Sobre el término patriarcado

Antes de comenzar una serie de artículos sobre el origen de la dominación masculina, quería aclarar la terminología que vamos a emplear.

La palabra patriarcado es un término utilizado por el feminismo que generalmente equivale a dominación masculina y que se emplea para describir aquellas sociedades donde los hombres ostentan el poder (es decir, la inmensa mayoría).

Mi problema con este término es que la palabra patriarcado significa realmente “el gobierno de los padres” (de las palabras griegas “mandar” y “padre”). En las sociedades patriarcales el poder no viene sólo de ser hombre, sino sobretodo, de ser padre. La sociedad romana, con la figura del paterfamilias, puede considerarse una sociedad patriarcal, pues en ella el padre tenía un poder casi absoluto sobre todos los demás miembros de la familia (varones y mujeres). En algunos períodos incluso poder legal sobre su vida y su muerte, junto a la posibilidad de vender a sus hijos como esclavos. Aunque por supuesto ordenar la muerte de un hijo era extremadamente raro en la práctica y su venta como esclavo ocurría casi siempre en casos de extrema pobreza.

No tengo problema en hablar de sociedades patriarcales cuando la figura del padre posee tanto privilegios como responsabilidades distintas a los de la madre y éstos aparecen reflejados en la ley, algo que ocurría en muchas sociedades y que sigue ocurriendo en muchos países no democráticos.

Sin embargo, considero que el término es problemático cuando se aplica a las sociedades occidentales actuales porque en ellas el hombre no ostenta ningún privilegio legal superior al de la madre por el mero hecho de ser padre . Esto puede observarse claramente en la custodia tras el divorcio. En la mayoría de los casos, el padre pierde la custodia de sus hijos. No vamos a entrar en lo justo o injusto de esta medida, pero se trata de un hecho. Y este hecho era impensable en las sociedades patriarcales. Hoy día, en buena parte del mundo islámico, la custodia todavía suele otorgarse al padre la inmensa mayoría de las veces, constituyendo un ejemplo de sociedad patriarcal.

Se podría argüir que realmente no importa, porque el hombre occidental todavía detenta mayor poder en sociedad que la mujer (aunque esto, como veremos, es relativo). Pero lo que debemos preguntarnos es ¿deriva ese poder del hecho de ser padre o deriva de otros factores relacionados con ser hombre? En la sociedad occidental ser padre difícilmente otorga ningún privilegio que no posea la madre, e incluso la publicidad y la cultura popular retratan a los padres como completos ineptos con frecuencia (veáse Homer Simpson). El padre no tiene el poder legal ni el respeto social que cabría esperar en una sociedad patriarcal.

Por todo esto, cuando se trata de las sociedades occidentales actuales prefiero utilizar la expresión “sistema de género”, y para otras sociedades “dominación masculina”, reservando el término patriarcado para las que se ajusten al verdadero gobierno de los padres. Si el feminismo sigue necesitando un término para decir que los hombres tienen el poder en sociedad, probablemente fuera más apropiado decir “androcracia” (gobierno de los hombres) que patriarcado.

Esta entrada fue publicada en Feminismo, Historia, Patriarcado, Terminología. Guarda el enlace permanente.

23 respuestas a Sobre el término patriarcado

  1. mamisepa dijo:

    Tengo que ir poco a poco contestando ya varios post. de todas formas, esto quería dejarlo aquí porque creo que es el lugar más adecuado. Yo sí prefiero usar la palabara patriarcado. Su origen etimológico vendrá de paterfamilias, pero para mí es mucho más que el dominio de los hombres sobre las mujeres. De hecho, hace poco tiempo que, justamente, he decidido “evolucionar” y usar el término patriarcado, antes que “machismo” o “sistema sexista” o cosas por el estilo. Porque el sistema sexista sería un sistema que sólo discrimina según el sexo. Sin embargo, en nuestras sociedades, también en las occidentales, no sólo se discrimina por sexo, sino por muchas más cosas: color de piel, discapacidad, aspecto físico (blanco rubio frente a moreno), edad, etc. Para mí, el patriarcado, en realidad representa todo este sistema de jerarquías, donde no ocurre que el 100% de los hombres estén por encima del 100% de las mujeres, sino que hay unas jerarquías y un “juego de poder”: blancos sobre negros/sudamericanos/amarillos, hombres sobre mujeres, clases altas sobre clases bajas, adultos sobre niños, sanos frente a discapacitados, etc.

    Es por ello que ruego entiendas que yo sí voy a usar la palabra patriarcado, y la uso acorde a lo que acabo de explicar.

    Dicho esto, sí quiero recalcar algo que has dicho: “En la sociedad occidental ser padre difícilmente otorga ningún privilegio que no posea la madre”. Y usas el ejemplo de la custodia y ya está. Lo que ocurre es que ya se ha ido luchando contra ese patriarcado, y se le han ido robando cachitos de poder, afortunadamente. Pero, porque en EEUU, el dueño de las tierras no se pasee en su caballo dando latigazos a los negros, ¿podemos decir que en EEUU ya no hay racismo?

    Bueno, volviendo a hombres y mujeres occidentales, si nos vamos al terreno laboral, vemos cómo ser madre y no perder el puesto de trabajo es un milagro: te pueden despedir estando embarazada (a pesar de que hay leyes específicas, te aseguro que en España se las saltan día sí y día también, y cada día se despide a mujeres embarazadas); te puden despedir tras la baja maternal o excedencia por cuidado de hijos (teniendo en cuenta que las excedencias las cogen las mujeres en un 95%, está claro a quién despiden más); te cambian de puesto de trabajo a uno de menor cualificación, después de ser madre. Y no porque tú rindas menos. SIno porque se da por sentado que vas a rendir menos. Así, sin preguntar!! Y supongo que también se da por sentado que te vuelves tonta después de parir, por eso el trabajo ahora ya no es tan difícil. Y así podríamos seguir. En cambio, por ser padre, ocurre justo lo contrario. No sólo no te despiden, sino que es posible que si tienen que elegir entre despedir a un no-padre y un padre, despidan al no-padre, porque “uff, el padre va a tener ahora responsabilidades familiares, un hijo trae muchos gastos, ¿cómo van a despedirlo ahora? no se puede ser tan desconsiderado” (por lo visto, los hijos de los hombres generan gastos pero los hijos de las mujeres no, ya que a ellas las despiden y se quedan tan frescos). Pero además, está comprobado que tener hijos acelera las carreras de los hombres; así, a ellos les facilita el conseguir ascensos laborales. ¿Y sigues pensando que hombres y mujeres estamos igual en occidente? A no ser que, para ti, “igualdad” consista en hombres a trabajar, mujeres a casa… Además, mencionas Occidente como un todo, no sé si sabes como está la situación en Alemania, es lamentable… todas las mujeres, a trabajar de cajeras de súper hasta que quedan embarazadas, y luego, a casita a cuidar a los críos.

    Por cierto, donde yo trabajo, te aseguro que esto es verídico: los hombres tienen más facilidades que las mujeres para ir a las visitas ginecológicas del embarazo. Los hombres van tranquilamente en horas de trabajo que por supuesto no recuperan; pero hasta el punto de que si la visita es a las 12’30, el susodicho no aparece a trabajar en toda la mañana, aparece a la 1’30 y a las 2 se va a comer!!!! Todas las compañeras a las que les he preguntado, y yo misma, poniendo las ecografías a las 8 de la noche para que sea fuera del horario laboral, no sea cosa que nos vayamos un minuto antes y la empresa se arruine. Ante lo cual, yo digo “¡que se embaracen ellos!!”

    Un saludo.

  2. @Mamisepa

    Dices: “Por qué en EEUU, el dueño de las tierras no se pasee en su caballo dando latigazos a los negros, ¿podemos decir que en EEUU ya no hay racismo?”

    La cuestión es que el término “racismo” significa discriminación en base a la raza. Así engloba tanto los latigazos a caballo del pasado como la masiva encarcelación de negros hoy día. Para mí el término patriarcado era aplicable al pasado, pero en el presente es problemático (más abajo explicaaré por qué).

    Dices: “¿Y sigues pensando que hombres y mujeres estamos igual en occidente?”

    No he dicho eso. He dicho que son iguales (más bien casi iguales) ante la ley. Afirmé que si se quiere hablar de dominio masculino, me parece más adecuada la palabra androcracia (gobierno de los hombres) que patriarcado (gobierno de los padres). Ahora bien, yo respeto que uses la palabra patriarcado bajo tu propia definición, aunque no lo comparta (por cierto que la definición me gusta, es sólo la palabra que utilizas con esa defición, patriarcado, que no me convence). Lo tendré en cuenta a partir de ahora para nuestras futuras discusiones en las que aparezca el término.

    Entiendo que los hombres puedan tener privilegios por ser padres en el terreno laboral, pero curiosamente no los tienen en el terreno familiar, que es donde deberíamos encontrar ese patriarcado.

    Destaco el tema de la custodia por una sencilla razón: la base fundamental de la paternidad es tener a tus hijos. Cuando los padres pierden mayoritariamente la custodia (por las razones que sea, que es un debate aparte), ¿cómo se puede hablar de gobierno de los padres, si la propia ley (que la habrían hecho también padres) los aparta de su paternidad? Si fuera un gobierno de los padres, la custodia iría automáticamente al padre, como los países islámicos, porque para el patriarcado la paternidad tendría que ser la piedra angular que articula sistema.

    También quería comentarte que tu definición de patriarcado se parece mucho a un término que está en auge y sustituyendo a la palabra patriarcado en los círculos feministas anglosajones, pero por desgracia no hay una traducción al español. Te la dejo aquí por si quieres explorarla:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Kyriarchy

    • mamisepa dijo:

      Buenas. voy contestando:

      “Entiendo que los hombres puedan tener privilegios por ser padres en el terreno laboral, pero curiosamente no los tienen en el terreno familiar, que es donde deberíamos encontrar ese patriarcado.”

      Es que el terreno laboral no es anecdótico. No es un extra que si lo tienes bien y si no también. Es que es tu derecho a tu propia supervivencia. Y ahora mismo, en España, por ser madre, pierdes tu derecho a sobrevivir por ti misma (siempre te quedará la opción de “prostituirte” dependiendo del dinero de un hombre). Mientras que a un hombre se le refuerza su propio derecho a la supervivencia. No se trata tanto de que el hombre mande en su familia, como de que tenga una “familia florero” que le de un status social. Así, como ya te he dicho, a los padres no se les despide tan fácilmente y además se les facilitan los ascensos.

      Puede que los padres hayan ido perdiendo esa autoridad en la familia (de eso se trataba, de luchar contra lo establecido ¿no?), pero yo sí creo que los hombres mejoran su estatus cuando son padres; como ya he dicho, necesitan tener una “familia florero” para tomarlos más en serio. Así, vemos siempre como los grandes mandatarios, empezando por los presidentes de USA, presumen de su familia y la muestren orgullosos (aunque no puedan pasar mucho tiempo con ella, pero a motrarla que queda muy mono); los príncipes europeos han recibido fuertes presiones para casarse, como les ha ocurrido a Alberto de Mónaco o a Felipe de España. Porque no se contempla darle el trono a un “muchacho” que no tiene familia (y por tanto, que no ha sentado la cabeza).

      O sea, yo diría que los padres han perdido poder dentro de la familia, pero la sociedad les sigue dando poder por el simple hecho de ser padres (y ese mismo poder no se les da a las madres).

      Por eso pienso que seguimos viviendo en un patriarcado. Porque sigue siendo un “gobierno de padres”. No nos gobiernan solterones, sino padres.

      Ah, gracias por el enlace, otro día lo miro.

      Saludos.

      • Lector Casual dijo:

        “Es que el terreno laboral no es anecdótico. No es un extra que si lo tienes bien y si no también. Es que es tu derecho a tu propia supervivencia. Y ahora mismo, en España, por ser madre, pierdes tu derecho a sobrevivir por ti misma (siempre te quedará la opción de “prostituirte” dependiendo del dinero de un hombre). Mientras que a un hombre se le refuerza su propio derecho a la supervivencia. No se trata tanto de que el hombre mande en su familia, como de que tenga una “familia florero” que le de un status social. Así, como ya te he dicho, a los padres no se les despide tan fácilmente y además se les facilitan los ascensos.”

        Si hablamos de “supervivencia”… ¿por qué la abrumadora mayoría de indigentes son varones?

  3. Enrique dijo:

    AsteriX:

    Como bien ha dicho Mamisepa, el patriarcado no se da solo en cuestión de género; también en razón de edad. El paterfamilias no era solo un varón; era un varón adulto.

    Y hoy día, la adultez sigue siendo un privilegio sobre las edades más jóvenes. Por ejemplo, Kuxille y yo, buscando trabajo, lo tenemos más difícil por no tener ya una familia a la cual mantener. Además, ella, en ciertos ámbitos, por ser mujer. Es decir, que quien más fácil lo tiene para hallar trabajo en España en estos momentos es un varón adulto; concretamente un padre de familia.

    En el ámbito familiar, también tiene mucha importancia. En toda mi familia siempre ha sonado la expresión “cuando venga tu padre te vas a enterar”. Mi madre, como era quien estaba en casa, era quien primeramente se enteraba de todo, y la primera en tomar el mando, pero nunca podía pasar una decisión o una cuestión sin conocerla mi padre para tomar la decisión final. Él traía el dinero, por él pasaba si podía irme, cuando finalicé la Secundaria, de excursión o no a Andorra. Si mi madre se enfadaba y me decía “pues ahora ya no te pago el abono de transporte para que vayas a la Universidad”, solo tenía que contárselo a mi padre y todo solucionado (si él quería que yo fuese a la Facultad, iba por mucho que se opusiese mi madre). Además, mi primer apellido es el de mi padre. Por no contar la de hijos que han sido echados de casa por parte del padre porque es gay “y deshonra a la familia”.

    Por último, la cuestión de la custodia, en mi opinión, no te sirve. El hecho de que una mujer se lleve la custodia, en primer lugar, no es automático. La mujer no se lleva la custodia por ser mujer, por ser madre, sino por ser quien se ha encargado del cuidado primario de las criaturas (al menos así es en España). Si el padre demuestra que cogió permiso por paternidad, o que estuvo un periodo como amo de casa, o que ha tenido tiempo más que suficiente para cuidar de sus hijos o hijas, y lo ha hecho, recibe la custodia compartida (la cual, según comentó un abogado en una entrada que leí, rechazan muchos hombres porque, dicen, supone un problema para hallar una “chacha” nueva; y no es hasta que tienen otra pareja que se encargue de las criaturas, cuando piden la compartida).

    La medida de dejar a las criaturas con la madre es, por tanto, no un símbolo de que no exista el patriarcado, sino una medida paidocentrista. Si un hombre nunca tuvo tiempo para estar con sus niños o niñas, ¿cómo lo va a tener después del divorcio? Y mejor aún, si ni tan siquiera sabe cocinar porque siempre dijo que eso era asunto de mujeres… ¿dejamos que ese padre se quede con las criaturas para que las alimente a base de pizzas o hamburguesas porque no sabe y/o no quiere freír un huevo?

    Saludos.

  4. @Enrique

    Dices: “Como bien ha dicho Mamisepa, el patriarcado no se da solo en cuestión de género; también en razón de edad. El paterfamilias no era solo un varón; era un varón adulto.”

    Pero más importante aún. El paterfamilias era un padre. Y un padre con poder absoluto sobre sus hijos.

    Dices: “En el ámbito familiar, también tiene mucha importancia. En toda mi familia siempre ha sonado la expresión “cuando venga tu padre te vas a enterar”.

    Estamos hablando de una generación que se crio bajo el franquismo, que sí podría definirse como una cultura patriarcal. Los hombres y mujeres de tu generación imagino que tendrán una actitud diferente en este área.

    Dices: “Por último, la cuestión de la custodia, en mi opinión, no te sirve.”

    Sí me sirve, porque como le dije a Mamisepa, las razones por las que el hombre pierde la custodia no son relevantes para determinar si la definición es apropiada. El resultado es lo que cuenta para ver si estamos en un Patriarcado, que por definición daría prioridad al padre, no a los hijos o a la esposa. Las consideraciones que mencionas existen en los países islámicos, y sin embargo la custodia sigue siendo del padre. ¿Por qué? Porque el patriarcado es el gobierno o dominio de los padres y por tanto favorece a los padres en el ámbito de la paternidad, que comienza propiamente con la custodia de tus hijos.

    Dices: “La medida de dejar a las criaturas con la madre es, por tanto, no un símbolo de que no exista el patriarcado, sino una medida paidocentrista.”

    Si el paidocentrismo se impone sobre el patriarcado en este área, que es fundamental en lo que debería ser el patriarcado (la paternidad, el dominio del padre sobre otros miembros de la familia), significa que no otorga prioridad al padre en su paternidad. ¿Deberíamos seguir llamándolo patriarcado?

    Dicho esto, respeto que también utilices la palabra patriarcado según tus creencias, pero entiende los motivos por los que yo no lo comparto, y espero que los respetes también.

  5. Enrique dijo:

    Asterix:

    Son muchas más las cuestiones en la que los padres (a veces solos; a veces junto a las madres) deciden por los hijos o las hijas. Por ejemplo, una familia católica no pregunta a las criaturas si quiere pertenecer a la comunidad católica o no. Bautizan al bebé y punto. O el pendiente: se hace un agujero en la oreja a las niñas porque así lo deciden las familias, y cuando llegan a la juventud, se oponen a que se hagan otro agujero en otro lado para tener un piercing.

    En estos casos, hablamos de dominación paternal y maternal. Ahora la cuestión es: ¿estas cuestiones las toma solo el padre, las toma solo la madre o las toman ambas partes?

    Depende mucho de qué tipo de decisiones. Puede que cuestiones como la ropa las lleguen a tomar ambas partes, pero mayoritariamente, por lo que yo conozco entre gente incluso de mi generación que ya tiene alguna criatura, las toma el padre, pues es quien más dinero trae a casa y se entiende que quien trae el dinero, es su poseedor.

    Tengo un amigo, por ejemplo, a cuyo hijo apuntó a fútbol porque él lo decidió, aunque la madre prefería que hiciese otra actividad. Y fue así porque “la criatura no puede hacer actividades que él considera de faltas de provecho, además de un gasto económico inútil”.

    En cuanto al franquismo… de él no nos libraremos hasta dentro de mucho tiempo. Puede que mi generación no haya sido educada en él, pero aún quedan padres y que sí lo vivieron y que sí inculcan estas bases a sus hijos e hijas.

    Saludos.

  6. Dices: “En estos casos, hablamos de dominación paternal y maternal. Ahora la cuestión es: ¿estas cuestiones las toma solo el padre, las toma solo la madre o las toman ambas partes?”

    Aquí creo que nuestra experiencia personal influye en cómo vemos las cosas. Yo he visto de todo. He visto lo que tu dices, pero también he visto en una proporción igual o superior familias donde la mayoría de las decisiones sobre los hijos, incluyendo las más importantes, eran realizadas por las madres mientras que el hombre no era más que una billetera para pagar facturas, y no necesariamente porque no quisiera involucrarse, sino por esa idea popular de que la madre sabe más lo que le conviene a los hijos.

    No te voy a decir que si estás equivocado porque tú has visto lo que has visto, pero por otra parte yo también he visto lo que he visto.

  7. Enrique dijo:

    De acuerdo, entonces, en que puedas tener razón y que en el ámbito familiar no podamos hablar de patriarcado (aunque el hecho de que se traspase el apellido paterno de forma automática me deja mis dudas).

    Sin embargo, desde un plano social, entendiendo que 1-) el varón joven pasa a mayor estatus (adquiriendo prácticamente los derechos y el respeto de las personas adultas) cuando es padre (tal y como mostraste que querían los y las tradicionalistas: que se dejase la “niñería” y se sentase la cabeza siéndose padre), y 2-) que una empresa te da empleo antes si eres padre que si no lo eres (por ello de que tu dinero va a parar a una familia) y si eres padre que si eres madre (por aquello de que ellas pueden resultar un estorbo para las empresas al poder gestar), en mi opinión sí podríamos hablar de patriarcado.

  8. Aquí ya entramos en visiones subjetivas. Para mí sin una superioridad legal o familiar (esta última en mi experiencia) Patriarcado no me parece el término más apropiado aunque existiera la social, porque hay muchos otros factores al margen de la paternidad que conforman la base del sistema. Si para ti es apropiado porque tu experiencia en lo familiar ha sido diferente y no crees que la superioridad del padre en el ámbito legal es necesaria para utilizar la palabra patriarcado (la social es suficiente), no voy a ser yo quien intente hacerte cambiar de idea.

    Dices: “Sin embargo, desde un plano social, entendiendo que 1-) el varón joven pasa a mayor estatus (adquiriendo prácticamente los derechos y el respeto de las personas adultas) cuando es padre”.

    Ese estatus también se está perdiendo. Como dije en la entrada “la publicidad y la cultura popular retratan a los padres como completos ineptos con frecuencia (veáse Homer Simpson)”. Esta pérdida de respeto por la figura del padre es otra razón por la que empiezo a dudar del término. Un patriarcado debería comenzar por mostrar respeto por los padres.

    Aquí una discusión sobre el tema:

    http://www.deseretnews.com/article/865574236/Dumbing-down-Dad-How-media-present-husbands-fathers-as-useless.html?pg=all

    Aquí una introducción al personaje del padre idiota en la cultura popular:

    http://tvtropes.org/pmwiki/pmwiki.php/Main/BumblingDad

    Y aquí un blog dedicado a la publicidad que usa este estereotipo. Trata de hombres en general pero buena parte de los anuncios son sobre padres:

    http://stupidmancommercials.blogspot.com/

    Aquí hay discusión que va muy bien con el blog anterior (incluye hombres y padres):

    http://www.dailykos.com/story/2012/08/14/1119939/-Selling-Stupid-Men-Advertising-and-the-Myth-of-the-Incompetent-Male

    Pon en Google “Stupid Dads Commercials” o “in popular culture”. Los resultados son casi infinitos. Hasta hay un post de Jezebel que celebra un anuncio en el que no se muestra al padre como un completo idiota.

  9. Enrique dijo:

    Imagino, pues, que simplemente estamos hablando de culturas diferentes. No obstante, hay que tener en cuenta dos cosas, en mi opinión:

    1- La televisión puede promover ideas, pero no siempre ser un reflejo de la sociedad. Que a Homer Simpson se le muestre como tonto no significa que a todos los padres se les falte el respeto.

    2- Hay que tener en cuenta que la historia de Estados Unidos con respecto al resto del mundo es muy diferente. Estados Unidos nunca ha sido sometido a una dictadura fascista, además de que la religión no es la católica, sino la protestante (si no me equivoco) la preponderante. Fuera de Estados Unidos, existe una latinoamérica fuertemente marcada por el catolicismo y el tradicionalismo; una España que recientemente salió del franquismo; una Italia que ha salido del fascismo de Musolini, una Europa influenciada por los “Kinder, Küche, Kirche” nazi; bastantes países islámicos; la etnia gitana con el patriarca, etc.

    Si hacemos un análisis global, el padre sigue siendo una figura de autoridad.

    Ahora bien, si de series hay que hablar, en España (no veo la tele, pero me lo cuentan) existen muchas series basadas en el franquismo, como “Cuéntame cómo pasó”; también salió alguna serie basada en la época de la dictadura Primo de Rivera (no conozco el título, lo siento); series actuales en la que aunque algún padre queda como pringado, también hay alguno que es facha y ha echado a su hijo de casa por ser homosexual, como en “La que se avecina”; además de que llegan inmensas telenovelas latinoamericanas en donde el padre suele ser una figura autoritaria (ahora no las veo, pero de pequeño alguna me tuve que tragar, y ciertos padres daban miedo, jaja).

    Y, la verdad, no veo la tele, pero por lo que me cuenta Kuxille y por lo que me han contado en clase, parece que el Gobierno pretende meter la idea de que “antes se estaba mejor”.

    Saludos.

  10. @Enrique

    Dices: “1- La televisión puede promover ideas, pero no siempre ser un reflejo de la sociedad. Que a Homer Simpson se le muestre como tonto no significa que a todos los padres se les falte el respeto.”

    No es que se falte el respeto a los padres como personas. Lo que hace es mofarse de la figura del padre de familia, que viene a ser el miembro menos inteligente de esta, entre otras cosas. Y por supuesto no son sólo Los Simpsons.

    En Europa creo que también ha ocurrido algo parecido. Quizá no en todos los países, pero sí en algunos. Aquí te muestro un enlace sobre un documental que trata justamente de cómo los padres han sido el mayor chiste de todos los miembros de la familia en las comedias británicas durante los últimos 50 años.

    http://www.bbc.co.uk/programmes/b00sxhl5#synopsis

    Y quizá los Simpsons, Padre de familia y otras series y comerciales se hayan producido en Estados Unidos y Canadá, pero créeme que la cultura popular producida allí se extiende a todo el mundo. Y no recuerdo en Europa o Latinoamerica que alguien se quejara de cómo se presenta a los padres. Tiendo a pensar que si como en los Simpsons o en Padre de familia el personaje fuera una esposa/madre estúpida a más no poder (con una pizca de maldad añadida a veces), casada con un marido más inteligente que tiene que ponerla en su sitio y regañarla para que no siga haciendo estupideces, las reacciones habrían sido otras.

    Pero no es sólo cuestión de que el padre sea un chiste. También hay otras formas en las que la cultura popular mina la figura del patriarca tradicional. Cuando me dices que hay una serie donde el padre expulsa a su hijo por homosexual, imagino que los guionistas buscan que la simpatía del público se encuentre con el hijo expulsado, no con el padre. Es decir, lo que me cuentas sería una condena a la autoridad del padre, no una aprobación.

    En los países en los que he vivido, incluyendo España por dos años, apenas recuerdo una obra de ficción en la que se presente al padre como una figura patriarcal y además de una manera positiva. De hecho es incluso difícil imaginar cómo sería eso, lo que ya habla volúmenes de asunto. Parece que se trataría, por ejemplo de un padre que toma una decisión para toda la familia (pese a las dudas o incluso la oposición de hijos y/o esposa) y resulta que su decisión mejora la vida de familia o la salva de un grave problema. Te puedo asegurar que por cada obra de ficción contemporánea en la que el patriarca aparece retratado positivamente, encontramos diez más en las que:

    -El padre no se presenta como un patriarca (no es la máxima autoridad familiar, sino más bien un compañero en igualdad con su esposa).
    -El padre se presenta como un patriarca, pero es impotente y/o estúpido. La esposa lo manipula a su antojo, los hijos se burla de él y se salen siempre con la suya, etc.
    -El padre se presenta como un patriarca, pero es intolerante, abusivo o malvado. En resumen, no se espera que el espectador simpatice con él sino al contrario.

    Todo esto sin contar aquellos escenarios donde el padre está ausente, ya sea por abandonar a sus hijos o muerto.

    También tengamos en cuenta como en muchos países actualmente existe la expectación de que el adolescente se va a rebelar contra sus padres una vez alcanzada esa etapa, para definir su personalidad en contraste con sus padres o para lo que sea. Esto de dar por hecho la rebeldía adolescente (y la impotencia de los padres ante la misma, reflejada innumerables veces en la cultura popular) es ya una admisión de que la autoridad del padre no es lo que era. Y si el padre ejerce dicha su autoridad, aparece generalmente como el malo de la película, con razón o sin ella.

    Dices: “Si hacemos un análisis global, el padre sigue siendo una figura de autoridad.”
    Por eso dije que mi problema con el término se refiere al estado de las cosas en Occidente.

    • mamisepa dijo:

      ops,

      no puedo evitar responder a esto:

      “Tiendo a pensar que si como en los Simpsons o en Padre de familia el personaje fuera una esposa/madre estúpida a más no poder (con una pizca de maldad añadida a veces), casada con un marido más inteligente que tiene que ponerla en su sitio y regañarla para que no siga haciendo estupideces, las reacciones habrían sido otras. ”

      Ahora me vienen a la cabeza 2 series muy exitosas (al menos cuando yo era más joven :D)

      “Los problemas crecen”. El padre siempre aparecía como un ser racional, que razonaba, pensaba, comprendía, se ponía en la piel del otro, siempre tenía razón. Mientras que la mujer yo siempre la vi como tontita, más como si fuera la hija de su marido que su esposa, porque él tenía que explicarle como es la vida. Esta serie tuvo muchísimo éxito y no vi a nadie protestar por lo tontita que parecía la madre.

      “Matrimonio con hijos”. Vale que el padre también es objeto de burla, pero la madre no queda mucho mejor parada. La típica mujer materialista, frívola, insensible, vaya… la bruja patriarcal, manipuladora (porque ya se sabe que las mujeres somos malas y estamos en el mundo para manipular a los hombres), que no trabajaba pero siempre estaba de compras gastando y queriendo sexo (el otro pecado, la mujer lujuriosa que envuelve al “pobre” hombre en sus redes lujuriosas para manipularlo). Vaya, que reconozco que aquí el padre no era autoritario, pero la imagen de la mujer es nefasta. Y la hija, pues el mismo camino que la madre. De estudiar nada, que ella está aquí para vivir de su cuerpo, que para eso es guapa y rubia, que trabajen los hombres y le compren cosas (toma ejemplo para las chicas jóvenes!!!).

      Ahora no me acuerdo de más.

      Saludos.

      • arivalia dijo:

        esas series son de finales de la década de 1980, cuando la ideología de género aún no tenía la fuerza que tiene hoy en día, mamisepa.

  11. Enrique dijo:

    Asterix:

    Dices: “Cuando me dices que hay una serie donde el padre expulsa a su hijo por homosexual, imagino que los guionistas buscan que la simpatía del público se encuentre con el hijo expulsado, no con el padre”.

    Como no veo la televisión, no puedo decirte a ciencia exacta si tienes razón o no. Pero sí sé que mi hermano ve esa serie y me ha contado que el hijo sale en una o dos contadas ocasiones; que más bien lo que se refleja es esa autoridad del padre, aunque de forma chistosa, porque también podría ser que se le muestra como un fascista para hacer gracia.

    Ahora bien, sabiendo que en España hay muchos y muchas fascistas, falangistas, tradicionalistas… la identificación con el padre no falta. De hecho, mi hermano es falangista y muchas veces me muestra cortos en los que sale él diciendo algunas de sus frases, mientras se ríe y dice “qué máquina de hombre”.

    Una pregunta: ¿qué me dices de los padres de Disney? La madre es prácticamente inexistente; y cuando la hay, es madrastra, y mala. El padre siempre es mostrado como alguien autoritario y/o bondadoso, además de protector e inteligente. Solo en Brave, el padre aparece como un tanto idiota.

    Por último, la expectación de que el o la adolescente se va a rebelar, tengo entendido que proviene, incluso, de la Antigua Roma. Me han contado que ya en aquellos tiempos hablaban de los y las jóvenes como rebeldes degenerados que con cada generación van a peor.

    No obstante, sea de antaño, sea de ahora, eso muestra más bien lo contrario: el fuerte dominio de las generaciones adultas, y por tanto, de los padres y las madres. Si las personas adultas son capaces de difundir el mito tan fácilmente de que toda la juventud somos una panda de inútiles atontados y alcohólicos, es justamente porque tienen más dominio.

    Saludos.

  12. @Enrique

    La imagen del padre de Disney tiende a ser más amable que en otras partes de la cultura popular. Sin embargo todavía encontramos padres algo idiotas (la Bella Durmiente), padres que abandonan a sus hijos (Bambi) y padres que intentan imponer su autoridad y son ignorados (la Sirenita) y padres que están muertos o mueren a la primera y no consiguen hacer nada significativo (La Princesa y la Rana). Aquí hay un resumen del tema:
    http://ohnotheydidnt.livejournal.com/69776962.html
    Pero sí, dentro de lo que cabe, sería lo que más se acercaría.

    Respecto a la rebelión adolescente, lo que he visto es que desde tiempos de Platón y Aristóteles ha habido quejas sobre el comportamiento de las nuevas generaciones. Comúnmente del tipo “esto en mis tiempos no pasaba”. Pero no existía la expectativa de que los hijos se rebeleran llegada cierta edad, y que ésa fuera una fase normal.

  13. @Mamisepa

    No sé por qué el comentario que te he aprobado apareció tan arriba. Pero en fin, lo contesto igualmente.

    En el terreno laboral no veo que haya tanta valoración del padre y tantas ventajas por el hecho de serlo. Lo que pasa es que el sistema laboral es tan anti-madre que cuando se mira a la posición del padre parece muy buena en comparación, pero tampoco lo es tanto. Voy a explicar a qué me refiero. Tengo, por ejemplo, bastantes casos de padres que han sido despedidos de sus empresas por haberse tomado el permiso de paternidad. Por ejemplo:

    http://elpais.com/diario/2006/11/06/ultima/1162767601_850215.html http://www.20minutos.es/noticia/341700/0/despidos/paternidad/valladolid/
    http://heterodoxia.wordpress.com/2010/10/06/ha-sido-despedido-por-hacer-uso-del-permiso-de-paternidad/

    http://elpais.com/diario/2007/11/16/sociedad/1195167608_850215.html

    Éstos son sólo de España y no son los únicos del país. Claro que los casos en que las madres son despedidas por la baja por maternidad son mucho más numerosos, pero como todo parece apuntar aquí, no es tanto por la condición de madre o padre, sino por los días que se toman.

    Los padres tienen la ventaja de no dar físicamente a luz y así poder tomarse menos días o incluso ninguno (si hay familia para ayudar a la esposa) y mantener el trabajo, un lujo que las madres no tienen. Pero como he mostrado en los ejemplos, si los padres se tomaran el mismo número de días que las madres, es más que probable que corrieran una suerte similar.

    Lo mismo pasa con los ascensos y aumentos de sueldo. Es la organización tradicional de la familia (la mujer echando más horas en casa, cuidando de los niños y el hombre más en el trabajo) la que le da esa ventaja al hombre. Si se invirtieran los papeles y él fuera quien se quedara más en casa cuidando de los niños etc, probablemente no conseguiría los mismos ascensos, por más padre que fuera. Vamos que por lo que veo no es que haya ninguna reverencia por la figura del padre, sino por las horas que ser padre permite echar en una empresa (contando con una estructura familiar tradicional, claro). Habrá algún jefe chapado a la antigua que valore la paternidad por sí misma, pero en el resto de trabajos cuando ese padre empiece a actuar como “una madre” laboralmente hablando (y de nuevo, en el sentido laboral y tradicional de pedir flexibilidad, etc.) el privilegio se le va a ir bien rápido, porque no es la paternidad per se lo que se valora en la empresa, sino la dedicación laboral que tradicionalmente debería ir vinculada paternidad.

    Como dije, el sistema laboral no es tan pro-padre como es anti-madre. Eso sí, pro-padre cuando esa paternidad implica que eches más horas trabajando. Si las echas con la familia, esta pro-paternidad comienza a disiparse.

    También cabe destacar que en algunos países, la crisis económica ha hecho que numerosos padres sean despedidos (al afectar principalmente a sectores masculinos como la construcción) y muchas mujeres estén manteniendo con sus salarios a las familias. En este sentido no parece que la economía discrimine mucho a favor de los padres.

    Es cierto que en Estados Unidos un hombre soltero no podría ser elegido presidente, o cualquier otro cargo público. Ése es un buen punto. Sin embargo, no creo que eso sea aplicable a todos los países. Recuerdo cuando viví en España que poca gente conocía el estatus civil de muchos de los políticos, y de hecho cuando estuvo Zapatero en el poder hubo una controversia porque se mostró a sus hijas en una fotografía (muy al contrario de lo que ocurre en USA, donde las hijas de Obama son figuras públicas), por lo que Zapatero podía ser padre pero a nivel simbólico casi que se ocultaba. Nunca tuve la sensación de que eso contara tanto en Europa, con excepción de la monarquía como bien apuntas, donde los hijos sí son figuras públicas, pero el poder de la monarquía no es comparable al del presidente o el congreso. E incluso ahí la legislación se ha modificado para que puedan reinar las mujeres. Claro que si eligieran a Hillary Clinton en USA (posible en 2016) y reinara una mujer en España, no convertiría el sistema en matriarcado por ello.

    He visto las dos series que mencionas, aunque ya hace tiempo. Ahora, en “Los problemas crecen” creo que el padre aparecía como una figura aparentemente más sensata porque de profesión era psicólogo, pero no tanto por su condición de padre. También recuerdo, y no sé si esto será mi memoria selectiva, que el sentido común de la madre, que no tenía esas cualificaciones, se imponía muchas veces a la psicología del padre, que en ocasiones acababa ridiculizada. Había un episodio en concreto cuando el hijo mayor se independizaba en una caseta contigua donde todo lo que el padre intentaba no servía para hacerlo volver a casa hasta que la madre le termino diciendo (más o menos) “déjate de psicología, habla con él de una vez y dile que regrese a casa”. Y funcionó.

    En “matrimonio con hijos” lo cierto es que no se salva nadie. Los personajes femeninos son terribles, pero es que los masculinos tampoco quedan mejor parados. Son los peores estereotipos masculinos y femeninos, pero al menos en ese sentido eran relativamente igualitarios. Si sólo lo hubieran hecho con un sexo sería mucho más ofensivo y no tendría gracia alguna.

    En cualquier caso, aunque entiendo por qué prefieres seguir utilizando el término patriarcado, pienso que para que haya un patriarcado la figura del padre y su autoridad deberían estar apoyadas en cierta medida por la legislación. En mi próxima entrada comentaré una noticia en que se pide un año de cárcel para un padre español que dio una bofetada a su hija de 16 años. Contrastemos eso con una mujer de 32 añazos de Arabia Saudí que pasó 6 meses en la cárcel por desobedecer a su padre. En un país el Estado mina la autoridad del padre y en el otro la respalda legalmente. A mí eso me dice más que unas ventajas laborales que, por importantes que sean, el empresario no está en ningún modo obligado a ofrecer, y cuando lo hace tiende a ser no tanto porque el padre sea padre sino porque echa más horas al serlo que la madre.

  14. mamisepa dijo:

    Hola:

    Por fin, he leído esos enlaces. Y no puedo decir más que lamento que las cosas sean así. En realidad, el sistema laboral es anti-niños. Pero lo más lamentable de todo es que muchas veces (por no decir la mayoría, o todas las veces), esos empresarios y esos jefes tienen hijos. Pero claro, como ellos seguramente ya tienen a la mujer en casa… En fin, lamentable que vivamos en una sociedad donde no se favorezca la tarea de cuidar a los bebés, tarea que es fundamental en la especie humana.

    No comparto esta opinión tuya:

    “Los padres tienen la ventaja de no dar físicamente a luz y así poder tomarse menos días o incluso ninguno (si hay familia para ayudar a la esposa)”

    Más que nada porque esto es “lo de siempre” y estábamos en que queríamos cambiarlo ¿no? En primer lugar, el padre debería estar ahí porque él es el padre del niño, y él debe ir por delante de la abuela y la vecina. Antes que ellas, debe ocuparse él de su hijo, que a fabricarlo bien que se apuntó en lugar de delegar en el butanero (por mencionar un clásico🙂 ).

    Luego bien que querrá que su firma cuente para elegir colegio, o que se le informe de médicos y vacunas, o custodia compartida tras el divorcio ¿no? Pues eso se siembra desde el primer día. Independientemente de que haya o deje de haber familia “que ayude a la esposa”, yo creo que él debería estar ahí:

    -porque es el padre del bebé y tiene la obligación de ocuparse de él
    -porque prometió a la esposa estar con ella en lo bueno y en lo malo; ahora que viene lo malo, ¿él desaparece y llama a la familia? PUes nada, cuando él tenga un cáncer, que él llame a su familia, que lo mismo su esposa está ocupadísima trabajando.

    “Es la organización tradicional de la familia (la mujer echando más horas en casa, cuidando de los niños y el hombre más en el trabajo) la que le da esa ventaja al hombre.”

    Por lo menos me alegra que reconozcas que la mujer no está en casa “para tocarse el higo” sino “echando más horas”. Pocos hombres lo dicen en voz alta, muchos hablan de que la mujer no hace nada, es una mantenida, que qué bien vive… cuando ella trabaja pero no cotiza para su jubilación ni tiene baja por enfermedad.

    “Vamos que por lo que veo no es que haya ninguna reverencia por la figura del padre, sino por las horas que ser padre permite echar en una empresa (contando con una estructura familiar tradicional, claro).”

    Esto me parece algo contradictorio. Más fácil es que eche horas alguien que no es padre que quien sí lo es. Porque quien no es padre no tiene obligaciones fuera del trabajo, el padre sí las tiene. O sea, si esto es así, deberían gobernar y ocupar los altos cargos, solteros en su gran mayoría; y sin embargo no es así. Yo sí pienso que a los hombres, tener familia, aún les da “estatus”.

    “También cabe destacar que en algunos países, la crisis económica ha hecho que numerosos padres sean despedidos (al afectar principalmente a sectores masculinos como la construcción) y muchas mujeres estén manteniendo con sus salarios a las familias. En este sentido no parece que la economía discrimine mucho a favor de los padres.”

    Claro, porque estamos hablando de empresas QUE HAN CERRADO. No se trata de que tengan que elegir a quien echan, y busquen una excusa sutil para echar a la mujer, o para ascender al hombre en ausencia de la mujer… todo esto pasa. Si la empresa cierra, van a la calle todos, sean hombres, mujeres o hermafroditas.N otendría sentido decir “cerramos la empresa pero mantenemos a Pepito y a Juanito que son padres”.

    “Recuerdo cuando viví en España que poca gente conocía el estatus civil de muchos de los políticos” Pues fíjate que a mí me dio por ver la biografía de todos los miembros de su igualitario equipo, y encontré lo que sospechaba: TODOS los hombres tenían un mínimo de 2 hijos. Las mujeres, uno o ninguno. ¿casualidad? Yo no lo creo!!

    “cuando estuvo Zapatero en el poder hubo una controversia porque se mostró a sus hijas en una fotografía (muy al contrario de lo que ocurre en USA, donde las hijas de Obama son figuras públicas),” En este sentido, es cierto que hemos ido a menos. Todo el mundo conocía la vida personal de Felipe González y de Aznar, pero es verdad, ahora que lo dices, que con Zapatero han sido mucho más discretos, y de Rajoy apenas sé que tuvo un hijo, pero por suerte no veo que digan nada de él. Yo en este aspecto me alegro. Ese era uno de los muros a derribar y se está consiguiendo. Mucha gente se queja cuando las feministas piden “cuotas”. Pues ya era hora de que los hombres no estén ahí por la “cuota” de tener una “familia florero” sino por sus propios méritos para el puesto. [Claro, que con Rajoy, si esto es lo mejor que había en España, me como mis palabras… pero ese es otro debate]

    Saludos.

  15. @Mamisepa:

    Dices: “No comparto esta opinión tuya [cuando dices]:“Los padres tienen la ventaja de no dar físicamente a luz y así poder tomarse menos días o incluso ninguno (si hay familia para ayudar a la esposa)”.

    En realidad no pretendía reflejar una opinión, sino un hecho. Los padres tienen esa ventaja. Eso es lo que dicho. Ahora bien, lo que no he dicho es que tenga que ser necesariamente así. Ahí es donde me has malinterpretado. A mí también me gustaría que el hombre estuviera con su hijo más allá de los primeros días. Pero claro, viendo cómo muchos son despedidos por pedirse toda la baja de paternidad, entiendo que muchas parejas recurran a la familia para que el hombre siga trabajando y no pierda su empleo. Culpar luego al hombre de tomar una decisión de la que podría depender el sustento de la familia para negarle la custodia y demás en el futuro me resulta bastante injusto. Se asume que el hombre que vuelve a trabajar antes de tomarse toda la baja lo hace sin la aprobación de la esposa.

    Dices: “Esto me parece algo contradictorio. Más fácil es que eche horas alguien que no es padre que quien sí lo es. Porque quien no es padre no tiene obligaciones fuera del trabajo, el padre sí las tiene. O sea, si esto es así, deberían gobernar y ocupar los altos cargos, solteros en su gran mayoría; y sin embargo no es así. Yo sí pienso que a los hombres, tener familia, aún les da “estatus”.

    La clave está en que, utilizando una frase vulgar, el padre de familia está más “agarrado por los testículos” que un hombre soltero en el trabajo. Porque dependiendo del trabajo de su mujer (si tiene) y el número de hijos, va a ver su trabajo como mucho más valioso que un hombre soltero. Éste último cuando pierde el trabajo tiene que preocuparse de su bienestar, pero no del de dos o tres personas más. Un empresario no tiene tanto poder y control sobre un hombre soltero y sin hijos que sobre un padre.

    Dices: “Pues fíjate que a mí me dio por ver la biografía de todos los miembros de su igualitario equipo, y encontré lo que sospechaba: TODOS los hombres tenían un mínimo de 2 hijos. Las mujeres, uno o ninguno. ¿casualidad? Yo no lo creo!!”

    No puedo hablar por esas mujeres, pero en mi experiencia la mayoría de las mujeres que buscan ese tipo de trabajos, que consumen tanto tiempo, a la hora de buscar pareja no quieren a un hombre que se quede como amo de casa. Quieren a uno que gane igual o más dinero que ellas.

    Los hombres no necesitan a una mujer que gane más que ellos, especialmente si ya están ganando bastante, y no les importa que su pareja se pase más tiempo en casa o incluso no trabaje. Si las mujeres fueran así de flexibles quizá podrían trabajar en esos puestos y permitirse los mismos hijos que ellos.

    Y ya conoces mi historia. Me encantaría ser amo de casa. Pero te digo que a la inmensa mayoría de las mujeres no les atrae que tengas ese tipo de meta.

  16. mamisepa dijo:

    @masculinismohoy:

    Sólo comentaré un párrafo:

    “La clave está en que, utilizando una frase vulgar, el padre de familia está más “agarrado por los testículos” que un hombre soltero en el trabajo. Porque dependiendo del trabajo de su mujer (si tiene) y el número de hijos, va a ver su trabajo como mucho más valioso que un hombre soltero. Éste último cuando pierde el trabajo tiene que preocuparse de su bienestar, pero no del de dos o tres personas más. Un empresario no tiene tanto poder y control sobre un hombre soltero y sin hijos que sobre un padre. ”

    Qué guay. En esto estamos hiper- de acuerdo. La verdad es que no caí cuando escribí lo de los padres, pero es verdad. YO misma escribí sobre esto en mi blog; y por qué, precisamente por esto, creo que el reparto tradicional (mujer en casa, hombre en el trabajo), nos hace a todos mucho menos libres y más esclavos. La mujer no puede irse así como así, depende del marido; y como has dicho, el marido está “pillado por los ***” en el trabajo, y los empresarios pueden explotarlo más.

    Saludos.

  17. Pingback: El mito del padre tiránico | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

  18. Pingback: Misandria en el diario El País (II) | ¿Quién se beneficia de tu hombría?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s