Intoducción. ¿Quién se beneficia de tu hombría?

¿Quién se beneficia de tu hombría?

No hay una sola respuesta a esta pregunta. La hombría supone, para la mayoría de los varones, una pesada carga que transportamos por ser necesaria para mantener nuestra identidad y porque, en cierta manera, creemos que nos beneficia. ¿Pero es así? Un vistazo a las estadísticas de algunos países parece poner en cuestión esta premisa.

En España, por ejemplo, los varones constituyen:

  • El 96% de los fallecidos en accidentes laborales (fuente, página 40).
  • El 61,6% de los fallecidos en accidentes domésticos (fuente, página 13)
  • El 78% de los suicidios (fuente, página 3)
  • El 63% de las víctimas de homicidios (fuente)
  • El 82.7% de los vagabundos o sin techo (fuente)
  • El 98% de los soldados muertos en Afganistán (fuente)
  • El 92,5% de la población reclusa (fuente)
  • La mayor parte de los consumidores de drogas ilícitas duras (cocaína, crack, heroína, etc.), cuadriplicando a las mujeres (fuente, página 304). También triplican a las mujeres como bebedores (de alcohol) de alta frecuencia (fuente, página 137)
  • Además, en 2009 el 31% de los chicos abandonó sus estudios de secundaria, frente 20% de las chicas. El fracaso escolar es un fenómeno principalmente masculino (fuente)

Como puede comprobarse, ser hombre es un factor determinante en estos datos. Por tanto, a la pregunta “¿quién se beneficia de tu hombría?”, podríamos responder que no está tan claro que seamos los hombres. Si la hombría puede traernos algunos beneficios, no lo hace sin pasarnos una grave factura física y psicológica, cuya expresión más extrema es la muerte, pero que también puede manifestarse de otras formas como el alcoholismo y la drogadicción.

¿Quién se beneficia entonces? Desde mandatarios que envían a los soldados a guerras innecesarias hasta quien nos coaccionó para hacer algo que no queríamos apelando a nuestra hombría (“no eres lo suficientemente hombre”), hay multitud de políticos, instituciones, empresas e individuos que se benefician de nuestra masculinidad y a quienes les interesa que continuemos con esa pesada carga, aunque nos conlleve un enorme desgaste físico y psicológico. Aunque nos mate.

En este blog analizaremos quiénes se benefician del concepto de masculinidad actual y también trataremos otros temas de género desde la perspectiva del masculinismo.

Nota. El primer país mencionado en esta entrada es España porque me fue más fácil obtener estadísticas de él que de otras naciones, pero en el futuro iremos añadiendo otros. Los lectores de diversos países hispanohablantes son bienvenidos a colaborar con sus propios datos.

Esta entrada fue publicada en General, Quién se beneficia de tu hombría y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s