuando estaban maduras. El nacimiento era misterioso. Era vital. Y era envidiado. Las mujeres eran adoradas por ello, eran consideradas superiores por ello… Los hombres se encontraban en la periferia -un cuerpo intercambiable de trabajadores, adoradores del centro femenino, el principio de la vida.

El descubrimiento de la paternidad, la causa sexual y el efecto del alumbramiento, fue un cataclismo para la sociedad como, por así decirlo, el descubrimiento del fuego o la división del átomo. Gradualmente la idea de la propiedad masculina del niño tomó fuerza…

La ginocracia también sufrió invasiones periódicas de tribus nómadas… El conflicto entre cazadores y productores [la palabra original es “grower”, que también significa “cultivadores”] era en realidad el conflicto entre culturas dominadas por el varón y culturas dominadas por la mujer.

…las mujeres gradualmente perdieron su libertad, misterio y posición superior. Durante cinco mil años o más, la era ginocrática había florecido en paz y productividad. Lentamente, en varias etapas y en diferentes partes del mundo, el orden social fue dolorosamente revertido. Las mujeres se convirtieron en una clase subordinada, marcada por sus visibles diferencias.

La teoría no es uniforme y existen varias versiones. Las más serias sitúan estos hechos en el Paleolítico y niegan la existencia de la ginocracia. Otras afirman que los hombres descubrieron su papel en la reproducción cuando se convirtieron en ganaderos. En cualquier caso todas tienen elementos en común: el rencor masculino por su inferioridad reproductiva y la posterior subyugación de la mujer al descubrir el enlace entre sexo y embarazo para poder controlar la reproducción.

No voy a fingir neutralidad sobre esta teoría. Siempre me ha parecido más una explicación mitológica que científica, y de hecho la he apodado “El pecado original feminista”, donde los varones cometerán el primer pecado que terminará con la discriminación de la raza humana a lo largo de la historia. Un pecado que, como el Original, todos los hombres heredan al nacer (el privilegio) y que sólo pueden purgar bautizándose en la doctrina feminista y entonando el mea culpa. Se trata de película con buenos (las mujeres), malos (los hombres), final trágico y un misterio por descubrir (cómo funciona la reproducción). Quizá por ello posee tanto atractivo. Pero lo cierto es que refleja una posición bastante misándrica. Hombres y mujeres no adoptaron diferentes roles por razones prácticas (algo que veremos en los siguientes artículos) sino por la maldad innata del hombre y su tendencia al dominio. El objetivo no podía ser la supervivencia de los frágiles grupos prehistóricos, sino subyugar a la mujer en beneficio del hombre.

Esta entrada fue publicada en Feminismo, Historia, Misandria, Patriarcado. Guarda el enlace permanente.

51 respuestas a El origen de la dominación masculina (I): versión feminista

  1. Pingback: El origen de la dominación masculina (II): versión masculinista | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  2. Enrique dijo:

    Tu conclusión final me deja claro que o bien pretendes burlarte del feminismo, o bien, a pesar de tanto leer a Basta y de tantos comentarios que te he escrito, no has entendido nada, nada, nada de lo que dice el feminismo.

    No se acusa a los hombres. No se dice que las mujeres son las buenas de la película. A lo que se acusa es al sistema. Si fuese como dices, se diría que las mujeres son buenas por naturaleza, que los hombres son malos por naturaleza, y que las mujeres nunca han formado ni formarán parte del sistema sexista.

    Sin embargo el feminismo deja bien claro que hay mujeres machistas y que perpetúan el sistema, que los varones no son violadores en potencia y que las mujeres pueden ser perfectamente maltratadoras de niños y niñas, y que por ello también es bueno compartir la crianza.

    Esta teoría feminsita sobre la formación dle patriarcado, para nada viene a decir que los hombres cogieron el poder por maldad natural. Si fuese por maldad natural, nunca hubiese habido un período de igualdad o de adoración a las diosas y a la reproducción femenina. Simplemente viene a decir que el patriarcado surgió a raíz de la creencia de los varones de que eran ellos quienes tenían la capacidad y el poder de la reproducción. Y, como ya sabrás, el poder corrompe. Por eso, como te dije en otra entrada, no me extrañaría para nada que las mujeres hubiesen estado también un poco subiditas por aquellos tiempos de las diosas.

    • Jonatan dijo:

      Decir que los hombres son privilegiados de un sistema o los “mandados a oprimir a las mujeres” (aseveración feminista), es decir que los hombres son los malos. Por favor, no trates de borrar lo que dijeron.

  3. mamisepa dijo:

    Enrique dijo: “Por eso, como te dije en otra entrada, no me extrañaría para nada que las mujeres hubiesen estado también un poco subiditas por aquellos tiempos de las diosas.”.

    Sólo tienes que ver cómo van algunas ahora, que tratan al hombre de poco más que de donante de esperma “necesario”. Vamos, que tener que “usar” un hombre para concebir es algo así como la gripe, un mal necesario. Para ellas, aclaro, eh!!! No para mí!!!!

  4. @Enrique
    Dices: “No has entendido nada, nada, nada de lo que dice el feminismo.”
    Entiendo el mensaje explícito del feminismo, que es el que has presentado. Pero también entiendo lo que el feminismo insinúa o me deja entender de forma implícita. Por ejemplo que se afirme que las denuncias falsas no son un problema porque sólo constituyen el 0,01% cuando un 51% del total son “indeterminadas”, implica que el 99,99% de los hombres que fueron absueltos o cuyas denuncias fueron retiradas, son en realidad maltratadores que escaparon injustamente a su castigo (de hecho ese 51% de indeterminadas ni se menciona). Que cada vez que un hombre se queje sobre éste u otros temas se le silencie como “alguien que sólo quiere proteger sus privilegios”. Que se utilicen los términos “violencia de género” o “violencia machista” para eliminar del discurso otras causas de la violencia en la pareja distintas del machismo (que también las hay) y de paso invisibilizar a las víctimas masculinas, etc. Voy a escribir una entrada sobre la problemática del doble discurso en el futuro, y recopilaré citas para que se vea que no me lo invento.

    A ti y a Mamisepa no os he visto involucrados en el doble discurso al que me refiero (que sepa) y creo que sois más abiertos e igualitarios. Vosotros habéis mencionado que quizá ambos sexos se valieron de sus poderes reproductivos para imponerse sobre el otro. Y esto es algo que puedo respetar porque no asigna al género masculino una maldad específica. Sin embargo no me negarás que aparte de ustedes dos, ningún feminista ha incluido ese añadido en su teoría sobre el origen del patriarcado. De hecho lo que he leído ha sido una vehemencia en afirmar cómo el hombre es el único animal que subyuga a sus hembras a tal extremo, pese a que se le presenten pruebas de lo contrario.

    Dices: “Simplemente viene a decir que el patriarcado surgió a raíz de la creencia de los varones de que eran ellos quienes tenían la capacidad y el poder de la reproducción. Y, como ya sabrás, el poder corrompe.”

    Pero en este caso, tanto mujeres como varones tendrían la capacidad y el poder de la reproducción. ¿No corrompería el poder a ambos de igual manera?
    A mi modo de ver esa teoría (sin tu añadido, que como he mencionado no forma parte de la teoría popularizada) necesita de la maldad masculina para funcionar. Quizá no se diga explícitamente, pero el lector no puede llegar a otra conclusión con la información presentada. Y eso es “decirlo pero sin decirlo”, lo cual permite al feminismo mantener el discurso oficial y explícito de igualdad mientras introduce implícitamente la maldad natural masculina.

    • mamisepa dijo:

      Tan sólo un pequeño comentario, porque podría dar lugar a confusión.

      Yo NUNCA he participado en un sólo debate sobre las denuncias falsas. La razón no es que esté totalmente de acuerdo con los masculinistas, sino que no dispongo de información suficiente y veraz (ni en cuanto a números, ni en cuanto a problemática social). Ante mi total falta de información, y debido a la cual no diría más que tonterías, prefiero ser prudente y leer lo que dicen todos sin decir yo nada.

      Lo aclaro porque al leerte (y lo he hecho 2 veces), pudiera parecer que estoy totalmente de acueerdo en lo que tú dices.

      No estoy ni a favor ni en contra. El día que tenga más información sobre este tema, tal vez empiece a participar.

      Saludos.

      • @Mamisepa

        Los números están aquí, y la fuente no es masculinista. Se encuentran en el gráfico.

        http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/25/actualidad/1361829987_135140.html

        Mi conclusión es que no sabemos, pero desde luego con tantas denuncias absolutorias y retiradas, el 0,01% es imposible de sostener. Salvo que creamos que todas esas denuncias son maltratos que no se probaron por falta de pruebas. Pero es difícil que eso se dé en los 200.000 casos que existen.

      • mamisepa dijo:

        Tenía pendiente responderte esto (bueno, y más cosas, pero tendrán que esperar, aún estoy en modo “deshacer cajas – no encuentro nada”).

        Para mí, “tener la información” no consiste en leerme rápidamente un link que me has pasado. Es mucho más: es leer mucha mucha, pero mucha información, estudios, estadísticas; entender la realidad de porqué se llega a una situación de maltrato; saber qué ocurre cuando una mujer sale de casa con NADA bajo el brazo y acude en busca de ayuda; en resumen, entender y comprender muy bien todo el contexto de los malos tratos, así como conocer diversas estadísticas, a poder ser hechas por instituciones diferentes y con diferentes visiones del tema, mínimamente haberme leído la ley, etc etc.

        Ahora mismo, no tengo tiempo para dedicarme sólo a esto.

        Por ello, insisto en que mi postura no confirma ni desmiente ningún porcentaje sobre denuncias falsas. Prefiero mantenerme al margen, porque creo que es más prudente. Espero que entiendas y respetes mi postura, de lo contrario no hay debate “sano” conmigo, si vas a apropiarte para tu causa de alguien, que no ha dicho que te apoye…

        Un saludo.

  5. Enrique dijo:

    Asterix:

    Nadie niega en ningún momento que las denuncias falsas sean un problema. Lo que se niega es que haya un boom de denuncias falsas y esa tendencia masculinista a poner a las mujeres como unas brujas que lo inventan todo. El feminismo simplemente dice que no son tantas como se quiere dar a entender y además indica que el varón está protegido con leyes como la de penalizar duramente a quien pone denuncias falsas, sean del tipo que sean.

    Dices: “Que se utilicen los términos “violencia de género” o “violencia machista” para eliminar del discurso otras causas de la violencia en la pareja distintas del machismo (que también las hay) y de paso invisibilizar a las víctimas masculinas, etc”.

    Falso. El concepto violencia de género o violencia machista sirven para visualizar que hay un tipo de violencia específica, no para ocultar los otros tipos de violencia. El mismo feminismo muestra que hay otros tipos de violencia porque si no, sería imposible explicar qué es la violencia de género. Y el feminismo es el primer interesado en visibilizar que hay varones víctimas de malos tratos, porque sólo así se puede romper con el estereotipo de la mujer que es buena por naturaleza.

    Y sí, el poder podría haber corrompido a los dos sexos de igual manera, pero hay más posibilidades de que corrompiese a los varones que a las mujeres, si aceptamos como bueno tu supuesto de que a los seres humanos les interesa traspasar sus propios genes, dado que las mujeres saben que su hijo o hija lleva sus genes sí o si, mientras que los varones no.

    Si en verdad lo importante para cada humano es traspasar sus genes y no la especie en su conjunto, entonces tendríamos una explicación de por qué pudo corromper a los varones y a las mujeres no.

    Pero ya te digo: yo no creo en el gen egoísta, por lo que acepto que pudiese corromper igual a las mujeres.

    Y eso ya no depende del feminismo, sino de la obsesión por la biología.

    Saludos.

    • Arivalia dijo:

      entonces, enrique, explica por qué esa diferencia de trato en los medios de comunicación cuando la víctima es el hombre a cuando lo es la mujer. Porque hoy en día los medios de comunicación están controlados por el feminismo institucional.

      • @Arivalia

        Enrique está temporalmente expulsado del blog y no podrá responder.

        ¿Puedes probar que el feminismo institucional controla los medios de comunicación? Lo único que veo es que han asumido la narrativa feminista y a veces responden a sus presiones (como a las de otros grupos), pero no he encontrado ninguna señal de control.

  6. Enrique dijo:

    Es más, ahora que lo pienso, aunque no creo que por naturaleza nos guste traspasar genes y nada más, sí es cierto que las culturas patriarcales pretenden que los hijos y las hijas sean del varón que los cuida y no de otros… así que imagino que sí, en ese caso, la incertidumbre, el miedo, podría habeles llevado a corromperse más fácilmente.

  7. @Enrique
    En el doble discurso feminista se dice que sí, que esas falsas denuncias son graves, pero que también son un número insignificante, y el 0,01% se cita como muestra de ello. Te remito al artículo de Basta (o a cualquier otro) para ver si encuentras mención alguna a que el número pueda ser superior a ese 0,01%. Lo honesto sería haber dicho “dado que un 51% del total no pudieron probarse, desconocemos la magnitud del problema”. Después se pueden hacer elucubraciones, como hice yo, pero con la verdad por delante. Hasta el momento, no he encontrado todavía a un feminista que afirme esto, aún siendo la verdad.

    Dices: “El concepto violencia de género o violencia machista sirven para visualizar que hay un tipo de violencia específica, no para ocultar los otros tipos de violencia.”

    Eso lo creería si el feminismo, aunque fuera en una proporción minúscula, abordara otros ángulos de la violencia en la pareja distintos del sexismo. Me refiero, si las víctimas masculinas, que suelen ser el 10% del total, no son víctimas de violencia de género (conforme a la definición feminista), tienen que serlo de otro tipo de violencia en la pareja. Y si esos otros tipos de violencia que no son de género se da entre las víctimas masculinas, también hay probabilidades de que se den entre las femeninas, aunque sólo fuera hipotéticamente otro 10% del total. Nunca he oído a ningún feminista hablar de otros tipos de violencia en la pareja, salvo por exclusión (para decir que los varones no sufren violencia de género). De modo que en la práctica, si sólo se habla de violencia de género, este término está invisibilizando otros tipos de violencia. En el doble discurso todo es teoría vs práctica.

    Pero el tema es que son muchas más cosas las que hay en el doble discurso, y a eso le dedicaré una entrada en su momento.

    Respecto a la corrupción y el poder, el descubrimiento de la paternidad y el deseo de que fuera exclusiva puede darle a los hombres el incentivo para dominar. Sin embargo, no explica por qué las mujeres, teniendo igual fuerza, no pudieron rechazarlos. Especialmente porque en esta “guerra” ninguno de los sexos iba a matar al otro o la reproducción desaparecía por completo, y la subyugación total en una sociedad tribal de pocos medios tecnológicos es imposible sin utilizar la violencia (pero una vez más, ambos son igual de fuertes, de acuerdo a lo que me has dicho).

  8. Enrique dijo:

    Asterix:

    Si tú te pones a hacer matemáticas raras, a sacar datos que a ti te dan la gana y a especular sobre ellos, es cosa tuya; y sobre todo, una muestra de que el masculinismo, en general y sin excepción, sólo busca negar las cosas y argüir que las feministas son todas unas mentirosas histéricas.

    Dices: “Nunca he oído a ningún feminista hablar de otros tipos de violencia en la pareja, salvo por exclusión (para decir que los varones no sufren violencia de género)”.

    Repito: eso no es verdad. Para poder explicarse qué es la violencia de género, ha de informarse necesariamente de que hay otros tipos de violencia. Si no se hablase de, por ejemplo, los crímenes pasionales o de la violencia hacia los varones (ejemplos más que utilizados por Basta, por ejemplo), sería imposible hablar de violencia de género porque no habría manera de explicar este tipo de violencia y diferenciarla del resto.

    En cuanto a lo de la dominación masculina, como te dije en la otra entrada, una de las teorías extendidas no es que los varones sometieron a las mujeres, sino que un grupo de varones patriarcales sometió a mujeres Y varones no patriarcales.

    El patriarcado es un sistema mucho más fuerte que el basado en el cuidado. Genera mucha población para la lucha y se basa en el ataque y el sometimiento. Cualquier pueblo o persona (es decir: varón o mujer) que siguiese el modelo comunitario, no tuvo un final feliz.

    Saludos.

  9. mamisepa dijo:

    Esta tarde me ha dado por pensar sobre eso de que el poder corrompe. Lanzo esta elucubración al aire (desde luego, yo no tengo la respuesta):

    ¿El poder corrompe por sí mismo, siempre? ¿O el poder corrompe porque vivimos en una sociedad que “invita” a corromperte cuando tienes poder? ¿O sea, esa corrupción por el poder, sería la causa, o la consecuencia, del patriarcado?

    Saludos

  10. Pingback: El origen de la dominación masculina (III): versión antropológica | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  11. @Enrique
    Dices: “Si tú te pones a hacer matemáticas raras, a sacar datos que a ti te dan la gana y a especular sobre ellos, es cosa tuya”.

    Enrique. No lo tomes como algo personal. No te considero parte del feminismo deshonesto. Voy a explicarlo de forma más clara para demostrar que no manipulo los datos. A cambio, ruego tu atención.

    Primer paso. Aquí está la fuente que contiene el número de denuncias condenatorias, absolutorias y retiradas. Como comprobarás, la fuente dista mucho de ser masculinista.
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/02/25/actualidad/1361829987_135140.html

    Segundo paso. Incluso sin entrar en las denuncias retiradas, tenemos 120.048 absolutorias frente a 207.997 condenatorias.

    Tercer paso. Preguntémonos, de esas 120.048 absolutorias, ¿cuántas pueden ser falsas y cuántas auténticas que no prosperaron por falta de pruebas? La respuesta: no sabemos.

    Cuarto paso. Decir que las denuncias falsas sólo representan el 0,01%, cuando hay 120.048 absoluciones, y más de 80.000 denuncias retiradas (misma fuente), o es misandria (pensar que los más de 200.000 fueron casos de maltrato que no se probaron) o es deshonestidad.

    Dices: “…y sobre todo, una muestra de que el masculinismo, en general y sin excepción, sólo busca negar las cosas y argüir que las feministas son todas unas mentirosas histéricas.”

    No creo que las feministas sean unas mentirosas y lo de histéricas no lo he dicho jamás. Ahora bien, creo que como todo el mundo, pueden mentir o entablar un doble discurso. Y éste a mí me ha parecido un caso claro.

    No pienso que el feminismo en general sea malo. Ha hecho y sigue haciendo trabajos útiles y necesarios para la igualdad. Pero también le veo muchos problemas. Por ejemplo:
    http://www.abc.es/20120307/cultura-arte/abcp-guias-desmonto-costaron-entre-20120307.html

    Podemos estar de acuerdo o no en que haya sexismo en el lenguaje, pero ese no es el tema. La cuestión es si se necesita invertir tal cantidad de dinero en el debate.
    Te menciono esto no porque odie al feminismo ni nada parecido, sino para señalar que el feminismo, cuando se vuelve institucional, actúa como cualquier otra institución del gobierno: con la gente utilizando su cargo para servirse a sí mismos, con la teoría de servir al pueblo y haciendo algo de vez en cuando para que no sea muy obvio.

    Lo que me preocupa es que algunos feministas de bien (por lo que he leído de ti creo que eres buena persona y realmente buscas la igualdad) no se distancien de este feminismo que dice que las denuncias falsas son el 0,01%. Del que busca protegerse a sí mismo, aunque sea a costa de la verdad, porque hay salarios y becas que dependen de ello. Tú no dependes de eso y creo que puedes hacer un feminismo bastante mejor.

    El doble discurso no es algo que atribuya sólo al feminismo. Se da en prácticamente todos los movimientos e instituciones. Pongamos como ejemplo a la Iglesia Católica. Ella dice que ha hecho mucho por ayudar a los más pobres. Esa es (parte de) su discurso. En teoría es cierto, y en la práctica también podemos señalar algunos ejemplos, como el trabajo de ciertos misioneros en países subdesarrollados e incluso a lo largo de la historia. Pero al mismo tiempo la Iglesia se ha aliado en muchos países con la clase conservadora más reaccionaria (España, de hecho) , fueron grandes terratenientes, cobraban en diezmo (también a los más pobres), están involucrados en casos de corrupción y han cometido también abusos contra quienes decían proteger. El feminismo no ha llegado a esos extremos (y dudo que lo haga, porque es otro tipo de fenómeno) pero le puede ocurrir algo similar si nos ponemos una venda porque no queremos ver lo que está haciendo mal y pensamos que toda crítica proviene del odio y no de la observación.

    Respecto a la violencia en la pareja, siempre he oído que el crimen pasional es parte de la violencia de género, y no una categoría separada. ¿Dónde puedo encontrar un documento que haga esta distinción? (No es que no te crea, pero es que me extraña porque nunca lo he visto).

    • Arivalia dijo:

      yo añadiría algo más. Cuántas de las sentencias condenatorias estarían basadas en un delito real y cuántas han sido porque, aun siendo el acusado inocente, ha sufrido una pésima defensa y ha aceptado la sentencia condenatoria porque no le han dejado otra opción?

  12. @Mamisepa

    “¿El poder corrompe por sí mismo, siempre? ¿O el poder corrompe porque vivimos en una sociedad que “invita” a corromperte cuando tienes poder? ¿O sea, esa corrupción por el poder, sería la causa, o la consecuencia, del patriarcado?”

    Bueno, esto ya es entrar en filosofía🙂

    Tampoco creo tener la respuesta, supongo que depende de la persona. Ha habido personas que han usado bien su poder para beneficiar a los demás. Pero lo cierto es que son una minoría. La verdad, no sé.

    Según lo que yo he apuntado, la corrupción por el poder es una consecuencia del patriarcado, en cuanto a que (en la teoría que yo defiendo) éste sólo era una forma de organizar la familia. Y esa forma de organizarla daba más poder a los hombres, lo que terminó en abusos.

  13. Enrique dijo:

    Asterix:

    En cuanto a lo de las denuncias falsas, me informaré más y me lo tomaré con más calma. He seguido tus pasos y bueno, aunque podríamos no llegar a las mismas conclusiones, sí es cierto que los datos están como los planteas.

    Luego dices:

    “Te menciono esto no porque odie al feminismo ni nada parecido, sino para señalar que el feminismo, cuando se vuelve institucional, actúa como cualquier otra institución del gobierno: con la gente utilizando su cargo para servirse a sí mismos, con la teoría de servir al pueblo y haciendo algo de vez en cuando para que no sea muy obvio”.

    ¡EXCELENTE, Asterix! Eso es lo mismo que pienso yo y lo mismo que pensamos muchííísimos y muchíísimas feministas. A mí personalmente me gusta diferenciar “el feminismo de base” de ese “feminismo de Estado”, como lo llamo yo (o feminismo institucional). Y es que sí, ese feminismo es una basura. He tenido muchas discusiones con feministas políticas y ricachonas que, de verdad, las detesto. Si hubiésemos discutido a la cara habríamos llegado seguramente a las manos.

    Por ejemplo, la paridad me parece, no sólo hipócrita, sino que además perjudicial para las mujeres de clase baja. Hipócrita porque la persiguen ricachonas y políticas para alcanzar los mejores puestos, sin preocuparse nunca, por ejemplo, por promover medidas que faciliten a las mujeres ser fontaneras, electricistas, etc, y a los varones, maestros, enfermeros, etc. Su paridad no se da en toda profesión, sino simplemente en lo que a ellas les beneficia.

    Y es perjudicial para las muejeres de clase baja, porque mientras ellas ganan los mejores puestos, las de abajo siguen sin igualdad y sin poder llegar a nada, y claro, luego saltarán con eso de que “si ya hay mujeres presidentas, políticas, o grandes empresarias que ya tienen igualdad”, pero claro, la igualdad será sólo para esas pocas. Mientras tanto, mi novia tendrá dificultades para acabar la Ingeniería (¿no se supone que el feminismo está a favor de que las mujeres puedan ser ingenieras también? Entonces, ¿por qué esas mujeres políticas sólo se centran en ellas y no en todas las mujeres en general?), o incluso podría morir por no poder pagarse un aborto en caso de que padezca una gestación extrauterina (pero, claro, las feministas ricachonas bien que se irán a Francia y punto).

    ESE feminismo sí tiene un doble discurso. Pero no es EL feminismo.

    La diferencia que puedes encontrar entre esas feministas y, por ejemplo, Mamisepa, Basta, Kuxille y yo, es que no sólo somos lxs 4 feministas de la igualdad, sino que a Basta y a Mamisepa se les puede encasillar dentro de un feminismo socialista, y Kuxille y yo somos anarcofeministas.

    Saludos.

    • Arivalia dijo:

      no es que el feminismo haya llegado al gobierno, sino que ya en su origen fue creado por los propios gobernantes.

      • Enrique no podrá responder al haber sido temporalmente expulsado del blog.

        ¿Puedes citarme una fuente que confirme esta tesis?

      • Alejandro dijo:

        No me parece interesante la cuestión sobre si el poder creó el feminismo o tomó un feminismo que existía para darle una dirección a favor del poder. La cuestión que si me parece relevante es que el poder hoy apoya al feminismo de forma entusiasta porque el feminismo nunca ha cuestionado seriamente el sistema capitalista. Hoy ser feminista, salvo en unos casos muy concretos, es ser un servidor del poder capitalista.

      • Isidro dijo:

        Creo, Alejandro, que debe haber una manera de que la libertad de mercado no degenere (como lo ha hecho) en libertinaje y salvajismo de mercado. Para lograrlo, todos deberíamos evitar la vorágine consumista y aprender a vivir con mucho menos. El feminismo radical culpa al hombre de la existencia del capitalismo y de sus excesos. Es una gran ironía, una ironía más, pues las mujeres controlan el 80% del capital de las compras; y si algo gusta y contenta a la mayoría de las mujeres es ir de compras. Y es una ironía porque lo cierto es que si la industria produce tantísimas novedades es para intentar satisfacer la insaciable, fantasiosa, dubitativa e indecisa mentalidad de las mujeres. Pilar Sordo lo explica muy bien con su habitual humor. Cuenta el caso (minuto 1:40) en el que el gerente de una fábrica de pintura había elaborado una paleta de 540 colores para elaborar tarros de pintura. Los hombres llegan a la tienda y piden sin demora y sin vacilar lo que desean. Las mujeres, en cambio, piden infinitas mezclas de color (mézcleme éste con éste, y aquél con ese otro y…) y no parecen estar nunca conformes con ninguna combinación.
        Que sean, precisamente, las feministas quienes denuncien al hombre de haber creado el feminismo, indica, una vez más, su ignorancia o su cinismo.

      • No sé si lo dice Pilar Sordo en su vídeo pero aprovecho para añadir la cita sobre el capital de compras.

        http://thenextweb.com/socialmedia/2012/01/24/the-top-30-stats-you-need-to-know-when-marketing-to-women/

        Es el punto número 5. Trata sobre los USA y señala que es el 85%, pero no me extrañaría que fuera igual en otros países.

      • Isidro dijo:

        El dato del 80% lo he visto aquí:
        http://blogs.elpais.com/mujeres/2013/10/hay-un-problema-de-sexismo-prevalente-en-silicon-valley.html

        Es decir, en un artículo de El País escrito por una feminista. Como ya he dicho en alguna otra ocasión, quisiera saber qué grupo humano verdaderamente oprimido tiene más control sobre el capital que el grupo opresor.
        Lo que aporta Sordo es el análisis de la mente femenina y masculina, y dicho análisis contradice con claridad palmaria que la mayoría de las mujeres sea contraria al capitalismo. Mi opinión es que si ha de producirse algún cambio en el modelo económico, difícilmente vendrá de las mujeres. Si el dato cierto es que el 85% de las decisiones sobre las compras es de las mujeres, todavía se refuerza más la conclusión expuesta.

      • Tendré que ver el vídeo. Me pregunto si esta actitud tendrá que ver con los miles de años de sociedades cazadoras-recolectoras, donde la mujer era principalmente recolectora y tenía que prestar especial atención a cómo se veía la fruta, el color de las plantas (que podía distinguir una venenosa de una que no lo era) y demás. Como digo, me pregunto, porque no sé la respuesta, pero creo que no sea porque las mujeres sean más o menos consumistas que los hombres.

  14. Enrique dijo:

    Al final de tu comentario dices:

    “Respecto a la violencia en la pareja, siempre he oído que el crimen pasional es parte de la violencia de género, y no una categoría separada. ¿Dónde puedo encontrar un documento que haga esta distinción? (No es que no te crea, pero es que me extraña porque nunca lo he visto)”.

    Déjame un tiempo para buscar, si no un texto, al menos comentarios. Creo que sé de dónde puedo sacarte algo, pero ahora no tengo tiempo y los blogs suelen ser caóticos para buscar información. Dejo este comentario a parte para que no se me olvide.

    • Enrique dijo:

      Aquí hay un artículo de Basta que habla de varios tipos de violencia.

      Ahora, en cuanto a lo de distinguir crimen pasional de violencia de género, no he visto nada. Creía haberle leído a Basta algún comentario al respecto, pero no lo he encontrado. De momento, con respecto a que se equipara crimen pasional con violencia de género, te doy la razón (y tengo que buscar más al respecto, porque lo que he leído me hace estar de acuerdo con ello). Pero como verás en la entrada de Basta, para poder explicar la violencia de género, es preciso mencionar que existe la violencia contra los varones, que cuando una mujer muere en un atraco no es violencia de género, etc.

      http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2012/01/por-que-la-violencia-de-mujeres-contra.html

      Saludos.

  15. Enrique dijo:

    En cuanto a lo de que el poder corrompe… yo pienso que siempre lo hace, pero en cada cual en un grado diferente. De momento no he visto a nadie corromperse en absoluto. Hasta las ONGs acaban sacando provecho del sistema que critican (un primo de mi padre se fue a latinoamérica de voluntario y regresó con un Mercedes, por ejemplo). Y feministas como Beatriz Gimeno (no sabéis cómo odio a esta mujer), podrá haberse metido a un supuestamente buen partido político (Equo) y promover la igualdad, pero la muy … es capaz de cobrar 70 € por dar una pequeña charla de “empoderamiento” femenino.

    ¿Habéis leído o visto “El señor de los anillos”? Sin querer, Tolkien dio una enseñanza anarquista al hacer ese libro. El anillo representa el poder y podían haberlo usado para el bien de los Hombres, los Elfos, los Medianos y los Enanos; de hecho, Boromir propone, en lugar de destruir el anillo, utilizarlo para el Bien. A esto, Elrond le dice que no serviría de nada. Os paso el diálogo, que lo tengo ya copiado para hacer una entrada al respecto en mi otro blog:

    Boromir: “Los Hombres de Gondor son valientes, y nunca se someterán; pero pueden ser derrotados. El valor necesita fuerza ante todo, y luego un arma. Que el Anillo sea vuestra arma, si tiene tanto poder como pensáis. ¡Tomadlo, y marchard a la victoria!

    -Ay, no -dijo Elrond-. No podemos utiliar el Anillo Soberano. Esto lo sabemos ahora demasiado bien. Le pertenece a Sauron, pues él lo hizo solo, y es completamente maléfico. La fuerza del Anillo, Boromir, es demasiado grande para que laguien lo maneje a voluntad, salvo aquellos que ya tienen un gran poder propio. Pero para ellos encierra un peligro todavía más mortal. Basta desear el Anillo para que el corazón se corrompa. Piensa en Saruman. Si cualquiera de los Sabios derrocara con la ayuda del Anillo al Señor de Mordor, empleando las mismas arts que él, terminaría instalándose en el trono de Sauron, y un nuevo Señor Oscuro aparecería en la tierra. Y ésta es otra razón por la que el Anillo tiene que ser destruido; en tanto esté en el mundo será un peligro aun para los Sabios. Pues nada es malo en un principio. Ni siquiera Sauron lo era. Temo tocar el Anillo para esconderlo. No tomaré el Anillo para utilizarlo”.

    Basta desear el Anillo (el poder) para que el corazón se corrompa… Y el dinero es poder… Y aquí todo el mundo desea dinero… Pensad solo un momento que, por muy poco mal que queramos hacer, solo por estar aquí hablando ya estamos haciendo mal. A causa del sistema capitalista en el que vivimos, tenemos nuestros recursos a costa de gente que no los tiene. ¿Estáis dispuestos a regalar vuestro ordenador al primer mendigo que veáis en la calle?

    Ahí lo dejo.😉

  16. Estoy teniendo problemas con la computadora y escribo desde una que no es mía. Volveré con los comentarios en cuanto haya solucionado el problema. Pido disculpas por la espera.

  17. @Enrique

    Sí, el feminismo de base y el feminismo institucional son dos cosas distintas, pero entiende que cuando los dos discursos coinciden hable de feminismo a secas. De todas formas, aunque como ya ves no soy muy amigo del poder, creo que el feminismo institucional es todavía necesario, en el sentido de que con ideales únicamente es muy difícil cambiar las cosas y cuando se consigue es muy, muy lentamente. En algún momento es necesario obtener poder institucional para aplicar medidas legales y políticas. El poder corrompe, desde luego, pero también es verdad que corromple más cuando no existe transparencia ni controles suficientes, como suele pasar en los países hispanohablantes. En mi opinión para que el feminismo instuticional funcione tiene que haber cambios muy profundos que afecten a todas las instituciones del gobierno, y temo que eso está complicado. Incluso si el masculinismo (el de mi vertiente, no otros) se institucionalara, caería en los mismos problemas.

    Una cosa que no me gusta de la paridad es que en países donde existe esta política ha perjudicado la reputación de las mujeres que trabajaban en campos donde se aplicaba. He oído comentarios del tipo “ésta es de las que entró con la paridad” (mofándose de que no estaban lo suficientemente cualificadas), La idea es que los hombres estaban ahí porque valían y las mujeres porque el puesto se lo “regalaban”. Esto era muy injusto para las mujeres que estaban allí porque valían para ello y habían trabajado igual o más que los demás.

    Con respecto a la violencia de género, creo que en unos días transferiré esa sección del comentario a la entrada correspondiente para debatirlo allí, si está bien contigo.

    Interesante observación sobre el Señor de los Anillos. Nunca había reparado en que el anillo representaba el poder en estado puro y que por eso corrompía a todo el que lo tocaba y era la perdición de quien lo deseaba. Muy bueno🙂

  18. Pingback: El origen de la dominación masculina (IV): Aportaciones propias | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  19. @Mamisepa

    Creo que tenemos un malentendido. Lo digo por esta frase:

    “Si vas a apropiarte para tu causa de alguien, que no ha dicho que te apoye…”

    No recuerdo haber hecho esto. Te proporcioné un artículo porque creo que es esclarecedor, pero sólo tú puedes decidir si es suficiente para formarte una opinión. Eso lo entiendo y lo respeto.

  20. Pingback: El control social del varón: vergüenza tradicionalista y culpabilidad feminista | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  21. Rose dijo:

    Todos los movimientos ideologicos-politicos hay que enclavarlos en un espacio y un tiempo para saber como y porque surgen.
    Para explicar el fascismo de Musolini es preciso situarse en la Italia de principios del siglo XX.
    Para entender el Feminismo hay que entender como del sufragismo y tras la Segunda Guerra Mundial en Yankilandia las yankies parieron el feminismo.
    Si, el feminismo es un movimiento yankie 100% por mucho que el termino lo inventaran las francesas y que si Simone de Beauvoir, etc.
    Tras la Segunda Guerra Mundial mientras el resto de las mujeres del mundo estaban preocupadas de otras cuestiones a las americanas solo les preocupaba….

    • @Rose

      Te voy a pedir que no utilices términos como “Yankilandia” ni otro tipo de lenguaje anti-americano. De nuevo tengo la sensación de que asocias feminismo y Estados Unidos para indicar que por venir de allí ha de contener algo siniestro. Estados Unidos ha tenido sus cosas buenas y malas tanto en su historia pasada como en el período hegemónico actual, como tantos otros países.

  22. Jonatan dijo:

    Mantené copias de todos los artículos así no te los reporta la opresión cibernetica feminista.

    Y ya leyendo la primera parte de la versión feminista te das cuenta de su sexismo: la mujer era el centro de atención, el ser superior (no como dicen muchas feministas de que fue inferior toda la Historia), dejaron de serlo y ahí se quejan… YA ESTÁ. No hace falta leer más: el feminismo es sexismo.

  23. Pepe dijo:

    Todavía algunos se preguntan por qué se asocia feminismo con misandria. La buscan hasta en los primitivos cazadores-recolectores.

    “La única especie en la que los machos dominan, maltratan, agreden, torturan, matan a las hembras, es la especie humana. Es por exceso de humanidad que los varones son violentos, y no por un exceso de bestialidad o de testosterona, puesto que los animales sí logran “controlarse”.

    La única especie con capacidad para pensar, o sea, la única capaz de controlar sus pulsiones, es también la única especie en la que los machos maltratan y dominan a las hembras.”

    Cuelgo el artículo entero.

    http://bastadesexismo.blogspot.com.es/2013/03/el-origen-del-patriarcado-del-machismo.html
    El origen del patriarcado, del machismo y del sexismo

    ¿Por qué, en todas las culturas, impera el machismo? ¿Por qué los seres humanos han “elegido” el sistema de patriarcado y de dominación masculina en todo el mundo?

    La primera pregunta es:
    ¿Desde cuándo existe el patriarcado?

    Algunos atribuyen el origen del patriarcado a la aparición de la agricultura, de la propiedad privada y, por ende, a los orígenes del capitalismo. Pero esto ocurrió hace “apenas” 30.000 años.

    Sin embargo, de acuerdo a la antropóloga francesa Françoise Héritier, el sistema patriarcal aparece muchísimo antes. Ella sitúa su aparición en el paleolítico superior, entre hace 200.000 y 50.000 años, en la época de lxs cazadores-recolectores, es decir, antes de la aparición de la agricultura.

    ¿Cómo logra situar el origen del patriarcado en esas fechas tan remotas, en que había menos de 100.000 individuos en todo el planeta?

    A la luz de los nuevos estudios etnológicos y antropológicos, se comprobó que en esas épocas, los seres humanos vivían en grupitos familiares consanguíneos de 15 a 20 personas. Analizando los restos de grupos humanos diezmados por cataclismos, o sea, que murieron todxs juntxs, se dieron cuenta de que los varones y lxs niñxs tenían el mismo ADN, y que habia mujeres con un ADN distinto.

    Esto significa que ya en esa época, las mujeres eran objeto de intercambio entre los varones, entre distintos grupos consanguíneos. O sea, ya existía una sociedad patriarcal. Entonces, hay que remontarse a antes de la aparición de la propiedad privada para encontrar los orígenes del patriarcado.

    La segunda pregunta sería entonces:

    ¿Cómo surge ese patriarcado, y por qué?

    Algunxs aseguran que la universalidad de la dominación masculina se explica por la naturaleza: al ser más fuertes que las mujeres, los varones tienden a dominarlas.

    Esa explicación no resiste la más leve observación del reino animal, donde las diferencias físicas entre machos y hembras muchas veces son mayores que entre los seres humanos y donde, sin embargo, no existe ningún sistema de dominación entre los sexos.

    La única especie en la que los machos dominan, maltratan, agreden, torturan, matan a las hembras, es la especie humana. Es por exceso de humanidad que los varones son violentos, y no por un exceso de bestialidad o de testosterona, puesto que los animales sí logran “controlarse”.

    La única especie con capacidad para pensar, o sea, la única capaz de controlar sus pulsiones, es también la única especie en la que los machos maltratan y dominan a las hembras.

    O sea, la mayor fuerza de los varones (que, además, es muy relativa) y la naturaleza no pueden explicar el origen del patriarcado. Los varones no maltratan a las mujeres porque no se pueden contener, sino porque se sienten legítimos al hacerlo. O sea, por un sistema social legitimado.

    Según Françoise Héritier, la raíz de todo empieza cuando esos muy antiguos seres humanos, que fueron lxs que construyeron el sistema de pensamiento que usamos al día de hoy, intentaron dar sentido a lo que les rodeaba.

    Uno de los misterios que les rodeaba era por qué, mientras los varones no pueden reproducirse directamente, las mujeres sí tenían esa capacidad extraordinaria de fabricar no solamente cuerpos parecidos a ellas, sino también cuerpos distintos a ellas: cuerpos masculinos.

    Luego observaron que sin coito, no había embarazo ni reproducción. Para poder controlar ese poder exorbitante de las mujeres (ya que si las mujeres tenían el poder de fabricar varones, entonces también tenían el de dejar de producirlos), se encontró una explicación a la relación entre coito y reproducción que, de paso, fue también una manera de controlar la capacidad de las mujeres: son los varones los que introducen a lxs hijxs en el cuerpo de las mujeres.

    Las mujeres se convirtieron en un mero receptáculo, puesto a disposición de los varones. Y se transformaron, a lo largo de varios milenios, en un recurso que había que poseer, controlar y dominar, a fin de poder asegurar la reproducción. Fue necesario impedirles disponer de su cuerpo, restarles autonomía, y se las empezó a alejar de la educación y del poder.

    Ese proceso es llamado por Françoise Héritier la “valencia diferencial de los sexos”, que hizo de las mujeres eternas menores. Ella considera que ese sistema de pensamiento es la base del inicio del mundo en el que vivimos, fundado en una relación desigual, jerárquica, entre varones y mujeres.

    O sea, el origen de la dominación masculina, que se expandió a medida que los seres humanos se multiplicaban, a partir de esos 100.000 individuos primitivos, es la voluntad de control de los varones sobre el poder de fecundidad de las mujeres.

    De ahí derivan absolutamente todos los estereotipos de género, que llegaron a ser universales precisamente porque ese sistema se remonta a épocas muy, muy lejanas: la mujer-objeto, la mujer abnegada, que se sacrifica por sus hijxs, la mujer dulce y compasiva, la maternidad como destino obligatorio para toda mujer, la mujer fiel porque necesita de un macho protector vs. el macho que va sembrando su semen de flor en flor, pero también la mujer demonio, la mujer presa de sus hormonas, la mujer loca a la que hay que controlar…

    Sobre esa creencia se construyeron todas las sociedades. El patriarcado no es una mera división del trabajo: es un sistema de dominación, del que deriva una división del trabajo que es cambiante de acuerdo a las épocas y las necesidades. Cuando hay necesidad de mano de obra, como durante una guerra, se le da la bienvenida a las mujeres en el campo laboral. Cuando hay sobrante de mano de obra, se les pide que vuelvan a sus casas…

    Es muy probable que, mientras las mujeres sean las únicas en poder gestar, el sistema de dominación patriarcal, a través de los estereotipos de género relacionados precisamente con la capacidad de gestar, sigan vigentes.

    El machismo tiene muchos siglos de vida por delante…

    – Masculino/Femenino: el pensamiento de la diferencia, de Françoise Héritier (2002). Barcelona, Ariel.
    – Una entrevista en castellano a Françoise Héritier en La Nación.

    • Pues entre los chimpancés sí hay “violencia doméstica” (lo pongo entre comillas por lo problemático de trasplantar un concepto de una especie a otra):

      http://scienceblogs.com/retrospectacle/2007/02/08/domestic-violence-in-chimps-1/

      “Researchers have recently discovered that male chimps routinely physically abuse female chimps, sometimes even using branches as weapons. But, why would they do that?”

      E imagino que alrevés también pasará pero menos por la disparidad de fuerza, aunque no puedo probarlo.

    • Jeipi dijo:

      Me sorprende (a estas alturas ya es un decir) que semejante articulo haya aparecido en un blog que se llama “Basta de sexismo”, y lo mismo podría decir de los que lo acompañan. Me ha hecho recordar el cuento del camello que se reía de la joroba de un dromedario, sin darse cuenta de que él tenía dos jorobas.

  24. Magi dijo:

    Esta teoría está basada en la de Bachofen , que fue un antropólogo experto en matriarcado :

    https://es.wikipedia.org/wiki/Johann_Jakob_Bachofen

    Según él los humanos vivían en total promiscuidad sexual, y por lo tanto no se podía saber quien era el padre de quienes nacían. De ahí el culto total a la maternidad .

    En parte de las actuales sociedades matriarcales que existen hoy también practican la promiscuidad y no sé sabe quienes son los padres ni existe el matrimonio.

    La represión sexual viene con la monogamia . Los sistemas patriarcales siempre son monógamos , también pueden ser polígamos, pero esto suele ser que un hombre más poderoso tiene más mujeres.

    Yo pienso que este sistema ha resultado más exitoso porque en las sociedades donde se practica la promiscuidad sexual las enfermedades contagiosas y congénitas se extienden más fácilmente , y eso les impide crecer como si lo hacen los sistemas donde existe la represión sexual.

    Por ejemplo en las religiones más exitosas y extendidas como el cristianismo o el islam , la represión sexual es un factor clave.

    No obstante ,también existen los matriarcados monógamos , por ejemplo en el norte de España hubo pueblos donde las mujeres poseían las propiedades , se heredaba su apellido y tenían poder, pero también existía el matrimonio y la pareja convivía en la misma casa. Se cree que esto ocurre cuando se pasa del matriarcado al patriarcado, pero no se llega a la dominación masculina, o cuando un sistema patriarcal pierde la dominación masculina pero mantiene la monogamia.

    • Las enfermedades pueden ser sin duda un factor importante. Yo aventuro otro: cuando hay promiscuidad sexual no hay posibilidad de saber quién es el padre, y por tanto el hombre no se ve empujado a invertir los mismos recursos que entregaría de saber que el hijo es efectivamente suyo. Igual que cuando no tiene propiedad privada hay menos motivación.

      • Magi dijo:

        Pero en estos sistemas que practicaban la promiscuidad vivían en comuna, entonces una mujer no necesitaba que un hombre proporcionase recursos a sus hijos, porque los proporcionaba toda la comunidad y no existiría la propiedad privada.

        Lo que no sé es como se pasó a la monogamia, suponiendo que esa teoría fuese verdad, lo que si es verdad es que existen ese tipo de sociedades.

        ¿Qué les habría llevado a la monogamia ?

      • Por supuesto, no hablaba de la necesidad o no de un hombre. A lo que me refería es a que cuando a un hombre le das un pedazo de tierra, lo nombras jefe de familia y le das ciertas garantías de que su descendencia es efectivamente suya, va a trabajar más duro para proveer y defender (generalmente). A veces no hace falta ni darle nada de esto, pero sí tener la promesa o expectativa de que puede conseguirlo.

        Salvando las distancias, es un poco como la diferencia entre el capitalismo (bien llevado) y el comunismo. En el capitalismo un individuo, buscando su propio bien personal y no necesariamente el de otros, termina también aportando al bien común a causa de incentivos que muchas veces no existen en las sociedades que colectivizan la producción. No se entienda este ejemplo como que soy un fan del capitalismo ni nada parecido, pues hay muchos modelos y unos me gustan más que otros.

  25. Magi dijo:

    Dice : Otras afirman que los hombres descubrieron su papel en la reproducción cuando se convirtieron en ganaderos.

    Esto si que no es verdad, porque tribus consideradas de las más antiguas de cazadores recolectores , como tribus khoi-san practican la monogamia y la paternidad consciente.

    En un principio yo jamás imaginé la monogamia en la prehistoria, pensé que al tratarse de sociedades colectivas y tribales solo podía existir el matriarcado o la poligamia patriarcal , donde el líder tribal acapara todas las mujeres posibles. Sin embargo si hay antropólogos que piensan que la monogamia fue probablemente el sistema más exitoso de la prehistoria.

    Sea esto cierto o no , si que hay tribus muy primitivas de cazadores que la practican .

    Supongo que el éxito de la monogamia radicó en la estabilidad emocional que proporcionaba tanto a hombres como mujeres.

    • Isidro dijo:

      Magi,

      Si la teoría Bachofen fuera cierta, una conclusión lógica es que en esas sociedades primitivas donde reina el “poliamor” o “amor libre”, no existía el enamoramiento entre hombres y mujeres, cosa que la biología evolutiva actual y la neurología niegan. Es decir, el enamoramiento es tan antiguo como el ser humano. Y donde hay enamoramiento, hay celos. En los años setenta del siglo pasado se formaron comunas jipis donde se practicó el amor libre, pero al cabo de un tiempo el amor de pareja y los celos consiguientes arruinaron el bucólico proyecto.

      Pero incluso en el caso en que este tipo de sociedades basadas en el SEXO libre (que no en el amor), existan o hayan existido, su capacidad para competir con sociedades basadas en la monógama es muy limitada. Las razones son, principalmente, (además de las apuntadas por Carlos), de orden genético. En una comunidad donde no se conoce la paternidad de los niños, las probabilidades de que se emparejen sexualmente personas con una relación familiar (genética) son mucho más grandes que en sociedades donde sí se conoce la paternidad de los hijos.
      Así, por ejemplo, en una sociedad que practique el sexo libre, Pedro podrá copular con dos mujeres en una misma noche. Ambas quedan embarazadas de Pedro, pero como ellas mantienen relaciones con otros hombres, no sabrán a ciencia cierta si es Pedro el padre de las criaturas o lo es otro. Si una de ellas ha tenido a un varón y la otra una niña, ¿qué impedirá que el día de mañana, ya adultos, copulen entre sí? Tenemos, pues, a dos medio hermanos copulando entre sí. Las probabilidades de que tengan descendencia tarada son mucho mayores que las que tendrán los hijos de padres no emparentados genéticamente.

      La monogamia y la “represión sexual” no son caprichos del hombre impuestos a la mujer. Si acaso, lo contrario. Las sociedades monoparentales consiguen con notable éxito solucionar el problema de las taras genéticas de los vástagos derivadas del incesto inconsciente.
      Hay más problemas para este tipo de comunidades, pero hablaré de ellos en otro momento.

      • Magi dijo:

        A eso ya me referí yo al principio con lo que dije de las enfermedades contagiosas y congénitas .

      • Isidro dijo:

        De acuerdo, Magi, pero, entonces, lo que no entiendo es por qué, al final, tu conclusión es esta:
        “Supongo que el éxito de la monogamia radicó en la estabilidad emocional que proporcionaba tanto a hombres como mujeres.”

        El éxito de la monogamia se debe a muchos factores. Pero si algo debe quedar claro en todo esto a mi juicio es que la “represión sexual” en las sociedades monógamas no tiene nada que ver el machismo. Lo digo porque intuyo algún interés en algunas personas en presentar siempre al varón como a un ser de mentalidad esclerótica, represor y prejuicioso y a la mujer, cómo no, como un ser amante de la libertad y la tolerancia. No en vano el feminismo y el movimiento gay a él asociado presumen de haber roto todos los corsés represivos en materia de sexo, dando la bendición a todo tipo de uniones y conductas sexuales, incluso a aquellas que, de mediar el sentido común, serían consideradas parafilias, cuando no delitos sexuales.

        Sin embargo, todo el mundo puede entender que el miedo a las enfermedades de transmisión sexual y a los vástagos tarados afecta tanto a mujeres como a hombres, y que, por tanto, no habrá en las mujeres menos interés en que triunfe en la sociedad la monogamia que el que pueda haber en los hombres.

  26. Babel dijo:

    Otro problema de este tipo de comunidades es que no hay sexo de todos con todos como quieren hacer creer. Las mujeres tienden a agruparse todas o casi todas alrededor del macho alfa y el resto de machos de menor rango se quedan sin copular, lo que lleva a envidias y mala convivencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s